1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso

Fanfic - [Colectivo] [COLOR="DimGray"]The Dark Ones.[/COLOR] Cupos llenos!

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Kamina, 2 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Kamina

    Kamina Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    2 Julio 2010
    Mensajes:
    1
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - [Colectivo] [COLOR="DimGray"]The Dark Ones.[/COLOR] Cupos llenos!
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1461
    [Colectivo] The Dark Ones. Cupos llenos!

    Un mundo que parece en paz, está a punto de ser devastado por una fuerza malvada. Un científico desquiciado que creó una nueva clase de pokémons va a revolucionar el mundo y sólo 6 personas cuya aventura está a punto de comenzar pueden salvarlo.

    ¡Cupos llenos!

    (Si se mete alguien sin permiso será expulsado del fic)

    Reglas:

    • No Flood
    • No Spam
    • No se peleen ni se maten, a menos que estén los personajes implicados y yo de acuerdo.
    • No yaoi, yuri, hentai, etc. quería hacer un fic decente, okei no
    • Conserven el hilo de la historia, la coherencia, la cohesión y una gramática más o menos legible. Sino los fuckeo, okei ya
    • Postear una vez a la semana o cada 10 días. Si abandonan el fic me dicen A MI si no cumplen esta los fuckeo en serio, bueno ya xD


    Modelo de fichas:

    Nombre (el apellido no es necesario):
    Edad:
    Apariencia:
    Personalidad:
    Pokémon inicial:

    Modelo de posteo:

    El posteo se debe hacer así. Se pone antes de su parte de la historia la cantidad de pokédolars y los objetos que tienen. Es sólamente para un control y que nadie tenga 9238403248 P$ y 10000 Restaura Todo. Got it?

    Ejemplo:

    Información de pokémons y demás:

    La información de los ataques según el nivel del pokémon, su naturaleza y otros datos la sacan de aqui:

    (La página no es mía y bueno, copyright copyright y esas cosas (?)).

    Así según el nivel de su pokémon son los ataques que usa. Les pido moderación con ésto. Si tienen un Ratatta recién capturado, fíjense más o menos la zona y cuan adelantados están en el mapa. Si están en el pueblo del inicio el Ratatta no tendrá un nivel más allá del lvl 3 o 4.

    Mapa:

    [​IMG]

    Un poco chafa el mapa. Ok no! xD!
    ____________________________________________________________________________________________________________________________
    Ahora que toda la información (o casi) está puesta, paso a poner mi ficha y la intro x)
    ____________________________________________________________________________________________________________________________

    Nombre: Abban.
    Edad: 15
    Apariencia: Abban es un chico alto, de 1.80mt, apenas corpulento, de cabellera un poco alborotada color castaño oscuro y ojos del mismo color.
    Personalidad: Un chico tímido, aunque amable. Siempre que puede ayuda a los demás. No tiene amigos de verdad donde vive, sólamente conocidos con los que se lleva medianamente bien.
    Pokémon inicial: Shinx.
    Intro:



    Dinero: 1000$P
    Ítems: Poción.
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    —Ab! Ya baja! Hoy es un gran día! —grita una voz masculina desde debajo de las escaleras de la casa de Abban.
    —Voy! —grita el chico que se acababa de vestir con sus jeans gastados, sus zapatillas blancas y negras, su camiseta negra y su campera azul. Miró su habitación por última vez. Su confortable cama, su PC, el peluche de Shinx que le regalaron de pequeño, el piso de roble gastado con los años, las paredes de un color durazno claro y el techo del mismo color conformaban su espacio personal que había ido cambiando con los años. Le entró un poco de nostalgia pensar que era la última vez que iba a estar en su casa hasta dentro de mucho tiempo. Bajó las escaleras hechas de la misma madera que el piso y su padre lo esperaba abajo con la mochila ya preparada.
    —Sabes que puedes volver cuando quieras, hijo… Yo te estaré esperando —dijo su padre con los ojos apenas brillosos.
    —No llores, papá… Sabes que cuando yo pueda voy a volver y que voy a estar bien. Además tengo el PokéGear con tu número archivado y tú tienes el código del PokéGear para llamarme desde el teléfono de aquí cuando quieras…
    —Lo sé, lo sé... Pero eres tan jóven y ya estás abandonando el nido.
    —Tengo 15 años papá. Además no estaré sólo. Tendré mis pokémons y seguro encontraré otras personas con quién entrenar. De todos modos, me tengo que ir.
    —De acuerdo, hijo. Aquí tienes todo lo que necesitas. Gracias a Dios estas mochilas pueden llevar cosas mucho más grandes que ellas. La tecnología avanza que es increíble. Tienes toda tu ropa y algo de comida para el viaje, el PokéGear, un poco de dinero y medicamentos por si te enfermas.
    —Bueno papá. Gracias! —el chico le da un abrazo a su padre y va hacia la puerta—. Prometo volver como un experto en pokémons.
    —Sí hijo. Mucha suerte en tu viaje!

    Abban abre la puerta de su casa y siente la brisa de la mañana en la cara. Respira ese aire nuevo con gran satisfacción, sabiendo que ése día era el comienzo de una nueva aventura.
    Agarra su bicicleta y se dispone a ir al laboratorio del Profesor Sauce.
    Abban era un chico alto, de 1,80mts., apenas corpulento, de cabellera un poco alborotada color castaño oscuro y ojos del mismo color. Era un chico inteligente, con buenas notas en la escuela, aunque no tenía ningún amigo verdadero, sólo conocidos con los que se llevaba bien.
    El sistema de educación era un poco abrumador. Hasta los quince años se enseñaba como materias básicas matemática, historia, física, quimica, ética y biología pokémon. A los quince años se terminaba el ciclo intermedio y uno era libre para tomar la decisión que quisiera tomar. Algunos elegían ir a la universidad para convertirse en ingenieros de todo tipo, criadores pokémon, biólogos marinos, antropólogos, entre un sinfín de carreras. Otros, como Abban, pensaban que el mundo era un lugar emocionante para criar pokémons, vencer adversarios y vivir una aventura.
    Abban llegó media hora después al laboratorio del Profesor Sauce y entró por la puerta que se abría electrónicamente cuando alguien era detectado por el sensor. Allí adentro había muchos científicos leyendo, experimentando con pokébolas, examinando tubos de ensayo y tecleando a toda velocidad en las computadoras. El profesor Sauce no se veía por ningún lado y cuando Abban le preguntó a un hombre que estaba aplicando electroshocks a una pokébola le dijo que el profesor estaba en el campo detrás del laboratorio. Le señaló la puerta para salir al campo y cuando Abban la cruzó vio la mayor variedad de pokémons que nunca antes en su vida. Aún no veía al profesor por ningún lado.

    —Profesor? —preguntó Abban al aire.
    —Si, Abban? —Abban sintió la voz detrás suyo y saltó del susto.
    —Aah! Me asustó! D:
    —Ah! Perdón, pensé que ya sabías que estaba aquí —el anciano ríe estridentemente. El profesor Sauce es un tipo de más o menos 50 años, regordete, con una tupida barba y bigote blanco, vestido con una bata blanca, jeans gastados y zapatillas en el mismo estado.
    —Vengo a…
    —Buscar un pokémon para empezar tu aventura? —el hombre ríe de vuelta y extiende una mano hacia el campo—. Elije.
    —Eh? Habla en serio? Puedo elegir cualquiera? —al chico le brillaban los ojos de emoción.
    —Sólo uno, y que no sea evolución.
    —Bien. Eh… —el chico comenzó a caminar seguido del profesor, sin decidirse realmente por ninguno. Todos le gustaban.
    —Tómate tu tiempo. Quieres de algún tipo en especial?
    —Bien… Me gustan mucho los pokémons eléctricos.
    —Hay un Shinx, un Pichu, una Pachirisu, un Electrike…
    —Bien… —en ése momento un Shinx va hacia el profesor Sauce y se frota en su pierna mientras ronroneaba—. Me gusta ése…
    —Shinx? Es muy buen Pokémon. Bueno, si lo quieres es tuyo —el anciano sonríe y saca una pokébola. Shinx mira con seriedad a Abban y se torna de color rojo antes de volver a la pokébola. El anciano se la da a Abban y el chico sonríe emocionado.
    —Mi primer pokémon… OMAIGAD!
    —Espero que lo cuides bien, Abban. Ese Shinx es muy preciado para mí… Lo tengo desde que está en el huevo.
    —No se preocupe, Profesor! Lo cuidaré como oro —dijo el chico asintiendo, con la pokebola en la mano y contra su pecho.
    —Entonces, que comience la aventura Abban.
    ____________________________________________________________________________________________________________________________
    Listo. Ahora a ver si no me lo cierran ;n; xP
     
  2.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Usuario VIP Top comentarista

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,477
    Puntos en trofeos:
    572
    Pluma de
    Escritora
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página