1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Buscando la Magia

Tema en 'Fanfics Abandonados de Temática Libre de Anime' iniciado por Njord, 16 Junio 2007.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Njord

    Njord Entusiasta Esbirro

    Miembro desde:
    5 Marzo 2007
    Mensajes:
    91
    Puntos en trofeos:
    68
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Buscando la Magia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1274
    Buscando la Magia

    Esta historia tiene sus inicios en una gran ciudad, de la era en la cual los caballeros emprendian en la busqueda de objetos perdidos y peleando con dragones para poder salvar damicelas, los hechizeros realizaban todo tipo de milagros, los reyes eran venerados y grandes en poder, un mundo lleno de criaturas extrañas y hermosas; ese era el mundo en el cual vivia Ran un joven aprendiz de hechizero.

    Ran hacia sus estudios en una famosa escuela, en la cual se practicaban estas artes magicas, alli venia gente de todas las regiones para aprender de los mejores. Los hechizeros eran personalidades muy respetadas en esos tiempos, algunos tenian cargos importantes y otros ayudaban a la realeza en su mision de guiar al pueblo, por estas razones y por que Ran siempre tuvo interes por ese prestigio y poder, deseaba ser un hechizero.

    Todos los dias el joven Ran se la pasaba leyendo libros y estudiando todo lo que sus maestros le habian asignado, siempre habia demostrado ante todos lo buen estudiante que era, pero tenia un problema, todo su conocimiento no podia ponerse en practica. A direrencia de los demas Ran nunca habia podido realizar un solo hechizo bien sin que hubiese alguna explosion o desastre, cosa que no entendia pues sus demas compañeros lo hacian bastante bien y sin ningun problema. Aun asi, era tal su obsecion que no paraba de intentarlo una y otra vez sin descansar, tenia que ser capaz y iba a demostrarlo.

    Mas con el tiempo las cosas no fueron mejorando y los profesores preocupados por lo que pudiese hacer Ran decidieron darle un plazo de tiempo mas en la escuela, en el cual si no era capaz de realizar un hechizo bien, deberia irse de la escuela y no volver, pues no tenia caso seguir con algo para lo cual no servias sin importar cuando empeño le pusieras.


    Estas noticias no fueron recibidas muy bien por el chico, que se sentia apenado ante aquella descicion y tambien algo frustrado. Sus demas compañeros solo se dedicaban a molestarlo por su incapacidad, pues hasta el mas torpe podia realizar los hechizos mas simples que nisiquiera el era capaz. Seguramente habia algo mal en el, asi que decidio consultar libros en la biblioteca que le ayudaran, su mejor opcion eran las pociones.


    Las pociones, no todas necesitaban de algun encantamiento y segun los conocimientos que tenia Ran del asunto estas ayudaban a los hechizeros, pues les brindaban mas fuerza, mas poder y otras muchas cosas mas, como sanar heridas, curar enfermedades, proteccion, etc. Seguramente encontraria algo de utilidad, asi que fue en busca del libro mas viejo y grande que pudo encontrar del asunto, esa noche no dormiria pues se dedico completamente a la lectura hasta que no pudo mas y se durmio.


    A la mañana siguiente desperto babeando mientras despegaba el rostro del libro, en ese momento una suave brisa entro por la ventana y las paginas, cosa que Ran no noto pero al observar el libro noto en las nuevas paginas algo interesante. En lugar de pociones y demas hechizos, hablaba de algo diferente, mencionaba a la Alquimia, algo de lo que en su vida habia oido hablar un par de veces quizas y era la primera vez que tenia un libro que tuviera unas paginas en la cual se refirieran a esto, pues siempre la mencionaban de nombre nada mas.


    -que sera?-se pregunto Ran y continuo observando, paso a la siguiente pagina y vio un hermoso dibujo en el cual su centro era un objeto brillante que no tenia una forma en especifico, asi que intrigado fue a buscar a uno de sus profesores a su oficina para hablarle de esto.

    Cuando llego a la oficina de su profesor este estaba leyendo un libro, entonces Ran llego hasta su mesa y con una vocecita suave llamo la atencion de su profesor.

    -que deseas Ran?-le pregunto al chico

    -profesor, me podria decir que es la alquimia?-

    El profesor medito la pregunta un momento mientras se mojaba un poco el dedo para pasar a la siguiente pagina de su libro.

    -es una vieja forma...de lo que son los hechizos hoy, pero fue olvidada en su mayoria...-respondio esperando que eso callara a su estudiante

    -quiere decir que no hay nadie en el mundo que me pueda enseñar sobre la alquimia?-pregunto Ran un tanto desilucionado pues creyo haber encontrado algo que podria ayudarle

    -asi es!-respondio tajante el profesor y esto le hizo entender a Ran que ya no era bienvenido asi que se fue del lugar.


    Mas tarde el muchacho estaba en las calles de la ciudad, debia comprar materiales para un examen que tendrian pronto, aunq no sabia para que si de todos modos iba a salir mal pues su hechizo explotaria o algo de gravedad ocurriria.

    Pensaba que la vida que queria darse ya no seria posible, siempre quizo demostrarles a todos lo bueno que era pues Ran siempre habia tenido buenos elogios por su cortezia y amabilidad, ademas de que el sabia muy bien que las personas lo veian como buen muchacho y eso le agradaba, saber que todos le apreciaban. Pero de que servia, ya no tendria aquel castillo en el que pensaba vivir rodeado de sirvientes, una amorosa esposa y un hijo heredero de sus fortunas que ganaria como el hechizero mas poderoso de todo el reino. Seria alguien bondadoso, amoroso y compasivo, asi todos lo sabrian y lo respetarian, y cuando el reino estuviese en peligro saldria al rescate pues el era un ser de bien y para que su pueblo le siguiera queriendo debia demostrarselo.

    Ahora todo era solo parte de un sueño que cada vez estaba mas lejos de alcanzar que nunca, que era lo que habia hecho mal, siempre hizo todo bien o al menos eso veia pues nunca cometio malas acciones. Era bastante injusto, pero no podia hacer mucho al respecto.


    En ese momento entro sin darse cuanta a una pequeña tienda, llena de todo tipo de objetos traidos de regiones distante. Ran no se habia dado cuenta, habia entrado al lugar equivocado el estar tan metido en sus pensamientos lo habia sacado de la realidad y entro por equivocacion a aquel lugar, pero le reconocio. Habia pasado varias veces cerca de alli y le habia llamado la atencion el lugar, pero siempre se dirigia al lugar de al lado donde compraba sus utiles magicos.


    Ya estaba alli, no tenia nada de malo hechar una ojeada al lugar, asi que comenzo a inspeccionar a ver que encontraba, cuando derepente sintio como que alguien le observaba.


    *******************************

    Abajo la imagen de Ran
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página