1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Historia larga Fanfic - Blue Flame

Tema en 'Originales' iniciado por Antonionoventayseis, 18 Septiembre 2017.

Cargando...
  1. Índice: T1C1 - Inicio
     
    Antonionoventayseis

    Antonionoventayseis Antoniodel96 Esbirro

    Miembro desde:
    25 Abril 2016
    Mensajes:
    65
    Puntos en trofeos:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Blue Flame
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    2797
    RESUMEN:
    Valk era un viajero que decidió entrar al grupo de guerreros que el Palacio Real estaba pidiendo en ese entonces para fortalecer sus defensas ante ataques del grupo rebelde, "Blue Raven". Allí nuestro héroe conoce a los miembros de su grupo asignado. Skadi, una maga elemental experta en el hielo. Gerald, un hombre carismático y un poco bromista que asegura haber estado en la anterior guerra. Y Satomi, la chica peliroja e "hiperactiva" del grupo.

    Sin embargo, mientras el pequeño grupo va cumpliendo sus encargos con exito, varios secretos se van revelando sobre el pasado de Mother Harlot, la actual reina del palacio, y descubren que nada es tan bueno como lo pinta ella.

    Royal Guard: Cap 01 -- 15.


    -------------------------------


    ---T1C1---
    --Inicio--


    Estaban desoladas las calles de Lantese por donde caminaba un chico totalmente cubierto por una túnica larga y negra. La capucha que cubría su cabeza oscurecía de sombras su rostro pero sus ojos eran lo único visible ya que parecían brillar de un rojo intenso. En sus manos llevaba lo que se asemejaban ser dos piedritas blancas con escritos extraños azules. Con aquella reluciente mirada dirigida al Palacio Real que había algunas cuadras en la distancia, se puede estar seguro que aquella edificación era su destino.

    A pesar de la corta distancia que se asemejaba, éste recorrió el camino largos minutos hasta que se detuvo frente a una gran puerta de metal con el nombre de la actual reina que ahí vivía, la cual llamaban "Mother Harlot". Golpeó el gran portón metálico que se levantaba frente a él cuando estas se abrieron revelando a un señor de edad mayor y baja estatura con una bandeja de plata sostenida al frente. Era fácil darse cuenta de que se trataba de un mayordomo gracias a su vestimenta. Con una sonrisa, éste se inclinó ante el muchacho y le estrechó la mano con fuerza.

    --Usted debe ser el chico nuevo-- Decía el anciano cuando buscó en su bolsillo un pergamino que reveló --Blantorche, ¿no?--

    --Sí, he venido a formar parte...--

    --De nuestro grupo de guerreros-- Interrumpió y sonrió --Eres el tercero que llega este día, sigame--

    En ese momento, el Palacio Real estaba pasando una "crisis" de guerreros que protegieran el castillo y que al mismo tiempo salieran a cumplir con sus encargos. Tal problema se incrementó debido a la aparición inesperada de varios grupos rebeldes que iban en contra de lo que se hacía en el Palacio.

    El señor dio el pase libre al joven que se había presentado y lo llevó por unos pasillos oscuros decorados con ceramica morada. La luz que ahí entraba no ayudaba mucho ya que no iluminaban más allá de 2 metros, lo que se suponía que era la sala principal no era más que una habitación oscura donde algunos guardias escribían con ayuda de una vela en sus cuadernos mientras que las magas, o aquellos con la habilidad heredada, usaban de sus aptitudes parafacilitarse la vida. Al cabo de unos minutos ambos llegaron a un pasillo con una habitación cilíndrica de donde pareció bajar del techo unas escaleras con velas en las pasarelas. También se aparecieron por arte de magia los restratos de aquellas reinas y reyes que alguna vez gobernaron tal gigantezca edificación. El mayordomo le hizo señas al joven para que esperara en su sitio y su subió.

    Pasaron los minutos y el chico se cansaba de esperar, se apoyó de la pared para ver por una pequeña ventana que daba al gigantesco jardin de rosas que adornaba el patio trasero del castillo. Gracias a esto pudo distraerse del tiempo que lentamente transcurría cuando una mujer tocó nerviosa su hombro sacándolo de aquellos pensamientos que el mismo catalogaría como nostálgicos.

    --Disculpe... ¿es aquí el lugar para las inscripciones del grupo de guerreros?--

    Se trataba de una hermosa mujer de piel blanca y cabello azul como el hielo con mechones blancos. Sus ojos, que a simple viste parecían ser del mismo color, se notaban más oscuros.

    --Sí, estoy esperando mi turno-- Por dentro se vio movido ante su aparición y belleza aunque se mantuvo tranquilo.

    Gracias a la indumentaria que llevaba puesta, se podía saber con certeza que se trataba de una maga debido a que equipaba unas hombreras de hierro no tan grandes, un peto de cuero que dejaba oculto todo desde su cuello hasta su cintura y salían por los lados dos cintas verdes que revoloteaban con debilidad ante la poca corriente de aire que por la ventanilla entraba. También tenía una falda de hierro al igual que sus zapatos y un báculo de madera con una esfera roja en ambas puntas.

    --Ay-- Se queja ella --Qué mala educación de mi parte-- Se inclinó y estrechó la mano del chico quien todavía no revelaba su rostro --Me llamo Skadi Niflheim--

    --Valk Blantorche-- Respondió él para inclinarse de igual forma y besarle la mano con educación, esto hizo que la hechicera se sonrojara ante el acto.

    Sus miradas se encontraron una vez más sin decirse nada cuando llegó el anciano quien empezó a hacer señas para que los dos pasaran. Ambos le siguieron por las escaleras hasta llegar a una oficina de paredes verdes con el piso cubierto de hierbas con flores como si fuese el suelo de un bosque. En medio de tal extraño paisaje se encontraba una mujer alta de piel morena con un traje de clase blanco muy ajustado para su cuerpo. Sonriente saludó desde su posición mordiendo de lado la punta de un lapicero azul.

    --Bienvenidos-- Saludó ella de forma cálida abriendo sus brazos a los lados --Pueden tomar asiento-- Ahí señaló el suelo con su lapicero a lo que aparecieron 2 sillas de madera amuebladas, estos la vieron y sin dudar se sentaron --Muy bien, cada uno quiere ingresar a nuestro ejercito para la defensa del Palacio Real, ¿no?-- Quizo confirmar la voluptuosa reina hasta escuchar la afirmación de ambos --Muy bien...-- Ahí le pega la mirada al joven que se encontraba todo cubierto para dirigirle la mirada --¿Podrías quitarte ese misterio y decirme tu nombre, por favor?-- Pidió con amabilidad.

    Al no ver ningún problema con esto, Valk se paró firme frente a la mujer quien lo inspeccionó de arriba a abajo --Valk Blan...-- No terminó de hablar cuando Harlot levantó su dedo índice con rapidez.

    --No... Quitate la capucha y presentate con tu verdadero nombre, no quiero apodos en el primer día-- Le advirtió rápidamente, como si supiera que aquél nombre no era del todo suyo.

    El muchacho volteó la vista algo fsatidiado e inhaló hondo. Poco a poco se fue despojando la capucha junto al ropaje oscuro con el que vino revelando así su cabello corto de un inusual y casi controversial color azul-plateado. Pero no era todo, además de esto, también hubo algo que llamó mucho la atención de las dos mujeres. Se trataba de una clase de "estaca" de porcelana blanca que tenía clavada, o que podría estar saliendo de su frente. Por lo que se podía ver alrededor de esta es que llevaba ya un tiempo allí debido a la cicatrización de la piel que había alrededor de dicho objeto --Valkyria Blantorche... aunque no quiero ser llamado así--

    Intentando disimular el puño que escondía, Harlot decidió cambiar el tema para no llamar tanto la atención --Ojos rojos y piel blanca... bonito...-- Fue lo único que dijo --Bien, puedes sentarte. Ahora es tu turno...-- Miró a Skadi de arriba a abajo antes de hablarle coqueta --Muchachita--

    Mostrando algo de sus nervios, Skadi se puso en pie y firme con su báculo en mano -D-Disculpeme- Se aclaró la garganta --Skadi Niflheim, a sus servicios-- Temblada de nervios cuando le ordenaron sentarse.

    --Perfecto-- Escribió los nombres en un papel sobre su escritorio --Dejenme firmar esto y estarán inscritos como miembros de nuestro gran número de guerreros para el cuidado del Palacio Real y sus alrededores-- Comentó con entusiasmo y algo de inmadurez. Tal cosa hizo que Valk dudara.

    --¿Así sin más...?-- Preguntó Skadi algo dudosa.

    --Sí, es así de fácil--

    --¿Entonces... sólo esperamos aquí a que usted firme los papeles y nos vamos a casa?- Le dijo esta vez Valk.

    --No no no, ustedes no van a ir a sus casas-- Miró a ambos --Aquí tenemos habitaciones para que se queden, así no hacen esos viajes que de por sí pueden ser largos--

    Valkyria sonrió un poco volviéndose a colocar la capucha --Me parece bien... de todos modos no tenía en dónde quedarme--

    --Igual yo-- Susurró Skadi para sus adentros y que nadie la escuchara.

    Se levantaron de sus asientos para acto inclinarse frente a "Mother Harlot". Skadi se vio un tanto apagada ante la fácil bienvenida al Palacio.

    --¿Y nuestras habitaciones?-- Preguntó algo tímida la maga.

    --Claro, claro, se me olvidaba--

    Cogió una campanita de su escritorio y la hizo sonar. Unos segundos después entró a la oficina una mujer alta, de cuerpo atlético y piel bronceada. Sus ojos anaranjados se posarn con sorpresa sobre Skadi quien llamó su atención en ese instante. Con una sonrisa de campeona se ajustó su cabellera anaranjada como sus ojos y lo dejó al frente sobre su hombro derecho.

    --Digame, mi señora-- Se inclinó frente a Mother Harlot con una extraña sonrisa en su rostro.

    --Lydia, muestrales la habitación a estos nuevos reclutas, por favor-- Ordenó.

    --Como ordene, mi señora-- Asintió --Siganme, por favor-- Caminó al frente mientras ojeaba a la maga de vez en cuando por la coletilla de su ojo.

    Pasaron por una gran cantidad de pasillo, y no eran todos, cada uno de ellos parecían ir a otro pasillo que también llevaban a otro haciendo de la caminata algo que parecía no terminar. De verdad que se trataba de algo inmenso a pesar de su apariencia desde afuera. De vez en cuandou se encontraban en cuartos de entrenamientos para espadas, lanzas, armas de fuego e incluso de magia la cual estaba repleto de mujeres sin evidencia de hombres. Pero Skadi no le prestaba mucha atención a esto, mas bien parecía distraída por algunas esculturas de hielo que habían en el patio central cuando se pasaron por ahí. Las estatuillas no mostraban señales de derretirse a pesar del calor que había en ese entonces.

    Al cabo de unos minutos, la pareja de guerreros llegaron a la habitación que les fue asignada en el tercer piso. Para su suerte, tal cuarto se encontraba vacía pero muy bien amueblada. Habían dos literas de dos camas, un gran closet en la pared que mostraba su espacio interno a puerta abuerta, y lo que parecía ser un mini-sol en el techo que iluminaba completamente el cuarto.

    --Pido la de arriba-- Le dijo emocionada la maga a su nuevo compañero --Así no tengo el miedo de que una cama me caiga encima-- Se rió.

    --Sería mejor que descanzaran por el día de hoy, es posible que se les asigne una misión mañana--

    --Sí... muchas gracias por su ayuda-- Agradeció Valk haciendo que Lydia se retirase de la habitación.

    Había algo en ella que incomodaba al chico pero no sabía qué, la forma en la que miraba hacia atrás como queriendo decir algo... No quería pensar mucho pensando que sería por el cansancio, además que había ingresado al Palacio Real como guerrero y no se acostumbraba. Se sacudió un poco el pelo después de quitarse la túnica junto a la capucha. Debajo llevaba una camisa de mangas largas verde y encima una chaqueta pequeña roja con franjas blancas, esta última no tenía mangas y solo cubría el area del pecho junto un pantalón de gabardina azul marino. Se recostó en la cama que estaba debajo respetando la decisión de la mujer que ahora sería su compañera de cuarto.

    Todo estaba en completo silencio. Nada de ruido en los alrededores, se sentía la calma en la habitación a excepción de Skadi quien caminaba de un lado a otro con un bolso lleno de ropa que había hecho aparecer con su magia, al minuto se arrojó a su cama ahí arriba de la de Valk. El chico miraba la madera que sostenía la cama que estaba encima de él, parecía pensativo. En eso vio como se asomaba lentamente el pelo de Skadi, después la frente, cejas, hasta que sus ojos se hicieron evidente.

    --¿Te veo, sabías?-- Se rio un poco Valk, la muchacha se ocultó rápidamente bajo su sabana, la había visto --¿Por qué tan callada?--

    --Es que... no sé que decir-- Buscaba ella respuestas en su mente --Todo estaba tan callado y creí que dormías--

    --Pues ya ves que no es así... son las siete de la noche, es muy temprano para dormir--

    --Y-Ya veo...-- Seguía oculta mirando hacia los lados --Emm... sabes...-- Balbuceaba.

    --¿Sí?--

    --Esa estaca... ¿te duele?-- Preguntó con la cara roja de pena.

    --No, al principio me molestaba, pero ya me acostumbré...-- Respondió serio pero no tanto para no ponerla más nerviosa de lo que estaba --Skadi Niflheim, ¿no es así?--

    --Sí, soy yo-- Reía un poquito nerviosa --Muchos dicen que es raro--

    --No lo creo así... para mí es bonito--

    Skadi se puso boca-abajo ocultando su sonrojado rostro, su expresión estaba entre pena y gratitud ante el cumplido del joven. Fue Valk quien ahora se había asomado por un lado de la cama para verla pero ella se encontraba cubierta por la sabana así que la dejó como estaba para no incomodarla más.

    En eso se abrió la puerta llamando la atención de los dos. Al otro lado se encontraban Lydia junto a un señor mayor más alto que la mujer con cara de dormido, piel blanca y cabello alborotado marrón. En su cara se dibujaba una sonrisa medio burlona. Tenía puesto un pantalón abombado blanco, camisa anaranjada y zapatos deportivos azules.

    --Pido la de arri... hmm... hay dos literas... qué suerte la mía-- Bufaba --Dormiré arriba en aquella entonces... Buenas noches a los dos--

    Skadi salió de su "bunker" --Hola, soy Skadi Niflheim--

    --Valk Blantorche-- Respondió este.

    --Nombre-- Se dio una palmada en el pecho con orgullo --Gerald Reznov, un gusto conocerlos-- A pesar de su apariencia burlona, su gruesa voz decía otra cosa.

    --Descanza por hoy, es posible que mañana te asignen una misión junto a ellos--

    --Genial, muchas gracias-- Lydia se inclinó para luego retirarse otra vez --Uff, esa chica me incomoda un poco... en fin, creí que sería el único aquí-- Se veía muy contento y con energía --¿Todos son Ningen?--

    Ningen era la raza dominante en el mundo donde se iban a llevar grandes eventos que cambiarían el curso de la historia. El planeta donde habitaban es llamado Tera por sus habitantes y conocido por su extenso tamaño. Incluso, a día de hoy no se sabía cuánto tiempo se tardaría uno en darle la vuelta.

    --Sí, Ningen-- Levantó la mano Skadi.

    --Ningen al igual que tú-- Le respondió Valk.

    Reznov soltó una leve carcajada --Ya veo que nos llevaremos bien, es un placer tenerlos como compañeros de armas--




    Mientras tanto, en la oficina de Harlot, la mujer revisaba sus documentos buscando información de los que recíen habían ingresado en sus instalaciones. No se sorprendió al ver que la mayoría estaban ahí documentados, pero su expresión cambió al ver que la única excepción era Valkyria quién aparecia con casi todo su nombre tachado dejando sólo "Valk" en la ficha mientras que su apellido estaba oculto completamente.

    --Sí era él... Hilbert hizo lo que pudo para tachar el nombre en el sistema-- Susurraba --No creo que vaya a ser un problema grave...-- Se dijo acompañado de un soplido de cansancio.

    Luego de un rato entró Lydia sentándose en la silla del frente y poniéndose a jugar con los lapiceros que habían en el escritorio.

    --Ahora, ¿cuál de los tres te gusta?-- Preguntó ella provocándole una sonrisa a Harlot.

    --La jovencita, Skadi-- Su tono de voz fue más sensual mientras se acariciaba los labios --¿Crees que sea...?--

    --¿Virgen?-- Completó su secretaria de forma bromista --Sí, estoy segura que lo es-- Suspiró lentamente --Podríamos hacerla llamar y... bueno, ya sabes--

    Harlot estaba complacida ante su petición pero debía negarlo --Me gusta, pero sería muy rápido, dejaremos que se acostumbre primero--

    --Qué aburrida eres-- Dijo desilucionada Lydia -La última chica se nos fue muy rápido--

    --Ya sé a donde lleva esta conversación, no lo ocultes. Si tienes ganas, sólo dimelo que estoy disponible a toda hora-- Sonrió incitándosele a la otra.

    --Como usted ordene, mi señora--


    --------------------

    Esta historia será actualizada cada 2 semanas. Está publicada en FanficEs hasta el capítulo 35, pero lo iré pasando aquí con los capítulos editados y borrando horrores ortográficos.
     
    Última edición: 11 Octubre 2017
  2.  
    Reydelaperdicion

    Reydelaperdicion Usuario popular Esbirro

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    659
    Puntos en trofeos:
    303
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Entré porque el nombre de la historia me resultó llamativo, y este primer capítulo me gustó. Fue una introducción sencilla presentando a los personajes y al mundo mágico sin haber revelado demasiada información, pero aun así fue entretenida.

    He notado que solo han sido presentados Valkiria, Skadi, y Gerald, lo que quiere decir que falta la presentación de un personaje más, que claramente será en el siguiente capítulo. Me pregunto que clase de misiones se les serán asignadas. Espero que los cuatro personajes, y Mother Harlot tengan un buen desarrollo en esta historia, dado a que les veo potencial a todos.

    He notado varios errores ortográficos en varias partes, y que utilizas dos guiones cortos para los diálogos en lugar de utilizar un guión largo. Probablemente escribas desde alguna aplicación móvil, o desde el mismo editor de FFL,y entiendo que esos errores puedan ocurrir. Sin embargo, te marcaré algunas cosas.

    Creo que esa frase no es correcta. Quedaría mejor En ese momento, el Palacio Real estaba o Hasta ese momento, el Palacio Real ha estado.

    Creo que puede haber sido un error y pusiste "ocultaba" en vez de "oculto", pero aun así vale mencionarlo.

    En esa parte, la narración y el diálogo están juntos. Una vez que se termina de describir la acción que el personaje realiza luego de hablar, se debe separar de los diálogos la narración que viene después.

    Creo que ese detalle debería haber sido incluido al principio de la historia, luego de que Valk fuera presentado, o sino en otro capítulo. Pero meterlo en el medio de un capítulo que ya había avanzado no es muy recomendable.

    Creo que te olvidaste de una palabra que fuera detrás del "estaban" dado a que no entiendo a que se refiere con eso. ¿Estaban como? Eso es lo que quiero saber.

    Sobre los personajes no puedo comentar demasiado, dado a que no se ha visto mucho de su personalidad en este capítulo donde únicamente fueron presentados, pero ya habrá tiempo de ver como evolucionan y se desarrollan, a medida que convivan entre ellos y vivan sus aventuras.

    No tengo nada más que decir sobre este capítulo, por lo que me despido. Si estoy disponible cuando publiques la continuación, la leeré y comentaré. Bye bye.
     
  3.  
    Antonionoventayseis

    Antonionoventayseis Antoniodel96 Esbirro

    Miembro desde:
    25 Abril 2016
    Mensajes:
    65
    Puntos en trofeos:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Es un placer haber recibido tu comentario, Reydelaperdición.

    No fue sino hasta anoche que vi varios errores cuando terminé de editar un capítulo de otra historia, y gracias por marcar otras que no he visto. Arreglaré el capítulo cuando suba el 2do ya que, como está en FanficEs hasta el capítulo 35, me tomaré un tiempo para seguirlo allá y mantenerlo a raya aquí. Por eso el tiempo de 2 semanas, también para que más lectores se acerquen y comenten sus opiniones... Por cierto, sí, estoy escribiendo la historia en archivos .txt, por eso los dos guiones cortos. Además que consume menos espacio en mi pendrive que está completamente lleno.

    Haré el esfuerzo de mejorarlo lo más que pueda porque, cuando escribía esta historia, ocurrieron varios eventos en casa que me incomodaron un tanto y la calidad de los capítulos bajó.

    Vi que tienes historias en el foro de originales también, pero no recuerdo si los he leído o guardé el link para leerlo cuando tenga tiempo. De todos modos me pasaré por allá y leo. Hasta la próxima.
     
  4. Índice: T1C2 - Misión
     
    Antonionoventayseis

    Antonionoventayseis Antoniodel96 Esbirro

    Miembro desde:
    25 Abril 2016
    Mensajes:
    65
    Puntos en trofeos:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Blue Flame
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1706
    ---T1C2---
    --Misión--


    Las cortinas se levantaban con suma suavidad hasta tocar el techo de piedra en la habitación gracias a las refrescantes brisas que la mañana traía en el castillo. Cada uno de los nuevos integrantes se encontraban durmiendo totalmente acobijados debido al frío que en parte había provocado la maga para reconciliar el sueño, la única que estaba sin muchos tapujos era Skadi debido a la razón ya mencionada.

    El primero en despertar fue Gerald, seguido de Valk quién abrió los ojos al escuchar la cama de su compañero rechinar por el movimiento de él

    --Hombre... de verdad que necesitaba dormir-- Bostezó con evidente cansansio. Recogió su bolso que estaba a un su lado y lo colocó encima de la cama al igual que su inmenso martillo --Perdón-- Miró a Valk quién se había sentado en la cama --¿Te desperté?--

    --No, nada de eso-- Estrechó su mano --Buenos días...--

    --Muy buenos días-- Se lo quedó mirando con curiosidad. Era obvio que la estaca en la frente de Valk le llamaba demasiado la atención, en especial el material del que estaba hecho --Uff, creí que era una ilusión provocada por el sueño-- Bufó.

    --¿Hablas del cuerno?-- Señaló la fuente de su curiosidad.

    --De otra cosa no puede ser... pensé que estaba soñando-- Trató de acercarse pero el chico se alejó, no le gustaba estar muy cerca de alguien más --Disculpa, no debí asustarte--

    --No, no lo has hecho, es solo que no me acostumbro estar cerca de alguien que no conozco-- Se talló los ojos.

    --Entiendo...-- Se rasca la nuca --Como dije anoche, soy Gerald Reznov, vengo de Naggiar...--

    --¿Naggiar?-- Dudó el pelo plateado recordando el nombre --¿Aún sigue gente viviendo en la planicie?--

    --Unos pocos, yo, mi esposa y mi hija tenemos un hermoso bunker ahí--

    --Pero Naggiar ya no es nada... solía ser un hermoso prado y ahora... es solo tierra--

    --Y estoy viviendo bien-- Sonrió con confianza. Allí sacó su billetera del bolsillo y le mostró una foto al joven --Vine aquí para ganar dinero y mantenerlos, claro, cazando me iba bien, pero también necesito para medicinas--

    --Te entiendo-- Asintió Valk.

    --¿Y tú...?, ¿por qué has venido aquí?--

    --Porque no tengo a donde ir... hace mucho que estoy vagando por el mundo sin cruzar la frontera--

    --A traveler, great-- Levantó el pulgar, aunque fue el lenguaje lo que llamó un tanto la atención del joven --Fue una de mis opciones, pero no ganaría nada caminando de un lado a otro... sin ofender--

    --No te preocupes, también me aburría un poco--

    Se encontraban distraídos en su conversación esperando una notificación sobre lo que harían ese día. Tal vez se les iba a asignar algo fácil para que se acostumbraran a las misiones, sin embargo, ninguno de los dos quería eso.

    En ese momento, su ligera conversación se vio interrumpida por Skadi quién se levantó con lentitud estirando sus delgados brazos al aire. Su azulado cabello que cubría en parte su rostro parecía brillar con el sólo recibir la luz del sol, además que llevaba puesta una bata para dormir de seda blanca algo transparente la cuál dejaba ver un poco de su cuerpo y ropa interior azul oscura. Valk se quedó ahí paralizado al presenciar tan hermoso cuerpo de diosa frente a él. Le resultaba agradable observarla con asombro.

    Una cintura bien curveada y hermosas piernas perfectamente tonificadas. Claro, la mirada del chico no pasó desapercibida a los ojos de ella quién al darse cuenta se cubrió completamente en su cobija con las mejillas completamente rojas.

    --Perdón-- Valk volteó la mirada apenado de lo que había hecho --No quise hacerlo, Skadi--

    La chica se envolvió en sus sábanas y se bajó de la cama aún sintiendo pena ante la mirada de su compañero. A pesar de lo ocurrido, Gerald no la había visto de forma perdido como su compañero, sino que posó su mirada en los pies de la maga que aparentaban estar cubierto por una delgada capa de hielo junto a los dedos de sus manos.

    --Disculpeme... ¿pero se siente bien?-- Le pregunta extrañado ante lo observado --Veo que sus dedos estan algo... congelados, si no me equivoco...--

    --Oh...-- Skadi bajó la mirada hacia su pie que se asomaba al final de la sábana --sí, no te preocupes. Es normal si tomas en cuenta la magia que mejor controlo-- Le sonrió un poco satisfecha por la pregunta. Lo que ambos chicos no sabían, era que a Skadi le fascinaba hablar de las cosas que podíahacer con su magia, pero se limitaba para no emocionarse demasiado --Como verás, puedo controlar perfectamente el hielo con magia... aunque también sepa controlar otros elementos, no se me da más que el ya mencionado--

    --Manejo del hielo-- Susurró Valk quién aún no la miraba --Entonces tú debes ser ésta chica, "Bufula", ¿no?--

    Skadi se molestó ante la comparativa --No... ella es otra mujer del lugar de donde vengo--

    --No fue mi intención hacerte molestar-- Nuevamente se disculpa el muchacho --No lo sabía-- Skadi desvió la cara y recogió su ropa ante la respuesta.

    --Emmm... Muy buenos días, Skadi-- Dijo en broma Gerald intentando cambiar el tema --¿Cómo amaneces?--

    --Bien, muchas gracias por preguntar, señor Reznov--

    --Por favor, Gerald nada más... y "señor" me hace sentir viejo-- Se reía a lo bajo --¿Y Bien?, ¿qué trae por aquí a tan hermosa diosa?-- Las palabras sonrojaron a la chica.

    --Bueno... esto se escuchará un poco repetitivo, pero vine para hacerme más fuerte-- Se abrazó a ella misma --Qué pena...--

    --No es repetitivo-- Comentó Valkyria --o al menos a mí no me lo parece... Todos vinieron por una razón original para sí mismos--

    --Sí... exactamente eso...-- Se dijo para ella misma recordando Glacius, el pueblo donde nació.



    El día pasaba normalmente pero no había noticias sobre su asignación, la habitación ya se hacía aburrida. Gerald fue el primero en levantarse de su cama y abrir la puerta del cuarto para salir a algún lado cuándo se encontró con Lydia al otro lado a punto de llamarlos. La asistente llevaba una libreta en sus manos en donde se veían anotados los nombres de estos.

    --Oh, ya era hora. Estabamos a punto de morir de aburrimiento-- Bufó este.

    --Muertos no nos sirven-- Respondió de manera seca la asistente --Presten atención a la nueva asignación-- Caminó hasta las camas y dejó un papel encima de esta, luego se dio la vuelta y procedió a explicar --Como ustedes son de nuevo ingreso, la misión que se les asignó es muy fácil. Se les ha pedido matar a un Ghoul que ha estado acabando con las proviciones de Rykros, un pueblito no tan lejos de aquí--

    --¿Un Ghoul?-- Repitió la maga --Si mal no recuerdo, los Ghoul pertenecen al área norte, y Rykros está muy al sur--

    --Por eso se lo hemos pedido. No sabemos cómo llegó allí, tal vez vino de polizonte en uno de los trenes que repartían suministros en el pueblo minero pero no estamos seguros... Ahora, si no tienen más nada que decir, me retiro... Que tengan suerte en su misión--

    Lydia salió de la habitación algo apresurada por el pasillo hacia la oficina de Harlot. Muchos hombres le pegaban la mirada a su cuerpo en su camino a la oficina mientras que otros le arrojaban piropos que de vez en cuando rayaban en lo obsceno. Haciéndose de oídos sordos, la mujer sólo siguió su camino sin desvío alguno.

    --Matar a un Ghoul...-- Remarcó Valk --Tiene razón, la misión es fácil--

    --¿Has peleado con uno antes?-- Skadi preguntó.

    --No puedo decir que muchos, pero la mayoría cayeron sin mucha dificultad--

    --Yo igual, en Naggiar solían salir demasiados tratando de matar a los habitantes. Qué suerte que la vigilancia es muy buena-- Dijo al mismo tiempo que cargaba el grandísimo martillo en su espalda. En eso se dio cuenta que su arma había atrapado la atención de Skadi --¿Curiosa?-- Dijo sonriente a lo que esta asintió --Es una Sacred Weapon, se llama McHammer--

    Con asombro abrió sus ojos provocando que el azul resaltara --Leí mucho sobre esas armas, pero nunca llegué a ver una-- Se le acercó a Gerald totalmente asombrada cuándo Valk la detuvo.

    --No toques el arma. El peso va a cambiar y atravesará el piso--

    --C-Cierto... se me había olvidado-- Recordó la cualidad de esta --Pero es que se ven tan... no sé... ¿"misteriosas" sería la palabra...?

    --Creo que esa sería la palabra que buscas-- Sonreía él olvidando el enojo que le provocó momentos atrás --Sólo puedes tocar una Sacred Weapon siempre y cuando sea tuya-- Le remarcó Valk --De lo contrario, esta se pondrá tan pesada que no podrás levantarla--

    --Awww... no necesitaba recordarlo-- Se entristeció --Bueno... creo que sería hora de irnos, ¿no?--

    --La brujita tiene razón, nos vamos... pero antes, ¿alguien quiere ser el jefe del grupo? Ya saben, para no tomar decisiones estúpidas--

    --Yo no quiero serlo-- Se apenó la chica --Es mucho peso para mi--

    --Entonces será Valk--

    --¿Qué?--

    --Decidido, serás nuestro jefe-- Aplaudió Gerald --Ahora, ¿qué haremos?-- Le preguntó esperando una orden.

    El chico estaba a punto de rechazar el puesto pero los otros dos imposibilitaban tal acción, claro, tenían razón con eso de tener un lider para no tomar decisiones tontas. En un último intento de calmar las cosas y no perder el tiempo, Valk asintió.

    --Ok, seré el lider. Pero nada más porque me lo piden--

    El pequeño grupo salió de su habitación rumbo a la oficina de Harlot para firmar su salida. Al hacerlo, se les dio el permiso de salir. Pero claro, las reglas del castillo eran que regresaran apenas terminen su misión, de no ser así, se le enviará una carta al castillo donde se diga la razón del porqué no han regresado, después de eso, un escuadrón será enviado a recogerlos.

    Despidiéndose de Mother Harlot, los tres salieron del Palacio Real hacia Rykros, un pueblo minero al sur de donde se encontraban. Aunque el camino era largo, el grupo estaba ansioso en saber lo que les preparaba el futuro.
     
    Última edición: 11 Octubre 2017
  5. Índice: T1C3 - Rykros
     
    Antonionoventayseis

    Antonionoventayseis Antoniodel96 Esbirro

    Miembro desde:
    25 Abril 2016
    Mensajes:
    65
    Puntos en trofeos:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Blue Flame
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    2534
    ---T1C3---
    --Rykros--


    --¿Entonces qué haremos con él...?-- Se escuchó la preocupada voz del mayordomo en la oficina sin mucha iluminación.

    --Por los momentos no haremos nada...-- Hizo una pausa cuando leía sus expedientes sobre el escritorio --Lo mejor sería dejar esto así como está-- Respondió ese hombre alto de cabello marrón corto y ojos café --Si algo similar llega a suceder otra vez, por favor, quiero ser el primero en saberlo, ¿entendido, Steven?--

    --Sí, mi amo-- El anciano mayordomo se inclinó frente a él en señal de respeto con una mano en el pecho --¿Y con los demás?--

    --No les digas nada, esto será un secreto entre los dos... Puedes retirarte--

    Su amo chasqueó los dedos resonando en el cuarto y en la lejanía se abrió lo que parecía ser una puerta por donde entraba un aturdidor brillo azul. Steven se limitó a salir de allí y se detuvo en el pasillo de afuera, la luz se disipó mostrando un corredor de paredes rojas muy bien decoradas y el suelo tapizado de un color turquesa.

    Y allí estuvo el mayordomo, parado frente a la oficina cerrada del señor a quien debía obedecer ordenes. Estaba pensativo ante las cosas que estaban ocurriendo y le sorprendía también la forma en la que se lo tomaba. Ahí suspiró cansado y limpió su arrugada frente sudada con un pañuelo cuándo sintió un ligero tirón en la manga derecha de su uniforme.

    --Oh...-- Exclamó algo sorprendido el anciano. Era un niño, el hijo de su amo --Señorito, ¿qué hace despierto a estas horas? Sabe muy bien que el toque de queda de la mansión pasó hace un buen rato ya-- Le anunció sonriente.

    --Sí-- Respondió nervioso el niño --Pero es que no puedo dormir--

    --¿Cómo es eso?-- Amable lo guió por el pasillo hasta las habitaciones --¿Algo lo asustó?--

    Aquél infante bajó la mirada con miedo --Es esa sensación otra vez... las voces...--

    ---------------

    --Ok, Gerald-- Se quejaba Skadi mientras buscaba algo en su pequeño inventario --Estoy segura que fuiste tú quién me quitó el mapa--

    --Juro por mi esposa que no lo tengo-- Respondió el otro mientras soltaba risas en su camino.

    Los dos venían discutiendo desde hace unas horas sobre algunos objetos "perdidos" que en realidad se habían quedado en la habitación del Palacio Real, específicamente sobre la cama de la hechicera del hielo. Debido a esto, Valk estaba más que cansado de escuchar tantas acusaciones de parte de sus compañeros que al final no llegaban a nada más que un regaño de uno.

    --¿Pueden callarse de una buena vez?-- Sostuvo el tabique de su nariz --¿Acaso nunca se cansan de discutir?--

    --Pero lo que ella dice no es verdad, no le he quitado nada-- Se quejó --Estoy seguro que lo dejó bajo su cama--

    --Eso es mentira-- Levantó un poco la voz.

    El pequeño grupo caminaba por el frondoso y extenso bosque. La discusión de estos se escuchaba por todo el área sin mostrar señales de acabar dentro de poco. Si algún enemigo estuviese cerca, con mucha facilidad los detectaría sin siquiera pensar un poco en ello. En eso el peli-plateado se detuvo al ver unos railes en el suelo que yacían cubiertos por hojas secas.

    --Paren...-- Señaló los casi invicibles raíles y miró hacia ambos lados --El tren va a pasar-- Dijo e hizo retroceder a los otros dos cuando de repente un dragón pasó a gran velocidad con el cuerpo pegado a los raíles de metal como si se tratara de un tren --Cuando diga "ya", todos saltamos a su espalda, ¿entendido?- Preguntó a lo que ellos asintieron --Esperen... esperen... ¡Ya!--

    Los tres saltaron por instinto a la espalda del dragón y se agarraron con fuerza a las escamas sobresalientes de éste. La velocidad a la que el monstruoso ser viajaba dificultaba el agarre del equipo pero con todas sus fuerzas, estos se resistieron. En un instante Valk miró a Skadi quien era a la que más se le complicada mantener su peso debido a la rapidez de su transporte improvisado. No queriendo perder a un miembro del equipo en algo que podría ser tan rutinario, el recién contratado guerrero se le acercó cuidadosamente y con un movimiento la abrazó dejándola bajo su pecho.

    --¿Estás bien?-- Le preguntó a la vez que ella se sonrojaba --Vi que tenías algunas dificultades y...--

    --G-Gracias...-- Sonrió por instinto al tenerlo así de cerca --Y sí, estaba a punto de soltarme--

    --Bonita pareja hacen ustedes-- Bufó amigablemente Reznov --En fin, creo que pillé tu plan, Valk-- Se agarró con más fuerza --Esta es la forma de llegar más rápida a Rykros, ¿no?--

    --Exacto, siempre usaba este método para llegar rápidamente a un sitio cuándo no tenía ganas de caminar--

    --Entonces... calculo que a esta velocidad, hmmm-- Pensó por un rato --15 minutos de agarre puro, tío. Las manos me doleran por un buen tiempo--

    Se sostuvieron esos extensos 15 minutos que parecían poco cuando se mencionaban pero era todo lo contrario. Para su suerte ya no les quedaba mucho de camino, habían salido del bosque, sin embargo, estaban entrando al desierto, esto quería decir que su destino estaba cerca pero debían mantenerse un ratito más.

    Rykros es un pueblo no muy popular pero sí conocido debido a sus grandes minas de oro. Pero que últimamente había sido sede de muchos actos vandálicos de parte de un grupo de rebeldes que estaban en contra del mandato de Harlot. Aunque se han mantenido a raya, cada una de sus acciones son una molestia para el Palacio y mucho más grave cuando se trata de una de las minas de las cuales se reciben más recursos mensualmente. El punto tétrico de este lugar es su apariencia abandonada debido a que sus habitantes son más activos durante la noche que el día, dejando sus calles desoladas.

    El caluroso ambiente agotaba a los tres quienes hacían su mejor esfuerzo en no soltarse, ya casi no faltaba nada para llegar a Rykros. Valk abrazaba con fuerza a Skadi mientras que Gerald parecía no tener problemas aunque en realidad sólo ocultaba muy bien su cansancio.

    A lo lejos se observó una torre de reloj hecha de ladrillos con las manijas detenidas pero resonando en la distancia como si funcionara con normalidad, ya habían llegado a su destino.

    --Esperen...-- Dijo Valk --Ahora, sueltate, Gerald-- Ambos se soltaron y cayeron al suelo con tanta fuerza que terminaron arrastrados por otros diez metros más o menos.

    --Damn!-- Gritó entusiasmado Gerald en ese lenguaje un tanto desconocido para el guerrero y la maga --Otra vez--

    --No... regresaremos a pie-- Suspiró Skadi aún sujeta al torso de Valk con las uñas atravesando la chaqueta.

    Al darse cuenta, la chica se soltó para secar su sudor de la frente disimulando la situación hasta que se dió cuenta de que aún no estaba lo suficientemente alejada de él.

    --No lo vuelvo a hacer--

    En eso se rio el chico --No, tranquila. Estabas asustada--

    --N-No lo estaba-- Le dio un empujón --No seas tan malo conmigo--

    --No era malo con nadie, solo dije la verdad--

    --Sí, claro...-- Se alejó de ambos Gerald con obvia burla --Buscaremos al Ghoul, lo acabamos y regresaremos al Palacio--

    --Ok-- Se estiró --Será mejor separarnos, así se nos facilitará encontrarlo--

    --Entonces me iré hacia las minas-- Contestó Gerald --Que Skadi vaya hacia los edificios de administración-- Sugirió.

    --Tienes razón. Skadi, esos edificios son altos, desde ahí tendrías una buena vista y podrías mantenernos al tanto--

    --Entendido-- La chica hizo un saludo militar, luego se creó unos patines de hielo y se fue deslizándose dejando atrás a los dos.

    --Valk-- Llamó Reznov aprovechando el momento solitario entre ambos --¿Ya te gusta la muchacha?--

    --¿Hmm...?, ¿y a qué viene tal pregunta?-- Se giró a él y que estaba de espaldas mirando de lejos a Skadi irse.

    --Nah, it was a joke... Bien, me retiro--

    --Vale, yo igual. Suerte-- Gerald asintió en respuesta y se adentró en el desolado pueblo.

    "Hmmm... Un Ghoul aquí..." Sospechó el peli-plateado teniendo en mente las costumbres de tales seres.




    La maga se estaba acercando a los edificios de administración a una buena velocidad. Sin embargo, debido a su habilidad de control de hielo y el pueblo de donde provino, su cuerpo siente más calor de lo que debería. Para ella, estar bajo ese ambiente la cansaba rápidamente a no ser que se creara un bunker donde el frío sea lo único que sienta y así no desmayarse.

    Abrió las puertas con delicadeza para darse cuenta que no había un alma en la distancia, casi toda la planta se encontraba llena de cubículos. Skadi caminó buscando las escaleras con su báculo en mano cuando se escuchó el rechinar de una puerta, de inmediato adoptó una pose de pelea apuntando su único instrumento de defensa hacia la dirección de donde vino el ruido. Lentamente camino de puntitas mientras murmuraba algún que otro hechizo para estar preparada.

    De pronto, por entre los cubículos pareció asomarse lo que asimilaba ser una cabeza de apariencia putrefacta sin la mandibula inferior y cuencas huecas como sus ojos, por un momento se mostraba tímido pero en verdad la vigilaba desde allí para reaccionar a sus momvimientos. Sintiendo que la chica no se movería, el endemoniado ser salió de su escondrijo lentamente revelando su delgado cuerpo, como el de una persona que pasa mucho tiempo sin haber comido, y dos largos brazos carente de músculos de donde salían tres filosas garras.

    Buscando la forma de intimidarla, el Ghoul soltó un agudo alarido que destrozaron algunas ventanas del edificio para luego correr hacia ella con la intención de embestirla.

    --Maldición-- Skadi cerró sus ojos con miedo y golpeó el suelo con el báculo elevando una pared gruesa de hielo.

    El monstruo sin tener tiempo suficiente para reaccionar ante esto, impactó con tanta fuerza la pared que se escuchó la forma en la que su cráneo crujió. Incluso, después de haber dado tal golpe, la pared no mostró abolladura alguna. Gracias al fuerte imacto de su cabeza en la superficie, la criatura retrocedió unos pasos mientras se sacudía de un lado a otro esperando espabilar el dolor.

    La maga aprovechó que este estaba aturdido e invocó una estaca de hielo la cual arrojó a una increíble velocidad atravesando el craneo de la criatura. El ghoul cayó inmovil liberando su último respiro en señal de que había acabado ese corto enfrentamiento.

    --N-No fue tan difícil...-- Bufó ella cuando escuchó otros pasos a unos metros atrás. Al darse vuelta pudo observar a otros cinco que la miraban desde los cubículos como había hecho el primero --No puede ser...-- Empuñó su báculo nuevamente.




    --Qué molestos...-- Gerald, al igual que Skadi, se encontraba frente en las minas frente a una gran cantidad de ghouls. Con su martillo les destrozaba el craneo a cada uno pero a siempre salían más desde la oscuridad --Maldita sea, ¿por qué hay tantos? Se supone que esto sería fácil--

    Ahí se apoyó de un solo pie y comenzó a girar formando un pequeño remolino a su alrededor con la Sacred Weapon extendida de un lado. Se fue moviendo de un lugar a otro acabando con cada monstruo en la mina hasta el punto de marearse y caer al suelo. Se llevó las manos a la cabeza donde se golpeó unas cuantas veces antes de seguir peleando.

    Uno de ellos se le abalanzó tratando de quitarle el martillo pero en cambio recibió un rodillazo en el estómago. Esto dejó su defensa abierta para que Reznov lo cogiera por el cuello y lo utilizara como un mazo contra los demás. Lo agitaba tan fuerte que despedazaba a unos y arrojaba a otros, así con cada uno de los ghouls que se le atravesara en el camino.

    Al terminar con una gran cantidad, le arrancó los brazos a su "mazo" la cual usó como un arma arrojadiza contra los que no paraban de salir

    --Ugh, son peores que un Spawn. Espero no haya uno cerca...-- Se dijo en sus adentros.

    Sorpresivamente salió uno más grande a su espalda. Era algo parecido a los normales a excepción de la masa múscular que parecía ser menor. Con delgados brazos que caían desde sus hombros como peso muerto y que se movían incluso con la poca corriente de aire que entraba allí en la mina. Gerald no se encontraba asombrado ante la sorpresa, sólo que se molestaba la idea de que no pararían de llegar.

    --Si mal no me enseñó mi padre...-- Se alborotó el pelo y suspiró --Tú debes ser esos mini jefes, ¿no?--

    La pequeña criatura liberó un intento de rugido antes de salir disparado contra Gerald quién volvió a empuñar su martillo con fuerza entrando en combate nuevamente contra su nuevo enemigo. Éste le guiñó el ojo en broma al empuñar el arma.




    Mientras que los otros dos luchaban, en un área alejada se encontraba Valk sentado en una roca junto a una pila de Ghouls que cayeron ante él sin mostrar dificultades algunas. Suspiró antes de levantarse y sostener dos piedritas que llevaban una extraña escritura curveadas de color azul en estos. Ahí señaló a un callejón

    --Ya sospechaba yo del porqué habían tantos ghouls en el sur... Mejor muestrate--

    Y fue entonces que salió de allí una chica alta de ojos totalmente negros, cabello marrón y varios pasajes del libro de invocadores en sus brazos. En su rostro se mostraba su sonrisa al notar lo divertido que fue presenciar la lucha del guerrero de cabello plateado. La mujer cargaba una camisa negra de mangas arrancadas que estaban muy pegadas al pecho mostrando su delgada figura y un pantalón verde algo desgastado el cual estaba sucio de polvo.

    --Ah... es raro-- La chica tenía esa apariencia débil y de alguien que se confundía con facilidad. Sin embargo Valk sabía que esto solo era una tapadera de su verdadero poder --De verdad que es raro...-- Suspiraba adormecida --No pensé que me descubrieran desde esa distancia...--

    --¿Qué haces aquí?--

    --Te pregunto lo mismo, creí que las Valkyrias no podían pasar a este lado de Tera--

    --No soy una Valkyria-- Corrigió Valk con molestia cuando vio un simbolo extraño en la ropa de la mujer, era parecido a un cuervo azulado dentro de un cuadro verde --¿Hmm...? Blue Raven...--

    --Sí... soy miembro de esa organización... ¿Quieres unirte?-- Le ofreció amable --Nos falta mucha gente--

    --No gracias, he venido por una misión, y pienso completarla--

    Apretó las piedritas las cuales se transformaron en una gran y filosa lanza plateada en su mano derecha mientras que en su brazo izquierdo apareció un escudo del mismo color. De pronto el cuerpo del chico pareció verse envuelto por una aura azul mientras que sus rojizos ojos se iluminaban.

    --Bien, ejercicios-- Dio unos brincos la invocadora a la vez que le hacía señas para que la atacara.

    --¡Aquí voy!--

    ---------------------------------
    Por ahora serán estos 2 capítulos. Debo arreglar otros mientras escribo más historias nuevas.
     
  6.  
    Reydelaperdicion

    Reydelaperdicion Usuario popular Esbirro

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Agosto 2012
    Mensajes:
    659
    Puntos en trofeos:
    303
    Pluma de
    Escritor
    Hola. Ya terminé de leer los dos capítulos. Por el momento la historia va bien. Pensé que el cuarto y último integrante del equipo aparecería en alguno de estos capítulos, pero tal parece ser que aun falta para que eso se de.

    La primer misión que MH les dio a Valk y compañía parece ser muy simple, dado a que sin problemas lograron encargarse de los ghoul. Lo que me parece raro es que se les hubiera dicho que solo había uno, cuando en realidad había más, pero tal vez era información incorrecta. Ahora, en el próximo capítulo Valk deberá luchar en contra de la invocadora. Me pregunto que tan fuerte será, y si sus dos compañeros lo ayudarán o si podrá encargarse de ella por su propia cuenta.

    También me gustaría ver que es lo que hace la organización Blue Raven. Cuales serían sus objetivos, y ver que miembros tendrían entre sus filas. Además de que me gustaría saber quienes son los personajes que aparecen al principio del último capítulo, dado a que solo han sido presentados.

    Gerald, a pesar de ser el mayor del grupo, es el que se comporta más inmaduro de los tres, actuando como el personaje cómico. Su arma sagrada me recuerda a Thor, aunque no tenga la habilidad de lanzar rayos con su mazo.

    Skadi parece tener una magia de hielo resistente, al menos contra los ghouls. Y sobre Valk no puedo opinar mucho dado a que no se lo ha visto luchando, pero cuando tenga su pelea en contra de la invocadora ya podré evaluar su fuerza. Aunque por ahora solo se están enfrentando a enemigos débiles según Mother Harlot.

    Ya veremos sus verdaderas capacidades en el futuro. No encontré errores ortográficos o de narración, pero tampoco hice una lectura demasiado profunda. Me despido hasta que publiques la continuación.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Antonionoventayseis

    Antonionoventayseis Antoniodel96 Esbirro

    Miembro desde:
    25 Abril 2016
    Mensajes:
    65
    Puntos en trofeos:
    70
    Pluma de
    Escritor
    Es bueno para mí saber que te haya gustado el capítulo, Reydelaperdicion. Espero que te gusten los siguientes capítulos los cuales estoy editando para que tenga más sentido la lectura.

    El cuarto miembro de éste grupo entrará antes de la siguiente misión, así que no falta mucho para eso. Con Blue Raven ya se darán los motivos de sus acciones, no me gustaría decir que lo leyeras en FanficEs porque estoy seguro que cambiaré muchas cosas que no tienen sentido gracias al cambio de ideas que he tenido desde que inicié a escribirlo.

    A parte, no quiero hacer que Gerald se vea muy infantil, pero tampoco hacerlo muy serio. Lo estoy balanceando con lo que voy editando. En cuanto al punto de Skadi, ella ya tendrá su momento de importancia al igual que Valk y otro personaje que saldrá unos capítulos más adelante.

    Muchas gracias por haber comentado, espero alguien más deje su opinión y gustos al respecto para saber en qué más puedo mejorar.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página