1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Amarte Duele

Tema en '–Abandonados' iniciado por loveless, 28 Julio 2006.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    loveless

    loveless Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    3503
    Amarte Duele

    Hola a todas las lectoras que se han animada a leer este fic, solo les pido pongan atencion en el inico ya que la trama es algo complicada. Advierto que este fic fue publicado anteriormente pero pese a ciertas situaciones tuve que cancelarlo. Ahora pese a la oportunidad que se me presenta y a varios usarios, este fic de reanudara desde el principio. No les quito mas tiempo, disfruten de su lectura. Arigato...


    Amarte Duele

    by
    loveless
    (che_plata)
    Capitulo 1- El plan

    Guerra, desesperanza, y dolor corría por doquier, las lágrimas caían en mas de un par de ojos. El sufrimiento pareciera incontenible en muchas almas y el destino divido en cuatro regiones del maldito país de Bellum. Los recuerdos de tal endemoniado dominio no solo iban impregnados en inocentes memorias, también en sus desgastadas manos de cada ser. Libros, escritos y viejos pergaminos contaban la historia de tan miserable y desgraciada tierra. ¿Pudo existir en tal infierno, felicidad? Muchos pensaban que no. Pero pronto caería sobre esta tierra la clave de su salvación o miseria eterna.

    En un recibidor se encontraba un joven hombre, que ante tal belleza pareciera burlar los años sobre sus décadas…o siglos. Se encontraba sentado sobre un sofá individual, apoyando sus manos sobre la mesa; aguardando que llegara el invitado que se sentaría del otro extremo del rustico mueble. Sus cabellos de plata estaban suspendidos sobre una melena larga, su mirada fría y dorada se clavaba en la ventana, siguiendo con su espera. Su actitud demostraba lo orgulloso que se sentía por su fortaleza y porte. Vestía con estilo las mejores telas y los diseños que solo un rey como él, podían tener.

    Los leños ardían dentro de la chimenea, haciendo ruido en tronar de la desintegración de cada unos de ellos. El hombre sacó entre sus ropas, un reloj de bolsillo, mirando con impaciencia, la hora que marcaba. Su lectura de tiempo fue interrumpida por unos pasos que caminaban pesados pero rápidos, como si estuviera molesto. Su mirada se dirigió a la puerta para darle la bienvenida en cuanto llegase. En menos de lo imaginado, las puertas se abrieron de para en par, permitiéndole ver la figura masculina y gruñona que entraba en el sitio.

    A diferencia del rey de orbes dorados, éste poseía el cielo en sus ojos, su cabello azabache y brillante era sostenido desde una cinta a la altura de la nuca. Su rostro de varoniles facciones era adornado por cabellos que caían a los lados, dejando al descubierto, la tez morena de tal caballero. Molesto, era lo que indicaba su entrecejo fruncido, avanzando furioso y al llegar a orillas de la mesa, no hizo más que estrechar su puño contra ella.

    -¿pero que modales Kouga?-le sonrió el que le esperaba en la silla.-no solo olvidas el saludo, también llegaste tarde-le recordó.

    - ya cállate Inutaisho, tú y tu etiqueta, no sirven de nada en esta maldita guerra-refunfuñó el joven rey del noreste (de Plenus).

    -y aquí vamos de nuevo…-murmuró en un tono de fastidio -antes que nada toma asiento y dime que fue lo que ocurrió ahora.-invita el heredero de la tierra del noroeste (Nouvs).

    El lobo se dirigió al otro lado de la mesa. Acomodando en la silla el denso abrigo de piel de colores claros. Una vez cómodo, hizo un ademán de disculpa con la mano, tras el cual, el rey contrario, asintió. Aquel hombre de mirada de celeste pareciera aturdido y necesitaba saber la mas próxima estrategia para defenderse pero antes, dijo sus razones.

    -¡esos mal engendrados del sur!, a excepción de tu amante Izayoi-excluyó para no ofender al receptor de sus palabras-…no paran de hacer destrozos. Los reinos de Venter y Fides (sureste y suroeste, respectivamente), llevan tanto tiempo unidos como Plenus y Nouvs. Esta guerra se inició hace tanto tiempo, de generación tras generación, que hasta ya perdimos la pista de lo que inició esta masacre diaria. ¡¿Y sabes algo?!-clamó con furia-apuesto que esos gatos y humanos, lo ignoran también.-finalizó en un murmuro acecino.

    -mh…-suspiro Inutaisho-…Plenus, Nouvs, Venter y Fides son los cuatro territorios que conforman el país de Bellum. Sin embargo hay otras naciones que se están expandiendo y que pronto vendrán a atacarnos. Fuentes mías, me han informado que el rey de Agrestis (otro país cercano a Bellum), esperará a que nosotros mismos nos destruyamos para el venir a conquistarnos sin la necesidad de luchar.-explicó el youkai a su compañero.

    -¿Pero que aremos con los terrenos Venter y Fides? Ellos están aliados en contra nuestra, hay que derrotarlos antes de que vengan los de Agrestis.-sugirió el rey de Plenus (Kouga).

    -no. Eso es justamente lo que quiere que hagamos Agrestis, tomarnos cuando débiles estemos por esta batalla. Lo que hay que hacer es unir las cuatro fuerzas para que Bellum pueda defenderse de las tropas invasoras. No te preocupes por Fides (donde habitan los humanos), podemos negociar con ellos, el real problemas es Venter, esos gatos salvajes son difíciles de tratar.-dijo el canino perteneciente a Nouvs.

    -¿Acaso crees que por que Izayoi es una buena mujer, el resto de su especie también lo es?-le cuestiona desafiante el lobo. El licántropo estaba tan desesperado que ya estaba parado, con las manos sobre la mesa y mirando a su amigo eufórico

    -para tu información, rabioso, los humanos se sometieron a Venter por que los gatos son mas poderosos que ellos. ¿Tu crees que conviven tan bien como lo hacen los lobos y perros? Claro que no, el reino de Fides es manipulado en contra suya para poder prevalecer la raza.-le contesto de la misma forma fría con la que inició la platica.

    Inutaisho miró fríamente a Kouga, quien al sentirse amenazado por su amigo, decidió sentarse nuevamente e intentar mantener la calma. El canino, al ver que su invitado hizo lo que esperaba, tomó una campana y la agitó con elegancia. Al término de unos segundos, entró una youkai con un kimono rojo y de apariencia pulcra y bella.

    -¿Qué se le ofrece mi señor?-le pregunta a su rey con una cordial reverencia.

    -el invitado esta muy tenso, sería bueno adelantar la hora del té.-pidió Inutaisho con la misa delicadeza que siempre utiliza al dirigirse a una mujer.

    -en un momento mi señor, con su permiso-aceptó retirándose para ir por lo que antes le habían ordenado. Una vez solo, ambos reyes continuaron con su discusión.

    -¿y que planeas hacer Inutaisho?-le cuestiona ya muy tranquilo el lobo.

    -Mira tengo un plan pero necesito que me apoyes. Es obvio que somos aliados y que de cierta forma, Venter y Fides también lo son. Como se que tu no lo harás, yo utilizaré a uno de mis hijos en representación de nuestras tierras mientras que Venter y Fides usaran a la hija de Higurashi para representar a ambos.-explicó con brillo en los ojos por su idea.

    -Bien. ¿Y que aremos con tu hijo y la princesa de Fides?-dijo arrugando el entrecejo al no entender lo que quería decir su amigo.

    -Encerrarlos a charlar un rato-bromeó con una sonrisa burlona-¡casarlos, hombre! ¿Qué mas vamos con los retoños? ¿No te das cuenta que si los casamos, todos los reinos de Bellum se unirán? De esta forma frustraremos los planes de Agrestis.-concluyó el rey de Nouvs un tanto enfático en su explicación.

    -La idea me grada, pero eso significa que si un descendiente tuyo nos representa, ¿quiere decir que mi hijo Kouga no podrá ser rey porque la corona de Plenus la lleva tu hijo?-le cuestiona, dando a entender el desagrado de las consecuencias de aceptar el trato-oye Inutaisho eso no me agrada-concluyó como quien asegura su decisión negativa.

    -¿que prefieres? ¿ser un esclavo de Agrestis o perder tu reino? Escucha, en el momento en que case a mi hijo con esa princesa, Plenus, Nouvs, Venter y Fides desaparecerán porque unidos es como se convertirán en una sola tierra. ¿Qué significa eso? Que ellos serán los reyes de todos y serán prácticamente los reyes de de todo Bellum-expuso haciendo ademanes son sus manos de lo maravilloso que sería el reino.

    -eso quiere decir que si las tierras son unidas por ese casamiento… ¿Bellum no solo será un país, también será su propio y único territorio?-le interroga en algo confundido al deducir por lógica lo que ocurriría.

    -exacto colega, yo como será un mismo territorio, también será un solo reino que habite en Bellum.-finalizó con una sonrisa que reflejaba la miles de ideas que cruzaron por su mente.

    -Me sorprendes Inutaisho, eres el tipo más loco y ambicioso con el que jamás halla hablado.-elogió el lobo un tanto emocionado por la idea de su amigo.

    -pues que esperabas y para que no digas que me aprovecharé del reinado, podemos hacer un intercambio, si quiere tu pones a tu hijo en vez de al mío-sugirió el rey de cabello blanco.

    -No, Kouga tiene los mismos conceptos que yo con respecto a los humanos y gatos, dudo mucho que quiera casarse con uno de ellos, además, confío en ti…oye, ¿Qué nos pasará cuando los representantes asuman el poder?-le volvió a preguntar.

    -¿Que se yo? Seremos consejeros de la corte, administradores, seremos condes, no creas que nos hundiremos en la miseria.

    -oye ¿y cuando hablaras con el rey de Higurashi sobre este plan? –e le cuestiona el lobo como quien prepara su mente para poner atención a lo que venía por explicar.

    -de eso no te angusties, ya hablé con él hace tres semanas y recibí el mensaje hace una cuatro días, afirmando que pondría a su hija en representación suya y de Venter.-le respondió muy tranquilo.

    El rey de Plenus se quedó con la mente en blanco, su amigo ya había hecho todo sin consentimiento suyo. Pero pensó que después de todo, era lo mejor, no solo para él sino para toda Bellum.

    La sirvienta entró con una bandeja entre manos, la cual llevaba dos tazas, una tetera, cubiertos y un par de servilletas. Después de que la joven mujer preparó la a ambos la bebido, tomo autorización del rey para irse.

    -oye con todo respeto amigo-se disculpó el rey de Plenus-pero tu hijo Sesshomaru es un déspota, él nunca se casaría con una mujer que no fuera de su especie. ¿Crees que….?-fue interrumpido por su amigo al instante.

    -¿y cuando dije que le cedería el trono a Sesshomaru? Se que es mi hijo mayor y es quien debe ser mi sucesor, pero el demasiado cruel que dudo mucho lleve a cavo este plan. Quien lo hará eso será Inuyasha, pienso que será mas significativo si entrego a mi hijo hanyou, después de todo él también es humano.-intervino Inutaisho.

    -Pues claro después de todo a Inuyasha le gustan también las humanas-dijo entre risas el rey Kouga.

    -¿no me digas que hasta tus tierras ya llegó el rumos de mi hijo sale con la sacerdotisa de Fides?-le cuestiona con cara intrigante el canino.

    -pues si, tenía que salir a su padre jajaja-bromeó el lobo con fuerza.

    -¡pues claro! Después de todo es tan perro como su padre.-continuó dando mas ánimo a los pulmones del rey de Plenum a reír con fuerza.

    Ambos sorbieron sus tazas de té para tranquilizar sus adoloridos estómagos después de tanto reír. Después de ir desde conceptos políticos, comenzaron a hablar de su vida privada.

    -oye Inutaisho, ¿tu esposa sabe que tienes a una amante?-le pregunta el lobo.

    -¿Noa?, pues claro, ella que sabe de Izayoi, de igual forma, Inuyasha bien sabe que Noa no es su madre y que Sesshomaru no es su hermano. En esta familia no hay secretos.-le dice con una sonrisa perversa.

    -que cínico ¿he?, ¿pero no puedo creer que Noa este de acuerdo con que te veas con Izayoi?, digo es tu esposa.-intenta reprenderle Kouga.

    -ah…-suspira el rey de Nouvs-…Noa sabe que nunca la amé, que me cacé por ella por interés, por reglas y etiquetas políticas. Ella nunca me dará lo que Izayoi, además no puede quejarse, la trato bien, cumplo sus caprichos y hasta le doy el lujo de tener un cuarto para ella sola y su amante. Inclusive trato al bien al tipo, y lo convenzo de que se la lleve y vivan juntos en otra parte. Es decir, no los voy estar manteniendo.

    El lobo al oír la forma tan fácil y desinhibida con la que su amigo, hizo que se revolcara de risa nuevamente. Después de un rato, se relajó de nuevo y siguió sorbiendo el té mientras escuchaba los comentarios de su amigo, quien no paraba de hablar de su Izayoi.

    -ya veo por que no te enojaste conmigo después del cumpleaños de tu padre, creme, amanecí muy asustado al día siguiente-interviene el lobo.

    -mh….¿por que lo dices?, no recuerdo-dice un tanto intrigado al no recordar nada extraño el día del cumpleaños de su padre.

    -porque… me acosté con Noa esa noche-confesó el rey de pelo el negro. Por un momento creyó que todo lo que le dijo su amigo era broma, vio el entrecejo fruncido. Como confundido, y por un momento comenzó a esconderse tras sus hombros.

    -ahora entiendo, pobrecilla, con razón andaba medio zamba a la mañana siguiente, ya imagino que tanto le hiciste para que quedara así de molida-dijo con una sonrisa.

    -¿entonces no estas molesto por que me aventé a Noa?-le interroga al ver el completo desinterés por la mujer.

    -no, por mi llévatela y hazle lo que quieras, pero eso si, no acepto devoluciones. Lo único que me pondría a rabiar es saber o verte algún día seducir a mi Izayoi.-confesó un poco mas serio-por que ella es lo mas importante para mi.

    La tarde siguió, ambos reyes hablaban de cosas que les hacia reír, penar y angustiar, dejando a un lado el dolor y sufrimiento que padecía la gente para dar inicio a la fin del dolor. Ahora todo pareciera resuelto para ambos en el comienzo de la nueva Bellum.



    continuara....





    nota:
    Hola chicas!!! Bueno, entiendo que es algo exhaustbo tener que comprender una historia con sentido bèlico, incluso para mi es dificil mantener el hilo de la historia. Pues bien, espero que este trabajo les agrade por que lo hago con mucho cariño, acuerdense de esta su servilleta y manden sus comentarios, dudad y sugerencias. Me despido de mis lesctoras y les agradezco las molestias por leer el fic. Arox, que diosito me las cuide y les mando un beso a todas. chu!! JaNe!!


    Ok, aqui les dejo pequeña explicacion en donde hubicarè paises, reyes, significados, tambien los alaiados que probablemete no se entendieron.
    Agrestis (Agreste): Pais cuyo rey (no mencionare su nombre por el momento) quiere conquistar Bellum.
    Bellum (Guerra): Pais dividido en 4 regiones:Nouvs, Venter, Fides y Plenus (o 4 reyes)
    Nouvs (Luna nueva): Dominado por el rey Inutaisho, ya saben, los de la raza canina y se encuentra en el noroeste.
    Plenus (Luna llena): Dominado por el rey Kouga (padre), aqui anda la tribu de lobos y se encuetra al noreste.
    Fides (Fè, lealtad): Domindado por el rey Higurashi, o sea, los humanos, se encuentra en suroeste.
    Venter (Viento): Dominado por los gatos salvajes,y se enucnetra en el sureste.

    En pocas palabras, los equipos (aliados son) son....
    Los del norte vs. Los del sur
     
  2.  
    Nocturna_GVC

    Nocturna_GVC Entuciasta

    Acuario
    Miembro desde:
    9 Octubre 2005
    Mensajes:
    195
    Puntos en trofeos:
    64
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    hola!! como stas? ah, tu historia me ha impresionado!!, ah, es tipo las guerras mundiales!, cuando los paises se tenian q unir para poder defenderse!! ah, justo en lo q estoy en historia!!, ah, si q tienes talento!, cuenta con mi apoyo!!! ;)

    siguele pronto!!te me cuidas, chau!!! :D
     
  3.  
    Cyshara

    Cyshara Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    483
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Hola...!!
    que bueno que te animaste a poner el fic de nuevo
    por que este fic me había encantado desde que lo pusiste
    la otra vez y me alegro mucho que hoy lo encontre!!
    igual que la otra vez cuentas con mi apoyo y pues
    espero que lo continues pronto!!!

    Xao. :D
     
  4.  
    loveless

    loveless Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    201
    Re: Amarte Duele

    O jojojo
    Pues un agradecimiento a Cyshara y a Nocturna_GVC.
    Por fin tengo el gusto de tenerlas como lectoras, eso
    me da mucho gusto! ^^
    Por el momento dejare este capi, para continuar
    en la proxima semana.
    Bueno gracias por su participacion y agradesco a las
    lectoras la molestia que toman a leer este complicado
    fic. Mientras tanto, yo me retiro, acuerdense de su servilleta!
    Muchos besos a todas y que Diosito me las cuide!
    Jane!
     
  5.  
    lunans

    lunans Entuciasta

    Virgo
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2005
    Mensajes:
    159
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Amarte Duele

    hola que bien que vas a poner otra vez la historia yo anteriormente habia leido una parte de la historia pero eso ya tiene un buen verdad espero que esta vez si la pongas completa porque seria una supermegahistoria que a todos no encantaria bueno nos vemos
     
  6.  
    llAhomell

    llAhomell Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    166
    Re: Amarte Duele

    Estas de vuelta lovess!!!!!
    El 1º fic q lei d este foro fue el tuyo ("Recuperando tu amor"), como recuerdo
    la amanecida :cafe:q me di leyendo para poder estar al tanto olvidar el sufrimiento
    d las largas esperas por la conti :afligido:

    Se q no me has d conocer ya q no dejaba posts ,ya q no podia inscribirme;
    y para cuando lo hice ya habias acabado tu fic.

    La verdad tenia tantas ganas d decirte de lo HERMOSO q fue tu fic; no sabes
    como me hizo llorar y eso va en en serio Dios tenia tanto sentimientoToT; y (ahora)
    de los unicos 5 fics q me llamaron la atención (tanto por la redaccion y la trama) en este foro el tuyo, por supuesto; esta en el 1º puesto

    Bueno ya lo dejo ahi, xq sino nunca pararia

    Estare al pendiente de la conti, me dió mucho gusto q lo retomarás

    Bye :saludar:


     
  7.  
    Cyshara

    Cyshara Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    483
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Hola...!!
    pues no me agradescas la verdad es que te admiro
    me encan ta la forma en que escribes y pues desde que
    pusiste la otra vez el fic, me encantó y pues me
    gusto mucho que decidieras ponerlo otra vez!!
    De todos modos, espero que no tardes mucho con la conti!
    y pues nos vemos luego!

    Xao :rosa:
     
  8.  
    loveless

    loveless Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    4663
    Re: Amarte Duele

    Capítulo 2- Adiós amor…

    Una mujer de cabellera negra estaba sentada al borde del balcón de su cuarto. Contemplaba la última torre del castillo en el cual vivía, desde ese lugar se despedía un extraño brillar que en mas de una ocasión le hizo latir el corazón con fuerza. Y a pesar de que siempre vivió allí, jamás tuvo tiempo de llegar a ese lugar, que siempre le parecía místico. En ocasiones, cuando se sentía triste o con algún miedo, ella salía al balcón para ver esa torre y en cuanto menos lo imaginaba, las mismas luces que brillaban ahí, la iluminaban también. En muchos momentos llegó sentirse sola y deprimida ya que ella siempre fue muy distinta a la demás gente. Ella recordaba, haber estado en otro lugar antes y al contarlo a sus padre, le gritaba que lo que narraba, eran blasfemas. Ese recuerdo y el dolor que le acontecía, era la razón por la ahora salía al balcón en busca de consuelo. ¿Pero que podría sufrir tan sublime y hermosa mujer?

    -kagome… ¿por qué? ¿acaso ya no me amas mas? es por que soy pobre ¿no es cierto?-le cuestionó un joven de sencilla galanura.

    -Hojou, tu sabes que te amo, y que no es el dinero la razón por la que me enamoré de ti. A pesar de que seas un simple guardia para mi padre, para mí…eres el amor de mi vida.-al termino de estas palabras, la princesa se acercó a su guardia para abrazarlo.-Tienes que entenderlo, aunque tuvieras una posición económica mejor que la mi padre, yo no podría casarme contigo.

    -y eso es lo que no entiendo mi princesa-dijo confundido.

    -hay amor, mi padre me comprometió con el hijo del rey de Nouvs-comentó nerviosa-quiere que nos cacemos para gobernar Bellum a través de alianzas y así luchar contra Agrestis. Por eso es que esto debe terminar, mi amor, porque pronto, yo seré mujer de otro.

    -bien. Después de todo, tu padre jamás me aceptaría pero quiero que sepas, que si tu futuro esposo no es bueno…, siempre estaré con los brazos abiertos para ti.-finalizó muy triste.

    La princesa le abrazó con más fuerza, se dirigió al rostro del chico y lo beso, siendo esta, la última caricia que le daría al joven amante. El guardia respondió de igual forma, mostrando su tristeza en el tacto y dolor en la separación.

    -Adiós, princesa.-se despidió el muchacho que ya iba en camino a la puerta.

    -Adiós…amor-dijo finalmente la joven mujer al ver como el muchacho cerraba la puerta tras de sí.

    No pudo mas hacer en ese momento que llorar, olvidarse de lo que alguna vez tuvo para afrontar el próximo tipo de vida que ella tendrá. Vio nuevamente la torre mas alta que deslumbró luz al sentir una punzada en su corazón. En ese lugar hay algo que le llama, que pareciera formar parte de ella y que es vital en su existir pero ignoraba lo que pudiese encontrar. Siempre necesitó ver esa luz y más ahora que estaba tan sola y deprimida, dejó escapar esas lágrimas sin mas, hasta sentir que ya no existiese latir en su corazón. No se dio cuenta que una mujer de mirada tan oscura como su cabello, entró al lugar.

    -señorita Kagome ¿que le ocurre?-le cuestionó la sirvienta muy angustiada.

    - Lin por favor, solo quiero estar sola en este momento-pidió la joven muy desconsolada.

    -¿Sabe señorita? Vi al joven Hoyo salir de aquí, y por su cara puedo deducir lo que ocurrió aquí. Yo sé que se siente sola y que Hoyo era de las pocas personas que le entendían. Pero ¿no se ha puesto a pensar en todas aquellas personas que le han querido entender? Son muchas solo que usted esta algo ensimismada y es por eso que no las puede ver.-argumentó la mujer de mirar oscuro.-compadezco su dolor y entiendo que no quiera vivir el nuevo mundo que le espera y no por que sea eso algo tan íntimo, no significa que deba dejarlo guardado. Usted cuenta conmigo señorita.

    -Muchas gracias Lin pero ahora no es el momento-dijo la princesa introduciéndose a su cama-cuando crea el momento, le explicaré con mas detalle.

    La sirvienta le brindó una calida sonrisa, con la cual se despidió de ella para irse a descansar. Kagome se envolvió entre sus sábanas y como de costumbre cerró sus ojos, esperando al sueño llegar.

    * * *
    Miedo, era lo único que podía sentir al verlo. Su mirar de fuego y su cabello tan pálido como su piel, eran un porte espectral para ser tan joven. Su cabello lacio que caía desordenado por sus hombros le hacían ver imponente y mas esas majestuosas alas negras.

    -Hakudo…shi-susurró una pequeña niña al ver tan temerario ser.

    -¿sabes prima? tu papá está muy molesto contigo y me pidió que te castigara.-informó el hombre en un tono infantil y tierno hacia la pequeña niña.

    -¿Qué quieres?-cuestionó sin mas.

    -tus alas…y tu corona…-respondió atacándola con unas garras nacientes desde sus dedos.

    La pequeña solo se hecho correr, intentando desplegar sus alas y cuando por fin pudo tomar viento a favor, se puso en posición de ataque. Desde sus manos se creaban pequeñas bolas electrizadas que eran disparadas hacia el hombre de figura pálida, pero al ver que este pareciera inmune al ataque se dejó apresar.

    La oscuridad pareció invadir a la pequeña que gritaba en tan densa neblina. Sus lágrimas salían incesantes de sus ojos. Sus alas se veían consumidas cada vez hasta desaparecer por completo hasta dejarla totalmente…

    -¡ha!-grito en un tono tan alto que logró a despertar a todos.

    -¡hija! ¡¿Qué te ocurre?!-le cuestionó un hombre que entró al instante a la habitación después de haber escuchado tan intenso clamor. El hombre casi calvo de barba canosa, se acercó hasta su cama.

    Sus lagrimas hacían torpes su vista por un momento creyó haber visto a otro hombre, a uno muy diferente al que tenía en frente. A diferencia, este poseía cabello largo y negro que caía de forma elegante tras sus hombros, ojos tan canela como los suyos y un cuerpo joven y erguido. Le dio mucha alegría verlo, le abrazó con fuerza y le nombró tras una palabra…

    -¡padre!...-dijo abrazándolo con fuerza-…no me vuelvas a castigar…-pidió de forma tan infantil y tierna como en su sueño asemejaba.

    -hija pero…si yo no te he castigado-argumentó un tanto confundido.

    Su voz no sonó como esperaba. Se apartó del hombre y limpió sus lágrimas para ver con quien era con el que hablaba. Y lo vio, con facciones rígidas y maltratadas por el tiempo. Se sintió confusa. El hombre el cual tenía enfrente era su padre desde que tenía memoria pero también sintió una fuerte fraternidad por el vio hace un momento.

    Si, ese sueño era tan real que en mas de una ocasión logró confundir su vida. Ella despertó pensando en que fue castigada, creyendo en que tenía alas y en la existencia de ese hombre…cuyo nombre ya no recuerda. ¿Acaso ese hombre de cabello oscuro tenía alguna relación con su sueño?

    -papá…-volvió a repetir entre sollozo y sollozo-…otra vez lo soñé.

    -hija, tu sabes que todo eso es falso, ese hombre no existe, nadie te hará daño mientras estés en el castillo-consoló.

    -pero papá…-reprochó.

    -hace mucho que debiste superar ese sueño, espero que no turbe tu matrimonio. Kagome tienes que hacerte a la idea que esos sueños no significan nada-exigió el hombre de edad avanzada a su hija.

    El hombre salió pero no sin antes darle un último vistazo a la desconsolada mujer, mientras ella secaba sus lágrimas con el lomo de su mano nuevamente. Volvió a acomodar las sabanas sobre su cuerpo, recostando su cuerpo sobre la cama nuevamente. Rezaba porque no volviese a tener e ese sueña en lo que resta de la noche y dentro de poco se vio dormir.

    * * *
    Tres hombres de igual parecido, conversaban ‘tranquilamente’ en la amplitud de la sala común del palacio. Una discusión importante en el lugar, sobre el amor y la posible paz de un país conflictivo.

    -¡¿Qué?! ¡¿y yo por qué dedo casarme con esa princesa?!...-le cuestionó eufórico el mas joven de los príncipes-… ¡que lo haga Sesshomaru!

    -¡No que va!, yo no quiero casarme con nadie que no sea de mi especie y menos con esa raza de seres inferiores-defendió el hombre de mirar frío.

    -Inuyasha entiéndelo… -insistió el rey-….tu hermano Sesshomaru es un bravucón y abusivo, es capaz de hacer lo contrario e irse segundos antes de la ceremonia.

    -¡padre!-clamó indignado el hombre del que hablaban.

    -pero es que yo no quiero casarme con ella porque… porque soy muy joven aun-replicó Inuyasha muy desesperado por salir del compromiso.

    -si, si, lo sé, andas con la sacerdotisa Kikyou de Fides pero ponte a pensar en algo, hijo; toda la sociedad de este país te verá como un completo depravado por el simple hecho de cortejar a una sacerdotisa. Es como querer pervertir algo tan puro.-expuso el rey.

    -o sino has lo mismo que mi padre… -sugirió Sesshomaru-…ten a al la sacerdotisa como amante hasta cumplir el requisito de separación matrimonial.

    -¿Qué requisito es ese?-le cuestionó Inuyasha.

    -pues ese requisito en sencillo. Cuando te cases con ella tienes siete años para otorgarle un hijo a Bellum para que sea el rey o la reina. Después del nacimiento del retoño, tú y la humana podrán separarse y tener de amantes cuantos quieran. Eso si, no deben ser descubiertos y mucho menos volverse a casar pues serían considerados como traidores al futuro reinado de su hijo o hija. –explicó Inutaisho.

    -¿y que decides Inuyasha?, bien sabes que Kikyou no puede estar contigo, no solo por su condición de sacerdotisa, también porque no tiene posición económica ni prestigio alguno.-intervino nuevamente Sesshomaru.

    -ya lo oíste Inuyasha, ella no es digna y por lo tanto jamás será para ti, y si esa mujer realmente te ama, terminara por ser tu amante, sea cual sea la princesas con la que te cases.-dijo el padre de forma firme y amenazante.

    El joven príncipe solo sintió como su voluntad y fuerza se venía abajo, no solo por su familia, también por esos malditos principios políticos que interferían en su vida. Pero después de todo, debía aceptarlo, si quería estar con aquella mujer que dice amar.

    -bien.-solo asintió derrotado el joven-¿cuándo iniciamos con las visitas?-cuestionó de forma resignada.

    -así se habla hijo, la primera visita se hará mañana mismo, levántate temprano porque el camino es largo y tendremos que durar haya tres días-informó el padre. Después de decir esto, el rey se retira de la sala común dejando solos al par de hermanos.

    -¿acaso él ya tenía planeado todo esto?-le cuestionó Inuyasha a su medio hermano.

    -si. parece tener nuestras vidas planeadas desde que asumió el poder en el reinado-respondió éste. Inuyasha creo que debes marcharte para despedirte de la sacerdotisa y anunciarle que tardaras en volver-sugirió.

    -cierto-asintió. Se puso de pié, dejando solo a su hermano atrás.

    -ciertamente no se en que estén pensando Inuyasha y mi padre como para estarse comprometiendo con humanos, ¿Qué le verán? Si tan solo son seres inferiores y débiles-se cuestionó a si mismo un tanto molesto por no poder comprender.

    * * *

    Aunque eso fue en contra de su voluntad, Inuyasha no deseaba separase nunca de ella, y le dolía saber que no había alternativa alguna para poder estar a su lado mas que el secreto. El quería que si llegaran a estar juntos sería por el lado correcto y no desafiando leyes para amarla. Pero después de todo, si el no fuera lo que es, un príncipe, pudiera estar con ella y aunque su corazón lo deseara, sus principios no.

    Y marchó, cauteloso con un manto de color obscuro sobre si para que no nadie le reconociese. No podía nada mas que correr en busca de lo que amaba, de no desperdiciar tiempo y aprovechar al máximo el poco tiempo que tenían.

    Llegó hasta un pequeño pueblo un tanto abandonado donde solo aquellos errantes no solo de otras tierras, también de otros países se hospedaban allí. Buscó esa casa donde ella se encontraba hasta por fin hallarla. Un mas bien, choza, abrió la puerta y estaba allí.

    -Inuya….-apenas pudo pronunciar ante el apasionado beso.

    El hanyou tomó su cintura con unos de sus brazos mientras el otro se apoderaba de su espalda. Kikyou correspondió el beso de forma febril mientras sus manos rodeaban la espalda del príncipe. Sus cuerpos se pagaron involuntariamente para transmitirse el calor que poseían y las ganas de amarse. La fuerza contenida en los labios de ambos pronto se apagó, haciendo rugir a los pulmones en gemidos, exigiendo aire en su interior. Y aunque no quisieran tuvieron que separarse para poder dar un suspiro al finalizar.

    -Kikyou…-dijo en un jadeo. Ambos se relajaron, sin romper el abrazo, temiendo no poder tener nuevamente este contacto. Y una vez con la respiración tranquila, Inuyasha comenzó a hablar de la situación en la que se encontraban y en la única posibilidad que tenían.

    -kikyou quiero que sepas que te amo mucho, y que ni importa que es lo que haga, nuestra relación jamás será bien vista por la sociedad.-comenzó en un tono de voz tierno hacia a la mujer- ¿sabes? mi padre me comprometió con la princesa del reino de Fides-informó el joven hanyou.

    -¿hablas de la princesa Kagome?-le cuestionó un tanto ingenua como aquel que no quiere creer la verdad.

    -si, ella. Y no podemos estar juntos Kikyou, hasta cumplir el dichoso requisito de separación matrimonial. Tal ves para ese tiempo tu estés con alguien mas porque sé que es demasiado tiempo, pero Kikyou, yo no quiero separarme de ti-confesó estrechándola con mas fuerza en su pecho.

    -Inuyasha yo…yo ya me había hecho a la idea de que esto ocurriría, yo siempre seré la otra a la cual ames, no me importa ser una amante, con tal de estar contigo-confesó la sacerdotisa.

    -Kikyou te prometo que en cuanto pase el tiempo necesario, estaré solo contigo. Pero ahora debo irme, mañana tendré que visitar a tu princesa y tal vez no regrese pronto-dijo el príncipe.

    -yo te esperaré-dijo, confirmando así, lo que el hanyou quería escuchar.

    Después de haber dicho esas palabras, se dieron el último beso de esa noche para aguardar al día siguiente, en el cual guardarían sus esperanzas. Inuyasha siguió camino a palacio para poder descansar pues al día siguiente le aguardaba un largo camino por recorrer, tan largo como el tiempo que esperaría sin estar con su hermosa Kikyou.

    * * *

    En otro lugar, muy lejos de ellos, se encontraba en cama un hombre que engañaba al tiempo pues su belleza y juventud eran aun muy presentes. Sus cabellos largos y azabaches que caían sedosos hacia atrás, descubriendo su frente, un mirar entrecortado del color mas castaño canela jamás visto.

    -por favor señor, resista, él esta haciendo todo lo posible porque se salve-dejo una mujer de cabellos tan castaños como sus ojos.

    -Sango por favor, busca a mi hija, que sepa la verdad, pues sé que él me quiere muerto, ve y búscala, que esta es la orden que te da tu verdadero rey.-pidió el hombre para volver quedar inconsciente.

    -no se preocupe señor, lo haré-afirmó con el orgullo en sus ojos, dando a entender que cumpliría con su misión cueste lo que le cueste.

    La mujer salió de la habitación pero fue detenida por un hombre de mirar tenebroso, estrellándola contra la pared y clavando sus ojos en los de ella.

    -tu te quedas aquí o te destierro, maldita….

    * * *

    El amanecer llegó, mostrando el inicio de un nuevo día y el futuro a la vez. Kagome abrió sus ojos a duras penas pues se encontraba un tanto hinchados después de lo lloró la noche anterior. Con pereza aparto las sábanas que la rodeaban se puso de pie, tomando su bata para colocarla encima suyo.

    -Buenos días señorita Kagome-saludó muy atenta Lin.

    -Buenos días Lin-correspondió con la voz un tanto ronca.

    -El baño esta listo, su padre mi pidió que le dijera que la arreglara para el medio día porque llegarían el Rey de Nouvs con sus hijos. –informó con la misma sonrisa.

    -De acuerdo Lin, ¿Qué horas son?-le cuestionó.

    -Son las ocho de la mañana, tenemos mucho tiempo para arreglarla, no se preocupe.-respondió.

    -Lin…hoy están descansando mis damas de compañía ¿quisieras acompañarme? –le cuestionó ya un poco mas conectada al mundo.

    -Por supuesto, pero ahora tome el baño-asintió llevándola fuera de la habitación para acompañarla a unas termas especiales.





    continuara...




    - - - - Respuesta - - - -
    lunans: Pues bien linda, no te confies, no porque tuve un buen fic, significa que a este tambien le espera lo mismo. Creo que que hay que estar abiertas a todas las posibilidades, ya que uno nunca sabe! Pero en fin, gracias por postear, espero volver a verte rondar aqui, besos!!

    llAhomell: Ho que nostalgia, ese viejo fic, me trae tantos recuerdos... Lamento las desvleadas que te hacia mas y mas porque yo tadabia me daba el capricho de ausentarme una eternidad, jejeje que pena o//o. No sabes el gusto que me da el hecho que te guste mi fic, es un honor tener tu post aqui, me despido linda, espero volverte a ver y gracias por tu apoyo, chu (besos)!!!

    Bien espero volverlas ver!! Que diosito me las cuide, las amo a todas ^o^!! Espero volverlas pronto!! cuidense

    JaNe
     
  9.  
    Cyshara

    Cyshara Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    483
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Que buena conti!!!
    como siempre!!!
    bueno que bueno que
    pusiste la conti pronto!!
    te quedó como siempre!
    espero que la continues
    pronto!!

    Xao :rosa:
     
  10.  
    zaeta

    zaeta Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    11 Septiembre 2005
    Mensajes:
    377
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Amarte Duele

    Ajajaja Mira Che_platita Volvio!! Ejem Sorry Loveless Jejeje
    La Costumbre Jejeje, Ke Bueno Ke Te Animaste A Re-inaugurar Si Fic Jejeje, Pues Como Siempre Fantastico!!
    Siguele Pronto Vale Jeje
    Hasta Luego
    Atte. Zaeta
     
  11.  
    llAhomell

    llAhomell Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    68
    Re: Amarte Duele

    Hola!!! recien acabo d leer la conti

    La verdad aun recuerdo esas escenas...........
    y también las del sgte cap q vas a poner :D

    Pero bueno aun así estare apoyandote con mis post
    en recompensa al anterior q no deje ninguno (bueno solo uno)

    Así q siempre voy a estar aca molestandote :molestar:

    Nos vemos



     
  12.  
    zaeta

    zaeta Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    11 Septiembre 2005
    Mensajes:
    377
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Amarte Duele

    Pos Aki Me Tenes De Nuevo Jajaja Ya Saben Lo Desesperante Ke Puedo Llegar A Ser Jeje
    Bueno Jeje Me Voy Pero Tengan Por Seguro Ke Volvere!! Jaja
    Hasta Pronto
    Atte. Zaeta
     
  13.  
    nadia-chii

    nadia-chii Iniciado

    Miembro desde:
    9 Septiembre 2005
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Por fin vamos apoder seguir leyendo tu maravillosa historia, ya era tiempo, no se le puede dejar a la gente picada con una historia asi de excelente, voy a estar pendiente por aqui de nuevo, nos leemos despues!!!
    ya sabes cuentas con mi apoyo!!!!
     
  14.  
    zaeta

    zaeta Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    11 Septiembre 2005
    Mensajes:
    377
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Amarte Duele

    Holas!! Jajajaja
    Pos Ahorita Me Pego La Locura Y Vengo A Postear Por Todos Lados Asi Ke No Me Vayan A Regañar Por Persistente Jeje
    Bueno Loveless Volvere Despues Jejeje Como Siempre
    Hasta Luego
    Atte. Zaeta
     
  15.  
    Cyshara

    Cyshara Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    483
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    hola...!!
    jejeje, aqui vengo yo tambien y pues un fic
    como este merece que le posteen! jeje
    bueno no tardes con la proxima conti!

    Xao :rosa:
     
  16.  
    nadia-chii

    nadia-chii Iniciado

    Miembro desde:
    9 Septiembre 2005
    Mensajes:
    25
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Hola, me pase de nuevo por aqui para ver si ya habias puesto la continuacion, pero como no la has publicado sigo insistiendo en que la pongas pronto, cuentas con todo mi apoyo!!!!!!

    Besos, Nadia.
     
  17.  
    loveless

    loveless Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    6035
    Amarte Duele

    Capítulo 3- Tres días

    * * *

    Un carruaje a iba a toda marcha tras un destino que podría cambiar a tantas razas y tal vez a un corazón. El hanyou se encontraba un tanto preocupado, dejando que sus pensamientos volasen el recorrer con su mirada el paisaje. Tal vez en alguna parte de ese panorama se encontrase mente suspendida en un solo recuerdo…Kikyou… Sería difícil, lo sabe pero confiaba en que al final, después de tanto sufrimiento, podría estar junto con ella. Ahora solo debía cumplir con protocolos y hacerse el interesado por la mujer, por el momento, al menos hasta darle un hijo a esa princesa.

    -¿Qué te ocurre Inuyasha? ¿Por qué tan serio?-le cuestionó Inutaisho.

    -no es nada-respondió.

    Era triste ver a su hijo resignada que para él era como un futuro incierto y advero al que esperaba. Pero aun así sus ilusiones siempre serían impedidas por su clase social. Él como padre le entendí, pues padecía un presente un tanto parecido al futuro de su hijo. Pero al final, como a él le ocurrió, Inuyasha sabría escoger.

    -vamos hijo, si te consuela de algo, tu hermano también se casará con una mujer a la que nunca querrá, después de todo, dudo que tenga corazón.-masculló entre leves risas.-además yo también pasé por eso.

    -Muy gracioso papá-comentó el príncipe mayor.

    Su corazón afligido se sentía destruido, su amada, nunca sería lo mismo. Su tristeza era evidente ¿que haría todo el día al lado de una mujer por la que no siente nada? ¿Qué haría con el recuerdo ce Kikyou mientras estuviera con ella? Había mucho que preguntar pero solo ahora le esperaba la muy probablemente sumisa mujer que le atendería con hipócrita e interesada sonrisa por dinero.

    -ha…-suspiró resignado.

    Ya habían pasado cuatro horas y media desde que comenzó el viaje y hasta ahora solo se divisaba un horizonte de luz plena en el cual se sentaba imponente un castillo. Ya faltaba poco por llegar, el nerviosismo invadió los corazones que habitaban ese lugar y también a los visitantes que se dirigían allí. Inuyasha pareciera volverse loco, deseaba que apareciera un trueno y lo destruyera todo a su alrededor para quedar incomunicado con ese lugar. Pero vio que su futuro era cada vez mas inevitable y mejor decidió tranquilizar sus nervios antes de perder la cordura,

    * * *

    -¡Mi señor Higurashi!...-intervino un joven guardia. Se posó delante de su rey para informarle-…el rey de Nouvs ha llegado.

    -¿pero que estas esperando Hojou?, hazlos pasar…-ordenó el rey un tanto nervioso por la visita. Eso no sería fácil, lo sabía.

    -Como ordene señor- asintió el joven guardián para darles paso a los futuros familiares políticos del rey.

    -Lin…-se dirigió a la sirvienta-… busca a Kagome dile que se prepare pues so prometido ha llegado. –le ordeno guardando compostura suficiente para verse sereno.

    -de acuerdo mi señor…-asintió la hermosa dama en busca de la princesa.

    * * *

    El carruaje se introdujo dentro de una enorme plaza en la cual se encontraban centenares de personas dispuestas recibirles con espectáculos de luces y palomas. Llegaron frente un enorme portal y se detuvieron cerca de una fuente, allí bajaron, no había gente del pueblo mas que guardias y damiselas.

    Inutisho y sus hijos desbordaron el transporte un tanto nerviosos. A comparación de la fría Nouvs, Fides era un país cálido con verdes paisajes. Era muy extraño que donde ellos provenían, ver tanta belleza de plantas.

    -Bienvenidos sean al alcázar de Fides…-saluda un caballero de unos veinte años-…mi Rey Higurashi se encuentra dentro esperándoles. Pasen por favor.-invito abriendo las puertas de par en par con un cortés ademán.

    -Muchas gracias jovencito…-fue lo único que pudo decir Inutaisho ante la invitación del joven.

    -Bien pasen por aquí…-pidió el joven con la misma amabilidad con la que los recibió-…yo estaré guiándoles y estaré a sus servicios durante su estancia en esta fortaleza. No duden en preguntarme si tiene alguna duda o inconveniente. Mi nombre es Hojou.

    Los guió por un pasillo cuyas paredes estaban arregladas con enormes ventanas que dejaban entrar la luz con suma delicadeza, haciendo de la visita, un sueño ante los ojos de los extraños. Aquellas ventanas estaban cubiertas con seda de color beige, que alumbraban el pasillo con sublimidad. Era un lugar acogedor ante los colores y estilos que poseía. Pronto llegaron al fondo del lugar. El rey estaba al fondo acomodado en su trono, una alfombra roja los guiaba hacia ellos y tres elegantes asientos les aguardaban. Siguieron el camino, Hojou se apartó para que los visitantes quedaran frente al rey patrocinador. Los extraños de Nouvs hicieron una reverencia la cual fue correspondido por la alteza.

    - Ha…Inutaisho-se acercó para darle un abrazo.-al verte así de intacto….me recuerdes cuando yo era joven, que envidia de ser un ser tan eterno como tu-le elogió.

    -No mi señor, envidia es la que siento yo pues su vejes dice cuan sabio es, en cuanto a mi, sigo siendo un aprendiz a comparación suya.-respondió con suma cortesía.

    -pero que gentil…por favor…-pidió dirigiéndose a sus hijos también-…tomen asiento y siéntense como en su casa.-los visitantes se acomodaron en sus respectivos lugares.

    -cof…cof…-tosió el anfitrión- … Fides esta alegre pues la hija de todo el sur será esposada con el príncipe del norte…-expuso ante la multitud de gente prestigiada.-…y como anfitriones que somos, le daremos su bienvenida como solo Fides sabe hacerlo.

    Al término de las palabras la multitud aplaudía alegre y los bailarines salieron del lugar, haciendo exposición de sus cuerpos, colores y tradiciones. En momentos salió una joven mesera ofreciéndoles vino de las cosechas del país. Parecieran estar como un paraíso las exposiciones de bailes y cosas cómicas aparecieron en la bienvenida. El licor fue lo que se presento más en la fiesta, haciendo que la tensión se redujera y estar más tranquilos. Exposiciones de las mas variadas se presentaron, haciendo gala en cada una de ellas. Desde exposiciones de magia, bufones, parodias, bailes y todo aquello que pudiera hacer resaltar al reinado por su diversión.

    Entre tanta diversión llegó una mujer sonando una pequeña campana.

    -mi señores, la hora de la comida esta servida-anunció.

    La multitud estaba junto con los reyes se fueron a la cocina donde se encontraban dos enormes mesas rectangulares que fueron ligeramente separadas. El rey se sentó en la cabeza de una de ellas mientras sus invitados a los lados. De un lado se encontraba Inuyasha, un asiento que se dejó vacío y seshomaru. Del otro lado de la mesa, se sentó Inutaisho, la sirvienta Lin y el guardia Hoyo. En eso se oyeron los pasos, todos posaron sus ojos al pasillo en la segunda planta que terminaba por unos escalones al primer piso. Allí baja una mujer que vestía hermosas telas y joyas de refinado gusto.

    Inuyasha pegó la mirada en aquella joven. Su cuerpo bajaba con estilo los escalones, su cabello azabache era ondulado y caía en rizos al final de su columna. Poseía un mirar como ningún otro, de un castaño canela intenso, ojos grandes que simulaban vida. Su piel poseía un exquisito pigmento aperlado que se expandía uniformemente. Su nariz esculpida con excelencia y su cuello tan elegante estirado. Sus hombros descubiertos por el vestido la hacían ver delicada, su cintura estaba ceñida por la tela, permitiendo ver cuan delgada es. Una mujer un tanto alta que poseía elegantes curvas que hacían imaginar depravaciones a algunos hombres. Ella se encontraba ya en la planta baja, caminaba a paso normal hasta llegar a le mesa y se acercó a la silla que estaba entre Sesshomaru e Inuyasha. Un guardia sacó la silla para que ella se sentara y ponerla en su lugar después. El hanyou estaba más que nervioso, se sentía hasta a él, no solo su calor, también su aroma tan fresco que despedía. Por un momento se sintió atentado de acercarse y olor su cuello pero se detuvo antes de hacerlo. Los meseros destaparon las bandejas, demostrando una cuan bien se veía la comida y su apetecible aroma. Inuyasha solo veía de reojo el perfil de la mujer, desde su frente que era cubierta por un denso fleco hasta su nariz que descendía hasta sus labios que aunque no tenían labial, se veían rojos, como si la sangre corriera con fuerza en aquella zona. Una mujer sumamente exquisita, sublime ante sus ojos. Pero recordó algo importante… “Kikyou”. A primera vista ambas eran parecidas pero teniéndolas cerca, la sensación de su presencia y físico, era un tanto paralelo. Su sacerdotisa es hermosa y de sentimientos nobles; su delgado cuerpo, cabello fino y lacio, piel tan blanca como la nieve y su semblante pacífico, le hacían ver frágil, y necesitada de protección. En muchos momento debió ser frágil con ella y contener su instinto animal para no herirla, dándole caricias delicadas y consiente de cada uno de sus actos. En los ojos de su amada siempre se reflejó su alma pura. En mas de una ocasión la veía como una flor que luchaba por sobrevivir, como si de él dependiese su existencia, protegerla. Pero la princesa que tenía a su lado… demostraba lo contrario. La mirada de la princesa irradiaba en vida y tenacidad, hasta su cabello, que se expandía desordenadamente por su cuerpo, le demostraba lo decidida que era. Su cuerpo que se erguía con orgullo, levantando su pecho, hacía que mucha gente le viera como una persona preparada para ser reina.

    Inutaisho también observaba con atención a su futura nuera. Muy bonita pero había algo especial en ella, su estatura era mas pronunciada que cualquiera de las doncellas de la fortaleza. Sus ojos poseían un brillo y color inusual y su cabello brillaba azabache tras un fondo azulado. Las mujeres de allí, tenían la piel dorada, tradicional en esa tierra pero aquella princesa tenia una tez distinta, aperlada pero con toque moreno, lo cual la hacía ver mas hermosa. Por un momento, el rey de Nouvs le parecía familiar esa princesa, le recordaba a alguien pero no lo recordaba ahora.

    Por su parte, Shsshomaru era de los pocos que hacía caso omiso de la princesa que estaba a su lado, pues su mirar se quedó clavado en la mujer sentada al lado de su padre, Lin. No, no era una mujer pues aun se veía demasiado joven, so rostro fresco y lleno de jovialidad y vida. Poseía un carisma conquistador y ojos vivaces. Una jovencita tan sencilla pero era demasiado belleza la que contenía ¿Cómo pudieron características tan sencillas enamorarle? Su amplia sonrisa le robó en mas de una ocasión un rubor al youkai, quien solo apartaba sus ojos disimuladamente.

    Kagome también se llevó alguna sorpresa. Algunos invitados hasta humedecían sus labios al verla, lo cual le causaba nerviosismo. Ya había hablado de esto con su padre y en innumerables ocasiones le dijo que tendrá que guardar compostura y mostrarse in corrompida ante las palabras y miradas. Sus damas también le decían casi lo mismo solo que aparte de ello, que aprovechara sus atributos para lograr lo que quiere, consejo que hasta ahora no ha tomado en cuenta. Despertó de la nube de recuerdos y buscó con quien se encontraba comprometida. Se sorprendió demasiado, nunca había visto a ningún youkai, y menos a uno como él. Su cabello plateado que brillaba con fuerza, impecable en su blancura, sus ojos que desde el primer instante en que los miró fijamente, se sintió como si fuera una posesión mas de él. Aquellos orbes dorados le arrebataron un suspiro, que a diferencia de su hermano y padre, los de él eran grandes y expresivos. Su cejo que demostraba con claridad los temperamentales semblantes que podía mostrar. A pesar que sus orejas eran algo poco común, también le agradaron, lo cual le hizo reír en sus interiores. Y claro, como muchos otros, el también le miraba de forma febril que bien pareciera no contenerlo.

    La gente comenzó a comer con tranquilidad, el rey sus invitados y amigos estaban en completa calma pero habían tres personas que guardaban tensión. Hojou miraba fijamente a la princesa y eso no pasaba por desapercibido para el hanyou, mientras Kagome sabía bien de la batalla de miradas que se hacía cerca suyo. Podía sentir la lujuriosa mirada de Inuyasha sobre ella y también el respirar tan lento que emitía. Mientras su ex amante le miraba como si quisiera encontrar en ella esperanza alguna de que todo esto desapareciera y volviera a la normalidad. Y todos sus sentimientos se dividían, al lado estaba un sensual caballero el cual le gustaba pero no sentía nada por él aún porque su corazón estaba atrapado dentro de Hojou. Y por el hecho de que le gustase Inuyasha, no significaba que lo amaba, simplemente…le gustaba físicamente. Y era por ese hecho que en ocasiones él la miraba con reprensión pues en oportunidades, correspondía a las miradas de su guardia.
    El resto de la gente se mantenía indiferente a esto, eso era un alivio para la princesa. No pudo mas, ya había llegado a la mitad de lo que le habían servido pero tanta tensión le comenzó a hacer sentir mal.

    Hasta que por fin llegó la hora que limitaba la comida para ir a al salón de invitados donde la gente podía retirarse o sostener platicas políticas o conocer gente. Es en ese momento y lugar donde ella se veía obligada a por fin conversar con el hanyou. Y sin mas tuvo que ir acompañada por él a ese sitio. Llegaron, el salón era amplio y bien iluminado, de colores muy acogedores, lo que hacia del ambiente, un momento muy agradable. Inuyasha la guió justamente a uno de sus lugares favoritos del salón, que era un sofá que se moldeaba en semicírculo en una esquina del lugar. Se sentaron allí, Inuyasha como todo buen conquistador la sentó a lado suyo, extendiendo su brazo derecho sobre el mueble para rodear los hombros de la mujer. Esa expresión de casanova le pareció un reto a la princesa quien decidió ponerse en el mismo ambiente que él. Apegándose a él un poco mas, poniendo una mirada insinuante y ferviente; decidió cruzar las piernas y juntar sus manos para verse elegante. Sabía que lo vendría sería un tanto incomodo porque por fin hacia caso a sus damiselas, pero como su padre le dijo, debía ser firme e imperturbable ante cualquier comentario.

    -veo que tu y ese Hojou se llevan muy bien-comenzó el hanyou con la plena intención de incomodar a la mujer. Aunque tuvo mala suerte pues ella resultó tener mucho colmillo cono él.

    -o claro…-asintió mirándole a los ojos-…no llevamos también como usted lo hace con la sacerdotisa Kikyou…-argumentó mirándole con malicia en los ojos.-… y claro yo no creía algo tan depravado de usted hasta que lo comprobé hoy mismo…-finalizó orgullosa de haber dejado perturbado a su pareja, dejándolo con la boa abierta.

    En otro lugar del salón estaba Inutaisho que estaba siendo absorbido por una multitud de gente que tenía curiosidad por conocerlo. Por lo general prestaba mas atención a Higurashi, pues no solo era con quien tenía que arreglar los asuntos matrimoniales de su hijo, también, hace mucho tiempo, fue su amigo.

    -Míralos Inutaisho, muy apenas se conocen y ya se enamoraron-comentó el viejo rey al ver a la pareja tan cerca y hablándose en un modo muy romántico.

    -si, pensé que esto sería mas difícil pero creo que no.-agregó ya un poco mas aliviado.

    En otro rincón del mismo sitió, se encontraba Sesshomaru siguiendo con la vista a la joven Lin que sonreía abiertamente a la gente que la mirase. El príncipe de de Plenus, y la princesa de Venter decidieron llegar en pareja, llegaron un poco tarde por unos problemas que les importunaron en el camino.

    -… los humanos son unos débiles… -argumentó segura la princesa de felina-leopardo.

    En ese momento, la jovencita que hacía latir con fuerza su corazón pasó enfrenté de aquel grupo porque alguien cercano a ellos, le había llamado. Durante toda esa tarde, cuando sus miradas coincidían, que ocurrió centenares de veces, Lin siempre le correspondía con una cálida sonrisa, expresión que le hacía sentir en las nuves.

    -tienes razón Nergal…-argumentó el príncipe Kouga-… ¿y tu que piensas Sesshomaru?...-le cuestionó al youkai quien de inmediato volvió a la realidad para responder.

    -si…ejem…los humanos son muy inferiores a nosotros, son demasiado débiles y se dejan llevar siempre por sus emociones, son un asco, no merecen existir- respondió fríamente. No se había dado cuenta de lo que dijo, simplemente cuando alguien le habla de humanos, siempre dice la misma respuesta. Volteó de reojo para ver a Lin, quien le observaba de forma diferente, le miraba con tristeza. Desde ese momento las cosas para Sesshomaru cambiaron, la bella jovencita sonreía y miraba a todos con una agradable sonrisa pero a él, no. Simplemente evitaba mirarlo cuanto se pudiera y en los momentos en los que sus ojos chocaban, Lin bajaba la mirada de forma triste como si estuviera avergonzada para luego incorporarse a la demás gente y seguir sonriendo. El youkai seguía buscando en su semblante una sonrisa para él pero no lo conseguía. Y por primera vez en su vida sintió una punzada muy profunda en su corazón, era un dolor que batallaba por disimular pero que al mismo tiempo debía ignorar.

    En otro lugar estaba el hanyou y la princesa debatiéndose entre contener la calma y azotarse contra la pared. La situación no era solo agresiva también un tanto lujuriosa para intimidar, aunque los efectos de tales acciones, no parecieran aparecer.

    -¿a sí?, ¿y como fue que lo comprobó?-le cuestionó Inuyasha.

    -no hace falta palabras para decirlo mi joven príncipe, hasta usted me miraba con lascivia…-respondió seductoramente-…además ¿Por qué se pone celoso cuando miro a Hojou?, después de todo, es mi guardia.

    -¿celoso yo?, demuéstrelo primero- dijo casi insinuando algo que fue para Kagome, una apuesta.

    -¿quiere que se lo demuestre?, lo haré con gusto, solo déme un momento-pidió poniéndose de pié.

    Camino hacia la salida del salón donde se encontraba aguardando Hojou. Se acercó, disimulando como si fuera a salir del lugar y en ese momento desplomándose, en el instante, el guardia logró capturarla antes de que cayera al suelo. La multitud miró la escena, todos se alarmaron al verla desmallada en los brazos del joven.

    -¡Hojou!, ¿pero que le ocurrió a Kagome?-corrió el rey hacia ellos.

    -No lo se señor…-respondió un tanto desubicado-…la señorita solo se desmayó.

    -¡¿pero que estas esperando?!... -le cuestionó eufórico-…llévala con la anciana Kaede a que la revise-en ese momento Hojou salió con la princesa en brazos con la mujer que le indicaron.

    “La apuesta” parece ser que la ganó Kagome, pues al instante ver como el guardia al tomó, le hizo hervir en su interior un volcán en lava en su interior. Aunque la actuación fue buena, por un momento hasta él se preocupó, pero al recordar lo ultimo que le dijo la princesa, se liberó de apuros. Analizó la situación por un momento… Kagome y Hojou, se miraban con mucha ternura, no solo era una pareja aventurera, pues de por medio era visible que había sentimientos. Pero con el simple hecho de que tengan o que tuvieran algo que ver, le hacia ponerse celoso, aunque no quisiera aceptarlo. Pero ¿en donde quedaba Kikyou? Ahí se desencadenó una serie de confusos sentimientos para Inuyasha, el estaba seguro de que amaba a la sacerdotisa y de eso jamás lo dudo. Por otro lado, comenzó a sentir atracción por Kagome sin que se diera cuenta y hasta no darse cuenta, no admitiría su amor por ella y menos, los celos que siente.

    * * *

    -si Hojou, no te preocupes yo te hablo cuando esté lista-dijo la anciana al guardia.

    El muchacho se retiró para irse a la sala a vigilar de nuevo. Y para darle algunas noticias a su rey. La anciana vio la cama en la que descansaba la princesa y se dirigió a ella con cuidado.

    -Ho, ¿pero que paciente tenemos aquí?, veo que la princesa esta muy enferma…-fingió voz de angustia para luego arrojarle una almohada a Kagome-…anda princesa chiflada, yo se que no tienes nada, levitante ya.

    -tranquila…-respondió la joven entre risas-…dile a mi padre que no es nada grave, que solo fue… estrés o lo que sea. Es solo que quiero darle una lección a mi futuro esposo porque dice no celarme cuando es obvio.-la anciana entendió con claridad lo que entendía y también se hizo cómplice de la travesura.

    -Hojou, ¿Qué te dijo la anciana Kaede?-le cuestionó el rey al ver al guardia de egreso.

    -al parecer se desmayó porque comió algo que le causó alergia…-explicó un tanto incrédulo por la noticia. Kagome jamás fue tan débil como para desmayarse, ni tampoco alérgica a esas comidas. Sintió que alguien le asechaba y dirigió su mirada al fondo, el hanyou le miraba de forma acecina, logró relacionar todo y darse cuenta de lo que ocurría…

    * * *

    Media noche, los invitados a la bienvenida de los visitantes de Nouvs se retiraron de la fuerza. El lugar estaba vacío de aquellas personas y era tiempo de ir a descansar porque mañana, se firmarían los documentos que comprometerían a la pareja.

    -acompáñenme mis señores, yo les guiaré a cada uno en su habitación correspondiente…-pidió Lin de forma atenta. El grupo de hombres, les siguió.

    Pasaron por un pasillo repleto de puertas de diferentes tipos de maderas y diseños, hasta que por fin llegaron a una elegante puerta que quedaba en frente de una enorme ventana que se detenía hasta la vuelta de la esquina del lugar.

    -Señor Inutaisho, usted dormirá aquí, la habitación es grande y tiene una vista para que vea todo el palacio. -informó la jovencita.

    -Muchas gracias, ¿a que hora debemos estar listos mañana?

    -De eso no se preocupe, sirvientes le despertarán con tiempo. Ahora príncipes, síganme por favor.

    Condujo a los jóvenes hacia otro pasillo en la planta media, dejando allí al hanyou y dándole las mismas instrucciones que a su padre. Ahora pasó a otro pasillo, estaba un tanto presionada, al lado suyo se encontraba Sesshomaru y le era el último por alojar. Sentía la fría mirada de youkai sobre ella, divagando cada parte de su cuerpo. Suspiró al ver la puerta en la que se quedaría el príncipe.

    -bien, esta es su habitación…-anunció Lin sin mirarle de frente-…me retiro, buenas noches…-se despidió para marcharse. Se dio la vuelta y se fue hacia la habitación de Kagome que quedaba por el lugar que había caminado.

    -bue…buenas noches,… Lin,-correspondió.

    La joven sirvienta se detuvo, enrojecida, entre nerviosa y asustada. Le llamó por su nombre, la gente de alto prestigio nunca pone atención a la gentuza, y menos a una sencilla sirvienta como ella. Se enrojeció, pero de inmediato siguió su camino sin volver a detenerse. Sesshomaru solos observaba como ella se retiraba. No podía entender como una jovencita, una niña de quince años aproximadamente pudiera hacerle sentir estas emociones, y en el peor de los casos, no es solo una niña, ¡es una humana!

    Se introdujo a su cuarto. No se quitó nada, solo se arrojó a la cama, pensaba en todo. No entendía lo que sentía por ella, era una sensación tan…increíble pero a la vez dolorosa… Nunca había deseado tanto la presencia de una mujer alguna a su lado, no hubo jamás damisela que acelerara los latidos de corazón, ni sonrisa que le hiciera sonrojar. La quería a su lado por todo lo que hacía sentir porque la hacía feliz pero…ella es humana y sus ideas dictan que es incorrecto querer tenerla.

    La noche avanzó, todos dormían tranquilamente pero como cada noche, Kagome estaba turbada en sus sueños, aquel hombre, le perseguía y le hacía sentir miserable. La princesa estaba dormida, agitada y sudando como solía ocurrir. Había una sensación que a pesar de estar dentro de su sueño, la sentía tan real… era un dolor en su espalda, como si algo explotara y desprendiera dolor en tosa su columna.

    -¡ahh!-clamó. Despertó desesperada, sus lágrimas resbalaban continuas por sus mejillas, su espalda le ardía demasiado y comenzó a tener demasiado miedo.

    Inuyasha corría por los pasillos, había sido despertado por el grito de la princesa, siguió su olfato, pudo detectar el aroma salado de sus lágrimas. La habitación no estaba muy lejos de la suyo y pudo llegar pronto a la habitación de la mujer. Abrió la puerta de par en par, se sorprendió mucho, el cuarto estaba repleto de plumas negras, Kagome estaba llorando con la bata de dormir desgarrada en la espalda. Se acercó a ella para sentarse en la orilla de la cama. Sus manos cubrían su rostro, su cabello se desordenaba por su cuerpo, era como ver llorar a una pequeña niña, dejó que sus brazos rodearan la figura femenina para consolarla.

    -Inuyasha…-susurró. Aferró sus manos al pecho del hombre.-…tengo mucho miedo.

    -¿Qué ocurrió aquí?-le cuestionó.

    -no lo sé, no es la primera vez que me ocurre esto-respondió con la voz temblorosa.

    Observó su espalda desnuda, había dos franjas rojas que se iban sonrosando conforme pasaba el dolor. Algo le había ocurrido y al parecer no era muy normal.

    -yo… no soy normal, Inuyasha yo no se a donde valla a parar todo esto pero tengo mucho miedo… quédate por favor-confesó un tanto mas tranquila.

    Pareciera que el pecado le tentaba a caer en sus garras, pero ¿que pecado mas grande puede cometer si ya se metió con una sacerdotisa? Así que sin mas, aceptó, abrazándola fuerte contra su pecho, olvidándose de su Kikyou. Por su parte, Kagome estaba temerosa, sin conciencia alguna de lo que había hecho, solo quería llorar y ser consolada.

    -¿tu padre sabe de esto?- le cuestionó mientras frotaba con una de sus manos, un brazo de la princesa.

    -no, por favor no digas nada. La ultima vez que me ocurrió eso, tenía siete años.-no. No era el momento de intentar persuadirla, ella estaba muy asustada y no podía comportarse así con ella.

    Ya habían pasado unos cuantos minutos cuando Kagome ya se encontraba dormida entre los brazos del hanyou. La recostó en la cama y la acomodó con cuidado para no despertarla.
    Se dispuso a marcharse pero en cuanto la princesa sintió la retirada, lo detuvo.

    -quédate…-pidió con su voz un tanto débil.

    -no puedo…-negó muy seguro-…no debo…-agregó dándose la vuelta para marcharse. arse.

    -veo que estas muy enamorado de esa sacerdotisa…-reconoció la mujer.

    Inuyasha solo asintió, avanzando hacia la salida y cerrando tras de si, la puerta. Kagome se recostó, lo que sentía era muy distinto hacia Hojou, le podía mucho
    separarse haberse separado de él pero entendía por que le dolía mas que Inuyasha no hubiese aceptado quedarse con ella. Sentía dolor, ya no en su espalda, ahora, en su corazón. Por primera vez, sentía celos y lo admitía y no tardo en darse cuenta que se había enamorado.






    continuara...







    Notas:
    Hola mis niñas preciosas!! Como han estado sin su mami? jejeje no me hagan caso estoy loca. Bueno... creo que eso no es necesario mencionarlo, ya es obvio XD!! Como se daran cuenta, ya estamos mu cerca del lugar donde nos quedamos y creanme que estoy muy emocionada por publicar el capitulo 4!!! Pero empecemos con los mensagitos! yahooo!!!

    nadia-chii: Pues bueno linda, espeor que estes contenta, aqui esta la conti que esperabas! Muchas gracias por todo tu apoyo y la paciencia, yo tambien estarè apoyando con tu fic. Bien, mcuhos besos linda, espero seguirte leyendo!


    Cyshara: Bueno, sinceramente no me importa que este fic se extienda ni tener tantas lectoras, y te lo digo bien en serio. Por el momento quiero terminar lo iniciado, y esto es escrito para las que me insistieron que lo siguiera. Mas halla de tener monton de lectoras seria un premio extra, mas sinembargo, mi finalidad es que les guste a ustedes que no perdieron la fe en que esto continuaria y me esta apoyando actualmente, muchas gracias linda!!

    zaeta: che_plata, loveless, da la misma, el nombre no cambia mi persona, Pues buerno, me da arto gusto tenerte posteando aqui, hace ya mucho tiempo que te conosco y nuca he podido agradecerte por tenerte comoa amiga, me has acompañado hasta el fin. Espero en un momento dado poder servisre de las misma forma en que tu lo has hecho conmigo. Muchas gracias T_T

    llAhomell: No!! como crees que eres una molestia? Al contrario, eres un apoyo imprecindible como cada una de las posteadiras y lectoras. Me da mucho gusto que te agrada mi fic, y me halag mcuho el saber que me apoyaras en este fic. Ho que niña tan linda, espero que seamos buenas amigas, como lo son zaeta, Cyhsara y nadia-chii.

    Pero bueno lindas de mi corazon, ya se ando bien melosa, despilfarrando amor por medio mundo XD. Jejeje muchas gracias por su apoyo y por leer mi fic, recuerden que esto va en espcial por ustedes y por las que esperaban este fic. Me despido lindas, muchos besos y que Diosito me las cuide.

    JaNe
     
  18.  
    llAhomell

    llAhomell Guest

    Título:
    Fanfic - Amarte Duele
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    125
     
    Palabras:
    54
    Re: Amarte Duele

    Ps claro q me gustaria q fueramos amigas ^_^

    Me gustó mucho este cap sobre todo la actuacion d Kagome jajajaja (muy buena),
    pobre inu n_n', lo q le pasa por ser orgulloso XD

    Bueno me despido, y estare esperando la conti.


     
  19.  
    zaeta

    zaeta Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    11 Septiembre 2005
    Mensajes:
    377
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: Amarte Duele

    Pos Las Amigas Son Pa Apoyarse Y Pedirse Prestado, Bueno Jeje A Ti Te Apoyo Y A Cysha Ke La Tengo Mas Cerca Le Pido Prestado Jajajaja No Se Crea, Bueno Pos Ke Decir Me Encanto La Conti!! Y Espero La Proxima Jajaja Como Siempre Jeje
    Hasta Luego
    Atte. Zaeta
     
  20.  
    Cyshara

    Cyshara Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    10 Octubre 2005
    Mensajes:
    483
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Amarte Duele

    Hola...!!
    pues me encantó, creo que ahí te quedaste la otra vez!!
    que emoción! bueno tu fic esta excelente como siempre!
    y pues grax por el mensaje, espero que lo continues pronto!
    Nos vemos luego

    Xao :rosa:
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página