1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Mitología Fanfic - ¿Por qué Nieva? Final y Comienzo nuevo.

Tema en 'Mitología, Leyendas y Creepypastas' iniciado por Mabruna RA, 27 Enero 2018.

Cargando...
  1.  
    Mabruna RA

    Mabruna RA Editor del mes Editor Gráfico

    Miembro desde:
    11 Noviembre 2016
    Mensajes:
    409
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - ¿Por qué Nieva? Final y Comienzo nuevo.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2704
    En un parque de Francia, dónde una chica de melena negra, corta, tez pálida de unos 20 años aproximadamente; estaba acompañado por un niño pequeño cabello corto castaño, ojos verdes de unos 10 años aproximadamente, quién se lo veía muy emocionado.

    —Bru~ Bru~ ¿Por qué cae nieve? —pregunta Alejandro con curiosidad.

    Aquella chica ríe ante la emoción del pequeño e insistencia.

    — Hum... ¿Por qué? Hum.. Una pregunta interesante Ale, hay varios mitos de por qué nieva.. —contesta pensativa, la joven Brunchi.

    Al pequeño niño, Alejandro, se le iluminan los ojos al ver a la mayor pensativa.

    —Bru~ ¡cuéntame uno! ¡Por favor! —súplica.

    Cabe decir que ambos estaban en la época, en que en Francia nevaba, aquellos dos de fábula anteriormente se habían ganado un viaje para estar en ese país. Gracias a los esfuerzo de Brunchi por querer darle unas buenas vacaciones divertidas a su sobrino pequeño.

    Conformen a que iban paseando ambos, los lugares, el ambiente, el idioma y la cultura le parecían sorprendentes e irreconocibles, por lo que era común la curiosidad del pequeño. Brunchi no se sabía ningún mito sobre el ¿porqué nieva?, sólo lo había dicho por divague.

    —Bien te contaré el mito de por qué nieva —empieza diciendo tratando de autoconvencerse.

    "Érase una vez una loba de blanco pelaje, era conocida como la loba alfa y guardiana del bosque Runiurix. Ella protegía y cuidaba a todos de cualquier tipo de peligro sin pedir nada a cambio..."

    — ¿Y cómo se llamaba esa loba? —interrumpe con curiosidad, Ale.

    Brunchi sonríe nerviosa.

    «¿Cómo hago? ¿Qué digo? ¡Piensa Brunchi!»

    —Se llamaba Runirix, ¿otra pregunta..? —responde Brunchi.

    Alejandro la mira concentrado, niega, mas le indica que puede seguir.

    "Siempre se la perdía de vista en el bosque nevado por su gran pelaje blanco, algunos la comparaban con una oveja blanca aunque otros decían creyentes de la magia que ella, creaba montículos sólidos, y copos fríos de color blanco.

    Un lobo anciano había dicho que uno de ellos fue bendecido por la madre luna, dándole el don de crear hielo, agua y vientos frescos, que serían en un futuro la salvación de un peligro cercano, tal vez ante un incendio. Aunque pocos lo creían, decían sin pensar mucho y sólo desplegar las alas de la lógica, logrando pensar en que era un simple mito ya que sólo se la veía proteger a la manada del peligro.

    El invierno se iba acercando pero el verano no deseaba que llegase primero que él por lo que embrujó a un lobo, para que tuviera el don de crear fuego, intentando llamar a cierta guardiana. Éste lobo era un exiliado de la manada, quién ya traía un pasado de rencor en él.

    Éste lobo buscaba destronarla del puesto de guardiana que según él, ella abusaba de su poder, causando desgracias. Aunque todos sabían que él se encontraba resentido por que ella no había podido llegar a tiempo para salvar a su madre de pequeño¹.

    Éste lobo al no estar contento con la paz que Runirix daba a la manada, empezó a causar caos, más cuando llegó la loba, -quién suplicó al lobo para que no le obligase tomar una decisión no muy grata para ella-.

    Aquel lobo se negaba y con un rugido empezó a alzarse con su poder de fuego, convirtiéndose en un lobo en llamas, quemando todo a su alrededor y asustando a muchos. Ella suspiró y así un viento frío empezó a sofocar el fuego, el lobo al notar aquello fue consumiéndose en la rabia por lo empezó a apasiguarse fingiendo que lo había vencido.

    De pronto se alzó más con el fuego, y las nubes se empezaron a tornar negras, comenzando a lloviznar, formando un ambiente sombrío. El lobo al verla sobre aquel montículo de tierra embistió contra ella, quemándola por completo, ocasionando que ella gruñera de dolor y su aullido se escuchase por todo el bosque.

    Los oyentes que eran testigos se empezaron a preocupar. Minutos, casi horas de intensa agonía y lamentos siendo escuchados se habían calmado, dando a pensar lo peor pero una gran ventisca fuerte, fría empezó a soplar, envolviendo aquel lugar dónde ambos se encontraban..."

    —¡Bru! ¿y-y q-que pasó? —pregunta Ale.

    A Brunchi se le secaba los labios, de tanto hablar, por lo que toma un poco de agua, éste ya era su mejor divague, debían darle un premio.

    —Tranquilo pequeño saltamontes, ya sigo, haz silencio...¿si? —responde.

    Alejandro asiente, y la mira expectante.

    "Justo cuando todo parecía ya no tener sentido para los testigos, aquel manto explotó y iluminando el lugar como los expectantes hasta lograr cubrir al gran bosque de un espeso manto blanco.

    El viejo lobo que lo observaba, escuchó la voz de la madre luna, quién dijo:

    —"De la valentía, protección y luz, junto con la fuerza de voluntad ha de apasiguar al tormentoso hermano fuego. De allí nacerá la nieve, junto a la calma." —repitió el viejo lobo.

    Los testigos lobos buscaron por todos lados, tanto a Runirix y el otro lobo pero no había rastro de ninguno, dando por hecho, que todo peligro como bien se habría ido.

    Pero eso no era lo que el destino tenía para dejar como final a esta humilde manada, la ventisca de la paz trajo un un pequeño copo de nieve del cuál cayó en la cabeza de una niña humana, quién fue testigo de aquella gran pelea, siendo elegida mediante el copo como la próxima guardiana y poseedora de crear la nieve²".

    —Wow...Bru~ ¿y quién era esa niña? —pregunta Ale, curioso.

    Brunchi ríe ante tal curiosidad.

    —Pues eso te lo contaré cuando lleguemos a casa. Así que... ¿Vamos? —dice.

    Ale asiente, y la empieza a estirar de la mano, apurándola.

    >>Hmm...en que lío me metí

    (¹)Aquel lobo quién atacó a la Loba era solo una víctima y recuerdo mas doloroso para Runirix. Ya que la Loba que era la madre, la cual no pudo salvar, era la mejor amiga.
    Quién había perdido la vida al estar en un momento equivocado y desprotegida. Un día en que un oso macho y prepotente había cruzado las fronteras de la manada en busca de peces, pero por motivos de su mismo descuido terminó con una astilla en la pata, logrando que sintiera un dolor potente y fuese atacando todo aquel que se cruzara en su camino.
    La Loba que era de un color canela, quiso ayudar pero no era lo adecuado por lo que terminó muerta por un rasguño profundo que sin querer el oso llamado Trinex.
    Cuando Runirix había llegado intentó con todas sus fuerzas detener la masacre que estaba haciendo el oso, pero lo único que había logrado fue ganarse una cicatriz de pelea y la culpa de no haber llegado antes para proteger a su mejor amiga, del cual se encontraba situada en la mejilla izquierda.
    (²) La niña que en ningún momento había sido percibida por ninguno de la manada, tiempo atrás se había perdido lejos de su familia, era una niña con un corazón puro y valiente que vagaba perdida en aquel bosque, junto por cosas del destino había llegado a ser una fiel testigo de aquella batalla que terminó con un final inesperado para ella.

    =/////////

    Aquel día al ambos haber llegado al departamento que también era parte del combo que se había ganado Brunchi. Quién se había cansado bastante con tan solo lidiar una caminata en la nieve, al parecer también era un poco torpe en ello, ya que de camino a la casa había abrazado unas 8 veces a la nieve del suelo formando figuras de personas en cada paso que daba, y no era de extrañarse que llegara con la cara roja y con un niño entre preocupación y divertido por lo que le sucedía a su tía.

    —Bru~ ¿Ahora ya puedes seguir? ya llegamos —insiste Ale.

    Brunchi se encontraba temblando del frío, con la ropa húmeda y endurecida.

    —A-aun n-no... Ve... Vete a ba-bañar, c-cenaremos y luego c-continuaré –tartamudea del frío.

    Mientras camina de forma extraña casi como la de un pingüino, intentando entrar en calor.

    =////
    Salto en el Tiempo.

    En cuarto con las paredes pintadas de color celeste pastel, con algunas líneas horizontales de color blanco, junto a un armario pequeño, y una cama semi matrimonial, sé encontraban ya Alejandro y Brunchi, cambiados y listos para continuar con la historia.

    —¡Yeih, al fin sabré quién fue la niña!—exclama feliz Ale.

    Sin más Brunchi lo abraza y empieza a acariciar su cabeza, para que se vaya calmando.

    —Bien... Hmm... —murmura pensativa.

    "Aquella niña que fue siendo elegida mediante el copo como la próxima guardiana y poseedora de crear la nieve, tan sólo era una niña perdida que momentos antes corría desesperada con miedo por el gran cambio de clima que se había dado de un momento a otro en ese bosque. Bueno, una vez que los lobos fueron consientes de dónde había caído el copo y que enseguida hubo jadeos de sorpresa ante tal giro que había otorgado aquella pelea, su alfa había fallecido pero eso había traído consigo un comienzo, un nuevo lazo con un ser, con un humano.
    Aquella niña de unos 9 años aproximadamente, melena de color lavanda y ojos casi del mismo color casi tirando a grises, se encontraba frente a muchos lobos de diferentes tonos y colores, observando que hacía. El lobo ya anciano se fue acercando a ella, con curiosidad y confianza, el podía notar físicamente que la niña se encontraba perdida, temblorosa ya que quizás le daba miedo en dónde había quedado junto las miradas puestas en ella.
    Pero aquella niña no temblaba de miedo, sino que de nervios, por lo que el lobo plateado, el anciano, sé acercó y se quedó a una distancia prudencial de la niña humana quién al notar aquel gesto, sé acercó y sonrió, sin más acariciándole la cabeza con cariño y fascinación. Logrando que muchos creyentes de la magia y pureza bajaran la cabeza y orejas en símbolo de sumisión. Aunque algunos eran obligados por respecto a hacerlo, no estaban del todo conforme en que una humana pudiese cuidarlos del peligro, pero aquel lobo plateado al notar como algunos dudaban de la elección de la madre luna, enseguida levantó la cabeza y les regañó con un grunido. La niña enseguida intervino, nunca le había gustado las luchas y de por si notaba su apariencias tranquila. Sé había levantado y justo cuando entendía que las miradas no eran de felicidad decidió partir, ella se sentía no bienvenida por algunos. Pero justo al empezar a irse un lobo negro le cortó el paso, éste lobo tenía los ojos de un todo azul eléctrico, y al ambos conectar mirada, sé habían quedado enlazados para una larga vida. Aquel lobo negro estaba destinado a ser parte de la manada como el próximo alfa pero al ver a la niña que era la próxima guardiana se había quedado hechizado por su pureza y hermosura única, logrando al fin encontrar a su mate , la única quien sería su amada y unión con la tierra, su todo. Y la ley general de la manada era establecida cuando un nuevo alfa o guardiana era elegida y la paz por ley debía ser encaminada, logrando que aquellos que no estaban conformes se callaran. Desde ese día la manada conoció a la futura guardiana quién con su fuerza de voluntad lograba proteger a la manada junto al lobo negro.
    Pero no todo era perfecto...


    —¿Y por qué no? —pregunta Ale, levantando la cabeza con el ceño fruncido, al no entender.

    —Escucha y veras, curioso mío —comenta Brunchi con un deje de misterio.

    "Luego de haber pasado más de diez años de haber pasado aquella tragedia y comienzo, empezaron a ocurrir sucesos de alegría como de extrañeza. Lobos andaban desapareciendo, ya llegando a un número de 10, logrando preocupar a la aquella pelilavanda, quién siempre era acompañada por el lobo negro, pero aquel día por alguna extraña razón no lo encontraba, logrando que ella se inquietara, por lo que decidió ir en su búsqueda. Justo en el momento que salió lejos del círculo de protección que ella misma había puesto se había quedado con un gesto de dolor y estupefacción, los cadáveres de los lobos desaparecidos se encontraban y su amado lobo negro estaba allí mirándola como si nada, su mirada no era la misma, ella lo notaba, pero justo cuando tenía las intenciones de buscar respuestas éste le gruñó parando su cometido.

    Éste lobo que no era el que conocía protegía algo, y justo cuando la pelilavanda empezaba a invocar su bastón de nieve de un color lavanda pálido, un gran destello de fuego apareció y sin dudar ella fue preocupada por su lobo. Que parecía estar siendo controlado, pero cuando ella iba a salvarlo este la mira con un destello de tristeza y sin más la ataca, ella logra esquivarlo por pelos, pero una de sus garras había regalado su mejilla izquierda ocasionando que empezase a sangrar. Algunos lobos habían visto aquello, querían ayudar a su guardiana pero el que los protegía se los impedía.
    Justo cuando la guardiana de nieve había quedado en el suelo sorprendida por tal acto, un hombre de apariencia veraniega, y que trasmitía calor la agarró de cuello. Ella enseguida se quejó de dolor, ya que era aún una humana, solo con poderes especiales, cuando el lobo negro había observado aquello algo en él lo hizo reaccionar, pero justo cuando iba lograr salvar a su amada la estación y Rey del Verano lo atacó, enviándole una bola de calor en su dirección, pero la niña aunque estuviese en peligro lo protegería, por algo era la guardiana y alfa de la manada, ella tenía el mismo espíritu de Runirix, el de proteger sobre todo a su manada, y aun más su amor. Ella con su poder de nieve envolvió al lobo negro con un manto duro de hielo incapaz de derretirse con facilidad, pero al lograr hacer aquello el señor verano se enfureció tanto que sus ojos se tornaron negros y empezó a pronunciar una maldición. Logrando que en la herida que ella tenía por la previa rasguñadura del lobo, sé enegreciera, pero ella al ver el corazón negro del señor verano, tomó una decisión y muy dura, miró por ultima vez a su lobo quién miraba con preocupación la escena, y al ver su sonrisa llega de amor y un poco de tristeza, su corazón dio un tumbo al lograr leer lo que sus labios decían: «Te amo, sé fuerte». Y sin más la pelilavanda miró al cielo, del cual se había oscurecido, soltó una lágrima, mas luego suplicó a la madre luna por su ayuda, logrando que cuando ella pronunciara unas palabras, ambos ella tanto el señor verano fuesen levantados en el aire y consumidos en un abrazo, junto manto voluminoso, del cual de repente se consumió en la explosión.
    Todos los testigos lobos miraban aquella escena estupefactos y más al ver como tres rayos de luz salieron despedidos de allí, dos al cielo y uno, al mismo suelo. Los que fueron al cielo
    eran el don de crear nieve y el señor verano. Y... "


    —¿Y la chica, dónde quedó Bru?—pregunta Ale, ya un poco adormilado.

    Brunchi sonríe y sin más una lágrima silenciosa del sueño cae por su mejilla

    —"La chica pelilavanda había sido la que cayó al suelo, de allí se empezaba a levantar un ambiente friolento pero agradable, cuando la luz se calmó dejo a ver una silueta femenina, de cabello pelilavanda, ojos lavanda y unas leves marcas o símbolos extraños en la mejilla izquierda, las cuales se traducían a: «Divinidad, maldita voluntad y envidia ante un misterio».

    Ohh... –bosteza– ¿Y cómo se llamaba la chica?–pregunta Ale.

    Su nombre era... Laviun Avez –comenta con ojos cansados.

    Luego de responder aquella última pregunta, Brunchi ya no escuchó ningún comentario más, solo una respiración calmada, signo de que su sobrino ya se había dormido, por lo que con un ligero y suave movimiento, apagó la luz de la lámpara, también sucumbiendo al sueño.

    Fin.
     
    Última edición: 27 Enero 2018
    • Adorable Adorable x 2
  2.  
    Paulijem

    Paulijem Equipo administrativo Larcha, Jedi y vengadora del andén 9 ¾

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Enero 2012
    Mensajes:
    509
    Pluma de
    Escritora
    Pues la verdad, mejoró muchísimo. ¡La historia de ella fue súper épica! En ese aspecto, puntos a eso :3. Debo decirte, que encontré varios errorcillos. Pero no soy una experta, insisto. Desearía que alguien más los marcara mejor de lo que yo podría.

    Pero en lo que respecta a lo anterior, a mí parecer, me gustó bastante más que la anterior. Y vuelvo remarcar, que me gustan este tipo de relatos de mitos y leyendas :shani:

    Gracias por invitarme a leerlo, espero leerte por aquí más seguido. Siento que hay potencial en ti para este tipo de temas :muffin:

    ¡Saludotes :eyebrow:!
     
  3.  
    Kikuz-sama

    Kikuz-sama Líder de críticos Crítico Destacado

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2011
    Mensajes:
    669
    Pluma de
    Escritora
    Después de largo tiempo, ya estoy aquí. Me disculpo por mi gran demora pero la universidad realmente está mortal :shame2:. Pero (fuera de eso) me alegra mucho que me invitaras a leer esta nueva versión.
    Por principio, me causó una gran ternura y me agrado la continuación que le diste a lo que nos habías contado en el primer relato. Me sigue pareciendo fabulosa la manera en la que ella va tejiendo la historia para saciar la curiosidad del pequeño. Por acá dirían: ¡bien bajado ese balón!
    Sin embargo, tienes algunos pequeños detalles que logran quitarle belleza a un texto que es (para mí) podría ser perfecto. He notado que como parte de tu estilo, tienes una recurrencia en el uso del hipérbaton y puedes llegar a confundir al lector ya que repites lo que anteriormente ya has enunciado. Te recomiendo tener cuidado en eso. Leerlo en voz alta podría ayudarte mucho a percatarte del momento en el que repites la misma idea en la misma oración.

    Por lo demás, me sigue pareciendo fantástica la ensoñación en la que nos haces participes en la creación del mito de un evento tan bonito como lo es cuando nieva. Así que espero que sigas escribiendo y mejorando pues tienes un gran potencial por alcanzar.
    Me gustó mucho leer la continuación.
    Bello día.
     

Comparte esta página