1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - ¿La Hija de Kakuzu?

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Rukierza, 4 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Rukierza

    Rukierza Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    28 Febrero 2009
    Mensajes:
    153
    Puntos en trofeos:
    103
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - ¿La Hija de Kakuzu?
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1695
    ¿La Hija de Kakuzu?

    Hola! mi nombre es Sara! soy de vzla! y estoy incursionando en el mundo de los fanfics con este que se me ocurrió de una idea loca, acepto críticas constructivas, tomates, pasteles, halagos jeje xD espero no equivocarme mucho con la ortografía y con la redacción cualquier cosa me avisan =) espero que les guste, creo q es algo distinto a lo que han escrito jeje xD bueh aca les dejo el primer cap y un breve argumento.

    ¿Qué pasaría si Kakuzu tuviera una hija? y por razones de destino la niña queda en su custodia permanente y él debe llevarla a vivir con él en Akatsuki? y que pasaría además si Hidan, el ser q más odia en Akatsuki se enamorara de ella? lee y lo sabrás... La historia es una especie de crossover cn Inuyasha, aclaracion: Esto sucede un poco después que se va sasuke de Konoha, ya está Deidara, Orochimaru por supuesto por fuera, Hidan, y también Tobi.

    1er cap: ¿Una hija?

    Era un día tranquilo, de esos pocos que casi nunca llegaban, era de esos días en que no provocaba hacer alguna misión o perturbar el relajante silencio, sino sentir el viento rozar tus facciones, o hasta sentarse bajo la sombra de un árbol para descansar, sin embargo, para un ninja de rango S no existía ese tipo de beneficios, por lo que así iban dos personajes particulares, ambos vestidos con capas negras y nubes rojas. Uno de ellos, moreno, con parte de la cara cubierta por una especie de turbante, con los ojos de iris roja y pupilas verdes, alto y musculoso. El otro, igualmente de alto, llevaba una guardaña en la espalda, era joven como de 20 años, blanco y de pelo grisáceo con ojos violentas, bien parecido, y también musculoso. Kakuzu e Hidan, la pareja formaba parte de una organización llamada Akatsuki de criminales de rango S, ambos iban hacia una aldea lejana llamada del país del fuego a cumplir una misión encomendada por el líder. Al llegar a un cruce que daba hacia dos aldeas, una la de su destino y la otra llamada Sukina, Kakuzu volteó hacia la de Sukina de manera melancólica para luego dirigirse al camino que daba, Hidan se quedó observándolo extrañado ante esa faceta de su compañero nunca vista. Hidan recién acababa de unirse a Akatsuki y de ser encomendado como compañero a Kakuzu debido a su “condición única de inmortalidad” gracias a una religión extraña que sólo él conocía (no sé si algún otro personaje la seguirá), Kakuzu desde el primer momento no se llevó bien con él, pero no le quedaba otra opción... ¡ya que ese tipo que consideraba el idiota más grande de la tierra no podía morir! Y ese siempre había sido el motivo de que cambiara de pareja tan seguido… su impaciencia provocaba que matara a su acompañante tan pronto lo hiciera perder los estribos, pero con Hidan era distinto… NO PODÍA.

    En fin, Kakuzu se dio cuenta que Hidan se le quedó viendo como si hubiese visto un bicho raro, cosa que él decidió ignorar pero no pudo hacer porque el religioso empezó a atosigarlo.

    -Oe Oe Kakuzu! ¿Y a ti qué cojones te pasó que te quedaste viendo de manera extraña al otro camino?- preguntaba Hidan, y viendo que éste no daba señales de responder siguió pero de manera burlona.- ¡Joder! ¿Acaso dejaste a alguna put… ahí botada? Cosa que dudo mucho ya que con lo feo que eres, es difícil que una mujer se fije en ti, al menos que Jashin-sama se apiade de ti y te mande una que esté ciega- Dicho esto se echó en el suelo a reír a carcajadas cuando esquivó rápidamente un fuerte puñetazo proveniente de su compañero, que no tenía buen semblante.- Oe Oe Kakuzu, ¿acaso te molesta lo que dije? ¡Joder! Si que estás sensible
    -¿Quieres callarte de una maldita vez?- Respondió el moreno alterado y con una voz muy gruesa, llena de tendencias homicidas.- ¡Te juro que si no te callas, te mato!
    -JA JA JA como si pudieras viejo de mierd… No te acuerdas que no puedes matarme? JA JA JA
    -LO MATO... LO MATO... COMO SE ATREVE A HABLAR ASI DE…- Kakuzu al acordarse del nombre de aquella mujer, se tranquilizó y siguió de largo cosa que impactó más al jashinista ya que quería realizar la misión de una buena vez.
    De regreso, cuando Kakuzu e Hidan venían de completar la misión, Kakuzu volvió a voltear hacia el camino que daba hacia la aldea Sukina de manera disimulada para que Hidan no se diera cuenta.
    -Cuando vuelva al escondite, hablaré con el líder y le pediré permiso…-se dijo a sí mismo Kakuzu
    -OE OE KAKUZU ¿ME ESTAS ESCUCHANDO? ¡MALDITO VIEJO DEJA DE ESTAR IGNORÁNDOME JASHIN SAMA TE CASTIGARÁ!- gritaba Hidan acompañado de mil improperios más, cosa que acabó con la poca paciencia de Kakuzu, e hizo que ambos se pusieran en guardia para entrar en un combate, cuando escucharon un grito desgarrador proveniente de la dirección hacia la aldea Sukina, Kakuzu abrió los ojos como platos y de manera impulsiva golpeó a Hidan y salió corriendo en dirección a Sukina. Cosa que dejó perplejo a Hidan desde el suelo.
    - DÓNDE COJONES PIENSAS IR VIEJO IDIOTAA! NO VES QUE HAY QUE ENTREGAR EL INFORME AL PUT… LÍDER DE MIER… KAKUZU NO ME IGNORES O TE JURO QUE SERÁS SACRIFICIO PARA JASHIN SAMA, OE KAKUZU!-. Ya lo último supo que Kakuzu se había alejado lo suficiente como para no escucharlo, así que no le quedaba de otra que seguirlo…

    Ambos corrieron y al llegar a la aldea vieron como ésta se hundía en llamas, Hidan buscó a Kakuzu entre los escombros y vio a lo lejos una escena que jamás esperaba ver, Kakuzu (sin la capa) estaba arrodillado en el suelo sosteniendo el cadáver de una mujer de edad adulta, con un traje de sacerdotisa y de cabellos largos y lisos hasta un poco más arriba de la cintura, hermosa… muy hermosa para la vista del fanático religioso. Kakuzu tenía los ojos cerrados, como conteniendo las lágrimas, a su lado una pequeña figura de una jovencita como de 14 años, que era la versión miniatura de la sacerdotisa, sólo que su cabello era más ondulado y le llegaba por encima de los hombros, llevaba puesta la capa de Kakuzu, la chica estaba llorando, Kakuzu cargó el cadáver y con él la llevó a un sitio y la enterró poniéndole una especie de lápida en su honor, para luego escribir en la lápida Kikyo. Hidan se acercó hacia ellos, la chica se le quedó viendo con miedo, pero al ver que llevaba la misma capa que Kakuzu sólo atinó a secarse las lágrimas para darle una tierna sonrisa; cosa que Hidan por muy sádico que fuera no pasó desapercibido, y volteó a ver a otra parte para ocultar el rubor que apareció en sus mejillas. Ya cuando volvió a verla, Kakuzu venía hacia ella y le preguntaba.

    -Kagome, ¿puedes caminar?- observándola, en busca de alguna herida grave.
    La interpelada alcanzó a responder con una suave voz –si puedo- levantándose enseguida para ponerse en marcha, sin embargo, sus piernas no reaccionaron y cayó, Kakuzu la atajó en el aire y con delicadeza la cargó por detrás de su espalda y la regañó suavemente.
    -Kagome, si estás resentida sólo tenías que decirme- Ya entre sus brazos, la llevó hacia fuera de la aldea con un Hidan en shock ante tal amabilidad de Kakuzu, y cosa que lo hizo hablar
    - OE OE KAKUZU, NO ENTIENDO UN CARAJO, ¿DESDE CUÁNDO TE PREOCUPAS POR ALGUIEN? Y ¿A DÓNDE PIENSAS IR CON ESA MOCOSA?...- viendo que no recibía respuesta se alteró en sobremanera- KAKUZU DEJA DE IGNORARME, DIME QUÉ COÑO HACE ESA MOCOSA CON NOSOTROS, SOY TU COMPAÑERO EXIGO UNA EXPLICACIÓN O SINO JURO QUE LA UTILIZARÉ COMO SACRIFICIO A JASHIN SAMA!-
    Ante lo último Kakuzu, volteó a verlo con una mirada matadora- CALLATE HIDAN, NO VES QUE ELLA TODAVÍA ESTA EN SHOCK, HAZME EL FAVOR DE CERRAR TU BOCOTA O SINO TE …
    -¡ONEGAI OTOUSAN, NO PELEES!- exclamaba sollozando la jovencita, al borde de las lágrimas
    -HIDAN, SI QUIERES TE ADELANTAS AL ESCONDITE, YO HARÉ EL INFORME Y HABLARÉ PERSONALMENTE CON EL LÍDER PARA… -No pudo terminar ya que Hidan lo interrumpió- Joder… ¿CÓMO QUE OTOUSAN? ¿ACASO ESA MOCOSA ES TU HIJA?- preguntaba perplejo viendo a la chica llamada Kagome y a Kakuzu buscándole algún parecido.
    -Te explico después, ahora hay que llegar rápidamente al escondite, tengo que curarla- diciendo esto emprendieron la marcha hasta el escondite, por primera vez, (o por milagro de jashin sama) Hidan no había vuelto a dirigir la palabra en todo el camino, sólo se quedaba observando a padre e hija, para él era imposible ver al viejo ávaro y violento de Kakuzu como padre… y más de una criatura tan frágil e inocente como era aquella chica, y que también era hermosa, al pensar en esto último se ruborizó por completo, tanto que agradeció que Kakuzu no lo vio en ese estado. Era una reacción que él mismo no comprendía, y oraba internamente esperando que Jashin sama le diera una señal que le permitiera esclarecer ese comportamiento, por alguna extraña razón sentía que esa chica, había llegado para cambiar su vida.
     
  2.  
    Rukierza

    Rukierza Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    28 Febrero 2009
    Mensajes:
    153
    Puntos en trofeos:
    103
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - ¿La Hija de Kakuzu?
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    4799
    Re: ¿La Hija de Kakuzu?

    Aclaraciones antes del cap (disculpen q no lo haya hecho antes):

    -Bla blah-: diálogo normal

    blah blah: pensamientos de los personajes

    (blah blah): aclaraciones mías o pensamientos míos de mí =)

    -Blah blah-: Zetsu negro, el blanco hablará como en un diálogo normal.

    Flash back: recuerdos de los personajes



    CAP 2: La chica nueva y la presentación

    Hidan y Kakuzu entraron en el escondite con la chica, la cual yacía dormida en la espalda de su padre, vieron que para mala suerte de ellos, estaban todos los miembros en la cueva, y todos a excepción de Itachi, Konan y Zetsu estaban atónitos con la escena, Kakuzu los ignoró, llamó a Konan quien lo siguió y llevaron a la chica al cuarto que compartía con el jashinista. Los demás miembros se quedaron sorprendidos de todo, y vieron a Hidan con cara de interrogante, quien cabreado les respondió negándole con la cabeza.

    -Vaya, vaya, esto si que es una novedad- exclamó un pelirrojo con cara angelical llamado Sasori

    -Eso es cierto, Sasori no danna, desde cuándo Kakuzu trae jovencitas, al menos que tenga necesidades uhn- hablaba un rubio conocido como Deidara.

    -No seas imprudente Deidara, no ves que es muy joven- respondía con un leve regaño Sasori

    -Será que era el objetivo de la misión de la pareja de zombies- exclamaba un burlón Kisame, el hombre con escamas.

    Mientras en la cabeza del hombre planta bipolar se resolvía una lucha trivial -A lo mejor es nuestro almuerzo, se ve tan apetitosa, no pienses así, quizás es una compañera más, esa chica no tiene pinta de matar ni a una mosca y parecer ser sacerdotisa, con más razón el líder debe requerir de sus servicios - Pensaban las dos mitades del hombre planta.

    -¡Sempai! Será que trajeron una amiguita para el buen chico- preguntó un enmascarado naranja de voz chillona e infantil agitando los brazos conocido como Tobi.

    -¿Tobi déjame en paz, cómo crees que voy a saber yo eso?- contestaba Deidara al borde de la ira.

    -¡Joder, cállense todos mald...tos paganos de mier…! ¡No me dejan rezar…! - gritaba Hidan, quien volvía a su ardua tarea.

    -¡Hidan! Tú eres la pareja de Kakuzu, deberías estar al tanto- le decía Kisame

    -¡Joder! Es la hija de Kakuzu respondió de manera altanera Hidan a todas las preguntas formuladas por sus compañeros volviendo a su oración, todos sintieron que en ese momento el alma se salía de sus cuerpos ante la información recibida, todos se miraban entre sí (menos Itachi, que aunque también estaba sorprendido, lo disimulaba más)

    -¡Que esa chica tan mona es hija del viejo Kakuzu! ¡Tobi no se lo cree! ¡Tobi no creer! ¡Sempai! -

    -¡Cállate Tobi! ¡Katsu!- se escuchaba a Deidara explotar a Tobi.

    En el cuarto con Kagome, Konan y Kakuzu:

    Después de ayudarla a bañarse, Konan la ayudó a vestirse con algunas viejas prendas de ella (consistía en una camiseta negra sin mangas pegada y un short negro) mientras le daba algunas pastillas a Kagome para que recuperara su poder, las heridas de las chicas no eran tan graves, pero el veneno que yacía en su cuerpo, si lo era, Kakuzu y Konan intentaron drenar lo más que pudieron de veneno dejándole lo poco que quedaba a Kagome para que lo purificara con sus poderes espirituales, luego de haber eliminado el veneno, Konan procedió a vendarla y a terminar de ayudarla a vestirla mientras Kagome hablaba con Kakuzu.

    -Lo lamento Otousan- decía llorando Kagome.- ¡Ella me dijo que me apartara, no pude hacer nada por ella! ¡Es algo que no veíamos venir!

    -Cálmate Kagome, lo importante es que tú estés viva, he invertido mucho en ti como para haberte perdido en ese momento- decía Kakuzu a manera de consuelo, cosa que hizo sonreír a Kagome, ya que ella sabía lo importante que era el dinero para él, y como había sido de eficiente en ese aspecto.

    -Quien lo diría, Kakuzu san compartiendo su dinero- decía fríamente Konan mientras se levantaba.

    -Konan, sino fuera porque me has ayudado, habrías lamentado ese comentario- respondía secamente Kakuzu.

    Konan sonrió ante la clara amenaza de Kakuzu en su voz, respiró hondo y dijo- Los espero afuera, por si tienen algo que hablar- dicho esto, salió del cuarto dejándolos solos.

    -Otousan…- Llamó Kagome a su padre, quien se sentaba en la cama junto a ella. – Otousan… lamento que ella esté muerta… no pude defenderla…

    -Cálmate Kagome, sabes que no soy muy paciente, y justo en este momento ese límite ha bajado, así que no te culpes de todo, tu madre ha escogido que tú siguieras con vida, y eso hay que respetarlo- decía al tiempo que pasaba su mano por la cabeza.- De todas maneras, el líder tenía previsto enlistarte de alguna manera en las filas de Akatsuki- terminó informándole de una vez por todas.

    -¿Qué? ¿Yo en Akatsuki? ¿Se ha vuelto loco?- Decía horrorizada Kagome ante la idea

    -No te queda otra opción Kagome, eres muy joven, puede pasarte algo estando por ahí sola, y no tienes donde volver, acá por lo menos estarás conmigo- decía Kakuzu

    -Pero, otousan, siento que no encajo aquí, y ese chico que venía contigo, no me vio con buenos ojos, aunque era bien apuesto, además hay algo fundamental NO SOY NINJA, SOY UNA SACERDOTISA, le respondía Kagome, recalcando con mucho énfasis la última parte.

    -Lo sé Kagome, pero según el Líder tus poderes espirituales serán perfectos para cumplir con los planes de Akatsuki, que luego te los comentaré, de resto lo de ninja, el líder habría previsto sesiones de entrenamiento para que sepas cómo lidiar contra ninjas enemigos en dado caso llegues a estar sola, aunque creo que el líder te asignará una pareja o te pondrá conmigo e Hidan-

    -¿Hidan?... así que ese es su nombre- susurraba Kagome.

    -Hidan es el que venía conmigo, es un ser estorboso, pero no me queda de otra que aguantarlo, si él se mete contigo, me encargaré de ponerlo en su lugar- decía a la vez Kakuzu mientras sonaba sus nudillos en señal de amenaza clara.

    -Está bien, Otousan, no quiero ser una carga para ti, desde ahora haré lo que me pidas, sólo pongo una condición, no quiero matar a nadie, mi deber como sacerdotisa es proteger a las personas, no matarlas- respondía Kagome con firmeza.

    -Me haré cargo personalmente de que no tengas que matar a nadie- prometía Kakuzu, mientras le daba una mirada consoladora y le daba un intento de abrazo, a lo que Kagome sonreía pero instantáneamente volvía a sollozar, perder a su madre de esa manera había sido muy duro para ella, Kakuzu lo sabía por eso la refugiaba entre sus fuertes brazos, dándole a entender que él estaba allí, para ella, y para protegerla, como su padre… con ella y con su fallecida madre, eran las únicas personas con quienes demostraba un verdadero afecto, un vínculo, las únicas que le hacían olvidar el dinero como tesoro, las únicas de quien no se avergonzaba en abrazarlas o sonreírles, las únicas que lo habían aceptado tal cual era, y no le juzgaban por el estilo de trabajo que llevaba, ni por su carácter violento, él nunca había sido capaz de tocarlas a ellas de esa manera siquiera, su vida dependía de la existencia de ellas, y ahora que Kikyo estaba muerta y él no pudo llegar a tiempo para defenderla, ahora con más esfuerzo protegería a Kagome y le daría todo el apoyo que necesitaría para recuperarse.

    Konan entraba de nuevo en la habitación cuando sintió que ya habían dejado de hablar, vio la escena del abrazo, vio como Kakuzu la veía de manera asesina y no se atrevió a comentar nada, le dio a Kagome una píldora, y habló a Kakuzu.

    -Pain sama quiere que bajemos, para avisar que es la nuevo miembro de Akatsuki- terminó de informar con sus ojos viendo a Kakuzu y luego a la chica, le recordó tanto a ella de adolescente.

    Kakuzu solo alcanzó a asentir, y dirigió su vista hacia Kagome, quien le movió su cabeza de arriba abajo como señal de que estaba preparada para dar la cara a los demás. Él pasó la mano por su cintura y la tomó para ayudarla a levantarse, y así bajaron hacia la sala…

    En la sala con los demás miembros

    La sala se había vuelto ruidosa, con todos los miembros hablando acerca de esa hija desconocida de Kakuzu, hasta que en ese momento salió Pain, quien con un sutil gesto los mandó a callarse para que escucharan lo que tenía que decirles.

    Aclarándose la garganta Pain se dirigió a sus subordinados,- Como bien ya saben, esa chica es la hija de Kakuzu, y a partir de ahora será un miembro más de Akatsuki- Todos se quedaron sorprendidos ante aquella revelación del Líder.- ¡Pero Líder! ¡Akatsuki es una organización de criminales, esa chica no parece criminal! Ni parece tener alguna habilidad como para estar dentro, no es mejor que se quede de sirvienta o algo uhn- Opinaba Deidara.

    -Te equivocas Deidara, esa chica aunque se vea frágil, tiene un gran poder, y de hecho yo ya había hablado con Kakuzu para hacerla miembro en cualquier momento, sólo que debido a las circunstancias se ha adelantado ese momento- respondía Pain.

    -¿Eso quiere decir que esa chica en verdad tiene lo suficiente para estar en esta organización?, la veo inocente, siento que le falta algo… odio…- hablaba por vez primera Itachi Uchiha el hombre que fue capaz de asesinar a su propio clan.

    -Ella deberá ser entrenada por nosotros a su debido tiempo, esa chica no vivió en una aldea ninja, mas, sin embargo, tiene un poder muy grande, y su madre era la mejor sacerdotisa de esta época por lo que esa chica heredó sus habilidades y fue enseñada por su madre- aclaró Pain.

    -Sigo sin saber cómo puede ser hija de Kakuzu- Comentaba Sasori.

    -Joder, tanto alboroto por una niñata- Maldecía Hidan.

    -Tobi es buen chico, Tobi quiere que la chica nueva y él sean amigos :3- Decía Tobi corriendo de un lado para el otro.

    -Que te hace pensar que ella quiere ser tu amiga uhn- le decía Deidara

    -Tobi es un buen chico, y para Tobi es fácil hacer amigos nuevos :3 - le respondía infantilmente Tobi mientras seguía corriendo de un lado para el otro debido a su gran emoción.

    -Por lo menos ya Konan no será la única mujer en esta organización- Acotaba objetivamente Kisame.

    En ese momento, entraban Konan, Kakuzu y Kagome, la última caminaba apoyada en su padre, tenía el brazo derecho vendado y sus piernas igualmente, jadeaba un poco pero lo disimulaba para no aparentar debilidad, aunque se notaba mucho que necesitaba de reposo para recuperarse.

    Kagome tenía el rostro alzado hacia al frente, firme, su mirada demostraba coraje, aunque por dentro estaba muy aterrorizada pero lo ocultaba para que no la vieran como una persona fácil de derrotar, pasó sus ojos por cada miembro de Akatsuki que estaba frente a sus ojos, vio al hombre planta y creyó que era un matero mal puesto hasta que se dio cuenta de que era un hombre con dos mitades, no sabía si pellizcarse para saber si estaba soñando o buscar una regadera y echarle agua, en realidad, con lo curiosa que era (si recuerdan InuYasha, Kagome siempre fue curiosa) se habría ido directamente hacia él para tocar aquella planta que lo rodeaba que si mal no recordaba era una Venus atrapamoscas, sin embargo, en su estado sólo consiguió desviar la mirada ya que sintió que éste no le veía con buen rostro.

    Pasó sus ojos por el otro ser que le había quitado el aliento, era quizás el hombre más alto que había visto, y no sólo eso, su piel era… azul y tenía agallas en las mejillas, ella empezó a entender automáticamente porque sentía que no encajaba en ese grupo de personajes "particulares", ¿de verdad era eso una organización criminal o era un circo de fenómenos?, sintió la risa discreta de su padre al ver su reacción, Kagome siguió observando y vio que al lado del hombre pez había un sujeto que parecía normal, de cabello negro amarrado en una coleta, tenía una especie de ojeras que le marcaban el rostro, pero no le quitaban lo bien parecido que era, sus ojos eran tan negros como la oscuridad y con mirada penetrante, daba miedo, pensó instantáneamente, vio luego a una pareja que también los percibió como normales dentro de lo que cabía, uno parecía ser de la misma edad que ella, con un rostro angelical y pelirrojo de ojos claros, también era muy lindo, el chico la miraba con indiferencia aunque logró sentir que la veía de arriba abajo, su compañero de al lado, por un momento pensó que era una mujer, pero cuando lo vio bien, se fijó que era un hombre rubio de ojos azules, con una coleta de cabello y peinado de tal manera que su cabello escondía su ojo izquierdo, y corriendo de un lado para el otro y agitando las manos como señal de que le prestara atención estaba un chico enmascarado, cuyo único orificio era uno a la altura de su ojo derecho.

    Más cerca de ella estaba el hombre a quien su padre llamaba Hidan, la veía con sorpresa, viéndola igualmente de arriba abajo como el pelirrojo, y en el momento que ella encontró su mirada con la de él, éste molesto murmurando algo en voz baja desvió su mirada hacia otro lado y por un momento creyó haber visto que se había ruborizado, pero pensó que el veneno le había dejado secuelas aún después de haberlo purificado de su cuerpo. Vio que Konan se dirigió hacia donde estaba el hombre que parecía ser el Líder, era un sujeto de cabello naranja y alborotado en picos, con muchos piercings en el rostro, y unos extraños ojos que ella reconoció como los que describió como el rinnegan, su padre le había comentado en alguna ocasión sobre el rinnegan, pero ella creyó que era un cuento de ninjas que él le narraba sólo para que ella le fascinara la idea de ser ninja, el Líder fue el tipo que más terror le dio, pero ante él impuso una mirada firme i sujetándose fuertemente a su padre para calmar sus nervios

    El Líder se dirigió hacia ella, la observó detenidamente, Kakuzu se tensó y lo veía fuertemente, el Líder a quien Konan llamo Pain, se colocó al lado de ella y dirigió su mirada al resto de los miembros, aclaró la garganta hasta que por fin habló.

    -Ella es Kagome, la nueva miembro de Akatsuki, espero que la traten bien, ya que es una igual para todos, ahora todos dirán sus nombres a ella, empezaré yo- dirigiéndose a Kagome- Soy Pain, Líder de esta organización, espero que cumplas con todas las reglas de esta organización ya que no somos sujetos que tenemos compasión, no queremos que nuestros planes se vean dañados por alguna mala intervención por parte tuya- Calló Pain, luego de ver a Kagome esperando una respuesta, a la cual ella conservando su firmeza respondió- Prometo ser útil en cuanto pueda y esté a mi alcance, !Ahhhh este tipo me da miedo, sus ojos no me gustan! -

    -Bien, ahora seguirá Deidara- dirigiéndose al rubio- Deidara comienza y ustedes le seguirán- dijo Pain con autoridad.

    -Bien uhn, soy Deidara, y soy un artista uhn- decía el rubio con una sonrisa de autosuficiencia, cosa que hizo que Kagome sintiera una gota por detrás de su cabeza, pero le dedicara una sonrisa para luego decirle –es un placer Deidara-san-

    - Mi nombre es Sasori, y soy un marionetista- siguió el chico pelirrojo con un deje de indiferencia, Kagome extrañada le preguntó- ¿Marionetista? Nunca había conocido a alguno, en realidad con el único ninja que he tratado es con mi Otousan –pensaba apenada a lo que Sasori contestó- No soy cualquier marionetista, mi arte se expresa en mis marionetas que son eternas- quien con una leve mueca volteó hacia otro lado poniéndole punto final a la conversación.

    -Yo soy Kisame Hokigashi, uno de los siete mejores espadachines de la Aldea de la Lluvia, espero no tener que utilizar mi Samehada contigo- señalando a una especie de gigantesca espada cubierta por vendas, Kagome alcanzó a responder un leve- espero que yo tampoco ^^U-

    -Itachi Uchiha- continuó secamente el chico pelinegro, Kagome sólo le dijo- es un placer, si que es odioso en verdad-

    -Soy Zetsu, si te metes con nosotros te comeremos y lo digo literalmente, ¡no le digas eso! No ves que la vas a asustar- empezaron a pelear las mitades de Zetsu, dejando a una anonadada Kagome con la boca abierta, haciéndola confirmar que ese sujeto era igual de loco como lo había pensado.

    -¡Ahora yo! ¡Ahora yo! ¡Tobi es un buen chico, Tobi quiere ser amigo de la chica nueva linda!- decía el enmascarado agitando las manos y tratando de acercarse a ella para darle un abrazo, cosa que Kakuzu no dejó, golpeándolo y mandándolo al otro lado de la habitación, Kagome entre risillas le respondió- Tobi-kun es un placer conocerlo, espero que seamos buenos amigos, aunque hay algo en él que no me convence-

    A lo último, el único que faltaba por presentarse era Hidan, él percibió la mirada autoritaria de Pain, y la amenazadora de Kakuzu, pero como era propio de él no duró mucho en abrir la bocota.

    -¿Y por qué coñ.. tengo que presentarme con ella, acaso cree que por ser hija del viejo avaro tengo que rendirle cuentas? ¡Pues no, me largo de acá! - gritando esto se alejó de la sala, Kakuzu si no fuera porque tenía a Kagome entre sus brazos hubiese ido a darle una paliza a Hidan, pero Kagome le dijo al oído que no se preocupara, que lo dejara así, Pain llamó muchas veces a Hidan, quien le respondió con mil insultos más y maldiciones por parte de Hidan, Pain a lo último logró devolverlo, hacerlo pedir disculpas (muy costosas) y hacer que se presentara

    -Soy Hidan, y todo lo que soy es gracias a Jashin sama, soy inmortal- diciendo todo con autosuficiencia y dándose aires de grandeza, Kagome esto la sorprendió, en verdad alguien podría ser inmortal, sabía que su padre en cierta forma era inmortal pero jamás había escuchado que un Dios le diera a un seguidor esa condición, y de manera impulsiva dijo- eso es sorprendente, jamás lo había visto, ¿en qué consiste tu religión?-

    -¡Oh no, lo va a hacer hablar y no se volverá a callar, Líder sama haga algo por favor! - decía un Kisame levemente alterado, tapándose los oídos con sus manos azules.

    Justo antes de que Hidan comenzara a hablar, Pain le interrumpió.- Bien, ya presentados todos, aclararemos algunas cosas, Kagome tu dormirás en la habitación de Kakuzu e Hidan, no sólo porque es la más espaciosa sino que es mejor que te quedes bajo la custodia de tu padre por ahora, y en este punto es importante hablar sobre tu entrenamiento-

    -Yo me puedo hacer cargo de ella- decía Kakuzu

    -Lo sé Kakuzu san pero lamentablemente, también tendrás que cumplir misiones, así que ella tendrá más tutores, debido a que para ser un ninja hay que recorrer un largo camino, dejaré que tú le enseñes lo básico, sobre cómo controlar el chakra, y ninjutsus sencillos, para luego entrenarla en los diversos campos, con esto aprovecharé de decirle a Itachi, Deidara, Kisame e Hidan para que sean tus tutores, no aceptaré un no por respuesta, ya que no es una pregunta sino una orden- los mencionados asintieron a excepción de Hidan que sólo veía cabreado al Líder, por alguna razón esa chica le hacía sentir mil cosas que ni el propio Jashin sama podría explicar, sin embargo, pasaría más tiempo con ella que el resto de los Akatsuki, así que decidió tomarse ese tiempo para trabajar en eso.

    -Para finalizar, dejaremos que ella se recupere y en el momento en que se recupere comenzará con su entrenamiento, Kakuzu san ven conmigo y Konan para que nos des el informe de la misión- Finalizó Pain para luego retirarse acompañado de Konan, Kakuzu iba a llevarla de nuevo al cuarto, pero accediendo a una petición de ella, aunque no muy seguro la llevó al mueble de la sala y la recostó allí. Al parecer ella quería empezar a tener contacto con los miembros de la organización, luego se retiró de la habitación. Deidara y Tobi fueron los primeros en acercarse y en dirigirle la palabra, Tobi de imprudente se le acercó para darle un abrazo, cosa que ella y devolvió gustosamente.

    -Tobi lamenta que estés en esa situación, Tobi quiere ayudar a Kagome chan a sentirse mejor =)- decía amistosamente Tobi mientras tomaba su mano, gesto que la hizo sonrojarse y murmurar un silencioso -Arigato Tobi kun-

    -Déjala Tobi, seguro que la asustarás, aunque sería divertido probar si tiene el mismo carácter que su padre- decía burlonamente el pez que se hacía llamar Kisame, ella le vio con una mirada fuerte en respuesta al comentario, no era de las que les gustaba pelear, pero podía ser temible cuando se molestaba mucho, una de las pocas cosas que había heredado de su padre.

    Cuando justo iba a responderle, entró Konan a pedirle el favor a Hidan de llevarla al cuarto ya que Kakuzu estaba en una reunión muy importante con el líder, de mala gana se levantó Hidan, y la alzó cual novia y la llevó fuera de la sala, subiendo las escaleras con calma hasta llegar al cuarto, al entrar Kagome vio como habían colocado una tercera cama en la habitación, con sabanas limpias y una almohada, justo en la cama había una capa de Akatsuki doblada, junto a más ropa limpia, que se notaba que era de Konan, lo suponía su padre podría ser otro con ella, pero aún así nunca le quitaría lo tacaño, como en los viejos tiempos.

    Flash Back

    Una niña de diez años con el cabello corto corría por los pastizales, las flores habían abierto sus pétalos, y cual princesas mostraban su belleza a todo viajero o lugareño que pasara y se detuviera a verlas, Kagome corría entre ellas, las olía, y se lanzaba entre ellas deseando que ese momento jamás se desvaneciera, cuando sentía que la llamaban dos voces, una de las voces era de una mujer, y la otra de un hombre, Kagome se levantaba y volvía corriendo hacia donde estaba la pareja, quienes eran su padre, abrazaba a su padre por la pierna, mientras él se agachaba para corresponder el abrazo.

    -¡Otousan! ¡Tenías tanto tiempo sin venir, ya te extrañaba demasiado!- le decía la chiquilla sin dejar de abrazarlo y sonreírle, vio como su padre le sonreía por debajo de la máscara que le cubría la boca, mientras su madre le reprendía- Kagome, tu padre no puede estar viniendo todo el tiempo, trabaja para cuidarte a nosotras, no debes reclamarle- la chiquilla bajaba la cara avergonzada- Gomenen Otousan, es que quisiera verte más seguido- Kakuzu al verla así la volvió a estrechar entre sus brazos- Kagome, lamento no poder estar todo el tiempo contigo y con tu madre, hago lo posible por estar acá todo el tiempo, pero los ninjas viajamos mucho y trato de conseguir lo mejor para ti- la chiquilla alzó la vista, y le dedicó una tierna sonrisa- Te entiendo Otousan, espero que algún día me enseñes algunas técnicas ninjas,¡ y más la que usas para caminar sobre el agua, es increíble, todavía no sé cómo lo haces!- Kakuzu asintió como señal de compromiso, hasta que fue abordado otra vez por su hija- etto… Otousan me hace falta ropa nueva- terminó diciendo avergonzada la niña, Kakuzu abrió los ojos como platos, y Kikyo la vio burlonamente ante aquella intervención, Kakuzu cerró los ojos y se dirigió nuevamente a ella-¿Qué tiene la ropa que tienes Kagome?- con la venita marcándose en la sien-es que Otousan, la que tengo o está desgastada o me queda muy chica, sabes que ya no soy tan pequeña como antes, ¡he crecido! ¡Vamos Otousan!- exigía Kagome, Kakuzu volteaba a ver a Kikyo en busca de ayuda, a lo cual ella dijo burlonamente- Deben solucionarlo entre los dos ^^U

    La solución menos viable, ya que como niños pequeños ambos empezaron a discutir,-¡que si!- -¡que no!- -¡que si!- -¡que no!- -¡que si!- -¡que no!- -¡que si, Otousan no seas tacaño!- -¡que no, sabes cuánto me costó conseguir el dinero!- -¡pero Otousan soy más importante que el dinero!- -¡si Kagome lo eres, pero yo veo que tu ropa está perfecta!- -¡Otousan, esto antes era negro y ahora es gris [​IMG]!- -¡Por lo mismo, ahora se ve mejor!- -¡No puedo creer que seas así padre, el dinero es efímero!- -¡te equivocas Kagome el que tiene dinero tiene poder y felicidad!- -¡…!- -¡Está bien te compraré ropa nueva!- -¡siiiii, arigato Otousan!- Ahora Kikyo observaba como su hija llevaba a su padre a rastras hacia una tienda y le pedía los modelos que quería, pero no duró mucho para que volvieran a empezar -¡Otousan, ese no me gusta!- -¡¿por qué? Si es perfecto, tiene el mejor precio!- -¡Otousan, eso es para niñas [​IMG]!- -¡y tú qué eres!- -¡estoy cercana al desarrollo para tu información ya no me gustan esas cosas!- -¡cómo que cercana al desarrollo, ese es el que te voy a comprar!- -¡pero a mí no me gusta, me gusta aquél!- -¡que no!- -¡que si!- -¡que no! -¡que si!- -¡tú de todas maneras no tienes que usar el traje de sacerdotisa!- -¡sí, pero lo haré con estilo!- -¡KIKYO!-… Kikyo sabía que en ese momento tenía que intervenir para evitar la tercera guerra mundial entre padre e hija…

    Fin Flack Bash


    Hidan fue hacia la cama que le correspondía a Kagome y de manera delicada la colocó sobre ella, acomodándole la almohada, para luego irse hacia la suya y ponerse a rezar, Kagome sólo lo veía con curiosidad, hasta que le entró el sueño y cayó dormida, de todas maneras ahora es que su vida comenzaba.
     
  3.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    2,001
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de
    Escritora
    Re: ¿La Hija de Kakuzu?

    me gusta este fic!!
    ¿Kakuzu una hija? Nunca me lo hubiera imaginado, y menos Kagome de Inuyasha, uno de mis personajes favoritos :D
    Pobre Kikyo que se murio :( Y que suertuda Kagome tiene a todos los chicos sexys alrededor, Deidara, Sasori, Hidan, Itachi...
    Ahora, nose si sabes, pero no esta permitido agregar emoticonos al ff, ademas le quita profesionalismo, es mejor no usarlos ;)
    aparte de eso, hay un par de errores pero no son tan graves
    bueno eso es todo por ahora te vere en la conti
    bye!!
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página