Terror El Primero en Volver

Tema en 'Relatos' iniciado por Kiwi, 7 Julio 2018.

Cargando...
Tags:
  1.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    124
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    El Primero en Volver
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Horror
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1133
    Otro coso. Esta vez en Primera Persona.


    El Primero en Volver.


    Esa cosa no es mi hermano, es un monstruo. Todos lo son.

    Siempre me sentí un poco fuera de lugar, un poco… inferior a la media. Más bajito, más lento, más enfermizo, más vulnerable…

    Entre nosotros las anomalías son normales. Uno de cada diez tiene una extremidad más o una menos. Protuberancias en la cabeza que parecen cuernos, dientes largos, menos dientes, otros nacen sin alas. Los libros dicen que somos una raza naciente, un niño que se tropieza. Existimos desde hace 800 años, según los libros…

    Los libros mienten.

    Los libros hablan del Despertar Interior y la Liberación Corpórea, pero son patrañas, lo sé. Ahora.

    No es que yo sea diferente, es que soy demasiado normal. Normal a una percepción diferente. Todos ellos son tan pálidos, tan delgados, encorvados como... como animales. Sí, yo soy menos animal que ellos.

    Los libros dicen que comenzamos como una mutación a la especie dominante de hace 800 años. Ellos se llamaban a sí mismos “humanos” y eran capaces de lograr grandes prodigios a través de su ingenio: milagros que desafiaban toda lógica, asombrosas criaturas sin vida para transportarse, podían alterar su aspecto, recuperar extremidades perdidas, podían aparecerse y desaparecerse por medio de su magia. Una sociedad de hechiceros.

    Los libros también dicen que eran perversos, que se mataban entre sí, que disputaban posesiones, recursos y territorios como las bestias inferiores. Entristecían a la Naturaleza Interior y ésta les respondió: los eliminó de su faz para salvar el mundo, no con violencia, como ellos, sino a través de la Liberación Corpórea.

    Fue cuando nacieron los primeros de nosotros, los Liberados, aunque en aquel entonces sus rasgos no estaban completamente definidos, y sus deformaciones eran más aleatorias. Según los libros, la Naturaleza Interior buscaba abrirse camino, explorando las posibilidades al mejor camino. En principio los humanos, que aunque eran muy sabios, también eran muy necios, lo consideraron una enfermedad. Un “virus”, porque esa era la palabra que usaban, e intentaron jugar en contra de la Liberación Corpórea. Muchos millones murieron (no estoy seguro de que esta cifra esté bien escrita, “millones” suena muy exagerado para mí) sacrificados cruelmente por los humanos, que no entendían que luchaban contra su salvación. Pero la Naturaleza Interior se impuso, anteponiendo la vida a la muerte y cincuenta años más tarde, el último de esos humanos murió y los liberados ocupábamos el mundo.

    ¡No, no y no! ¡Eso es mentira! ¡La Liberación Corpórea, la Naturaleza Interior, todo!

    Lo sé, los libros mienten. Pero a través de ellos he deducido la verdad.

    ¿Qué tal si no hubo una Liberación Corpórea? ¿Si, como los “humanos” creían, se trataba de una enfermedad, un “virus”? Entonces todo tendría sentido. Quiero decir, una enfermedad que produjera deformidades, errores en la descendencia. Porque ¿De qué sirve tener un brazo de menos, o protuberancias en la cabeza, o seis ojos que sirven menos que dos? ¿Es en verdad obra de una Naturaleza Interior Sabia, o simplemente son defectos de nacimiento?

    ¿Qué tal si la Liberación Corpórea no fue completa? ¿Que no seamos “liberados” sino simplemente humanos enfermos que engendraron más hijos enfermos por siempre? Entonces no seríamos una nueva especie, seríamos una raza enferma.

    Uno de los libros tenía dibujos de humanos. Todos eran iguales entre sí. E iguales a mí.

    Tiene sentido. Pensar que no soy un deforme, que soy el único normal. Que luego de 800 años de enfermedad, ha nacido alguien lo bastante sano para mantener su apariencia humana. También porque he recuperado mi intelecto humano, mi “maldad” como ellos la llaman, es que puedo deducir esto siguiendo las pistas que sólo mis ojos pueden comprender.

    Soy el primero en volver. Soy un hombre, soy un dios que puede hacer magia y milagros ¡Soy Sano!

    Por eso puedo decirlo con seguridad: esa cosa que me ha estado siguiendo no es mi hermano.

    Hemos vivido toda nuestra vida juntos, y es normal que él también se diera cuenta de que soy diferente a ellos. No lo ha comprendido como yo, pero lo ha “entendido”, como se lo permite su mente enferma. Sabe que mi anormalidad va más allá de la suya, pero lo interpreta como maldad. Él, que no ve más allá de su nariz.

    ¿De verdad soy “perverso”? ¿Es la “maldad” una condición innata en mí? A veces siento que puede ser verdad, pero también sé que ellos no pueden entender, sólo sentir. Yo puedo entender y sentir.

    Siento su miedo. Mi propia existencia les amenaza como una promesa de su fin. Soy el primero, y desearían que fuese el último también.

    Sé que mi hermano sigue mis pasos, que ha recorrido el mismo camino que yo. Que estuvo ahí cuando arrojé a ese viejo a las bestias inferiores porque quería conocer su comportamiento, o cuando prendí fuego a los campos mientras ensayaba la magia. Me ha seguido, pero no me ha comprendido. Lo que él llama “maldad” es simplemente progreso.

    Estoy recuperando la magia, poco a poco. Me tomará tiempo, pero traeré de vuelta los milagros de mi humanidad, y la traeré de vuelta también. Si yo soy Sano, mi descendencia será sana igualmente y ¿quién dice que, en otras comunidades, no estarán naciendo más como yo? ¿Más humanos volviendo al mundo?

    Desearía protegerlos, consolarlos, decirles que no son deformes, ni malvados, que son como siempre debimos ser. Antes de que esas cosas nos arrebataran nuestro mundo ¡Antes de que nos exterminaran!

    Me sigue todo el tiempo, como un animal. Su instinto le advierte de mí, pero su intelecto no logra comprender ese miedo. El mío sí. Me persigue para darme caza, para acabar con la amenaza, con la fuente de la “maldad” ¡Necio!

    Hay noches en los que siento su peso sobre el mío, sus manos en torno a mi cuello sin decidirse a cerrar su agarre. Hay veces en las que le escucho detrás de mí, respirando pesadamente, con una piedra en sus manos. Entonces la arroja al suelo y echa a correr, lloroso de matar a su hermano y temiendo que mi “maldad” lo esté influyendo. Pero cada vez parece más decidido. Duda menos.

    Creo que volverá hoy en la noche y ésta vez no dudará. Va a estrangularme mientras duermo para no hacer ruido, arrastrará lejos mi cadáver y llorará haberle dado muerte a un hermano por el bien de su especie. Yo no lloraré. Cuando estés encima de mí clavaré esta pluma en tu corazón y morirás por el bien de la mía. Respetaré tu miedo y te dejaré dar el primer paso, porque es lo último que puedo hacer por ti, mi falso hermano de una falsa raza superior. Sentiré tu muerte, pero por mi honor de humano, me aseguraré de que la sientas más tú.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    819
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    No encontré nada que señalar, parece estar bien redactado y editado.

    Fue interesante, un mundo donde la humanidad ha sido erradicada por lo que supone ser un virus. En ochoscientos años la naturaleza debe estarse regenerando bien. Que maten al protagonista, que es el malvado, volver a descubrir la ciencia lo vuelve maligno.
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Liza White

    Liza White Crítico Marida ❤

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    4,027
    Pluma de
    Escritora
    ¡Buenas! Lo cierto es que soy muy curiosa del género de terror, y dado que yo no tengo práctica suficiente como para poder escribirlo, me atrae mucho ver cómo lo desenvuelven el resto de escritores. Quizás entre el prefijo y el título, que resulta bastante inquietante y llama mucho la atención, me captaste por completo. Y fue muy agradable terminar de leer y que el propio escrito tampoco me decepcionase en absoluto. Vayamos por partes.

    El hecho de que hayas escrito este relato en primera persona es muy acertado, probablemente en tercera persona hubiese perdido toda su fuerza, dado que lo más importante de la historia es lo que nuestro protagonista piensa, sus ideales y creencias, las razones por las que se deja llevar. Comprendemos desde su perspectiva el mundo que le rodea, donde al parecer se siente un "anormal" dentro de aquella anormalidad que ya ha sido establecida. Al parecer, dicha generación ha vivido engañada, ocultando la verdad a las generaciones posteriores para evitar que se sintiesen como un fallo dentro de la propia humanidad. Seres que nacen con un mayor número de extremidades y de órganos de los que solían tener, pero más que servirles de ayuda, más que sentirlas como un avance de la especie y que estas servirán para defenderse o incluso para poder vivir mejor, no tienen utilidad alguna. Incluso les retrasan, son una molestia. Son producto de un fallo.

    Me ha gustado mucho esa justificación que se le ha dado dentro de la historia a dicha generación anómala. Que son producto de una Liberación Corpórea que la naturaleza les ha brindado, debido a que los seres humanos entristecían con su maldad a la naturaleza, y esta decidió eliminarlos antes de que produjeran más daños. Que la generación actual pertenece a esa clase de Liberados, y que son un avance importante de aquella especie. Pero el protagonista no se contenta con dicha explicación en los libros (actitud de la que soy muy partidaria, la de no contentarse con una explicación y buscar más respuestas), y logra sacar de entre todos ellos la verdad oculta: que todos ellos surgieron de una generación enfermiza de humanos, que trajeron al mundo a seres cada vez más enfermos y dotados de esos "fallos" o anomalías. Y lo que mueve al protagonista, hasta el punto de hacerle casi enloquecer: él es al fin un humano sano, y debe, por todos los medios, encauzar la generación actual hacia como él siente que debe volver a estar. Sin duda, esa "maldad inherente" de la que se habla puede vislumbrarse con las acciones del protagonista. Para él, definitivamente, el fin justifica los medios.

    Sin duda, la frase final no pudo ser más perfecta. La amé tal cual está, encierra muy bien el final al que se encaminó el relato, y la evolución que vimos en la personalidad del protagonista. Tiene fuerza, te deja con un final "abierto", pues a pesar de que te dice lo que hará, no llegamos a verlo nosotros mismos, y tampoco sabemos lo que sucederá después de que cometa tal acto. El hermano llegó a causarme cierta ternura dentro de lo que cabe, no razona, pues no tiene el intelecto suficiente para ello, pero sí siente, y él mismo sabe que lo que intenta hacer esta mal. Pero el protagonista es indudablemente más inteligente y no dejará que acaben con la generación sana que está por venir de esa forma.

    La narración, por otra parte, la sentí muy amena y refleja las emociones que desea sentir. Los párrafos son medianamente cortos, pero no se necesita más, pues la trama avanza sin resultar pesada. Las pausas que realizas le dan el toque perfecto al relato, así como las preguntas que el propio protagonista se hace a sí mismo, y que nos hace intentar comprender lo que piensa. En cuanto a la gramática y el uso de signos, a pesar de que en su gran mayoría estuvo perfecto, hubo partes en las que quedaste oraciones al aire, sin puntos de cierre, y eso ciertamente me chirrió mientras leía. Te los señalaré para que puedas pulir al completo tu relato, que nunca viene mal mejorarlo aún más si es posible.

    Aquí, definitivamente, te falta una coma antes de abrir el signo de interrogación. A su vez, la primera palabra dentro de esta interrogación debería estar en minúscula, dado que no empezaría la oración. Así quedaría correctamente:

    Por otro lado, aquí noté que te faltaba el punto que encerrase la oración anterior antes de abrir la exclamación. Incluso inicias con mayúscula el "soy", por lo que haría falta el punto y seguido.

    También siento que esa "y" antes de la pregunta queda algo colgada, y que la oración necesita de un punto o de una coma.

    Por último aquí, de nuevo, te has comido un punto. Procura revisar tu escrito varias veces o usar word para estos errores de puntuación que en verdad son más un despiste que otra cosa, porque dejas a entender que dominas bien la gramática con el resto de tu historia. Igualmente, te lo señalo para que lo edites.

    Eso sería todo por mi parte. Espero leer más cosas tuyas, porque me ha agradado mucho tu originalidad y narración, así que nos vemos en otra ocasión.

    ¡Hasta otra!

     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Gold

    Gold Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    61
    Pluma de
    Escritor
    ¿Este era el relato de terror que terminó por ser yaoi? Bueno, dejando de lado las interacciones stalker del hermano, el sentimiento de superioridad que siente el protagonista contra los demás está bien logrado. He de decir que no me dio miedo el relato, pero está bien, últimamente son pocas cosas las que me causan terror.

    El protagonista es inteligente, el único que nació con esa inteligencia en un mundo donde las criaturas aunque su apariencia aún tiene cierta semejanza con los humanos, son tontas y más parecidas a bestias. Aunque esa inteligencia deriva en maldad; su superioridad lo llena de ese sentimiento de "debo acabar con los deformes, los malos, los bestiales, sólo yo tengo la solución". Suena más como una especie de mesías al que se le subieron los humos y le vale incluso matar a su propio hermano para eso.

    De hecho, su hermano tenía razón, la maldad es inhirente a la naturaleza humana. Todos tenemos esa predisposición a ser malos al ser criaturas inteligentes. Y al ser "hermanos" es obvio que dicha maldad se va ir desarrollando dependiendo de con quién te juntes. Su hermano me dio pena, porque no lo quería matar, pero al final él lo terminó matando para no poner en riesgo su individualidad.

    No creo que los "iluminados" hayan sido producto de un virus. Sino, por ejemplo, de algún desastre nuclear. Ya que eso explicaría la extinción de los sanos y el levantamiento de los enfermos, puesto que nosotros, como humanos, también tendemos a rechazar a las deformidades. Muchos incluso llegan a matar aún a niños deformes para evitarse la vergüenza de mirarlos; y los enfermos son débiles, son más como animales, así que no son más fuertes, pero al ser una mutación nuclear, con su cuerpo capaz de soportar esa radiación, los hizo perfectos para reproducirse y prosperar al contrario que los sanos.

    No es un escrito trágico en el sentido de que algo malo le pasa al protagonista, es trágico como nuestra inteligencia nos da el poder de lastimar para lograr nuestros fines. A veces de forma irreparable.

    Si ves poca coherencia en este post es que mi cerebro está sobrecalentado(?.
     
    • Ganador Ganador x 1
Cargando...
Similar Threads - Primero
  1. Natalia Aimé
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    102

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso