Death Note El pecado original [One Shot]

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Laurine, 6 Octubre 2010.

  1.  
    Laurine

    Laurine Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Abril 2005
    Mensajes:
    303
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El pecado original [One Shot]
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1179
    El pecado original [Death Note]

    Coso feo para el concurso de DN de Sandritah.
    No me hago responsable por lo horrible que está, son las 4:22 am y no tengo nada en la cabeza *die

    NOTAS: Cambié el hecho de que Misa y Mogi son secuestrados por Near, porque de otro modo no se me ocurría nada -w-, creo que lo demás está bien... o tan bien como algo puede estar a las 4:26 am -w-.

    ~~

    Sus dedos se deslizaban una y otra vez, casi como si danzaran un baile monótono, sobre las teclas del ordenador, golpeándolas con inusitada furia. Tenía esa sensación desconocida dentro del pecho, como una opresión asfixiándolo lentamente en la duda y el miedo. ¿Estaría algo mal o sólo eran sus delirios a las cuatro de la madrugada? El desbocado latir de su corazón le insistía en que había algo que se le escapaba, un pequeño detalle, un simple hecho que podría quitarle la victoria... Pero, ¿qué podía ser? Allí, sumido en la oscuridad, acompañado sólo por el sonido del teclado y los resoplidos de Misa entre sueños, no podía llegar a vislumbrar ningún fallo en el plan que le daría la victoria contra Near. Lo tenía todo cuidadosamente planeado y no había escatimado en nada con tal de hacerse con la victoria, entonces... ¿Por qué?

    Se dio la vuelta sobre la silla y quedó de cara frente a la cama, donde el inconfundible bulto de mantas le indicó que su mujer estaba completamente absorta en sus sueños, muy muy lejos de saber sus preocupaciones. Entonces repasó mentalmente y por décima vez en el día todos los detalles de su plan, la página falsa, la llegada de Mikami al edificio, su perfecta actuación frente a todos y no encontró fallo alguno. Al menos no en ese plan en particular. Tenía todas las circunstancias medidas y estudiadas, todas y cada una de ellas, ¿no es así? No daría un paso en falso, no, no definitivamente.

    El truco del cambio de Death Note ya le había funcionado antes, incluso en circunstancias mucho menos verosímiles que en esa ocasión, cuando había dejado todo al azar. No obstante, algo en él seguía alertándolo y lo hizo levantarse, casi dando un salto, de su silla, para escudriñar por la ventana hacia la oscuridad que le ofrecía esa madrugada del veintiocho de enero.

    —Ryuk —llamó al shinigami y éste se materializó tras atravesar una pared—. Ya sé que no estás ni de mi lado, ni del de Near, así como no lo estuviste cuando fue L mi oponente. Sin embargo, he estado pensando que preciso tu ayuda. ¿Tienes aún tu Death Note? —aquél plan era descabellado, inverosímil y poco estudiado, pero nunca estaba de más tener algún as bajo la manga.

    —Así es —asintió él, soltando una risita bastante molesta, ésa que sólo escapaba de sus labios cuando algo andaba mal.

    —Préstamela —el hombre tendió su mano hacia el shinigami, quien apenas se distinguía en la penumbra de la habitación. Con curiosidad y no sin cierto recelo, la libreta paso de una mano hacia la otra, emulando por millonésima vez un intercambio de propiedad—. Ryuk, ¿me prestarías tu libreta hasta mañana en la noche?

    El shinigami pareció sopesarlo con cierto interés y aceptó la oferta a cambio de varios kilos de manzanas. No había ninguna regla explícita en cuanto a prestar una Death Note, siempre y cuando la tuviera de vuelta pronto, nadie tendría que enterarse. Además, hacía mucho tiempo que volvía a estar aburrido, probablemente desde la muerte de L y el plan que se entreveía en los ojos de Light prometía ser interesante.

    En cuanto al joven, tomó la libreta entre sus manos, casi con ternura, pues ésta le había proveido de todo cuanto tenía en esos momentos, su posición, su inteligencia, todo... Incluso a Misa, quien había empezado siendo una molestia y ahora era bastante más aceptable. Ella era el pecado original, el más grande de sus fallos, pero a la vez, el más grande de sus aciertos. Si ella ya lo había salvado antes, ¿por qué no ponerla a trabajar nuevamente? Mikami era un desconocido, no se podía fiar de él al 100%, pero con Misa estaba seguro de obtener obediencia al grado que él necesitara y por eso, se dirigió a su cama para despertarla, sin importarle demasiado el ser cuidadoso o no.

    Sacudió un poco el hombro de la mujer y ésta abrió sus somnolientos ojos para mirarlo, cobrando poco a poco una mirada embelesada y estúpida, lo cual aseguraba que Light seguía teniendo todo bajo control.

    —Misa —su tono de voz fue suave, tratando de engañar los sentidos de la chica y a sí mismo también, con su falso amor—. Misa, necesito pedirte un favor.

    —Misa hará lo que Light quiera —respondió mecánicamente la rubia, incorporándose sobre la cama y sin quitar los ojos del rostro de su interlocutor—. Lo que Light quiera.

    —Misa, toma esta libreta. Cuando escribes nombres en ella, puedes matar a la gente mala, ¿sabías? —al tocarla la chica sintió un escalofrío, pero sus recuerdos no regresaron, al no ser la original que había poseído antes—. Quiero que mates a Near —susurró suavemente en su oído, casi como si le estuviera recitando el verso más romántico del mundo—. Near es un estorbo para mí, Kira. Pero si tú te deshaces de él...

    Le costó trabajo calmar a Misa, quien se había puesto a gritar de alegría al saber la noticia. Bueno, ella era así... Y así había aprendido a... Soportarla. Una vez la rubia se tranquilizó, él procedió a explicarle el plan que llevarían a cabo, sin olvidarse de Mikami y el resto de las personas. Probablemente Near sabría de Mikami y de su cita puntual para acudir a su encuentro, listo para terminar con todas las personas presentes. Lo que él no sabría es que Misa llevaría el mismo cometido de Mikami una vez éste fallara y sólo si él lo hacía.

    En el improbable caso de que Mikami falla, Misa estaría detrás de esa misma puerta, con los ojos del shinigami, esperando para apuntar los nombres de todos. Y, sólo así, conseguiría ganar.
    Porque aunque ella era el pecado original, el más grande de todos sus fallos...

    También era siempre su única salvación en momentos críticos, ella y esos preciados ojos que poseía.

    Esa madrugada, Light se durmió pacíficamente tras elucubrar aquél astuto plan, abrazando a Misa contra su pecho. Aquél su más grande tesoro.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Okita

    Okita Adicto

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Julio 2003
    Mensajes:
    1,531
    Pluma de
    Escritor
    Re: El pecado original [Death Note]

    EH encuentro cierto problemilla, más allá que me ha gustado, cuando uno pierde la propiedad de la death note no se supone que se pierde así también el poder de los ojos de shinigami? Al menos cuando Light hizo todo el truco de renunciar a la Death Note y hacer que Misa haga lo mismo para engañar un tiempo a L, Misa perdió los ojos y hasta incluso tuvo que hacer el trato nuevamente (perdiendo otra vez mitad de su vida) por lo que no veo sentido a tu fic en este punto.
     
  3.  
    Laurine

    Laurine Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    29 Abril 2005
    Mensajes:
    303
    Pluma de
    Escritora
    Re: El pecado original [Death Note]

    Si bueno... 4 am... no es la mejor hora para escribir un fanfic, gracias por la puntualización, cambiaré esas cosas, lo hice a la carrera y todo para que se extendiera la fecha de entrega -w-.
     
  4.  
    Okita

    Okita Adicto

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Julio 2003
    Mensajes:
    1,531
    Pluma de
    Escritor
    Re: El pecado original [Death Note]

    Pero se supone que pueden modificarlo si extienden la fecha, igual esta bueno eh! si nadie más fuera a darse cuenta de ese detalle, tu fic esta muy bueno.
     
Cargando...
Similar Threads - original
  1. akaiandaoi
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    496

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso