Long-fic de Inuyasha - EL ladrón Red Rose

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por KagoRinneSama, 3 Abril 2010.

Cargando...
?

¿Qué te parece este fic?

  1. Bueno ^^

    98.9%
  2. Mas o menos -_-

    1.1%
  3. Malo T-T

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Yagami Raito

    Yagami Raito Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Diciembre 2009
    Mensajes:
    62
    Pluma de
    Escritor
    Re: EL ladrón Red Rose

    Es la priemra vez que me paso por este fan fic y la verdad me parece bastante llamativo e interesante, no me pondre a decir como me parecio el episodio por que hasta ahora lo leo de pronto en unas horas lo termino de leer pero mientras, me gusta la forma en que describes los sentimientos de los personajes y como jeugas con el drama y el suspenso

    sin mas que decir os dejo
     
  2.  
    KagoRinneSama

    KagoRinneSama Fanático

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,038
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    EL ladrón Red Rose
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    2785
    Re: EL ladrón Red Rose

    :hola: Pues voy a colocarles conty hoy. Muchas gracias por sus post, incluyendo los que borraron. Espero que les gusten este capitulo es especial para todas mis lectoras. Pero voy a dedicarselo a mi alumna Aomecita que la estuve atormentando mientras escribia el capitulo jajaja. Bueno sin mas la conti

    Capitulo 20: Cartas

    Inuyasha estaba sorprendido, su mirar estaba como perdida en mis ojos. Separo un poco más su rostro del mió, sin embargo no soltó mi cintura.

    – ¿Me amas?- inquirió confundido.

    – Más que a mi vida.- contesté un tanto sonrojada.

    –¿Desde hace cuanto me amas?- volvió a preguntar.

    – Desde que era una niña, solo que siempre estuve ciega al no querer notarlo, aunque me lo dijeron mucho.- comenté con una sonrisa dulce, mientras bajaba la mirada un tanto avergonzada.

    – Yo también.- musitó suavemente.– Recuerdas el medallón de piedra ¿que te regale cuando eras pequeña?- inquirió gentilmente.

    – Por supuesto, no puedo olvidar algo tan valioso para mi.- aseguré.

    – En su interior yo había colocado una pequeña nota que decía lo mucho que me gustabas, sin embargo al notar que jamás lo mencionaste supuse que no sentías lo mismo por mi, por lo que intente olvidarme de lo que sentía por ti. No lo logre, al contrario termine amándote más que antes.

    – No encontré esa nota hasta hace unos días.- admití.

    – Lo se, me percaté de ello hacia unas semanas que vi que el sello del medallón no se había caído, por eso me asuste cuando lo mencionaste, pensé que ahora que conocías mis sentimientos hacia ti, me odiarías.- mencionó con voz triste.

    – Jamás podría odiarte realmente, te amo demasiado como para poder hacerlo.- acaricie su mejilla con mi mano.

    – Te amo tanto Kagome.- musitó dulcemente.

    Su rostro comenzó a acercarse lentamente al mió. Nuevamente unimos nuestros labios pero esta vez era diferente, sus labios y los míos se unían con lentitud, delicadeza, cuidado, ternura. Al unir nuestras lenguas lo hacíamos en leves roces.

    – ¿Segura de querer hacer esto?- preguntó dulcemente, sin dejar de besar mis labios – di que si por favor.- musitó suplicante sin separar sus labios de los míos.

    Reí un poco ante su petición, por primera vez en mi vida me sentí plenamente feliz.

    – No…–musité comente.

    Se separo de inmediato de mis labio y me miró dolido.

    –¿No?- preguntó con el rostro descompuesto.

    – No te detengas.- culmine la frase con una sonrisa dulce.

    Me miró con una sonrisa feliz. Tomó mis manos y me haló con delicadeza hasta estar debajo de la cascada. Sus besos eran dulces suaves y delicados.

    – Quiero perderme en tu cuerpo, como agua clara en un bosque de sol, mirar tus ojos inciertos, donde sembrara mil sueños de amor.- cantó con delicadeza junto a mi oído.

    Nuestro cuerpos se pegaban más a causa del agua natural de la cascada. Comenzó a liberarme de mis vestido dejando así al descubierto mi pecho.

    – Quiero beber en tus labios, esa caricia de luna y de miel, y descubrir el encanto, de la pasión que se esconde en tu piel.- continuó.

    Mientras deslizaba sus labios en un camino de besos pasando por mi mejilla…

    – Quiero pintar con tus besos un cielo de estrellas sembrado de luz, buscar abrigo en tu cuerpo en la noche eterna de tu juventud.

    Se detuvo en la comisura de mis labios más no los unió.

    – Quiero saciar mi locura en la tibia playa de tu desnudez, para llenar de ternura la inocencia pura de hacerte mujer.– culminó la pequeña canción y se alejo un tanto de mi rostro, mirando fijamente.

    Me observaba con deseo pero sobre más con amor y felicidad, el estaba feliz al igual que yo. Lo que haríamos en ese lugar, seria un secreto entre millones que guardábamos, pero seguramente el más preciado para ambos.

    Sus delicadas manos recorrían mi piel desnuda con cuidado y cariño, sus besos se deslizaban por cada parte de mi cuerpo, mientras que su respiración se hacia cada vez más pesada.

    El agua corriendo por nuestros cuerpos desnudos, pegándolos más aún. Los gemidos de placer que expulsábamos se los llevaba el viento.

    –¿Segura?– musitó mirándome fijamente con sus ojos dorados.

    – Si.- dicho esto volvió a juntar sus labios con los míos.

    Nuestros cuerpos se unieron en ese momento, demostrando cuanto amor había entre nosotros. Cada caricia era tan suave como las de unas plumas, la pasión ardía tanto que causaba gritos por parte de ambos, sin embargo eran gritos placenteros no de dolor. La cascada mojándonos, uniéndonos más. Este momento duraría una eternidad.

    Las horas pasaron hasta que la noche se hizo presente en ese lugar, estaba exhausta y el también. Ahora solo estábamos abrazados en el interior del lago, solo eso. Demostrando todo el cariño que sentíamos en ese instante.

    – Te amo.- musité y deposite un dulce beso en sus labios.

    – No más que yo.- aseguró dulcemente con una sonrisa.

    – Ya oscureció.- musité, recostando mi cabeza en su pecho.

    – Debemos regresar, de seguro mi padre estará preocupado.- comentó con fastidio.– No quiero irme aún.- confesó, abrazándome más contra su cuerpo.

    – Tampoco yo. Mañana te irás… - recordé triste.

    – Pero regresaré sanó y salvo, y cuando ese día llegue, huiremos lejos de Kikyo y de Kouga.- prometió hipnotizándome con sus ojos.

    – ¿Lo prometes?- pregunté sin dejar de observar esos orbes dorados.

    – No lo prometo, una promesa puede romperse con facilidad… lo juró, nunca he faltado a un juramento, mucho menos uno hecho hacia ti.- luego besó mi frente con dulzura.



    Habían transcurrido semanas desde ese día. Inuyasha se había ido al amanecer al día siguiente a ese, yo lo había visto marcharse del palacio desde el balcón de mi alcoba. Había visto como Kikyo se inclinaba para darle un beso en los labios de despedida a su “esposo” , sin embargo este había girado el rostro justo antes para que pudiera besarlo en los labios, causando que fuera un beso de mejilla. Le dijo adiós, la abrazo y se marcho. Pero antes de cruzar por la puerta de la salida del carruaje, saco su rostro por la ventana y me miró en el balcón. Sentí su mirada fija en mi, llevé como reflejo una de mis manos a mis labios y lancé un tímido beso al aire. Seguidamente el toco sus labio como si lo hubiese recibido. Volvió a introducir su cabeza en el carruaje y desapareció por la puerta.
    Fue la primera noche desde hacia días en la que pude dormir en paz, tranquila y feliz.

    El había cumplido mi palabra de enviarle una carta cada día, también le enviaba una a Kouga, pero no ha diario.
    Hoy me encontraba sentada en el balcón con vista al jardín, platicando tranquilamente con lady Sango, mientras bebíamos té.

    – Kagome estoy tan preocupada.- comentó con cara angustiada.

    – Tranquila Sango, te aseguro que a Miroku no le ocurrirá nada, además Inuyasha esta con él.- recordé.

    Miroku había sido asignado dos días después de la marcha de Inuyasha. El seria el teniente de la tropa en la que Inuyasha mandaba.

    – ¿Pero si en el entrenamiento de las tropas ocurriera un accidente?-preguntó realmente preocupada.

    – No les pasará nada.- aseguré.– Mejor cambiamos de tema antes de que te de un ataque de angustia.

    – Tienes razón… por cierto quería preguntarte algo.- comentó nerviosa.

    – Claro Sango ¿qué es? Sabes qué puedes preguntarme lo que sea.- dije con voz dulce.

    – Si lo se, es que me da un poco de pena…en fin quería preguntarte ¿qué se siente estar…estar con un hombre?- preguntó sonrojada.

    Me sonroje un poco, y pedí a dios que me perdonará porque iba a mentirle a mi amiga.

    – No me he acostado aun con uno.- expliqué. Tomé la pequeña taza frente a mi y bebí un sorbo.

    – ¿Kouga aun no ha consumado su matrimonio?- preguntó sorprendida.

    Negué con la cabeza y continué bebiendo mi té.

    – Vaya y yo que creía que no iba a perder el tiempo.- dijo para si misma.– Bueno en fin, supongo que jamás terminas de conocer por completo a una persona.

    Reí ante su comentario, en cierta forma tenía razón. Cambiamos de tema, platicando amenamente acerca de los sucesos ocurridos en su casa. Hasta que cierta doncella fría se acerco a nosotros.

    – Buenos días Lady Sango, princesa Kagome ¿cuándo se marcha a su palacio?- inquirió con tono de voz frió.

    – Por si no lo sabes Kikyo, la razón por la cual te casaste hace unos días es debido a una guerra que se desata en mi reino, y que los desgraciados de nuestros enemigos están en mi palacio, por eso es que no me he ido.- expresé como si fuera obvio.

    – Eso lo se, pero no se tiene que quedar aquí.- contestó enojada.

    – Kikyo realmente me encuentro de muy buen animo, por lo que no voy a prestarte mucha atención hoy.

    – Escúcheme bien “princesa” yo…- iba a insultarme pero apareció Yura en el balcón interrumpiéndola.

    – Princesa Kagome, recibió estas cartas.- me las entregó y se marcho.

    Una de las cartas pertenecía a Kouga, y la otra era de mi amado Inuyasha.

    Las dos jóvenes se quedaron esperando a que dijera algo, así que abrí lentamente la carta de Kouga debido a que no quería levantar sospechas, mucho menos con Kikyo en frente. Aunque se merecía una traición por parte de Inuyasha.

    – De ¿quién son las cartas?- preguntó Sango con una sonrisa.

    – Son de Kouga.- mentí solo una era de él.

    – ¿No vas a leerlas?- preguntó Kikyo entrometiéndose.

    – Prefiero leerlas a solas, o por lo menos una de ellas.- dije avergonzada, guarde la carta de Inuyasha dentro de uno de los pequeños bolsillos de mi vestido.

    – Vamos Kagome, aunque sea lee una de las cartas frente a mi, deseo saber como Kouga escribe.- suplicó Sango.

    Sonreí ante ello y asentí. Abrí la carta de Kouga y la leí con detenimiento para saber de que trataba, luego comencé a leerla en voz alta. Kikyo tomó asiento junto a Sango, al parecer deseaba escuchar también.

    – “Querida Kagome, cuanto te extraño, los días parecen eternos al estar lejos de ti. Como me gustaría poder estar a tu lado en este momento tan duró para ti. Espero que estés bien. Las tardes son duras debido a que estos hombres no conocen muy bien el armamento, además de que hay que entrenarlos en combate. Pero me da fuerzas el hecho de saber que pronto regresare a tu lado y no iremos a Venecia a vivir. Me despido de ti mi princesa, te extraño.” Eso es lo que dice.- culmine la carta.

    – ¡Que romántico!- comentó Sango con ojos iluminados.

    – Ja, poesía barata.- comentó Kikyo. Sango miró feo a Kikyo y pregunto de modo audaz.

    – ¿Cuántas cartas has recibido de Inuyasha?- ese comentario me dio mucha risa, en especial por la cara tan descompuesta que mostró Kikyo.

    – Ninguna por ahora, el esta muy ocupado como para estar escribiendo.- se defendió.

    Deseaba seguir viendo como Sango hundía más a Kikyo, pero más deseaba saber de Inuyasha así que decidí retirarme a mi habitación. Me excuse y me marche corriendo muy deprisa a mi alcoba. Pase el cerrojo, saqué la carta de mi vestimenta, tomé asiento en la cama y examine el sobre.

    Era blanco, hecho con papel delicado, la escritura era obviamente de Inuyasha. Por eso supe que esta carta era de él, por su modo de escribir tan único y perfecto. El no era nada tonto, sabía que no podía permitir que nadie supiese que me enviaba cartas, así que en el sobre coloco “Kouga” en vez de su nombre.
    Con timidez abrí el sobre. ¿si contenía malas noticias? ¿si estaba herido? ¿o si había problemas cerca de allí? No, moví mi rostro de lado a lado en negación, retirando esos pensamientos de mi mente.

    Abrí con delicadeza aquel sobre. La carta estaba impregnada con su perfume y eso me trajo recuerdos de ese maravillosos día, en el que me entregué a él.
    Comencé la lectura de la carta, pero una lectura lenta, llenando mi mente de cómo podría verse Inuyasha escribiéndola.

    “ Querida Kagome, obviamente por mi letra sabrás que soy Inuyasha jaja, me conoces tanto que a veces me asombro. Para empezar y quitarte ese pensamiento malo de la cabeza “no estoy herido, ni en problemas” se que eso pensaste seguramente cuando recibiste este sobre en las manos. La verdad es que estoy muy bien, la tropa bajo mi mando es agradable, la mayoría son gitanos. Por lo que se me hace bastante divertido compartir con ellos ¿recuerdas cuando tu abuela Kaede nos llevo a conocer leyendas gitanas en Londres? Tu padre se puso furioso, pero nos divertimos mucho, bailando con ellos y aprendiendo de sus costumbres. La verdad es que no he dejado de pensar en ti desde que me marche del palacio, aún no sacó de mi mente esa tarde… en realidad esa tarde y noche pero no es el punto, lo que me refiero es que siento miedo que al estar tan lejos de ti, ahora cuando hemos aclarado nuestro amor es posible que intenten separarnos. Obviamente lo intentaran, pero quiero que sepas que aunque pase un tornado por mi palacio, estaré allí para protegerte y me hallaré a tu lado sin importar que pase… porque …
    El tiempo es demasiado lento para mi que te espero... demasiado rápido porque temo estar lejos de ti.... demasiado largo porque sufro no poder estar contigo.... demasiado corto por ese solo momento que celebramos nuestro amor... pero para nosotros que nos amamos, el tiempo es eterno.
    Te amo Kagome, debes prometerme que nunca vas a olvidar eso. Debes jurar que no olvidaras lo mucho que te amo, sin importa que ocurra, sin importar si dios no lo quiera muero en cómbate mañana, vas a estar segura de que te amo con cada fibra de mi ser y mi alma te pertenece a ti, solo a ti.
    Te extraño mucho, ruego a dios para poder verte pronto. Te amo.
    Atentamente, Inuyasha
    PD: la próxima vez que te vea te aseguro que será más que una tarde y una noche, posiblemente dos días así que prepárate.”

    Terminé de leer la carta, estaba realmente avergonzada por la posdata, la simple idea de repetir algo así era maravillosa, pero tan bien me asustaba un poco. Si nos atrapaban significaba la muerte. Traición, infidelidad. Maldición ¿por qué no se había aprobado aun el divorcio aquí? En Francia se había aprobado en mil setecientos cicuenti algo.

    Lo extrañaba tanto, como envidiaba a Sesshomaru. Hacia unos días había recibido una carta de Rin, donde decían que se encontraban plenamente felices, disfrutando de la vida de casados. Obviamente Sesshomaru estaba haciendo negocios por su cuenta y que vivían en una casa bastante bonita y amplia, en las colinas de Austria.

    – Como los envidió.-Suspiré.

    Guardé la carta en su sobre y luego la escondí entre las gavetas de mi cofre de joyas, nadie las encontraría allí. Desde que se había marchado no me había quitado aquella pulsera que hizo para mi, y en cierta forma me ayudaba a recordarlo.

    Toc Toc Toc.

    Tocaron la puerta y la voz de una de las sirvientas se hizo escuchar.

    – Diga.-Contesté.

    – Señorita Kagome, el rey Inuno la espera en el estudio, desea verla cuanto antes.

    – Iré en seguida.- contesté.

    Ahora ¿que seria lo que deseaba decirme el rey?

    Continuara______________________________
    Espero que les haya gustado.
    Un adelanto:

    "– Se me ha sido informado de algo nada prudente-"

    Nos vemos en el próximo capitulo
    El próximo tiene imagen
    :bye:
    :ANYWORD:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    waaaaaaaaaaaaa dedicado a mi arigato Sensei siiiiiii primera y otro siiiiiii valio la pena el tormento y la espera oh rayos como te dije odiaria que interrumpieras ese momento Inuyasha estaba siendo tan delicado dulce tierno apasionado n///n huy que envidia me da Kagome (pero de la buena) uuuuuuuuu la cara de Kykio se lo merece pero ash quien demonios podria inspirarse en poesia para ella aggg nadie obviamente jajaja o si si supiera que quien le escribe a Kagome es Inuyasha usando el nombre de Koga me muero de risa de solo imaginarme su cara awww aunque yo sigo esperando que Inuyasha cumpla lo que le dijo al ultimo en lacarta o dios me estremeci: PD: la próxima vez que te vea te aseguro que será más que una tarde y una noche, posiblemente dos días así que prepárate.” Awww n///n si seria de lo mas romàntico que huyeran juntos como Sesshomaru y Rin esperarè la siguiente conti mega ansiosa e incluso quizas dejare que me atormentes de nuevo mientras la escribes nyuuuuuu cuidate sayo....
     
  4.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    Hola... estuvo muy interesante *-* en cierta forma me siento mal por Kikyô .__. porque a ella no le llegó ni siquiera una carta y a Kagome dos... hum, me pregunto cómo o en qué estado están los papás de Kagome u.u
     
  5.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    como adoro desvelarme en fin de semana xD

    me facino, me encanto, me maravillo y muchas cosas mas,

    pero qe bello momento pasaron Inu y Kag, al fin se confesaron su amor :), creo qe boy a llorar de la felicidad ToT, se merecen ser felices el uno con el otro, pero, mmm pobre Koga se qedara solo, es algo inevitable ¿no,
    hahahahahahahaha lero, lero, lero, lero, Kikyo no resibio ni una carta lero, lero, se lo merese por ser tan malvada, poco comprenciva, amargada, loca, gurñona, fria, cruel y.... creo qe me pase, exagere un poqito *verguenza*, espero qe a Miroku no le pase nada malo, pero qe envidia la felicidad de Sess y Rin (no es de la mala he) al estar felices y unidos, ¿Inu y Kag si se terminaran fugando,
    espero qe siiii :), seria la meor parte, de solo pensarlo me emociono xD, espero qe Koga encuentre alguien qe si lo ame, en serio se lo deseo de todo corazon, y a Kikyo... qe se qe de sola :D, bueno creo qe soy demaciado dura con la pobre ._. , bueno amiga espero con añoranza la conti :)

    cuidate mucho y nos vemos en la proxima ;)
    bay, bay
     
  6.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    me desmallo:!! ME DESMALLO.!! lafin ese sueño se izo realidad.! y de una manera muuuco mejor.!! que hermoso.!! uvieras visto como me puede y que cara pusieron mis papas y abuelitos cuando grité como vil loca.!! claro que les tu ve que cambiar de tema uuf.!(que dificiles son los papas U.U)
    haun que si me di cuenta de que inuyasha le escrivio mas a kagome y kouga ammm no, es super tierno, .!!!, y yo si me pondria roja con la dedicada posdata; jaja ese inuyasha.! (hay akagome lo que te espera jajajajja.!!)
    fue uno de mis capitulos favoritos.! estoy tan feliz por esos dos; haun que se me fueron un poco los animos, saves por que??, por tener que esperar tus maravillosas continuaciones;
    haun que algo me huele mal, con eso de que el rey la haya llamado, y luego el adelanto que pusiste; Y SI UN GUARDIA LOS AVIA CACHADO??!!!!! NOOOO.!!!ToT, inuyasha kagome, huyan.! lejos .!!!
    bueno; nos despedimos con las mejores ancias por el prox cap. sayonara.! besos:

    kagomeG y ukyo-chan.! (plis.! que no se borre el post.!!ToT)
     
  7.  
    Tamao

    Tamao Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    Ohayo!!

    Gomene por no comentar en el otro capítulo, pero lo leí tarde y ya no pude comentar.La imagen que colocaste fue realmente bonita.
    Por fin después de la espera y la angustia se declararon tan hermosamente y entregaron,todo tan lleno de amor,que casi grito,pero no,porque no seria muy normal por así decirlo y si será cierto que huirán juntos para amarse por siempre que romántico y conmovedor.Yyyyyy...me dejas sin palabras.

    Sayonara.
    :risa:​
     
  8.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    fascinante!!!!
    este capitulo estuvo realmente increible, por fin Inuyasha y Kagome se declararon su amor n///n
    y la carta que le mando Inuyasha fue sumamente romantica, espero no le ocurra nada en la guerra y así pueda cumplir su juramento, ademas que le irá a decir el Rey a Kagome???, espero no sea nada malo, en fin el capitulo fue sumamente hermoso y romántico!!!!!!!
    bye n_n
     
  9.  
    inu sister

    inu sister Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    21 Mayo 2010
    Mensajes:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    Hola, soy nueva aqui, y pues me encantó tu fic, es totalmente lindo.
    Pobres Kagome he inuyasha que no pueden disfrutar de su amor plenamente T_T.
    Pero por que le dejas en que el rey dice "Se me ha informado de algo nada prudente", creo que voy a llorar, y si es que alguien los vió en aquella tarde y nocheT_T.

    Espero la conti con gusto.
     
  10.  
    fayleen

    fayleen Guest

    Re: EL ladrón Red Rose

    olaaaa esta super padre tu fic !!! por fa no tardes en continuarlo!!!! :D muero por ver que pasa con inuyasha i kagome, deben de encontrar una forma de estar juntos, ademas aun queda una duda x resolver con red rose ok si ia se que ia se supo que era sesh pero el dijo no haber estado en ella en su recamara jajaja asi que ahi todabia falta algo que aclarar no?

    espero leerte pronto :D
     
  11.  
    inu

    inu Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    7 Mayo 2010
    Mensajes:
    35
    Re: EL ladrón Red Rose

    hola!!
    pues tu sabes q soy adicta a tu fic y sebes ME GUSTO
    mas q eso MEC REGUSTOO!! PERO Q PERVERTIDO ES INU
    en serio q casi m caigo d la risa cuan le preguntan a kikio
    si por lo menos a resivido una carta jajajajajaa!! y ese adelanto
    m dejo estatica sera q alguien vio a inu y aome? o q cosaa!?!?
    pon lo mas pronto la conti plizz bueno amiga sayonara!!
     
  12.  
    marielle

    marielle Guest

    Re: EL ladrón Red Rose

    Pobre Kikio :(( No es que sea fan Kikio pero debe ser muy doloroso que tu esposo que esta en la guerra no te envie cartas para que sepas que esta vivo.
    Pero aun asi me alegro mucho por Inu y Kagome por que ya podran estar juntos :).

    Sigue asi Jesireth !!!!!

    Bexitooooooooos :*:x de parte de Un AnG3LiTo N3GrO Y LoCo !!!!!!!!!!!!!!!!!
     
  13.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    ***hola amiga***:)
    bueno pasaba por aqui y vi que tenias conti y bueno me puse a leer.
    me gustaron mucho(ya que me habia perdido dos n.n!) lindo
    juramento por parte de inuyasha hacia kagome. que fome que inu
    no le haya enviado cartas a kikyo (muajajaja) disculpen mi lado malvado
    en fin esèro la conti nos vemos atte.dulcekagome

    sayo...;)
     
  14.  
    Iyame

    Iyame Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    9 Febrero 2009
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    Re: EL ladrón Red Rose

    nyuuuuuu
    que lindo!!!!
    por fin se declararon
    nyauuu inuyasha-otosan es un pervertido
    como que dos dias!!
    nyaaaaaaa debe sobrevivir a la guerra!!!
    pobre koga-kun tan lindo que es con kagome-okasan
    demo ella quiere a inuyasha-otosan
    quero conti onegaaaiiii
    ***los habarn descubierto en el lago??***
    ojala que noooo
    conti por favor
     
  15.  
    Its

    Its Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Julio 2005
    Mensajes:
    149
    Re: EL ladrón Red Rose

    Tenía pendiente leer dos capítulos.

    Ambos capítulos me han gustado mucho. La guerra em intriga y la vez me anima a seguir leyendo y saber que va a pasar. Espero que detalles un poco más la guerra cuendo empiece. La carta de Kouga aunque bonita se me ha hecho muy corta, me la esperaba más larga. De la carta de Inuyasha me ha gustado el comienzo, refleja lo que se conocen ambos. Cuando Kykio ha dicho que no había redibido ninguna carta de Inuyasha en parte me hubiera gustado que Kagome hubiera dicho que había recibido una, siemplemente para darle envidia, pero por otra parte la hubiera querido leer y se habrían delatado.
    Las escenas de Kagome e Inuyasha son muy tiernas, especialmente ahora que saben sus sentimientos pero sigo pensando que no es justo para Kouga.

    Te has olvidado algún acento por ahi, pero en general está bien.

    Espero con ganas el siguiente capítulo.
     
  16.  
    rosalinda

    rosalinda Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    23 Octubre 2009
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    Hola, soy Rosalinda.
    Acabo de leer tu fic y me encanto, a parte esta super interesante. ¿Qué le dira el rey a Kagome?, ¿Se habrá enterado lo que pasó entre Kagome e InuYasha?... Por fa continúalo porque esta super interesante.
    Te cuidas, espero que seamos amigas.
    CONTIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.
    Besos, bye.
     
  17.  
    KagoRinneSama

    KagoRinneSama Fanático

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,038
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    EL ladrón Red Rose
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3610
    Re: EL ladrón Red Rose

    :hola: Bienvenida las nuevas lectoras y gracias por sus post, incluyendo los que borraron que fueron muchos. Bien para empezar les tengo unas malas noticias, la primera estoy enferma de virosis y con vomito a cada5 minutos... la segunda, ando súper recontra estresada con el trabajo final de la universidad lo que ocupara mi tiempo las próximas 3 semanas. Por lo que es probable que no coloque conty en algunas de esas tres, así que ya tienen la razón de si por casualidad e atraso alguna de las próximas semanas, sin embargo intentare no atrasarme. La buena noticia es que les hice un capitulo especial donde esta narrado por Inuyasha SIIIIIIII, pero solo después de la linea _________ para aclarar la pregunta de que carrizo es lo que descubrió el rey ajajajaja. Por cierto Inu no es pervertido, sino que el pobre se aguanto demasiado tiempo para obtener lo que quiso y ahora que lo tienen lo va a aprovechar al máximo, además de que ama a Kagome, plenamente. Les doy un consejo, no sientan pena por Kouga, solo se los digo no se vayan a llevar sorpresas. En fin otra razón por la que el capitulo es especial es porque esta hecho súper largo, por compensación de faltar alguna semana ok. Bueno espero que lo disfruten.


    Capitulo 21: Un Día En El Ejercito(Capitulo especial, narrado por Inuyasha)
    Me dirigí una tanto nerviosa hacia el estudió. Y ¿si alguien nos hubiese descubierto a Inuyasha y a mi? ¡no! Es imposible. Nadie conocía ese lugar. Seguramente deseaba platicarme con respecto a otra cosa.

    Entre al estudio aparentando estar calmada, sentía nervios por si le había ocurrido algo malo a mi padre, o a mi madre.

    – Su majestad.- pronuncié tímidamente, mientras cerraba la puerta tras de mi.

    – Pasa Kagome.- escuche.

    Lo busque con la mirada por ese enorme estudio, el se encontraba frente a la mesa de estrategias para combates. Movía muñecos en forma de soldados, estaba planificando tácticas de ataque.

    Levanto su vista cuando me coloque frente a él. Inuno se levanto de la silla y me abrazó con ternura.

    – Con tanto ajetreo no te podido preguntar ¿cómo te sientes?- mencionó como un padre preocupado por su hija.

    – Estoy bastante bien, rey Inuno.- aseguré con voz dulce.

    – Me alegra, pero es hora de que te comenté algo bastante serio.- su mirada mostraba preocupación por mi.

    – ¿Qué acaso le ocurrió algo a mi padre, o a mi madre?- inquirí angustiada.

    – No, no es nada de eso.- comentó con voz tranquilizante.

    – ¿Entonces?-No entendía que hacia allí.

    – Se me ha sido informado de algo nada prudente.- comenzó con voz serio.

    Ay no, entonces alguien nos había visto en el lago ese día. Eso significaba la muerte tanto para Inuyasha como para mi. Tragué con dificultad.

    – Así…- intenté permanecer calmada.

    – Al parecer el regimiento que le a tocado dirigir a Inuyasha es un poco problemático, no es prudente tener tantas revueltas en las tropas a pocos días de empezar el combate en el palacio de Higurashi.- culmino de explicar.

    Sentí en ese momento como el alma me regresaba ala cuerpo, me había puesto nerviosa para nada. Lo raro era que Inuyasha hubiese tenido problemas con los gitanos, después de todo el me había escrito todo lo contrarió a no ser que…

    – ¿Quién le a notificado tal imprudencia?- inquirí tranquila.

    – Mi hijo me ha enviado una carta, una parte dice que se encuentra bien y que se lo notifique a Kikyo y la otra parte, dice que necesita ayuda con los gitanos debido a que muchos de estos no lo obedecen porque no sabe absolutamente nada de su cultura.- expresó preocupado.

    – ¿Así?- pregunte haciendo que no sabía nada al respecto, Inuyasha conocía mejor que yo las culturas gitanas. Así que algo tramaba para que su padre me lo comunicará.

    – Por eso se me ha ocurrido enviarte a que lo ayudes.- pidió con voz suplicante.

    – ¿Por qué yo?

    – Se que tu abuela te narraba historias gitanas, de seguro podrás ayudarlo con tu amplio conocimiento acerca del tema.- expresó un tanto angustiado.

    – Me encantará ir a ayudarlo.- dije co una sonrisa dulce.- Por favor no se preocupe. Sin embargo ¿por qué me envía a mi y no a su esposa?- obviamente porque Kikyo no conocía ni de lejos a los gitanos, pero para desviar sospechas no estaba demás la pregunta.

    – Pues para empezar dudo mucho que ella posea conocimiento al respecto, pero sobre todo porque si la envió a ella, mi hijo estará más concentrado en estar en la cama con ella que en entrenar a la tropa.- admitió un tanto avergonzado.

    Sonreí intentando no carcajearme, por la simple idea de que Inuyasha aun no había consumado su matrimonio, mucho menos estar con ella en la cama en una carpa.

    – Partirás mañana mismo al atardecer, le enviaré una carta a mi hijo diciéndole que irá una persona perfecta para el trabajo.- comento con una dulce sonrisa.

    – Muy bien, Rey Inuno por favor no diga que soy yo, deseo darle una sorpresa a Inuyasha.- expliqué.

    – Si, será más divertido de ese modo.- rió el rey.

    Me acerqué a Inuno y lo abracé, este se sorprendió por mi acción, sin embargó a los instantes me dio un fuerte abrazó paternal.

    – Promete que tendrás cuidado, sabes que eres como una de mis hijos. No soportaría que algo te ocurriera, o a Inuyasha en ese lugar.- comentó dulcemente.

    – Se lo prometo.- deposité un leve beso en la mejilla y salí del estudio.
    _________________________________________________________________________________________

    Me desperté de madrugada, como lo hacia desde que había llegado aquí. Con pesar abrí los ojos, di un enorme bostezo mientras estiraba mi cuerpo tenso debido a la cama incomoda en la que dormía. Me coloqué las botas negras, que se hallaban junto a mi cama y me levante.

    Ya habían pasado varias semanas desde que había llegado y aun podía sentir el leve aroma de Kagome impregnado en mi cuerpo, cosa que me gustaba mucho, cada vez que recordaba sus roces en mi piel me hacían estremecer, por estar recordándola tanto, tuve que ir al rió mas cercano y bañarme como dos horas para intentar calmarme.

    Lave mi rostro en la ponchera de agua que se encontraba en una de las mesas de guerras en la carpa. Cepille mi rostro y até mi cabello en una cola alta. Me coloque la camisa de capitán y salí a despertar a los gitanos y hombres que pertenecían a la tripulación bajo mi mando. Pero antes de despertarlos me reuní con Miroku para que tocará la trompeta.

    Entre en la carpa de este, era un poco más pequeña que la mía pero igualmente cómoda. Estaba recostado boca abajo, durmiendo sin camisa y soltando baba sobre la almohada. Tomé un pequeño vaso que se encontraba junto a una jarra cristalina sobre la mesa y lo llené de agua. Me acerqué a él y se lo vertí en la cara.

    – SE HUNDE EL BARCO, SE FILTRA EL AGUA, ¡SOS, SOS!¡AUXILIO! PERVERTIDOS Y MUJERES PRIMERO- comenzó a gritar, mientras agitaba todo su cuerpo como si estuviera nadando.

    – Miroku, ¡ya despierta!- grité con el ceño fruncido.

    Abrió los ojos y se tranquilizó solo por un instante, se tocó la cara mojada y me vio molesto.

    – ¡¿Por qué me despiertas así?!- gritó enojado, colocándose de pie para enfrentarme cara a cara.

    – Porque deberías estar despierto desde hace horas, ya amaneció y aun no has levantado a las tropas.- reclamé con voz calmada.

    – ¡SI! Pero no te da derecho mojarme.- reclamó furioso, con los ojos muy abiertos, parecía que se le iban a salir.

    Me senté en la silla, junto a la mesa y crucé los brazos, dio un largo suspiró y lo miré fastidiado.

    – Solo vístete y deja de discutir.- pedí.

    – Esta bien, no me apresures. Salgo en unos momentos.- comentó mientras se colocaba los pantalones, sobre su ropa interior. Se quedo mirándome como si esperara a que me retirara.– Se que me amas. pero necesito privacidad para cambiarme “cariño”.- dijo imitando una voz femenina. Fruncí el ceño.

    – Cuando termines, despiertas a los soldados. Los quiero formados en 15 minutos, “amorcito”.- esto último lo dije fingiendo una voz muy femenina.

    Me levanté y salí de la tienda. Comencé a caminar en dirección al campo que usábamos para entrenar. Tomé uno de los rifles, los cargue de pólvora y apunte directamente al blanco de flechas. Hoy les iba a imponer una prueba bastante difícil. Y para eso debía dañar varios blancos.

    Escuche el toque de trompeta, por lo que termine de dar varios tiros.

    Luego de acabar con los últimos 60 blancos, todos dañados en el interior menos uno, el cual usaría de demostración. Me encamine para enfrentar a mis hombres a mitad del campamento. Todos portaban una desaliñada apariencia como los gitanos que eran, obviamente no poseían una formación perfecta debido a que solo teníamos semanas de entrenamiento y la verdad yo era muy consentidor en eso de “formarse” excepto hoy.

    Había recibido una carta de Kouga indicándome que pronto se reuniría con mi tropa para atacar… no me agrado la idea.
    En fin, me coloque frente a ellos y me vieron como un amigo más, gran error.

    – Soldados hoy ya he dejado de ser su amigo y me he convertido en su peor pesadilla.- explique con voz seria.

    Uno de ellos, comenzó a carcajearse. Era nada más y nada menos que uno de los pequeños. Obviamente había niños que fueron reclutados en esto, no me gustaba la idea por lo que solo les ordenaba preparar la comida y repartirla, luego de eso podían ir a hacer lo que se les diera la gana, eso si dentro de los limites del campamento.

    En total habían como 5 niños en mi tropas una era la pequeña Ai, era una niña realmente tierna, siempre vestía su falda hasta las rodillas y usaba su cabello atado en un moño alto, sus ojos parecían el océano debido a su color tan denso y profundo; le encantaba usar aretes de corales mientras danzaba graciosamente.

    Después estaba el pequeño Shion, era de cabello corto y su tez morena, ojos color caramelo, era un niño realmente muy tímido pero el que proporcionaba la música de la guitarra en las noches, para celebrar la aparición de la luna sobre nosotros, le solía decir a los gitanos que para que ese niño fuera tan gentil y a la vez tocar ese instrumento como un demonio.

    La valiente y desafiante Asagi, ella era la que protegía los pequeños Shion y Ai, siempre usaba una cola alta, sus ojos eran azules como el cielo y su actitud desafiante. A pesar de ser tan obstinada me agradaba mucho, me recordaba a Kagome cuando era pequeña cundo se ponía furiosa. Solo que con Asagi tenía que aceptar ese comportamiento diario.

    Daiyo era otro súper molesto chico junto a su hermano gemelo que siempre se me olvida el nombre… A si Roku, en fin se que los dos pelirrojos me sacaban de mis casillas, para empezar se habían pintado partes del cabello de color verde, cosa que hacían que se vieran súper raros, incluso para ser gitanos, sus pieles eran morenas y me sacaban de quicio… eso ya lo había mencionado.

    Por último pero no menos importante, el menos de todos, no tiene más de 8 años, pero eso no significaba que se salvaba de mis golpes en la cabeza, el pequeño y desesperante niño pelirrojo, ojos esmeralda y actitud desafiante y dulce, mi pesadilla desde que llegue y mi razón para proteger aunque lo negara, me había encariñado con ese mocoso. Me refiero al enano de Shippo. El culpable de que perdiera el control tan fácilmente.

    Me acerque al pequeño mocoso que no dejaba de reirse y lo miré con una expresión furiosa.

    – ¿Algo de lo que dije te causa risa?- pregunté intentando mantener mi autocontrol.

    Vi claramente como Shippo se le abrieron los ojos al máximo por los nervios, seguidamente dio un paso hacia atrás sin dejar de mirarme nervioso.

    – Y ¿Bien?- pregunté mirándolo frío mientras a mi ceja le daba un tic nervioso.

    – Es que… pareces un tonto dándonos tantas ordenes, después de todo tu eres el primero que se la pasa vagueando en la noche con los demás gitanos y…- y así golpee su pequeña cabecita causando le crecieran varios chichones.

    Sacudí mis manos como si estuviera retirando el polvo y miré a mi tropa de modo frío.

    – ¿Pasa algo?- pregunté autoritario.– Que les quedé claro a todos, por más amigos que seamos soy su capitán y si digo que hagan algo, lo hacen a la perfección o ya verán.- advertí.

    Los gitanos se giraron y realizaron una formación perfecta. Encarando a mi ayudante Miroku. Me acerqué a él y miré de modo autoritario a mis obedientes gitanos.

    – Excelente, así me gusta. Bien vamos a estar claros en algo, les he enseñado a matar con cuchillos, espadas, arcos y flechas aun hay que practicarlo y el rifle no lo saben utilizar.- recalqué.

    – Hoy les voy a enseñar a usarlo, por favor síganme al campo de arquería.- pedí.

    Me siguieron de inmediato, sin romper la perfecta formación. El pequeño Shippo se quedo junto con los demás niños preparando el desayuno.

    Al llegar les pedí que se acercaran a los blancos, si se habían percatado había un pequeño agujero de bala justo en el centro de estos.

    – Señor Inuyasha ¿Qué haremos? Me refiero, ya notamos los pequeños agujeros en los blancos, pero ¿cómo esto nos enseñara a usar los rifles?- preguntó uno de mis soldados más jóvenes.

    El joven Kohaku, el hermano menos de Lady Sango. Otro que disfrutaba de mi sobreprotección. El muy tarado se había inscrito como voluntario en la guerra, y había venido con Miroku.

    – Verán, quiero que observen esto.- ordené.

    Tomé uno de los rifles y me coloque a una distancia de 15 metros del blanco. La mitad de los hombres me siguieron mientras que la otra mitad se quedo junto con Miroku en el blanco. Cargué el rifle y le coloque pólvora. Me coloque en posición para disparar y así lo hice.

    De inmediato los hombres junto al blanco aplaudieron impresionados por haber dado justo en el centro del blanco.

    – Muy bien, eso es algo fácil, dar en el centro del blanco con una pequeña bala a 15 metros de distancia. Sin embargo, ustedes no solo harán eso. Contesntado a tu pregunta Kohaku, ustedes van a atinar a ese pequeño agujero que hice y lo van a traspasar con una bala, a la misma distancia de 15 metros.- expliqué con una sonrisa orgullosa en mi rostro.

    – Pero capitán es imposible.- objetó nada más que el tonto de Hobo… bueno realmente se llama Hojo, pero eso no hace que me agrade.

    Se preguntaran ¿por qué me cae mal Hojo? Verán, el no es un gitano, es un noble igual que Kouga, Miroku, y Kohaku. El problema que tengo con él, es que cada vez que ese cabeza de aserrín iba al palacio a visitar a Kagome, le regalaba flores, o coqueteaba con ella, cosa que me sacaba de mis casillas. Claro Kagome era muy inocente para notarlo, pero yo me daba cuenta y me molestaba. Ahora me iba a vengar por esos pequeños detalles que le hacia a MI mujer.

    – Para que veas que no, cabeza de aserrín.- reté.

    Tomé nuevamente el rifle y apunte justo al pequeño hueco que había realizado anteriormente con la bala. Disparé de nuevo. La bala hizo un enorme estruendo cuando salió disparada. En ese momento escuche nuevamente los aplausos y sonidos de sorpresa y admiración, por haber traspasado la Bala por el mismo agujero que había hecho antes.

    – Para ustedes es más fácil debido a que yo ya he hecho los agujeros en el centro del blanco, ustedes solo deberán atravesarlos.- reí sinvergüenzamente, mientras veía a Hojo con la cara descompuesta.

    – Señor Inuyasha, si alguien más puede demostrar que puede hacerlo, con gusto nos someteremos el entrenamiento.- pidió el cabeza de aserrín cuando recupero el habla.

    Los gitanos asintieron no muy convencidos de desafiar mis ordenes. Suspiré y asentí victorioso.

    – Bien, en ese caso, Miroku has esto.- llamé con una sonrisa.

    Miroku se acerco y realizo la misma hazaña que yo en pocos instantes. El resultado perfecto.

    – Muy bien ahora a trabajar, ya han perdido demasiado tiempo adulándome, por cierto Hojo, has 40 flexiones antes de comenzar a trabajar con el rifle, por intentar desobedecerme.- ordené.

    Los gitanos se pusieron a trabajar y pedí a Miroku, amablemente que los vigilara, incluyendo a Hobo.
    Las horas pasaron y el pequeño mocoso de Shippo entro a mi tienda. Yo me encontraba planificando, analizando y trazando tácticas posibles para el combate que se realizaría en unos días.

    – ¿Qué haces aquí Shippo?- pregunté confundido, el no solía entrar a mi tienda.

    – Recibiste esto, y Roku no la quiere traer por miedo a que lo golpees como a mi.- expreso el niño con voz disgustada mientras sostenía un pequeño sobre con dos cartas.

    Una era de mi querida Kagome y la otra de mi padre. Decidí primero abrir la de mi amada, luego de despedir al niño con un “gracias”.

    Me recosté en la cama y comencé a leerla.

    “Hola baka, mejor dicho… hola mi amado Inuyasha, espero que hoy estés bien. Yo lo estoy, como te prometí escribo a diario, a este paso voy a hacer un libro je je. Hoy el día estuvo bastante interesante en el palacio. Para empezar Sango ha estado muy preocupada por Miroku, así que dile a ese pervertido que le escriba. Con respecto a tu esposa, también deberías de enviarle aunque sea una carta, ya que ayer casi se muere de la envidia de no haber recibido ninguna carta, y yo de haber recibido dos, una de Kouga y una de “Kouga” ósea tú. Te escribo para decirte que te extraño mucho Inuyasha, estoy ansiando volver a verte como loca, y con gusta repetir lo ocurrido en el lago secreto. Aunque tu quieres que sean dos días, ¿Qué tal una semana? No te parece mejor…

    Al leer eso me coloque súper rojo, Kagome no solo me extrañaba sino que quería que estuviésemos juntos de “esa” forma durante una semana GRANDIOSO. Continué leyendo.

    “ Era una broma, tonto así que borra esa sonrisa pervertida de tu cara. En tu carta me pusiste como sentías que era tu vida sin mi a tu lado… Sin embargo has descrito como era la mía sin mi junto a ti. Cada instante es tan frío y duro como un tormento. Todo lo que hago, todo lo que huelo, todo lo que veo me recuerda ti, a tu olor, a tu piel, a tu forma de ser, y eso me enloquece. Te prometo que nos veremos más pronto de lo que piensas. Te lo juró.

    PD: Te amo más que a mi vida, jamás lo olvides. Y no te enojes conmigo por no decirte lo que te espera…”

    Ella era tan dulce, tan perfecta, tan hermosa. Como la amaba, si me pusiera a darle a las estrellas razones por las que la amo de segura las estrellas no alcanzarían. Esa mujer era todo para mi, y pobre idiota que intentase acercarse a ella. Aunque a veces me disgustaba que me conociera tan bien, el saber que mi cara de pervertido se alzaría con su comentario, fue un poco bajo de su parte jugar con mis sentimientos de esa manera. Y a ¿Qué se refería con eso de lo que me espera?

    –Mejor leo la carta de mi padre.

    Me levanté y comencé a analizarla, los pelos se me pusieron de puntas al leer lo que decía. Kikyo venía a ayudarme con los gitanos. Estos e ponía malo. La guerra no era nada comparado con la llegada de Kikyo. Que mal. Ojala fuera una muy mala jugada por parte de un error de escritura o algo, una especie de broma.

    Continuara__________________________________________________________________
    Espero que les haya gustado
    Nos vemos en la próxima conty
    Adelanto:
    – Vamos a ver si cantas como gitano, si no, no te obedeceremos en la batalla.
    Espero que les haya gustado
    :bye:
    :ANYWORD:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Re: EL ladrón Red Rose

    waaaaaaaaa sensei primera si que bien me encanto muchisìmo el capitulo que lindo narrado por Inuyasha n///n me sorprendiò mucho que Kohaku, Shippo y Hoyo estuvieran entre los gitanos grrrrr y quien se cree que es Hoyo para desobedeverle a mi Inuyasha jump! *Toso* Perdòn quizè decir Inuyasha awww que romàntico es que Kagome vaya a ayudarle con los gitanos despuès de muchos meses separados n///n y se que seguramente no "entrenaràn" a los gitanos todo el tiempo (Ya sabes a que me refiero XD) Lo siento mi parte pervertida se escapo un poco me dio algo de risa y me sonroje cuando lei: con gusta repetir lo ocurrido en el lago secreto. Aunque tu quieres que sean dos días, ¿Qué tal una semana? No te parece mejor… Yo sè muy bien que Kagome si lo decìa muy en serio >///< ash y obviamente que no iba a enviar a Kikyo si es una completa inùtil jajaja tambièn me encanto el "castigo" Que le dio Inuyasha a Hojo por coquetearle a Kagome se lo merecìa awww muero porque se reencuentren serà tan romàntico n///n si... que gran sorpresa se llevara Inuyasha por favor avisame de la siguiente conti en serio la esperarè super menga ansiosa espero que te recuperes pronto y suerte con tu proyecto final cuidate sayo...
     
  19.  
    midorik

    midorik Guest

    Re: EL ladrón Red Rose

    antes que nada no te preocupes nosotras podemos esperar todo el tiempo necesario, lo segundo es que ha estado genial el capitulo , lo tercero es que ansio ver a Kagome e Inuyasha juntarse otra vez, lo cuarto es ¿como es que la tropa de Kouga se va a unir a la tropa de Inuyasha? lo quinto es me ha encantado la carta de Kagome y la reaccion de Inuyasha, lo sexto ¿no era Kagome la que iba a ir y no Kikyo? y lo septimo pero no menos importante cuidate y espero que mejores y apruebes, te esperamos pronto bye bye
     
  20.  
    karenine

    karenine Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    12 Junio 2010
    Mensajes:
    94
    Re: EL ladrón Red Rose

    ooLa!!
    conti! conti! conti! :D
    xD no te creas.. pero me avisas ;)
    wow! Kagome ira al campamento! ... CON INUYASHA!
    estoy qke me piñooooo! que haran esos dos alla (soy una pervertida inocente) >//<
    QUE CURA con miroku!!!!! "pervertidos y mujeres primero!" qke va hacer con las mujeres de ahi??xD
    bueno.. si espero la conti

    sayo;* (lo de pervertida inocente es por qke aun qke me gustan las historias asi en la vida real aveces no capto las cosas pervertidas)
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso