El hijo de Zero [Finalizado]

Tema en 'Vampire Knight' iniciado por Sora Taka, 28 Agosto 2013.

Cargando...
  1. Threadmarks: Un visitante inesperado
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    1809
    Hola a todos, este es mi primer fic de este anime así que por favor sean buenos conmigo vale, esta es una historia que se me ocurrió de la nada y antes que se me olvidara pues aquí la escribí...

    Aclaraciones: Los personajes del anime Vampire Knight no me pertenecen (porque si así fuera, mi lindo Zero no sufriría tanto) le pertenece a su respectiva autora, solo me pertenece este fic y algunos personajes que saldrán mas adelante.

    He de decir que el fic que verán a continuación es un: ZeroxOc pero aun falta para eso algunos capítulos...

    ____________________
    Zero wa musuko o motte iru
    AoiKirryu.jpg
    ____________________
    Capítulo 1
    Un visitante inesperado
    ____________________


    Zero se encontraba en la habitación de su hogar, meses después que Yuuki se había ido de la academia, él se fue a vivir en un apartamento en la pequeña ciudad, no soportaba estar en esa academia, en esa habitación plagada de recuerdos…

    Ring-ring

    El molesto reloj sonó y Zero no tuvo de otra que levantarse, eran las seis de la mañana y tenía que ir a clases, a su último año. Ya había pasado un año y medio desde ese entonces, en ese tiempo tuvo que lograr controlar su sed, ya que Yuuki no estaría mas para darle de beber aunque quisiera...

    –Yuuki… –suspiro Zero y luego negó con la cabeza– tendré que sacarte de mi cabeza –dijo con una sonrisa triste que nadie presencio y se dirigió a cambiarse.

    "Este será el segundo año sin Yuuki" pensó mientras salia de su apartamento en rumbo a la Academia, pudo haberse quedado ahí pero decidió vivir solo y aunque el director berreaba y lloraba cuando lo decidió, no había marcha atrás, así que él lo dejo vivir fuera de la escuela pero le dijo que de todas maneras seguiría asistiendo a ella.

    –Al menos la academia ya se recuperó –dijo al estar en frente de las rejas, todo se habia reconstruido y estaba como si nada hubiera pasado...

    Pasaron las horas y todo era aburrido según Zero. Como la clase nocturna ya no existía, no tendría que estar de guardia toda la noche, al menos gracias a eso tenía algo de paz en hora de receso y salida sin tener que estar reteniendo chicas para que no sepan el secreto de los de la clase Nocturna…

    –Zero… –dijo una castaña y el mencionado se levantó de donde descansaba–… ¿extrañas a Yuuki? –preguntó la chica castaña.

    Zero no respondió y la miro como diciendo "¿para qué/o por qué quieres saber?"

    –Es que yo si la extraño… y pensé que tú también… Quería saber si… ¿sabes algo de ella? – preguntó Sayori mirando a Zero, el cual no mostraba o no quería mostrar algún signo de sentimiento cuando se referían a ella...

    –No sé de ella. Y no tengo porque extrañarla, después de todo es mi enemigo por naturaleza –dijo mirándola seriamente para luego volver a recostarse en la grama bajo aquel roble para dormir y olvidar por un momento a Yuuki.

    La castaña solo lo miro y dio un suspiro, lo vio dormirse y se dispuso a retirarse del lugar, Sayori sabia mejor que nadie que Zero extrañada a Yuuki tanto como ella, aunque el peli-plata no lo admitiera...

    "¿Qué estarás haciendo... Yuuki?"
    ____________________


    –Aidou-sempai no quiero estudiar –dijo Yuuki como un niña pequeña cruzando los brazos.

    –Yuuki-sama debe hacerlo –decía Aidou alterado ya que si no estudiaba Kaname lo castigaría a él.

    "Cuanto ha pasado… me pregunto ¿cómo irán las cosas?…" pensaba Yuuki mirando la ventana ignorando la clase de historia de su "maestro" particular Aidou, el lindo rubio de ojos azules.

    –Nee Aidou ¿sabes cómo está el director? –preguntó siguiendo con su vista un pájaro que revoloteaba.

    –Están bien. Y la escuela sigue en su funcionamiento al igual que los cazadores –dijo Aidou cerrando el libro y mirando a Yuuki.

    –…Todo igual… –dijo Yuuki y la imagen del director y de su amiga Sayori pasaron por su mente… Por último la imagen de Zero también apareció… Esa imagen hacia que su corazón se encogiera ya que las palabras de él dijo aquella vez: "La próxima vez que te vea tendré que matarte, Yuuki" esas palabras le causaban tristeza a la princesa– los extraños –susurro Yuuki.

    –Yuuki, Kaname-sama dijo que estudiaras así que si fueras tan buena de colaborar conmigo ¿puedes poner atención? –Preguntó Aidou mirando a Yuuki que todavía estaba en las nubes– ¡Yuuki! –dijo con voz más fuerte y seria.

    La peli chocolate reacciono y empezó a escuchar lo que explicaba Aidou. Pero las tareas, estudiar, atender no eran su fuerte y se dormía por el aburrimiento.

    –Ay Yuuki –dijo Aidou para luego tenerla entre sus brazos y llevarla a su cama– le diré a Kaname que no quiso estudiar –Aidou recostó a Yuuki en la cama y la tapo con las sabanas. Después de eso salió de la habitación dejando a una Yuuki susurrar un nombre…

    Zero…
    ____________________

    –¡Zero, cuidado! –dijo Kaito, claro que Zero no tuvo problema en esquivar a ese vampiro de nivel E para luego apuntarle con Bloody Rose y matarlo.

    –Jeh puntería perfecta –dijo Kaito con sonrisa de lado acercándose a Zero.

    El peli-plata solo dijo algunas cosas para luego ir a dar su reporte a la asociación y luego irse a casa.

    –Zero y dime ¿iras a tu graduación cuando llegue? –Preguntó Kaito mirando a Zero, mientras que él estaba en qué mundo– Tierra a Zero, me escuchan –decía Kaito con un transmisor imaginario.

    –Escucho, aquí Zero a Tierra. Si iré, si no el director va estar lloriqueando diciendo "Mi hijo falto a su graduación"" así que iré –dijo Zero con un suspiro, además aún faltaba medio año para eso.
    ____________________
    Horas después....


    –Yagari-san que bueno verte dime ¿cómo está mi hijo? ¿Está bien? ¿Se alimenta bien?… bueno ¿toma sus pastillas? –preguntó con cara de preocupación Kaien mientras zarandeaba a Yagari.

    –Está bien solo decayó un poco – respondió mientras tranquilizaba a Kaien.

    –Mi querido hijo, si al menos haya aceptado mi sangre –decía en algún rincón de la habitación con un mar de lágrimas.

    –¿Hmp?… ¿alumna…nueva? –preguntó Yagari mirando el expediente que estaba en el escritorio.

    –Sí. –Respondió Kaien con voz seria… ¡cómo cambiaba de semblante tan rápido este hombre!…– Tiene un extraña aura así que la acepte, pero eso si no es vampiro –dijo cuándo Yagari lo miro.
    ____________________

    –Zero ¿pero que te ocurrió? –preguntaba Kaito al verlo despertar y recostarse en la cama donde yacía minutos antes inconsciente.

    –Nada… solo que me cayó mal esa sangre –dijo con voz indiferente llevándose una mano a la cabeza
    ____________________
    Flash Back


    Kaito y Zero estaban de camino a la asociación de cazadores cuando de la nada un vampiro que perdió su conciencia ataco.

    –Tsk son como sanguijuela –dijo Kaito, pero antes que atacara, Zero ya lo tenía sujeto del cuello, lo mordió, tomo un poco de sangre y luego lo mato.

    Vaya fuiste rápido –dijo Kaito, pero vio como el peli-plata cayó al suelo de manera inusual…

    Zero…Zero… Zero ¡hey Zero! – no respondió, lo dio una bofetada y…nada. Zero no respondía o reaccionaba a absolutamente nada…

    Así fue que como pudo lo llevo a su departamento (al de Zero) y fue a informar a la asociación sobre este caso algo inusual en el peli plata…

    Fin del Flash Back
    ____________________


    –Puedes irte Kaito estaré bien –dijo Zero mientras se volvía a echar– dormiré por al menos un día y ya –finalizo mientras se removía para estar bajos las cobijas, de todas manera era viernes y no había clases al día siguiente.

    Kaito solo lo miro "Típico" pensó y luego se fue del departamento sin decir nada…

    Mientras tanto Zero estaba que no entendía como era que su cuerpo había palpitado antes de caerse el día anterior, era como si algo lo llamara… pero ahora le restó importancia y se durmió.
    ____________________

    Al día siguiente – 5 pm.

    Zero despertó de su largo sueño, sus ojos purpuras recorrieron la pieza de su cuarto, todo normal. Sale de la cama y va a la ducha con propósito de ir a darse un baño de agua fría, se desviste y entra en la regadera dejando que el agua cayera por su cuerpo…

    Pasado unos treinta minutos después, Zero sale de la ducha con una toalla envuelta en la cintura y se dispone a cambiarse, se colocó una camiseta morada, pantalones y botas negras y una chaqueta negra y decide ir a pasear un rato.

    –¿Hmp? – dijo al ver un camión de mudanza fuera del edifico– ¿se mudara alguien? –se preguntó y luego se dirigió a caminar un rato para pensar como le haría para olvidar a Yuuki. La imagen de esa chica estaba como grabada en su retina… pero tenía que olvidarla, era lo mejor…
    ____________________

    Más tarde – 10 pm.

    Zero llego a su departamento algo cansado de tanta frustración con un simple problema, cerró la puerta, dejo las llaves en la mesa, se quitó la chaqueta y se tiro en el sofá que de su sala.

    –Yuuki… ¿cómo olvidarte si ocupas el 90% de mi mente? –se preguntaba en voz alta mientras miraba el techo de su casa… Se levantó y se dirigió a la cocina para preparar algo de cenar. Seria vampiro ahora pero de todas formas no había algo que le prohibiese no comer comida humana.

    –Mañana tengo mucho trabajo, mejor me duermo –dijo para sí mismo mientras miraba un calendario que colgaba en la pared. Acabo de comer su comida y lavo y arreglo todo, se dispuso a ir a bañarse y cambiarse para ahora recién disponerse a dormir.
    ____________________

    A la mañana siguiente – 6 am.

    Zero sintió que algo que se movía y removía junto a él, al principio no le tomo importancia. Estaba por regresar a su sueño cuando el despertador se dignó a sonar como loco ¿para que lo coloco si era domingo?… ¡cierto! era para ir a la asociación de cazadores para aquella reunión…

    Misteriosamente el ruido del reloj ceso de repente antes que Zero lo apagara a voluntad, este abrió sus ojos purpuras extrañados, miro hacia el lado izquierdo de su cama donde se supone estaba la mesa de noche con el reloj y se llevó la sorpresa de su vida al ver que era lo que se movía minutos antes junto a él…
    ____________________

    Les dejare con la duda hasta el próximo capítulo.

    Si lo sé, esta ha sido unas de mis peores narraciones… Pero es que no se me ocurrían muchas cosas que digamos… Bueno, los siguientes capítulos estarán mas estructurados, prometo.

    Espero les guste este fic a medida vaya avanzando.

    Sin más me despido.

    Matta nee!!
     
    Última edición: 26 Junio 2017
  2.  
    Shani

    Shani Usuario VIP Comentarista empedernido

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Julio 2011
    Mensajes:
    3,071
    Puntos en trofeos:
    511
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola Sora.

    Bien, tengo varias cosas para comentar. El capítulo me gustó, aunque hay un poco de Ooc en Zero. Él es bastante más retraído a como lo representas en este fic.
    Lo mismo con Aidou, realmente no lo veo cargando a Yuuki, la respeta demasiado como para hacer eso xD

    En cuanto a la estructura del fic, deberías narrar un poco más y no cortar tanto las escenas con "A la mañana siguiente" ect. En lugar de eso puedes redactarlo. No pongas notas de autor, son molestas. Si quieres aclarar algo también puedes narrarlo.

    Tienes varios errores de ortografía, más que nada se trata de los acentos.

    Otra cosa que quería comentarte es que te apresuras bastante a narrar las escenas. Narra más las escenas, con más detalles y más reflexiones de parte de los personajes.

    Me gustó bastante. Me gustan mucho las escenas de Yuuki y Aidou, son algunas de las escenas más divertidas de VK.

    Por otro lado, no deberías pedir comentarios para continuar tu historia. Si la escribes se supone que es porque quieres hacerlo sin importar si recibes comentarios o no, o si recibes uno o veinte.

    Espero no te molesten mis consejos. Saludos :)

    Pd: muevo este tema al foro de VK
     
  3.  
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Bueno, tengo que confesarte algo, Shani. La verdad este escrito lo tenia desde hace unos años y solo lo había copiado y subido. Ahora desde hace un buen rato estoy haciendo las ediciones, pero aun no acabo, ya que como dices, le falta mucho sobre narrativa, ortografía y como ves, el evitar el Ooc en los personajes y especialmente en Zero.

    Y sobre lo del final... bueno, eso se supone no debería estar ahí.

    Me alegra que te haiga gustado aun teniendo en cuenta los horrores de este escrito XD Pero no se quedaran así, los editare.

    Gracias por leer y comentar ^^
     
  4. Threadmarks: Sorpresas
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2493
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capítulo 2
    Una sorpresa y una alumna nueva
    ____________________
    Zero POV


    Al no escuchar más el ruidoso despertador que al parecer se apagó solo… decidí abrir mis ojos. Era raro que un reloj se apagara solo, obviamente alguien lo hizo…

    Cuando mi vista se acostumbró a la luz mañanera, me quede en shock al ver que estaba junto a mí... ¿estaré viendo bien? Esto es completamente incoherente… Unos ojos purpura como los míos me estaba mirando.

    Luego de unos segundos los cuales estaba en shock parpadee varias veces y me recargue en la pared para ver que estaba cerca de mí, lo mire detenidamente… Mayor sorpresa todavía… era… ¿un niño? Y por lo que veo de no más 1 año (quizás). Tenía el cabello plateado casi todo oculto bajo un gorrito blanco, la piel blanca y pálida como la mía, Era como ver una versión mía de bebé.

    Esperen… ¿Qué hace un bebé aquí? Rápidamente por instinto mire al velador junto a mi cama, había una carta… ¿una carta? La tome y la mire de todos lados, era una carta como cualquier otra. Decidí abrirla para ver su contenido…

    Hola Zero, de seguro te estarás preguntando quien es el niño, pues es Ao Kiryuu, tiene 7 meses de edad, es vampiro y es hijo de Zero Kiryuu…

    Alto ahí. ¿Qué significa esto?… yo no tengo pareja y mucho menos un hijo… Entonces… ¿estaré soñando? Sacudo mi cabeza para ver si lo estoy pero aún estoy aquí con la carta en mano y ese niño gateando por la cama…

    Sí, es verdad, si es que te preguntabas si era un sueño. Él viene del futuro, lo mandamos al pasado porque en nuestro tiempo él no está seguro por algunos conflictos entre humanos, y decidí mandarlo al pasado. Por favor cuida de Aoi hasta que vayamos por él.

    Zero, si aún crees que es mentira, te digo que es verdad y cuida de Aoi. Él aún es bebé así que no toma sangre si es que te lo preguntabas. Mantenlo a salvo por el tiempo que este en ese tiempo.

    Firma

    Tu yo del futuro

    Zero Kiryuu

    PD: Intenta no frustrarlo o que este deprimido si no quieres que algo explote o se encienda en llamas.

    Ok… esto sí es inesperado, raro y algo que nunca pensé que podría suceder... Pero si es que es verdad esta carta y lo que dice en ella… En ese caso el pequeño si el mi hijo… bueno, lo es y no lo es ya que aún no nace en este tiempo… pero tiene lógica supongo…

    Pero ahora el problema es… ¿Cómo debo cuidar de él? ¿Cómo puedo cuidarlo si tengo que ir a la escuela, la asociación y a matar vampiros?

    Esto se me hará difícil… nunca he cuidado a un bebé y mucho menos pensé que cuidaría uno a esta edad…

    Fin de Zero POV
    ____________________


    Zero poso su mirada en el pequeño vampiro que tenía sobre su cama, el niño era inquieto, estaba que gateaba por el lugar vacío de la cama. Zero aún no se lo creía de que ahora tenía un bebé que cuidar hasta quien sabe qué tiempo…

    –Ao –Pronuncio para llamar la atención del pequeño, el cual al escuchar su nombre dejo de gatear y miro con una sonrisa al cazador.

    –Pa…pá –Logro decir el pequeño mientras levantaba sus manos en dirección al joven que se encontraba recargado contra la pared mirándolo.

    Zero se le quedo viendo por varios minutos hasta que el pequeñito decidió gatear hasta él y exigir ser cargado– ¿Y ahora como te cuido, Aoi? –decía Zero al momento de bajar de la cama y alzando al niño para llevarlo a la sala. Aoi miro su alrededor, estaba en un lugar desconocido… cuando llegaron a sala al niñito se le ilumino la mirada.

    –¿Te gusta? –Preguntó Zero mirando al pequeño que tenía en brazos– Hmp… como le hago para ir a la academia y cuidarte –Dijo el peli-plata mientras que bajaba al niño para que se parara, pero como era de esperarse de un bebé de siete meses, el pequeño había caído sentado luego de tambalearse para mantenerse parado. Aoi estaba con una mueca de dolor y empezaba a sollozar, Zero al ver eso y ver su error lo levanto en brazos y empezó a tratar de tranquilizarlo.

    –Parece que aún no sabes caminar –dijo el cazador mientras le daba palmaditas en la espalda, había visto a madres hace cuando sus hijos empezaban a llorar y no era mala idea intentar ¿no?– ya no llores, ya paso – decía de manera suave “¿Cómo es que con él mi actitud cambia?… me siento… diferente” pensaba Zero mientras mostraba una casi invisible sonrisa a Aoi. El pequeño dejo su sollozo y paso a reír mientras jalaba un poco el cabello de Zero. El cazador dejo a Aoi en la alfombra luego que el pequeño se tranquilizara.

    Zero vio como el niño estaba tranquilo en la alfombra y decidió ir a hacer el desayuno para él y para el niño. Aoi vio cómo su papá se alejaba rumbo a otro cuarto, quiso seguirlo pero no lo hizo al ver la chaqueta de su padre. Gateo hasta el sofá que estaba cerca, y con ayuda de sus manitos logro subir arriba, donde encontró la chaqueta que estaba semi caída en el sofá, vio un destello plateado en un bolsillo interno. El pequeño curioso llevo sus manitas y con esfuerzo saco lo que resultaba ser, la pistola de su padre.

    –Listo, al menos esta tranquilo...mmm... ahora que lo pienso, hoy no podré ir a la asociación, bueno ya pienso después en algo de escusa –decía mientras cocinaba. De repente escucho la risa de Aoi, se asomó por la puerta mientras apagaba la cocina.

    Al ver que era lo que tenía divertido a su hijo salió rápidamente hasta el sofá–No Aoi, no alces las armas de tu papá –dijo Zero mientras le quitaba la pistola al niño y la ponía en su gabardina negra que estaba en un perchero cercano.

    –Pa…pi –dijo el bebé extendiendo sus bracitos en señal de querer ser alzado. Zero comprendió su mensaje y lo levanto. La cabeza de Aoi estaba entre el hombro y cuello de su padre mientras sus manitas se aferraban a la ropa de su padre.

    –Sera mejor ir a comprar algunas cosas –dijo Zero mirando al pequeño que se había quedado dormido. Recostó a Aoi en el sofá mientras él se disponía desayunar, bañarse y cambiarse.
    ____________________

    Más tarde / 3 PM.

    Zero había vuelto al edifico con bolsas de compras y un Aoi sonriente en brazos. El pequeño se había despertado cuando él estaba de ir de compras así que no tuvo más opción que llevarlo. Claro que no faltaron las miradas en la calle cuando lo vieron a él un joven de preparatoria con un bebé comprando varias cosas por la ciudad.

    –Zero-kun... ¿quién es el niño? ¿Es tu primo o tu sobrino?... –preguntó la dueña del edificio, era una mujer entre los 30-35 años, castaña, piel semi tostada, ojos verdes. Se llamaba Mizuki Hanakura y era alguien realmente buena con todos sus inquilinos.

    –Es mi hijo... Disculpe, ¿podría cuidarlo el día de mañana hasta las 3 de la tarde? –preguntó Zero con normalidad mientras trataba que Aoi no se moviera tanto.

    –T-tu... h-hi-jo –tartamudeo Mizuki, eso la había tomado de sorpresa– Claro... ¡Cierto! tienes de ir a la academia... tranquilo que yo lo cuido mientras no estés–decía Mizuki, aún estaba en shock pero no lo mostraba, bueno, teniendo en cuenta que uno de sus inquilinos del edificio, un joven de 19 años tenía un hijo... era algo como para dejar mudo a quien sea.

    –Gracias, me seria de mucha ayuda –dijo Zero, rápidamente se despidió de Mizuki y se fue a su departamento.

    Tardo un poco aun usando el ascensor para llegar. Al llegar al pasillo que llevaba a su apartamento, pudo ver a un peli-negra salir del apartamento que estaba junto a él... ¿que acaso alguien vivía ahí?... ¿sería la nueva?

    Ella estaba de ida al ascensor, lo miro y le dio una sonrisa mientras saludaba, Zero era como una cabeza más grande que ella así que tuvo que bajar la mirada para verla, algo le decía que esa chica no era humana… La vio pasar por su lado luego del saludo e irse hasta el ascensor.

    Zero dejo eso de lado y entro a su departamento, dejo a Aoi en el sofá mientras jugaba con un peluche que le había comprado y fue a guardar los víveres que había comprado. No compro muchas cosas pero al menos eso le duraría una semana, claro que el luego tenía que ir a hacer las compras mensuales, ya que esto solo era para unos días, aun le faltaba comprar algunas otras prendas para el niño y otras cosas que un bebé necesitaba.

    Pasaron las horas y Zero se le quedo mirando, el pequeño era muy parecido a él, pero a la vez no. Aoi extendió su juguete a su padre para que lo agarrara pero Zero negó con la cabeza. El pequeño lo miro y bajo su juguete, vi una pequeñísima tristeza en la cara de su padre…

    –Papá te qui…e…lo –trato de decir Aoi, miro a su papá con una sonrisa, intentando desaparecer la tristeza del rostro de Zero.

    Zero lo miro, al parecer el pequeño trataba de animarlo, aunque no sabia como era probable que un bebé se diera cuenta de la tristeza que apareció en su rostro al recordar algo. Zero le dio una sonrisa mientras lo alzaba y lo ponía en su regazo. Lo que a muchos fue un intento fallido de acercarse a Zero, al niño con tan solo unas horas había logrado hacer algo que no se creía probable; hacer que Zero se mostrara feliz y dejara su capa de hielo.

    –Bien Aoi, hora de tomar tu leche –dijo mientras le colocaba el biberón a su alcance. Aoi miro el líquido blanco y lo reconoció como su alimento, Zero llevo el biberón a la boca del niño el cual empezó a tomar su amaba leche.

    Luego de que terminara su leche, Zero bajo a Aoi a la alfombra para que él se dispusiera a jugar con los bloques que compro, mientras él iba por su celular para llamar a Kaito… Al encontrarlo se dispuso a marcar el número…

    –Hola Kaito –dijo Zero con el celular en el oído mientras salía a la sala.

    -Hola Zero ¿quieres que vaya por ti para ir a la asociación? –dijo la voz del otro lado de la línea.

    –Kaito no podré ir a la asociación, aunque quiera ir a matar a esos malditos chupasangre, no podre hoy–respondió Zero caminando hasta la mesa y sacaba de unas bolsas una ropa para Aoi.

    Mmm... ¿Por qué será? bueno está bien –dijo Kaito– Bueno, nos vemos Zero –se despidió el chico y corto la llamada.

    –Mira Aoi, es hora de que te cambies para dormir –dijo alzándolo y llevándolo al cuarto. Zero lo miro con una sonrisa y mirada tierna, quien conocería a Zero y lo viera ahora de seguro le daría un infarto por la impresión...

    –Shiiii –decía Aoi con una risita. Zero empezó a cambiarlo, colocándoles unos pantalones sueltos de tela de algodón de color azul, una camisa manga larga del mismo color y materia que el pantalón, unas medias blancas, guantes y un gorro especial para bebé.

    Luego de eso, al niño no le tardo en llegar el sueño y se durmió. Zero miro al pequeño, definitivamente esto aria varios cambios temporales en su vida…
    ____________________

    Escuela / 7 AM.

    –Bueno alumnos el día de hoy tendremos una nueva estudiante, pasa por favor –dijo la maestra–Su nombre es Shina Shingetsu, tiene 19 años cumplidos recientemente y será compañera suya –finalizo la maestra.

    Las puertas del aula se abrieron dejando pasar a una joven vestida con el uniforme de la escuela, la chica era muy bonita, de piel blanca, delgada, cabellos azul azabache hasta la cintura, ojos café-rojizos, media no más de 1.67 y mostraba una sonrisa en su rostro de ángel.

    –Mucho gusto –dijo Shina inclinándose un poco, alzo su vista y empezó a recorrer con ella todo el aula como si buscara algo en especial… Su mirada paro al encontrarse con un par de ojos purpuras que la observaban con curiosidad.

    –Shina puedes sentarte... haber un lugar vacío… ¡oh! Junto a Kiryuu esta vació, toma asiento ahí –dijo la profesora Hakori mientras que con una sonrisa le indicaba a Shina donde ir.

    La joven asintió y fue hasta ese lugar, todos la miraban, era raro tener alumno nuevo a medio año de la graduación… Shina llego a su lugar con una sonrisa– Es un gusto conocerte, espero nos llevemos bien –dijo mientras se sentaba y sacaba un cuaderno ya que la profesora estaba por empezar la clase... Zero la miro por un rato, ella definitivamente era la nueva chica del edificio, su nueva vecina y ahora hasta era su nueva compañera…

    –Igualmente –respondió el chico mientras miraba por la ventana, podía sentir un aura extraña de la chica y eso no le agradaba en nada.

    Yori miro a Zero de reojo, era la primera vez que Zero respondía a alguna cosa que una chica le diría. Además parecía que se conocían y eso raro… Era muy raro ver a Zero así…

    Las clases avanzaron como cualquier otro día y terminaron como siempre, Zero no tenía mucho que hacer en la escuela así que solo se dirigió al portón para irse a su apartamento, y además recoger a Aoi que estaba con Mizaki.

    –Zero-kun espérame –se escuchó detrás de Zero, el cual volteo a mirar y se encontró a la chica nueva estar corriendo en su dirección.

    Yori que se encontraba mirando por la ventana se sorprendió al ver que Zero había esperado a Shina, además la chica se estaba yendo con él ¿acaso no tenía una habitación en la academia? ¿Sería que ella está viviendo en la ciudad como Zero? Se pregunta la castaña.

    –¿Hmp? –Dijo volteando la vista a la azabache– ¿que se te ofrece? estoy apurado –dijo retomando su marcha mientras la chica solo sonreía y ambos salían de la academia.

    –Oye, vivo justo alado de tu departamento, además quería decirte que... –decía Shina acercándose mientras empezaban a caminar en dirección a la ciudad, miro a Zero y pronuncio solamente ocho palabras que hicieron al cazador detenerse:– Necesitaras mi ayuda para cuidar a Ao Kiryuu...

    ____________________

    Como dije aquí me tienen con un capitulo nuevo. Espero esta vez la narración sea mejor que el capítulo anterior al cual estoy editando. Bueno ya es tarde y tengo clases mañana... así que hasta luego.

    Matta Nee!
     
    Última edición: 3 Octubre 2013
  5. Threadmarks: Compras
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2621
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capítulo 3
    Compras…
    ____________________


    Zero detuvo su caminar asombrado por lo que dijo Shina… No esperaba que ella supiera sobre eso… No pudo saberlo por Mizuki ya que ella dijo que no diría nada, tampoco se podía confirmar con lo de ayer cuando lo vio con el niño ya que bien pudo pensar otra cosa…

    Shina sonrió abiertamente al ver la confusión instantánea de Zero, estaba que se quería reír de su cara… Volvió a caminar un poco más para luego voltear a ver al peli-plata.

    –Te lo diré cuando lo pueda ver –dijo la chica al momento de volverle a dar una sonrisa. Zero solo la miro y continuo caminando… por la forma en la que lo dijo seguramente sabía algo más que incluso el ignoraba.

    El camino a la ciudad fue silencioso, ninguno de los dos decía algo, cado uno estaba sumido en sus pensamientos. Zero estaba que pensaba que era exactamente lo que sabía esta chica que no llevaba ni una semana en ese lugar, en cambio Shina aún mantenía su sonrisa en el rostro luego de haber tenido una idea que llevaría a cabo dentro de un tiempo…

    Llegaron al edificio y lo primero que hicieron fue dirigirse hasta la recepción donde se encontraba Mizuki, la cual al verlos juntos se sobresaltó un poco y varios pensamientos asaltaron la mente de Mizuki cuando tuvo que entregarle el niño a Zero, quien relajo sus facciones al ver la cara del pequeño y luego de una despedida se encamino en compañía de la Shina en dirección a su apartamento.

    Justo a mitad de camino, el pequeño Ao comenzó a removerse en los brazos de su padre, tenía los puños y ojos cerrados fuertemente, se mostraba como si estuviera…¿enojado?– Zero dámelo, al parecer no quiere estar con su padre –dijo la azabache arrebatándole al niño de los brazos del peli plata y retomando el camino a casa…

    Cuando llegaron al fin al apartamento de Zero e ingresaron al lugar, Shina bajo a Ao y lo poso en la alfombra, claro que el niño al verse al fin libre de ser cargado fue gateando hasta donde se encontraba su juguete de un gato negro y comenzó a jugar con él con vivaz entusiasmo.

    –Pero… ¿por qué esta así? –preguntó Zero al no entender el que Ao estuviera enojado con él.

    –Zero… es porque lo dejaste toda la mañana y parte de la tarde a cuidado de otra persona que no eras tú –respondió la chica– ven Aoi-chan no te enojes con tu papi –Aoi movió su cabeza un poquito dirigiendo su mirada para atrás donde se encontraban ellos y al ver a su padre solo atino a inflar sus cachetes y nuevamente por causa de orgullo infantil no cedió y seguido jugando…

    Zero miro a Aoi asombrado ante aquella reacción, y aunque no lo mostrara se sintió algo triste al ser ignorado de aquella manera. Su mirada se desvió a la chica que había soltado un suspiro mientras cruzaba los brazos mientras pensaba– Zero, quizás esto funcione –dijo en un susurro al peli palta, quien solo atino a arquear una ceja al no comprender a que se refería.

    Antes que el joven pudiera al menos decir algo, se vio sentado en el sofá con la chica a su lado, muy juntos para su gusto. La joven no parecía incomoda ni nada solo divertida al saber si esa loca idea resultaría.

    –Aoi~– llamo levemente Shina, pero tan solo basto eso como para llamar la atención del pequeño quien volteo su cuerpecito para ver que ocurría– Mira, ahora Zero es mío, mira Aoi tu papi es mío –fueron las palabras de la chica mientras forzaba el brazo de Zero a que la abrazara. El niño no tardó en darse cuenta que la atención de su padre le era arrebatada y gateando lo más que pudo llego hasta el lugar sentándose en la alfombra y extendiendo sus manitas en dirección al joven exigió el cariño y total atención de su padre.

    Shina rió por lo bajo alejándose un poco de ambos chicos, primeramente porque en verdad había resultado hacer eso y segundo por la cara de Zero cuando se le ocurrió hacer eso, realmente era algo nuevo nunca antes visto.

    –¿Me puedes decir que sabes?… –preguntó Zero de manera indiferente asía la pelinegra mientras sentía cierto sentimiento al “reconciliarse” con su pequeño y aun no nació hijo que se encontraba en su regazo.

    –En verdad, serás un buen padre en el futuro… tal como ahora, claro que ahora eres medio tontito pero bueno –decía Shina mientras miraba la escena con una sonrisa amistosa. Luego empezó a aclararse la garganta al momento que su rostro adquiría un semblante serio…

    –Bueno, resulta que yo… ya sabía de Ao desde hace un semana –comenzó diciendo tomando asiento en otro sofá y mirando la expresión del chico.

    No era mucho esperar que el rostro de Zero mostrara una leve expresión de asombro ante aquellas palabras, ya que desde luego, según lo que sabía era que el niño no llevaba más de tres días en ese tiempo ¿Cómo alguien pudo saberlo antes?

    –Yo lo vi llegar en una visión, esa fue la razón de mi llegada a este lugar, y me instale en la academia como en este edificio ya que estos puntos se veían perfectamente en la visión –dijo mientras posaba sus ojos en la mirada confundida del joven cazador– Yo soy una guardiana del tiempo y hechicera, por eso sabia de Aoi-chan y no dude en venir para ayudar al caza-vampiro para cuidarlo –concluyo la chica con una sonrisa, pero era de esperarse que el joven cazador no pudiera creerlo en lo más mínimo

    –Es la verdad Zero. Yo soy la descendiente de la primera guardiana del tiempo y la de la paz entre las especies, y soy la reencarnación de un hechicera o…creo que era una bruja –finalizo aquella duda la joven chica.

    Zero aun la miraba sin creerse el cuento por completo y apretó el agarre que tenía sobre el niño con recelo que no pasó desapercibido para la joven quien se levantó y se acercó…

    –Además… en el momento que vi a este pequeño… –dijo al momento que le arrebataba el bebé a aquel vampiro–…no dude en venir por esta preciosidad de niño. Además, de todas formas en el futuro yo te conocería y luego vería a este pequeño. Lo que significa que después de todo me encontraría contigo, señor cazador –dijo con una brillante sonrisa que hizo que Zero recordara por primera vez desde que Ao llego, a aquella castaña y un apretón en el corazón se hizo presente.

    –El dolor se ira… yo lo sé –dijo Shina consiente del estado de Zero mientras con la mano libre palpaba la espalda del peli plata. Aoi miraba sin comprender la expresión de dolor de su padre, pero nada más verlo también se preocupó y balbuceando en su idioma de bebé llevo sus manitas a la cabeza de su padre– Mira hasta Aoi no quiere verte así.

    Zero levanto la vista y vio la cara preocupada de aquel niño que sería su hijo, el pequeño al verle el rostro sonrió jalando un poco del pelo del vampiro.

    –Supongo que no tengo de otra que aceptar tu ayuda –dijo con una sonrisa de lado el cazador de vampiros a lo que la chica solo asintió.

    –Por cierto mi vampirito es hora de tomar tu leche –le decía al niño que tenía en brazos quien sonrió y estiro sus manitas en señal de aprobación ante la idea.

    –Nee Zero ¿sabes?… creo que será un muy largo periodo que estará Aoi en el pasado –dijo mientras le daba el biberón al pequeño bebé y empezaba a mecerlo entre sus brazos…

    –¿Por qué lo dices? –preguntó Zero sentándose junto a la chica que se encontraba en el sofá.

    –Viajar en el tiempo agota a una hechicera y al parecer una hechicera abrió el tiempo para que Aoi llegara aquí –explico quitando el biberón del bebé ahora dormido en su regazo– por cierto Zero, ahora mismo iremos de compras –fueron sus palabras dirigiéndose a la habitación del peli plata y colocando con cuidado al pequeño sobre la cama.

    –¿A qué te refieres? –preguntó Zero arqueando una ceja. Pero para cuando hizo la pregunta la chica ya no se encontraba en el lugar. Aún más confundido dio un paso para ir a su cuarto cuando una figura a una híper-velocidad pasó por su lado. Mirando bien ahora junto a su cama se encontraba Shina con cochecito para bebés.

    –Como que a que… –respondió Shina a la antigua pregunta de Zero. Con calma alzo nuevamente al niño y lo coloco al coche cubriéndolo con las mantas.

    –Vamos a comprar lo que necesita; una cuna, leche especial para bebé, papilla, juguetes, pañales, etc… –decía Shina empujando el coche por el apartamento, dejándolo junto al chico que la miraba curioso.

    Shina miro lo que llevaba puesto (el uniforme) y rápidamente dirigió su mirada al rostro de muchacho– Zero espérame, vuelvo en un parpadeo –fueron solo aquellas palabras las que se escuchó mientras ella se iba como alma que lleva el diablo. Y en un tiempo record (para una chica) ya estaba con otras ropas nuevamente junto a Zero. Era una ropa sencilla, solo constaba de un vestido celeste suelto hasta las rodillas con unas botas cafés. Y su cabellera negra-azulada en una trenza que caía al frente hasta su cintura.

    –Bien, hay que moverse.

    Bastaron esas palabras para que ella saliera con el cochecito seguida de Zero. El camino hasta el ascensor fue tranquilo entre los dos. Ya cuando se encontraron abajo, la recepcionista (Mizuki) se asombró mucho al verlos, parecían una linda familia…

    Shina charlo unos segundos con ella antes de despedirse y salir del edificio junto al cazador quien extramente se mantenía tranquilo y callado…

    –Por cierto ¿de donde sacaste el coche?–preguntó Zero al ver donde dormía placenteramente su hijo. La atención de Shina se desvió al cazador y sonrió un poco.

    –¿Te acuerdas cuando me viste por primera vez? –indago inclinando su cabeza para un lado para poder verlo, al ver como el chico asentía a su pregunta prosiguió:– Fue en ese momento que me dirigía a comprarlo…
    ...​

    –Mira Zero le quedarían muy bonito a Aoi –decía Shina mirando un accesorio que constaban de unas orejas de gato de color azul.

    –Sí... –No basto más que aquellas dos letras como para que los ojos de Shina brillaran y lo comprara en un instante.

    Mientras recorrían las tiendas de la ciudad tranquilamente haciendo todas las compras, se podía escuchar uno que otro comentario de parte de las venteras, como: "Son muy jóvenes…" "¡Que linda pareja!" y cosas así. Claro que eso no afectaba en lo más mínimo ni a Zero ni a Shina…

    –Bueno ya tenemos todo solo falta la cuna, nee Zero ayúdame a escoger una –dijo Shina deteniéndose frente de una tienda de sonajero, cunas, música para bebés, etc…

    –Ok –fue la respuesta del peli plata empujando el coche donde se encontraba ahora un Ao despierto. Mientras que con la otra mano se encargaba de cargar las compras…

    –Señor me mostraría unos modelos de cuna para un niño muy bonito… Mire así de bonito como su padre es el bebé… –dijo mirando a Zero, quien estaba llegando a su lado. El hombre lo miro y luego miro el coche donde estaba el pequeño.

    –Claro –dijo con una sonrisa, mientras empezaba a caminar en dirección donde se encontraban las cunas.

    Ambos jóvenes siguieron al hombre por la tienda hasta dar con las cunas para niños. Ahí estaban una linda cuna celeste, otra verde y otra de blanco con detalles purpuras y azules en los juegos de sabanas tanto como en la madera de la cuna y el espaldar.

    –Ese – dijeron al unísono Zero y Shina apuntando a la último modelo de las cunas.

    El hombro soltó sonrió a la pareja por la sincronización que habían presentado. Asintiendo al pedido de sus clientes llamo a uno de sus empleados para que fuera por una cuna desmantelada de la misma cuenta…
    ____________________

    Apartamento de Zero / 8 PM.

    –Mira Aoi, mamá ya termino de armar tu cuna –decía Shina abrazando al niño contra su pecho y acercándolo a la linda cuna que se encontraba armada.

    –¿Por qué el empeño en que te llame mamá? –preguntó Zero ajustando los últimos tornillos. La miro por unos momentos mientras se dirigía por el colchoncito, sabanas, edredones y almohadas de la cuna…

    –Pero como te dije papá… –empezó Shina y Zero interrumpió.

    –Pues si soy su padre – dijo con voz dulce nunca antes escuchada desde el otro cuarto mientras traía las cobijas.

    –Sí… pero quisiera que me dijera mamá, es que me encariñe tanto con él que creo que es como mi hijo y además, siempre quise que me llamaran así y quien mejor que Aoi ya que seré su madre hasta que vengan por él. – dijo con un leve sonrojo de la pena.

    Zero solo esposo una sonrisa, ¿cómo en poco tiempo la chica le cayó tan bien?… seria que de alguna manera le recordara a Yuuki… "No… no confundiré a Yuuki con Shina ni a Shina con Yuuki" pensó y se dispuso a arreglar todo.

    Cuando todo ya se encontraba listo, ambos colocaron a Ao dentro de la cuna. El pequeño sonrió estando adentro y eso hizo que Zero mostrase una de las expresiones más suaves que quien lo viera diría que no se tratara de él.

    –Aoi espera a papi y "mami" tranquilito ok –dijo Shina dándole un beso en la frente.

    – Solo será un rato –dijo Zero palpando la cabeza de su hijo mientras ambas miradas purpuras chocaban.

    Dejándolo dentro de la cuna Zero se dispuso a salir del departamento con Shina…
    ____________________

    –Y bien, que era –dijo Zero mirando como Shina buscaba algo entre sus cosas en su propio departamento.

    –Mira Zero este es un collar para que algún vampiro con pensamientos de hacer daño no logre acercarse a Aoi –dijo con una sonrisa mostrándole el collar de luna menguante de color plata que tenía grabado "Aoi" con letras azules– Lo hice hace poco.

    –Sera de ayuda –dijo asintiendo el joven cazador tomando el collar en sus manos. Sería de gran ayuda ya que dentro de unas horas lo dejarían al cuidado de Mizuki y podrían atacarlo…
    ____________________

    –Zero, Zero, ¿Zero estas en casa? Zero abre…–decía Kaito tocando la puerta del departamento del peli plata– ¿Te siente bien?… es la primera vez que faltas a una reunión de la asociación –dijo colocando su oreja contra la puerta esperando algún sonido, pero nadie respondió.

    Dentro del departamento, Aoi solo escuchaba lo que esa vos decía. Parpadeando un poco gateo hasta el barandal y empezó a balbucear como intentado preguntar algo.

    El castaño suspiro separándose de la puerta. Miro un rato la puerta y poso su mano en el pomo de la puerta, al cual se abrió al girarla. Algo extrañado de que estuviera abierta decidió entrar, pero justo antes de hacerlo sintió la presencia de alguien cerca…

    Era…
    ____________________
    Bueno, tarde otro mes -.- lo siento, pero esta es una historia re-escrita por eso me costo un poco ordenarla de mejor manera para esta ocasión ya que comparada con la original esta de aquí esta mas detallada y los diálogos están mejorados. Lo tengo hasta el 13 pero tardare en re-ordenarla, pero espero le este gustando a todos ustedes ^^También lamento los OCC que están, pero en verdad se me hace difícil no meterlo tomando en cuenta como ira esto...

    Bueno, nos vemos ^^/
     
    Última edición: 28 Noviembre 2013
  6.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    Asdfgh Esta tan linda esta historia *-* me acabo de leer los tres capítulos de jalón, Sora, Sorita, di que si vas a continuar *-* Es que ver así a Zero hace que mi corazón deje de latir y lata lo más rápido que puede.

    Es que Zero es tan ASDFG♥♥♥Zero♥♥♥ nunca me imagine a él así, en el papel de padre y aunque hicieron ese capitulo especial del Manga, no dice mucho de su comportamiento.

    Ame, y amo este fic, note varias faltas de tildes, como unos dedazos, pero nada grave *-* fue tan genial.

    Muchos son Fan de Zero/Yuuki y Yuuki/Kaname, pero yo había buscado algo más centrado en Zero, y tú lo haces y sacas a su hijo *-*

    Del OoC no creo que haya tanto problema, es como hablar de Vegeta cuando esta a solas con su hija, el es cariñoso y eso. Zero tendría un parecido con el carácter. Y sobre lo de Aidou en el manga si carga varias veces a Yuuki.

    Espero no me mates esperando la conti T^T yo se que eres buena Sorita y lo subirás pronto
     
    • Adorable Adorable x 1
  7. Threadmarks: Noticia
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    3068
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capítulo 4
    Una noticia sorpresiva
    ____________________

    —Kaito, es de mala educación entra en apartamentos ajenos —la voz de Zero fue la que hizo que el castaño se detuviera y lo mirara.

    —Zero… Es que como el otro día no fuiste… pensé que algo te había ocurrido —dijo Kaito con normalidad hasta reparar que el peli plata no estaba solo… si no que estaba con compañía, y no cualquiera, era el de una chica, a la cual la cuestiono con la mirada.

    —Es que le pedí ayuda el otro día y por ese es que no fue a... hum, su encuentro —fueron las palabras que dijo la pelinegra al sentir la mirada del chico sobre ella, quien con esa respuesta estaba más que confundido…

    "Zero + Pedir un favor = Zero dar respuesta negativa… Pero entonces porqué esta vez…" fueron los pensamientos que surcaron la mente del castaño mientras clavaba su mirada en ambos chicos que estaban en frente suyo, aun sin creerse ni una palabra de algo que era completamente imposible.

    —Puedes irte Kaito, mañana iré. Ya todo está terminado y solucionado ¿verdad?—siguiendo el juego Zero cuestiono al final a la oji-rojiza, quien con un sonrisa y una risita asentía.

    —Sí.Ya me ayudaste lo suficiente y el problema ya está resuelto. No necesito nada más y no quisiera dar problemas con tu jefe —respondió Shina, siendo observada en todo momento por Kaito que aún no se creía ese cuento. La peli-negra les dedico una última sonrisa a ambos cazadores y se retiró antes de que Kaito sospechara más.

    —Zero estas raro… Bueno, de eso me preocupare después, adiós —empezó a decir Kaito dándose la vuelta con un suspiro, pero luego de dar unos pasos volteo la mirada y la centro en Zero con una sonrisa— Por esto te tendrán que dar doble trabajo, que tengas suerte amigo —fue lo último que escucho Zero antes de que el castaño se diera media vuelta y se alejara en dirección al ascensor.

    —Esto será un problema si se enteran —fue lo que dijo Zero cuando las puertas del ascensor se cerraron y el abría la propia para ingresar a su apartamento, donde al hacerlo se encontró con una pelinegra jugando tranquilamente con su hijo.

    —¿No estabas en tu apartamento?—preguntó con una ceja arqueada al ver a la chica en su casa cuando debía estar en la suya propia. Ante aquella reacción Shina solo atino a sonreír aun con Ao en brazos y este último con curiosidad miraba el rostro de la peli-negra.

    —Te olvidas de soy bruja—dijo de manera divertida mientras bajaba al niño y lo colocaba en su cuna donde empezó a jugar con sus juguetes siendo vigilado por la mirada dulce de la chica.

    —No eras acaso una guardiana-hechicera —comento Zero saliendo de aquella habitación y dirigiéndose a la cocina para preparar la leche para su hijo… Una sonrisa paso por su rostro ante eso “Un hijo…” Nunca había pensado en formar una familia pero al parecer en el futuro lo haría… y ver a ese pequeño hacia que una calidez inundara su pecho…

    —Bruja, Hechicera o maga; yo soy eso. Pero también soy guardiana Zero, yo soy todo eso por herencia genética —la voz de Shina hizo que el peli-plata volteara para así encontrarse con aquella chica que estaba detrás de él con sonrisa dulce que le hizo sentirse extraño.

    —Ah sí, cierto. —fueron las palabras de Zero antes de voltear otra vez y comenzar a alejarse para ingresar a la cocina. Esto era algo raro, su corazón sentía una punzada al ver esa sonrisa, pero a vez una calidez ante ella…

    —Espera que yo te ayudo —dijo Shina apresurando su paso y llegando a la cocina donde Zero ya se encontraba poniendo el agua al fuego para preparar el biberón…
    ____________________

    Un mes después…


    —Director… no es bueno espiar a las personas —decía Yori con una gotita en la cabeza y mirando como Kaien Cross estaba vestido de detective y con unos binoculares enfocando desde la ventana a los jardines, donde en una de las bancas se encontraba Zero platicando con Shina sobre que deberían de hacer con el cuidado de Ao, cosa que Cross no sabía ya que no podía oírlos.

    —Yori-chan… ¿Desde cuando Zero se comporta tan amigable con las personas? —había dicho el rubio mientras zarandeaba a la castaña por alguna respuesta. Para el hombre esto no era posible, tenía que ser una ilusión lo que veía por aquella ventana, Zero nunca habla con nadie y mucho menos con nuevos…

    —Es así desde que llego Shina-chan, aunque solo es así con ella Cross-san —mareada por ser zarandeada ella logro responder, librándose de esa manera de los zarandeo de Cross quien empezaba a lagrimear.

    —¡Pero qué mal hijo tengo! ¡Ocultarme que tiene una quizás relación con alguien!—comenzó a decir Cross haciendo una escena dramática en pleno pasillo siendo mirado por todos los presentes cercanos con una gota de sus cabezas…

    —No creo que sean pareja… Quizás ella es alguien que lo entiende como lo era Yuuki—dije Yori segura de sus palabras, pero en el momento que ella miro por el rabillo del ojo lo que se mostraba del otro lado del cristal comenzó a dudar… Y podía jurar haber visto Zero sonreír en un momento mientras la chica reía, lo cual nunca había pasado, ni cuando estaba Yuuki “Sera que acaso… ¿Zero ya se olvidó de Yuuki?”
    ____________________

    Por otra parte en la habitación de Yuuki


    —Yuuki-sama, Kaname-sama está por venir —informo Aidou entrando en la habitación de la chica, la cual se encontraba sentada con las sabanas cubriéndole todo dejando solo su rostro más o menos visible.

    —¿Eh? Ah… si, gracias. —dije la castaña algo desanimada lo que confundió al rubio “¿No debería de estar saltando y dirigiéndose a la sala para esperarlo como siempre?” pensó este acercándose un poco más a la vampiresa.

    —¿Qué le ocurre? —indago el oji-celeste mirando con preocupación a la castaña quien dio un brinquito al escuchar esa pregunta y había bajado la cabeza aumentando se esa manera la preocupación del rubio…

    —No es nada – respondió Yuuki con voz casi quebrada y negando con la cabeza, pero esto no convencido para nada al rubio y la miro por un momento esperando que le dijera la verdad, lo que sería improbable…

    Lo que sucedía con la castaña era que había soñado con su futuro encuentro con Zero, el cual ansiaba mucho… Pero aquel sueño la descolo un poco, en el sueño, Zero la apuntaba con Bloody Rose mientras la mirada con desprecio y ella al mismo tiempo le decía que no la matara, que la perdonara.Mas Zero solo la miro con decepción, bajando su arma y dándose media vuelta, soltando unas últimas palabras: Tú ya no eres Yuuki… asquerosa chupa sangre.

    Yuuki ya estaba por llorar al recordar aquel sueño, recordar la mirada que Zero le dirigía en ese tortuoso sueno que tuvo, además de eso, ella no comprendía como eso le dolía tanto, como era que el tan solo pensar que Zero fuera tan frío con ella le hacía querer llorar "Zero… que estarás haciendo… ¿Será que aun piensas matarme como dijiste…?" mordiéndose el labio para que Aidou no supiera que ella estaba por llorar se volvió a recostar sobre la cama y se envolvió mucho más con las sabanas a vista del rubio.

    —Aidou-san dile a Kaname-nii-san cuando llegue que quiero estar sola si es que viniera para mi recamara —pidió Yuuki con ojos llorosos y haciendo lo posible que no se le escuchara la voz demasiado quebrada de lo que estaba.

    Aidou la miro decepcionado de que no le dijera por estaba así, pero él no tenía derecho a objetar ordenes por lo que solo suspiro diciendo un simple ‘Sí.’ y salió de la habitación con dirección a la cocina por algo de tomar, pero en su mente se preguntaba qué era lo que le había puesto de esa manera a la castaña si se supone ella ya debería de estar feliz por estar con Kaname, “Era esto lo que querías ¿no? ¿Qué te hace poner de esa manera si deberías de estar feliz?” pensó mirando la puerta por encima de su hombro.

    Dentro de la habitación, Yuuki había empezado a sollozar y llorar en silencio. Las lágrimas eran de dolor, tristeza, nostalgia…. No podía evitar extrañar a ese peli-plata y le dolía el corazónpor eso, se supone que ella tendría que estar feliz por estar con Kaname, pero ahora estaba ahí, llorando. Y todo por una razón e interrogativa "Zero ¿enserio me mataras o solo te iras de mi vida? " pensó la joven vampiresa mientras acallaba sus sollozos con su mano— No quiero… no quiero —se repetía mientras negaba con la cabeza y hundía su rostro en la almohada, mojándola con sus lágrimas “No quiero… Zero”
    ____________________

    Apartamento de Zero / 3:30 pm.


    —Zero. Oye Zero… ¿estás en casa?—preguntó Yagari tocando con avidez la puerta del cazador, pero en ningún momento recibió respuesta. Suspirando llevo la mano al pomo de esta pensando que quizás estaba abierta, al girarla resulto que así era, extrañado por aquello decidió entrar. Definitivamente Zero debía estar en casa si su puerta estaba abierta ¿verdad?

    Yagari ingreso con cautela al lugar, mirando para todos lados. Con pasos firmes llego hasta la sala del apartamento y no vio a nadie— ¡Zero! —llamo un poco más alto pero aun así no escucho respuesta, solo un pequeño pero fino rudito de un cuarto que estaba semi abierto al cual decidió acercarse.

    —Zer… —no pudo terminar de formar ni siquiera una palabra, al entrar en la habitación no se encontró con su alumno, sino que vio a un bebé jugar tranquilamente en una cuna, lo que lo dejo desconcertado.Era un niño de piel blanca, cabellos plata y ojos muy llamativos de color purpura, para Yagari era como ver a Zero de bebé en ese momento, pero eso era más que imposible.

    Aoi ya había escuchado que alguien había entrado a casa y cuando entro en su habitación, lo miro con curiosidad y dándole una sonrisa al intruso de su diversión paro de jugar— Howa —intento decir mientras agitaba su mano en forma de saludo, la mano donde justamente tenía una réplica exacta de Bloody Rose, pero este era una repica exacta de la original que Shina había creado con magia. Yagari parpadeo confundido cuando el niño le saludo y más aún al ver el “arma” caer de su manita al colchón de la cuna. “¿Estaré alucinando?” se aventuró a pensar acercándose un poco más a la cuna.

    —No me digas que te volviste un bebé —ya estaba empezando a decir incoherencia por lo confundido que se encontraba, pero en ese momento el ruido de la puerta y de alguien hablar lo había hecho que mirara para atrás.

    —¡Aoi~! ¡Mamá y papá ya están aquí~!—decía Shina con una sonrisa al recordar su logro de hacer que el bebé le llamara “mamá” Pero en el momento que estuvo dentro del cuarto del niño, ella se quedó petrificada al ver a otra persona…

    —H-hola —dijo Shina con asombro "¿cómo no sentí su presencia?, Zero tampoco lo sintió…" pensó y hablando de él, justo en ese momento ingreso a la habitación mirando a Shina reír nerviosamente, lo cual lo confundió, pero al dirigir su mirada a la cuna de su hijo se encontró que también estaba Yagari en la habitación mirándolo con cara incrédula…

    —Zero quien e… —Yagari no pudo nuevamente terminar de formar una pregunta, ya que el niño que estaba detrás de él había dicho un fuerte y alegre “¡Papi!” lo que hizo que mirara con seriedad a los jóvenes en busca de respuesta para aquello.

    —Yagari-sensei… etto…Ham, bueno…—por primera vez la azabache tenía la mente en blanco para decir algo, por lo cual dirigió su mirada al vampiro que no se había movido ni un milímetro o incluso ni siquiera había respirado…

    —Zero me debes una explicación —dijo con seriedad Yagari, ¿Qué pasaba aquí? ¿Por qué había un niño que era el vivo retrato de Zero en una cuna? Preguntas como esas rondaron la mente del mayor a lo que Zero solo suspiro cansado dirigiendo su mirada primero a Shina y luego a Ao quien lo miraba feliz e ignoraba los problemas en lo que estaba metido su padre.

    —Yagari-sensei el niño es mi hijo… —había comenzado a decir el peli-plata con serenidad notable, pero antes de siquiera proseguir con lo que iba a decir se escuchó la voz grabe de su maestro interrumpiéndolo.

    —¡¿Pero en que preciso instante ocurrió esto?!—Preguntó Yagari furioso exaltando un poco al bebé quien lo miro con cierto miedo— Zero, además me doy cuenta que el niño no es humano, ¿porqué no dijiste nada?—regaño el mayor al joven vampiro de manera seria, lo cual al bebé lo ponía más triste de ver cómo le regañaban a su padre y estaba a punto de llorar.

    —Pero si tan solo… —decía Zero de lo más tranquilo intentando explicar las cosas a su maestro, pero nuevamente se había visto interrumpido por el mismo que había recordado ciertas palabras que escucho cuando ambos jóvenes habían llegado.

    —No me digas que… ¿Ella es la madre? – preguntó dirigiendo su mirada a Shina, quien se ruborizo ligeramente a esa acusación, pero lo disimulo muy bien para que no se notara.
    —Y si lo fuera qué, además ¿A que se debe tu visita? – preguntó Zero suspirando resignado, no había necesidad de decirle sobre lo de Ao. Si dijese que viene del futuro de lo más seguro es que no se lo creerían y además sí es su hijo, así que ¿por qué no dejar hasta ahí la explicación?

    —Ya tendré este asunto para después, aunque ya se me hacía raro que charlaras "amistosamente" con ella… Nunca creí que este niño estaba de por medio – dijo negando con la cabeza aun sin creerse aquello, mientras que Shina subía a un tono más alto de rojo ante eso por lo que tuvo que acercarse a Ao para que no vieran su rostro rojo…

    —Zero tienes una tarea sencilla, debes matar a una pandilla de vampiros de nivel E —le dijo entregándole unos papeles y mirando de reojo al niño que estaba aun en la cuna— Si que se parece mucho a ti. —dijo mirando como el pequeño niño apuntaba con su versión casi-juguete de Bloody Rose a un vampiro de juguete que estaba en un esquina de la cuna a lo cual Zero no pudo evitar sonreír…
    ____________________

    Apartamento de Zero / 8 pm.


    —Que problema, ahora Yagari-sensei pensara que se yo de mí —dijo Shina ocultando su rostro entre sus manos para luego negar con la cabeza y agarrar las tazas de café que había preparado— Aunque tarde o temprano se enterarían… Nee, Zero —le llamo viéndolo salir de la habitación de Ao y entrándole una taza de las que traía consigo.

    —¿Qué ocurre Shina? —preguntó el peli-plata tomando el café que le paso su amiga, si es que eso se podía decir, ya que ella era la segunda después de Yuuki en quien Zero tenía confianza, solo que con Shina se sentía como si sus vidas fueran de lo más parecidas en el pasado que era una confianza mucho mas distinta a la que tenia con Yuuki en el pasado…

    —Es que… —la chica empezaba a jugueteaba con sus cabellos, nerviosa por lo que quería preguntar, pero aun así mantenía la firmeza en sus palabras— Sobre el tema de que tu maestro me considera madre de Aoi… —se obligo a ella misma callar un momento, no es que le desagradara que la consideraran a ella madre del pequeño peli-plata...

    —Lo que los demás pienses, me tiene sin cuidado. Además, ¿no dijiste que serias su madre en el tiempo que este aquí? —dijo Zero respondiendo a la intriga de la chica, sin que ella hiciera la pregunta. Y dando un sordo a su café se volvió a entrar al cuarto de su hijo seguido de Shina…

    —Enserio… no importa si piensan que yo… Digo… él es tu hijo y yo estaré cuidando de él… Pensaran que somos pareja y más aun viendo al bebé… ¿eso no te molestara? Que piensen que tú y yo y Aoi… —la azabache ya no sabía cómo explicarlo, ni siquiera sabía si lo que decía se entendía por lo cual dando un suspiro decidió callarse un momento para calmar aquel nerviosismo que no supo como apareció…

    —No importa lo que digan, de todas maneras no sería mentira. Ya que en cierta forma sí somos sus padres por el momento —dicho esto por el peli-plata logro calmar la mente de Shina haciendo que ella sonriera dejando la taza de café sobre una mesita.

    —¿Sabes Zero? Aoi sí se parece muchísimo a ti. – dijo mientras se acercaba a la cuna donde el peli-plata dormía tranquilo con Bloody Rose en mano. Una sonrisa apareció en el rostro de ella, el pequeño se veía muy tierno cuando dormía y era muy agradable aquella sensación de calidez que se sentía al verlo dormido…

    —Sí lo sé. Por cierto, cuídalo esta noche vale. Yo tengo que ir a matar a esos repulsivos vampiros —dijo Zero con una sonrisa dejando su taza de café ya vacía junto a la de Shina, se acerco un poco a la cuna y vio a su hijo dormido lo cual le hizo sonreír también.

    —Está bien, suerte. —dijo Shina aceptando lo que le pedía aquel peli-plata, ¡pero claro que lo haría! Por ella cuidaría siempre de ese pequeño. Y dándole una última sonría al vampiro lo vio salir de la habitación con rumbo a cumplir su misión.

    —Ao… ¿tú que dices? Logre ver a tu padre en la visión pero me pregunto ¿quién es tu madre? —dijo mientras se recostaba en una cama que ella hizo aparecer junto a la cuna de Ao y suspirando confundida—…Puede que sea…
    ____________________
    Hola a todos, Zil gracias por comentar ^^ me hiciste acuerdo de esta historia hehe.

    Espero te gustara el capitulo, el cinco ya esta en proceso por lo cual tranquila que no tendrás que esperar mucho ^o^

    Bueno me retiro por ahora, nos vemos en el proximo capi~

    Matta~ Nee~!
     
    Última edición: 29 Noviembre 2013
  8.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    Asdfgh Sora, lo ame más que nunca, me encanto mucho, y Ao es tan lindo, no deje de leer en el camino, en el metro me veían como loca, me reía decía, Awwww mi Zero, y después como me imagino la cara del profesor jajajaja cuando ya estaba pensando que Zero se hizo niño, y la chica, asdf no me cae del todo bien e.e quiere algo con Zero y no es amistad... Pero, la madre quien es? Por que ella sólo vio a Zero como el padre y la madre, no me digas que es Yuuki, por que si trata mal a mi Zero le clavo una estaca ¬.¬

    Muy bien Sora, esta genial el capítulo. Pero te recomiendo hablar de los personajes por otro aspecto físico, no sólo los ojos, si no también por cabello como lo hiciste o por su belleza... Osea poner "Aquella chica de singular belleza se le acerco más y más a Zero, Zil era su nombre" (? tu me entiendes no XD jajajajaja ya quisiera estar con Zero ;-;

    Esta parte me encanto, bueno y muchas más:

    Que gracioso el director con su "¡Ocultarme que tiene una quizás relación con alguien!" ese quizas me mato XD

    Bueno, note uno que otro dedazo, ya casi para el final. Pero, disfrute mucho la lectura y eso es lo importante. Espero con muchas ansias el siguiente capitulo.
     
    • Adorable Adorable x 1
  9. Threadmarks: Cumpleaño
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    3725
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________

    Capítulo 5
    Cumpleaños
    ____________________


    Cuatro meses después…


    Zero se encontraba algo distraído en su última clase del día, no era que no atendiera, estaba escuchando todo lo que decía el profesor al pie de la letra, solo que parte de su mente se encontraba pensando en las cosas que haría ese día… Para comenzar estaba el cumpleaño de su hijo, que según dijo Shina era ese día y su pequeño cumpliría un año. Tan solo con saber esto Zero sintió felicidad nunca antes experimentada y a causa de Shina ahora estaba también que irían al parque de paseo como regalo para Ao, a lo cual obviamente no se negó…

    —Zero luego iremos a comprar un pastel para los tres ok —susurro Shina que se encontraba a su lado a lo que él respondió con una simple inclinación a lo dicho por la peli negra.

    Ya con este eran cinco meses desde la llegada de Ao al pasado y para su suerte nadie lo había notado a excepción claro está de Yagari, pero este también no sabía que el niño venia del futuro, solo había sacado conclusiones a las que Zero no se le daba la gana de aclarar y solo decía “Lo que piensen me tiene sin cuidado” Pero por ahora lo menos que quería Zero era que su supuesto padre se enterar de aquello por Yagari, a lo cual para su suerte su maestro dijo que no le diría nada…

    …​

    A la hora de la salida, un director con un sonrisa de oreja a oreja se encontraba caminando por los pasillos de su escuela de lo más tranquilo, mas este paro su caminar al escuchar uno que otro murmullo entre un grupo de chicas, claro que él no tenía por qué husmear entre lo que hablaban, pero al escuchar un: "¿Es cierto que viste a Zero-sempai con un bebé junto a Shina-sempai?” fue suficiente como para que el director quedara de piedra y rápidamente se dispusiera a cambiar su rumbo a la primera ventana que estaba cerca…

    Los ojos del rubio director miraron atento la ventana que daba a las rejas de salida de la escuela, no paso mucho como parar ver a la únicas dos personas que no dormían en los dormitorios salir por ese lugar; nada más y nada menos que su hijo con aquella peli negra de aura extraña. Luego de segundos de ver eso, el director; de no sabemos de dónde y cómo; apareció vestido de detective y con ayuda de una cuerda salió por la ventana para poder seguir a su hijo.

    El rubio los siguió en silencio en todo el trayecto, pendiente a cada palabra y movimiento de estos dos jóvenes que aún no captaban su presencia, no paso mucho como para llegar al edificio donde vivía su hijo ya desde hace un año más o menos, los vio entrar como si nada y por su parte él se escondió del otro lado de la calle mirando atentamente la entrada…

    —Zero, hijo. ¿Qué harás ahora? ¿Por qué no confías en tu padre? —decía entre sollozos el mayor ante la desconfianza de su hijo, quien no le contaba nada de su vida… En esos momentos miro como del edificio su queridísimo hijo salía junto a la pelinegra ya cambiados con otras ropas, pero lo que le llamo la atención fue el cochecito negro con blanco donde reposaba un bebé y las palabras que antes escucho rondaron la mente confusa del director…

    Mami y Papi irán por pastel, mi niño

    Esas palabras que logro de apenas escuchar el director lo dejaron petrificado y de un momento a otro cayó en un desmayo del cual no tardó mucho en reponerse y volver a seguir a su hijo, esta vez esperando el momento adecuado para aparecerle a su hijo…
    ____________________

    Desde el momento que había salido del colegio el peli plata se sentía vigilado en todo momento, claro que no le tomo importancia al principio pero esto ya le estaban empezando a molestar puesto que aquel vigilante no se iba. Por esa razón, cuando llegaron a la heladería donde Shina se dispuso a entrar por el pastel, él se decidió a ver quién era que los acosaba desde lejos, pero esto no fue necesario ya que ni bien se dio la vuelta para empezar a buscar…

    —¡ZERO! —fue el grito que se escuchó en toda la cuadra, la persona dueña de ese grito no era ni más ni menos que un director lleno de lágrimas que había brincando en dirección donde se encontraba su hijo, mas este último esquivo el abrazo del hombre entre confusión y asombro…

    —¡Que hijo tan malo! ¡Formar una familia y yo ni siquiera enterarme de ella! —decía a mar de lágrimas aquel director en forma chibi ante las miradas confusas de todos los presentes.

    —Etto… ¡¿Cross-san?! —dijo Shina con sorpresa al salir de la heladería con una caja que contenía el pastel en una mano y con Ao en el otro brazo, quien se encontraba jugando con su arma preferida. El hombre rubio paro de llorar a mares al escuchar esa voz y fijo su vista en la chica con mirada asombrada, para luego pasarla en su hijo que solo mostraba desagrado a que él estuviera ahí y por último en el bebé quien solo sonreía alegre, su mirada volvió a viajar entre estos tres durante un corto tiempo más para luego gritar a todo pulmón:

    —¡¿Desde cuando se conocen?! ¡¿Cuando sucedió "eso"?! ¡¿Cuántas veces fueron?! ¡¿Por qué no me dijiste nada?! ¡¿Cuánto tiempo paso desde que esto comenzó?! ¡¿Cómo es posible que mi café con leche desaparezca por las mañanas y aparezca luego en la sala?!—preguntaba entre gritos el director mientras zarandeaba a Zero en busca de respuesta que algunas no tenían nada que ver con el tema… Shina solo suspiro al ver la escena y Ao miro esto de manera curiosa… “Otra vez las mismas conclusiones” pensó la azabache negando con la cabeza.

    —Cross-san… ¿Desea tomar un poco de té en casa para explicarle todo? Tenemos pastel y además… Aoi dime quieres ir con el "abuelo" —preguntó Shina dirigiendo la mirada al pequeño quien asentía a lo que decía su madre sin pensarlo si quiera. Ante esto Zero la miro con desaprobación, no quería lidiar con su melodramático padre adoptivo, ya había sido por demás lidiarlo con su maestro y con Kaito la semana anterior, quien hizo una seria de interrogatorio nada cómodo…

    —Shina-chan… ¡Ok, iremos a casa! —dijo el rubio director dejando de lado su lloriqueo y tomando a ambos jóvenes de la muñecas se los llevo como alma que lleva el diablo hasta la academia aun en contra de la voluntad del peli plata.
    ____________________

    —Entonces, díganme… —dijo Kaien esperando impaciente una explicación a todo esto que él no supo en que momento comenzó y quería una explicación ya… Llevando su taza de té a la boca empezó a escuchar las primeras palabras que eran de parte de la chica.

    —Pues sí, bueno para comenzar; Aoi es hijo de Zero y el día hoy cumple 1 año… —la joven no pudo continuar puesto que el mayor se había atragantado con el té que bebía y la había interrumpido…

    —¡¿Qué?! ¡Zero ¿por qué no me lo dijiste?! Ocultar tales cosas por un año… —había dicho mientras empezaba a llorar en un rincón en penumbras de la sala de estar, a lo cual Zero tan solo bufo en molestia.

    —Shina vámonos, no quiero lidiar con esto ahora —dijo Zero levantándose de su asiento, él quería tener una tarde tranquila junto a su hijo y a la peli negra, a la cual le estaba comenzando a tener cariño de a poco…

    —Cross-san, no es necesario decirle como nos conocemos pero sí, el niño es hijo de Zero y… yo soy su madre —la joven dudo al principio pero lo dijo tratando de sonar convencida.

    Claro que ella no era la madre de Ao, no sabía quién era. En la visión que tuvo no se mostró a su madre, pero claro que el hecho que la consideraran madre del hijo de Zero la ponía feliz. Ella se había enamorado del peli plata desde que sus miradas se habían cruzado, pero sabía que él amaba a la vampiresa, pero debemos de admitir que ahora Yuuki solo ocupaba 50% de la mente de Zero, aquel porcentaje bajaba y subía a todo momento, pero al fin y al cabo Aoi era el que predominaba como el centro de toda la atención del peli plata.

    —Dijiste que hoy cumple un año ¿verdad?—dijo Cross dejando de llorar y comenzando a aceptar todo antes de que su hijo se fuera. Miro por unos momentos al niño y luego paso su mirada en la chica— ¡Quiero pasar el día del cumpleaño de mi nieto con mi nieto! —declaro felizmente mientras lo alzaba y comenzaba a dar vueltas con el niño, quien reía ante lo que hacía su “abuelo” más este cayo cuando su réplica de Bloody Rose cayo en la cara de Kaien luego de que Aoi había jalado del gatillo. Y en menos de lo que se esperaban, el director ya había recibido una descarga eléctrica y Ao volvía a reír por lo que hizo.

    —Heh, cuando no tiene balas manda descargas eléctricas a sus adjetivos —dijo Shina en una risa nerviosa al recordar este punto sobre su creación… Aun recordaba cómo días antes Aoi había disparado en dirección a su padre y de un momento a otro ya teníamos a un Zero en el suelo electrocutado por algunos volteos…

    —Creí que era un juguete —dijo Cross mirando el arma con curiosidad y miedo, no se esperaba ser electrocutado por su nieto así de la nada, además ¿Cómo es que eso se consideraba un juguete para un niño de su edad? Ya que aunque tenía apariencia de juguete ahora él sabía que no lo era del todo…

    —A-bu-e-wo —intento decir Ao recordando la palabra que su “madre” había usado cuando le mostró al hombre, pero no pudo decirla mejor y extendió su manita para que le devolviera su juguete.

    Cross al escuchar eso de parte de Ao se le iluminaron los ojos y más aún cuando miro la carita con la que el niño se lo había dicho— ¡Kawai! —dijo mientras volvía a abrazar a su "nieto" ignorando los reclamos por su arma que hacia este con sus manitas.

    —Se divierten —dijo Shina con una sonrisa apoyando su cabeza en el hombro de Zero, quien no se inmuto ante esto, la pelinegra comenzaba a cerrar los ojos, se sentía cansada… ¿pero por qué sería?… Quizás una nueva visión… o tal vez sería por…

    —Sí, dicen que entre mentes infantiles se entienden —respondió el peli-plata como si nada, aun sentía la cabeza de Shina sobre su hombro y luego se dio cuenta que ella se había dormido.

    Con cuidado de no despertarla se dispuso a alzarla como si de una princesa se tratase— Director Cross, ¿dejaría que Shina y Aoi se quedasen hasta que yo regrese de una tarea sencilla que me encargo la asociación? —preguntó Zero con voz neutral, no quería despertar a la chica, esa mañana le había dado su sangre al igual que los anteriores meses. Ella misma se había ofrecido a eso luego de un accidente y como su sangre tenía algo de magia, hacía que Zero solo tuviera sed por al menos un mes… La joven tenía que reponer fuerzas ese día.

    —No pasa nada hijo, llévala a la habitación de huéspedes, yo me quedo con Aoi-chan hasta que despierte —dijo el rubio desde el otro lado de la habitación haciendo de caballito para su nieto quien reía ante la tontería que hacia su abuelo.

    Zero solo miro aquello con una gota en la cabeza, después de eso y ante que se le quedar un trauma por ver al director en cuatro patas, se dirigió a la habitación que ese rubio le indico. En el trayecto a la reamara se deslumbro mirando a la azabache dormir como un ángel y de vez en cuando balbuceaba algo como "Vamos Aoi dime mamá… como hace rato" o "Zero así no se cambia a un bebé" aunque aquello solo logro sacar una sonrisa en el de ojos amatistas, la chica estaba recordando lo ocurrido hace ya dos meses atrás…

    Al llegar a la habitación, ingreso en ella para luego recostar a la peli negra en la cama y taparla con los edredones que había. La chica aún seguía dormida aun con todo el movimiento a su alrededor y acurrucándose bajo los edredones y su almohada volvió a balbucear un "No Zero, no soy como dicen que son las brujas" Zero que ya estaba por irse la escucho y nuevamente sonrió de lado, vaya que recordaba aquella conversación que habían tenido antes para resolver las dudas que tuviera él sobre ella respecto a ese asunto.

    —Ya lo sé —le dijo dándole un beso en la frente a lo que la azabache se removió dándole la espada entre sueno, Zero solo negó con la cabeza y se dirigió a la puerta para salir, no sin antes escuchar a la brujita responder de dormida con un “Solo te lo recuerdo".
    ____________________

    "Baka, baka, baka, baka, baka, baka, baka, baka, y re baka… ¿Cómo no te diste cuenta que era a él a quien amabas? ¿Cómo es que no diferenciaste admiración de amor? ¿Cómo quisiste mentirte diciendo que solo lo querías como amigo?" pensaba Yuuki tirada en su cama reprochándose mentalmente ante todas sus equivocaciones que había tenia tanto con su hermano y con aquel cazador…

    —¿Cómo no me di cuenta que siempre ame y amo a Zero?… —susurro con lágrimas en los ojos y el rostro cubierto por una de las almohadas blancas de su cama.

    Desde que había comenzado a vivir con Kaname ella pensó que todo sería felicidad y nada más. Pero que equivocada estaba… solo unos meses después que se fue con Kaname y hasta ahora solo sentía un vacío… un hueco… como si le faltara el factor más importante en la vida, pero en esos momentos ella desconocía aquel factor que tanto necesitaba. Pero luego empezaron aquellos sueños, donde Zero le decía cosas crueles y se alejaba de ella cada vez más, aquello le rompía el corazón en mil pedazos y fue entonces cuando lo comprendió y ahora estaba ahí, llorando en la soledad de su recamara…

    —¿Como pude ser tan tonta? —se reprochaba entre sollozos, sus ojos ya estaban hinchados de tanto llanto pero aun así estos mismo no cesaban ante nada.

    ¿Cómo era posible que solo cuando ya no lo sintió a su lado es que se dio cuenta de lo importante que era?

    Entonces más recuerdos atacaron la mente de la castaña y uno de ellos fue el beso que le dio aquel peli plata ese día que se fue con Kaname, el único y último beso que Zero le había dado con tanto cariño…— En ese momento me negué a mis sentimientos de estar ahí y no irme… ¿Cómo es que pude ser tan tonta? —se seguía reprochando mientras se daba leves golpes en la cabeza con una de las almohadas.

    — Y si vuelvo… ¿Pero si no lo encuentro?… Pero Kaname no está para decirle que quiero ir a visitar la academia. Él dijo que si yo quería ir a visitar a mi padre adoptivo que primero le dijera y que no saliera sola…—dijo para ella misma parando de golpearse con la almohada y sentándose en el borde de la cama— ¿Pero como se lo digo?… Además no volverá hasta dentro de 3 meses… Esperare… Esperare el tiempo que sea necesario si es por ir a ver a Zero y estar con él. —Dijo al final de todas las negativas que tenía esto y se acercó con cautela a la ventana de su alcoba— Espero que siga al cuidado del director Cross…
    ____________________

    —Vaya Zero, tan rápido como siempre —mencionó Kaito al ver como el peli plata ya había acabado con diez vampiros mientras el solo iba por el séptimo…

    —Bueno, hare el reporte y me iré —dijo Zero ignorando lo digo por su amigo y comenzó a caminar por la fría calle del callejón en dirección a la asociación, quería acabar con esto ya antes de que Cross ya estuviera mostrando a Aoi a todo el mundo…

    —¿Y como esta Aoi y Shina-chan? —indago el castaño mirando de reojo y con una sonrisa al joven de ojos amatistas, quien no mostraba muchas emociones en su rostro…

    —Están bien —respondió el menor de lo más normal y con voz neutral siguiendo con su camino junto a su amigo, a lo cual Kaito solo suspiro y se cruzó de brazos.

    —Aunque aún me molesta el hecho que nunca me lo mencionases —comento Kaito fingiendo estar enojado al momento que clavaba sus ojos en el joven que estaba a su lado, el cual también lo miro.

    —Kaito, me llenarías de preguntas si te lo hubiera dicho y yo no soy paciente con eso… Y además si lo hiciste cuando te enteraste de todos modos—respondió Zero poniendo una cara chibi al agregar lo último por solo unos momentos.

    —Bueno, al menos ahora tú ya… —Kaito callo al darse cuenta lo que iba a decir, no era necesario mencionarla, no era prudente mencionar a esa chupasangre "Yuuki" en estos momentos, si su amigo hizo todo para olvidarla y ahora además de eso comenzar de nuevo con su nueva familia que se había vuelto a reunir después de que la chica se fuera por un tiempo por miedo al rechazo de Zero para su hijo; aquello era lo que el castaño había llegado a concluir cuando lo había visto no hace mucho y con estos pensamientos se había quedado al no recibir negativa de parte del peli plata a su suposición…

    —Yo que… —continuo Zero mirando a Kaito, el cual al escucharlo había dejado sus pensamientos de lado.

    —Al menos tú ya no eres "El todo poderoso príncipe de hielo" ahora solo eres "El gran príncipe de hielo" Ya que la chica conmovió tu corazón y por eso habían llegado tan lejos aunque te lo oculto por un tiempo... —decía Kaito con una sonrisa más lo que dijo a aquel peli plata no le importó mucho.

    Pero era verdad, su faceta de chico frío y sin emociones solo desaparecía cuando se encontraba con su hijo y con la chica que cuidaba de él. Por alguna razón sentía que Shina lo comprendía mejor que nadie desde que la vio por primera vez a los ojos, cuando hizo eso había sentido que eran iguales, que tenían algo en común y ese común era lo que le hacía que se llevara tan bien con esa chica…
    ____________________

    Tres meses después…


    Ya había pasado mucho tiempo desde que Ao había llegado al pasado y los días pasaban con rapidez, mientras más tiempo pasaba, el peli plata más se encariñaba con su retoño aun no nacido en este tiempo. Los meses hasta ahora eran llenos de felicidad y cariño para Zero ahora que estaba Ao con él, ya no sentía ese vacío que le había dejado cierta castaña y también el que le dejo su hermano al morir por su propia mano…

    Tanto Zero como Shina ya se encontraban graduados de la preparatoria Cross y solo faltaba un mes para entrar a la universidad, como era de esperarse los exámenes para ingresar ya se habían dado y solo esperaban los resultados de estos…

    También hay que decir que en estos últimos tres meses el peli plata se sentía mucho más encariñado de su hijo y empezaba a sentir un leve sentimiento ante la azabache, pero claro eso no le era de mucha importancia mientras que su pequeño estuviera feliz…

    Referente a quien cuidaba del bebé mientras ellos aun asistían a la academia en esos tres meses, pues era Mizuki pero también en otras ocasiones era el director Cross, el cual se ofreció a cuidarlo y además que en la hora de descanso podían ir a verlo. Claro que Zero al principio se negó pero el director no permitió un no por respuesta y al fin a al cabo consiguió que cuando Zero y Shina tuvieran clases; ya que ahora irían a la universidad; Aoi se quedaría a cuidado de Kaien y Yagari de vez en cuando…

    Zero caminaba des preocupadamente por los pasillos que le llevaban a su apartamento, no hace mucho había terminado un misión de parte de la asociación y ahora solo tenía que llegar a casa, mirar si su hijo estaba bien, agradecer a Shina por cuidarlo y luego despedirse de ella y ya…

    Pero todo eso cambio en el momento que abrió las puertas y miro a la chica que estaba dándole la espalda y su cuerpo se encontraba temblando ante sorpresa del oji amatista.

    —Zero… —dijo Shina con lágrimas en los ojos mirando a la puerta donde estaba el joven al momento que dejaba caer su celular al piso haciendo un sonido sordo. Había escuchado la puerta abrirse y ver a ese peli plata solo confirmó su sospecha de la llegada de este.

    Zero miraba incrédulo el rostro lleno de angustia y tristeza de la chica que tenía en frente, no supo en que momento exactamente pero ahora ella se encontraba abrazada a él ocultando su rostro en su pecho mientras sollozos se comenzaban a escuchar y las lágrimas de la peli negra aumentaban…

    —Zero… yo… yo… yo he…
    ____________________

    Hola a todos ^.^ Bueno, no revise del todo el capitulo por lo que puede que hayan errores por allí pero bueno, aquí les traigo el quinto (~*-*)~

    Espero que les haya gustado y... Zil gracias por comentar y darme sugerencias n.n las utilizare tranquila, pero sera desde el que sigue. Bien me retiro por ahora, he estado enferma desde ayer y si mi hermano me pilla en una compu me amarrara a una cama para alejarme de ella...

    Bien no tengo nada mas que decir para el capitulo (creo) .... Bien, no recuerdo que mas les iba a decir, pero gracias nuevamante por leer y hasta el próximo jueves ^.^

    Matta Nee!
     
  10.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    Muero, muero, y muero Sorita, tengo que esperar dos días más ;----; pero bueno, todo sea por que te recuperes pronto.

    El capitulo me encanto como los otros, reía, casi lloraba al imaginar a Zero así sffdas me gusto esa parte de
    Jajajajaja y el trauma de Zero, me lo imagine Chibi saliendo poco a poco de ese lugar con su carita toda linda *-----*

    Muy buen capitulo Sorita, sólo son detalles a cuidar, pero en si, va muy bien *--*

    T^T te espero el jueves :( no me dejes vestida y alborotada

    Espera... Espera que paso con el final? Y Yuuki, ya es tiempo que salga de la casa Kuran? :O SORA!!! Voy a morir ;--; hasta la próxima
     
    • Adorable Adorable x 1
  11. Threadmarks: Recuerdos
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    3810
    Antes que nada voy a recalcar que esta historia estaba (y esta) antes en otra pagina desde hace como diez meses por lo cual yo decidí el ritmo de la misma según los comentarios y preguntas que hacia para los lectores. Razón por la cual, en futuros capítulos Yuuki va a sufrir un poquito y la madre de Ao ya esta decidida (ojala y no me maten) También aun estoy indecisa con el final que en ninguna pagina todavía a llegado, tengo en total tres finales y no se cual de todos elegir. La historia ya esta escrita hasta el capítulo 16 pero ahora mi cabeza se quedo en blanco asi que cuando lleguemos a ese numero de capítulos en este foro quizás tarde un poco en responder....
    ____________________
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________

    Capítulo 6
    Recuerdos
    ____________________


    Zero estaba en un tipo de shock pasajero al verla a ella así de frágil y débil, esto era nuevo y confuso a la vez. Los sollozos de la chica hicieron que el vampiro reaccionara y con duda abrazara a la chica que se ocultaba en su pecho con la intención de calmarla— Ya, ya… tranquila —decía mientras acariciaba la sedosa cabellera azabache de la joven, se sentía raro haciendo esto pero la joven se veía tan destrozada que…

    —Zero… mañana… debo estar en el norte… —dijo acurrucándose más en el peli-plata, tratando acallar sus sollozos que aun persistían en salir— … debo de… visitar la tumba de mis padres… y… mi hermana… —dijo temblorosa y con voz quebrada al mencionar la última palabra— Si tan solo yo… hubiese llegado antes… si yo hubiera… —decía entrecortadamente cada frase incompleta mientras sollozaba un poco y se alejaba de a poco de Zero.

    Zero se quedo pensativo y más o menos sorprendido de escucharla, aquella chica a pesar de mostrarse feliz había perdido a su familia, al igual que él, ambos habían perdido lo que ma preciaban… El cazador al sentir el cuerpo de la chica alejarse se dispuso a mirarla y con las yemas de sus pulgares limpiarles aquellas lágrimas saladas que surcaban el rostro de la chica….

    — Tranquila… de seguro… no fue tú culpa… No te culpes… —dijo con una media sonrisa aun sabiendo exactamente como era el sentimiento que sentía la chica en esos momentos, aquella sensación que él aun lleva hasta en estos momentos— Si quieres decir algo para desahogarte… cuentas conmigo. Dime ¿que paso? —preguntó mientras se sentaba en el sofá, que a tientas logro encontrar, ya que las luces aun estaban apagadas…

    Shina lo miro por unos momentos, no estaba segura de decir algo como eso, no hubiera querido que Zero la viera así justamente como estaba ahora… Limpiándose una vez más las lágrimas de su rostro se encamino al sofá y se sentó junto a Zero con la cabeza gacha haciendo de esa manera que su cabello creara una cortina que impidiera al otro chico ver el rostro de la brujita.

    —Fue hace como nueve años… Era un día lluvioso y yo…
    ____________________

    Flash Back

    ¡Por Kami!… llegaré tarde… Debía estar en casa hace dos horas… me regañaran de eso estoy segura decía mientras esperaba que la lluvia parase.

    Dirán "una niña no debe estar hasta estas horas en la calle" esas fueron mis palabras, aquel día me había quedado hasta tarde en la primaria por unos trabajos en la biblioteca. Eran las nueve de la noche y el toque de queda había sonado una hora antes, pero la lluvia no me dejaba salir de la escuela.

    Ni modo, tendré que irme en plena lluvia. dije mientras salía y aun sin paraguas ni nada me fui en aquella lluvia.

    Al llegar a casa vi las luces apagadas, lo cual en ese momento me resulto extrañoQue raro… dije al momento de abrir la puerta con mucha cautelaPapá, mamá llame pero nadie respondió, fue justo en ese momento que el cielo relampagueó, y mis ojos vieron todo con claridad; la alfombra estaba manchada de sangre al igual que varias parte de la sala¿Mamá?llame con duda, pero nadie respondió. Otro relampagueó se escuchó y vi el cuerpo de mi padre y madre, logre ver con mis ojos como descuartizo aquella bestia a mi madre… La bestia me vio con sus ojos rojos, me sonrió con cinismo para luego desaparecer…

    Me había quedado quieta de la impresión… No pude hacer nada más que ver el rostro de mi madre al sufrir… La bestia no me había hecho nada… Fue entonces que recordé a mi hermana Sally y fui corriendo a su recamara.

    —¡¿Sally…?!—llame con voz dudosa, pero en respuesta solo escuchaba la lluvia golpear contra la ventana. Me había asustado en ese momento, pero luego una respiración entre cortada logre escuchar en medio del sonido de la tormenta que comenzaba. Me acerque y nuevamente el cielo relampagueo dejándome ver el cuerpo de mi hermana, agonizando con graves heridas en el cuerpo, mis ojos se quedaron abiertos y mi cuerpo tembló, por primera vez en la vida no sabía que hacer…

    Vampiros… dijo mi hermana antes de caer en un sueño del que no sabía si despertaría. Su cuerpo estaba empapado en su propia sangre, las ropas desgarradas en varios lugares… era una visión horrible para mí, a la cual solo mire con lágrimas en los ojos…

    Un ruido del primer piso me había traído a la realidad e instintivamente voltee en pose de defensa aun asustada, pero solo me encontré con un señor que tenía un parche en el ojo, él estaba en el marco de la puerta de la habitación donde me encontraba, miro para todos lados para luego mirarme fijamente.

    —¿Estás bien? me preguntó con voz neutral acercándose, yo no tenía ni voz para hablar en esos momentos por lo cual solo asentí con la cabeza y me aparte un poco del cuerpo de mi hermana.

    —¿Podrá salvar a mi hermana? pregunte con duda y asustada, ya que ella sería lo único que me quedaría, solo mi hermana… Ya que mis padres… ellos ya no tenían salvación y bien lo sabía.

    Somos de la asociación contra vampiros… Las heridas que tiene tú hermana la podremos sanar si lo hacemos ya… dijo acercándose a mi hermana y buscando puntos vitales para ver si seguía viva para luego otro dos hombre llevarse a mi hermana de lo más rápido posible.

    Mis padres estaban muertos, eso me quedo claro ese día que los vi morir ante mis ojos y un sangre pura había sido el culpable. Habían mandado a otros vampiros a buscarme y matarme a mí, solo a mí… Pero solo se habían encontraron con mi familia y los habían matado para torturarme con eso… Yo tenía el potencial para matarlos sin problema a esa edad, pero no lo sabía utilizar, ni sabía que podía en esos momentos, pero ellos sí y me consideraban un peligro para su raza…

    Mi abuela nos había cuidado a ambas desde la muerte de mis padres, ella nos cuido durante el siguiente año desde ese día. Nos entreno luego de la recuperación de Sally. Gracias a mi madre yo había heredado sus poderes de guardiana, gracias a mi padre yo tenía magia por ser hereda de magos y como en el pasado hubo una bruja de pociones entre mis familiares se me trapazaron esos poderes también a mí al ser la primogénita de la novena generación del Norte, pero más me gustaba el termino Hechicera. Pero todo no fue fácil desde el comienzo del entrenamiento practico…

    Y fue entonces cuando cumplí los 12 años que…

    Hermana… ¿Qué haces? pregunte a mi hermana menor en asombro y en un shock parcial, ella estaba… estaba mordiendo a alguien… Sus ojos eran rojos… como del vampiro que mato a mis padres. Pero yo no sabía lo que pasaba, eso tenía que ser mentira viera por donde lo viera; mi hermana estaba bien… Se supone que ella no…

    Shina… mátame fueron sus palabras con lágrimas en los ojos. No me lo podía creer lo que me pedía, era algo que yo nunca haría, era mi hermana ¿Cómo podía seguir viviendo si fui yo quien le quito la vida a ella? Mátame ahora antes que me convierta en un Nivel E… Estoy a poco que eso ocurra dijo mientras ponía un cuchillo en mis manos y me regalaba una sonrisa nostálgica…

    —¡No pienso hacerlo! ¡¿Cómo se te ocurre que pueda matarte?! dije aun con lágrimas mientras miraba el cuchillo que había sido puesto en mis manos… No quería… ¿Cómo demonios iba a hacerlo eso a mi única persona preciaba que me quedaba?…

    Pero no tenía ni tiempo de pensar en eso ya que ella me había comenzado a atacar siendo dominada por su parte vampiro mientras me decía que la matara de una vez… yo solo esquivaba, no tenía valor de hacerlo pero…

    No tenía más opciones… cerrando los ojos y sintiendo las lágrimas en mi rostro la apuñale con aquella arma en el corazón, sentí sus brazos caer a los costados y su mentón caer en mi hombroGracias murmuro al momento que su cuerpo caía de costado al suelo… No me lo podía creer aun, lo había hecho, girando mi vista a donde ella se encontraba, mire como su cuerpo que se convertía en cenizas…

    Mis lágrimas ya no salían, ya no me quedaban más, mire mis manos impregnadas con la sangre de mi hermana… mire el arma que aun estaba en mi mano derecha cubierto de sangre… Mis ropas también estaban embarradas de sangre… pero no cualquiera, si no la sangre de mi hermana… mi querida hermana…

    Fin del Flash Back
    ____________________


    —…Pero yo… la mate. Vi su sangre en mis manos… Zero, mate a mi hermana menor… a la que se suponía debía cuidar, le arrebate la vida —dijo Shina sollozando nuevamente mientras llevaba sus manos al rostro…

    Zero se quedó callado mirando el cuerpo tembloroso que estaba a su lado… Si antes pensaba que eran igual ahora lo confirmaba, un pasado muy parecido habían tenido ambos…— No te culpes… no había otra salida… —dijo el chico mientras el mismo refrescaba sus recuerdos, aun en contra de su voluntad.

    —Zero… mañana se cumplen 10 años después de eso… ¿me acompañas a ir? – preguntó la chica luego de haberse calmado completamente, pero aun mantenía su cabeza gacha— Siempre que voy me quieren atacar… y con solo recordar como mate a mi hermana… Me hace querer que me maten… —dijo la azabache con voz quebrada y casi en susurro, se sentía mal, aun se culpaba por la muerte de su hermana, quizás nunca se sacaría esa culpa y era mejor ir acompañada a aquel lugar ese día…

    —Está bien… No permitiré que maten a una amiga —dijo Zero abrazándola por los hombros y acariciándole la cabeza para tranquilizar a la joven que aun tenía sollozos persistentes.

    Shina sonrió con tristeza cuando Zero la abrazo de esa manera poco habitual en él. Una "amiga" quizás solo eso lograría ser de Zero, quizás él aun amaba a Yuuki, quizás solo la miraba como amiga… Pero a Shina no le importaba mucho si solo la consideraba una amiga, con tal que él fuera feliz era suficiente para ella.

    Hasta llego a pensar que si Ao nació de seguro era porque él estaría con Yuuki… Pensar que las probabilidades de que la madre de Aoi fuera Yuuki, hizo que Shina derramara unas cuantas lágrimas traicioneras, pero en verdad no importaba. Fuera quien fuera la madre de Aoi de seguro hizo que Zero fuera feliz y eso era lo único que Shina quería, que él fuera feliz.
    ____________________

    —Kaname… —dijo Yuuki al momento de divisar a su hermano en la sala de la mansión…

    —¿Qué ocurre Yuuki? —preguntó aquel castaño de ojos hermosos a su pequeña y frágil hermanita con una sonrisa en el rostro.

    —Yo quiero ir a visitar la academia —respondió Yuuki con voz suave y una sonrisa más o menos forzada teniendo sus manos apretadas entre sí a esperar de una respuesta, mientras que por su cabeza solo el nombre de Zero era el que rondaba en pensar en la visita que quera hacer.

    —Iras, pero ahora no, tenía planeado que fueras en tres meses, para la fecha quizás hasta te encuentres con tu amiga —dijo Kaname de lo más tranquilo regalándole una sonrisa a la menor, pero se dio cuenta de inmediato que eso no era lo único que su hermana quería decir…

    —Kaname-nii-san… yo quiero… romper el compromiso —dijo la castaña con voz firme aun que su cuerpo nervioso no combinaba con aquella firmeza.

    —Lo supuse —dijo en un suspiro el castaño mayor mientras dejaba la copa que tomaba sobre la mesita de crista— Está bien… pero dime ¿por qué el cambio? —preguntó cerrando los ojos y recostándose en el espaldar del sillón. Aunque a decir verdad él ya suponía la respuesta, pero era mejor escucharla de una vez…

    —Es que… no puedo estar toda mi vida con alguien a quien solo quiero como hermano… Yo… amo a Zero —respondió con una sonrisa triste la chica mientras miraba a su hermano, por alguna razón se sentía mal diciendo aquello, pero era mejor ahora o nunca…

    —Siempre lo supe —dijo Kaname haciendo una sonrisa de lado aun con los ojos cerrados y su cabeza echada para atrás, lo cual hizo que la vampira menor se sorprendiera— De todas formas el tiempo más seguro para que salgas es en tres meses, ahora los vampiros son más abundantes en ese lugar —dijo sin mirarla y solo escucho el sonido de pasos alejarse, otra sonrisa de lado y una negación de cabeza se hizo presente por Kaname, no pensó que escucharía eso de Yuuki en estos momentos pero que se le iba a hacer…

    …​

    —Lo siento Kaname… pero solo quiero a Zero… lo necesito —dijo una chica mientras cerraba la puerta de su habitación y se desplomaba en el suelo con lágrimas saladas recorriendo sus mejillas "Zero… me pregunto qué estarás haciendo ¿Me olvidaste? Por favor no… ¿Me sigues amando? Quisiera que sí"Pensó la chica mientras se levantaba y se dirigía a su cama, donde ni bien se recostó el sueño la arrastro a la inconsciencia, mostrándole una vez aquel sueño tan doloroso, donde aquel hermoso cazador se iba a un lugar donde la castaño no lograba llegar por más que lo intentase.
    ____________________

    Shina POV

    A pasado las horas y en estos momentos ya nos encontrábamos en el cementerio del Norte, aquí en donde se encuentran la tumbas de mis padres, mi hermana y mi abuela. Sí, mi abuelo también murió cuando Sally tomo toda su sangre… Yo pude haber hecho algo mejor que matarla, al ser tan solo un año desde que mi hermana tenía sangre de vampiro, pude habérsela quitado con mis poderes…. Pero… era débil y la mate…

    —Fui débil —son mis palabras que digo al momento que dejo unos ramos de rosas azules sobre todas las tumbas que tengo en mi delante… Rosas azules, la insignia de nuestra familia de guardines…

    —No lo fuiste… solo eras joven —escuche decir a alguien… Era Zero, en verdad me alegra que me acompañase a este lugar en vez de venir sola y dejarlo con Ao. Pero nunca imagine tener un pasado escrito con sangre como el de Zero… quizás por eso es que congeniamos muy bien…

    —Derivamos de irnos, ya llore, me lamente, hehe no he cambiado en ese punto — digo levantándome del suelo ya que antes estaba hincada frente a las tumbas— Sabes Zero, me gustaría volverte humano como deseas, pero como ya eres desde hace como siete años un vampiro… tu sangre está mezclada así que no puedo hacer nada, lo siento —me disculpe con él, era verdad, al tener poderes de Bruja-maga podía separar la sangre y así convertirlo en humano, pero en esa ocasión tampoco puedo, su sangre está muy mezclada con la sangre vampiro que es imposible separarla sin causarle una muerte después de eso…

    —No importa, ya me acostumbré, pero aun asi odio a esa especie, una excepción seria Aoi —me respondió con una sonrisa, bueno, es obvio que no odiaría a Aoi, es su hijo. Le sonreí ante aquello, me suelo preguntar a veces si aún la recuerda, quizás gracias a Aoi esa "Yuuki" solo ocupa 40% en su mente, como la envidio, no si se él aun la ama, porque si es así a ella la envidio. Hehe, debería de dejar de pensar en eso antes de que me llegue a confundir con el deber que tengo que realizar.

    —Mi vampirito ¿a qué apuntas? —le preguntó a Ao con una sonrisa que rápidamente desaparece… Espera, ya sea a que le apunta… lo presiento… Zero también se dio cuenta, hasta Aoi lo sintió.

    —Sal… —dije con un tono de desagrado… Es un vampiro, aunque me sorprende que Aoi lo sintiera primero, quizás sus poderes de vampiros están despertando— ¿Qué quieres? —pregunte con odio reflejado en mis ojos volteando a verlo, esto me enojaba mucho ya que…

    —Eres esa niña ¿verdad?… ¿no quieres que ahora te mate? —la pregunta de siempre pero esta vez hay un factor diferente, ahora no quiero morir, no puedo hacerlo en estos momentos que yo...

    —Aléjate —dijo Zero junto al coche donde estaba Aoi… Hehe, sé que no es momento de reír pero ver a Ao hacer lo mismo que su padre es algo gracioso, Zero apunta con su arma al vampiro y Ao también, ambos enojados por la aparición de una de esas cosas.

    —¿Y tú quien eres? —dijo el rubio vampiro mirando extrañado a Zero… Él es uno de nivel "D" como mi madre los clasificaba, tienen control aun siendo convertido a la fuerza y es la primera vez que lo veo a él en este cementerio…

    No tardo mucho en que Zero lo matara cuando lo vio que me iba a atacar, yo ya sabía que eso pasaría y no moví ni un dedo y aunque me cueste creerlo iba a dejar que aquel vampiro me matara si tenía la oportunidad.

    —Listo —dijo Zero con voz neutral guardando su arma, era verdad, no había más, el vampiro ya estaba muerto, además me di cuenta que este vampiro… era uno de los subordinados del que mato a mis padre y convirtió a mi hermana…

    Sí se preguntan por él, hice lo mismo que alguna vez hizo Kid Bourbon*, cuando lo encontré, lo torture hasta que murió… Sí lo sé, se preguntaran que mente más macabra ya que eso ocurrió cuando tenía 13 años y hasta mis 18 torturaba a un sangre pura y luego lo mate… No me arrepiento de hacerle eso a ese hombre llamado Set, se lo merecía después de todo, él mato a mi familia y yo lo torturaba por eso y por saber la ubicación del otro sangre pura…

    —Zero… ¿te diste cuenta de lo que acaba de hacer Aoi? —pregunte con algo de asombro cuando mi mirada y pensamientos se volvieron al niño… Aoi había disparado una bala de fuego al cuerpo del vampiro y ahora estaba sonriente moviendo su "juguete" como cualquier otro niño de su edad…

    —Shina… ¿acaso le pusiste balas a ese "juguete"? —me preguntó Zero entre asombrado y regañándome, yo aparte mi mirada del cazador.

    Bueno sí, el arma-juguete que tiene Ao se podría decir que no es tan juguete al ser fabricado con magia, lo es pero al mismo tiempo no ya que tiene balas… Pero esas balas no hacen nada lo juro… Solo hacen algo si se le acompañan con algún poder… lo cual es increíble ya que Aoi está aprendiendo a dominarlo a voluntad…

    —Zero tú sabes que la copia de Bloody Rose que hice; solo funciona por mandato de la mente de su portador —respondí, mientras le quitaba por un momento el arma Aoi y revisaba si tenía más balas lo cual si tenía y de inmediato le puse el seguro para que no disparara.

    —¿Y crees que darle un "juguete" así a Aoi a su edad es buena idea, no? – preguntó con sarcasmo mientras cruzaba los brazos y me miraba seriamente. Bueno, ok, lo admito, quizás no fue buena idea pero…

    —Pero al menos ya sabe usarla y además sabe cuándo no y cuando sí… —respondí a mi defensa al momento que colocaba el arma junto a Ao que permanecía en su cochecito jugando con la cadena de luna que traía al cuello.

    Fin del Shina POV
    ____________________


    —Kukukuku… Y así los jóvenes se marchan de estas tierras del Norte, sin saber que el futuro no es como dicen los dioses… Separación y reencuentros… Un vampiro y una bruja… Habrá amor y dolor más solo eso y nunca locura… Una decisión… Un futuro… Todo será y a la vez se romperá… —una sonrisa surco los labios de aquel joven que desde los arboles estuvo observando a la hermosa peli-negra irse con aquellos vampiros…— Solo un tiempo más y el futuro cambiara… si no lo detienes ahora, una vida se perderá. Has sido descuidada querida mía, más solo espera, que arreglar todo el lío tendrás… —Y desapareció entre los arboles con una linda risita y el libro que portaban sus manos se empezó a cerrar…
    ____________________

    Bien... aun me pregunto de donde salio lo ultimo .-. Peor bueno, espero les haya gustado el capítulo que edite para que fuera mas comprensibles para ustedes ^^ Bien el próximo capítulo sera en año nuevo...

    Nah, mentira. Este fic tiene un día designado y ese son los jueves, por lo cual todos los jueves estará aquí, pero eso depentederá de mi mi musa no se me escape como ahora y no puedo continuar mis otros fic ;A;

    Mmm... verdad, el nombre "Kid Bourbon" no es de mi propiedad si no de... de... o-o Bueno, de una persona anónima que se niega a dar su nombre. En si es el personaje principal de una colección de libros que leí y me encanto.

    Es muy bonita es una saga que ya termino (tal vez) T.T ya que hace poco salio el cuatro libro de "La saga del libro sin nombre" No quiero ser molesta con esto pero en verdad que son buenas obras de arte.

    El libro sin nombre
    El ojo de la luna
    El cementerio del diablo
    El libro de la muerte

    Aquí están los resúmenes de todos. Bueno dejando mi idolatría ante este autor(a) del que no sabe nada me voy.

    Nos vemos en una semana.

    Matta Nee!
     
  12.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    *-* como los demás capítulos, estuvo genial Sora *-*

    Me haces pensar quien puede y no puede ser la madre de Ao, y lo del final me dejas con más dudas ;O; eso no es justo. Qué vida se perderá? ;O;

    Asddfg me encanto, la verdad muy bueno, con ganas de buscar el escrito y leer más e.e pero no, esperare ansiosamente cada Jueves, será eterno... ;^;

    16 Capítulos? Genial~~~~~~~

    Muy muy buen capitulo, mejoras en tu narración ya no repites mucho como a un inicio C:

    Felicidades Sora. *-*

    Y que bueno que hagas sufrir un poquito a Yuuki, como dicen ojo por ojo...

    Espero el próximo capítulo muy demasiado ansiosa *--------------*
     
    • Adorable Adorable x 1
  13. Threadmarks: Comienzo
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    3098
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capitulo 7
    Comienzo
    ____________________
    Una semana después…


    Era tarde por la noche o temprano por mañana, eso dependía de donde lo viera. Un joven peli plata se encontraba regresando de una misión que sus superiores le habían dado, que consistía solamente en matar a unos que otros grupos de vampiros… El cazador, que respondía al nombre de Zero ingreso a su apartamento como cualquier otro día, pero algo llamo la atención de este cuando se dio cuenta que las luces se mantenían apagadas y sollozos se escuchaban en el lugar…

    Primero se quedó confundió y con una ceja arqueada, pero rápidamente cayo en cuenta que ahora había un bebé en casa y además de eso, el día de hoy su amiga azabache se encargaría de cuidarlo mientras él mataba vampiros… Pero escuchando con más atención aquellos sollozos era obvio que no les pertenecía al niño…

    "¿Está llorando?" se cuestionó internamente el mayor mientras caminaba con pasos silenciosos en dirección a la sala de estar, a medida que el chico se iba acercando al lugar de donde provenían aquellos sollozos, se podía escuchar el sonido de una música entre mezclados con los llantitos de la persona.

    Ya estando en el marco de la entrada a la sala el peli plata pudo distinguir a la chica pelinegra frente a la televisión sollozando mientras en la televisión se podía apreciar un ending con una melodía lenta… El chico se le quedo mirando desde su lugar aún confundido de aquella escena…

    Por su parte, la chica peli negra que se había dado cuenta de la invasión al lugar donde ella se encontraba, dirigio su mirada al marco de esta para ver quién era, encontrándose de esa manera con una mirada morada llena de intriga— Zero… —susurro la chica aun con lágrimas en sus ojos, ella había podido identificar al invasor gracias a la luz de la pantalla que tenía adelante, no era ni nada más ni nada menos que el dueño del apartamento— Murió... —dijo con un hilo de voz la chica mientras más lágrimas se reunían en sus ojos. Pero eso solo aumentaba el confundimiento de Zero, quien no entendía a que se refería la chica con esa palabra— …murió Ace... ¡Wah!... mataron a Ace... —volvió a llorar la chica esta ves llevándose las manos a sus ojos con la intención de suprimir sus lágrimas, pero eso era más que imposible para ella.

    Fue entonces cuando todo encajo para Zero, su amiga había estado viendo lo que ella solía ver cuando se encontraba aburrida, la única cosa que cambiaba su humor tan drásticamente… El llamado “Anime”

    —¡Wah!... Ese maldito almirante mato a Ace —decía ella en su depresión siendo envuelta por los brazos del vampiro que ahora se encontraba junto a ella para calmarla.

    —Shina... tranquila. Es un anime, vamos no llores... —comentaba Zero acariciando los largos cabellos de la chica que estaba aferrada a él mientras murmuraba cosas en contra del dichoso almirante.

    —Pero... pero Ace no merecía morir, tampoco el hermano de Mirai... —sollozaba la chica un poco más bajo sobre el pecho cálido del mayor. No importaba cuantas veces viera esos capítulos de One Piece y Tokio Magnitude 8.0, la joven peli negra aun no lograba aceptar que Ace muriese o que Yuki el hermano de Mirai, también tendría que morir...

    —Pero para que lo ves si sabes que vas a llorar —dijo Zero limpiándole las lágrimas a la pelinegra con una sonrisa de ternura ante el show que hacia la chica por muertes que se veían en sus animes— Y Shina, ¿Dónde está Ao? —preguntó el cazador alejándose de la chica y ayudándola a levantarse del suelo…

    —Aoi está durmiendo... —dijo Shina mientras dejaba de sollozar y se secaba las lágrimas...— Bueno, es mejor que me vaya a dormir, mañana empieza la universidad... ¡Ay, ¿para qué adelantaron las clases?!... —decía Shina volviendo a su humor natural y ahora estando más calmada, se disponía a guardar los CD de One Piece y Tokio Magnitude 8.0 en su bolso para estar lista para retirarse— Nos vemos luego —dijo mientras se acercaba a Zero y de improvisto se plantaba un beso en la mejilla para luego esfumarse en una nube de humo rojo, dejando atrás a un Zero con una mano en la mejilla besada y una sonrisa divertida en sus pálidos labios.

    Negando con la cabeza el joven peli plata suspiro, en verdad aquella chica se ganaba un lugar en su corazón de a poco aunque ella no se diera cuenta— ¿Hum? Se le olvido uno... ¿pero cuando tarde para que viera todos esos capítulos? —se cuestionó mirando el CD de uno de los animes sobre la mesita de cristal de su apartamento.

    Encogiéndose de hombros se dirigió unos momentos a ver a su hijo dormir aferrado de sobre manera a un peluche de lobo gris y mordiendo de dormido la nariz de este último. Aquello saco una sonrisa de las más genuinas en el mayor y dándole un beso en la frente al niño, apago la luz de la habitación y se dirigió a la suya con la intención de dormir.
    ____________________
    Universidad / 8 AM.


    —Zero, ¿tienes clases? —preguntó Shina a su acompañante mientras miraba su propio horario de clases.

    Ambos jóvenes ahora se encontraban en las instalaciones de la Universidad “Bloody Moon” aunque nadie sabe en que estaría pensando el fundado al darle aquel nombre al lugar… Para esta hora el querido retoño de Zero se encontraba bajo el cuidado del director Cross, que más que gustoso había aceptado cuidarlo.

    —¿Y tú no? —le cuestiono mirando las puertas mientras buscaba el salón 025, que era el de su primera clase a esta hora, de reojo miro a la chica y la vio sonríe maliciosamente.

    —Nope, las mías empezaran en media hora, pero al parecer las tuyas empiezan ahora ¿no? —dijo Shina mirando el horario de Zero con interés. Ella estudiaba ingeniería mientras que Zero administración, por lo cual, sus horarios no coincidían mucho que digamos…

    —Bueno, no te duermas en clases cuando llegue el momento que empiecen las tuyas —le dijo Zero con una sonrisa de lado mientras seguía caminado hasta que al final lograron llegar hasta el salón del peli plata…

    —Zero... no te despides y suerte —le dijo Shina con una cara graciosa para luego pasar a su estado facial habitual.

    —Bueno, está bien. Nos vemos, hasta la salida —dijo como si nada mientras daba la vuelta para abrir la puerta para ingresar a su primera clase al momento que sintió unos labios en su mejilla, lo cual hizo que se detuviera y volteara la mirada.

    —Suerte —fue lo único que dijo Shina luego de su acto y comenzó a alejarse de donde se encontraba un peli plata negando con la cabeza para volver a la realidad…

    No hay mucho que decir respecto a lo que se refiere a las clases de ambos. No pudieron verse a la larga de las horas que duraban tanto sus clases y descansos, puede que hubiera sido su primer día pero en verdad que eso no implicaba en mucho al momento que le daban tarea y cosas que investigar de la cantidad suficiente para no dormir dos días enteros…

    Así las horas trascurrieron hasta llegada las cuatro y cuarenta de la tarde, la hora en la que terminaba la última clase de la peli negra brujita…

    —Zero, gracias por esperarme —dijo Shina con una sonrisa al ver al chico en la entrada de la U. apoyado en una de las paredes con los ojos cerrados— Zero ¿podemos ir a una tienda a comprar unos animes? —pidió con cara chibi la jovencita luego de varios minutos en silencio mientras caminaban en dirección a la academia Cross por el pequeño vampirito.

    Zero se había detenido cuando su amiga había hablado y volteando su vista se encontró con aquel rostro anhelante de la chica. Por la cabeza del peli plata aún se preguntaba como ella podía poner una expresión de la cosa más importante en la vida al mencionar lo referente a algún “Anime”

    —Claro... Aunque ahora me pregunto si estudiaras o te la pasaras viendo una que otra seria toda la noche —se cuestionaba el chico mientras volvía a caminar, pero esta vez en dirección al mercado cercano del lugar por lo que pedía la chica.

    —Que tiene ver animes, ni que me desvelara... —al decir eso la azabache recibió una mirada de Zero como diciendo "Enserio" con toque de sarcasmo— Ok, sí me desvelo. Pero tranquilo, claro que primero haré lo que tengo que hacer y luego veré animes. —dijo balanceando sus manos a sus costados de una manera graciosa mientras sus ojos se volvían unos puntitos al decir todo aquello…

    —Suelo preguntarme ¿cómo es que llegas a hacerme reír por algo así? —menciono el peli plata riendo ante la escena que había hecho la chica, esta última solo mostro una sonrisa en su rostro mientras detenía su actividad… Hacer reír de una manera genuina a Zero era uno de los pasatiempos más preciados de la chica, claro que este era un secreto para el de ojos amatista…
    ____________________
    Un mes después...


    El joven vampiro estirándose un poco ingreso a su casa con tranquilidad, había regresado de otra ronda de matanza contra aquella especie y ahora se encontraba caminando en dirección a donde se suponía estaba la chica que se encargaría de su hijo este día hasta su regreso.

    —Shina estoy de regre_ —el joven cazador no logro terminar de hablar, ya que se había encontrado a su amiga dormida en su cama junto con Ao, este último buscando cobijo en el pecho de la chica y en a manta que lo cubría— Ay Dios, bueno la llevare a su apartamento para que duerma a gusto —susurro al ver la escena tan tierna que se presentaba ante sus ojos. Así que primero encargándose de llevar a su hijo a su propia habitación, lo dejo dentro de su cuna y lo cubrió con las mantas.

    Volviendo a su cuarto, se dispuso a cargar a la chica peli negra para llevarla a su propia casa. Lo cual no tardó mucho en verdad, solo fueron un par de minutos y logro entrar dentro del apartamento de la azabache.

    El apartamento era bonito, una mezcla entre los colores rojo, blanco, azul y negro, una combinación que la chica se había dispuesto a hacer entro todos los muebles y paredes y entre otras cosas. Zero camino en dirección a la habitación de la chica para dejarla ahí y volver a su propia casa.

    No tardó mucho en taparla con los edredones, cuando recostó el cuerpo de la chica en la mullida cama, era emporada de invierno por lo cual era muy importante abrigarla para que no cayera enferma después.

    "Zero..." escucho que decía la pelinegra entre sueños "eres tan lindo cuando sonríes"murmuraba la chica con voz risueña y con una sonrisa al momento que se removía en la cama para buscar una posición más cómoda para seguir durmiendo.

    El joven peli plata la había mirado con un muy, pero muy leve sonrojo por lo que había escuchado de parte de la chica, no era que no hubiera escuchado esas palabras antes, solo que escucharla así mientras dormía con esa expresión… Zero se obligó a el mismo a negar a sus pensamientos y le dio un beso en la frente a la chica para luego apartar unos cuando mechones de su rostro…

    —Y tú muy linda cuando duermes —dijo con una sonrisa mientras aun acariciaba el cabello de la menor, para luego sorprenderse de sus propias palabras y apartar su mano con rapidez...

    Decidió que ya era hora de volver a su departamento, así que levantándose de la orilla de la cama de la brujita, comenzó a encaminarse en dirección a la puerta. "Quien lo diría, esta chica llego hasta donde nadie ha logrado llegar antes..." una sonrisa apareció en el rostro del vampiro ante la afirmación que daban sus pensamientos y así se retiró del apartamento…
    ____________________

    Al día siguiente...

    —¿Cómo aparecí aquí? —se preguntó Shina aun somnolienta mientras bostezaba y una mano se pasaba por sus cabellos todos desordenados.

    De la nada la pequeña peli negra recordó unas palabras "Y tú muy linda cuando duermes"

    —Ay —se dio un coscorrón en la cabeza mientras un rubor se expandía por su rostro— Otra vez fantaseando de dormida, eso fue un sueño —se dijo al momento de levantarse y dirigirse fuera de su habitación— Aunque me gustaría que lo hubiese dicho —suspiro mientras negaba con su cabeza, tenía que seriamente dejar de pensar en aquellos. Así que con ese pensamiento en mente se dirigió al baño para tomar una buena ducha…

    Pasado unos cuarenta minutos la joven peli negra ya se encontraba vistiendo unos pantalones jeans, zapatillas negras, blusa manga largas a rayas de color rojo y negro y una gabardina azul. Y ya vestida se había dirigido al departamento contigua al suyo para ir a ver al pequeño Ao…

    —Zero... —dijo ella al momento de abrir la puerta principal y asomar su cabeza para ver si había alguien, ya que ella tenía una réplica de la llave no se molestaba mucho en tocar para entrar…— Zero... —volvió a decir, pero esta vez ya estando dentro de la casa y abriendo la puerta del cuarto de Zero—Zero —susurro mientras se sentaba al borde de la cama de donde cierto albino dormía a gusto.

    —Sabes... eres tan lindo —dijo mientras su mano recorría el rostro del muchacho que aún se encontraba durmiendo plácidamente— Me gustaría que la olvidaras... hehe que egoísta soné, pero me gustaría hacer que la olvides —dijo con un suspiro, vaya que este chico la hacía suspirar como nunca.

    Luego de haber recorrido con sus dedos el rostro pálido del muchacho, se dispuso a irse así que se levantó y se fue al cuarto del albino menor para ver si ya se encontraba despierto, sin saber que cierto peli-plata había escuchado todo lo dicho por ella...

    Pasado diez minutos algo eternos, el peli plata mayor se había dignado a despertar y salir de su cuarto con dirección a la cocina.

    —Buenos días Zero —dijo Shina desde su lugar en la cocina mientras preparaba algunos panqueques para el desayuno y la papilla para el niño.

    —Buenos días Shina —le dijo el peli plata en respuesta para luego volver a salir del lugar, pero esta vez con dirección al cuarto de baño para darse un buen baño mañanero.

    Luego de otros diez minutos Zero había vuelto al comedor encontrándose con la escena de que su hijo estaba sentado en las piernas de Shina y esta última dándole con mucho cariño la papilla para que la disgustara el pequeño.

    —Te ves linda —dijo Zero rompiendo el silencio al mirar por unos momentos más la escena tan bonita de "madre e hijo" Su voz había llegado de sorpresa a los oídos de la joven azabache, quien se había ruborizado ante esas palabras de improvisto de boca del mayor.

    —Z-Zero pe-pero qué dices —decía toda roja la chica dirigido su mirada al joven que estaba en la puerta, pero cuando hizo eso, el pequeño Aoi había comenzado a exigir la atención de su "madre" y así ella se la dio mientras el peli plata se acercaba y se sentaba a su lado.

    —Shina... —llamo el cazador mirando a la chica y ella que se encontraba dejando a Aoi en la alfombra, se petrifico al oírlo ya que algo le decía que lo que escucharía después cambiaría todo...

    —Sí ¿qué ocurre? —preguntó ella al momento de enderezarse en el sofá y voltear su rostro para mirar de mejor manera al albino... Y vaya que sorpresa ella se llevo al sentir unos labios cálidos sobre los suyos en uno de los más dulces besos…

    —Déjame decirte... —empezó Zero luego de romper la conexión de sus labios y mirarla a los ojos con ternura— …que desde hace un tiempo ya estabas logrando lo que querías —le dijo tomando el sonrojado rostro de la chica entre sus manos— Sí me gustaría que me hicieras olvidarla... por favor... Eres la única que lo lograría —dijo al momento de bajar sus manos del rostro de ella y envolverlos en un abrazo alrededor del cuerpo de ella.

    Aoi que se encontraba en la alfombra jugando tranquilamente, miro con extrañeza lo que hicieron sus "padres" desde que lo habían dejado junto a sus juguetes, mas solo lo ignoro y siguió jugando…

    —Zero... ¿escuchaste lo que dije? —preguntó Shina aun en shock cuando se separó de él.

    —Desde que entraste —respondió con una sonrisa divertida al ver como ella se ponía mucho más roja y bajaba la cabeza, ocultado de esa forma su rostro.

    —No lo ocultes, eres hermosa con esa expresión —dijo Zero con una risita levantando el rostro sonrojado de la chica con una mano mientras sus ojos se encontraban, una lucha entre los ojos morados contra con café-rojizos de ella…

    Shina en una especie de shock entre la felicidad y la vergüenza solo atino a besarlo con timidez los labios, mientras que Zero no tardo en corresponder el tan anhelado beso profundizándolo un poco, en verdad quería seguir probando el sabor a cereza de la boca y labios de la chica, ya que él desde hace un tiempo quería probar...

    —Entonces... —fue lo que dijo Shina luego de romper el beso por falta de aire mientras jadeaba un poco y un hilo de saliva unía las bocas de ambos...

    —Creo que sí serás la madre de Ao —dijo con una sonrisa mirando al niño que estaba ignorando las acciones de sus "padres".

    Shina se puso más roja que al principio y eso para Zero era lo más bonito que había visto. Aun así, lo que dijo antes era verdad, él ya había empezado a olvidar a Yuuki, más la imagen de Ao y de la pelinegra aparecía en la mente de Zero...

    “Quizás no es mala idea comenzar de nuevo… Un nuevo comienzo…”
    ____________________

    Por Dios *w* Zero me salio algo... algo... *se desmaya de la emoción*

    Bien, en verdad lo siento, creo que mate un poco la historia con este capi... Pero bien lo había dicho, este fic tomo un curso según mis otros lectores de otra pagina... Pero bueno, el hecho que Shina sea Otaku a decir verdad lo hice por querer meter comedia >.>

    Espero les haya gustado esto, aunque hasta yo me siento descolocada con el capítulo...

    Nos vemos en unos días~
     
    Última edición: 21 Diciembre 2013
  14. Threadmarks: Llegada
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2610
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________

    Capítulo 8
    Llegada
    ____________________


    Dos meses y medio después…

    —¡Wah, que felicidad! ¡Mi hijo vino a verme, te acordaste del cumpleaños de tu padre! ¡Que felicidad! —decía Kaien Cross con lágrimas de alegría al ver a su queridísimo hijo en el marco de la entrada de su casa.

    —Cross-san… Tome, esto es de parte de nosotros —dijo la chica azabache mientras extendía el regalo que traía entre sus manos, ella horas antes había hecho hasta lo imposible para convencer a Zero de venir a felicitar a Cross… Y bueno, Zero no era tan desalmado como para no ir al cumpleaño de la persona que lo cuido por siete largos años…

    —Aoi-chan ven con el abuelo~ —decía Cross mientras se dirigía al cochecito para bebés y sacaba de ese lugar a un despierto ojo amatista que tenía una paleta de cereza en una de sus manitas…

    —Hola abuelo —dijo Aoi tan claro como el agua, para después llevar su paleta a la boca con una gesto infantil…

    Eso hizo que el director Cross se quedara callado unos momentos, para de la nada sus ojos comenzaran a brillar despavoridamente mientras empezaba a dar vueltas con el niño mientras iba disiento con gran alegría un: "Kawai Aoi-chan hablo".

    —Sí ¿verdad? Desde hace unos días ya logra decir algunas cosas con normalidad —le dijo Shina al rubio con una sonrisa mientras que Zero solo daba una pequeña sonrisa a manera de afirmación a lo que dijo la azabache.

    —Shina-chan… —dijo Cross con lagrimitas en los ojitos al momento de dejar al niño albino sobre una alfombra e ir y dar un abrazo a la oji rojiza como para dejarle sin aire— Arigatou – dijo muy feliz mientras la abrazaba.

    —¿Eh?… no entiendo —menciono la chica después de haber sido liberada del abrazo y lograr recuperar un poco de aire mientras miraba a su “suegro”…

    —Sin ti, Zero-kun no sería así ahora —dijo en un mar de lágrimas de felicidad el hombre mayor ante la mirada de la chica, mientras que Zero se quedaba con una ceja arqueada ¿tanto había cambiado? No, no había cambiado mucho, solo un poco por Ao, pero no tanto…

    —Jeje… ¿creo que sí? —dijo dudosa la chica azabache mientras dejaba salir una risa nerviosa…

    La tarde en la residencia Cross se pasó tranquila, no hubo nada fuera de lo normal comparado a sus otras visitas al lugar, el director Cross se mantenía jugando con su nieto casi la mayoría del tiempo para luego hablar de trivialidades con los jóvenes que se encontraban tranquilamente mirando todo el show que el hacía con su nieto…

    Pero claro, toda visita tiene un final, y así como las horas pasaban, el tiempo del adiós se acercaba…

    —Bueno Cross-san, nos retiramos —fueron las palabras de la chica azabache mientras alzaba al niño y lo colocaba dentro del cochecito, el pequeño albino se había dormido luego de haber comido algo de pastel…

    —¡Nooo! ¡Quédense!—decía Cross con voz melodramática mientras miraba ambos jóvenes…

    —Tranquilo director Cross —fueron las palabras del albino mayor con su tono habitual algo indiferente desde el marco de la puerta— Vendremos de visita otro día —fue lo que dijo al final mientras salía primero por la puerta, aquellas palabras hicieron que dichoso director de cabellos rubios empezara a querer gritar de alegría.

    —¡Wah! ¡Mi hijo empieza a quererme, arigatou Shina-chan! —decía el rubio mientras empezaba a bailar de manera alegre por toda la habitación, a lo que Shina solo sonrió un poco y se fue.
    ____________________

    Al día siguiente / 7:06 AM.


    —Bueno, cuídelo por favor —fueron las palabras de la joven guardiana mientras le entregaba al pequeño albino al director Cross, quien con una sonrisa de alegría acepto y se llevó al niño adentro…

    —Shina… si se encariña mucho será un problema cuando se entere que se ira —dijo con un suspiro el oji amatista al momento que salía por el gran portón de la academia Cross, pero hay que ser sinceros, el también extrañaría a ese pequeño cuando se fuera, le había agarrado un gran cariño al niño del futuro…

    —Pero se alegrara saber que de todas formas nacerá después —dijo Shina siguiendo al chico albino para salir de las tierra de la academia. Era verdad, cuando Cross se enterara de que Ao pertenece al futuro lo más probable es que no lo aceptase. Pero… seguro estaría nuevamente feliz a saber que en un futuro lejano o cercano, nacería y podría cuidarlo de nuevo.

    —Bueno, tendrá que esperar hasta que Aoi nazca en esta época para que vuelva a consentirlo como lo hace —decía Zero con los ojos cerrados mientras ingresaba en un auto de color negro.

    —Tú también lo consientes —dijo Shina mientras entraba en el auto con una sonrisa, pero esa pronto cayo cuando comenzó a rondar su cabeza, algo preocupante— Zero ¿qué pasaría si yo no fuera la madre de Aoi?… Y que si estoy contigo como pareja pondría en peligro su existencia…

    —Estoy 90% seguro que tú serás la madre de mi hijo —dijo el albino con una mini sonrisa mientras empezaba a conducir con rumbo a la universidad.

    Los minutos pasaron en un cómodo silencio mientras se hacia la travesía en dirección a la universidad, todo tranquilo como de costumbre hasta que se escuchó un suspiro de parte de la chica…

    —¿Sabes? Me siento un poco más vieja que antes, los años hacen efecto —dijo ella mientras miraba por la ventana, una risita salió de sus labios al decir esas palabras, no supo por que las dijo, pero las dijo…

    —No, te ves cómo cuando te conocí, no ha pasado mucho —le dijo Zero algo divertido por dentro por la ocurrencia de la chica, claro que los anos afectan a la personas, pero ella no había cambiado mucho que digamos, no tenía por qué sentirse así.

    —En dos semanas más es mi cumpleaño… —dijo ella con un suspiro mientras se recostaba en el asiento del copiloto— En verdad me alegra ser bruja, ya que los años no afectaran en mi apariencia por mucho pero mucho tiempo, pero eso no cambia que con cada años más… —decía la joven dejando sus palabras al viento.

    El peli plata la miro de reojo, era cierto que dentro de poco seria el cumpleaño de su pareja, los recuerdos atacaron la mente del albino, recordó todo lo que hicieron junto a Ao hace cinco meses y medio en su propio cumpleaño.

    Una sonrisa casi invisible surco los labios del oji amatista, ya sabía dónde llevar a la chica para su cumpleaños… Solo tenía que esperar ahora a que esa fecha llegara…
    ____________________

    Dos semanas después…


    —Yuuki-sama ya llegamos —dijo un rubio que respondía al nombre Aidou mientras abría la puerta un auto, junto a él, una joven de cabellera larga se encontraba con una maleta, era Ruka, ambos jóvenes tenían la tarea de llevar a la joven princesa hasta la academia Cross.

    Yuuki salió del auto solo para contemplar la tranquilidad de lugar, dirigiendo su mirada a la academia una sensación de nerviosismo la invadió, pero trato de calmarse lo más que podía— Bien… —murmuro para luego tragar saliva— vamos Aidou-san, Ruka-san —fueron sus palabras mientras empezaba a avanzar con dirección a la puerta del lugar seguida de sus acompañantes….

    Después de caminar un poco y entrar en la academia, los tres vampiros llegaron hasta la puerta del despacho del director, se podía observar por las ventanas a los nuevos estudiantes de la academia estar por los jardines lo cual hizo sentir nostalgia a la castaña…

    Yuuki se dispuso a tocar tres veces la puerta del despacho del hombre rubio, a lo que la persona de adentro solo dijo un ‘pase’ en respuesta mientras empezaba a abrir la puerta.

    —¡Oh! Veo que viniste ¡Shi_ —el hombre de lentes no logro terminar su frase ya que se dio cuenta que la persona que estaba en frente no era Shina, si una chica castaña de más de conocida…

    —Hola director —dijo Yuuki con una sonrisa mientras miraba como al rubio mayor se le llenaban los ojos de lágrimas.

    —¡Yuuki! Hija, has venido a ver a tu padre, que detalle de tu parte —decía Kaien al momento que la abrazaba mientras que lagrimillas de felicidad se filtraban por sus ojos—Pasen ¿quieren algo? —menciono el rubio después de soltar a su hija y hacer que entrara junto a los otros dos vampiros también.

    La castaña miro con detenimiento toda la sala, ya había pasado tiempo desde la última vez que estuvo en ese lugar… pero algo en ella le llamo la atención “juguetes” pensó la vampiresa con una ceja encarada al ver en una esquina una alfombra de color azul donde en su superficie reposaban algunos juguetes para bebés.

    —Dime hija, ¿que ha sido de ti en este tiempo sin verte? —preguntó Cross con una sonrisa mientras miraba atentamente a su preciada hija esperando una respuesta.

    —Todo bien, sin problemas ¿y como fueron las cosas en la academia? —Aidou haba respondido y a la vez preguntado al hombre rubio, una sonrisa apareció el en rubio menor— Dígame, aun me recuerdan o ya no…

    —¡Oh, claro!, sigues siendo todo un ídolo para las chicas, de hecho las de ultimo año antes de irse pegaron un gran poster para que las futuras chicas lo viesen —dijo Kaien tomando un poco de café mientras que el oji azul sonríe como un niño con lo dicho por el hombre.

    —Direct_ —La joven castaña no pudo terminar su frase al escuchar un reproche por parte el mayor, exigiéndole que lo llamara papá— Ok... Papá…mmm… ¿dónde está Zero?… —comento la chica de ojos choolates mientras jugueteaba con sus manos— ¿cómo ha estado?… ¿qué ha sido de él? —siguió con su lista de preguntas la castaña, ya no podía ocultar su curiosidad por saber de aquel albino…

    —¡Oh! Como un año después de que te fuiste él también lo hizo —comenzó a decir el rubio mayor llevándose la taza de café a los labios mientras que aunque no se notase una punzada de dolor llego al corazón de la castaña, Zero ya no se encontraba ahí…

    —Pero puede que esté en la universidad— dijo Kaien normalmente mientras se recarga en su asiento, pero en eso recordó que no podia ser posible ya que habían venido por Ao y luego se fueron…

    —Papá… donde… ¿cuándo se tarda en llegar? —preguntó Yuuki con miraba de interés, aquello hizo parpadear al mayor, no entendía por qué tanto interés, peor luego sonrió, de seguro la castaña extrañaba mucho a su “hermano”

    —Oh, Yuuki extraña a su hermano… Bueno, la universidad está al Este a media hora de aquí… —el director Cross no logro continuar ya que con solo eso ya la chica salió como alma que lleva el diablo— Mou, no me dejo terminar…
    ____________________

    Universidad / 3:00 pm.


    —Donde… donde… donde que no lo veo —decía Yuuki buscando al albino con la mirada, le había tomado alrededor de diez minutos en llegar a una súper velocidad a la universidad y ahora se encontraba en un árbol de la entrada mirando a todos los estudiantes en busca de un albino.

    —¿Yuuki?... —la voz de una chica hizo que la castaña se bajara del árbol para mirarla mejor… se le hacia conocida…

    —¿Yori?... ¡Yori cuando tiempo! —dijo Yuuki muy alegre mientras abrazaba a su amiga, pero al instante recordó el motivo de estar en ese lugar— Yori… donde… ¿dónde está Zero? —indago mientras zarandeaba a la chica para conseguir su respuesta.

    —Yuu-ki… me ma-re-as —dijo la peli chocolate con los ojos como remolino de tanto movimiento, y fue entonces cuando recién la castaña dejo de zarandearla.

    —Y bien… —menciono la castaña mirándola con atención…

    —Zero debe de estar en la heladería que antes solía ir… —solo basto decir eso para que la chica castaña saliera corriendo de la universidad dejando atrás a una confundida Yori— ¡Chotto matte kudasai, Yuuki!… Él esta… con su pareja y… su hijo… —dijo al viendo al ver que la castaña no lograría escucharla, un suspiro salió de sus labios para volver a retomar su camino…
    ____________________

    Heladería / 3:05 pm.


    —Zero… gracias —dijo Shina muy feliz mientras comía su helado de vainilla con nata de fresa.

    —Es tu cumpleaño, es lo de menos —le respondió el cazador con una mini sonrisa mientras tenia a Ao sobre sus piernas y este último se encontraba tratando de comer su propio helado.

    —Zero ayúdalo o lo derramara —le dijo la azabache con una risita al ver como el pequeño niño trataba de llevar su cucharita de helado a la boca que se le cayó a la mesa.

    —Je se ve tan lindo… igual a su padre —dijo la brujita con una sonrisa mientras miraba a Zero darle un poco de helado al pequeño niño con rostro chibi…

    Varias personas que se encontraban en la heladería también miraron esa escena con rostro embobados… daba demasiada ternura como para dejar de verlo…

    Pasado unos minutos ambos peli platas acabaron sus helados y se quedaron esperando a que viniera la chica a por la cuenta….

    —Listo…. ¿nos vamos? —indago el peli plata después de pagar y ver que la azabache también había terminado su riquísimo segundo helado naranja…

    —Sí. Me pregunto que más me darás… —decía la chica algo divertida de recibir varios cosas de Zero en ese día… Tomando su bolso, la chica salió del local minutos después de que saliera el cazador.

    La joven brujita tenía una sonrisa en el rostro que no lograría ser quitada al momento de salir, pero rápidamente recordó algo y dirigió su mirada al albino— Zero ¿me pasas a Ao? —preguntó la chica con una sonrisa estando ya fuera de la heladería y el mayor accedió mientras le entregaba al niño…

    —¿Qué piensas hacer…? —indago el chico al ver como la azabache dejaba al niño en el suelo a unos cinco pasos de distancia de donde ellos estaban.

    —Aoi vamos, como regalo para mamá, da tus primeros pasos hasta aquí —dijo con una sonrisa tierna mientras se hincaba en el suelo asiendo ademanes para que el niño caminara— ven con mamá —dijo con otra sonrisa y una risita.

    El mayor de los peli platas sonrió al ver como el niño comenzaba a caminar en dirección a la chica, y cuando estuvo lo suficientemente cerca, esta última lo alzo para luego dar una vuelta con el niño y darle un beso en la frente.

    —Lo lograste —menciono de manera contenta el joven cazador mientras palpaba la cabeza de su hijo…

    —Viste cariño Aoi ya dio sus primeros pasos —dijo Shina con una sonrisa mientras se ponía de puntillas para darle un beso en la mejilla al albino mayor— Ahora Ao, dale un beso a tu padre —dijo acercando al niño a la mejilla de Zero, mientras este solo esperaba paciente.

    El pequeño Aoi solo sonrió y jalo un poco uno de los mechones de cabellos de su padre— Bueno… eso también es aceptable —dijo con un risita, mientras separaba al niño del cabello de Zero, quien solo sonrió ante lo que hizo el niño.

    Todo estaba tan tranquilo en paz… pero…
    ____________________

    Por Kami, Ace, Goku que están el cielo OAO

    Yuuki ha regresado…

    Chan chan chan….

    ¿Qué les pareció el capítulo?…

    ¿Arruine la historia con este giro?

    ¿Será que ahora todo irá bien?...

    ¿Qué pasara ahora?…

    Todo esto y más sorpresas en el próximos episodio…

    Me despido de ustedes, su gran amiga y escritora…


    Sora Taka
     
  15.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    asdfsafas me da un adasdas muy grande al que esto no quede.
    Es que ya son muchas veces que hago el mismo comentario pero bueno. :(
    Lamento el no haber podido comentar, es que no he tenido mucho tiempo :C


    Ver a Zero así es tan lindo *-* es que me matas, ese Zero es genial, que bueno que lo estas manejando bien. *-*
    ASdadsa la verdad muy buen capitulo lo ame como no tienes idea *-*

    Mi parte favorita *O*
    Ese comienzo lo va alterar Yuuki? :O


    Este capitulo fue bueno, la verdad lo llevaste bien, muy bien *-* me ha gustado mucho y estas dos partes son simplemente bellas *-*
    <-- que lindo que así te diga tu suegro *-*


    y esta como esta todo feliz de lo que le dijo Zero *-*

    Fue buen capítulo, sólo note uno que otro error dedazos sólo eso.
    Y por ahí hay un peor en lugar de pero, no son la gran cosas, sólo ten cuidado linda. Gracias por los dos mega buenos capítulos, espero el otro hoy *-* para ver que pasa, y con las preguntas.


    ¿Qué les pareció el capítulo?… Bueno, bueno, bueno.

    ¿Arruine la historia con este giro? No, va muy bien *-* emoción.

    ¿Será que ahora todo irá bien?... Asdfg no lo sé ;^:

    ¿Qué pasara ahora?… Esa misma pregunta me hago, pero si Yuuki los ve, espero que se arrepienta del daño que le hizo a Zero
     
    • Adorable Adorable x 1
  16. Threadmarks: Encuentro
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    3904
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capítulo 9
    Encuentro
    ____________________
    Yuuki POV


    Me fui corriendo lo más rápido que podía al escuchar donde podía estar Zero según Yori-chan, creo que ella quería decirme algo más, pero no tenía tiempo de escucharlo, tenía que ir a encontrarme con Zero… Llevo corriendo un buen rato desde que salí de la universidad Bloody Moon… estoy cansada, pero al menos ya me encuentro aquí, estoy del otro lado de la calle de donde se encuentra la heladería favorita de Zero…

    Veo que alguien esta saliendo… ¡Dios! Es… ¡Es Zero!... Una alegría que nunca había sentido me empieza a llenar y estaba a punto de ir corriendo a donde estaba Zero… Espera… veo a alguien más salir, eso hace que me detenga…

    ¿Quién es la que sale de la heladería junto a Zero? ¿Y por qué Zero tiene un bebé en brazos?...

    No me había dado cuenta de ese detalle antes… Me estoy asustando, mis piernas están empezando a temblarme “¿Qu-quien es ella? No, tranquila Yuuki, no te alteres, observa primero” son mis pensamientos mientras que con rapidez me escondo tras un poste, al parecer aún no se dan cuenta de mi presencia así que me decido observar un rato antes de actuar…

    "Aoi vamos, como regalo para mamá, da tus primeros pasos hasta aquí" Mi cuerpo tiembla inconscientemente al escucharla decir eso… ¿Acaso escuche bien? ¿Ella es su madre? Pero eso es imposible… ella… ¡Ella es muy joven! Pero… ¿Por qué Zero está ahí con ella…? ¿Sera su amiga?

    "Viste cariño Aoi ya dio sus primeros pasos" ¡¿Q-q-qué?!… ¿p-p-por qué… ella… le dio un beso…? “Bueno, fue en la mejilla” pensé mientras negaba con la cabeza para apartar los otros pensamientos.

    Vamos Yuuki tranquila, no sé porque me preocupo por algo tan pequeño como esto… Pero… siento que voy a morir… “¡No!… ¡Solo fue un beso en la mejilla entre amigos!… Porque eso son ellos ¿verdad?” me dije mientras me aferraba al poste en busca de que fueran verdad mis pensamientos.

    "Ahora Ao, dale un beso a tu padre"

    Lo escucho… lo estoy viendo… ¡Pero tiene que ser mentira!... ¿Cómo puede ser Zero el padre de ese niño?… Es obviamente mentira, una absurda mentira…

    Pero si eso fuera cierto… entonces él y ella… ¡No! Él me quiere a mí… el me ama a mí y yo a él…”

    Esto lo que están viendo mis ojos no tiene lógica… Hahaha, claro que no tiene lógica, seguro esas palabras son solo mentira o quizás lo dijo de broma, exacto, solo pudo haberlas dicho en broma, uno a veces dice esas palabras en broma para reír ¿verdad?…

    Pero si ese fuera el caso… entonces por qué… por qué Zero… ¿Por qué esta tan feliz con esa pelinegra…? ¿Por qué le está sonriendo y acariciando a ese niño?

    Fin de Yuuki POV
    ____________________


    —¿Zero ahora a dónde vamos? —preguntó Shina de lo más tranquila mientras arreglaba con sumo cuidado el abriguito ligero y boina café que traía Ao por estar un poco frio el tiempo en esos momentos y el niño solo se mantenía riendo ante las atenciones de la chica.

    —A casa, de ahí nos pasaremos un rato donde tú suegro ya que quería verte —dijo Zero con una risita sin percatarse de cierta castaña que lo estaba espiando y escuchando todo con cara roja de los celos.

    —¡Oh! Mira Aoi, tu lindo papi nos llevara con tu abuelo —dijo ella mientras le seguía la risa al albino mayor, pero en eso sintió una cierta mirada cargada de celos y veneno cuando ella enrosco su brazo en el brazo de Zero mientras empezaban a caminar con Ao en el otro brazo libre del peli pli plata.

    No tardó mucho en percibir la energía de la que al parecer la quería matar con la mirada y fue entonces cuando se dio cuenta de quién era "Volviste, neeh Yuuki…" pensó la brujita, y así sin dar mucha importancia a esa aparición para que los albinos no se percataran continuo caminando mientras distraía a Zero para que no se diera cuenta…
    ____________________

    Yuuki que se había quedado observándolos sin valor de hacer notar su existencia los vio irse felices mientras que ella solo los miraba con asombro y celos… Oh vaya que nunca había sentido celos antes, pero ella estaba tan segura que sus celos de ahora eran lo suficientemente potentes como para crear dagas que luego usaría contra lo que causaba esos sentimientos…

    —¡No! —Declaro con firmeza la castaña— Ese es más que obvio que es imposible —se quiso convencer con sus palabras mientras llevaba su mano al pecho… ¿Pero cómo lo haría? ¿Cómo se convencería con esas pocas palabras carentes de realidad?

    Era muy evidente que Zero ya tenía pareja… y hasta un (quizás) hijo con la pelinegra.

    Eso no se podía cambiar, no importaría que mentira tan retorcida se quisiera meter en la cabeza con la esperanza de convencerse y no pensar en esa probabilidad…

    —Solo la ayudo como un buen amigo… ¡Sí, eso!, son amigos y nada más que amigos. Él solamente la acompaño o algo… seguro solo son amigos y nada más… —volvió a intentar convencerse mientras una sonrisa algo retorcida adornaba su rostro— Si eso es… —murmuro para sí misma mientras se apartaba del poste— Mejor vuelvo a la academia…

    Después de esas palabras Yuuki dio media vuelta con una sonrisa y empezó a caminar con dirección a la academia. Ella continuo con su sonrisa en todo el camino, con la seguridad de lo que vio era mentira, con la seguridad de que Zero no la había olvido y dejado de amar de la noche a la mañana…

    Claro que no me olvido, no puede dejar de amarme de un día para otro. El me ama, desde hace mucho, no puede cambiar así de la nada” pensaba ella mientras ingresaba en la academia y se disponía a ir al despacho donde antes ella estaba…

    —¡Hija dime ¿te encontraste con Zero-kun?! —preguntó un sonriente Cross al ver a su hija y la sonrisa que adornaba el rostro de esta, una sonrisa que bien podía mostrarse por fuera inocente mientras que por dentro ocultaba una rabia chispeante— Pero… ¿por qué estas enojada? —cuestiono al darse cuenta que era una de esas sonrisa…

    —Nada di-Papá… No lo encontré, quizás vi un espejismo —dijo ella con un susurro al final, Cross la miro son comprender pero decidió no cuestionar sobre eso por el momento…

    —¡Oh! Bueno, tranquila. Zero-kun tenía que venir hoy a visitarme seguro no tarda y así lo podrás ver —dijo Cross mientras bailaba por todo su despacho, pero algo era muy sorprendente a pesar de la clase de persona que era este rubio y eso era que no había mencionado que la chica de nombre Shina y el pequeño Ao también venían… Tal vez el director quería eso fuera una sorpresa para la castaña, pensando firmemente que la alegraría saber que el albino había encontrado la felicidad…

    Oh que tan equivocado estaba el hombre… eso no sería ninguna alegría para la egois-digo princesa Kuran que había venido de visita con el solo propósito de ver al albino…

    —¡¿Enserio…?! —menciono la princesa Kuran mientras tomaba asiento con un brillo especial en sus orbes chocolates…

    "De seguro lo que vi en la heladería era una alucinación mía, ¡sí eso es!, Zero no es tan expresivo con las personas y mucho menos con chicas, él es serio y callado. El no habría conocido a alguien y enamorarse de ella en tan poco tiempo, ninguna seria del agrado de Zero mientras me siga amando y el aún me ama, lo se… el me ama…”pensó para sí misma la chica castaña mientras sonreía un poco…

    Oh pobre chica desesperada, tener que llegar en un día que rompería todas sus ilusiones en unos pocos minutos, aquellos minutos que se acercaban con cada tic-tac que daba el reloj… Me compadezco de ella por lo que le vaya a pasar por enterarse todo en un solo día…

    Pero…

    Uno siempre obtiene la misma cantidad de lo da ¿Verdad?

    Y ella lo dejo en el desamor con su partida a lado de su hermano y ahora ella quedaría en el desamor al ver la partida del albino junto a la pelinegra, ver que ese corazón de tan puros y sinceros sentimientos ya nunca le pertenecerían y ahora estaban con otra persona que los había valorado con la devoción que a ella le falto…

    ¡Oh pobre alma destrozada!




    El tiempo paso muy rápido con los sonidos de la cuenta regresiva del tic-tac para la hora en que los sueños de una vampira quedarían destrozados en solo unos segundos… El sonido de la puerta anunciaba silenciosamente el final de las esperanzas de la castaña sin que ella lo supiera…

    —¡Oh Zero-kun ya llegaste! —dijo Cross con una sonrisa desde su lugar al ver al albino entrar por la puerta, no fue el único en darse cuenta del intruso, los tres vampiros invitados también lo miraron y solo uno de ellos tenía una alegría y lágrimas en los ojos al momento de lanzarse en un abrazo contra el de ojos amatista…

    —Zero, te extrañe —dijo ella con voz llorosa y anhelante contra el cálido, fuerte y reconfortante pecho del albino, quien a su vez se sorprendió de ver a la chica, no se esperaba por nada del mundo volverla a ver después de su partido con su hermano… Además de eso, era ahora que recién se acordaba que aquella castaña si quiera existía…

    —¡Oh, Shina-chan! —menciono el de cabellos rubio ceniza al ver a una joven pelinegra ingresar con un niño en brazos…

    Yuuki ignoro completamente lo dicho por su padre adoptivo y siguió abrazada al pecho del albino, aunque este no mostraba para nada felicidad de verla ahí, si no que aún se encontraba en shock de que estuviera ahí… Pero ese contacto tenía que terminar ¿no? Nada era relativamente eterno en el mundo y eso se hizo saber cuándo la chica escucho cierto sonido de un arma colocarse en su cabeza, aquello la hizo alejarse un poco del mayor y girar su rostro a donde sentía el arma…

    —Papi mío… —dijo Ao mientras apuntaba a la chica en la frente— As-que-ro-so vam-pi-ro chupa-sangre —finalizo con el ceño fruncido mientras miraba con algo de enojo a la chica por estar abrazada a su padre…

    —¡Aoi… eso no se dice! —dijo Shina mientras quitaba el arma al niño disparara. Mientras que por su parte Zero alejaba el cuerpo de la castaña a una distancia prudente y dejaba a una castaña confusa ya asombrada…

    —Viste Zero, te dije que no dijeras esas palabras en frente de Aoi, mira no más se las aprendió —le dijo la chica al peli plata mientras devolvía el arma al niño que estaba por llorar por el arrebato de su preciado juguete… Yuuki solo los miraba con asombro e intentando no caer al sentir sus piernas débiles por la llegada dela realidad.

    El hermoso tic-tac ya estaba llegando a su punto máximo y en ese momento todo terminaría para la castaña…

    —Pero tampoco es que se haya equivocado con las palabras —se escuchó decir a una persona desde el marco de la puerta, una voz que solo le pertenecería al hombre con un parche en el ojo… Aunque he de decir que la pelinegra lo miro con mucha atención mientras algo le hacía clic en los recuerdo…

    —Etto Yagari-sensei… Yo quería darle las gracias por lo de hace 10 años —dijo ella haciendo una pequeña reverencia al hombre mientras que los demás tomaban asiento y como no, una Yuuki que se repetía en la cabeza que esto no podía ser verdad, también se dirigió a su lugar…

    —Yuuki-chan… —la voz del director hizo reaccionar a la chica para de poco girar su rostro a donde estaba su padre adoptivo— Mira Yuuki, eres tía —dijo mostrándole al bebé de 1 año de edad que se encontraba en brazos de la pelinegra…

    Yuuki lo miro, lo miro con ganas de que todo desaparecería como la mentira que era "Mentira… no es verdad" pensó con los ojos abiertos y trago saliva, esperaría un poco antes de preguntar, pero ella seguía diciéndose que solo era otra cosas menos eso…

    Yagari miro a la chica azabache sin comprender las palabras que le había dicho… La chica al ver que este no comprendía dejo al pequeño albino en el suelo, el niño aun tambaleante se fue caminando a donde estaba su padre y se lanzó a sus brazos con una sonrisa…

    —Yagari-sensei… usted me encontró a mí y a mi hermana en la casa que fue atacada por un vampiro de sangre pura hace 10 años —dijo la chica mientras dejaba caer su mirada al suelo… con tan solo la mencionarían de eso le hacía recuerdo de su pecado…

    Yagari al escuchar eso empezó a rememorar el pasado de su memoria hasta que algo le hizo clic y recordó a cierta niña de cabellos negros junto al cuerpo ensangrentando de otra muy parecía a la primera…

    —Eres… de la familia… —decía sorprendido, nunca pensó que se volvería a encontrar a aquella niña de aura extraña y mucho menos no darse cuenta que era ella desde el principio…

    —Sí, soy la única sobreviviente de la familia Shingetsu —respondió Shina mientras se sentaba en el sofá donde estaba Zero, quien no estaba muy cómodo ni feliz por la visita sorpresiva de la castaña vampiresa…

    —Pero… ¿y tu hermana?… —preguntó Yagari, recordó que la más pequeña de las pelinegras aún se encontraba viva cuando la encontraron y la atendieron… Pero también recordó que ella…

    —Antes que se convirtiera… la mate… —dijo Shina con voz queda y la cabeza baja, captando todas las miradas incluyendo a Yuuki, pero claro, excluyendo a Zero que ya lo sabía.

    —Bueno… —dijo Cross removiéndose un poco en su asiento al escuchar aquello, nadie dijo nada después de eso, los tic-tac del reloj continuaron su curso a estar a unos minutos de sonar las 5:00 pm— Shina-chan, te presento a Yuuki Kuran. —dijo al fin después de aquel incomodo silencio que los rodeaba.

    —Mucho gusto Kuran —dijo Shina mirando a Yuuki con una sonrisa, se dio cuenta con solo verla que la castaña estaba a punto de colapsar y los tic-tac regresivos ya estaban llegando a su final…— Soy Shina Shingetsu, madre de Aoi, pareja de Zero —dijo con confianza y sin titubear, ella no quería ser mala pero tenía que hacerlo saber, ya después les explicaría a todos sobre este asunto…

    Oh pobre alma y esperanzas rotas, el gran sonar del tic-tac anuncio la hora donde las ilusiones que se hacia la castaña terminaran, aquella pobre pero valiente chispa de esperanza se extinguía y oculto otra vez dentro de ella… La realidad nunca es bonita, aun cuando se una realidad a medias, el dolor de esta sigue siendo el mismo…

    —S-si un gusto —respondió Yuuki ocultando su rostro para que las lágrimas no se vieran, no quería creerlo… Pero ya estaba más que claro para ella…

    —Cross —dijo Zero con voz carente de emociones— solo vinimos a saludar… no creo que sea bueno que nosotros nos quedemos así que nos retiramos —finalizo al momento de pararse de su lugar con Ao en brazos y comenzar a dirigirse a la puerta.

    Yuuki vio al pequeño de ropas café y blancas, era idéntico a Zero, con los mismos ojos intensos de color purpura, con la misma piel nívea y cabellos plata… Una punzada apareció en su pecho, era una daga que se enterraba descaradamente en su corazón "Zero… ya… formo una familia…" pensó con tristeza mientras se mordía el labio inferior para no soltar sollozos y evitar llorar.

    "No te asegures" una voz masculina se escuchó en el pensamiento de Yuuki, esta se sobresaltó pero no lo demostró… solo se quedó quieta… curiosa por saber de dónde provino aquella voz que le estaba dando cierto aire de esperanza… Y el reloj volvió a su andar de cuenta regresiva para la siguiente revelación que tendría la castaña a futuro…

    Oh aquel hermoso sonar del tic-tac de la realidad, era su deber hacerle ver a todos sus errores y consecuencias de una manera dolorosa…

    —Bueno hasta luego —dijo Shina con una sonrisa y haciendo una reverencia a los presentes, ella no cuestionaría la rapidez en la cual Zero se quería ir de ese lugar y ella no era nadie para detenerlo… Ver a su Yuuki… ver a su antiguo amor así de la nada debe de ser doloroso…
    ____________________

    Una hora después…

    La joven vampiresa intento por todos los medios dormir, pero eso se le hacía más que imposible. Cansada de sus intentos fallidos decidió levantarse e ir a l cocina por algo de beber, quizás comer algo le hiciera dar sueño…

    Al llevar a la proclamada cocina se dio cuenta que ahí se encontraba su padre adoptivo cocinando la cena, bueno, eran las seis de la tarde, eso era normal… Aunque ahora que lo pensaba, quizás la razón de su falta de sueño se debía a que era muy temprano para dormir— Director ¿cómo es que… Zero…?— preguntó mientras se sentaba y miraba la silla del otro lado de la mesa… la silla donde Zero se solía sentar para desayunar…

    —¡Oh! Pues nos sorprendió a todos, nos enteramos cuando el bebé tenía 1 año, bueno, Yagari se enteró cuando el pequeño tenía 8 meses —dijo Cross con una sonrisa mientras continuaba cortando y sazonando su comida.

    Yuuki con esa información empezó a tantear el tiempo, según sabia el niño tenía 1 año y 6 meses actualmente… Entonces… debió haber conocido a Shina mucho antes de que ella se hubiera ido con Kaname, no concordaba, pero si aquello era verdad, ¿Cómo nunca supo de la relación de Zero y esa chica? "¿Raro verdad?, pero de todas formas pasara" la voz de aquel chico volvió a hablar dentro de su cabeza, pero ella no entendía a que se refería con esas palabras, ni siquiera comprendía como es que escuchaba la voz de alguien más en su cabeza…
    ____________________

    Apartamento de Zero

    —¿Zero está bien? —preguntó la chica al ver cierto dejes de tristeza y dolor en el rostro del albino, lo cual la preocupo…

    —Sí... —dijo casi en susurro mientras mantenía su cabeza gacha…

    Shina al verlo así comprendió algo, así que con cuidado de no despertar al niño, lo llevo hasta su habitación y lo recostó sobre la cuna para dejarlo dormir pacíficamente en ese lugar mientras ella se disponía volver a donde estaba Zero. La chica no necesitaba luz en esa parte de la casa como para no saber que Zero estaba en el sofá y su rostro mostraba cierto comienzo de hileras de lágrimas…

    —Duele… —dijo arrugando la camisa con su mano que estaba en puño sobre su pecho, en la parte donde se supone esta el corazón— …verla duele… —dijo aun con los ojos cerrados y lágrimas recorrían sus mejillas pálidas mientras acomodaba su cabeza en el espaldar del sofá donde estaba sentado.

    Shina se acercó sin decir palabras, pero en su rostro se podía ver la tristeza que sentía al verlo en ese estado… Hizo lo único que podía hacer por el momento, le dio un abrazo, le entrego su cariño y comprensión en ese abrazo…

    Ahora estaban ahí, abrazados en la penumbra oscuridad de la sala… —Se ira… Zero, el dolor se ira… — le dijo Shina con voz dulce, mientras sus manos acariciaban con ternura las hebras platinadas del chico de ojos amatista, aquel toque lleno de ternura hacia que de poco el dolor y opresión en el corazón de Zero se fuera con lentitud…— No hay dolor que dure cien años, ni cuerpo que lo soporte — Shina se acomodó sobre el sofá para poder darle un casto beso en la frente del albino y secar con sus pulgares aquellos surcos de lágrimas traicioneras que cubrían el rostro del cazador…

    Zero la miro, aquella mujer resplandecía aun en la oscuridad donde se encontraban, con cada toque lleno de amor que ella le daba lograba sacarlo del abismo en donde se encontraba.

    Él la beso, ella correspondió, una sonrisa apareció en sus rostros y se quedaron ahí en las penumbras, el chico dejaba de sentir dolor y la imagen de la castaña se desvanecía de su mente… Ahora sus sentidos solo se deleitaban de las carisias que la azabache le daba mientras tarareaba una melodía tranquilizante que estaba llevándolo al mundo de los sueño…

    Oh aquel toque sanador de heridas que solo una persona de puros sentimientos podía dar…
    ____________________

    Al día siguientes / 4 AM.

    La chica azabache se encontraba en su cama, removiéndose de un lado para otro con cierta mueca en el rostro… Varias imágenes pasaron por su mente, una a una haciéndose ver con claridad… Un dolor de cabeza y deseos de llorar la invadió…—¡NO! —dijo ella al momento de despertar con cierta lagrima que empezaba a surcar una de sus mejillas…

    Miro a su alrededor, todo en su entorno le decía que ahora se encontraba en su recamara, en su cama… — …fue un sueño… —dijo ella mientras se limpiaba aquella lagrima que surcaba su rostro y miraba el reloj junto a ella— Tks, demasiado temprano —dijo con cierto toque de molestia mientras se levantaba de su cama y salía de su habitación…

    Se dirigió a la cocina por algo de tomar, aquel sueño le provocó una sed que parecía insaciable, pero al momento de que la bebida surcaba su garganta… El sonido de dos esferas que se chocaban le advirtió que alguien estaba en la sala…

    Shina con una idea en mente de quien podía ser se dispuso a ir a confirmar sus sospechas… La sala de estar estaba oscura, pero eso no impidió distinguir el rostro y silueta de su intruso-invitado gracias a cierta llama de color azul que floraba en el aire…

    — ¡Yo! —Dijo la persona con una sonrisa— tiempo sin verte… Shina…
    ____________________
    Chan... chan... chan...

    Oki-doki, los dejare con la intriga ^^

    Lo siento si la narración me salio rara con los tic-tac, pero es que leer Heart no kuni no Alice al parecer me afecto... Ese manga y con los tic-tac @.@ Hasta creo que tengo inspiración como para hacer un fic de Peter x Alice, pero miren no mas --->Su forma de conejo en serio es adorable que da ganas de escribir de el... Pero escribir uno donde sea feliz mi pobre y dulce conejito ignorado y rechazado T.T

    Ok, me desvié del tema...

    Espero les haya gustado el cap y les este gustando la historia... Por cierto, no si es que se lo puede llamar así o no, pero... haremos una pausa del fic y el próximo capi sera una ova ^^ Aja, tal como leen, una Ova (~*o*)~

    Zil gracias por comentar ^^ Me alegra que pudieras ahora.

    Bien, nos vemos por el momento, hasta la ova!

    Matta Nee!
     
    Última edición: 2 Enero 2014
  17. Threadmarks: Recuerdos Prt. 1
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    4373
    Ok, vamos a comenzar esta gran historia que os gusta y me gusta…

    Si es que se llevan muchas sorpresas en este capítulo…

    Les digo que en el 11 se aclaran :3 la manía mía de dejarlos en intriga y empezar este capítulo (quizás relleno) antes de lo mejor...

    Comencemos...​
    ____________________
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________

    Capítulo 10
    (Ova)
    Recuerdos de pasado Primera Parte
    ____________________


    —Shina, Shina… ¡Shina reacciona ¡—dijo un chico pelinegro con preocupación mientras se acercaba a la chica— ¡Shina…!—el niño la zarandeo en busca de que la pelinegra reaccionara, pero eso fue imposible, la pobre chica estaba en un shock mucho mayor a lo visto hace unos años…

    —Mate… La mate… —Shina no podía articular más palabras que aquellas, su rostro estaba cubierto en lágrimas y sangre, su cuerpo temblaba y el arma que tenía en mano cayó al suelo haciendo eco en la habitación— …mate a mi hermana… ¡Lyon, mate a mi hermana! —la pequeña chica solo atino a aferrarse al cuerpo de la persona que tenía junto a ella, lágrimas gruesas volvían a salir de sus ojos, sus sollozos y lamentos se escuchaban en la habitación, haciendo que el corazón del muchacho se encogiera en dolor…

    El azabache mientras abrazaba a la niña desvió su mirada a donde se cernía el cuerpo hecho cenizas de Sally… Una amiga menos, una lágrima más… ¿Por qué tenía que pasar de esta manera? ¿No pudo haber otra opción?

    El muchacho se mordió el labio al momento que lágrimas de dolor y culpa caían de sus orbes, sintió que la chica que se aferraba a él empezaba a dejar sus sollozos pero un continuaban aquellos lamentos que herían profundamente su corazón, él sabía que de esto la chica no se iba a reponer fácilmente, esto dejaría una huella en su alma que quizás nunca se perdería…

    —Shina… Shina no llores... —menciono el chico mientras le agarraba el rostro con sus manos y secaba las lágrimas de la menor— No tenías opción… —el chico la abrazo una vez más después de esas palabras, sintiendo nuevamente las lágrimas de la chica.

    ¡Dios!, como se arrepentía de no haber llegado antes a salvar su prometida, de no haber llegado a tiempo para así separar la sangre de Sally como su abuela le dijo…

    Pero la realidad, oh aquella cruda realidad era otra, él no había llegado a tiempo cuando lo detecto… él había llegado tarde y miraba ahora las consecuencia de eso, Sally ahora estaba muerta, su prometida tuvo que matarla con sus propias manos… Esto era algo que él nunca se perdonaría nunca…

    —Lyon toma a Shina y ve a casa… Ella no estará bien si sigue aquí…—dijo un hombre con seriedad, aquel hombre era Laider Riodis, tío y tutor de Lyon, el cual al escuchar las palabras del hombre asintió y se llevó a la chica temblorosa de 12 años del lugar…
    ____________________

    —Casa Riodis—

    —¡Tía, tía! —llamo el chico de 13 años mientras sostenía en ambos brazos a la azabache.

    Una mujer que estaba en el segundo piso se había asomado por la ventaba solo para ver a su sobrino estar con la chica inconsciente en brazos… Eso la alerto y rápidamente bajo escaleras abajo para ir a abrir la puerta.

    —¿Pero qué paso? ¿No llegaron a tiempo? —indago preocupada la mujer mientras que su sobrino ingresaba adentro y la mirada con dolor.

    —No tía… llegamos tarde y… y Shina tuvo que matar a Sally —menciono con dolor el azabache mientras bajaba la cabeza para posar sus ojos en la ensangrentada chica que tenía en brazos…

    La mujer al escuchar eso se llevó una mano a la boca y sus ojos se aguaron, no podía creer cuantas cosas tenían que pasar con esos dos niños… ¿Qué acaso perder a sus padres no fue suficiente? ¿Tener que matar a un familiar era necesario? La joven mujer rápidamente se dirigió a uno de los dormitorios seguida de su sobrino en el proceso.

    —Lyon ponla en la cama, tiene que descansar —dijo la mujer mientras destapaba las sabanas y le indicaba a su sobrino donde recostar a la chica…

    Lyon solo asintió e ingreso en la recamara para luego dejar el cuerpo durmiente sobre el mullido colchón y salía de la habitación, Shina aun llevaba las ropas ensangrentadas y su tía se ocuparía de quitárselas y colocarle otras…

    …​

    Las horas pasaron y el joven pelinegro se encontraba nervioso y asustado al ver que la joven que descansaba en la cama no despertaba, un miedo atroz de que también podía perderla lo domino por dentro pero se negó a darle alas a esa idea…

    Shina no podía dejarlo a él, ella era fuerte y aunque esta situación era dolorosa para ella, ella iba a superarla… no del todo pero ella saldría de esa depresión pronto…

    —Shina, por favor despierta… —decía el chico mirando a la niña que reposaba en la cama sin hacer movimiento alguno… Pero no importaba cuando le hablara a la chica, parecía como que ella no quisiera despertar…— Shina por favor… por favor despierta…

    La cabeza del chico bajo posando su mirada en el piso mientras que su mano presionaba la de la chica… Un pequeño movimiento en respuesta hizo que Lyon mirara rápidamente a l azabache que comenzaba a querer abrir los ojos…

    —Shina… —llamo Lyon con dulzura mientras presionaba la mano pequeña de la menor, esta última abrió los ojos al escucharlo y miro a su alrededor, esta no era su casa, esta no era su cama y esa persona que lo llamaba para despertarla no era su hermana…

    La chica empezó a temblar nuevamente… su hermana, su hermana ahora estaba muerta… “Muerta por mi causa… En verdad lo siento Sally, te prometí protegerte y no hacerte daño pero…” los pensamientos de oji-rojiza hicieron que sus lágrimas se reunieran nuevamente en la comisura de sus ojos.

    Aquellos no pasó desapercibido para el chico de ojos azules que estaba sosteniendo su mano…— No llores… por favor no llores más Shina… Tienes que ser fuerte, tienes que seguir… por ti y por Sally —fueron las palabras que el chico dijo con voz quebraba mientras soltaba la mano de la azabache para ahora estrecharla entre sus brazos en un abrazo reconfortante… él sabía muy bien que era perder a las personas que más querían en la vida, él y ella lo sabían… Fue por eso… fue por eso que ellos no querían perder a Sally…

    Ambos querían protegerla y evitar que le pasara algo malo, pero fue muy tarde cuando se dieron cuenta que la sangre de Sally estaba mezclada y ahora estaba el resultado de aquello… Sally estaba muerta… ya no se encontraba más con ellos, la habían perdido, perdieron su única unión con lo que alguna vez fue su pasado…

    —Lyon… —el murmuro débil de parte de Shina hizo que el niño volviera a la realidad y se apartara un poco de la chica para mirarla— Enséñame a usar mejor mis poderes —pidió la chica mientras se secaba las lágrimas con sus manos, lo sucedido este día fue la culpa de su inexperiencia, Shina no quería volver a pasar por algo similar a esto nuevamente, para ello era necesario aprender más de sus poderes… y ahora en esos momentos solo Lyon podía enseñarle…

    —Shina… —comenzó Lyon mirándola con los ojos muy abiertos, solo para luego relajar sus facciones— Ni lo dudes… —acepto el chico mientras chocaba su frente con la de la chica…

    Lyon nunca pensó que la volvería a ver llorar así y la verdad, él no quería volver a verla de esa manera una tercera vez… Él la haría fuerte, él se volvería fuerte… Esto era algo que ellos no querían que se repita, no querían volver a perderlo todo… esta vez lo protegerían, no importaría el precio que contraería hacerlo…
    ____________________

    —Un mes después—


    —Vamos Shina es fácil, sé que tú puedes hacerlo —mencionaba el pelinegro con una sonrisa mientras miraba como la azabache intentaba, con suma concentración, parar el tiempo parcialmente para así abrir la puerta celestial haciendo uso de sus poderes de guardiana…

    —¡Wah! ¡No puedo! ¡Me rindo, esto es imposible!—dijo la chica mientras se removía el cabello en desesperación y con un suspiro llevo a la resignación sobre ese asunto al menos por el día… — Mejor practico la magia… ¡Lyon! ¿Tú también eres mago, verdad? —preguntó mientras su miraba se dirigía al chico que se encontraba en las ramas de un árbol cercano mirándolo con una sonrisa…

    —Claro, veo que ser guardiana no te da todavía por ser algo lenta, pero bueno… —menciono el chico mientras negaba con la cabeza al momento de bajar del árbol con una sonrisa burlesca, que al ser vista por Shina, la enfureció y solo atino a darle un coscorrón en la cabeza— ¡Oye! ¿Así tratas a tu amigo y futuro esposo? Wah~ eres muy mala —decía el chico mientras se sobaba la cabeza por el golpe que le había propinado la enfadada chica azabache…

    —Perdona que no aprenda tanto como lo haces tú, señor lo-puedo-todo-a-la-primera — respondió Shina con sarcasmo mientras se cruzaba de brazos y bufaba molesta, pero al momento que escucho un “pop” dirigió su vista a su futuro esposo y encontró que este estaba…

    —Sabes que la violencia en contra de animales indefensos está prohibido para una guardiana ¿verdad? —le menciono el chico mientras movía su cola y orejas de gato que había hecho aparecer al momento que su miraba felina de ojos brillosos se dirigía a la chica azabache…

    —¡Deshaz ese hechizo que no te queda de víctima!, sabes que fue tu culpa después de todo —le respondió la chica al momento de voltear su vista para otro lugar, evitando de esa manera ver como el chico sonreía satisfactoriamente, Shina ya había vuelto a la normalidad…

    —Bueno, entonces empieza haciendo magia de agua —dijo al momento que sus orejas y cola se desvanecían en la nada y empezaba a caminar en dirección a unas bancas cercanas…

    —Eso es fácil —dijo la chica acercándose con una sonrisa al estanque y empezaba a hacer unos conjuros para manipular el contenido trasparente del estanque…

    …​

    —Shina, ¿enserio no puedes hacer algo tan simple?

    —Cállate, mi mamá no alcanzo a explicarme la fórmula que debía usar para abrir una puerta —dijo la chica mientras se tiraba la piso sobre el césped mientras se llevaba el antebrazo a su rostro para tapar sus ojos…

    —Ya vamos una semana con esto Shina… Mira, según me dijo mi papá, para abrir la puerta Celestial solo debes de pensar en ella mientras paras el tiempo y abres la brecha para materializar la puerta —decía el chico azabache mientras se acercaba a la chica tumbada en el suelo.

    —Decirlo es fácil Lyon, hacerlo es lo difícil… —contradijo la chica con un suspiro cansado mientras se levantaba del suelo— Pero tratare de hacer lo que dices, después de todo, el punto es aprender aunque falle ¿no? —dijo con una sonrisa a lo que el moreno asintió en respuesta…

    Quizás le tomaría mucho a Shina lograr abrir esa última puerta, pero Lyon sabía que ella no se daría por vencida, no importaba cuantas veces dijera “¡Wah, es imposible, me rindo!” ella volvería a intentarlo al día siguiente, y al otro, y al otro… y así hasta conseguirlo.

    Eso me agrada mucho de ella…
    ____________________

    —Un año después—

    —¡Shina! —grito Lyon al ver que su prometida estaba en peligro y saliendo entre los arbustos se lanzó contra el vampiro apastando la cabeza de este contra el concreto— ¡Tonta te iba a matar! —le dijo el chico mientras la agarraba por los hombros para obligar a mirarlo…

    —¡Lyon…! —la chica se había sobresaltado al ver a su amigo en el cementerio, ella no esperaba encontrarse y mucho menos cuando ella…— Yo no… bueno yo… —la guardiana no sabía que decir, no sabía cómo explicarle que ella se iba a dejar matar así nada más por ese vampiro… Pero pronto sintió unos brazos aprisionarla en un fuerte abrazo…

    —¡Tonta, ¿acaso tú crees que ellos hayan querido que tú también murieras como murieron ellos?! —le dijo con preocupación mientras que la abrazaba más contra él, esto ya lo había supuesto, supuso que unos vampiros la iban a querer matar, en especial en este día que ella esa volvía un blanco fácil por causa de los recuerdos “Si no la hubiera seguido ella ahora…” pensó mientras la abrazo con más fuerza.

    —Vaya, vaya… Así que la niña todavía vive —se escuchó decir a alguien y rápidamente ambos chicos miraron a dónde provenía aquella voz… A lo lejos se podía ver a un hombre alto, tenía la piel blanca como la nieve y algo pálida, sus ojos eran un verde oscuro y sus cabellos eran cortos y de color castaño, aquel hombre vestía de ropas negras y además de todo, era demasiado familiar para los guardianes…

    —¡T-Tú! —Dijeron al unísono Shina junto con Lyon mientras miraban entre odio y asombro al hombre… Aquel hombre era el culpable de todo esto, aquel hombre quería que ambos dejaran de querer estar con vida, aquel hombre era el culpable de la muerte de sus familias…

    —Pero miren no más, si también está el sobreviviente de la casa Zura —dijo el hombre con burla mientras miraba al chico pelinegro, quien a su vez le devolvía la mirada, pero repleta de veneno al igual que la chica a su lado…

    —Tú pagaras…—comenzó la chica mientras apretaba sus manos en forma de puños y sentía que su poder se elevaba debido a la rabia que sentía en esos momentos…

    —…¡Todo lo que nos hiciste sufrir! —dijo Lyon con una mirada de rencor completando la oración que había iniciado la chica.

    Y en menos que el vampiro se hubiera dado cuenta, Shina lo tenía atado con las cadenas hechas de luz negra mientras que Lyon aparecía frente suyo dándole golpes para noquearlo.

    Él siendo un vampiro de sangre pura, que vivió muchos años, no había podido hacerle frente a unos mocosos como ellos solo por un descuido de segundo y ahora era derrotado por ellos, eso era de más de humillante…

    Y ellos siendo solo niños de 13-14 años impulsados por el rencor lograron retener y restringir los poderes del vampiro, aquello fue el comenzó de su venganza…
    ____________________

    —Seis meses más tarde—

    Dentro de una gran casa perteneciente a una mujer maga se encontraba la tutora de ambos niños en la cocina empezando los preparativos de la cena de ese día… Todo en los últimos meses había estado en clama en su casa y misteriosamente su sobrino y la chica Shingetsu se encontraban más calmando que antes…

    El sonido de la puerta hizo que la mujer desviara su mirada a la puerta donde vio entrar a la chica que ahora vivía con ellos, la azabache estaba tranquila y se disponía buscar un poco de jugo en la nevera a los ojos de la maga…

    —¿Shina, donde esta Lyon? —preguntó la mujer al verla servir su jugo con una sonrisa al escucharla…

    —Está matando el tiempo —había comenzado s respuesta mientras se llevaba el vaso a la boca y bebía un poco del contenido— Era su turno —al momento de sonreírse a la que se había encargado de ella tan amablemente— Estaré en mi habitación, gracias por el jugo…

    La señora Layla Riodis miro con confusión como la chica se iba de la cocina con destino a su habitación, ella no entendía a que se refería específicamente la prometida de su sobrino con esas palabras, pero he de admitir que había sentido cierta maldad en las palabras de la chica…

    …​

    Mientras tanto en otra parte de la casa Riodis, dentro de un espacio invisible y dentro de una habitación oscura, se encontraba el chico de cabellos negros mirando con puro odio al ser frente a él.

    —¿Sabes?… Una y mil formas de torturarte tengo en mente —dijo Lyon mientras hacia una componente de químicos muy toxico para todo tipo de vampiro… No le gustaba hacer nada malo, un guardián existe para amar y no para causar dolor pero… “Pero esto en necesario…” pensó mientras volteaba su vista.

    Por su parte el hombre castaño que se encontraba encadenado miraba al chico con puro odio y se odiaba a él mismo por no poder hacerle frente a unos mocosos… Por Dios, eran unos mocosos y no pudo hacer nada contra ellos, eso sí era degradante…

    —Bien, una vez más… —dijo Lyon mientras aplicaba la sustancia en el vampiro y miraba como este se retorcía ante ella— Esto sería más fácil y solo dijeras ¿sabes? —Menciono mientras suspiraba y miraba al hombre que se negaba a hablar— Bueno, tú te lo buscaste…
    ____________________

    —Cuatro años más tarde—

    —¡Shina cuidado, detrás de ti! —advirtió Lyon mientras intentaba liberarse de su adversario para salvar a la chica, pero eso no fue necesario, ya que en el momento de Shina escucho a Lyon, ella en un movimiento veloz logro esquivar el ataque de un hombre lobo corrompido…

    —Mi espada tomara tu alma en nombre de las que has quitado —dijo la chica mientras cerraba los ojos y su espada se encajaba en el pecho del hombre lobo…

    —Heh, ya acabo todo, fue muy rápido Shina —dijo Lyon acercándose a la chica al momento que su equipo se encargaba de convertir en cenizas a las criaturas que mataron y esparcirlas por el bosque…

    —Aun así eran unas criaturas vivas —respondió Shina mientras cerraba los ojos y guardaba su espada— No entiendo porque se volvieron malos, se supone que su especie estaba en paz —menciono con tristeza y dolor mientras miraba los cuerpos que se volvían cenizas…

    —Vamos, esto lo hacemos nosotros porque es nuestra obligación proteger al Norte, no te afijas Shina —dijo Lyon guardando sus armas y palpando el hombre de la chica para reconfortarla un poco…

    La muchacha miro todo las acciones del grupo con el cual había llegado a esa zona correspondiente a las bestias, a ella no le gustaba matar, pero esto lo hicieron solo por proteger el Norte… “Solo por eso…” pensó suspirando con tristeza y volteo su mirada al chico azabache que estaba junto a ella.

    —Sería mejor regresar —dijo la chica comenzando a saltar, para así ahora empezar a flotar en el aire y mirar a su prometido que había hecho un sonido en negación…

    —No creo que esa una opción —le dijo Lyon con una mueca al momento de bajarla y abrazarla junto a su cuerpo— Mejor así —dijo cerrándolos ojos al momento que una nube los rodeaba y desaparecían del lugar.

    …​

    Claro que minutos después reaparecieron en la cede de los guardianes, dentro del arco del mundo celestial…

    —Idiota, avisa que harás eso —le dijo Shina apartándose del cuerpo del chico y mirarlo enojada.

    —Vale, vale, pero si íbamos volando no tardaríamos —le dijo el chico a su defensa mientras le entregaba una sonrisa de disculpa…

    —Oigan ustedes, dejen de parlotear —se escuchó de decir a alguien y los chicos miraron en la dirección de aquella voz.

    —Luk tiene razón, dejen eso y vengan de una vez.

    —Se demoraron y la reunión estuvo a punto de comenzar sin ustedes.

    —Shina, Lyon por favor tomen asiento

    —Claro enseguida Guia —le dijo Shina luego de haber escuchado los reclamos que iban en cadena de parte de los otros guardianes…

    —Ok, comenzaremos la reunión —dijo un hombre al tener a los seis guardianes reunidos y darle una de las noticias que quizás lo cambiaria todo— Esto es algo que no estaba previsto pero…

    ____________________

    —Un año después—

    —Shina ahora que ya no tiene vida, ¿qué harás? —preguntó el muchacho mientras apoyaba su rostro en una de sus manos al momento que miraba el cuerpo del vampiro que torturaron por 5 años por haber hecho muchas maldades.

    —Nada, ya murió —respondió Shina de manera neutral mientras cambiaba sus ropas ensangrentadas dentro de una habitación distinta a donde estaba el chico y las cenizas del cuerpo del vampiro…

    Pasado unos minutos la chica salió solo para encontrarse a un Lyon con mirada triste— ¿Qué pasa? —indago mientras ambos salían del lugar.

    —Shina… prométeme que no serás débil cada vez que vayas a ver a las tumbas de tu familia de ahora en adelante ¿vale?, te he salvado todas las veces que dudas en seguir viviendo… no es que moleste, solo que no quiero que sigas así… —dijo Lyon con tristeza mientras hizo desaparecer el deposito donde antes torturaban todos los años al vampiro por información…

    —Lo siento —se disculpó Shina bajando la cabeza y mordiéndose el labio inferior— Pero… ¿para qué estar viva?… Eso es lo que me pregunto cuando ellos me dices que fue débil y mate a mi hermana… y eso me hace dudar de que merezca vivir y luego…— dijo ella mientras sentía las lágrimas estar por salir, pero ella se reusaba a que pasara, tenía que dejar de ser débil…

    —¿Y yo?, ¿acaso planeabas morir y dejarme solo?, ¿acaso sabes que tan triste estaría si sucediera eso? —Le preguntó el chico mientras se acercaba a ella y le daba un abrazo de improvisto— Me pondría muy triste Shina… No quisiera perder lo último que me queda —dijo al momento de recordar las tantas perdidas que habían tenido…

    —La verdad… no lo pensé —confesó mientras correspondía el abrazo que le daba el chico recordando ella también todo lo que le habían arrebatado a ambos, pero tan pronto ella había dicho aquello escucho un "Qué mala… pero no importa, aun así te quiero" de parte del muchacho haciendo aparecer una sonrisa en la chica por lo dicho por Lyon…
    ____________________

    —Seis meses más tarde—

    —¿Tía, dónde está Shina? —preguntó Lyon mientras llegaba a la sala donde se encontraba su tía junto a su tío hablando de alguna cosa…

    —Oh Lyon, ella aún no ha despertado —le dijo la mujer con tristeza mientras bajaba la cabeza…

    Lyon solo asintió ante las palabras de su tía, desde ya hace un tiempo Shina había estado en un sueño del cual no despertaba y aquello ya estaba preocupando a todos… “Shina despierta, que tengo nueva información” pensaba mientras se encaminaba en dirección a la habitación de la chica.

    Pero ya estando frente a la puerta empezó a sentir un aura extraña… él lo sabía, aquello solo significaba que Shina estaba soñando con algo que pasaría, el chico con eso en mente entro en la habitación solo para ver a una durmiente chico adentro y las paredes de la habitación rellena de varias fotos del pasado.

    Lyon ingreso en la habitación y miro las fotos de las paredes, débiles sonrisas aparecían al ver las fotografías… Vaya que habían perdido tanto y pasado por mucho— Pronto…muy pronto… —decía incompletamente el chico de cabellera negra y se sentaba en uno de los sofás.

    …​

    Los minutos pasaron y la chica azabache comenzó a despertar, había tenido un sueño relativamente largo y le dolía la cabeza pro aquello. Levantándose de la cama miro su habitación solo para toparse con Lyon durmiendo en su sofá, lo cual la hizo suspirar…

    Dejando al chico dormido en el sofá ella se dispuso a levantarse con la intención de ir a bañarse cuando…

    —¿Shina, qué viste? —indago el chico de cabellos azabache aun con los ojos cerrados y alarmando a Shina por su repentina voz…

    —Un niño… —comenzó ella un tanto más tranquila y miro como Lyon abrió los ojos— un niño vendrá del futuro, estará un poco más al oeste, pero sigue en las limitaciones del Norte… en la academia Cross, ahí estará el que cuidara al niño —dijo ella de manera natural sobre el asunto mientras se levantaba de la cama.

    —¿Piensas ir? —preguntó Lyon al verla levantarse con una mano en la cara en señal de mareo por tanto dormir.

    —Sí. —respondió la chica dejando caer su mano al borda de la cama y suspirar un poco— se trata de un invasor del futuro, además es un bebé, claro que iré para cuidarlo —continuo mirando ahora a los ojos aguamarina del chico— El niño se llama Ao Kiryuu, es hijo de un vampiro que antes fue humano y además es cazador de vampiros… —dijo al momento de levantarse de la cama y dirigiéndose a la puerta de su baño privado…

    Lyon pensó un momento sobre lo que dijo la chica y recordando cierto asunto… Volviendo su vista a la chica la encontró estando ya por abrir la puerta del baño…— Shina, no cambien el presente que causara distorsiones en el futuro —dijo con seriedad, ya que…—Shina, no adelantes nada — finalizo cerrando los ojos y la chica solo ingreso en la otra habitación para empezar a bañarse, claro que tenía que tener cuidado, eso cualquier guardián lo sabía…

    —Después tendrás que arreglar todo el lio… Aunque… —dejando las palabras al viendo, el joven azabache se dispuso a mirar los posibles futuros que se podían dar… Esto tal vez distorsionaría mucho más de lo previsto…
    ____________________

    Chan chan chan

    Quién lo diría, Shina tenía un prometido O.O ¿qué creen que pasaría si cierto peli negro se encuentra con Zero?…

    ¿Afectaría la relación de Shina y Zero?

    Quién sabe… o mejor…

    ¿Le diría a Yuuki sobre su futuro?

    ¿Qué clases de futuros encontró este chico?

    ¿Todavía será prometido de Shina?

    ¿Por qué Shina nunca lo menciono?

    Más preguntas que respuestas…

    En si esto es como relleno para entender una que otras cosa mas adelante…

    Nos vemos en el próximo capítulo Titulado "Visita" el cual espero les guste como también que les esté gustando esta historia… Jejeje, el cap me salio algo rápido y muy cortado pero quería simplificarlo y fue por eso que salio así...

    [11/02/2014] Hola como estas, espero que bien… bueno, lo siento por no traerlo hace unos días cuando tenia que ser, pero surgieron problemas familiares y eso, pero aqui esta el cap 10 y dentro de unos dias estara el 11 ^^


    Hasta el jueves~

    Sora Taka
     
  18.  
    Zil Kendrick

    Zil Kendrick You and me | 25-10-2015 ❤

    Libra
    Miembro desde:
    1 Junio 2012
    Mensajes:
    457
    Puntos en trofeos:
    346
    Pluma de
    Escritora
    ASDFDDAS Sora me mataras, sabe por que no encontré el capitulo pasado en mi cel, así que ahorita me vengo leyendo los dos capítulos. Ame como hiciste sufrir a Yukki, se lo merece, ella hizo sufrir mucho a mi Zero ;-; que bueno, pero asdasd yo me hubiera puesto igual que ella si me entero que Zero tiene pareja y hasta hijo, que bueno que las cosas no le cuadran, bueno a ella no, a la voz de su cabeza, esa voz es Lyon? Yo creo que si :( tengo que esperarme hasta mañana para saber que más? Eso no es justo :CCCC

    Esa Shina nada más movió todo el presente con sus actos, y si el pequeño Ao desaparece por su culpa? Él de quien es hijo? De Zero y Yukki?

    Cada vez me dejas con más dudas :CCC eso es más injusto aun.
    Esa Shina decepcionara a Zero cuando él sepa que esta comprometida. Asfsdfs pobre de mi Zero, una bruja que lo engaña y la visita de una vampira que lo daña :C eso es más cruel ;O; nu guta TOT

    Tuviste unos errores, varios dedazos y faltas de tildes nada que no se arregle re-leyendo con calma *-*

    Gracias por los dos buenos capítulos, fueron geniales, felicidades Sora :D y lamento la demora en comentar :C
     
    • Adorable Adorable x 1
  19. Threadmarks: Visita
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2806
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________


    Capítulo 11
    Visita
    ____________________


    —Yo —saludo el joven mientras hacia un ademan con la mano— tiempo sin verte Shina —sonrió mientras que en su otra mano reposaban unas esferas de cristal que se movían y chocaban entre sí por la maniobra de la mano del chico.

    —Pero… como… tú… en que momento —decía Shina con los ojos abiertos y en una especie de shock mientras apuntaba al joven de la sala— ¿qué acaso no conoces la privacidad?, deberías tocas la puerta antes de entrar o al menos decir que aparecerás —menciono la chica azabache en forma de reproche mientras miraba enojada a su visitante.

    —Qué manera de recibirme Shina — dijo el joven poniendo cara de niño lloroso mientras miraba a la chica— ¿así recibes a tu prometido desde no haberlo visto en mucho tiempo? —menciono el joven con una mano en el pecho como sintiéndose ofendido y dolido, mientras que las esferas que antes sostenía esa mano seguían danzando en el aire.

    —¡Oye! —Acuso Shina mientras dejaba su vaso sobre una mesa y miraba fijamente al joven— tú no eres mi prometido desde hace ya 3 años —termino con un leve rubor al momento de cruzar su brazos sobre su pecho y mirar para otro lado.

    —~Shina~ —llamo el chico con voz cantarina haciendo que la chica girara su rostro para mirarlo— ~no debes hacer mucho ruido~ —continuo diciendo mientras ladeaba su rostro sonriente— ~que despertaras a todos tus vecinos~ —finalizo empezando a soltar una risita pequeña al ver a su amiga y ex prometida abrir los ojos y mirar a su alrededor por alguna razón.

    —Lyon, ya enserio, ¿qué haces aquí? —preguntó con seriedad mirando a su visita, quien era un joven de cabellera corta azabache, ojos azules, piel semi bronceada, de la misma estatura y musculatura de Zero, vestido de pantalón jeans azul oscuro y una camiseta blanca con una camisa abierta de color negro encima.

    —Shina... —comenzó a decir el chico dejando su sonrisa de lado y mirándola seriamente a la joven— te dije que no cambiaras este presente que afectaría el futuro —le dijo sentándose en el sofá mientras lanzaba un suspiro, Shina lo miro por unos segundos confundida antes de que recordara las palabras de Lyon que le había dicho hace mucho antes de irse de la casa Riodis...

    —Nee ¿quieres saber cómo tenía que ser este transcurso antes que el niño apareciera? —indago moviendo un dedo de forma circular y una de las esferas de cristal caía en la palma de Shina, la esfera era pequeña, pero dentro de ella vio lo que se supone tenía que pasar ese día que ella fue donde Cross y lo que se supone que tenía que pasar en los próximos meses...

    —Shina… adelantaste cosas y rompiste otras, tendrás que arreglar este lio… —le dijo mientras miraba el techo de la casa, mientras que ella por su parte, haciendo un movimiento con su mano derecha, se había cambiado de ropas en una especie de nube roja, ahora estaba con un vestido color miel hasta por debajo de las rodillas con una cinta café en la cintura, un vestido muy sencillo pero bonito.

    —Pero… —empezó a decir mientras se sentaba en frente de Lyon con la intención de poner su defensa a las palabras del oji cielo.

    —Shina... tú encuentro con el cazador era dentro de 100 años... —comenzó mientras le mostraba en la segunda esfera aquel nombrado encuentro— se supone que él estaría con la vampiresa, pero desde hoy hasta dentro de 96 años todo iría bien para él, antes que ella se sacrificara por su hermano y su hermano de todas formas murió poco después —dijo al momento que acerca la primera esfera y mostraba aquello— tú fuiste 4 años después a ese lugar y te encontraste con él en frente de una tumba, tenías que ir por ciertas rupturas de la barrera y fue ahí cuando te lo tenías que encontrar por primera vez —menciono mientras que Shina miraba ambas esferas, toda una vida distintas en ambos y luego el encuentro entre esas vidas, la de ella y Zero.

    —Shina… ¿viste el cambio?… 100 años… tú encuentro se adelantó 100 años… y esta chica —dijo recalcando la distancia del cambio mientras mostraba el cambio de escena de las esferas a una Yuuki con Zero en la primera esfera y otra sin él— se supone que se quedaría con él, pero en este tiempo ya no lo será, aunque no cambia el hecho que se sacrificara por su hermano dentro de 5 o 95 años, ya que las cosas cambiaron un poco — dijo suspirando mientras cerraba los ojos— Aunque… —empezó a decir mientras abría los ojos y miraba que la chica tenia todos sus sentidos alertas a lo que diría… Shina siempre sabía que el “aunque” del azabache era siempre algo bueno…

    —Le ahorraste al cazador volver a sufrir lo misma perdida, perder a "Yuuki" por Kaname —dijo él recostándose en el sillón donde estaba y recordó un punto importante— Aun así, la vida del niño sigue estando a salvo solo que en esta línea de tiempo quizás… solo quizás nacerá mucho pero Mucho antes, aunque suerte que el pasado de donde viene Aoi no ha tenido estas distorsiones —dijo mirando a la joven que tenía en frente.

    —¡Eh! ¿Por qué nacería mucho antes…? —preguntó Shina mirándolo a los ojos sin comprender, lo cual hizo que al chico le apareciera una sonrisa en el rostro y una risita saliera a flote.

    —Shina… ese niño nacería 115 años en el futuro, ¿tú por qué crees que nació o tenía que nacer dentro de 115 años?, no te dice nada —le preguntó como si nada y vio como ella se ponía a pensar y pensar— Shina… Aoi es tu hijo —le dijo como si nada y mirando para otro lugar para así no ver a la chica.

    Shina había parado de pensar y levanto la vista para mirarlo con asombro, felicidad, alegría, incredulidad, etc. Había muchas emociones como para descifrar todas— ¿Enserio? —Preguntó ella con ojos brillosos, pero rápidamente eso cambio a una cara completamente diferente al recordar algo— bueno… entonces… ¿tendré que hacer que pase como tenía que pasar? —volvió a indagar con la mirada gacha, se había encariñado demasiado con Zero como para tener que borrar las memorias del chico y de todos…

    —La verdad… tendríamos que hacerlo… Pero… también podemos dejarlo así —hablo el azabache mientras que de la nada hacía aparecer en su cabeza unas orejas de gato.

    —¿Enserio?… ¿no afectara al futuro? —preguntó Shina con cierto interés, sabía que Lyon tenía el poder de hacer que el curso de las cosas volvieran a como estaban antes cuando Ao se fuera…

    —Buen, el futuro cambio cuando Aoi llego y al parecer así se quedara, no puedo hacer nada, esta línea del tiempo tendrá un futuro diferente pero al mismo tiempo igual al que viene Ao, solo que quizás podamos evitar lo que sucederá después, pero no podremos evitar la muerte de los sangre pura, eso es decisión de ellos —dijo mientras se llevaba un dulce a la boca y movía sus orejitas, Shina lo miro, ese chico en verdad era serio, inteligente, astuto y todo pero… había veces en los cuales era como ahora, actuando como un niño rompiendo las leyes que tenían implantadas…

    —Bueno… ¿entonces me podre quedar junto Zero como ahora?, digo no tendré que irme ¿verdad? —indago la chica mientras miraba al chico, quien sonreía ante aquella preocupación de la chica.

    —Si eso quieres… De todas formas no podré cambiar las cosas, aunque no tenemos el derecho de intervenir en lo que tiene que pasar, como que Yuuki tenía que estar con Zero, esta vez interviniste al igual que Ao, ya cambiamos todo pero te salvas que cambio para bien —menciono mientras miraba a la chica con enojo fingido para luego volver a su faceta tranquila— Aunque no quisiera que estés con Zero… si no hubieran roto nuestro compromiso nosotros ya estuviéramos casados, y quizás en 3 año estuviéramos esperando ya a nuestros segundo hijo —decía como un niño pequeño aquellas ideas y planes a futuro, lo cual solo había hecho sonrojar a la chica— Pero ni modo —suspiro dejando de lado su dramita y se rio un poco al ver el rostro y las ganas de golpearlo que tenía su amiga.

    —Lyon… ¿tú sabes… —preguntó incompletamente la chica azabache con algo de miedo, Lyon solo l miro con interrogativa hasta caer en cuenta a que se refería ella…

    —Dentro de 3 meses más o menos —respondió sin rodeos cerrando los ojos y cruzando sus brazos, ante aquello Shina solo suspiro, tres meses era muy pronto, no quería separarse de ese niño todavía pero al parecer las cosas seria así…

    —Shina… uno todavía está vivo… —menciono de la nada Lyon con la mirada clavada en el suelo mientras sus manos se volvían puños, al ver eso Shina entendió a qué se refería y recuerdos llegaron a su mente…

    —Entonces… ella… ellos vienen a… pero si… —la joven no sabía cómo expresar su pregunta, un dolor en el pecho se lo impedía…

    —Quieren derrotar a Kaname y quedarse con su puesto… y ella… —dijo Lyon mordiéndose el labio inferior mientras fruncía el ceño, sentía impotencia de solo tener que decirlo, saber que no pudo hacer nada en esa ocasión…

    —Era pequeña… —decía Shina sintiendo una lagrima deslizar su rostro— ella no sabe nada… —continuo mientras unas imágenes llegaban a su mente— No lo sabe.

    Lyon miro a su amiga de la infancia muy afligida, tal vez no fue buena idea sacar ese tema en esos momentos, eran muchas noticias y preocupación para ella en un solo día, aun cuando ella vino también por ese motivo— Shina tienes que ir a la universidad dentro de 3 horas ¿verdad?, porque no vas a ver a Aoi —dijo Lyon con una sonrisa tratando que la chica desviara sus pensamientos a otro asunto…

    —Y tú… ¿no harás nada verdad?… me refiero a ella… —preguntó ella con tristeza mirando al chico con dolor… Recordar cómo se la quitaron, como se la habían arrancado de sus vidas… Además, ahora eran las 4 am, podía dormir al menos hasta las 6 para luego ir a ver a Zero, por lo que era mejor hablar de este tema más importante con Lyon ahora que estaba aquí…

    —No me conoce… y mucho menos nos reconocerá… Pero de que estará con nosotros de nuevo lo estará, no pienso perderla… llevamos buscándola durante estos últimos 3 años y la encontraremos sea como sea… —dijo el azabache con determinación para luego recostarse en el sofá donde estaba— Shina me dormiré aquí, buena noches —finalizo y en menos de lo que canta un gallo, se quedó profundamente dormido…

    —Pero que manía la suya de dormirse aquí… como si fuera su casa… Buena si está aquí por lo que nos une a él a mí no lo culpo, lo dejare ahí, mejor me vol a dormir yo también tengo sueño —dijo bostezando y encaminándose a su habitación.
    ____________________

    Universidad / 9 am

    "De seguro Lyon ya está en el Norte, claro tele-trasportándose quien no, debe de estar en clases… aunque de seguro lo volveré a ver cuando termine" pensaba la chica mientras mordisqueaba un poco su lápiz en medio de uno de sus exámenes más importantes del semestre.

    Aunque aun así, la mente de la chica se iba a la derivaba de sus verdaderos objetivos a los cuales había venido al Oeste, uno de sus objetivos era Ao que al parecer dentro de poco se iría a su tiempo, otro de sus objetivos era información… no había conseguido mucha pero al parecer Lyon si…

    Estaban tan cerca de recuperar lo único que le quedaba a ambos… Lo único que si tenían posibilidad de salvar de las garras de “ellos” No podía dejar pasar esto, tenía que encontrar soluciones ya… No quería volver a perderlo todo…

    .

    .

    .

    Las horas había pasado y ahora Shina se encontraba corriendo por la universidad en dirección a donde estaba la entrada para poder irse—Zero, espera —dijo Shina llegando a donde él estaba, el oji purpura solo sonrió al ver a la chica. Ella se detuvo un rato y trata de tomar aire por todo lo que había corrido para llegar a donde estaba el chico.

    —Tardaste, yo ya estaba por irme —le dijo mientras comenzaba a caminar al ver que la chica y había recuperado el aire, tenían que ir a recoger a Ao que estaba en manos de Cross, aunque un sonido lo hizo parar de su objetivo— Hola… mmm… ok… —decía Zero mientras hablaba por teléfono, en cambio Shina no sabía si decirle o no a Zero sobre cierto problema que involucra a un peli negro y una…

    Zero colgó el celular interrumpiendo los pensamientos de Shina, ella levanto la vista y lo vio fruncir el ceño— Shina, debo de ir a la asociación, tendrás que ir tú no más a recoger a Ao —dijo Zero con un suspiro mientras miraba a la chica.

    —Está bien, suerte en la asociación —le respondió la chica con una sonrisa y miro como él se alejaba por otro camino.

    Ella no pudo decir nada sobre el otro asunto, de todas maneras eso era algo que no era relacionado con Zero, por lo que no era necesario preocuparlo con algo así. Con eso en mente la chica empezó a caminar con paso rápido en dirección a donde estaba la academia Cross para ir por Ao, ya que ella no dejaría que Ao estuviera mucho tiempo en un lugar con un peligro constante al igual que quería recuperar por todos los medios a…
    ____________________

    —Así que tú eres hijo de Zero —decía Yuuki mirando al niño desde el sofá, lo miraba con ojos vacíos, aun no podía creerse todo esto y en verdad que…

    —Yuuki-chan, ¿por qué estas así?, ¡alégrate, tienes un sobrino! —bailaba Cross con mucha alegría por el lugar.

    Más eso a Yuuki solo le hizo frunció el ceño "Ella llego… hasta sobrepaso lo que ya llegue de ser de Zero…" pensó celosa mirando al niño jugar con su collar y arma "Ella y este bebé me separan de Zero" pensó con tristeza apretando los puños "Si tan solo desaparecieran… si tan solo murieran…" Los pensamientos de la chica se tuvieron y hasta ellase asombró de sus pensamientos, por un momento había pensado y abrigado la idea de matar a ese bebé y a la joven madre de este…

    Aoi podría ser un bebé, pero sabía identificar el peligro, miro a la joven vampiresa desde su lugar, ella lo miraba con cierta desaprobación de que existiera y sintió un pensamiento maligno de ella, el niño frunció el ceño al darse cuenta de eso— No… sea… mala —dijo en alto mirando a Yuuki, esta y Cross se sorprendieron de sus palabras. El pequeño la miro con más detenimiento, seria bebé pero entendía cosas solo con verlas y sabía que ella (por el comportamiento de Zero) era el principal dolor de su padre, y que ella por un momento pensó en quitarle la vida a él, un simple bebé…

    —Yuuki-chan… ¿tú odias a Aoi?… —preguntó Cross mirando a la chica con confusión, pero Yuuki no contesto "¿Odiarlo?… No… ¿por qué lo haría?…" pensó mientras cerraba los ojos, pero el solo saber y pensar que Zero y esa "Shina" estuvieron y están juntos y que Aoi era fruto de esa relación… Que alguien más le dio a algo a Zero que ella no le ha dado ni pensado… Un hijo… sabía que ese hijo era la alegría de Zero, lo notaba en la mirada del peli plata, eso la hizo que odia al niño, ya que era ella la que le había traído la felicidad con ese niño y no ella…

    Ao utilizando un poco de su poder mental y aun jugando con una sonrisa con su muñeco de vampiro malo y su pistola, le mando un pensamiento a Yuuki, y ella solo reflexiono por esa voz que llego a su cabeza… Palabras que hacían que su mente se remontara a su pasado…

    "Papa… ya sufio mucho… po ti… déjalo… vivi"
    ____________________

    Hola ^^ Otra vez lo siento por venir en un día equivocado u.u

    Zil hola *w* Bueno, pues como vez resulta que es hijo de Shina y Zero a.a Aunque cuando empece la historia era de Yuuki y Zero u.u Pero luego vi el final del manga e hizo que cambiara radicalmente la cosa. Pero tranquila, Shina no haría nada malo que afectaría a Zero, lo quiere mucho n.n

    Ahora la pregunta es que sera "ella" *o*

    Tu quien crees que es Zil? n.n Recuerdo que mi otra cuenta había dicho de la posibilidad de una hija de Shina y Lyon oAo

    Pero eso se revelara luego n.n

    Ciao~
     
  20. Threadmarks: Ya es suficiente..
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    2793
    Zero wa musuko o motte iru
    ____________________
    Capítulo 12
    Ya es suficiente… lo siento.
    ____________________


    —Cross-san buenas tardes vine por Aoi —dijo Shina con una sonrisa mientras se asomaba por la puerta que daba a la sala, encontrándose en el proceso a un Ao jugando, Cross pensativo y una Yuuki con cara indescifrable…

    —¡Mamá! —dijo con felicidad el pequeño peli plata mientras intentaba dar pasitos sin caerse hasta llegar donde la peli negra, quien al verle solo sonrió y lo alzo en brazos, aquello hizo que Cross y Yuuki reaccionaran y miraran a la azabache.

    —¡Oh Shina-chan que bueno que viniste! Ven quédate un poco más, por cierto, ¿dónde está Zero? —menciono Kaien con una sonrisa muy rápidamente que ni Shina sabía a qué responder primero. "Yuuki no puede odiar a un bebé eso seria ser cruel" pensó Cross mientras iba a la cocina por algo para la invitada.

    Shina se acercó al sofá que estaba en frente de Yuuki a esperas de Cross, Aoi aun en sus brazos miro a Yuuki, vio nuevamente por un segundo una mirada de veneno y el niño se aferró más a la azabache ocultando su cara en el hueco entre el cuello y hombro de Shina.

    —¿Qué pasa Aoi?, venga ve a jugar —le dijo la chica con una sonrisa, Aoi solo se separó de su "escondite" para mirar a su madre con unos ojitos indescifrables.

    —Mamá —dijo mientras Shina lo paraba para que caminara, ya que con un año y medio caminaba más o menos bien, ya en el suelo Ao volteo su cuerpecito y apunto a Yuuki mientras su mirada se dirigía a Shina— Mala —dijo Aoi refiriéndose a Yuuki mientras su ceñito se fruncía un poco, las chicas miraron al pequeño cuando dijo eso, una con los ojos bien abiertos…

    —Ve a jugar nee Ao —le pidió Shina dándole un leve empujoncito con una sonrisa "Sus poderes heredados por mí, se están desarrollando" pensó mientras su hijo dejaba su preocupación y se iba a jugar con lo de antes de la llegada de su madre.

    —Yuuki-chan… —menciono Shina con tranquilidad, Yuuki la miro medio asustada— ¿hay algo que quieras decirme? —indago la peli negra con normalidad.

    —¿Eh?… no — respondió la castaña desviando la mirada de la brujita.

    —Yuuki… Mira te lo diré… —empezó Shina con un suspiro y Yuuki la miro sin entender— Según se, tú tenías que quedarte con Zero… pero luego de todas maneras te sacrificarías por Kaname dentro de casi 9 décadas en el futuro… —dijo la azabache captando unos ojos enormes en respuesta de la castaña.

    —Tú hiciste sufrir a Zero desde hace mucho, incluso antes que tú supieras que él era y es vampiro, él te amaba pero tú ni cuenta de dabas, solo era Kaname por aquí Kaname por allá, dime ¿tienes idea como fue que a Zero le afecto que hablaras de Kaname e incluso que tú estuvieras enamorada de tu propio hermano, y además que Zero fue el primero en saber sobre eso? —preguntó la azabache con sinceridad sin recibir ninguna palabra de parte de la castaña ya lo que lo dijo era verdad… además de eso… Yuuki nunca lo pensó desde ese punto…

    —¿Acaso sabes el dolor que Zero sintió al verte con Kaname, saber que tú eres lo que eres, que sin delicadeza alguna, dijiste que amabas solo a Kaname, que te fuiste y lo dejaste con un corazón destrozado de soledad y desamor…? —menciono Shina con sentimientos a flor de piel con daba palabra que daba, por otra parte, Yuuki aún no decía nada, solo escuchaba con la cabeza gacha y los ojos acuosos…

    —Se supone que dentro de un año estarían juntos y dentro de 96 años… otra vez… harías lo mismo Yuuki…herirlo… dejarle una herida muy grande, tú morirás a manos de algunos que se revelaran, dejaras a Zero nuevamente solo y más triste que al principio de todo su sufrimiento —dijo con un suspiro mientras cerraba los ojos, suerte que Kaien aún no aparecía, no sería bueno que alguien más escuchara sobre esto…

    —Yuuki… aunque te cueste aceptarlo, vi el futuro, vi lo que harías, vi lo que yo haría desde ahora hasta cien años en el futuro —dijo recordando toda la vida que se supone que llevaría antes de conocer a Zero, aunque no era mucho de parte de la suya. Yuuki se quedó confundida, ella no entendía esas palabras— Yuuki, a Zero le costara mucho más sanar sus heridas en el futuro, yo llegué aquí por ciertas responsabilidad y motivos personales, pero termine curando las heridas de Zero como tenía que hacerlo en 100 años —dijo mirando a Yuuki, ella aun no entendía nada y eso se le sumo las lágrimas que comenzaban bajar por sus mejillas.

    —Yuuki… Zero sufrió por ti en eses 4 años que vivieron juntos, en estos 2 años y medio de tu ausencia, sufrirá por ti dentro de 96 años… Zero ya ha sufrido demasiado por tu causa Princesa Kuran —dijo con calma mientras que sus ojos se fijaban a la castaña— El presente cambio… —menciono recordando todo lo que vio en la esfera de cristal y todo lo que tenía que pasar, pero ahora las cosas eran distintas…— Yo tenía que encontrarme con Zero en 100 años pero mira no más, termine encontrándomelo hace unos años atrás, intente sanarlo y hasta ahora lo estoy logrando, Aoi es su alegría desde que llevo a su vida —dijo con una sonrisa, bueno, la llegada de un bebé siempre es una alegría. Yuuki levanto la vista mirando a Shina con confusión… esperando las palabras que Shina estaba meditando…

    —Yuuki… lamento decirte que en este futuro tú no estarás con Zero… —Yuuki sintió una punzada en el pecho al escuchar eso— …lamento decirte que tu futuro será distinto y lograras olvidar… como lo hizo Zero… —más lagrimas aparecieron en la castaña y el dolor en su corazón seguía aumentado— Lamento decirte que Kaname morirá, dentro de algunas décadas —Yuuki abrió los ojos ante eso, si su hermano moría ya no le quedaba nada… todo se iría y ella quedaría sola…— Lamentó decirte que tendrás que dejar a Zero —continuo Shina, lo que decía era cruel y Shina lo sabía, hasta a ella le dolía, se supone que ella tenía el deber de traer felicidad y no tristeza, era una reglar primordial a su puesto…

    —Lamento decirte que dentro de poco olvidaras lo que sientes por él —siguió ya resignada antes esa opción y Yuuki la miro sin comprender— lamento decirte que… Zero no te amara más…—para esas palabras dichas por la azabache, Yuuki ya estaba hecha un mar de lágrimas…

    —Lamento decirte que el futuro cambio y no puedo hacer nada— hasta Shina estaba al borde de derramar lágrimas pero se contuvo— Me duele decirte que olvidaras ese sentimiento por él, al igual que él ya está olvidándolo… tú encontraras otro amor… es lo mejor para ambos… —dijo Shina con una sonrisa triste, se sentía la mala de la película al decir todo esto— lamento decirte que olvidaras ese sentimiento tan hermoso como lo es el amor y solo quedara como un vago recuerdo —Yuuki ya no podía más, Shina estaba firme en sus palabras, era dolorosa la verdad, pero era mejor a vivir en mentiras, y eso Yuuki tenía que aprender, ella se mentía hasta jugaba con los corazones sin ni siquiera darse cuenta.

    —¿Por qué tengo que olvidarlo? Ese es imposible… ¿cómo sabes que pasara?… ¿cómo dices que no hay remedio?… ¿qué es lo que hace que estés segura? —mencionaba la castaña con voz quebradiza y débil mientras miraba a la chica con ojos llorosos…

    —Yuuki… ¿sientes alguno poder provenir de mí? —preguntó Shina cerrando los ojos unos momentos y fue entonces cuando Yuuki recién notaba esa extraña sensación en el aire— soy maga o bruja y guardiana del tiempo y paz entre especies, mi deber es que todo trascurra como tiene que ser, pero con la llegada de Aoi a esta línea de tiempo, todo cambio —dijo mirando al bebé que estaba jugando intentado no darle importancia a las lágrimas que percibía de la vampira.

    —¿Aoi… no es de este tiempo? —capto Yuuki con asombro y Shina asintió con la cabeza con una pequeña sonrisa…

    -—Él es del futuro de otra línea de tiempo, nacería dentro de 115 años, es mi hijo y de Zero —dijo como respuesta desviando la mirada de más joven…

    Yuuki pensó por un momento corto que el niño no era ninguna unión entre la bruja y el cazador… más al escuchar la respuesta de la chica… "De todas maneras… ella estará con él…" pensó la vampiresa.

    —Gomene Yuuki… las cosas cambian, no es que quiera ser egoísta ni nada, sé que del tiempo donde viene Aoi tú estuviste con Zero, pero como dije, lo dejaste otra herida mayor… yo no quiero que sufra, ya sufrió demasiado —fueron sus últimas palabras parándose al momento que Kaien entraba ajeno a la conversación (o eso creía Yuuki) ya que escucho todo al menos lo suficiente como para saber que su hijo Zero sufrió más de lo pensó…

    —Me tengo que ir Cross-san… creo que es mejor retirarme, Yuuki-chan en verdad lo siento… pero es la realidad —aunque para Yuuki no lo pareciera, Shina en verdad le había dolido decir todo eso, o sea, le estaba diciendo que se olvide de alguien que amaba… pero tampoco podía dejar a Zero y darle pase libre a Yuuki, ¿para qué? Por algo dice el dicho "si una vez lo hizo, ¿quién asegura que no lo volverá a hacer?" y era obvio que aun así en ese tiempo Shina dejase a Yuuki estar con Zero, ella lo heriría de alguna forma…

    —Ok Shina-chan —dijo con una sonrisa le rubio y así Shina junto con Aoi se fueron de ese lugar, dejando al director con su hijastra.

    —Yuuki… —dijo el director a la vampira que estaba hecha un mar de lágrimas— aunque no me lo esperaba… y es duro decirlo… en parte tiene razón… y creo que mucha… —hablo con tranquilidad entre todo lo que decía, lo cual causo que Yuuki no hiciera más que llorar por la cruel realidad…
    ____________________

    —Shina fuiste cruel —dijo un pelinegro mientras acompañaba a la joven a su casa.

    —Lyon… tú dijiste que era lo mejor… No importa cuántos futuros vea, en todos Zero llega a ser feliz pero luego lo mismo… Yuuki hace algo que lo hiere y hasta lo mata —decía Shina, ella busco entre sus sueños y los cristales que poseía Lyon un futuro o remodelar el presente para que Yuuki y Zero estén juntos, sí tal como escuchan, Shina iba a dejar a Zero ser feliz con Yuuki, porque eso no afectaría la línea de tiempo de Aoi, ya que este tiempo con el de Aoi estaban separados desde que Aoi llego y por tanto si aquí tuviéramos un final distinto eso no afectaría a la existencia del niño, pero siempre lo mismo… Yuuki le traía felicidad y luego tristeza, dolor, traición…

    —Es increíble saber que de todas formas ella le hará un mal a Zero, tanto en vida como en muerte. — dijo Lyon al aire mientras miraba el cielo, recordó como en otro futuro casi 1000 años en el futuro, la muy bak-es decir Yuuki no soltó ni una lágrima por Zero cuando murió, es más, parecía por así decirlo alegre ya que no tendría inconveniente en darle la vida a su hermano para que viva (N/A: para los que ya se dieron cuenta y para los que no, sip, este "fututo" es el final del manga…).

    —Lyon… cambia el tema, que Aoi ya sospecha —dijo mientras veía como Aoi que estaba en brazos de Lyon miraba preocupado al escuchar que su padre sufría.

    —No pasa nada mini-Zero, tu papi si esta con tu mami no estará triste —dijo mientras le dedicaba una sonrisa con nostalgia al tener un bebé en brazos, este lo miro y luego volvió a su tranquilidad.

    —Para ser un bebé ya capta —dijo Lyon con una risita mirando a Shina.

    —Claro, es mi hijo —dijo con alegría la chica.

    —Sabes… daría de todo por tenerla entre mis brazos para arroparla como antes, ella era igual que Aoi en ese punto… —dijo el chico con nostalgia, ya que la niña captaba muchas cosas a sus meses de nacida, Shina lo miro, su ex-prometido estaba perdido en recuerdos al igual que ella…

    —Pero ya debe de estar más grande como para tenerla en brazos —dijo con sonrisa triste— debe de ser una niña… y lo más seguro… no, es más que seguro que ni sabe que existimos… aunque para nosotros sería fácil reconocerla, aunque la última vez que la vimos era una bebé… —dijo la chica con más tristeza, Lyon recordó cuando le arrebataron, y raptaron a la pequeña, a su pequeña princesita, fue débil en ese entonces…

    —Ya verás que estará de nuevo con nosotros, y lo primero que sabrá es que nosotros somos su única familia y no ellos —dijo Lyon mientras miraba a Shina la cual asintió y sus ojos cristalizados se tranquilizaron…
    ____________________

    —Qué raro… —dijo Kaito luego de derrotar a los vampiros de nivel E y mirando alrededor, tenía que haber alguien que los controlara cuando esos vampiros E los atacaron a él y a Zero ya que había escuchado un "ya lo comprobamos… vamos" al final de todo… Pero no había nada cerca de su ubicación.

    —No le tomes importancia —dijo Zero con tranquilidad, pero sus sentidos estaban alerta, podía percibirlo, cerca de ahí había alguien, un sangre… ¿pura?, no estaba seguro pero estaba allí entre las sombras, ese ser era él que mando a los vampiros E a atacarlos, pero por el momento no era muy importante tomarlo en cuenta…

    …​

    Al llegar al edifico de su apartamento luego de despedirse de Kaito, Zero se dispuso a mirar a la izquierda de la calle donde estaba y vio a Shina junto a otro tipo que cargaba a Aoi… "¿quién es él…?" pensó con la ceja arqueada…

    —¡Oh! Hola Zero, mira te presento a Lyon Zura, es mi compañero en las tierras del Norte —empezó Shina con una sonrisa presentado al chico cuando estaban en frente de Zero.

    —Más te vale que seas fuerte, ya que quitarme a mi prometida… —el chico azabache no logro terminar ya que, primero; Zero estaba con los ojos como plato, segundo; le encanto ver esa expresión, tercero; el niño reclamo estar en brazos de Zero y por ultimo; Shina le dio un golpe en el brazo para que no prosiguiera.

    —No es nada Zero, además eso termino hace 3 años… él solo es… un compañero en la guardia del Norte —dijo Shina con un suspiro, no era momento de decir todo, era muy pronto, pero al acabar de hablar escucho un "yo hago todo y esta solo está de mandona"— L-y-o-n… —dijo ella con una pequeña venita alterada en su frente y el chico al escuchar su nombre con esa voz de ultratumba de parte de la chica, decidió callarse por su bien… Zero vio divertido esa escena.

    Era muy pronto para decir a Zero sobre "eso", y Shina prefería decirlo después no ahora que acababa de hablar con Yuuki, así que decidió decírselo cuando estuvieran dentro del apartamento… Pero mientras entraban en el edificio, con un Zero entretenido con su hijo que le jalaba el cabellos, Shina y Lyon reaccionaron a algo… algo que habían perdido… y eso estaba activando el pasado de Lyon… y parte del pasado de Shina…
    ____________________

    —Niña ¿qué tanto cambio? —preguntó un rubio de ojos esmeralda y tez semi bronceada, con una copa de líquido carmín entre sus manos a la pequeña que estaba en el otro extremo de la habitación oscura.

    —Lo suficiente como para ver 3 futuros es esta línea… y si vas, quizás 4… solo dependerán de decisiones para saber cuál será el futuro definitivo de esta línea… —respondió la pequeña con inocencia, dando lo que le pedían, la información… no dijo más, solo volteo un poco su cabeza sobre su hombro para ver a ese hombre… a su padre… —Hmp —la niña volvió su vista al espejo en frente suyo "Casa… ¿dónde pertenezco realmente? ¿Enserio pertenezco aquí?… Realmente soy…"
    ____________________

    Hola ^o^ Lamento tardar u.u Pero es que como mañana comienzo la escuela estuve ocupada estas ultimas semanas T.T

    Bien, aquí les traigo el 12, para el jueves llega el 13 >.< Espero poder subirlo a tiempo...

    Espero les haya gustado el cap, a decir verdad, desde aquí mi inspiración había comenzado a bajar .-. Así que puede que sea absurdo los siguiente capi -.-

    Bien nos vemos.

    Matta Nee
     
  21. Threadmarks: Recuerdos Prt. 2
     
    Sora Taka

    Sora Taka Halcón del cielo

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Febrero 2013
    Mensajes:
    102
    Puntos en trofeos:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    El hijo de Zero [Finalizado]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    25
     
    Palabras:
    5216
    Zero wa musuko o motte iru
    ______________________
    Capítulo 13
    (Ova)
    Recuerdos del Pasado Segunda Parte (Lyon)
    ______________________


    —Lyon —llamo una voz, era una mujer maga, ella era castaña, de ojos zafiros y de piel como la perla… La señora siguió buscando por el lugar hasta al fin encontrarlo— Lyon… ven, tengo que presentarte a alguien —le dijo la mujer con una sonrisa a su pequeño hijo de cinco años.

    El pequeño infante miro a su madre con confusión y segundos después asintió con la cabeza, bajo sus manecitas dejando de crear un remolino de viento entre sus manos y con pasos pequeño siguió a su hermosa madre Aiko Tamashida o con su nombre de casada Aiko Zura…

    Bajaron las escaleras con calma y ya en la planta baja el pequeño vio que había visitas en la sala, había una mujer alta de piel tostada, ojos negros y de cabellos azabaches, hermosa a simple vista, junto a ella se encontraba un hombre de cabellos azul oscuro, de unos ojos café-rojizo y tenía la piel blanca al contraste con la mujer…

    El pequeño aun para su corta edad percibió cierto poder a la de sus padres… la mujer que estaba en la sala tenía un poder muy parecido al de su padre mientras que el hombre peli azul tenía un poder parecido al de su madre…

    —Lyon, la señora aquí presente es Tsuki Mislian… no perdón… Tsuki Shingetsu y su esposo Riuu Shingetsu —dijo el padre de Lyon con una sonrisa tranquila mientras miraba a su hijo, el padre del menor era un hombre de cabellos azabaches, piel semi morena y de ojos negros como la noche, un guardián de la región del Norte y su nombre era; Thomas Zura.

    - Hijo, ven mira, ella es Sally Shingetsu, hija menor de Riuu y Tsuki —dijo la Sra. Aiko mientras guiaba la mirada de su hijo a las otras visitas, fue entonces cuando el niño reparo en la presencia de una pequeña niña de piel blanca, cabellos azul azabache hasta los hombros, ojos negros y vestida con un vestido blanco de bordes azul oscuro.

    — Y esta jovencita es Shina Shingetsu, hermana mayor de Sally, Shina cuenta con cuatro años y Sally con dos —dijo la señora Zura, Lyon miro a la niña un año menor que él, era casi idéntica que la primera niña, tenía la piel blanca, cabellos azul azabache hasta un poco más debajo de los hombros, un vestido idéntico al de Sally pero lo que las diferenciaba mas era que Shina tenía los ojos café-rojizo y era más altita, ya que Sally le llegaba al hombro a su hermana….

    —Hola Lyon, que gusto conocerte pequeño—dijo Tsuki con una sonrisa acercándose a los menores mientras miraba como el niño miraba a las sus hijas con desconfianza y las niñas a él con el mismo sentimiento, era una guerra de miradas entre los pequeños infantes...— Jajaja… que lindos, quisiera ver como se llevaran cuando Lyon y Shina se casen—dijo la madre de la azabache mientras todos los mayores compartían el mismo pensamiento y ambas madres de los pequeños se encontraban ya planificando todo en sus mentes…
    ______________________

    Un año después


    El tiempo pasó tan rápido y los lazos de amistad entre los niños se habían fortalecido con cada día, ahora Lyon tenía seis años, Shina acababa de cumplir los cinco y Sally ya tenía tres años de edad, todos ellos se encontraban en estos momentos en los jardines delanteros de la casa de los Shingetsu.

    Los niños se encontraban jugando como siempre lo hacían, cada uno en una cosa para su propia diversión— ¡Mira, mira! ¡Nee Lyon, mira!—decía con mucha felicidad la niña peli negra con una gran sonrisa estando en pleno aire a unos cincuenta centímetros sobre el piso.

    Al escucharla a ella, los otros dos niños voltearon a verla, la azabache mayor estaba contenta de haber logrado llegar al menos a esa altura, ya que, como bien se sabía, ella no era tan buena en la magia y pues, lograr hacer eso la ponía muy feliz.

    —Sugoi onee-chan —menciono la pequeña niña menor entre los tres, ella se encontraba sentada en uno de las bancas blancas del jardín, mirando desde su lugar a su hermana y “cuñado” (aunque ella no sabía que significaba esa palabra)

    —Jeh, eso no es nada Shina, mira esto —le dijo Lyon con una sonrisa mientras corría a un estanque al momento que Shina volvía a pisar tierra firme y junto con su hermana se iban a ver a que iba a hacer Lyon.

    Para cuando las niñas llegaron Lyon ya había comenzado su demostración, con movimientos lentos el pequeño mago hacia que el agua se elevara y danzara en el aire, formando círculos y líneas como viboritas jugueteando, pero pasado unos segundos más, el pequeño volvió a conducir el agua al estanque terminado su actuación.

    —¡Oh, no vale! Lyon es un año mayor que yo, es más grande y por eso es que puede… —dijo Shina haciendo pucheros mientras se disponía a cruzar los brazos sobre su pecho— Neeh Lyon, ¿sabes que nuestros padres nos darán el puesto de guardianes? Dicen que lo heredaremos cuando crezcamos —cambio de tema la azabache mientras miraba a su hermanita alejarse en busca de una mariposa, dejándolos a los dos solos en la fuente charlando.

    —Sí y yo creo que seremos los mejores. —Contesto Lyon con un sonrisa sosteniendo su puño en alto con dirección al cielo azul— Oye Shina ¿sabes?, dicen que solo hay dos guardines por cada región; Norte, Sur, Este, Oeste —continuo con alegría en su voz, al no conocer a ningún otro niño que tuviera sus poderes de guardianes esto era majestuoso, ya que dentro de poco tendrían amigos con una cosa en común entre todos…

    —¡Eh! ¡Vaya qué bien! —menciono la azabache con ojos brillosos de emoción, ella al principio no se había logrado llevar muy bien con Lyon, pero luego continuo a tomarle cariño y a jugar con sus poderes.

    Tal vez no era mala idea conocer a otros como ellos, ya que de todas maneras sus padres los llevarían dentro de poco— Oye Lyon… dice mamá que nosotros nos casaremos ¿Cómo crees que será? —pregunto la niña con inocencia mientras se sentaba en una de las bancas cercanas y miraba los pájaros volar sobre la fuente.

    El pequeño al escucharla cerro los ojos y se cruzó de brazos pensando sobre lo que dijo la chica azabache, la cual lo miraba esperando la respuesta de su amigo para ver como seria cuando estuvieran “casados” como dicen sus padres…

    —Seguro como nuestros padres, ellos están casados ¿no? Mi mamá con mi papá están casados y me tuvieron a mí, y tu mamá y tu papá también están casados y te tuvieron a ti y a Sally… Ellos se ven felices, lo que significa que nosotros seremos felices, aunque aún no sé cómo será… —dijo Lyon luego de haber pensado sobre el asunto, aunque él no entendía muy bien lo que dijo, solo se enfocó en que serían felices y eso era bueno.

    La azabache al escucharlo pensó un poco y recordó todo lo que hacía con sus padres, era muy divertido, por lo que cuando estuvieran “casados” sería muy bonito ¿verdad?

    Con ese pensamiento en mente la pequeña niña de cinco años asintió a su amigo y luego ambos empezaron a buscar a la pequeña Sally que no estaba por ningún lugar…
    ______________________

    Otro año después

    El tiempo había pasado muy rápido, las cosas en la región del norte se mantenían como siempre, no había nada raro o amenazante y nuestros tres queridos niños de nuestra historia aumentaban con cada día el nivel de su infantil amistad…

    —Qué bonita… —decía la azabache mirando con ternura a la criatura que se encontraba en la cuna junto con Lyon…

    La señora Aiko miro con una sonrisa dulce a su hijo y a la pequeña azabache que se encontraban observando a la niña dentro de la cuna…

    —Mami ¿por qué es tan pequeña? —indago el peli negro mientras volteaba a ver a su madre para luego volver a enfocar su vista en la frágil criatura que se encontraba en la cuna… Era su hermana, aun no entendía como era que había llegado, pero ahí estaba su primera hermanita tan chiquita y frágil que hace menos de una semana había llegado a su casa desde un hospital…

    —Lyon, ella es pequeña porque es aún una bebé que no nació hace mucho, pero cuando pase el tiempo empezara a crecer como lo hiciste tú en estos años —respondió Aiko con una sonrisa a su hijo mayor de siete años, el cual solo asintió y miro a su hermanita Miharu, al igual que el pequeño, Shina miraba a la nina en la cuna teniendo un vago recuerdo que así de pequeña era Sally cuando la conoció en ese hospital en una cuna junto a la cama de su madre…

    —Aiko-san, yo también quiero ver —mencionaba la más pequeña entre los tres infantes que se encontraban en la habitación, Sally al ser más bajita no lograba estar a la altura para ver qué era lo que ocultaba aquella cuna.

    La Sra. Zura al escucharla rio por lo bajo mientras la alzaba en brazos y la acercaban al barandal de la cuna, haciendo que la pequeña Sally pudiera apreciar la hermosa bebita vestida con ropas rosaditas y blancas que dormía pacíficamente en la cuna…

    —Mamá ella es mi hermanita ¿verdad? Y yo soy su hermano mayor ¿no? —preguntó el pequeño niño mirando a su madre, la cual asintió en respuesta a la duda de su hijo— Entonces la cuidare para que no le pase nada, así como mamá y papá lo hacen conmigo y ahora con ella —declaro Lyon con una sonrisa recostándose en el barandal de la cuna y observando a su durmiente hermana…

    —Lyon tu hermanita es muy bonita —decía la azabache mayor mientras se ponía de puntillas y aferrando una de sus manos al barandal intentaba que su otra mano llegara a donde la pequeña bebé, pero no lo logro…

    —¡Oh! ¡Shina-chan yo soy tu hermanita también…! ¡Quiero que Shina-chan me consienta! —menciono Sally algo celosa al momento que bajaba de los brazos de la señora Zura e iba a donde estaba su hermana aferrándose a ella en un abrazo muy fuerte…

    —Yo ya te consiento mucho, pero mucho mi hermanita querida —le dijo la pequeña con una sonrisa mientras le devolvía el abrazo a su hermana, la cual sonreía con alegría y se aferraba más a su hermana mayor

    —Y yo te cuidare, lo prometo —dijo Lyon dando una sonrisa mientras que una de sus manos lograba rosar débilmente una de las mejillas sonrojadas de la pequeña Miharu…
    ______________________

    Seis meses después

    —Lyon vamos, dijiste que iríamos juntos a ver aquel manantial —decía Sally de una manera entusiasta mientras llamaba a Lyon desde la puerta de la habitación de Miharu.

    Lyon por su parte se encontraba cerca de la cuna mirando a su pequeña hermana, ahora despierta, la cual dejaba ver sus hermosos ojos azul oscuro tirando a negros, su piel era blanquita como la de una perla y su primera capa de cabellos eran de un color negro muy profundo, sus pequeños labiecitos y sus mejillas tenían un leve tiñe de color rosado mientras sonreí y reía intentando alcanzar la cara de su hermano mayor quien la miraba desde el barandal.

    —Mira Miharu-chan, son para ti —comento el hijo mayor de los Zura con una sonrisa mientras colocaba alrededor del cuello de la niña unos dos collares, el primero era de una cadena negra con un colgante esférico metálico pequeño estampado en la superficie con flores de seis pétalos, el segundo era un poco más largo, de cadena azul con un colgante en forma de nube de color rojo contorneado con plata los detalles de los costados…

    En esos momentos que el chico colocaba con cuidado los collares, Shina había llegado para tranquilizar a su hermana que estaba aún brincando de la emoción, la azabache logro hacer que su hermanita se tranquilizara y con un poco de curiosidad se acercó a donde se encontraba Lyon…

    —¿Qué son, Lyon? —indago la azabache mirando por sobre el hombro del niño a la pequeña bebita ahora con unos objetos entre sus manecitas.

    —Se las hice yo, son unos collares encantados, con la nube se protege su poder y con la esfera puedo saber si está bien o en peligro, como también para otras cosas más —dijo Lyon con una sonrisa llena de alegría que hizo que la azabache correspondiera al gesto con otra sonrisa mientras miraba como Miharu empezaba a jugar con los collares, los cuales, le quedaban grandes, llegando a posarse sobre su pancita…

    Oo-Más tarde-oO

    —Estuvo bonito, ¡el lugar era muy bonito! nee onee-chan—mencionaba Sally haciendo arios gestos con sus manos mientras caminaba junto con los otros dos infantes mayores, la azabache asintió a lo que decía su hermana mientras que el pelinegro solo se encontraba silbando…

    Los niños ya se encontraban regresando del lugar a donde Sally quería ir, era un lugar muy bonito en realidad, estaba rodeado de naturaleza con un bello parque hecho con madera tallada y en centro había un gran manantial, pero ahora ellos se encontraba de egreso a casa, caminando por el gran sendero que llevaba a sus casas en lo alto de una ladera…

    —Nos vemos más tarde Lyon, ve con cuidado —comento Shina con una sonrisa mientras comenzaba a tomar otro camino al que tenía que ir Lyon.

    —Cuídense Shina, Sally…

    El chico luego de s despedida habitual de siempre, comenzó a caminar de nueva cuenta por la calle que daba a su casa, mientras que su casa se encontraba al Noreste, la de los Shingetsu se encontraban al Noroeste, haciendo que se separan a pleno camino, pero como el lugar no era muy peligroso no era preocupante para el niño azabache…

    —Hmp… —murmuro el pelinegro parándose de golpe en pleno camino… su collar (una idéntica al collar con una esfera que le dio a Miharu, nada más esta tenia grabados de espaditas) había empezado a sonar de la nada, era una campanada que representaba peligro… El peligro estaba cerca de su muy pequeña y frágil hermana…

    Eso hizo que sus ojos se abrieran desorbitados, el pequeño niño empezó a correr para llegar más rápido a casa, el peligro estaba cerca de su hermana… y puede que hasta cerca de sus padre…

    Lyon se encontraba muy preocupado, no quería que nada malo le pasase a su familia, así pues, su correr aumento haciendo llegar a casa en mitad del tiempo que comúnmente llegaría…

    Algo agitado al llegar a la puerta, Lyon tomo una bocana de aire y entro rápidamente por la puerta de su casa…

    —¡Mamá… papá…! —llamo en alto al momento de cruzar el umbral de la casa, el niño se encontraba algo desesperado pero al ver que la silueta de su padre se podía apreciar estar tranquilamente en su despacho, como también a su madre en la cocina preparado la cena y como no, su pequeña Miharu estaba a salvo en la mecedora junto a uno de los sofás…

    —…Falsa alarma… —murmuro Lyon con un suspiro mientras se desplomaba en el piso, pero pronto se levantó al escuchar la risa de su hermanita, a lo que él se acercó a ella a gatas— hola Miharu —dijo Lyon mientras se sentaba en el piso en frente de la mecedora y empezaba a hacer gestos graciosos a su hermana, la cual reía al verlo…

    —Lyon, hijo, ¿puedes traer a tu hermana? —dijo su madre desde la cocina, a lo cual Lyon solo se levantó del suelo y con cuidado alzo su hermanita para llevársela a su madre.

    —Aquí esta mami —dijo el azabache mientras le entregaba a su hermana, su mamá al recibirla le dio una sonrisa mientras comenzaba colocar el biberón en la boca de la niña— Lyon ¿tú le diste esos collares?, son hermosos —comento su madre con una sonrisa mientras arrullaba a Miharu que estaba en brazos, Lyon al escucharla solo asintió con una de sus mejores caras llena de felicidad.

    Minutos después Lyon solo se mantuvo a observando a su hermanita estar bebiendo la leche del biberón, era muy bonita con esas mejillitas sonrojadas mientras intentaba agarrar con firmeza el biberón, pero cuando acabo de beber toda la leche, Miharu comenzó a llorar…

    La señora Aiko se levantó con Miharu en brazos y mientras susurraba palabras para tranquilizar a su hija empezó a dirigirse al cuarto de su hija junto con Lyon, ya en la habitación, Aiko comenzó a cantarle una canción para tranquilizar el llanto que no cesaba de su pequeña.

    Pero ta pronto cantaba un acompañamiento en melodía de viento se escuchaba desde la esferita que tenía Miharu al cuello, con eso, unos minutitos después la pequeña callo profundamente dormida…

    —¡Vaya hijo! para tener siete años sabes cómo usar la magia, ahora tendrás que aprender a usar tus poderes heredados por tu padre —le dijo su madre con una sonrisa llena de orgullo, ya que en definitiva su hijo había encantado al collar para que diera una melodía tranquilizadora cuando su hermanita llorase

    —Es que así ella podrá escuchar esa melodía, esa era la que le cantaste en el hospital cuando lloró por primera vez ¿verdad? —dijo el chico azabache encogiéndose de hombros, ya que para él no era mucho lo que había hecho, pero para su madre si…

    Un ruido se hizo presente en la casa… provenía de la parte baja de la casa, eso alerto a la señora Aiko… Otra campanada de peligro empezó a resonar en el collar de Lyon, eso lo hizo abrir los ojos, aquello no había sido una falsa alarma… si había peligro, pero este se había ocultado…

    Su madre empezó a caminar con dirección a la puerta seguida de él, cerraron la puerta del cuarto de Miharu por precaución y bajaron las escaleras con cautela… encontrándose al señor Zura peleando contra unos diez vampiros…

    —¡Querido! —Exclamo Aiko con los ojos abiertos y llenos de preocupación al ver el brazo de su esposo herido, parecía que le habían encajado unas garras dejando que la sangre empezara a fluir de la herida— ¡Lyon quédate adentro! —dijo la mujer empezando a correr a donde su esposo se encontraba, pero esa orden no fe atacada por Lyon, quien también quería luchar y había salido detrás de su madre…

    .

    .

    .​

    —¡Cuidado! —advirtió Lyon con miedo al ver como un vampiro estaba por atacar a su madre por la espalda mientras que ella luchaba con unos de frente, Lyon empezó a correr para impedir que hirieran a su madre… pero fue tarde, el vampiro D le había atravesado con una de sus manos en dirección donde se encuentra el corazón…

    Aiko cayó al suelo con un gran hoyo en la espalda que atravesaba hasta su pecho….

    —¡¡Mamá!! —menciono Lyon con horror mientras llegaba a donde estaba ahora el cuerpo de su madre, se arrodillo cerca de ella e intento levantarla, su madre al verlo y con las ultimas fuerzas que le quedaron solo sonrió al ver a su hijo mientras que unas de sus manos acaricio débilmente el rostro del menor que estaba cubierto en lágrimas para luego empezar a cerrar sus ojos y dejar caer su mano contra el frio piso…

    De los ojitos inocentes de Lyon empezaban a triplicarse aquellas lágrimas que habían empezado a salir, su madre había muerto entre sus manos…. Pero el pobre niño no tuvo mucho tiempo para pensar, un vampiro sediento de sangre había aparecido dispuesto a devorar a la mujer muerta, esto hizo que el azabache reaccionara y activara la poca magia de fuego que podía utilizar para matar al vampiro que tenía la intención de tocar el cuerpo de su madre…

    —¡Lyon… cuida a Miharu! —escucho Lyon decir a su padre, esto lo hizo que mirara que era lo que hacía encontrándose a su padre estar abriendo una puerta al abismo, la cual se alzaba unos pasos detrás del hombre… Uno de los vampiros se abalanzo sobre Thomas al saber que haría y aprovechando que este no se podía mover porque tenía que mantenerse concentrado para abrir la puerta con la mita de su fuerza que le quedaba, pues le arranco (literalmente) el corazón del pecho…

    Lyon estaba petrificado, su cuerpo no se movía y sus ojos seguían mirando a donde su padre se encontraba, ahora el vampiro se había arrancando la cabeza dejando salir mucha sangre como si fuera una fuente… eso era muy cruel y demasiado horrible para la mente joven del infante…

    Lyon ya no sabía que hacer… Sus padres estaban muertos, un sonido llamo su atención mirando como la puerta que su padre estaba abriendo iba a desapareciendo, eso lo hizo reaccionar… no dejaría que la muerte de sus padre fuera en vano, con eso en mente y con toda la fuerza de voluntad que le quedaba se acercó con paso veloz a donde estaba el cuerpo de su padre, aquello hizo que soltara más lagrimas pero se obligó a no romperse a llorar, tenía que ser fuerte ahora y después, ya que tenía una hermanita a la cual cuidar…

    Miro a l gran puerta, tenía que terminar de abrirla, era mejor ahora que ya la tenía semi lista…

    —Deben morir —dijo Lyon con voz quebradiza mientras miraba a los vampiros, de los cuales, unos siete vampiros restantes se abalanzaron sobre él para evitar que el niño hiciera algo con la puerta…

    Lyon sabia abrir la puerta, su padre le había enseñado un mes antes a hacerlo, tendría siete años de edad pero ahora eso era lo de menos, tenía que acabar con ellos aun sabiendo que saldría herido… ya que abrir una puerta como esa a su edad era todo un riesgo de acortar su vida…

    Uno de los vampiros ataco a Lyon con sus garras logrando herir el brazo izquierdo del chico, el niño tuvo que reprimir el dolor que sintió pero al ver que el vampiro tenía intención de morderlo y matarlo empezó a crear aros de fuego a su alrededor y aunque fueran débiles le serviría para protegerse por el momento…

    Susurro unas palabras en una lengua extraña y muy pronto una de sus manos derramo un poco de sangre haciendo que la puerta se abriera cuando termino de hacer el intercambio de poder… después de aquello Lyon se echó contra la tierra aferrándose firmemente a cualquier cosa, dentro de la puerta ahora abierta se podía ver una oscuridad fría y llena de muerte, los vampiros comenzaban a ser arrastrados por esa cosa, uno a uno, hasta que al final no había ninguno de pie…

    —Se acabó —dijo Lyon mientras se levantaba del piso y luego miraba los cuerpos inertes de sus padres—pero… —comenzó a decir con voz dolida, pero el niño no logro terminar lo que iba a decir ya que otra campanada se escuchó, eso le hizo abrir los ojos… el peligro aún no se había ido…

    —¡Oh jovencito!, tan chiquito y poderoso… pero sin que proteger no te sirve de nada —dijo una voz llena de sarcasmo y malicia, Lyon al escuchar miro a la defensiva de donde provenía, encontrándose con que era un castaño de ojos verdes… según por el aura de este sujeto, este era… un Pura Sangre…

    —Nos quedamos con esto, se ve que nos puede ser de utilidad ya que desde un principio estará de nuestra parte —dijo un rubio de ojos esmeralda, era otro Pura Sangre y entre sus manos portaba… a una bebé en una manta blanca…

    —Mi-ha… —dijo en susurro en un estado de Shock al ver a su pequeña hermana en los brazos de ese chupa sangre— ¡Suelta a Miharu, deja a mi hermana! —grito Lyon con enfado viéndolos en el techo de su casa con su hermanita dormida en su poder…

    —Así que Miharu… Si es hija de un guardián y una maga… Además que será fácil usar su poder ya que crecerá bajo mi tutela… ¡Será una ayuda perfecta! —dijo el rubio con una sonrisa y ojos desorbitados de malicia, Lyon estaba asustado… su hermana tan solo era una bebita… y además sabía que si un vampiro le tenía, era por el poder de Miharu que aún no identificaba el bien o el mal… solo para sus planes…

    —Deja a mi hermana… —dijo Lyon con determinación y enfado, quería a su hermana lejos de sos dos sujetos, ella ahora era su única familia, no podía dejarla con personas como esas… Pero ellos estaban a tres plantas más arriba y él no sabía cómo llegar hasta ese lugar

    —¿Por qué lo haría, niño mago? —dijo el rubio con una sonrisa de superioridad mientras miraba al chico azabache— como dejaría esta joya en manos humanas, a ti y las otras dos niñas ya los contaminaron diciendo que somos la maldad… a ella no —mediante decía cada una de sus palabras la sonrisa en su rostro se ensanchaba cada vez más…

    Eso hizo que Lyon empezara a saltar, era malo flotando pero al menos le ayudaría a subir hasta el primer piso, dando un último salto con fuerza logro flotar y luego descender en el techo del primer piso siendo visto por los mayores…

    —Tienes agallas… —dijo el castaño de nombre Set, para luego noquear al niño e irse junto al rubio que cargaba su nueva joya de valor… la niña con el poder de sus enemigos… pero con tenerla desde ahora sería más fácil hacer que ella creyera que ellos son buenos y la humanidad no… Además, la primera parte del plan ya está ba hecha, solo era tiempo de esperar un poco más y ambos herederos del Norte de espacio/tiempo y de la humanidad caerían en la oscuridad…

    Oo-horas más tarde-oO

    —Lyon… nee Lyon despierta —dijo Sally con inocencia mientras removía a Lyon para que se despertara, mientras que Shina por su parte miraba alrededor, ahí se podía ver los cuerpos inertes de los padres de Lyon y las cenizas de los vampiros…

    —Lyon… ¿qué paso? —preguntó Shina con angustia mientras que el azabache se reincorporaba del piso para posar sus ojos llenos de dolor en su amiga/prometida…

    —Vampiros… —dijo Lyon en un susurro con una voz completamente quebrada a punto de romper en llanto— ellos… ma-mataron a mis pa-padres… y-y… se lleva-ron a Mi-Miharu —dijo con lágrimas empezar decorar su rostro el pequeño pelinegro.

    —Sally… ve por mamá… llámala—pidió Shina intentando no sonar angustiada con su hermana que se había alejado de Lyon cuando este despertó, Sally ajena a que los padres de Lyon estaban muertos (ya que Shina no la dejo ver más allá que el cuerpo de Lyon) corrió a donde sus padres, las niñas habían ido con intención de ver a Miharu… pero…

    —Lyon… —dijo Shina, le dolía ver a su amigo así, ensangrentado, con lágrimas, semblante triste, además que solo ella vio como el chico caía del techo, si no fuera porque uso el viento para retener su caída, quien sabe qué habría pasado… recordando eso Shina se acercó y lo abrazo con cariño.

    —Shina… Miharu… Se llevaron a mi hermanita… mi pequeña y dulce hermana —dijo Lyon con tristes sollozos al momento que correspondía al abrazo que la niña de seis años le ofrecía…

    —Lyon… la encontraremos… mamá y papá también la buscaran… —decía la chica azabache empezando a soltar lágrimas también, su pobre amigo estaba huérfano, vio morir a su familia, le arrebataron a su hermana, su más preciado tesoro… su familia.

    —¡Lyon… mi pequeño… que paso! ¡Oh no…! —exclamo con dolor una castaña señorita, Layla Tamashida, hermana de Aiko y prometida de Rei Riodis, vio a su sobrino ensangrentado abrasado de la pequeña Shina y llorando… y los cuerpos de su hermana y cuñado inertes…

    —Tía… se llevaron a mi hermana… mataron a mis padres… —dijo Lyon con una cara que le partía el corazón a Layla…


    Layla con lágrimas en los ojos se acercó a su sobrino y abrazo a ambos niños… Poco después llegaron la Sra. Tsuki y el Sr. Riuu, y viendo tan triste y ensangrentada escena se quedaron en shock pero luego decidieron llevarse de ahí a los dos pequeños… no podía dejar a Lyon o a sus hijas que vieran ese campo de batalla…

    Un mes después Lyon quedo bajo la tutela de su tía Layla, la cual con alegría lo recibió siendo el ultimo legado que dejo su hermana mayor…

    Shina y Sally desde entonces intentaron ser más apegadas a Lyon para lograr animarlo de alguna forma, fue poco después cuando el chico había decido convertirse más fuerte y empezó a tomar clases en el consejo de guardianes…

    Después de doce años… (Meses antes que Shina decidiera ir a cuidar al niño del futuro, al cual lo vio como a su hijo y le recordaba a Miharu)… habían progresado en su búsqueda después de mucha investigación, reunir información, interrogar a Set durante cinco años y luego matarlo… Después de todo aquello por fin tenían un indicio solido del paradero de la niña…

    Shina cumplió diecinueve años, solo unos meses después de descubrir el pequeño indicio y había tenido la visión de la llegada del niño y Lyon le había dicho que investigaría más mientras ella se fuera a cuidar al pequeño.

    Fue después de eso que Shina se fue y ingreso a la academia Cross, lo hizo por esos dos motivos, ya que según sabían por ahí estaba el vampiro que tenía a Miharu y también era por cuidar al pequeño bebé…

    Pasado medio año desde la partida de Shina, cuando Lyon ya tenía más información, descubrió que había un plan de hacer un golpe de estado entre vampiros… para eso usarían a su hermana…

    Pasado un año y medio, justo para el cumpleaño veinte de Shina decidió ir a las tierras del noroeste… tenía que decirle que habría una quizás guerra entre vampiros… y que Miharu estaba en el bando de los atacantes…

    Tendría que recuperar a su hermana, destruir a ese vampiro que se la arrebato de pequeño con ayuda de Shina que también buscaba venganza por aquel rubio…

    Tenía que matarlo para así poder traer a su hermana de vuelta a donde desde un principio perteneció… a su verdadera familia que aún le queda…
    _____________________________

    Dios lo siento ;A;
    Lamento tardar un mes T.T pero la escuela no me dejo libre esta vez...

    Bueno ¿qué les pareció el capítulo?, ¿qué les pareció el pasado de Lyon?, la verdad en lo último fue un pequeño resumen de lo que pasó después, mientras Shina estaba con Aoi y Zero…

    Ustedes que creen…

    ¿Lyon recuperara a su hermana?

    ¿Shina y Lyon tendrán su venganza contra aquel rubio?

    ¿Por qué la escritora tuvo la idea de este golpe de estado? (ni la más remota idea)

    ¿Cuándo faltara para la llegada de Kaname?

    ¿Sera que Kaname ya sabe sobre ese vampiro que tiene en su poder a Miharu?

    ¿La escritora tendrá en mente matar a los hermanos Kuran? (creo que di demasiados detalles)

    Nos vemos` :D
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso