Self-insert El diario

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Lariebel, 25 Abril 2019.

  1.  
    Lariebel

    Lariebel Usuario popular Comentarista destacado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2012
    Mensajes:
    687
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El diario
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1189
    El diario

    El sol resplandecía detrás de cada árbol mientras iba caminando entre los arbustos del camino que tomaba siempre hacia mi casa. No era muy tarde aún; apenas eran las 6 pm, por esa razón, decidí tomarme mi propio tiempo para disfrutar del paisaje mientras iba relajándome con la brisa y los cantos de los pájaros.

    Di un par de pasos hacia la vista que me deslumbraba para descubrir un pequeño diario sobre el suelo lleno de hojas muertas. Fruncí el ceño con extrañeza y, poseído por mi curiosidad, me agaché y lo tomé: era de un color rosa muy claro y no tenía ninguna palabra y ni una frase por fuera que me ayudase a identificar a su dueño o dueña. Le quité con mis manos la suciedad que lo impregnaba y lo hojeé por encima para ver si encontraba su nombre, pero fue en vano: No había ninguna información que me ayudase a buscar.

    Las páginas estaban un poco descoloridas y llevaban en ellas el olor de la antigüedad, como si hubiese estado un buen tiempo escondido en la naturaleza. Miré a mi alrededor y, al fijarme que no había nadie, busqué un tronco en el que sentarme y me dispuse a leer, motivado por mis ansias de descubrir qué secretos guardaban esos trazos desdibujados sobre la hoja.

    Clase del 16/04

    (Aula 109)

    El profe está mal de la garganta, parece que agarró un resfriado, y además llevó su propio mate para no contagiar a nadie. Bueno, no me sorprende, ya que he visto a muchos compañeros con la misma condición. Mis compañeras leyeron sus crónicas hermosas que provocaron que me brillaran los ojos de la admiración. Decidí escribir la próxima teniendo en cuenta que tengo más tiempo para realizarla.

    Por lo que podía deducir, pertenecía a un estudiante de alguna escuela o universidad. Luego de lo ya leído, había escrito una lista llamada “Copias”, con cuatro textos. Dos tenían una flecha que indicaba “martes” y los otros dos con la palabra “jueves”. Tenían nombres referidos al lenguaje y a las expresiones orales. ¿Será el material de lectura que con el que debía trabajar?

    Procedí a seguir leyendo para ver si descubría más detalles interesantes.

    Mis compañeras decidieron leer sus trabajos sobre su vinculación con la lectura y cada uno de ellos poseía un estilo propio lleno de sinceridad y de pasión que me enternecieron el corazón. El texto de Mily terminó siendo un híbrido entre la argumentación y la narración, al igual que el de Rocío, el cual hablaba de los libros como amigos. Sandra nos contó que leía cuentos de princesas y que adquirió un gusto por la poesía.

    Después de eso, Maru descubrió que una de las adivinanzas del profesor era "Paciente". Mily lo dijo tarde y provocó que todos nos riéramos a carcajadas. Ay, es tan inocente y divertida.


    Sonreí al imaginarme la situación descrita. Por lo que había leído hasta el momento, deduje que esta persona tenía una buena relación con sus compañeros y que la clase tenía que ver con la literatura. Miré el cielo y observé que iba oscureciéndose de a poco. Decidí leer hasta el final y, luego, ver si podía discernir con más claridad quién podría ser.

    Mario nos entregó dos textos para trabajar: uno nos da a entender algo que, al final, terminó siendo otra cosa, y el otro nos pedía ubicar a los personajes de los animales en una mesa (era bastante fácil). El profesor dijo que "la lectura significa conseguir indicios para descubrir algo".

    Un rato más tarde de que hayamos terminado con los ejercicios, empezó a explicarnos el tema nuevo, que es El Texto, el cual posee distintas propiedades tales como: la coherencia, la cohesión, la adecuación y los aspectos gramaticales. Él se detuvo un momento para tomar un sorbo del mate y nos pidió explícitamente que lo agreguemos a la crónica, así que acá está.


    ¡Ahí estaba! Tendría que estar estudiando algo de Lengua y Literatura. ¿Su profesor se llamará Mario?

    Por último, nos dio una fotocopia con los párrafos mezclados de dos textos. Nuestro trabajo era ordenarlos para poder descubrir qué decían. Jack y yo pudimos realizar el primero, pero el segundo lo habíamos hecho mal. Bueno, nadie es perfecto, de cada error se aprende, ¿no?

    Finalmente, la clase terminó y me fui pensando en que tenía que mantenerme despierta para la siguiente. :(


    Cerré el diario pensando en la información que podía extraer de esa simple narración de una clase suya. Esta persona estaba estudiando algo relacionado con la lengua y la literatura, en un ambiente relajado y divertido en donde jugaban con los textos, y su profesor se llamaba Mario. Entre sus compañeros, se encontraban Mily, Rocío, Sandra y Jack. ¿Quiénes serán? ¿Podré encontrar al dueño del diario si buscaba a estas personas?

    Pero teniendo en cuenta el estado en el que encontré, podría ser que este curso ya lo haya terminado hace tiempo. Nada garantizaba que siguiera estudiando y, además, en la misma clase.

    A pesar de parecer una misión imposible, propia de un investigador privado, me dispuse a encontrarlo. ¿Quién sabe? Quizás reencontrarse con el diario le hacía sentir mejor al recordar sus memorias como estudiante. No olvidar tu pasado es importante para motivarte aún más a seguir adelante.

    Levanté mi mirada hacia los astros que brillaban en el cielo y me erguí, abandonando el tronco y guardando el pequeño libro rosa en mi bolsillo. Cuando empecé a caminar, observé de lejos a una melena llena de rizos que volaba entre los árboles. Sin saber con certeza la razón por la cual lo hacía, empecé a correr hacia ella, pero la perdí de vista rápidamente. Desapareció como cual fantasma en un paraíso de estrellas y flores y yo le di la espalda, observando la última página del diario en blanco.

    Dejé el susodicho cuaderno sobre el tronco en el que me había sentado con un dibujo en esa última página. Se trataba de un libro que era leído por una joven de cabellos rizados con un lirio blanco sobre ellos, bajo la luz de la luna. Sus ojos brillaban y sonreían, guardando un secreto que fue llevado por el viento.


    Este texto lo escribí como un ejercicio de escritura en mi clase de "Taller de Lectura y Producción de Textos" de la universidad. La consigna era escribir una crónica sobre una clase en particular, de la forma en la que vos quieras. Yo decidí mostrar mi crónica dentro de la narración de un personaje original. Lo coloqué en "self-insert" porque, al fin y al cabo, el otro personaje, dueña del diario, sería mi yo real. Así que bueno, acá está, espero que les haya gustado. <3
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso