Explícito El Creador. [Self-Insert. One-shot]

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Yáahl, 15 Agosto 2017.

Cargando...
  1.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Blogger Nostálgico Hummingbird Crazy Cat Lady

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,139
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El Creador. [Self-Insert. One-shot]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2969
    Vengo con alto self-insert, tan mierda que le voy a contaminar el foro a La Mirona pero #SorryNotSorry.
    Para quienes hayan leído un poco mi blog, captarán que esto sigue la línea de una "novela" que no me atrevo a publicar aún y que lleva el nombre de Cielo Nocturno.
    Me disculpo por cualquier error, como siempre es de madrugada.

    Antes si se quieren spoilear fuerte.

    • La base como ya dije, es Cielo Nocturno, una novela de corte post-apocalíptico/distópico en la que los humanos se transforman en criaturas extrañas en función de la maldad o corrupción en su interior (por ello se les llama corruptos o demonios) adquiriendo un comportamiento muy agresivo, particularmente hacia aquellas personas que conocieron antes de volverse corruptos. Todo esto acontece en Luminous, nuevo nombre del planeta Tierra, en el que sus continentes volvieron a moverse y todo el planeta pasó por un proceso de cambio de nombres hace muchísimos años.
    • En primera instancia tengo planeados tres finales alternos para la historia, el aquí publicado no requiere de demasiado contexto previo y lo construí sin usar de base lo poco que he escrito. Estos tres finales son Final Blanco, Final Gris y Final Negro. Siguiendo la visión del mundo de escalas de grises que alcanzan negro y blanco. El Final Blanco sería el "bueno", el gris el "neutral" y negro... bueno, este, aunque sea una versión suavizada.
    • Los Roc (nombre tomado de la mitología persa, son aves de gran tamaño) son humanos que, si bien no son corruptos, tampoco son del todo humanos. Pasan por un proceso de transformación, por lo general agresivo y doloroso, en el que las alas rasgan la espalda y brotan. Luego de este proceso las alas pueden surgir a voluntad, perdiendo su estructura rígida al momento de aparecer o desaparecer en la forma de una masa viscosa con vida propia. Se dice que hay Roc que movidos por la justicia se convierten en ángeles, mientras que otros movidos por sentimientos de corrupción pero con su consciencia intacta toman la forma completa de enormes aves pero pueden volver a su forma humana, esto les cede el poder de mezclarse con los humanos de una forma en que los corruptos son incapaces. Las alas cambian en función de la especie de ave en la que podría llegar a transformarse el Roc, el tamaño de las alas si bien está asociado al tamaño de la especie del ave, también parece estar relacionado al poder que el Roc posee.
    • Iris Arany Csonka. Iris: la de hermosos colores. Arany (húngaro): oro. Csonka (húngaro): heridos o mutilados.
    • Adalet Bristow. Adalet (turco): justicia. Bristow (inglés): lugar brillante.
    • Christopher Geier Király aka Buitre. Christopher: portador de Cristo. Geier (alemán): Buitre. Király (húngaro): rey. Apodado en función de sus alas de buitre que coinciden con su primer apellido.
    • Dhaval Krall aka Hidra. Dhaval (sánscrito): deslumbrante blanco. Krall (checo): relacionado al rey. Relacionado a la constelación de la Hidra.
    • Melyen Elend Király aka Yáahl (Crow). Composición clara de mis nicks. Melyen (húngaro): profundo/profundamente. Elend (alemán): desdicha. Király ya se sabe. Yáahl (Haida): cuervo.
    • Les dejo de tareita el significado de Volkov, o mejor no.
    Advertencia de contenido VIOLENTO.

    .

    .

    .

    .

    .




    El Creador

    Final Negro








    Había pasado muchísimo tiempo, o al menos eso parecía, mi percepción de este estaba deformada desde hace bastante, tenía que acudir a otros para ubicar los acontecimientos en fechas determinadas y descartar que algunos de mis sueños se hubiesen mezclado con la realidad. A ese maldito punto me había llevado, apenas estaba regresando a la vida o eso sentía.
    Maldito y asqueroso mundo, maldita y asquerosa vida. Maldita y asquerosa yo. Me había faltado fuerza de voluntad, madurez y amor propio para haber salido de aquella situación antes, porque desde el principio supe que no tenía caso. Simplemente no tenía futuro alguno, pero fui lo suficientemente terca. Arriesgué mi estabilidad emocional a costa de la salvación ajena sabiendo que fracasaría.
    Ahora solo quería venganza, la necesitaba para darme por satisfecha, para por fin dar por cerrado un ciclo.
    Las ruinas de la ciudad se extendían ante mí, estaba sentada al borde de lo que imaginé era la pared de una capilla católica. El viento aullaba con fuerza aunque no parecía que fuese a llover pronto.


    —¡Yáahl! —Me llamó una voz femenina, había tenido que gritar con fuerza para hacerse oír por encima del viento, miré hacia abajo y pude distinguir a mi ahora cómplice, Iris, una muchacha de cabello lacio teñido de rubio que, con una amplia sonrisa, me mostraba una botella de algún ron barato—. ¡Necesito hablar contigo, baja de allí!


    Me dejé caer apoyándome primero en la pared y cuando estuve junto a ella me extendió la botella para que la tomara.


    —La encontré en una casa hace un rato, ni siquiera estaba abierta. —Ya no tenía que levantar tanto la voz y la brillante sonrisa que me había dedicado hace un momento se desvaneció rápidamente—. Lo encontraron… Buitre e Hidra lo encontraron.


    —¿Hace cuánto? —Sin darme cuenta había apretado el agarre alrededor de la botella.


    —Menos de una hora, creo.


    —Ha llegado el momento. —Abrí la botella y le di un trago que casi me provoca náuseas, si ya de por sí me gustaba poco el ron ese tenía un gusto asqueroso que supe no se remediaría con nada.


    Comenzamos a caminar hacia la ciudad hasta las que en algún momento fueron bodegas de alguna gran empresa, para estas alturas de la vida, el nombre ni siquiera se distinguía en los carteles. Dejé la botella de ron cerca de la entrada, en los restos de lo que debía ser una vieja estantería.
    Al fondo, donde se filtraba algo de luz debido a que algunas parte del techo ya no estaban, pude distinguir a los demás, sin embargo, entre esas caras conocidas para mí había una que resaltaba puesto que no la veía desde hacía años y, aunque había cambiado, fui capaz de reconocerlo. Cuando estuvimos lo suficientemente cerca, sé que él pudo reconocerme a mí. Le habían atado las manos y en sus ojos claros se distinguía una mezcla de rabia y miedo que me causó algo de gracia.


    —Melyen —murmuró. Debía llevar días deambulando o incluso meses, tenía el cabello largo y desordenado, y la ropa desgastada. Tras él pude ver a Hidra, parecía confundido al escuchar la manera en que se había dirigido a mí y no lo culpé, se había unido al grupo hace poco más de un año y aunque me conocía desde antes ya ni siquiera él me llamaba por ese nombre.


    —Ya no respondo a ese nombre, Volkov —respondí sin apartar la mirada de Hidra aunque no me estuviese dirigiendo a él, noté que pareció relajarse.


    —¿Qué demonios es lo que quieren? —Noté que se esforzaba por soltarse aunque no tuviese éxito.


    —Es increíble que seas incapaz de deducir lo que ocurre con el simple hecho de tenerla frente a ti. —Esta vez quien habló fue Buitre, mi primo, con un tono que me hizo pensar que quizás estaba perdiendo la paciencia.


    —Y dime, Volkov, ¿cómo te ha ido con tus incontables intentos de sentar cabeza con alguien? —pregunté dedicándole una sonrisa burlona, aquello lo enfureció quizás al borde del llanto. Lo menos que deseaba era verme, lo sabía, por ello se había deshecho de mí tan fácilmente. Me deleitaba saber que ahora mi simple presencia lo estaba alterando.


    —Supéralo de una puta vez, Melyen, ya es hora de que dejes de comportarte como una niña —soltó entre dientes, de reojo pude ver que Hidra daba un paso al frente pero antes de que pudiese continuar, yo había alzado la mano y la había bajado con la misma rapidez contra la mejilla del muchacho.


    —El que siempre se comportó como un puto niño fuiste tú —mascullé, ahora se negaba a mirarme a pesar de ser más alto que yo y aun así supe que en su mirada estaría reflejado el dolor. Por milésima vez desde hacía tiempo, ser consciente de aquello no me provocó absolutamente nada—. Además te he dicho que no respondo más a ese nombre.


    —¿Cómo se supone que debo llamarte entonces?


    —Yáahl —contestó alguien antes que yo, estaba vez no fue Buitre, Hidra ni Iris. Fue otra voz femenina, una oyente que se había mantenido al margen de la situación hasta entonces; Adalet Bristow, una joven de cabello negro y de las que más tiempo llevaba en el grupo, superada solo por Buitre, y con quien Volkov había tenido contacto —, el cuervo creador.


    —¿Adalet? ¿También te sumaste a esta maldita locura? —Dejó de prestarme atención y volvió la mirada hacia la muchacha que permanecía en una de las zonas con sombra, con las manos ocultas tras su cuerpo.


    —¿Cuál locura, Volkov? Solo es un… cobro. —Su voz delicada contrastó fuertemente con la carcajada que dejó salir después, el muchacho pareció perder la esperanza entonces.


    —Yáahl —dijo después de una pausa, como probando el nuevo nombre que se le había enseñado, ahora fue en su rostro en el que se formó una risa burlona—. ¿Y a ti cómo te ha ido luego de que te borré del mapa?


    Pude notar que todos los demás dieron un respingo, incluso yo estuve al borde de dar uno.
    Los cuatro allí presentes sabían el estado en el que me había sumido, como estuve por ahogarme en el barro oscuro del fondo del pozo en el que yo misma había saltado, sabían el dolor inmenso que había cargado de puro gusto antes de que él decidiera lanzarme por la borda e imaginé que creyeron que ese comentario me volvería loca.
    Me sentía como una idiota al admitirme a mí misma que aquello me había dolido, pero era incapaz de derramar una sola lágrima más por una palabra que saliera de su boca. Me había desensibilizado casi en su totalidad.


    —¿Yo? Fue una maravilla que me borraras de tu maldita vida, joder, como deshacerse de un insecto molesto que no te deja concentrarte —respondí altanera y la sonrisa se borró de su rostro. Volví a dirigir mi mirada a Hidra—. Por cierto, te agradezco por eso, porque pude por fin fijarme en quienes tenía justo en las narices ¿No es cierto, Dhaval?


    —Eras como un veneno, niño. Hablar con ella después de que te fuiste fue completamente diferente. Era como ver a dos personas distintas… y te perdiste de la segunda porque preferías estar dando por culo. —No tuvo que pensarlo mucho para seguirme el juego, sabía que podía confiar plenamente en él—. Sin embargo… seguimos algo resentidos por este pequeño asunto porque, verás, nos amargaste bastante el rato.


    —Preguntaste qué queríamos, pero esa pregunta estaba mal formulada. Lo que verdaderamente deseas saber y te responderé es: qué quiero —continué, el miedo se dibujó en sus ojos nuevamente y sabía por qué, tras de mí, como dos masas viscosas, empezaba a surgir un par enorme de alas de un negro lustroso—. Venganza.


    —Melyen, no puedes estar hablando en serio. Vamos, que solo quería evitar otro problema —escupió la frase con tal rapidez que apenas fue comprensible.


    —¡¿Evitar un problema?! ¡Evitarte a ti un problema que en realidad tampoco hubiese sido la gran cosa! —Las alas se extendieron en casi toda su envergadura, las plumas externas estaban cerca de rozar el suelo y tuve que soltar una carcajada antes de seguir hablando —. ¡Te di permiso de decirme en la cara que estabas harto de mi mierda! ¡No hiciste más que mentir!


    —¿Tu madre sabe esto, está de acuerdo con esta maldita locura? —Su voz tembló, como si nombrar a mi progenitora fuese su salvación.


    —Tú no tienes derecho a escudarte con mi madre. —Sentí las plumas erizarse y luego las alas cayeron al suelo extendidas, levantando el polvo del lugar. Buitre dio un paso al frente pero levanté la mano izquierda en su dirección, indicándole que no debía avanzar más—. No tienes derecho a escudarte con un muerto, mucho menos uno que te odiaba profundamente.


    Sus ojos se abrieron con sorpresa, realmente no se esperaba es giro y supo que no tendría salvación. Esa mujer era su única esperanza y estaba muerta.
    Metí la mano derecha al bolsillo trasero de mis pantalones para retirar dos grandes plumas blancas ribeteadas de negro y las lancé frente a él.


    —Matamos a tu demonio. —Quien habló ahora fue Iris con cierto aire bromista, como quien no se lo termina de creer, los ojos del muchacho se abrieron con espanto—. Habías dicho que la querías muerta, ¿no? Fue esa tu versión de la historia, así pues, La Bruja está muerta al fin.


    La Bruja era la madre del chico, una mujer terrible que había sumido aquella ciudad en la desgracia para deleitarse solamente, para hacer alarde de su poder. Como tres de los que estábamos ahí presentes, ella había sido un Roc, uno muy poderoso. Sin embargo, mi motivo para acabar con ella no fue nunca recuperar esa asquerosa ciudad perdida ni salvar a los sobrevivientes que realmente me daban igual.
    No. Quería matarla porque me había hecho sufrir, matarla significaba el fin de mi dolor. Su muerte era mi salvación.
    Volkov era la típica marioneta de progenitores de ese tipo, los odiaba, por supuesto, pero tampoco deseaba separarse de ellos. Una conducta normal hasta en los animales inferiores. Aquello no hacía más que confirmarme algo que ya sabía, incluso desaparecerla del mundo de los vivos no cambiaba nada.

    Ahora la que se acercó fue Adalet y de los ojos del joven con las manos atadas empezaron a fluir las lágrimas al ver lo que balanceaba de un lado a otro como si de una bolsa del mercado se tratase: la cabeza de La Bruja. La sostenía del cabello ondulado y castaño, como si no se enterase de lo que era realmente. Los ojos opacos miraban sin ver.
    Reí por lo bajo. Desconozco cuándo mi brújula moral se destrozó de tal manera porque la verdad es que me estaba deleitando. Dios, lo disfrutaba tanto.
    Estaba confirmando todas mis teorías y me había deshecho de esa mujer asquerosa al fin aunque ahora tenía claro por qué la había odiado tanto: era excesivamente parecida a mí. La prueba máxima era que también había tenido unas malditas alas saliendo de su espalda. Ahora mismo estaba actuando en función de mis propios deseos, como lo había hecho ella durante tanto tiempo.
    La muchacha de cabello negro arrojó la cabeza de la mujer frente al chico, un grito rasgó su garganta y cayó de un sentón al suelo mientras intentaba apartase torpemente.

    Mis alas se habían extendido nuevamente provocando una gran sombra, el roce de plumas fue audible para Volkov una segunda vez, pero en esta ocasión detrás de él: Buitre. Sus alas habían emergido también, rivalizando en tamaño con las mías. El siguiente sonido fue el de un fuerte aleteo y una lluvia de plumas blancas como las que me había sacado del bolsillo nos cubrió a todos. En uno de los grandes agujeros del techo estaba Iris asomándose, riendo a carcajadas, sus alas se plegaban despacio tras su espalda, eran más compactas y bastante más pequeñas pero de un azul metalizado precioso en la parte superior.
    Hidra había encendido un cigarrillo mientras observaba aquel espectáculo, de vez en cuando me dirigía una mirada furtiva. Adalet se mantuvo cerca de Volkov quien volvió a gritar al notar que las delgadas manos de la joven estaban cubiertas de sangre.


    —Es hora de romper el maldito cielo nocturno —dije casi al aire. Mi mirada y la del chico chocaron, y en un último movimiento fugaz una gran pluma afilada como la hoja de una guillotina hizo un corte limpio en su cuello.


    La sangre salpicó el suelo y los objetos cercanos. Mis alas se plegaron tras mi espalda, rozando el suelo.
    Murió desangrado como había parecido clamar a gritos tantas veces.
    Lo que hice fue un acto de clemencia. Una venganza piadosa. Cumplí dos de sus mayores deseos: la muerte de La Bruja y la propia.
    En la entrada de aquella gran bodega un grito femenino rompió el silencio en el que nos habíamos sumido y pronto fue amortiguado por fuertes sollozos incontrolables. Me acerqué a Hidra, tomé el cigarrillo que tenía entre sus labios y le di una calada antes de voltear hacia nuestra nueva invitada, mientras sentía que él apoyaba su brazo y, por consecuencia, su peso en mi hombro.


    —¿Se te perdió algo, cariño? —La sonrisa que le dediqué tuvo que ser digna de un perturbado mental. Fue incapaz de moverse y mantuvo la mirada en la sangrienta escena que habíamos pintado allí, una verdadera obra maestra. Cuando alzó la vista pudo ver salpicaduras de sangre en el techo y su llanto la comenzó a ahogar.


    Si no me equivocaba, aquella era una de las jóvenes de turno de Volkov. Iba a divertirme como nunca y a cobrar por todo el tiempo en que estuve sumida en la profundidad de un oscuro firmamento.
    Esta vez fue su mundo el que se tiñó de negro profundo. Las risas hicieron eco hasta el fin.
     
    Última edición: 24 Octubre 2017
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Kohome

    Kohome Equipo administrativo Comentarista destacado Editor Gráfico

    Libra
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,056
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Shit, que intenso.

    Sé que suena loco, pero en un momento me recordó al remedo de poema que puse en mi blog.
    ¡Mírame esa sincronización, Fénix!

    Me gustó mucho, aún sin tener una mínima idea de los personajes y sus contextos (digamos, a nivel profundo).
    Aunque me provocó un estremecimiento pensar si fue una etapa tuya reflejada ahí... o si simplemente surgió de tu imaginación tan dinámica.

    Por cierto... que buen trasfondo. Es algo que siempre me agrada que tengan los textos.

    No puedo decirte mucho más. Me gustó, así como me gustan las tramas realistas y algo toscas, quizás.
    Se nota que eres fuerte en ese campo.
     
    Última edición: 15 Agosto 2017
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    The Makoto

    The Makoto Wireless

    Aries
    Miembro desde:
    28 Agosto 2004
    Mensajes:
    285
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Si es tan solo un capítulo, pasaje o relato ambientado en el mundo de tu obra, déjame decirte que muero por leer toda la novela completa.

    Me gusta muhco como manejas todo. El entorno, los personajes, el drama y la acción.
    Y es verdad que siendo solo un fragmento de un universo más grande se siente un poco desorientador al comienzo. Pero la intensidad que te manejas en la obra rápidamente hace que deje de importar si es que estamos al tanto del contexto o no. Lo poco que explicas al comienzo del escrito se convierte en mucho y suficiente conforme todo gira en torno a ello.
    Incluso con la ambientación. Siento que con el fondo musical adecuando (y no el imparable playlist de esta laptop) hubieses tenido un impacto incluso más profundo sobre mi y sobre cualquiera. Fan o no del género.

    No sé cuanto más podría alabar tu fic sin caer en el terreno de lo subjetivo Este tipo de historias me encantan. Sobretodo cuando están tan bien trabajadas. Y, muy personalmente hablando, si me hace falta más. Realmente quiero leer más de la novela.

    Ahora. En cuanto a que esto sea un self insert. Es díficil opinar. Me hace sacar varias teorias siendo la más fuerte que hay alguien a quien realmente quieres sacar de este mundo. O simplemente eres una badass de lo más increible y andas por el mundo sin dejar que nadie te supere.
    Como fuese, prefiero dejarle ese tema al psicoanálisis. Algo en lo que no soy muy bueno. Solo llevo algo de curiosidad.

    Como fuese. Creo que los pequeños dedasos son perdonables. Las... algo de dos letras que te has comido son errores minúsculos que quedan fácilmente opacados por la historia. Más si dices que escribiste esto de madrugada. en cualquier caso te recomiendo, como siempre, a volver a leer minuciosamente tus escritos antes de publicarlos. Para pulir detalles, más que todo. Pues manejas muy correctamente tu escritura. No tuve ningún tpo de inconveniente al leer y entender la historia que nos has estado contando. Lo cual es bueno y resaltable con un fic que ni es tan corto, ni tan ligero.
    Y si con lo de madrugada te referías a haberle hecho la revisión a esas horas. Bueno. Igual queda perdonado (?)


    Bueno, no sé si deba o no decir algo más salvo, por octava vez, que tengo intensa intención de leer tu novela una vez terminada. O incluso antes si es posible.

    Un saludo, y continua así.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Blogger Nostálgico Hummingbird Crazy Cat Lady

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,139
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Agradezco de todo corazón ambos comentarios.
    Kohome, ya tú sabes quizás un poco más por qué esto es un self-insert o te lo imaginas. Así que muchísimas gracias por sacar el tiempo de haber leído esto y comentarlo. Se te quiere, chica con voz de flor. <3

    The Makoto, agradezco profundamente tu comentario, como no imaginas, ¿por qué? He tenido el impulso, varias veces, de publicar lo que llevo de la novela aquí en el foro y, por cuestiones de que he hecho varios arreglos para ver si finalmente continuo con ella sin retrasos, pues he dejado que ese impulso se vaya apagando. Incluso publicar este final suavizado del Final Negro me resultó difícil, no sabía cómo sería recibido ni cómo me sentiría yo al publicar algo de Cielo Nocturno finalmente y me siento tan bien de ver que, tanto por tu parte como por la de Kohome, ha sido bien recibido y alagado.
    Si bien en este punto, incluso creo que a lo largo de la historia, es dudoso para el lector que sea un self-insert, lo cierto es que tanto en este final como en la novela en sí hay muchas vivencias personales, muchísimas, y los personajes tienen una persona directamente relacionada a mí en la que están basados. En muchos sentidos lo que quiero intentar hacer con Cielo Nocturno es una suerte de autobiografía camuflada. Crow (para efectos de este final, Yáahl) no es más que un reflejo casi exacto de mi persona, en cuanto a personalidad base se refiere, los cambios son mínimos y principalmente para el avance de la historia, tratando de que no caiga en el fatal Mary Sue de la protagonista perfecta e invencible. Quiero que Crow sea humana, no una figura idealizada, y es algo difícil de mantener, sinceramente. Y ya que mencionaste el psicoanálisis, para explicar esta cuestión del self-insert aquí... Cielo Nocturno es una proyección tanto en el clásico sentido freudiano como en el sentido junguiano (?)
    Tu comentario me regresó el impulso de publicar la novela, con una fuerza que antes no tenía, quizás porque al fin creo que está en condiciones de ser mostrada al público.
    Así que es muy posible que hoy finalmente me dejé llevar por ese impulso, hoy, en unos días o como mucho en este mes.
    Cielo Nocturno finalmente verá la luz en FFL, así que iré preparando un poco la publicidad (?)
    Oh, y revisaré esos errores, se me deben haber pasado porque terminé de escribirlo y revisarlo en la madrugada, y todas las relecturas que le he dado a esto han sido bastante superficiales luego de eso xD
    En fin, vuelvo y repito que te agradezco muchísimo el comentario y el que me hayas regresado el ánimo de publicar la cuestión como debe ser.
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    179
    Pluma de
    Escritor
    ¿Nunca te ha pasado que lees algo tan bueno, pero tan jodidamente bueno que no quieres seguir leyendo porque se te acaba el material y quieres prolongar la experiencia tanto como puedas? A mí me ha pasado. Me pasó con Dost, me pasó con Meyrink y ahora me pasa con Cielo Nocturno, y cuando pensé que era un buen momento para releer los primeros capítulos, noto una nota que pasé por alto la primera vez con un enlace a esta suerte de final negro suavizado (que de esto último no parece tener mucho) y me dije “Bueno, ya encontramos algo para leer".

    Es... muy duro. Sin importar qué tan bueno sea (porque fue brutal y mente bueno) me ha dejado un hueco por dentro. La razón es que ya conozco a los personajes en cierta medida, y verlos acabar de esa forma es muy desalentador, lo que sucede cuando éstos logran calar en ti, y deseas que les vaya bien, por dentro y por fuera, y aunque en apariencia han ganado, es evidente que también han perdido, que se han dejado una parte de sí mismos en el camino y que no puede hablarse de un triunfo completo.

    Y me entero de algunas cosas: Volkov y Bruja estarán presentes como algo más que fantasmas del pasado, y la historia pinta a tener más acción de la que cabe esperar (algo positivo, sin duda). El elenco está bastante reducido; todos personajes que aparecen en los primeros cuatro capítulos, lo que me hace temer por cualquier personaje que llegue a presentarse a partir de ahora, porque no pueda llegar a los créditos finales. La actitud de Adalet, tan... es difícil imaginar lo que le ocurrió y ocurrirá en el camino a esta chica que parecía más un ángel que cualquiera de los alados. Y Crow, la adorable cuervita... diablos, no...

    Eso en el aspecto subjetivo. Juzgando al texto individualmente, ¿qué puedo decir que no haya dicho ya? Justo, envolvente y contundente. Tu estilo está tan marcado que es reconocible por donde lo mires, y si este es sólo uno de los tres finales planteados, me muero por leer el camino a ellos.

    Parece que tuviste muchas dudas para publicar esta historia, pero me alegro de que lo hayas hecho o me hubiera perdido de algo sumamente grande.

    Yow.
     
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso