Long-fic de Naruto - El cielo a mi favor

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Rahzel, 6 Junio 2018.

Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo 1 - Primer contacto
     
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    669
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El cielo a mi favor
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1279
    Personajes: Hatake Kakashi, Maito Gai, OC
    Género: Acción, drama, romance, comedia, suspenso, erótico
    Tiempo: La historia se desarrolla después de la cuarta guerra ninja, sería entre el capítulo 699 y el 700.

    Prólogo
    Identidades

    En el momento que le anunciaron la muerte de su padre, Fuyuki no supo cómo reaccionar. Su madre desapareció sin mucho qué decir después de su funeral, dejando a la joven sola tras lo ocurrido. No la culpaba, ella misma no sabía qué hacer ahora que ya no estaba. El hombre que había admirado y que le había enseñado todo lo que sabía, hasta la había ayudado a inventar algún truco de magia por su cuenta, ya no iba a aparecer con una sonrisa ni a sacarle la moneda de la oreja o llenarle el cabello de cartas sin que se diera cuenta.

    Tenía algo en claro: debía irse. La casa estaba llena de recuerdos y había quedado demasiado grande para ella, por lo que empezó a embalar cosas, buscar qué llevar y qué dejar o dar a quién lo quisiera o le hiciera falta.

    Y ese había sido el comienzo.

    Al quitar trastos del desván, detrás del espejo que usaba para su truco de desaparición, había un desnivel en la pared. Lo quitó y curiosa de aquello que acababa de encontrar, recorrió sus dedos por él y se dio cuenta de que estaba hueco, abriéndose una puerta: un escondite secreto.

    —Típico de un viejo mago —se dijo para ella buscando en el interior del hueco de la pared. Dentro había muchas cosas que no había visto antes, al menos, no de su padre. Un traje oscuro, capa y un casco con vidrios polarizados para que no se viera el rostro de su portador. El disfraz completo estaba en sus manos.

    Dentro de la caja, encontró varias cosas, algunos objetos valiosos que habían desaparecido hacía años gracias al Barón fantasma, un ladrón tan conocido como odiado, por sobre todo, escurridizo. Siempre a un paso de cazarlo y siempre escapaba.

    Fuyuki no creía que todos esos años, su padre hubiese sido el que portaba ese traje y ocultaba su rostro robando tesoros ¿por qué? Su gran duda, que se vería resuelta parcialmente por algunos papeles y una bitácora que había entre ellos.

    De leer todo y sacando sus propias conclusiones, sólo tenía un par de cosas segura: su padre había sido asesinado y no había llegado a encontrar el tesoro que más quería, la piedra de la inmortalidad.

    Fue el primer paso de Fuyuki: se colocó la máscara y se miró en el espejo. Había decidido que iba a terminar lo que él empezó y que para eso, iba a tomar su lugar como el ladrón que nunca se logró capturar.


    Capítulo 1

    Primer contacto

    Había sido muy repentino y un poco de estupidez de la muchacha cuando subió a la copa del árbol para ver mejor el mundo a su alrededor. Nunca pensó que la rama en donde estaba parada fuera a romperse y ella fuera a caer sin remedio al suelo. Tal y como estaba disfrazada, porque Fuyuki había ingresado a la aldea de incógnito, la falda había quedado levantada al caer al suelo dejando su trasero a la vista de todos. O bien, en su caso a uno de los pocos transeúntes que andaban por ese camino: el Hokage. Información

    Fuyuki se bajó la falda rápidamente y lo vio a él tan parsimonioso y hasta atrevido le resultó, poniéndose de pie y señalándolo con él dedo.

    —Sé que viste todo, así que ahora, deberás pagar peaje —le dijo la muchacha dejando atónito a Kakashi que hasta había perdido la página que iba leyendo de su libro.

    —Te equivocas, yo…

    —Sé que las viste, son azul cielo de encaje y con lazos —insistió ella sin dejarlo defenderse en lo absoluto— si hasta te has sonrojado.

    —Tienes un bonito trasero, es normal que…

    —¡Ajá! —Exclamó eufórica— sabía que sólo te estabas haciendo el desentendido.

    Kakashi no sabía que decir, no es como que en ese momento se le ocurriera una buena forma de salir bien parado de ahí. Intentó negarlo y le salió el tiro por la culata, así que sólo respiró resignado y cuando vio la expresión de la muchacha cambiar a una sonrisa, no supo si sentirse aliviado o preocuparse más todavía.

    —Hoy es el festival de fuegos artificiales y me acompañaras —dijo complacida— es mi primer año estando sola. No quiero recibir así el nuevo año —siguió hablando ya un poco más calmada de lo que había estado antes— así que podemos olvidarnos de esto fácilmente y pasar la noche juntos, Hokage-sama.

    —Pero yo no tenía pensado ir al festival.

    —Pues, ahora irá —insistió ella tan segura de ganar como estaba Kakashi de no ir.

    —No.

    —Sí.

    —No —repitió él.

    —Hagamos una carrera. Si me gana, se ahorrará esto y no tendrá que acompañarme —sugirió ella sabiendo que la pelea verbal iba a durar para siempre.

    —¿Hasta dónde?

    —Hasta allá, justo donde empiezan las escaleras —señaló al frente extendiendo el brazo.

    —Ah, donde está la mariposa.

    —No, en las escaleras.

    —Pero tu dedo está señalando la mariposa —remarcó él haciendo que un tic le apareciera justo en la ceja— oh, mira, ya gané —dijo viendo la mariposa posarse sobre su libro. ¿Podía alguien ser tan meticuloso e irritante?

    Sí, se podía.

    —¡Hasta las escaleras!

    —Ah, lo tendrías que haber dicho desde el comienzo —guardó su libro cerrando sus ojos. A pesar de que no se veía su rostro por la máscara, podía intuir debajo de ella, una expresión amable por la expresión de sus ojos— pero como ya gané, elegiré mi premio —dijo haciendo que la mariposa volará del libro.

    Aunque simplemente, Fuyuki estaba perdiendo la paciencia. Pero parecía que él se estaba divirtiendo haciendo el tonto y no sabía exactamente cómo tomar eso. Lo que sí supo es que posiblemente, su plan se hubiese visto totalmente cambiado para poder llegar a cumplir su objetivo. Sin mucho qué hacer, debería darle la vuelta y darle alguna señal a Mochizuki para que abandonara la misión rápidamente.

    Pensando y pensando, no se dio cuenta cuando el Hokage se detuvo y la miró por sobre el hombro preguntándole si no iba a acompañarla al festival, deberían buscar un lugar más alejado para pasarlo juntos, pero ¡él había aceptado! Ya con eso, daba por cierto que todo iría de acuerdo a lo planeado.

    Con la confianza que tenía la joven, tomó del brazo al Hokage y comenzó a andar con él rumbo al centro que es donde se celebraría el año nuevo. Sabía exactamente qué las cosas iban a sucederse de ese modo que ya tenía estudiada la situación y muy bien actuado su guion, principalmente, para estar con el líder de la aldea. Fuyuki tenía planes que poner en marcha, pero había arrancado con buen pie de momento.

    Se presentó bajó el nombre de Ito Hazuki. Su historia era precisamente, que al perder a su padre, estaba buscando un lugar más pequeño al que mudarse y había ido a ver los pisos de la zona antes del festival. Nada más lejos de la Fuyuki real, pero siempre estaba dispuesta a dar una buena actuación para conseguir sus fines y eso a veces requería que se hiciera pasar por alguien más, hablando mal y pronto, era una mentirosa profesional.

    Fuyuki, o momentáneamente, Hazuki, iba a disfrutar de su primera noche con el Hokage, con el año viejo yéndose y el nuevo llegando, sin saber que aun con el plan más elaborado que pudiera imaginar y componer con su secuaz, siempre, habría algo que podía fallar.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,243
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Me quedó una duda existencial sobre el instinto de supervivencia de esa mariposa. Si primero guardó el libro y hasta después fue que al insecto alado se le ocurrió salir volando, ¿significa que se guardó a la mariposa y luego esta se escapó del bolsillo?
    "—Ah, lo tendrías que haber dicho desde el comienzo —guardó su libro cerrando sus ojos. A pesar de que no se veía su rostro por la máscara, podía intuir debajo de ella, una expresión amable por la expresión de sus ojos— pero como ya gané, elegiré mi premio —dijo haciendo que la mariposa volará del libro."

    Duda existencial número dos. No sé si lo estoy analizando mal y cuando dices máscara te refieres al casco, o que cuando pones máscara es una metáfora de que ella va a tomar el lugar de su padre como sucesora del Barón Fantasma; la Baronesa Fantasma.
    "Un traje oscuro, capa y un casco con vidrios polarizados para que no se viera el rostro de su portador."
    "Fue el primer paso de Fuyuki: se colocó la máscara y se miró en el espejo."


    Veo que de nuevo usas esta pareja, y de tratarse del mismo universo que el otro escrito donde están casados, ¿significa que esto es una precuela?, ¿un universo alterno?, ¿le doy muchas vueltas al asunto y no se supone deba mezclar historias solo por que tienen los mismos personajes?

    Diré que si esto resulta ser una especie de novela policiaca donde Kakashi intenta atrapar a la Baronesa Fantasma (nombre provisional hasta que se revele que nombre utiliza) mientras que sale con Fuyuki aka Hazuki, por que de ser así, lo seguiré leyendo.
     
  3.  
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    669
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Gracias! Siempre tengo que agradecerte tus correcciones, mira que a éste fic lo he subido en dos lugares y no había notado esas cosas, ahora mismo lo corrijo >.<

    Aclarando tus dudas, sí, son los mismos personajes de los fics autoconclusivos, vendría a ser una precuela, sí, creo que sí.

    La historia va por ese camino, de revelar identidades, secretos y algunas cosas un poquito más severas a futuro. Espero, lo disfrutes <3 De nuevo, gracias por tus exhautivas correcciones, realmente, lo aprecio muchísimo (y me avergüenza a partes iguales también XD)

    ¡Un abrazo!



     
  4. Threadmarks: Capítulo 2 - Enmascarado
     
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    669
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El cielo a mi favor
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    2514
    Capítulo 2

    Enmascarado​


    La carta había llegado como una advertencia a la oficina del Hokage. Era una pequeña tarjeta de presentación que contaba con un mensaje corto:

    Mi estimado Hokage. Esta noche me haré con el pergamino de jutsu prohibidos. Ruego no me esperen despiertos.

    Atte., Su amigo, el Barón fantasma

    Y al final de este mensaje tan escueto, había un dibujito de él mismo Chibi, como su firma de autenticidad. Nunca era igual, por lo que era fácil detectar cuando había una falsificación y no era él quien los atacaba.

    El Hokage no estaba a gusto con el mensaje. Había rumores sobre ese bandido y un listado de robos que había hecho: uno más valioso que otro. Lo peor era lo escurridizo que podría ser. No sé caracterizaba por ser violento ni tampoco por sus grandes jutsu de ataques, sino, por lo bueno que era para huir. Cada uno de sus robos era un espectáculo y nunca repetía su huida. Era un tipo ingenioso y con carisma, lo que hacía que fuera amado y odiado por igual. Como ya contamos antes, sus apariciones eran espectáculos llenos de trucos: verlo en vivo era un agasajo, al menos, para los que solos lo veían pues, quién era su víctima no era precisamente quién más feliz se ponía.

    —¿Qué haremos con él, Hokage-sama? —Le preguntó Iruka a Kakashi.

    El ninja seguía con sus manos entrelazadas a la altura de su barbilla.

    —Lo atraparemos. Podrá ser un maestro del engaño, pero se enfrenta a otro maestro del engaño —estaba más que confiado en que podía ganar, más con esa advertencia ¿Sería real que estaba avisándole de sus planes? ¿Por qué? Debería tener cuidado para poder atraparlo, era su principal pensamiento: Konoha sería quién atraparía al bandido y revelaría sus secretos.

    Se preparó todo para evitarlo. Aunque algo le decía que si tenía la valía para avisar de su ataque es porque tenía la suficiente confianza como para ganar la partida, lo que hacía pensar al Hokage sobre ser mucho más cuidadoso al respecto, después de todo, no era que se hacía fama por nada, pero por su honor que no iba a dejar que nada escapara de la aldea por manos de nadie, no al menos mientras él estuviese de guardia.

    Salió de la oficina momentos después. Había cosas que quería hacer fuera de ella, en realidad, cualquier lugar era mejor que la oficina, era un hombre de acción después de todo, no alguien que estaría a gusto firmando y sellando papeles; entre informes y asignaciones de misiones. Pero se había hecho cargo de todo ello a pesar de que no lo quería y estaba dispuesto a defenderlo por todas las personas que estaban con su confianza en él.

    Era mucho, por sobre todo, porque si fallaba en la misión, iba a fallarle a muchas más personas de las que se podía imaginar. Mucha presión y aun así, su semblante se veía tan tranquilo y despreocupado como de costumbre.

    —Hokage-sama —gritó una jovencita extendiendo la mano a lo lejos para saludar al líder de su aldea con tal entusiasmo que todo el que pasaba por ahí habría escuchado su buen ánimo y volteado a verla.

    Kakashi no es que se acostumbrara a ese tipo de cosas, realmente, prefería estar solo y tranquilo que con las personas reconociéndolo por algo de lo que no se sentía merecedor. Pero lo aceptaba de buena gana cuando así sucedía.

    ******​

    En la noche, entre explosiones de colores y llamativa nube de humo entre verdes y azules, hizo su aparición, pero no precisamente desde el centro del humo, sino, desde lo alto de la cúpula. Su capa ondeaba al viento y su rostro era escondido por una máscara que aun así, le permitía tener una buena visión de la situación. Nada se veía de su cuerpo, cada milímetro de su piel estaba cubierto por un traje elegante, sin ir demasiado ajustado, pero contorneando la silueta debajo de él. El cuello llevaba un pañuelo y un broche con una piedra roja que brillaba con la luz de la luna. El traje azul, de corte frac tenía unas líneas blancas en las mangas y cruzaban su pecho haciendo una división de tres piezas, junto con el pantalón del mismo tono. Así mismo, sus pies terminaban cubiertos por unas botas con tacos de tres centímetros en tono negro. La capa llegaba hasta el suelo y era precisamente, una de las fuentes de la mayoría de sus trucos. En cuanto se cubría con ella, había que estar a la espera de lo que podía de ahí cuando abría sus brazos y dejaba escapar sus sorpresas.

    —Gracias por la bienvenida —agradeció. La voz sonó más gruesa gracias a la máscara que hacía de caja de resonancia.

    —No se confíen —dijo el Hokage alerta. No hacía falta que estuviera ahí, que con un equipo especializado como el que tenía, debería seguir en su oficina con su trabajo, pero habiendo tanto papeleo, no se iba a perder una batalla contra ese personaje.

    —Eso, no se confíen —saltó hacia atrás, cayendo al vacío y desapareciendo de la vista de los jounin, al menos, de los que estaban esperándolos por el flanco norte, por el sur y en el interior de la mansión, había varias ninjas listos para hacer sus movimientos y capturarlo… si podían.

    Escurridizo como era, se escapó de los primeros tres que lo interceptaron en la ventana, saltando a uno de ellos, cayendo en la cabeza del segundo y haciendo un barrido de pies con el tercero, haciéndolos perder el equilibrio, hizo un jutsu que convirtió el suelo en hielo, haciéndolos patinar. Cerró la puerta tras de sí y bloqueó la salida con una muralla de hielo de la misma manera que antes. Su jutsu era fuerte ante el fuego, que apenas lo derretía, así que mientras buscaban una manera de salir, le darían tiempo a desaparecer.

    Fase uno: completada.

    Corrió haciendo resonar sus pasos por el suelo. El pasillo amplio le hacía un excelente eco, delatando su posición, y pensando que lo hacía a propósito, dos ninjas más aparecieron frente a él intentando detenerlo.

    El primer lanzó una bola de fuego que el enmascarado tuvo que esquivar llegando a correr sobre la pared y quedando parado de cabeza en el techo gracias a que había mandado chakra a sus pies. Había esquivado ese ataque, pero no estaba ganada la partida todavía, que seguían con intenciones de pelear y en esta ocasión, el jutsu de fuego combinado con los explosivos del otro ninja fueron los que intentaron derribarlo. El Barón fantasma se cubrió con su capa y desapareció, habiendo visto dispersarse el humo, sin hallar rastro de él, pero no había desaparecido así nomás: los había dejado inmerso en una ilusión en el que los ninjas estaban peleando con él e intentando atraparlo, como si fuera el juego del pilla pilla.

    Cayó con una pierna contra el suelo y miró a los shinobi continuar con sus ataques y antes de volver a correr, les lanzó unas agujas impregnadas en somníferos que los dejaron fuera de juego rápidamente.

    Fase dos: completada.

    Sólo le quedaba la última que iba a ser la más difícil de sortear: conseguir el pergamino. Entró sin ver a nadie en los alrededores, merodeó por la habitación y lo consiguió. Fue una sorpresa que estuviera sin vigilancia cuando había anunciado que iba a por él, lo cierto es que no era así. Apenas lo tomó, el pergamino desapareció en un ¡puf! En sus manos: era un jutsu. Volteó a ver a sus espaldas y fue cuando encontró al Hokage sosteniendo justo lo que estaba buscando: la había engañado sabiendo que iba a llegar hasta ahí.

    —Parece que vamos a jugar un poco —se rio con una mano en la cintura. Ya estaba suponiendo que estaba volviéndose fácil llegar a robar a uno de los cinco grandes.

    Kakashi colocó el pergamino en la bolsa de shuriken y se puso en posición de pelea, a pesar de que su adversario lucía aun tan relajado como el momento en que había hecho su aparición en la cúpula.

    —Hokage, muéstrame lo mejor que tengas —una lluvia de kunai salió disparada hacia él, haciendo una voltereta en el aire, esquivándolo, pero a ese entonces, Kakashi ya había aparecido detrás suyo y lo golpeaba en la espalda. Al hacerlo, se desvaneció en una nube de humo: era un clon de sombras y el original lo había atacado desde abajo apresándolo con un pilar de hielo al pegarlo al techo sin darle posibilidad a que se moviera y por sobre todo, que perdiera el calor de su cuerpo por el hielo.

    Aun así, el Hokage no estaba listo para rendirse y con su raikiri destruyó su prisión, cayendo al suelo volviendo a tomar las kunai.

    —Ese truco ya lo usaste, te mostraré uno nuevo —dijo al saltar y quedar encima de su escritorio haciendo sellos con las manos y metiendo su mano en su capa, entre los espacios de sus dedos quedaron tres esferas de colores que las lanzó hacia él y explotaron en el aire provocando una neblina con olor desagradable, lo suficientemente nauseabundo como para inhabilitar el olfato de Kakashi y que pudiera encontrarlo. Fue cuando el jutsu se hizo presente comenzando a cubrir sus pies con hielo.

    Kakashi concentró chakra en sus plantas para que la baja temperatura no lo fuera consumiendo tan rápidamente, pues, el hielo, cual enredadera, había empezado a subir por sus piernas cuando sintió el movimiento en su parte posterior, sabiendo que habían robado el pergamino de su bolsa.

    —¡Gracias por esto! Pero llevo prisas para seguir jugando contigo —saludó haciendo un ademán con su mano y saliendo por la ventana, cerrándola y escarchándola para que no saliera por ahí fácilmente.

    El Hokage no se permitió perder tiempo, rompiendo el vidrio no sin haber tenido que usar una técnica más fuerte por la dureza del hielo logrando saliendo a través de él. Aún quedaba la barrera de jounin esperándolos ahí. Mientras lo seguía, se preguntó si era capaz de cruzarlos con tanta facilidad como hasta ahora. Y se quedó sorprendido cuando se dio cuenta de que sí.

    Lo que su enemigo tenía a su favor, es que a pesar de seguir sus movimientos, pareciera que sus ataques y rápidas volteretas eran tan improvisadas que no había forma de sacar un patrón de ellas. Aun así, no dejó de pensar que un punto muerto debía haber para poder contrarrestar su ataque, o más bien, sus distracciones. A pesar de que le estaba costando seguirle el rastro debido a que no podía sacarse aquel olor nauseabundo de la nariz todavía, sus ojos y oídos eran capaces de seguirle el ritmo. Y cuando las estalagmitas de hielo se levantaron desde el suelo y explotaron, Kakashi esquivó el ataque, no así sus compañeros, siendo el único que los seguía a partir de ahora.

    Había dejado a sus hombres heridos, pero él había salido por detrás suyo, saltando de árbol en árbol; rama a rama para alcanzarlo. El enmascarado era tan rápido como él, pero no estaba dispuesto a perder contra alguien que no daba la cara, aunque él hiciera casi, prácticamente lo mismo, era por situaciones totalmente diferentes, jamás se aprovecharía de que no conocieran su rostro para hacer una maldad. Bueno, sí lo haría, lo había hecho, pero nunca para hacerle daño a alguien.

    —No pensé que fueras capaz de seguirme —dijo imitando una voz grave profunda sin detener su paso en ningún momento. No podía detenerse ni dejar ninguna abertura que sabía que si tenía que hacerle frente, no iba a ganar. Tenía que escapar como fuera posible y perderlo en el camino sonaba a una buena idea.

    —Te llevas algo de Konoha —aseveró el ninja haciendo una llama hacia el ladrón, quien saltó por los aires y con un jutsu, creó una barrera de hielo bajo sus pies, moviéndose como si estuviera en una patineta con ella al usar el viento a su favor y lograba moverse en el aire con total soltura, como si fuera un ave.

    Kakashi no se quedó detrás de él ni un segundo, y fue entonces, que el Barón decidió darle una razón para quedarse lejos, no podía permitirse ser capturado. Entonces, sacó de su capa un objeto que arrojó a las manos del Hokage, quién la atrapó al verlo similar a un muñeco. Apenas tocó sus manos, explotó en gas pimienta, impidiéndole ver por el ardor y la quemazón que le quedó en su cara. Fue el momento en que desapareció por completo el bandido, habiendo logrado llevarse el pergamino. Ni si quiera su olfato agudo era capaz de decirle el rastro en ese momento, habiendo perdido la batalla.

    Al volver al lugar del enfrentamiento, rompió el genjutsu que había atrapado a sus hombres, dándose cuenta de que ninguno estaba herido, simplemente, estaba cubierto de salsa de tomate. Kakashi revisó a los más cercanos mientras rompía el genjutsu que los tenía prisioneros del dolor dándose cuenta de que sólo los había inmovilizado en una dolorosa ilusión.

    Miró hacia atrás y se preguntó qué era exactamente lo que tramaba aquel bandido. Así, se dio cuenta de la razón por la que estaba seguro de que iba a ganar: había escapado, sin dejar heridos y conseguido lo que quería.

    —Qué personaje tan peculiar —dijo colocando una mano en la cintura.

    ******​

    Estaba oscuro y era un paso estrecho, y difícil de seguir si no lo conocías bien. Se quitó la máscara y respiró aliviada dejándola caer sobre la mesa. Su cabellera verde cayó sobre su espalda y la terminó de acomodar con sus manos. Se quitó la capa y se dirigió hacia donde estaba Mochizuki, su fiel compañero que la esperaba en su escondite. Era un mono, una bestia de invocación, no uno cualquiera, casi pasaba los dos metros y había tenido una de esas ideas de acompañarla en sus aventuras por lo emocionante de ellas, aunque bien había pasado de esa en la noche, considerándola sencilla para contar con su presencia. Y lo era, que Fuyuki lo había logrado.

    —Mochizuki-san, lo conseguí —dijo poniendo el pergamino sobre la mesa con una sonrisa triunfal— la misión ha sido un éxito, me preguntó cómo repercutirá en Konoha esto.

    Se sentó junto a él y le quitó el plato con ramen junto con los palillos escuchando un sonoro suspiro del mono, levantándose a servirse una porción nueva, una de esas cosas que le permitía porque era ella.

    —¿Crees que con ellos está vez lograras tener una mejor respuesta, Fuyuki-chan? —preguntó volviendo a la mesa.

    —Posiblemente —respondió al terminar de sorber los fideos sonoramente— creo que alguna organización se va a fijar en mí, ya lo verás —le guiñó el ojo y terminó de comer soltando una fuerte exclamación de gusto al beber la sopa de los fideos.

    Estaba más cerca de llegar a su objetivo. Estaba más cerca de ponerle fin a los secretos. Estaba cerca, ya lo presentía. Y por eso mismo, no se rendiría.

     
    Última edición: 28 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,243
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comenzaré con lo que noté. La mayoría son errores leves o simples recomendaciones.

    "... había un dibujito de él mismo Chibi..." Diría que se podría poner 'en versión' antes de la palabra 'chibi'.
    "...Como ya contamos antes,..." Momento, ¿hay más de un narrador?, quedaría mejor algo así: 'como ya se ha mencionado antes'.
    "...para los que solos lo veían pues..." Esa 's' está de mas.
    " En cuanto se cubría con ella, había que estar a la espera de lo que podía de ahí cuando abría sus brazos y dejaba escapar sus sorpresas." Revisa esta oración, por que, aunque entiendo mas o menos la idea, no tiene realmente sentido como oración.
    "...de los que estaban esperándolos por el ..." Otra 's' sobrante. Toma en cuenta que esa palabra no hace referencia a los jounin sino al Barón Fantasma. Está bien dejarlo en masculino, ya que los ninjas no saben la identidad o sexo de su objetivo.
    "...haciendo un barrido de pies con el tercero, haciéndolos perder el equilibrio, hizo un jutsu que convirtió el suelo en hielo, haciéndolos patinar..." Aquí no es exactamente algo mal escrito, sino una repetición de palabras que se puede arreglar. Por ejemplo, podría verse así usando sinónimos: "haciendo un barrido de pies con el tercero, produciendo que pierda el equilibrio, realiza un jutsu que convirtió el suelo en hielo, que como consecuencia hace patinar a los ninjas."
    "El primero lanzó ... tuvo que esquivar llegando ... Había esquivado (evitado en lugar de esquivado para no repetir) ese ataque, ... todavía, ya que seguían ... dispersarse el humo, sin hallar rastro de él, pero no había desaparecido así nomás: los había dejado inmerso en una ilusión en el que los ninjas estaban peleando con él e intentando ..." Eso subrayado da para confusión, ya que primero pareciera que los ninjas ven que no está al disiparse el humo, pero luego cuentas que en realidad si lo ven al acabarse el ataque, en una ilusión, y continúan luchando.
    "...somníferos que los dejaron fuera..." En lugar de 'dejaron' quedaría mejor 'dejó', por que escribes en tiempo pasado.
    "...que los seguía a partir de ahora." Otra 's' que sobra.
    "...aunque él hiciera casi, prácticamente lo mismo,..." Aquí hay una repetición innecesaria, usar 'casi' y 'prácticamente' es, en este caso, prácticamente lo mismo.
    "...había atrapado a sus hombres, dándose cuenta de que ninguno estaba herido, simplemente, estaban cubiertos de salsa de tomate..." Aquí mas bien falta el plural de esas palabras, ya que los que estaban cubiertos eran mas de una persona, según lo que antepone.
    "Estaba oscuro y era un paso estrecho, y difícil de seguir si no lo conocías bien. Se quitó la máscara y respiró aliviada dejándola caer sobre la mesa." Estoy confundido, ¿hay una mesa en ese paso estrecho?, ¿regresó a su casa?, ¿entró en un escondite?, claro que mencionas mas adelante que es su escondite, pero antes de eso no se sabía dónde estaba.
    "...Y lo era, ya que Fuyuki lo..."
    "...me pregunto cómo ..."
    "...Se sentó junto a él y le quitó el plato con ramen junto con los palillos escuchando..." Ese plato de ramen no se había mencionado antes, pero se arregla agregando algo así: "le quitó un plato con ramen, junto con los palillos, del que el simio comía, escuchando..." Claro que es solo una sugerencia, no es algo grave, pero es de esas cosas que le dan mayor sentido a la situación.
    "...está vez lograrás tener..."

    Me sorprende que burlara a Kakashi, un ex anbu, con tanta facilidad, creo que el puesto de Hokage lo está volviendo blando. Y eso de los secretos y objetivos me hace preguntarme sobre qué organizaciones quiere que se fijen en ella. También me pregunto sobre las habilidades de Mochizuki, el último que recuerdo usara invocaciones simias fue el Tercero, que en paz descanse. Aguardo la continuación a ver que tal sigue esta novela policíaca/romántica/ninja.
     
    • Adorable Adorable x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 3 - Desliz
     
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    669
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    El cielo a mi favor
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1720
    Capítulo 3

    Desliz​

    Huir era lo que mejor sabía hacer. Fuyuki, aún con el disfraz asegurándole el no ser reconocida, no había podido evitar la tentación de hacerse con aquel tesoro de aquellos viajeros. Todo sumaba y eso sí que iba a sumar: un collar de oro, reliquia familiar de no sabía qué poderoso clan, ni le había importado escucharlo, sólo supo, al verlo desde su escondite, que iba a ser suyo. Seguro iba a poder hacerse una muy buena fama con él, que como ella solía hacer, bastaba con tener un buen plan de escape y una defensa sólida. No le interesaba entrar en batalla si podía escapar apenas conseguía su objetivo y se valía de todo para ello.

    Pero el factor sorpresa era algo con lo que no había contado ¡Y es que ella era siempre la que sorprendía! Y no al revés. No por los viajeros, sino porque había hallado a alguien más en el camino que venía a reclamar una cosa que había robado hacia cosa de un mes, poco más, poco menos.

    Kakashi había saltado la barrera de su escolta yendo directo a atacar al Barón fantasma. Fuyuki, aún bajo el escondite que su disfraz le daba, logró esquivarlo por los pelos, que casi le había dado con su jutsu, rozando su hombro haciendo que tanto su capa como su traje se vieran ligeramente dañados, dejando al descubierto su piel herida.

    Sin un plan para luchar y mucho menos, hacerle frente al Hokage y su escolta, lo mejor que pudo hacer fue desaparecer, dejando su plan de robo frustrado.

    Llegando a su escondite temporal en el país de las olas, se quitó el traje para poder tratar su herida. Encontrarse con el Hokage había sido malo, muy malo. Lo cierto es que no había tenido esa información que le habría resultado sumamente valiosa al llegar a la aldea: el Hokage estaba ahí ¿qué diablos hacía? Algo de diplomacia, seguramente, lo que ella estaba dudando es de si dejar las cosas para después o infiltrarse en la aldea con las mismas intenciones. Ser renegada no le evitaría el paso, podría comenzar de cero en ese país, al menos, esa era la excusa que tenía para ingresar en él, sin embargo, debía esquivar al Hokage a toda costa. Al menos, hasta que se fuera de la villa y ella pudiera seguir recopilando información más tranquilamente. Sus contactos en el país podían darle algo con qué hacer su próximo movimiento, si es que todo había salido tal y como ella se esperaba, alguien podía haberle echado el ojo al Barón y con suerte, estaría un paso más cerca de descubrir el secreto de su padre y el uso del sello de la espada que llevaba consigo. Era uno de las pocas cosas que había legado dejando una gran curiosidad dispuesta a ser saciada por parte de su única hija.

    Sólo que con el Hokage en el área todo se dificultaba. Sí ya era cuidadosa, con ese hombre cerca, iba a tener que ser el doble de cuidadosa. Tenía la fama suficiente como para desenmascararla si se descuidaba y habiendo llegado tan lejos en su vida criminal, no podía permitirse eso, no ahora que le iba tan bien como el Barón.

    Se curó la herida y salió. Su traje ya no era una opción y no tenía ningún otro disfraz preparado, por lo que su verdadera personalidad iba a ser su disfraz ideal, bien podría actuar llegado el caso.

    Llegó hasta la entrada a la aldea, debía cerciorarse de algo e iba a hacerlo desde las sombras, el problema es que volvía a ver al Hokage ¿No tendría que haber pasado por ahí hacía rato? Parecía que nada iba a salirle bien ese día. Tenía un plan, iba a seguir mirando desde lejos hasta que llegara su momento de ingresar a la aldea. Había desaparecido su presencia por completo cuando vio al frente y no volvió a ver al Hokage. Fuyuki se sintió ansiosa ¿A dónde habría ido?

    —¿Ito-san? —Sorprendido pronunció su nombre. Era su fragancia, el aroma a limón y menta que había sentido de manera peculiar en aquella jovencita con quién había pasado el año nuevo en Konoha, aunque no se viera como Ito, no podía confundirla por eso.

    —Se equivoca —dijo cayendo hacia atrás del susto de ver al ninja de cuclillas a su lado ¿no estaba en la entrada hacía un instante? ¿Por qué diablos no lo había sentido?

    —No me equivocaría con una fragancia tan única —le dijo el Hokage haciendo que un leve rubor se notara en las mejillas de la joven de verde cabellera negando con la cabeza.

    Ella no dijo nada ¿qué se iba a inventar ahora? Tenía varias cosas en mente, pero no llegó a decir ninguna cuando él hizo esa pregunta que ya estaba respondida antes de que si quiera la formulara.

    —No eres Ito-san ¿No es cierto?

    —Oshiro Fuyuki, en realidad —corrigió la joven haciendo su cabellera verde hacia atrás de su hombro sintiendo el dolor de su herida. Hacía años que no le daba ese nombre a absolutamente nadie. Desde que había abandonado su aldea, tan sólo Mochizuki era quién la llamaba así. Los demás, la conocían de forma diferente, debido a que siempre que interactuaba con alguien más, presentaba una identidad y apariencia completamente diferente.

    Kakashi dudó, aunque no dijo nada. Había mucho que no entendía, cuáles eran sus razones para hacerse pasar por alguien más, para encontrarlo a él en medio del camino. Tenía preguntas, tantas que no sabía por dónde debía empezar a hacerlo.

    —¿Por qué?

    —Hay algo que debo hacer —dijo ella mirando al frente.

    —¿Contra Konoha? —Fuyuki lo miró, cerró los ojos y curvó sus labios en una sonrisa. Kakashi seguía tan apático como de costumbre.

    —No, no tengo intenciones de hacer algo en contra de Konoha —se mordió el labio haciendo su cabeza un poco más hacia el frente viendo las personas pasear cuando unos mechones de cabello se colaron sobre su rostro— quiero desenmascarar a alguien. Aunque tú pareces una buena opción, Hokage-sama —ladeó la cabeza sonriéndole dulcemente señalándole la máscara que llevaba puesta.

    Kakashi mantuvo esa expresión apática en su rostro que tanto le caracterizaba. No dudaba de ella, no parecía estarle mintiendo, aunque había comprobado que era especialmente buena en ello con su primer encuentro, por lo que confiar de buenas a primeras tampoco era una opción, aunque ella parecía pensar todo lo contrario al hablarle de aquella manera tan curiosamente familiar.

    —¿Qué clase de información necesitas? —Preguntó después de volver la vista al frente, dejando caer sus manos sobre sus piernas y levantando la vista hacia el cielo momentos después.

    —Se lo diré en otra ocasión — Fuyuki se puso de pie y al hacer un salto y una vuelta en el aire, lo único que quedó de ella fue una estela de luz brillante que se desvaneció con el viento.

    El Hokage la observó hasta que desapareció sospechando que algo más grande ocultaba aquella jovencita de aspecto dulce y jovial. Y aunque no estaba seguro de que fuera una conspiración contra su aldea, no podía descartar la posibilidad de que fuera así. Después de que había aceptado convertirse en el Hokage, había pasado a ser el protector de todas las personas que habitaban la aldea y de sus aliados políticos, por lo que no iba a permitir que algo dañara a los suyos. Aunque por un momento, sólo pudo pensar que seguir de esa manera, sólo iba a dañarla a ella.

    ******​

    Tenían que verse en el bosque. Aunque el viento soplaba con tanta fuerza que pareciera que pudiese cortar los árboles, el bosque era el lugar más seguro para hacerlo. Fuyuki se colocó su capucha cubriendo ligeramente su rostro con ella. A pesar de que era su informante, nunca había pasado algún dato a rostro descubierto, ni si quiera conocía su voz, que ella siempre se aseguraba de sonar diferente para que no pudieran reconocerla luego y tenía un excelente control de su registro vocal. Era lo más seguro considerando el tipo de vida que llevaba, era peligroso darse a conocer y que los ANBU fueran por ella.

    —¿Tienes mi pago?

    Desde la sombra del árbol se escuchó aquella voz gruesa que cortaba el aire. Un trueno se oyó luego, antes de que ella se acercara.

    —Aquí lo tengo —sacó de la parte posterior de su pantalón una pequeña bolsa de terciopelo negro y se la arrojó a él.

    —Como que vuelvan a ser explosivos, no volveré a ser tan considerado.

    —Inténtalo, confío en que te ganaré —respondió ella cruzada de brazos animándolo a ver el interior, consiguiendo la joya. La examinó a lupa hasta confirmar que era real, que tampoco es que Fuyuki fuera de fiar cuando se trataba de criminales como ella, no dudaba en hacer trampas.

    —Aquí tienes. El mapa, sus nombres y sus habilidades, todo detallado —extendió el sobre hacia ella cuando desapareció de sus manos, provocando el sobresalto de ambos.

    Kakashi lo había tomado y abría su contenido encontrándose con el mapa de Kirigakure cuando ella logró arrebatárselo después de varios intentos, que el Hokage había aparecido sin invitación y con ganas de estar metiendo su nariz ¿O su máscara? Donde no lo llamaban.

    —¿Qué es esto?

    —No es algo que necesites saber.

    —Aun quiero saber si eres enemiga o aliada —metió las manos en los bolsillos desapareciendo y apareciendo frente a ella. A todo eso, su informante había desaparecido ya sin poder obtener un poco más de información extra gracias al ninja, así que debería conformarse con lo que tenía ahí.

    Fuyuki apretó el sobre contra su pecho como si la vida se le fuera en ello, haciéndolo desaparecer. El Hokage vio con asombro aquello: no era genjutsu ¿Y entonces? Simplemente, era buena con los trucos y rápida con las manos, como todo mago, un truco que Fuyuki había heredado de su difunto padre.

    —Eres más interesante de lo que esperaba —asintió aunque ella no supo cómo tomárselo.

    Tenía algo para decir y aunque abrió la boca para hacerlo, se vio interrumpida cuando Kakashi se arrojó contra Fuyuki haciendo que cayeran lejos del rayo que acababa de impactar contra el suelo. El agua no se hizo esperar y los dejó a los dos a la deriva.

     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso