Experimento Dreamy Star

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Lariebel, 25 Abril 2019.

Cargando...
  1.  
    Lariebel

    Lariebel Usuario popular Comentarista destacado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2012
    Mensajes:
    687
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dreamy Star
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    402

    Dreamy Star



    [​IMG]




    ¿Alcanzar el éxito es tan fácil como la gente cree?

    Luna Torres es una adolescente argentina que sufrió de un trauma y, a causa de eso, abandonó la Academia de Bellas Artes, la mejor escuela enfocada en los aspectos artísticos de sus estudiantes. Dejó que su pasión se desvaneciera en el aire.

    Pero, de repente, tiene la oportunidad de sumergirse en la industria del k-pop como una trainee, junto con otros compañeros que se convertirán en sus amigos más fieles. ¿Podrán alcanzar su sueño más codiciado, a pesar de todos los obstáculos?

    ❝Mi voz hacia ti... ¿puedes sentirlo?❞.




    ✦ ACLARACIONES ✦
    • Esta historia tratará sobre un grupo de personajes originales queriendo cumplir una meta dentro del ámbito de la industria del pop surcoreano. En teoría, los fics que tratan sobre esto último deberían ir en "Otros Fanfiction", pero la diferencia con esta novela es que los personajes principales, repito, son completamente originales. Si bien habrán idols de la vida real entrando en contacto con ellos, son personajes secundarios. Por lo tanto, al no encajar en ninguna otra parte, lo he puesto aquí.
    • Al final de cada capítulo, dejaré una canción de k-pop que haya estado relacionado con el contenido del cap en sí.
    • No le hagan caso a los sucesos que tengan lugar en la novela: Muchos de los acontecimientos que pondré están sujetos a modificaciones propias, personales y no muy realistas por mi parte. Así que, por ejemplo, acerca de viajar a Corea de un modo tan fácil, cómo pasar una audición o entrar a una empresa, son cuestiones que no deberían tomárselo literal a partir de lo que aquí sea escrito.
    • Si bien la protagonista principal es argentina, no escribiré con los modismos propios de acá, sino que prefiero hacerlo con un español más bien neutro.
    • Esta novela la publicaré en dos plataformas: Aquí y en Wattpad.
    ¡Eso es todo! Espero que les guste. De verdad me estoy esforzando mucho para que este proyecto salga como quiero. uwu
     
    Última edición: 27 Mayo 2019
  2. Threadmarks: Capítulo 1: "Cierro los ojos"
     
    Lariebel

    Lariebel Usuario popular Comentarista destacado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2012
    Mensajes:
    687
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dreamy Star
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1374
    Capítulo 1

    "Cierro los ojos"

    [​IMG]


    ❝Ya no quiero llorar, ya no quiero llorar❞.

    Entrelacé mis dedos con fuerza mientras el sonido de los golpes que sufría la puerta intentaban atravesar las voces de los chicos de SEVENTEEN.

    ❝Tengo que decir estas mentiras que no vienen de mi corazón, porque no escucha estas palabras justo como pensaba❞.

    Apreté los dientes cuando mi vista atrapó al grupo de chicas ingresando al baño en el que me encontraba escondida. Sonrieron ante mí con la soberbia maquillada en sus caras y me lanzaron el agua del balde que tenían entre sus manos.

    ❝Regresa, regresa, regresa. Cuando la mitad de mí se ha ido, ¿cómo puedo vivir siendo uno?❞.

    Sus pasos resonaron sobre el suelo mientras huían rápidamente del lugar.

    ❝Cuando nos volvamos a ver... ya no quiero llorar❞.

    Una lágrima cayó sobre mi regazo.

    El último resquicio puro de mi alma se rindió ante la tentación y su color se manchó de oscuridad.

    ●●●●●●

    —Ya llegué, mamá —dije con desgano al atravesar la entrada de mi casa. Los brillantes muebles me saludaron mientras me dirigía hacia el baño medio corriendo e intentando no resbalar de pura mala suerte.

    Llegué a mi destino sin muchos problemas, por lo que, silenciosamente, me quité la ropa terriblemente mojada que se me pegaba a la piel. Traté de controlar mis temblores, pero ya a ese punto se me hacía imposible. Después de un buen rato, alcancé a agarrar la toalla y me tapé el cuerpo adolorido.

    —S-si mañana puedo faltar a clases, ganaría la gran l-lo...

    —¡¿Luna?! ¡¿Ya llegaste?! —Alcancé a escuchar antes de que el rostro de mi mamá cubriera toda mi vista. Arrugué los ojos frente a su expresión de "¿qué has hecho ahora?".

    —Ma, hace un rato avisé que llegué. —Me puse las chancletas y me adelanté fuera del baño para dirigirme derecho hacia la cocina.

    —Oh, bueno, yo, eh, estaba un poco ocupada, hija, y-ya sabes...

    —¿"Estaba componiendo una canción"? ¿"Tenía que asistir a una entrevista"? ¿"Me llamaron para participar en el evento de música del año"? Sí, ma, ya lo sé —mencioné, robándole sus propias palabras. Mi mano agarró una naranja enseguida antes de que alguien más se lo comiera y la haga desaparecer.

    Me di la vuelta para verla con su otra típica expresión de culpabilidad. Suspiré por dentro. Bueno, no tengo la mamá más dedicada del mundo, ya que ella no tiene mucho tiempo para estar en casa y para cuidarme, pero... Les explicaré.

    Mia Torres. Esa es mi madre. Una famosa cantante latinoamericana de los últimos tiempos que vive en Argentina y que, además, posee una voz soprano envidiable. Su rostro aparece en todas partes: En la televisión, en las revistas, en los carteles, en los pósters, en los anuncios publicitarios de Youtube.

    Pero, ¿eso quiere decir que sea una mala madre?

    No. Realmente, creo que no podría haber tenido una mejor mamá. Es alguien que soporta mis caprichos, que se encarga de cuidarme sola como madre soltera, y que es exitosa en su carrera mientras me apoya con todas sus fuerzas en todo lo que puede. Sí, ella es increíble.

    Me le acerqué de a poco y, sin que me vea, conseguí hacerle cosquillas, teniendo una rotunda victoria en ello. Ella inmediatamente estalló en carcajadas incontenibles, pero cuando la solté, no tardó en ir tras de mí. Le sonreí de forma juguetona y corrí para subir las escaleras que llevaban hacia mi habitación. La oí detrás de mí y estaba a punto de llegar a mi puerta, cuando de repente...

    Un fuerte estornudo hace que detenga mi carrera y mi mamá no tarda en atrapar mi cuerpo débil.

    —Dios, Luna, ¿estás bien? —Su mirada de preocupación cayó sobre mí sin remedio.

    —S-sí, bueno, estoy bien —le contesté—. Estoy bien resfriada, mamá.

    —¡No hagas esos malos chistes conmigo! ¿Cómo puedes tener 15 años y no aprender nada sobre cómo tratar a tu mamá? —me reclamó, mientras volvía a sonreírle como si mi propio cerebro hubiese estado lastimado. Con cuidado, me enderezó y me llevó hacia mi habitación.

    Las paredes moradas me recibieron como el refugio que formaban para mí. La computadora sobre el escritorio seguía sin usar desde hace una semana; la televisión estaba apagada, tampoco sin usar desde hace adivinen cuánto tiempo; y, por fin, la cama de sábanas blanquecinas... Mi corazón se sintió sorpresivamente relajado apenas la vi y mi mamá me ayudó a acomodarme sobre ella.

    —Trata de descansar, cariño. Le avisaré a la escuela que mañana no irás —me susurró antes de caerme rendida sobre la almohada, sin antes felicitarme a mí misma por haber ganado la lotería.

    ●●●●●●

    Me desperté con la luz golpeándome en la cara. Hice una mueca de molestia mientras me daba la vuelta en la cama, cuando, de repente, me topé frente a frente con el Osito Puppy. Se me cortó la respiración y me caí al suelo del susto, de la forma más patética posible.

    Al rato, me asomé sobre las sábanas y lo vi: Aquel peluche marroncito con intenciones de conquistar al mundo entero. Siempre habíamos chocado, ya que yo también tenía ganas de cumplir ese objetivo, pero últimamente le cedía la posición a él. Siento que, por esa razón, el Osito Puppy está decepcionado de mí, ya que no le ofrezco ninguna pizca de pelea.

    —De todas maneras, no lo conseguirás, Puppy, que lo sepas —le gruñí, tirándolo de mi zona de control.

    Me acerqué al ropero para elegir mi ropa del día, cuando llegaron hasta mis oídos unos gritos llenos de rabia que venían de la cocina. Rápidamente, me dirijo hacia abajo con ánimos de preguntar qué sucede, hasta que capto algunas palabras de lo que dice mi mamá:

    —¡Te dije que quiero tener una reunión con la directora del colegio! ¡¿Y c-cómo que por qué?! Ya lo he dicho millones de veces. ¡No pueden hacer la vista gorda mientras mi hija está siendo acosada por sus compañeros!

    Mi corazón se hundió a la vez que me apoyaba contra la pared.

    —¡No pueden ser llamados como una escuela, si ni siquiera son capaces de proteger a sus alumnos! —soltó antes de volver a colocar el teléfono en su lugar.

    Tragué saliva. Sin premura, subí las escaleras y me encerré en mi habitación.

    No pude evitar caer de rodillas mientras mi cabeza daba vueltas sin parar.

    ¿Desde cuándo lo sabía? A pesar de todos mis esfuerzos por ocultarlo... ¿Todo había sido en vano?

    No quería que ella fuera molestada por algo como esto. Definitivamente, no quería interrumpir su vida con mis problemas de nuevo, pero fui un total fracaso.

    —Así que, esto es sentirse como una mierda, ¿verdad?

    Me arrastré hacia el mueble junto a mi cama y abrí el cajón. Tomé con cuidado la foto que guardaba como si fuera un tesoro y se me formó un nudo en la garganta.

    Mi yo pequeña sonreía junto a otra niña. Éramos muy identificables, ya que yo poseía mi típico pelo largo negro y ella lo tenía corto y rubio. Sus ojos verdes brillaron cual jades y se adentraron en mí, volviendo a recordarme el motivo por el cual soporto cada una de las jugarretas que me hacen en la escuela. Volviendo a instalarse en mi piel la culpabilidad de la muerte.

    Regresa, regresa, regresa. Cuando la mitad de mí se ha ido, ¿cómo puedo vivir siendo uno? —canté suavemente frente a su rostro pincelado en la fotografía—. Cuando nos volvamos a ver... ya no quiero llorar.

    ●●●●●●

    —Entendido. Entonces, nos veremos el 20 de abril. —El sonido retumbó a través del silencio de la cocina y la mujer cortó la llamada.

    ★・・・・・・・★・・・・・・・・★

    ✦ Canción ✦

    "Don't wanna cry" - SEVENTEEN.


     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso