Dos corazones

Tema en 'Relatos' iniciado por Nopal, 3 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Dos corazones
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    571
    Realizado para la actividad "Una tentación prohibida"
    Por favor, no juzguen al personaje femenino : < Tiene sus motivos, no todo es rosa, y realmente, el amor no todo lo puede.​
    Nick: Kai Stavros​
    Título: Dos corazones​
    Tipo: Drabble/One shot (Word no funciona, y no conozco otro contador de palabras)​
    Dos corazones
    Suspiró. Entró a la ducha en cuando el agua tomó la temperatura adecuada, se recostó en la pared de la ducha y dejó que su cuerpo fuera cayendo poco a poco, hasta que quedó sentada en el piso de la regadera. Golpeó con sus manos con fuerza contra el piso, y le dolió. Pero nada más le dolía tanto como su corazón, apabullado, magullado, pero por otro lado rebozante de alegría.​
    —Te amo, lo sabes, y no dejaré de hacerlo. —Le dijo el hombre en su oído, bordeando lo poco de cordura que le quedaba.
    Algo en su interior le dijo que "no". << ¡Alto!>> Había gritado su mente y lo apartó con fuerza. Él se sientió herido pero la entendía. Siempre dijo que a nada le obligaría, y así era. Ella pedía distancia, se la concedería.
    —¿No me amas cierto? —Ella alzó la cabeza e iba a asentir un tanto, pero él continúo—. No me amas como yo a ti —afirmó con dolor.
    —Lo siento —dijo la chica en un suspiro—. Quisiera decir un "te amo", así, tan bonito como los que me dedicas, pero no puedo... No sí es mentira.
    —¡Já! No lo creo, tú, tan bonita, adorable, una niña encantadora de 17 años. Joven, hermosa, ¿enamorada de un viejo como yo, de 30? —rió con amargura y agregó—: Era demasiado bueno para ser verdad.
    La chica sollozó un poco en su sitio, sí, le amaba, pero no podía corresponderle. Algo se lo impedía, quería vivir como una adolescente normal. Ir caminando de la mano, correr como críos. Pero, con él no podría hacerlo, no sería un noviazgo normal, simplemente, no estaba preparada para tal grande salto.
    —Sólo dame tiempo, pero no te prometo nada. Haz tu vida, el tiempo pasa, y no esperes por que una adolescente estúpida calme sus demonios y se decida —tocó el rostro del hombre con su mano derecha mientras aspiraba su aroma, a cedro, recién bañado. Mordió su labio, dolía ahcer eso, mucho —Vive, mereces alguien mejor, lo sé —dijo cerca de sus labios, luego le besó, fue una despedida.
    —No encontraré a nadie como tú, te amo... —susurró a la nada, la puerta del apartamente se había cerrado.
    Trató de que el agua caliente pudiera llevarse sus problemas por el caño. No sucedió. Lloró con amargura, como deseaba tener dos corazones. La verdad, sentía que lo tenía, aquél lado que lo amaba con lo más profundo de su ser, y el otro lado que era el que le había hecho tomar la mejor decisión para ambos, aquél que lo amaba, y lo dejaba ir.​
     
    • Me gusta Me gusta x 7
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso