Experimento Disfruta la noche...

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Monpoke, 3 Noviembre 2019.

  1.  
    Monpoke

    Monpoke Absol Navegante en delirios

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2016
    Mensajes:
    1,147
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Disfruta la noche...
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    726
    Gigavehl Luix
    Para la activad Someone... Somewhere.

    ...
    Me pregunto si esto sera validado??
    Bue. Lo hice a último momento. Jeje.

    Disfrutar...
    Mnnnn.

    Miro de esquina a esquina el interior de la jaula para perros. Prestando atención a una manta en el suelo alfombrado y a la pequeña almohada sobre ella.

    La jaula seria de 2x1 metro, con uno 1,50 metros de altura. Un buen tamaño para unos dos o tres perros medianos… creo. En vez de hacerles dormir en el suelo metálico esta jaula lo tiene alfombrado con el fin de ser cómodo y caliente. Buenos barrotes y con una separación apropiada entre ellos, más la común cerradura con candado.

    Paso la parte superior del cuerpo por la puerta y entro lentamente, tomándome mi tiempo en sentir el interior.

    Tomo aire a la vez que aprieto la alfombra con una mano.

    Todo bien. Todo bien. Solo voy…

    “Entra de una buena vez”. Una bruta patada en el trasero me empuja al interior de la jaula.

    Rápidamente me incorporo en rodillas (de pie no entro) y miro a la dirección al causante de la patada, la cual hace el intento de contener su risa.

    “¡Ey! ¡¿Cuál es el chiste de todo esto?!”. Grito mientras le trato de fulminar con la mirada a mi Tío. A mi grito los perros de las jaulas cercanas ladran furiosos al sentir mi enojo hacia uno de sus ´dueños´.

    Levanta los brazos en defensa. “Ninguno. Solo me aseguraba de darte un empujón a entrar. A veces olvido lo ligero que eres, se complica medir la fuerza”.

    “No digas sin sentidos. Me superas como por unos quince años”.

    “Son veinte. Bien. Bien. Mi culpa, dejémoslo así. Solo terminemos esto antes de medianoche”. Sin molestarse mi opinión cierra la puerta de la jaula y la asegura con un grueso candado. “Pasar la noche en una jaula en la perrera. Ese fue el trato ¿Recuerdas?”.

    “… Sí”.

    “Pasas la noche, no le cuentas a tus padres yyy te dejare quedarte con un perro. Bueeenooo”. Se levanta con prisas y se dirige a la puerta de la habitación. “Hay luna llena esta noche, por lo cual va a ver una cantidad de luz decente entrando por el tragaluz. Esto no será necesario”. Acto seguido apaga todas la luces, dejando casi a oscuras la habitación si no fuera por la luna y estrellas, quedando solo como una única luz artificial la que pasa por la puerta abierta. Pasa por la puerta y la cierra sin siquiera despedirse.

    El momento en el cual mi tío pasó por la puerta se sintió como una eternidad. Viendo por el cierre la puerta se llevaba una gran parte de la luz.



    De verdad me dejo encerrado aquí.

    Solo… Miro los alrededores, a las jaulas que tenían perros durmiendo en ellas. Comienzo a respirar apresuradamente. En una jaula y rodeado de perros.

    Por mis respiraciones profundas el aire se me fue subiendo a la cabeza, provocando un pequeño mareo.

    Asustado me acerco a la puerta de la jaula y agarrando los barrotes empiezo a tironear con fuerza. Creyendo que mi minúscula fuerza lograría abrirla.

    A pesar de no tener resultado seguí tirando. Y tirando.

    Ábreme. Sácame de aquí”. Mi voz se ahoga en mi garganta, en un esfuerzo inútil en salir. “Por favor…”



    Alguien… Mami… Papi”.

    Con ambas manos me froto los ojos e intento limpiarme las lágrimas.

    Debo recordar. Lo hago por una mascota. Un lindo perrito. “Un perrito. Sí. Un lindo perrito”. El Tío me lo prometió y el cumple su palabra.

    “Oye”.

    A escuchar una voz desconocida doy un salto hacia atrás hasta una las esquinas de la jaula. Doy una vista fijas delante de mí en busca de una persona.

    Mi vista se centra en cachorrito peludo en una las jaulas de al lado, con un pelaje marrón iluminado por la luz de la luna. Con solo verlo unos segundos gran parte de mi miedo se evaporo, regresando a la tranquilidad.

    Cariñosamente le doy una mirada al perro, queriendo mostrarle un lado gentil. “…”. Intento hablarle despacio, pero las palabras no me salen por una sequedad en la garganta.

    Pero yo no espere… que fuera el perro el cual iniciaría una conversación.

    “Si vas a elegir un perro. ¡Elígeme a mí!”.



    “¡AAAAAAAAAAAAAAAHHHHH!”.
     
    Última edición: 5 Noviembre 2019
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  2.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Oh dios jajaja
    Me ha encantado, especialmente el final, estaba entre el espeluznante y lo cómico xD

    Bien voy a dar aquí dos cositas:
    Eres
    Perrito ~

    Creo que me es gracioso también el tema de la apuesta en dormir en una perrera. Si bien se ha notado lo "espeluznante", ese toque que le diste también ha estado muy bueno. Me imagino simplemente el hecho de dormir en una jaula y no se que haría si escucho a alguien hablar, especialmente si es a oscuras.

    Has manejado bien la trama, creo que si bien esta rozando la temática, ha sido todo un placer leerte.
    ¡Muy lindo escrito!
    Saludos~
     
Cargando...
Similar Threads - Disfruta
  1. Pire
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    255

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso