Colección Diario de Ginko [SS]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Slam, 6 Mayo 2022.

  1.  
    Slam

    Slam Game Master Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    712
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Diario de Ginko [SS]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    799
    Primer entrada: Invierno

    La última vez que estuve con alguien fue cuando me despedí de los más cercanos de mi clan, los Asakura, para dirigirme en un viaje de exploración en solitario. La excusa era adquirir nuevos conocimientos médicos, pero también encontrarme a mí mismo... o así me gustaba verlo, por aquel entonces no podía evitar darle halos de espiritualidad hasta a lo más banal.

    Claro que me había cruzado con gente en el camino, pero no había podido sentir que realmente estaba con alguien, como cuando pasaba tiempo con los míos. Papá, Rei, Gon, Hinata..

    Tal vez el viaje no fue buena idea. Demonios, por supuesto que no lo fue, extraño hasta al tío Ujihisa... y eso que era alguien muy particular.

    A menudo me pregunto que harían ellos en diversas situaciones, para seguirles el ejemplo, pero también para alimentar la esperanza. Si actuando como ellos tengo éxito, probablemente ellos lo estén teniendo también enfrentando los mismos desafíos donde quiera que estén.

    Al final, en este mundo actual, sólo se trata de que sobrevivan nuestro cuerpo y nuestras esperanzas...

    El invierno fue la etapa más desoladora de mi vida, parece que duró dos años, no pude medirlo con exactitud. El opio fue un arma de doble filo con respecto a la memoria, la cordura y la organización temporal, pero respecto de la creatividad no tuvo desperdicio. Las reservas duraron mucho tiempo y con algunos pocos viajes al pueblo alcanzó para reabastecerme.

    El opio estuvo muy lejos de ser un problema, pero cosas tan básicas como agua potable y alimentos comenzaron a escasear pronto. Ya no tenía mi manutención diaria y sobrevivir cada día se había vuelto el principal desafío, además, de haber tenido esas monedas tampoco me habría servido de nada.

    Para ese entonces el firmamento ya se había teñido de ese color extraño, como una aurora polar, pero en pleno cielo japonés. Un extenso invierno comenzaba entonces, pero a la humanidad la iba a azotar algo peor...

    Una peste, una enfermedad que aún me intriga y desconcierta, diezmó a la mayoría de los seres humanos. Apenas si cuento con los recursos para sobrevivir, de ninguna manera tendría lo que hace falta para investigar esta patología. Hasta ahora sólo se conocen algunas maneras de prevenirse, manteniendo distancia de los infectados, de no respirar su aire ni exponer heridas al contacto con ellos.

    Habría sonado horrible y contradictorio con mi antigua forma de pensar, en el mundo que había antes, pero sencillamente lo mejor que le puede pasar a un infectado es la muerte. Y la mayoría por suerte sucumbe a ese destino, pero quienes se logran sobreponer a la enfermedad, mutan. O así nos gusta decirlo, más bien lo que pasa es que retornan a un estado agresivo y primitivo, como si un parásito se apoderara de ellos y de allí en más sólo fueran su herramienta.

    A medida que avanza la mutación, a algunos les van creciendo extrañas protuberancias, como tumores enraizados que se parecen a setas en las terminaciones, generalmente en espaldas, cabezas y ojos. En consonancia con la pérdida total de su consciencia humana, los infectados adquieren una fuerza y resistencia sobrenatural, algunas capacidades sensoriales se amplifican, aunque también son ciegos en detrimento de esto. Son ágiles y capaces de adherirse a superficies como arañas, muestran una feroz hostilidad hacia humanos sanos y si ven a uno lo atacarán sin dudarlo, pero odian la luz del sol y suelen habitar en lugares húmedos y oscuros, por lo general ruinas de la antigua civilización.

    Una vez que te contagias, no hay nada que hacer, no hay cura. Sólo hay dos opciones; o mueres o te transformas...

    Esa es la razón de este diario; el miedo. El miedo a la pérdida, al olvido, a la locura. Al inevitable momento en que el destino de la humanidad se entrelace con el mío y sea orillado a correr la misma suerte que el resto; esas dos opciones. La última decisión importante de mi vida y la tomará mi cuerpo solo, ni siquiera es mía la elección.

    Por eso, si eso llegara a pasar, este diario podría hacerme justicia. Ya he dejado de ser el mismo, a estas alturas lo que me preocupa es dejar de ser alguien, tanto que debo dejar constancia.


    El presente fic es una historia alternativa del rol Samurai Senso de Amelie (obviamente no es canon) y si no me olvido/aburro lo actualizaré algunas veces con entradas nuevas y lanzaré algún dado para no perder la costumbre (?

    Es el primer fic que escribo en la vida, pero si pasada la advertencia alguien lo quiere leer igual, pues bienvenido sea xd
     
    • Impaktado Impaktado x 3
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Amelie

    Amelie Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    6,389
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Conmigo tendrás lectora constante. Quiero ver como acaba Ginko y su diario
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso