Romántico Después de.

Tema en 'Relatos' iniciado por D Fang, 15 Diciembre 2017.

  1.  
    D Fang

    D Fang Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2013
    Mensajes:
    69
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    761
    Esperaba tranquilo, sentado, al pie de su cama. Aún guardaba en su memoria las primeras noches en esa fría y absoluta oscuridad, tan diferente a cualquiera otra que haya presenciado. Recordaba a la perfección la extraña silueta, visible en ese abismo por ser incluso más oscura, más densa. Cuando cerraba los ojos podía oír sus distantes susurros y sentir su gélido aliento. Nunca habían cruzado miradas ni intercambiado caricias. Sólo se limitaban a coquetear en la oscuridad, ajenos a cualquier otra cosa. Varias noches atrás se había despojado del miedo y las dudas. Él era muy consciente de quién era su acompañante. Su última amante. La había estado esperando por un largo tiempo.
    Para su sorpresa, aquella noche llegó más temprano. Con gracia y elegancia, ella le dedicó una última danza en la indescifrable oscuridad, su oscuridad. Él la miró sabiendo qué significaba. El espacio que había entre ambos poco a poco fue haciéndose más pequeño, hasta que se extinguió.
    Sus rostros quedaron tan cerca uno del otro, que ella podía sentir su viva y agitada respiración y él podía deleitarse con su exquisito aroma. Él sintió un fugaz deseo de tomarla por la cintura y acercar aún más sus cuerpos, pero se vio interrumpido al sentir una fría y delgada mano palpar su rostro. Era un frío que agradaba al tacto.
    Cerró sus ojos y cedió a aquella caricia. Sintió como ella se acercaba aún más y le susurraba al oído con una fría y hermosa voz: “¿qué es lo que más deseas?”
    De pronto fue como si despertara de un largo y profundo sueño. Se sintió apartado de todo y su mente empezó a divagar en un mar de recuerdos y anhelos. ¿Qué era lo que más deseaba? Las riquezas nunca habían sido algo que le interesara, la felicidad la tuvo, tan efímera como todo lo bueno que puede llegar a tener la vida, y el amor jamás lo disfrutó del todo, pues un desamor marcó su vida para siempre. Con todo, sus pensamientos pararon en un recuerdo, tan lejano y tan diferente que le pareció un desconocido el que lo interpretaba.
    Vio a su yo de trece años: Risueño, joven e inocente. Tan ajeno de todo lo malo que daba pena. Tan enamorado de su mejor amiga, que le costaba ocultarlo. Se conocían desde muy pequeños. Su primer beso, puro e inocente, se lo dio ella cuando tenían 6 años, mientras se juraban amor eterno. Su primer amor. Poco después de haber cumplido sus trece primaveras, reunió todo el valor que albergaba su frágil ser y le pidió que saliera con él. Ella dijo que sí. Aquel roce de labios con el que cerraron su trato se guardó en su memoria para siempre.
    Pero el atesorado recuerdo de su primer amor no venía solo. Le trajo a la mente el insoportable vaivén en el que se sumió su relación. Años de intenso amor y dolor. Entre un “juntos para siempre” y un “no quiero volver a verte en mi vida”. Nunca olvidaría su última noche juntos. A sus veintidós años, ella le había prometido, como tantas veces atrás, que cambiaría; que dejaría las drogas y toda la mala vida atrás. Y así lo hizo, al día siguiente de haberse jurado intentarlo una vez más, la última, la definitiva, el “juntos para siempre”, ella se suicidó. Sintiéndose incapaz de volver a amar o vivir, él dedicó sus años venideros a pasar de mujer en mujer. Intentando hallar consuelo en un mar de excesos y lujuria. Viviendo una vida que no hacía más que acercarlo a la muerte. Pues parte de él había muerto con ella.
    Con lágrimas en los ojos, tomó entre sus manos la fría mano que acariciaba su mejilla y recitó su último deseo: “quiero decirle que la amo una última vez. “
    La oscuridad cedió y pronto todo se encontró rodeado de una extraña, pero reconfortante, luz. Él, al ver a su acompañante, ahogó un grito. Tenía enfrente a su primer y único amor. Tal cual como la recordaba antes de su prematura muerte. Por sus blancas y pálidas mejillas corrían lágrimas que se perdían entre su largo y negro vestido.
    Con una fugaz mirada, sus rostros se juntaron y sus labios bailaron una última vez, entrelazados por un amor que jamás cedió en vida. El inerte cuerpo yacía frente a ella mientras dos amantes se volvían a encontrar.
    La muerte les dedicó una última mirada mientras ocultaba su rostro detrás de un largo velo negro. Odiaba a los enamorados, pues siempre conseguían sacarle una que otra lágrima.
     
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    IMilok

    IMilok Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Enero 2017
    Mensajes:
    343
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    La verdad se me hace raro decirle esto a todos los posts que leo, pero la verdad debo admitir que tu post es uno de los que me hace sentir muy reconfortante y me dan ganas de decir "vaya quiero ponerme a escribir" (a parte que he tenido durante unos largos meses un bloqueo creativo y he optado solo por escribir en juegos o chats), tu me haces realmente dar ganas de escribir, y a mi parecer es el primero que ha logrado hacer eso en mí desde que estoy en fanficslandia, no voy a poner en este comentario tus fallos ortograficos, ni nada por el estilo, solo vengo a decir que sigas escribiendo cosas de este estilo, no podria evitar no leer estos fics, y encantado quisiera leer más fics así, tu me has ayudado y me has dado ganas de escribir de nuevo así que te dire gracias :) puedo decir que eres realmente bueno y cosas así, pero la verdad no sé si soy el mejor para decirtelo, pero lo que puedo decir es que este fic me ha enamorado y me ha hecho sentir de nuevo sensaciones de querer crear algo nuevo (lo cual no me pasaba desde ya mencionado unos largos meses) la historia que nos narra es muy buena, y el relato esta muy bien, se me hace muy relajante leer este fic, y es muy triste, pero a la vez el mensaje es muy renconfortante "el amor sincero existe para siempre" y solo por eso te tengo que dar creditos.

    Y eso es todo lo que tengo que decir, sinceramente quiero que sigas escribiendo, un saludo.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso