Explícito de Pokémon - Después de la devastación.

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Gold, 1 Julio 2018.

Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo 1
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    189
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3115
    ¡Hola! primero que nada unas cosillas. Este fanfic, que en un principio iba a ser un One Shot y después un Three Shot, está basado en un fic colectivo en otro foro. Es un fanfic di fanfic(?), sin embargo, no es necesario ir a buscar el colectivo para poder enterderlo, ya que es como un extensión ubicada seis meses después. En el fic se hará mención de diversos fakemon, por si acaso y será una mezcla entre juegos/anime/propio headcannon. Si se pierden en este primer cap no se preocupen, en los siguientes espero que tengan más claridad.

    Y espero que este primer cap se pueda entender suficiente sin que tengan la sensación de que "algo falta".

    Por último, esto dejó de ser un Three shot, será más o menos un fic corto, de cinco caps a lo mucho.

    Sentía que el pecho se le comprimía y sus latidos se hacían más lentos, casi como si bombear fuera más un deber forzoso que una necesidad. Nunca pensó volverse a sentir así, como una adolescente de dieciséis años que apenas estaba probando las hieles de la vida. Se suponía que era capaz de salir de situaciones así. Pensó que no importaría llegando el día, pero estaba equivocada.

    Creyó ilusamente que podía simplemente huir y esperar que todo terminara.

    Las constantes preguntas de Allison tampoco ayudaban a su mente a despejarse del todo; no es como si hubiera podido hacerlo, de todos modos, pero tener que aguantar a su compañera otras seis horas, tratando de sacarle toda la información que pudiera para usarla para mal, era algo que podía considerar como una tortura.

    Sabía que su compañera dentro de todo lo hacía para ayudar, de alguna extraña manera, porque por muy cínica y sarcástica que fuera, Allison aún poseía algo de corazón. Dentro, muy dentro de sí, pero lo tenía; ella era una de las pocas que había conservado un resquicio de humanidad. O bien, esa humanidad terminó por retorcerse y convertirse en algo mucho más sombrío. Sea como fuere, al menos intentaba comprender a pesar de que siempre la alejaba y la golpeaba para que se callara de una puta vez.

    — Entonces, ¿terminaron?

    — Por última vez, Allison, sí, terminamos.

    ¿En serio?

    —¿Qué carajo debo de hacer para convencerte de lo contrario, Allison Rothschild? Ya te dije que sí. La mayor prueba es que estoy aquí, contigo, en este avión, en vez de estar con ella.—Gruñó la otra mujer, acomodándose mejor en su asiento para evitar un poco el creciente dolor de espalda.

    —Pero te veías tan feliz con ella. Aunque no es como si fuera algo bueno en el trabajo que estuvieras feliz. ¿Cuánto tiempo estuviste inactiva hasta las misiones del año pasado?

    —Seis meses. Y luego todo se desmoronó.—Soltó Alexa con amargura.

    —Seis meses donde nos dejaste a la deriva. Y no sé, no fuiste muy lista que digamos. Teníamos tus coordenadas, tu ubicación, sólo era cuestión de tiempo antes de que el jefe pidiera traerte de regreso. Pudiste comprar un puto boleto a Hoenn, Kanto, Johto o cualquier otra maldita región e irte con ella, comprar una mansión y adoptar un montón de bastardos y decirles que eran tus hijos, pero no lo hiciste. Te quedaste en Aiwass, la única maldita región donde teníamos todo casi todo registrado; ¡yo fui quién hackeó su sistema joder!

    Allison soltó un suspiro y acomodó un mechón de su largo cabello albino detrás de su oreja. Tomó una postura más seria y sus ojos azules, antes llenos de un brillo entre juguetón y malicioso, se apagaron para ser dos orbes más opacos e intimidantes. Estaban en un vuelo hacia Unova de doce horas, y tener que pasarse la otra mitad del vuelo viendo como su amiga se culpaba y estaba a punto de romper el avión en pedazos gracias a su ira contenida, era simplemente algo que no se iba a dar el lujo de experimentar.

    Después de todo, necesitaba a Alexa concentrada y fría para cuando llegaran con Iris, la actual campeona de la región, para poder saber las especificaciones de la misión.

    Seis meses, Alexa. Estuviste inactiva por seis jodidos meses, y sigues siendo una impecable máquina de matar; seis jodidos meses donde nos mandaste a la mierda. Ahora, que si yo estuviera seis meses inactiva por Alexis y luego ella tuviera el descaro de dejarme porque “mi tribiji is miy piligrisi”.—Imitó de forma ácida e infantil las palabras con las que rompieron el corazón de su amiga.— ¿Sabes que haría? Reuniría un comando y la mataría; a ella y a todo lo que ama. Nukearía su ciudad también. Simplemente te usó; ¿cómo no lo viste así? Eres un buen partido para cualquiera que tenga instintos suicidas, sin mencionar que tu cuenta bancaria tiene mínimo diez ceros. Pero claro, es la una excusa barata con la que pudo salir después de vernos bajar del helicóptero de la organización.

    —Ella no sabía nada del dinero, Allison.

    Claro que nooo.—Canturreó con sarcasmo.—Te exprimió todo lo que pudo. Según me contaste la vez que al fin pude lograr una conexión estable cuando estuviste en Aiwass, Scylla sabía de tu trabajo como mercenaria. Joder, leyó el expediente de manos de ese puto loco de Callahan, ¿y así tiene el descaro de decirte, seis meses después, que te vayas a la mierda porque tu trabajo es muy peligroso?

    —Entiendo porque lo hizo… aunque no lo acepto. Además, ustedes estuvieron dos semanas ahí haciendo el ambiente todavía más pesado. Y eso tampoco ayudó mucho que digamos.—Volvió a gruñir con desgano Weiss.

    —¡No me estás entendiendo!—Rothschild la tomó de los hombros y la sacudió de forma violenta.—¡Si leyó tu expediente sabía entonces que no puedes mandarnos a la mierda así como así! Claro, rompiste tu comunicador después de que te contacté, y lograste tener seis meses aparentemente libres, pero sabes cómo es el jefe. De aquí no puedes salir a menos que sea en un bonito ataúd de madera o bien, en cenizas y con todos tus registros de existencia destruidos. Tienes una puta suerte, porque el jefe sabe que eres una de sus mejores armas, junto conmigo y Alexis, por eso no te sancionó.—Comentó con falsa modestia.

    Seguía sin estar ayudando.

    —Ya sé que lo que hice fue para que me rebajaran en rango y me quitaran todos mis privilegios, en el mejor de los casos. En el peor, que me mataran y borraran todo rastro de que alguna vez existí.—Suspiró con cansancio Weiss, los reclamos de su amiga se le hacían un sinsentido con cada segundo que pasaba.

    —Entonces, ella debió apreciar eso. Debió apreciar que el jefe es un jodido cobarde y un tacaño para entrenar a más como tú o yo. No la conozco personalmente, pero no me cuela esa excusa barata para dejarte. ¡Es por eso que me da rabia! ¡Sabía en lo que se metía y aún así tuvo el descaro de romperte…! Eh… No tienes corazón, así que no sé que habrá roto, sinceramente, pero sé que no es bueno.

    —Entenderías un poco más si vieras los vídeos de Aiwass. Después de todo, mi chaqueta también tenía una cámara integrada antes de romperla. Funcionaba antes de la resurección de Devastal; con eso deberías entender muchas cosas.

    —Alexa, como buena amiga me vale todo lo que tenga que ver con tu ex. Y ahora, me vale mucho más porque te dejó así; sólo trato de hacerte entrar un poco de razón ahora que te dejó. Y si pregunto es para liberarte de la carga emocional antes de llegar a tierra firme. Que estés como estúpida deprimida no le hará nada de bien a la misión y seguro harás que nos maten a ambas antes de siquiera tocar el suelo.

    —Soy tu comandante, así que te ordeno verlos.

    —Lo haré entonces cuando tenga tiempo entre el encargo, comandante.—Respondió ella con tono sarcástico y cansado. En serio quería ver la situación a través de los ojos de Alexa, en serio quería poder saber que tan grave fue el daño y hacerla comprender, hacerla olvidar, pero al parecer esa chiquilla había dejando una huella en Alexa que tratar de pelear verbalmente no resolvería nada.

    Se preguntó que tanto había pasado en ese pequeño lapso de algunos meses para que la conocida ejecutora tuviera un giro de mentalidad tan drástico. Se le hacía absurdo e irreal, aunque supuso que en parte se debía a la depresión de Alexandra y el hecho de que estuvo tanto tiempo buscando un propósito en su vacía vida aparte del trabajo, que cuando vio un pequeño rayo de luz en toda su oscuridad se afianzó a él con todas sus fuerzas, sin importarle las consecuencias de sus actos.

    Y quizás ese rayo de luz había sido dulce y placentero al principio, pero ahora se había transformado en un puñal filoso que desgarraba su corazón y su alma.

    Volvió a suspirar y se acomodó en el asiento para tratar de descansar un poco antes de llegar a Unova. Ya había gastado la saliva y las fuerzas necesarias destinadas para dar consejos, ahora tenía que volver a recargar energía para poder ser eficiente en la misión.

    Quién las recibió en el aeropuerto fue nada más y nada menos que Grimsley. El Élite las recibió con su típica mueca burla y los ropajes rotos; no había que ser un genio para darse cuenta que al parecer había gastado de nuevo todo su dinero, o gran parte de él, en diversas apuestas. Sus ojeras se notaban más gracias al color blanco de sus vestiduras y se veía más enfermizo de lo usual.

    —¿Tuvieron un buen viaje?—Preguntó por mera cortesía, forzando una sonrisa más amable. Hace años ellas tuvieron un altercado con él, el cual no terminó muy bien y por ende, Grimsley prefería mantener su distancia antes que terminar como uno de los tantos cuerpos desaparecidos de las víctimas de aquel escuadrón.

    —Pudo ser mejor.—Contestó Alexa con frialdad. Grimsley pudo notar con facilidad como la mujer parecía estar más ausente de lo normal, y su máscara de autoridad se iba desmoronando.

    Lo más pertinente era no decir nada, pero mentiría si dijera que no se sentía preocupado por ese giro tan inesperado de eventos.

    —¿Podemos ir a ver a Iris ya? El ambiente se está tornando demasiado depresivo aquí y no es como que tengamos todo el tiempo del mundo para estar poniéndonos al corriente. Prefiero ponerme manos a la obra ya.—Interrumpió Rothschild, y eso pareció sacar a ambos de su ensimismamiento.

    Iris había sido criada en una tribu de dragones, así como Lance. Sin embargo, la diferencia es que ella había crecido totalmente en el estado salvaje que le podía proporcionar la región de su natalicio; a diferencia de su contraparte de Johto, Iris no tuvo contacto con la civilización hasta que fue una niña, casi adolescente, pero no por eso se le escondió el sistema de combates con el que el mundo aparentemente se movilizaba, ni por eso sus entrenamientos dejaron de ser menos exigentes. Al contrario, al estar totalmente expuesta sin el riesgo de dañar a algo o alguien en el proceso, sus sesiones de entrenamiento habían sido mucho más toscas y duras que las típicas batallas con los líderes de gimnasio.

    Por eso no fue un reto para ella derrotar cada uno de los gimnasios. Fue criada por Drayden para poder suceder a Alder llegado el momento, y lo logró.

    Pero era apenas una adolescente cuando eso pasó. No debía tener más de quince años y desconocía aún bastante del resto del mundo, su tecnología, su economía, su historia. Y poco sabía que ser un campeón Pokémon era mucho más que un título bonito destacando al mejor entrenador de la región por sus logros de combate.

    El campeón no era un adorno, no era una simple celebridad de plástico. El campeón era prácticamente el símbolo de la región. El campeón debía tomar las riendas de su hogar y protegerlo con su vida.

    Era, en términos generales, un gobernante. Por él pasaban muchas legislaciones, aprobaciones, cosas de las que no tenía ni idea. Y Drayden por ende también conocía poco a pesar de su edad.

    Las tribus de dragones se dedicaban a criar herederos fuertes que pudieran soportar el legado de un futuro liderazgo, pero ellos fueron mucho más allá. Su fortaleza se encontraba en el poder bruto y eso mismo era su talón de Aquiles.

    Con una región agonizante, Iris tuvo que ir en contra de varios de sus principios para poder sacar adelante su hogar. En primer lugar, contratar mercenarios para que pudieran encargarse de la plaga que representaba el Equipo Plasma; en segundo lugar, darles las facilidades para que pudieran hacer un trabajo limpio y sin “testigos”.

    No es que se considerara débil para manejar la situación o poco capaz, pero ese era uno de los tantos problemas y no el único. Si por ella fuera, hubiera ido en persona a enfrentarse a esos villanos en vez de dejarlos andar a sus anchas por tanto tiempo. Pero no podía.

    Usó a los mercenarios como un apoyo para ella nutrirse en el resto de las áreas y volverse una digna sucesora de Alder. Tuvo que aprender, muy para su pesar, de libros de más de mil hojas para tener nociones de diversos temas; para saber cómo podía y no podía actuar, para darle seguridad a su pueblo de que ella realmente era capaz de llevar la batuta y no era una mera niña asustada.

    Y a pesar de las muertes necesarias, de las desapariciones, Unova terminó prosperando. A pesar del levantamiento de los tres dragones, logró sobreponerse a la amenaza con la ayuda necesaria.

    Sin quererlo, terminó forjando una situación de dependencia contra esa organización.

    Había dejado las batallas para unirse a la diplomacia y ahora, diez años después, se encontraba con un problema de proporciones iguales al del inicio de su mandato. Ya no era tan poderosa en batalla como antes, producto de su poca afluencia de retadores que valieran la pena, y aunque ahora que era mucho más sabia para poder tomar el problema por su cuenta y no tener que traer más mercenarios a sus tierras, sabía que terminaría en fracaso.

    Porque estaba oxidada y añorar las batallas no era lo mismo que poder manejarlas en la actualidad.

    Por ello se alegró cuando vio a Grimsley entrar con ellas. Cuando Unova recibió el mensaje de ayuda de Aiwass, fue lo suficientemente prudente para rechazarlo, ya que veía en Callahan un Ghechis pero mucho más psicópata y manipulador. Sin embargo, después de estudiar la mitología de la región y saber que clase de monstruo era Devastal, empezó a tener dilemas. Siempre se había dicho que repararía el “favor” de los mercenarios con otro de igual magnitud cuando la situación se presentara y cuando vio a Alexa en ese metraje, en serio quiso pagar ese favor.

    Dado que Alexandra Weiss, junto con Allison Rothschild y Alexis Zentris, habían sido las que habían ayudado a Unova diez años antes, cuando apenas eran unas novatas casi recién salidas de entrenamiento. Las conoció en ese lejano ayer, con una casi nula diferencia de edad. Y recordó como entonces había dudado y estado escéptica.

    Después de todo, ¿cómo un trío de jovencitas podían ayudar a una región entera? Se veía proyectada en ellas, y por ello, se veía fracasando en ellas. Sin embargo, su progreso aunque lento, fue bastante notorio; en cinco años, tanto Ghechis como el Equipo Plasma Negro habían desaparecido.

    Le habían traído resultados, a pesar de que su primera misión fuera una oda al suicidio colectivo. Porque se enteró, años después y gracias a las malas leguas, que para “probarse” ante toda la organización, le asignaban a novatos misiones casi imposibles de cumplir para su rango. Si al menos lograban salir vivos, pero sin éxito, los asesinaban; si morían en la misión, la organización se ahorraba el trabajo de tirarlos como basura. Sólo lo mejor lo mejor podía salir vivo y con resultados.
    Al menos, según su filosofía.

    Los mercenarios entonces dejaban de ser personas, y se convertían en herramientas. Y sólo las mejores herramientas lograban escalar a lo alto, dejando atrás su humanidad y sus emociones, degenerándose en una cáscara vacía de ser humano, aceptando misiones cada vez mucho más peligrosas para probar su valía y sentir de nuevo, aunque fuera un poco, aquella llama de vida que alguna vez habitó en su cuerpo.

    Iris entonces dejó de verlos como sólo personas ambiciosas y malignas, y ahí comenzó a comprender un poco más del sufrimiento humano.

    Sacudió la cabeza, recodando que sus invitadas se encontraban ya frente a ella y no las había saludado propiamente. Se había dejado llevar por sus pensamientos otra vez.

    —Es bueno verlas.—Habló la campeona con amabilidad, bajando de su “trono” para ponerse a la altura de las otras mujeres y darle a Rothschild un afectuoso abrazo. Sabía que Weiss detestaba cualquier acercamiento físico, así que se limitó a darle una sonrisa nerviosa.

    —Han pasado muchos años, Iris. Demasiados. Pero ¡te ves muy bien! Aunque las arrugas de preocupación arruinan tu cara, digo, no es como que seas muy bonita para que termines de arruinarte.—Soltó Allison con completa honestidad y cierta burla.

    Iris sintió una vena en su frente pero lo dejó pasar. Allison siempre había sido así de imprudente y honesta; con esa actitud, nadie pensaría que era un genio de la computación.

    —Quisiera seguir con las reuniones, pero ¿para qué nos llamaste? Peor aún ¿Porqué nosotras? Hay muchos otros calificados para lo que sea que tengas en mente, y podrías haberte topado con el inconveniente de que no estuviéramos disponibles.

    —Hubiera pagado el monto necesario para que las transfirieran.—Comentó con seriedad, rompiendo el abrazo de forma súbita.—Las pedí a ustedes porque el problema se deriva de lo que pasó hace diez años.

    —¿Volvió el Equipo Plasma? ¿N se corrompió y se volvió tan psicópata como su padre? No es que le faltara mucho.

    Iris negó.

    —No es el Equipo Plasma, se hacen llamar Equipo Neon… Al parecer uno de los seguidores de Ghechis logró ganar suficiente audiencia para volver a poner en marcha los planes de su “mentor”.

    —¿Y no hay esta vez una fuerza que se le oponga como cuando nació el Equipo Plasma Blanco liderado por N?—Interrumpió esta vez Weiss.—Es raro, regularmente N es el primero en saltar cuando hay fanáticos de su padre tratando de imitarlo.

    —Ese es el problema, Alexa.—Tomó una bocanada de aire.—N está muerto.

     
    Última edición: 3 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 8
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,255
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    No tengo comentarios sobre la narración u ortografía, me parece que es un texto bien trabajado.

    Aunque es verdad que deja muchas interrogantes al aire, la historia se sigue bien, al menos por el momento. Lo ocurrido hace años, los nombres extraños que no se reconocen como habituales y el pasado de los personajes son esas cosas que producen muchas preguntas, pero con que se vayan respondiendo conforme avanza el escrito será suficiente. Por la clasificación supondré que será un fic violento, algo que no se suele ver mucho en escritos sobre pokémon. Igualmente espero ver como se desarrolla todo.
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Plushy Berry

    Plushy Berry PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,883
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Severo el cliffhanger del final :psyduck:

    Desconozco completamente a los personajes a pesar de que a veces me pasaba a echarle una hojeada por encima a la historia pero a las protas me las he imaginado calcaditas a Kirika y Mireille de Noir
    [​IMG]
    [​IMG]

    Así que, aunque no lo sea, lo puedo ver como un crossover interesante. Me da curiosidad por ver cómo se va a tocar el tema de los mercenarios que espero que vaya más orientado en tener pokémon asesinos y brutales que al uso de armas... y tampoco me importaría leer un par de descabezamientos si son necesarios :3

    Si bien cualquier persona ajena al rol (incluyéndome) ya se hace de muchas dudas con este inicio creo que es más o menos fácil pintarse el transfondo del mismo. También me encanta que la historia se aleja mucho del arquetipo de que los líderes general es gente más buena que el pan blanco que está dispuesta siempre a pelear en pro de la justicia de una manera honrrada y limpia. La realidad no funciona así. Sí, se preocupa genunamente por su cargo, por cumplir sus responsabilidades y por proteger gente... a costa de barrerse a todos los criminales y chiflados que de poder acabarían con toda la región y si toca hacerlo por métodos no muy ortodoxos pues ni modo.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    385
    Pluma de
    Escritor
    Hijo​

    de​

    PERRA

    Cuando leí esto, una parte de mi quería golpearte por hacerles esto. La otra quería abrirte la cabeza con un martillo. ¿Por qué tienes que hacerlas sufrir más? Monstruo sin corazón.

    Me ha gustado el trasfondo que le has metido a Iris, se nota un esfuerzo grande en ello, y que mantengas ese aire de corrupción que caracteriza (hasta cierto punto) tu visión del mundo pokémon. Alexa se siente un poco más centrada, menos propensa a sus estallidos de violencia, pero no sé si sea madurez o es que no sabe cómo lidiar con la ruptura. En cualquier caso, es interesante verla de nuevo.

    Y Allison me ha caído bastante bien. Su carácter tan asertivo genera un claro contraste con la onda taciturna que Alexa trae encima. Como dúo funcionan bastante bien.

    Me llama mucho la atención esta coda a la historia de Alexa. Voy a estar al pendiente.

    P.D: mataron a N, ¡hijos de puta!
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Merinare

    Merinare Beta-reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    141
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Sorpresa! Sos mi primer comentario!

    Ya que te mandaste una transición macabra a FFL... de un colectivo de DZ... en el que la gente no entiende que carajo está pasando... está copado que caiga yo de golpe que entiendo todo, no?

    Bueno, el chico raro que dejó comentario arriba mío también se sabe todo. Es su colectivo después de todo.

    Qué decirles. Más de 600.000 palabras, casi 20 autores rotando y abandonándonos, dejando a sus personajes inconclusos. Qué decirles más que eso no es lo que tenía pensado Gold, Krause, o como se llame acá.

    En su lugar tenemos un súper epílogo de una historia que no está terminada -primera mala idea- y que está en otro foro -esa es la segunda-.

    La gente no tiene idea de la historia. No podés andar mencionando a Aiwass, a Callahan y a la princesita Frey como si todo el mundo hubiera leído esto. Y estoy convencida de que lo pensaste, porque hay cierto cuidado al principio del todo. Tomaste detalle del tiempo, hay una mención directa a uno de los últimos capítulos de la historia original, pero después como que "fuck it, si sigo así no voy a avanzar en nada" y boom! Mención a cinco millones de personajes.

    Hasta acá lo malo. Pero lo divertido es lo bueno, más siendo yo que te tuve de compañerito de escrituras por varios meses!

    La idea de las lesbi-ángeles de Charlie es un plato. Los nombres se me hacen medio "chicas superpoderosas" (Bombón, Burbuja y Bellota // Alexa, Alexis y Allison) - pero hiciste un movimiento clave al dejar que el show de lo robe una sola. Que es la albina medio forra - medio amiga con el el sentido común más agudo del mundo.

    Segundo, te laburaste muy bien la historia de las yurimercenarias, y como encajan en la trama principal de Unova. La transición es buena, saltando desde las referencias a la trama principal del colectivo para avanzar a la trama nueva. Está bien logrado, se ubica en el tiempo y cuenta a modo de resumen -mas o menos- que es lo que lleva al trío tijeras a donde están paradas.

    Ya no se me ocurren más apodos.

    Un clásico cliffhanger para terminar las cosas, toques de comedia de vez en cuando pero sin ser intrusivos, referencias a los últimos juegos (que carajo le pasó a Grimsley en S&M no preguntes).

    Amé que la compañerita Alexis se burle del romance pseudo-angst y los monologos tragirrománticos con lo del trabajo peligroso y bla bla bla. El comportamiento ácido ese es de lo mejor, más después de lo melosos que se ponían los capítulos de vez en cuando. Mi personaje favorito de lejos.

    >Para terminar, en el fondo quiero que sepas que siempre voy a juzgarte por meter tus fetiches lésbicos en tus historias. Aunque al menos este no tiene el gore y cabezas de caballos siendo aplastadas y ojos volando y mil otras flasheadas.

    Mi nota final: un "conti plis" de 10.
    A ver si terminamos el colectivo de una vez.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 2
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    189
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    5835
    Hello again. ¿Recuerdan esto?
    Ignorenlo, hagan como que no existe, obvienlo(?).
    Pensé que podía simplificar la trama en 5 eps, pero creo que serán más. No se preocupen, no será un long runner de 3o eps, pero noté, mientras escribía este segundo cap, que quiero que esta madre quede bien y la trama estaba quedando muy grande para comprimir todo en cinco eps. Iba a quedar muy apresurado y muy rusheado, a menos claro que los pusiera a leer caps de 10k cada uno y eso tampoco es la idea, quiero que el flujo sea pausado y todos lleguen a tener su momento de spotlight y poder desarrollar mejor la personalidad y motivaciones de los secundarios.

    Con esto dicho, paso a responderle a cada uno.

    Dark RS Gracias por dejar comment. Sí, uno de mis mayores problemas al enfrentar este fic es que se iba a sentir extraño al estarse refiriendo a personajes y situaciones como si todos lo conocieran. Sin embargo, quiero que también la nueva trama resalte , pero poco a poco se irán desvelando cosas y la trama antigua se entremezclará en ligeros momentos con la trama actual. El fic se pondrá violento, pero después, de momento ahora me estoy tratando de concentrar en la psiquis de los personajes.

    Plushy Berry ¡PELUCHE! La verdad no pense que te pasaras por acá, con eso de que el fic es medio raro por sí solo. ¿Me creerías que nunca he visto Noir? Aunque después de Utena tendré que verla; pero como mencioné con anterioridad, pronto se van a despejar las dudas de los personajes, su pasado, motivaciones, qué coño es Devastal, Aiwass y todos los que se mencionan acá.

    Mi Headcannon con el mundo Pokémon es que todo tiene un precio. No se puede tener paz con los equipos malvados, pero a su vez no se les puede ignorar. Dado que los campeones y líderes quieren mantener una imagen de seguridad y tranquilidad más que fomentar el miedo con su presencia, por eso aunque saben que no es correcto, contratan mercenarios. Así ellos hacen el trabajo sucio, la gente piensa que los equipos se mataron entre sí y el campeón y su staff se queda con la gloria. ¿Es un bonito plan no?

    Pero tiene sus fallos. Aunque ya estaría entrando en spoilers.

    Kiwi Porque sin drama no hay sabor :v okno Yo también te quiero, Kiwi. En un principio pensé no meterle nada de drama, sino que fuera un Three Shot sobre Alexa y Scylla disfrutando de su relación en diferentes etapas, perooo si de por sí el fic es medio confuso así, el OS hubiera quedado como un OS yuri más, sólo con la palabra Pokémon adornandolo y las criaturitas escupe fuego delegadas a otro plano.

    Cuando me decidí hacerlo long, tuve que encontrar algún conflicto que estuviera jodiendo a los personajes de forma bilateral, aparte del conflicto central, y se me ocurrió lo del rompimiento. No te preocupes, pronto se verá el porqué rompieron y será sad(?).

    Merinare pensé que me habías dejado en visto(?). Aunque imaginé que me fueras a putear, jajaja.
    Sí, en un principio sonaba como una pésima idea, poner al público abierto un fic de lo que es el epílogo de otro FC y, además, no está alcance por eso de que está en otro lado. En un principio queda todo "qué, quién coño es este, quién coño es esta, de que vergas me está hablando" pero prometo que este será el último cap que se quede así, sin responder incógnitas y creando más al presentar para externos personajes de los que no tienen mucho conocimiento.

    Lo de las triple A (Alexa, Allison, Alexis) fue porque en mi autismo se me hizo súper gracioso que todas compartieran nombres muy similares fonéticamente hablando. Y aparte me gustan mucho esos nombres.

    Trataré que cada una de las amiwis de Alexa tenga protagonismo que se merece, aunque esta sea la historia de cierre de ella. También Iris merece protagonismo, porque pues, es su región y su mandato después de todo.

    Cuando surgió lo de Allison, pensé en hacerle un contrapeso a Alexa. Porque que todas fueran amargadas, violentas y cerradas terminaría por hacer al fic muy monótono y como si el resto de los personajes fueran una calca de Alexandra cuando no es así y no quiero que se sienta así.

    Allison aún tiene más que mostrar y me agrada leer que como personaje les haya gustado. Creo haber leído una vez por ahí qué uno no debe imponerle la visión de su personaje a los demás, porque terminará siendo lo contrario y entonces uno se sentirá frustrado.

    Entonces estoy feliz que la chica les haya caído bien con su actitud ácida.

    Nunca terminaremos el colectivo si Leyen sigue creyendo que es el mesías :v

    Tormenta


    Las palabras se perdieron en el viento, arrastradas bajo un ambiente de tensión y animosidad. Como si fuera una maldición. N no podía estar muerto, no podía y no debía estar muerto. N era el elegido, el portador de Zekrom; quizás nadie lo decía en voz alta, pero la gran mayoría de la población lo consideraba un mesías, un salvador. Para mucha de la población de Unova, N era casi una deidad, una autoridad divina que estaba por encima de todos y todas, la campeona incluida.

    Un dios mortal.

    El poseer el orbe de uno de los grandes dragones legendarios de la creación le daba el poder de hacer lo que se le antojara, su carisma y aparente buena voluntad hacía que fuera fácil para él recabar seguidores a donde quiera que fuera. Por ello la población no le dio la espalda cuando N resultó ser una marioneta de Ghechis y aunque en ese momento recapacitó, ya era demasiado tarde como para poder poner frenar todo lo que su padre había hecho con su ayuda.

    Miles de vidas se perdieron por su capricho y su error, y parecía no importarle.

    N era ingenuo, era inocente, y eso era lo más aterrador de todo. Porque en su inexperiencia, en su ineptitud, en su inmadurez, poco le importó ver como la región que lo vio nacer se desmoronaba bajo sus pies, siguiendo de forma egoísta sus ideales utópicos.

    Ghechis entonces fue capturado y N huyó, más eso no evitó que siguiera recabando gente para tratar de de redimirse, de mostrar que podía ser expiado por todos sus pecados. Mas aquello resultó ser otra de sus equivocaciones. Por que Unova no necesitaba un salvador, no necesitaba un mesías. Era una región que sufría al verse polarizada y separada; donde padres y hermanos se mataban entre sí sólo por estar enfrentados por creencias ridículas y promesas vacías.

    Pero para ellos, el receptor de un legendario no se equivocaba. Jamás.

    Tener a padre e hijo enfrentados y cada uno con su diverso grupo de seguidores sólo hacía que la región se volviera más inestable, más frágil. Demostraba al resto del mundo debilidad, perdición. Y quedaba entre dicho si la campeona era la suficientemente buena como para gobernar un país fracturado por la ambición y la discordia.

    Iris tuvo que comprender, de mala manera, que nada te preparaba para eso. Porque antes de tomar las riendas de Unova, era una chiquilla con grandes aspiraciones, pero sin poder ni conocimiento alguno en realidad.

    Cuando el Equipo Plasma Negro cayó, y Ghechis fue ejecutado de forma privada para evitar mostrarle a la región más violencia, la recién coronada campeona no tuvo de otra más que aliarse con el aparente salvador, porque eso le daría una falsa seguridad a su pueblo, una esperanza de papel de que sus gobernantes habían aceptado a su mesías tal y como ellos lo habían hecho de inmediato en cuanto se manifestó. La alianza sería el opio y el placebo, los mantendría calmados y felices, eso era el primer paso para volver a erguir a la región de sus propias cenizas y de su suelo manchado en sangre podría volver a nacer vida.

    Las leyendas tenían más peso que los hechos y lamentablemente, la gente de Unova seguía siendo muy supersticiosa. N había sido lo peor que le había podido pasar a la región, pero al mismo tiempo, con el paso de los años, se había convertido en un mal necesario. Porque su presencia se había vuelto importante, casi necesaria, para seguir manteniendo una paz frágil.

    Sin quererlo, Natural Harmonia Gropius se convirtió en el estandarte de Iris, en su trofeo y su muñeco preferido de aparador. Se formó una relación casi simbiótica entre los dos, donde si había problemas en la región el elegido era el primero en salir para calmar a la población, mientras la campeona se ensuciaba las manos para que sus pobladores no perdieran la fe en él. En él, porque le tenían muy poca a ella.

    Su muerte sólo significaba el descenso hacia el caos. Significaba descontento, significaba desesperación. Y por ende, significaba revolución.

    Porque aquello le recordaría a los habitantes que su dios no era más que un mortal, como todos ellos, que su cuerpo era tan débil y endeble como el resto, que ni él se salvaba de las garras de Giratina, a pesar de tener a uno de sus hermanos en su poder. Les recordaría su existencia efímera, temporal. Y tendrían miedo.

    Miedo, porque si la campeona le falló al salvador y lo dejó fallecer, entonces ellos, que no eran más que un montón de peones en su juego de poder, sólo podían esperar lo peor.

    Culparían entonces a Iris, a los líderes, a la Élite. Porque no había nada peor que un rebaño enojado.

    Y buscarían, incesantemente, rellenar el vacío que N les dejó, sin importales si en el proceso terminaban destruyendo más su región natal. O si estaban haciendo lo correcto.

    Unova estaba demasiado endeble como para poder sostener otra guerra civil.

    —¿Se ha dado la noticia?—Preguntó Alexa, más ansiosa de lo que quizás debió mostrar. Había salido de los problemas políticos de Aiwass para meterse en otros mucho peores. Porque ahora no se trataba de sólo una lucha por el poder, ni de genios locos, sino de la destrucción de un culto que se había formado sin querer y las graves consecuencias que acarrearía consigo.

    —Cuando las llamé, hace dos semanas, apenas habíamos descubierto su cadáver. Por eso pedí que su transferencia fuera lo más rápido posible, dado que tenemos una situación demasiado delicada entre manos. Sin N, la región corre un gran peligro de desestabilización, y estoy muy segura de que el Equipo Neon querrá tomar su lugar como estandarte y símbolo de Unova.

    —¿Qué ha pasado con el orbe de Zekrom? ¿Con Anthea y Concordia?—Siguió Allison, preocupada. Empezó a correr de forma frenética por el salón, buscando alguna computadora cercana para comenzar a recabar información del incidente, dado que por el momento su laptop se encontraba baja de batería.

    —Sus hermanas murieron con él. —Comentó. Su tono era controlado, más se le notaba el rencor y la decepción en voz.—Y el orbe está perdido.

    Era como una cruel obra del destino.

    Había sido una secuencia de golpe tras golpe, cada uno más fuerte y terrible que el anterior. Era como tener el peso del mundo en sus hombros, y sintió como su estómago se retorcía. Quería gritar, quería llorar, quería despertar de esa pesadilla en la que se había convertido su vida.

    Quería reír de forma amarga hasta y dejar que las lágrimas de impotencia se escurrieran por sus pómulos, dejar que sus cuerdas vocales se desgarraran por la potencia de sus lamentos.
    Pero no podía.
    No podía.
    Era la campeona, debía mantenerse calmada. Debía ocultar su sentir para no alterar a su pueblo.
    Su pueblo, el que no confiaba en ella si no estaba respaldada por un supuesto decreto divino.
    Su pueblo, que sólo parecía acordarse de su existencia cuando su dios no respondía a sus llamados.

    Sin embargo, sólo era cuestión de tiempo para que los pilares que sostenían su paz etérea se comenzaran a desmoronar. Y debía mantenerlos unidos costara lo que costara.

    —Lo que se le comunicó a la población es que N ha desaparecido, aislándose de la sociedad hasta que vuelva a estar listo. Después de todo, tendría sentido que un mesías como él se hartara de la simplicidad y malicia del ser humano.—Interrumpió otra voz, más suave, más melancólica.

    »Logré cautivar la esencia de su voz en papel, y la fuerza de sus ideales en mi pluma. Pero sólo basta un atisbo de duda en la población para encender la llama de anarquía. Cuando les destruyes a su ídolo, las mentes más inestables se quiebran más rápido.—Sonrió con tristeza.—¿Al final tenían razón? ¿No somos un gobierno endeble?

    —No estamos para tu pesimismo, Shauntal.—Rugió Marshal. Se encontraba en el marco de la puerta que daba acceso a la sala del trono.

    El supuesto aprendiz de Alder, y quién más odiaba que Iris ostentara el cargo que alguna vez perteneció a su maestro.

    —¿Mercenarias? ¿En serio, Iris? ¿No pudiste gastar el dinero de la región en algo más productivo? Un maldito yate sería más útil que ellas. No necesitamos gente que limpie tu desastre, Iris, necesitamos acciones, necesitamos demostrarle al pueblo que con o sin mesías nosotros podemos arreglar todo. Tenemos el poder suficiente para ir a masacrar a todo ese Equipo Neon. No tienen el poder el Equipo Plasma, no tienen un legendario a su lado, ¡sólo son un montón de locos con ambición de poder! ¿Entiendes lo fácil que sería aplastarlos? ¡Estaríamos enviando un mensaje!

    —Cuida tu boca, Marshal.—Siseó Grimsley.

    —¡Eres una desgracia para esta región! Primero con tu política de restablecer comunicación con Kalos, a pesar de que su rey años antes nos quiso condenar a la extinción lanzando su estúpida arma. Y ahora, su campeona no es más que una puta muñeca barbie, llena de complejos de realeza y de superioridad que ni siquiera se digna a venir aquí para estrecharnos la mano en símbolo de paz. ¡Y tú lo aceptas!

    —Creo que no entiendes, Marshal.—Interrumpió Alexa.—Piensas que tú eres el mejor para tener Unova bajo tu mando, pero no eres más que un estúpido con poder; ni siquiera razonas, tu masa cerebral se encuentra podrida dado que sólo piensas con los músculos. Tú no estuviste aquí cuando derrotamos al Equipo Plasma Negro, preferiste huir, como tu maestro, cuando te enfrentaste a algo más grande que tú.

    «Era tan jodidamente parecido a James.»

    —Si hubieras estado aquí, hubieras visto como todos nuestros logros Iris se los adjudicó. Y tiene razón en hacerlo, para eso nos paga; pero la gente es idiota y sólo porque en una ocasión N nos ayudó, prefirieron ir y venerarlo a él vez de confiar en su liga, que muchas veces les demostró que podían defenderlos. Sólo porque un hippie cabeza hueca bajó de los cielos con un legendario, fue suficiente razón para ellos de dejar todo el resto del trabajo de lado.—Escupió Allison con desdén.

    Todos eran unos malagradecidos, veían luces de colores y corrían ahí como un enjambre de Combee a la miel.

    Mas Marshal parecía tener poco o nulo entendimiento. Era un sujeto cerrado y anclado a las viejas glorias de su maestro, que se negaba a creer que una niña salvaje como lo era Iris en ese entonces pudiera haberse instaurado como la nueva mandataria de la región. Para él, todo se resolvía con fuerza y poder bruto; porque la diplomacia no llevaba a nada, sólo los hacía ver débiles y mansos ante el resto.

    —Todos quieren ver lo que más les conviene.—Intervino Grimsley.—Marshal nos quiere ver débiles, Shauntal como un Estado fallido. Pero nadie quiere ver más allá. Y si nos ponemos a pensar, lo que Alder nos dejó provocó estas consecuencias. Si Alder no nos hubiera abandonado para seguir en su viaje de “educar a las nuevas generaciones” descuidado sus responsabilidades como campeón, no hubiéramos recurrido a los mercenarios en primer lugar. Sin embargo, si no hubiéramos recurrido a ellos, las muertes hubieran sido muchas más y en vez de dar en su momento seguridad, ellos nos verían como un gobierno barbárico que sólo sabe resolver los problemas a través de violencia y el miedo.

    —¿Y no nos ven así?—Inquirió la Élite fantasma.

    —No. Ciertamente, no nos ven con los mismos ojos que como ven a N, pero nos tienen respeto. Quizás ven a Iris como alguien inferior a su salvador, pero como N siempre la respaldó de una u otra forma, confían en su juicio. Su muerte es un gran obstáculo, pero aunque suene cruel, debemos saber como aprovecharla.

    —Un gobernante no puede hacer todo.—Suspiró Allison.—No puede combatir en el campo de batalla y resolver los problemas del Estado al mismo tiempo. Tampoco le puede pedir a sus consejeros que hagan todo por él, porque hay cosas que sólo el campeón puede resolver. No son blancos, no son negros, sólo es una gran y compleja escala de grises.

    —¡Podemos aplicar justicia cruda!—Volvió a rugir Marshal, de forma mucho más agresiva que la primera vez. Su cuerpo estaba tenso, sus puños estaban listos para lanzarse a una batalla y probar su punto por la fuerza.

    La justicia era un ideal bonito, pero era demasiado esperanzador tratar de suponer que todo mecanismo funcionaría bajo los conceptos de honradez y honestidad. El ser humano era un ser fácilmente corruptible, manipulable, era ambicioso. En su complejidad, buscaba los caminos más rápidos para lograr sus propósitos, la forma más cómoda de poder acortar su esfuerzo.

    De ahí nacía la corrupción.

    Y de eso se aprovechaban sujetos como Ghechis, sujetos como Callahan.

    Pero ni Marshal ni Shauntal parecían comprender.

    Porque la vida no era como los bellos libros de fantasía que Shauntal escribía, ni era como en las fábulas heroicas que Alder le contaba a Marshal en sus entrenamientos.

    Silencio.

    Nadie respondió a su propuesta. Nadie quería responder.

    Marshal gruñó y dio un portazo que rompió la puerta antes de salir. Shauntal sonrió de forma melancólica y se despidió por su cuenta.

    Al final, sólo volvieron a quedar ellos, como en un principio.

    —Vayan a descansar, ha sido un día agitado.—Sugirió la campeona con cansancio. Se dejó caer de nuevo en su trono, agobiada emocionalmente por el espectáculo que dos de sus Élites protagonizaron.

    —¿Qué ha pasado con Caitlyn? ¿Que opina ella de todo esto?—Se atrevió a cuestionar Allison. Ya había visto un poco de la mentalidad que traían Marshal y Shauntal, lo que podría ser un gran problema a largo plazo, pero si Caitlyn compartía más o menos su visión del mundo, entonces no sólo el Equipo Neon era una amenaza, sino gran parte de la Élite también.

    —Ansiosa. Al ser tan cercana a Iris y compartir un vínculo mental con ella, resiente todo lo que Iris esté sintiendo, multiplicado por dos. Tenía el presentimiento de la reunión iba a ser acalorada y prefirió encerrarse en su villa a modo de protección.

    —Ella opina como Grimsley. Quiere que aproveche la muerte de N para así mostrarle toda la región quién en verdad estará con ellos en tiempos de crisis. Pero esto puede resultarnos un arma de doble filo, y hasta que el Equipo Neon desaparezca y logremos encontrarles suficientes pruebas incriminatorias para enlazarlos a la muerte de N, no quiero arriesgarme.

    —¿Y los líderes?

    —Clay y Brycen no aceptan muy bien las medidas tomadas, pero son leales. Skyla tiene miedo, Cheren está desaparecido pero Lenora aseguró que en su lugar hará todo en sus manos para controlar a su gente. El abuelo Drayden está buscando el orbe.

    —Burgh está histérico y paranoico, Roxie está de gira. Marlon simplemente lo tomó a broma y se fue de vacaciones a Alola. Elesa es la más neutral, pero dijo que no dejaría que hubieran disturbios en su ciudad.

    Los líderes eran otras variables a considerar, puesto que quizás no eran tan fuertes como la Élite, pero si eran numerosos y disponían de los medios inclinar la balanza de cualquiera de los dos bandos si se lo proponían. Unova, para bien o para mal, era la región con más líderes a su disposición. Con tres de ellos fuera de la ecuación, el problema se simplificaba un poco. Sin embargo, eso no lo hacía más fácil de resolver.

    Tenían que vigilarlos. A todos ellos. Porque un mínimo cambio de su parte podría terminar de sentenciarlos a todos. Sin embargo, el fracaso no era, ni remotamente, algo que pudieran llegar a considerar.

    Eran las once de la noche cuando se retiraron de la sala.

    Había unas villas construidas discretamente a lo largo de todo el perímetro que era considerado de Liga Pokémon, pues aunque el edificio principal estuviera construido sobre una montaña, Iris pensó que los mercenarios podrían aprovechar el resto del espacio virgen que durante de años había estado solitario. Apenas eran unas casas de tamaño modesto, todas separadas varios kilómetros entre sí, posicionadas a lo largo de toda la zona para evitar encuentros fortuitos. Siempre se le dijo al resto de los entrenadores que lo importante era la Liga a la cima de la montaña, y que en sus alrededores no había nada de verdadero valor, si acaso sólo unos cuantos Pokémon en estado salvaje, pero eran huidizos y cuidadosos de los humanos.

    Por eso es que nadie nunca se enteró de su presencia.

    Aunque las viviendas fueran humildes por fuera, la actual campeona se había esforzado por darle a sus invitados todas las comodidades que se necesitaran; detrás de la fachada de madera simple, el interior estaba equipado con varios equipos de cómputo conectados a la red de seguridad de Unova, camas, sillones, cocina y duchas. No era nada lujoso, pero era cómodo, suficiente para que las mercenarias tuvieran un lugar para descansar y sobreponerse.

    Allison se dejó caer, su cabeza era un caos.

    —La región está en la mierda. Uno ya no puede desligarse de su primera misión porque cosas malas pasan y todo está al borde del colapso.—Suspiró la albina, dejando que el mullido colchón la fuera absorbiendo poco a poco.—Va a ser divertido dijeron, sólo es encontrar a los mocosos del Equipo Neon y aplastar sus cabezas como uvas, dijeron.

    Rothschild gruñó por lo bajo, y terminó irguiéndose para acercar una de las tantas laptop disponibles y conectar la suya propia. Enlazarse con la red de seguridad no fue problema, varios de los equipos ya tenían desbloqueado el sistema, así que sólo le quedaba navegar entre los diversos vídeos, archivos y expedientes para empezar a recabar información.

    «La libertad tiene un precio. »

    Ver trabajando tan diligentemente a Allison era un evento que sucedía una vez cada mil años, ya que jamás se tomaba la tarea con la seriedad adecuada. Siempre estaba riéndose, insultando, hackeando mil cosas por el mero aburrimiento que le provocaba concentrarse en una tarea en específico. Podría atacar la red de seguridad de Kanto por mero error y no se inmutaría en absoluto; podría filtrar los archivos secretos de Johto y eso sólo sería un juego de niños.

    Pero ahora estaba tratando con un Equipo casi fantasma, cuyos miembros, intenciones y ubicación estaban ocultos. Si eran inteligentes, seguro se dieron cuenta de la red de vigilancia que los rodeaba y cuidarían sus pasos; si eran astutos, incluso habrían ido tan lejos como para conseguir infiltrarse y poner un virus entre los datos de seguridad para asegurar su anonimato hasta que el momento fuera el indicado.

    Había muchos cabos sueltos, piezas que no encajaban del todo y demasiadas consecuencias entrelazadas como para desperdiciar el tiempo ahora que lo tenían, y eso Allison lo sabía de sobra. La parte más pesada era la de infiltración y recaudación de datos, y ahora no poseía un equipo lo suficientemente grande como para poder tener todo listo en una tarde. Mas no es como si eso la fuera a detener.

    La noche no iba a ser de descanso, menos para Rothschild que para Weiss, porque sentían que tenían un reloj en cuenta regresiva. La misión estaba programada para durar dos años y medio, dada su dificultad; pero por las circunstancias expuestas, aquel plazo tentativo se terminaba reduciendo a sólo un par de meses. Quizás dos, quizás cinco; ninguna de ellas estaba dispuesta a dejar que se les agotara el tiempo y descubrirlo.

    Ya se habían acostumbrado, sus cuerpos estaban capacitados para poder aprovechar al máximo los leves momentos de sueño que lograran conseguir. Nunca había sido un problema. Y no empezaría a serlo ahora.

    Alexis llegaría al día siguiente, lo cual era algo bueno. Tendrían más apoyo y la carga podría ser repartida de mejor manera; como en los viejos tiempos.

    Viejos lejanos tiempos.

    Mas la misión no era lo único que las mantenía despiertas, al menos, no a Alexa. Mientras Allison trabajaba, ella divagaba en su tiempo en Aiwass; en Devastal, en el grupo 33, en Scylla. Todo se le hacía tan absurdamente distante. Como si no hubiera sido más que una dulce pesadilla etérea, una de la cual tuvo que despertar.

    Era irónico.

    A la única que podía decir de verdad que extrañaba era a su ex-novia, por el dolor que su pérdida le representaba. Era un sentimiento nuevo que no podía terminar de asimilar; la angustia de la separación, y la culpa que sentía respecto a eso.

    Volvía a estar sola, sin esa calidez humana a su lado. Nunca creyó extrañar tanto eso; antes sus amantes y “novias” no eran más que para sexo casual, las utilizaba y si alguna de ellas quería algo más serio, siempre terminaba perforándoles la cabeza con una bala de una nueve milímetros. Porque no las necesitaba; sólo eran un montón de objetos sexuales que llegó a disfrutar. Era una relación ganar-ganar; ella las usaba para satisfacerse, y le evitaba la carga a la organización por tener que mantener a incompetentes.

    Les daba una muerte rápida, poco dolorosa. Después simplemente se encargaba de alimentar a los Sharpedo con sus cadáveres.

    Porque se suponía que no debían tener emociones. Mostrar sentimientos era una debilidad, un estorbo.

    Esa era la regla de oro de la organización. Una regla muy flexible, según determinadas circunstancias.

    Allison y Alexis eran una de las poquísimas excepciones, siendo ellas sólo una de las cinco parejas que estaban aprobadas públicamente por el jefe.

    Ellas eran herramientas valiosas, eran poseedoras de habilidades únicas y el poder bruto que tenían en sus Pokémon era la alegoría para un cataclismo. Hacer cualquier acción contra ellas era el sinónimo de dispararse en el pie. Su jefe era un cobarde, dispuesto a dejar que sus mejores soldados tuvieran cuantos privilegios quisieran para mantenerlos felices y productivos, tratando así que fueran incapaces de revelarse contra la mano que les da de comer.

    Se preguntó, entonces, porque nunca habló de eso con Scylla.

    Extrañaba su calor, su fragancia. Extrañaba acariciar sus perfectas y delineadas curvas con la yema de sus dedos; añoraba el sabor de sus labios y ansiaba poder volver a ver el amor reflejado en sus ojos. Que su sonrisa sólo fuera para ella, que su dulce voz no abandonara sus oídos.

    La noche se sentía mucho más fría ahora.

    Cerró sus ojos, tratando de imaginarse a la mujer bajo sus brazos, apresada en la cama, con sus labios rosas entreabiertos, tentativos, invitándola a tomarlos bajo un beso salvaje y rudo. Se imaginó la sensación de besar de nuevo su cuello, dejándole marcas que la proclamaban como suya. Quiso revivir los momentos en los que eran tan fácil arrancarle suspiros solo con un roce en el momento correcto, en la parte correcta.

    Pero Scylla no se encontraba ahí, apenas eran unos pocos días, pero veía esas memorias desvanecerse poco a poco de su mente. Como si no hubieran sido reales, como si no hubieran existido.

    Sintió su corazón comprimirse y apretó los puños. Finalmente, entre la tristeza y el dolor, terminó por sucumbir al sueño. Como una medida desesperada por separarse de la realidad, de su miseria, aunque fuera un poco; no quería que todo se perdiera, no quería que sus preciados recuerdos terminaran siendo sólo un cruel recordatorio de sus errores.

    «Alexa, ¿me amas?»
    Un recuerdo difuminado, una sonrisa difusa. Un sonrojo adorable.
    Y no supo como responder. Así que sólo imito sus palabras a modo de afirmación.
    «Te amo, Scylla Frey. »
    Porque a su ver, decirlo no bastaba para expresarlo
    .

    Porque sí la amaba, pero las palabras eran fácilmente arrastradas por el viento.
    No quería que aquello fuera una promesa vacía.
    Aunque al final ¿no terminó siendo eso?


    —¡Alexa, despierta!

    Se sobresaltó. Su frente se encontraba empapada de sudor frío y, a su lado en el cama, se encontraba Allison con una cara de preocupación. Vio de reojo los tres monitores que estaban a su lado, parpadeando de forma lenta pero constante, y notó como en uno de ellos se desplegaban imágenes familiares.

    —¿Estabas viendo los vídeos de Aiwass?

    —Un “gracias por despertarme de mi pesadilla, Allison. Eres la mejor” bastaba. Pero sí, estoy descargando los archivos del último mes y me aburrí de esperar, así que me puse a ver la novela que orquestaste en esos meses que estuviste fuera.

    Alexa gruñó. Sabía lo que eso significaba.

    —¡Tienes un puto complejo de príncipe Disney! “Ay, sí, te amo, casate conmigo, yo te voy a proteger mimimimimimi”.—Se burló la otra.—“Tengo celos de tu crush muerto, así que me voy a cortar con galletas de animalitos y de pasó voy a romperle la cara a todos los que me digan lo contrario o se acerquen a ti en un radio de cien kilómetros a la redonda”. Sólo te faltaba darle un anillo hecho de los huesos de tus enemigos, bañado en oro y poner a varios negros a trabajar para que te sacaran algún diamante de sangre y listo, tienes una película Disney, pero más oscura.

    —No es ningún complejo de príncipe...—Respondió con frialdad la otra.—Eso ni siquiera existe.

    —¡Tu eres la prueba viviente de que existe!—Alegó—Antes de ella, que a nadie se le ocurriera estar de meloso cerca tuyo, los ibas a encerrar con un montón de Mightyena rabiosos. Ahora hasta la sueñas. Por que sí, tu no tienes pesadillas y si las tienes, es porque es algo que te come la cabeza. No es muy difícil hacer la sumatoria, Alexa.

    Weiss soltó un suspiro.

    —Ya hablamos de eso en el avión. ¿Porque no vas a ver si las cámaras captaron algo?

    —No me vas a cambiar el tema. Sabes que programé un algoritmo para que me mandara una alarma en caso de actividad sospechosa.

    Otro suspiro más.

    —¿Que opinas de los vídeos?—Preguntó con cautela.

    —Ya te dije que tienes complejo de príncipe, o lo tenías, no sé. Hay un montón de niños ahí que ni siquiera sé sus nombres y todo es un desastre; me sorprende que la cámara no se haya roto antes. Pero dejame hacerte una pregunta seria.—Rothschild se aclaró la garganta.—¿Estabas tirándote a mi hermana?

    —¿Qué demonios, Allison?

    —¡No me digas que no lo has notado, Alexa! Tu princesita de hielo y yo somos prácticamente iguales. Tenemos el pelo blanco, ojos azules, buena figura, aunque yo estoy mucho más buena. ¡¿No te habías dado cuenta antes?! ¡Podemos ser hermanas!

    —¿No me dijiste hace unas horas que no tenías interés alguno por mi ex?

    —No lo tengo, pero no me puedes negar que el parecido es innegable. ¡Mira!—Le acercó uno de los monitores de la computadora que tenía una imagen congelada, precisamente, sobre Scylla Frey.

    —Da igual. Deja eso, ponte a buscar mejor entre los vídeos de seguridad si no hay algo resaltante.

    Allison bufó.

    —Quiero entenderte, Alexa. Quiero ver que viste en esa niña, quiero saber qué pasó en esos seis meses sin comunicación. Estás mal, yo lo veo, Iris lo ve, toda la jodida Élite lo ve, pero nadie dice nada. Y tú tampoco exteriorizas mucho. Tenemos trabajo, tenemos problemas, todo el puto mundo se está desmoronando. No hay lugar para fallos o equivocaciones; no hay tiempo.

    Alexa asintió. No era estúpida, tampoco era irresponsable; lidiaba con sus propios demonios internos, con su propia soledad y un sentimiento de desesperación, un vacío. Como si algo se le hubiera sido arrancado de su ser con violencia y saña. Sin embargo, sabía que sus sentimientos, sus emociones, todo quedaba en segundo plano. Tenían una misión, su deber era cumplirla a toda costa. Debía volver a juntar sus pedazos rotos para hacerlo.

    Ya lo había hecho una vez, y aunque ahora fuera más doloroso, podía volverlo a hacer. Pero no tendría la misma intensidad del fuego que nació cuando estuvo en una región lejana y hostil
    .

    —¿Algo más que quieras agregar, Allison?—Le preguntó con escepticismo. Su compañera la verdad es que nunca dejaba de interrumpir su tren de pensamiento, y verla tan callada ahora que terminó con su monologo la hizo pensar que tenía algo más para decirle.

    —Sí. La niña rubia, la que se hizo chaquetas mentales al creerle a su husbando de que la ibas a matar. ¿Sabías que es la nueva campeona de Kalos? Arrasó con Diantha y le destruyó el autoestima en tres movimientos.—Alegó con una sonrisa maliciosa. Señaló otra pantalla, mostrando a adolescente con graves problemas de paranoia.

    —¿Cheza Crise?

    —¿Se llama así? Podría jurar, con las teorías de conspiración que se armaba, que se llamaba Cristina Mcguffin. Sólo le faltaba un sombrero de aluminio para decir que los Unknown eran aliens que nos iban a abducir a todos o que eramos androides. Aunque es bastante buena en batallas, pero Diantha tampoco como es que sea demasiado difícil de vencer, sólo es que tiene un complejo de diva y un ego tan grande como la sede de su propia liga.

    —¿Qué con ella, entonces? Aún es demasiado joven para que Diantha le deje todo el desastre administrativo que es Kalos.

    —Escuché por parte de Siebold que Diantha la puso como representante.

    —Entonces a eso se refería Marshal con que la reina de Kalos no se dignaba a venir para estrecharles la mano.

    —¿No sabías? ¡Siebold siempre es el primero en decirte estas cosas! ¡¿Vivías bajo una roca o qué?!

    —Me ocupé en otras cosas. Y si no tenía comunicación con ustedes, menos con Siebold.

    —Eres una jodida amargada. Ya ni sé para que me esfuerzo contigo.

    Alexa dejó escapar una pequeña risa. El ruido de la misma sobresaltó a la tecnópata, era un sonido extraño, seco, carente de alegría o felicidad. Parecía más el graznido de un cuervo hambriento que una muestra de alegría o felicidad.

    —Iré a entrenar, llamame si hay algo importante.

    Salió del cuarto sin decir nada más, azotando la puerta tras de sí, dejando a Allison con la palabra en la boca y confusión en su rostro.

    Había comenzado a llover.​
     
    Última edición: 19 Julio 2018
    • Me gusta x 3
    • Borrashooo x 3
    • Ganador x 2
    • Fangirl x 1
    • En desacuerdo x 1
  7.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Buenas tardes, doradito.

    Me va perdonar que solo critique el primer capítulo y deje el siguiente para después, pues al ser capítulos largos, quiero analizarlos como Arceus manda.


    Antes que nada, empecemos con los detalles técnicos.

    Lo que más me chirría es que no queda muy claro desde que punto de vista se esta narrando la historia.
    Empezamos con Alexa, después con Alisson y tenemos un poco de Iris al final.

    Sin ningún cambio de escena ni nada; todo de golpe.


    Hablando de la campeona de Unova, también cometes otro fallo; nos sueltas un pequeño info dumping de como la Iris de tu fic llegó hasta donde esta. A mí en lo personal no me molestó, pero hay otros lectores que les puede resultar abrumador que les embutas toda la historia de un personaje en unos cuantos párrafos.


    Solo lo digo para que lo tengas en cuenta.

    Espera, no me mates D:, pasemos a las cosas que me gustaron.

    Debo decir que los personajes me gustan aunque no tenga información previa, todas parecen estar mal de la cabeza lo cual es bastante adorable y tiene mucho sentido.


    En cuanto ortografía, no encontré ningún fallo destacable, por lo cual esta bastante bien.

    Además de que la historia me tiene bastante interesado. Juega con unas premisas atractivas, lo que me hace querer seguir leyendo. Y ese cliffhanger genialmente colocado va hacer que los lectores estén enganchados, al menos por un rato, pese a los fallos que señale arriba que en todo caso, pueden ser fallos para mí mientras que para otros no.

    En conclusión, un capítulo un poco atropellado en materia de narración pero que plantea una trama que captura al lector. Una masterball de las tramas.

    Un saludo.

     
    Última edición: 27 Julio 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    385
    Pluma de
    Escritor
    Segundo comentario!

    Y se nos aclara el Cliffhanger acompañado de una buena clase de historia de Unova. En cierto modo me agrada esa visión pesimista generalizada a todos los personajes. N era un imbécil, Alder un cretino, Marshal un tarado y Shauntal un zorrón (y esta tipa siempre me ha caído mal). Creo que mantiene consistencia con el tono lúgubre de Alexa y el aura depresiva de Iris. El planteamiento del equipo Neon as villanos está interesante (aunque de por sí los protas tienen poco de héroes). Buen cap para plantear el escenario, me agrada esa onda de crítica social tan adecuada a nuestros propios tiempos.

    Ahora, en cuanto a redacción, no puedo aportar mucho. Algunos son errores de dedo que se corrigen fácil.

    ^Como las palabras repetidas.

    “Era tan jodidamente parecido" o “eran tan jodidamente parecidos".

    Por otro lado, con los diálogos tengo un pequeño problema, y es que a veces, teniendo tantos personajes juntos, cuesta trabajo ubicar quién está hablando hasta que terminas y lees la indicación, like:
    Frase que pudieron haber dicho al menos tres de los presentes y cambia un poco la perspectiva.

    Eso, quiero ver a la Narcotraficante.

    ^Esto de aquí es bastante confuso, y su sentido es de hecho redundante.

    Se le dijo al resto.

    Menos para Rothschild que para Weiss.

    Y bueno. Creo que eso es todo. Por lo que se refiere a la historia, siento a Alexa un poco menos Alexa, en el sentido de que en H/H daba más la impresión de ser una mercenaria fría y sin corazón cuya única preocupación era matar y que le pagaran. Acá resulta que tiene nociones de política, y tenía amigas. Mucho menos miserable que en su planteamiento original, pero creo que está bien. Es algo menos pesado de leer.

    Also, me gustaron las menciones a Cheza y futuros cameos.



    Besto Girl
    Besto Girl x2
    Besto Girl x3

    Buen Cap Gold. Sigo al pendiente.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  9.  
    almiok

    almiok vamos, escribamos con fervor. Estudiante de Edición

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Mayo 2018
    Mensajes:
    322
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Con la mayor neutralidad presente en el pensamiento, aun busco algo que indique que la historia pertenece a pokemon, facilmente podria confundirse perteneciente a alguna otra cosa.

    Uno que otro error en la coherencia respecto a quien dice que, tratas a ella como el y a el como un eso.

    Contradiccion en el pensamiento de los personajes, aunque es posible pasarlo por alto y no darse cuenta de ello.

    Quiza sea solo por ser los primeros capitulos , en. cuyo caso puede ser ignorado el contenido de este mensaje.
     
    • En desacuerdo En desacuerdo x 2
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  10.  
    almiok

    almiok vamos, escribamos con fervor. Estudiante de Edición

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Mayo 2018
    Mensajes:
    322
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, primeramente perdon por la tardanza, lei el mensaje en la madrugada y no respondi hasta el momento, y gracias por tomar en cuenta el comentario y dar algo de tu tiempo en contestar.


    Antes que nada un comentario adicional, las cosas que señalo pueden no ser un error, dependiendo de como tengas planificado (antes/despues) el caracter de los personajes y eso afecte la percepcion que puede dar su actitud.





    Las ideas planteadas no dan una base para considerarse una historia basada a pokémon, lo mismo aplica al capitulo 1, si es una buena historia, aunque esta misma puede aplicarse a otras bases, supongamos el señor de los anillos.

    Claro que se mencionan pokemon pero se puede pasar por alto facilmente ya que solo se hace una minima mencion a estos.

    Errores de coherencia

    Nos plantea que iria era una tonta, pero aprendio con los años.
    Se plantea justicia oculta, no se explica quien ordeno tal cosa.
    Iris recien coronada campeona ( siendo una tonta en este punto de la historia), quizá ella ordeno la ejecucion, una alianza con quien por lo que se entiende al principio causo los problemas. (en este punto no se explica si fue solo decision de iris o fue influenciada por otros, o si fueron otros los que decidieron y ella fue con la corriente).


    Se nos proporciona el dato que la region de Unova es muy supersticiosa (dato importante, ya que con esto se presenta un claro problema con las primeras lineas que mencionan que el elegido es lo mas importante para la region, mas adelante se nos menciona a los demas lideres, ¿Eso aplica a ellos tambien, o pasan de las creencias en general y solo se preocupan de que su alrededor inmediato este en paz?), se plantea el apoyo de iris al elegido mientras ella trabaja detras de escena ( fomento a lo que en un principio causo el problema, no se sabe en que periodo de tiempo fue esto, quiza durante todos los años, es comprensible al inicio en que iris fue coronada, sin embargo desde un principio se plantea que ella aprendio a lo laargo de los años, no se dice a partir de que punto dejo de ser tonta, aqui aplica el tema si aprendio a ser mejor porque siguio fomentando una situacion que dejo a la region en bastantes problemas).

    La siguiente parte nos dice que los ciudadanos son consideradas ovejas (gente tonta y ciega), que causarian una guerra civil ( posiblemente mala). Aqui se presenta una vez mas el problema de el problema anunciado, si iris en un principio no intento corregir esta situacion y solo la fomento mas, cual es el sentido en si de contratar mercenarios y actuar tras bambalinas, si a fin de cuentas a menos y solo si el problema se resuelve sin que nadie , nunca en ningun momento, sin el conocimiento minimo del problema por parte del publico se resuelve la situacion, sino no hay diferencia en usar la fuerza bruta que plantean mas adelante.

    Finalmente se nos proporciona la informacion referente a que la campeona queda mas alejada que el segundo plano frente a los ojos de las personas, ¿porque sigue ahi?, aplica tambien el tema del transcurso de tiempo y lo que aprendio en esos momentos, y si ella tambien culpa al ex-campeon y si acepta que la situacion actual fue posiblemente su culpa y de los mercenarios.


    El texto en este color da muestras del como se trata a algunos sujetos como cosas y algunas presentan contradicciones.

    Mas inconsistencias.


    Lo anterior señalado, puede no ser considerado un error y puede estar en lo correto, ya que la critica es solo una interpretacion que puede darse, pero seria buena idea agregar algunas lineas y palabras para aclarar los hechos y dar mas contexto a la base de la historia.

    Si la historia fue planeada de tal forma lo que he señalado puede ignorarse y tomarse como un comentario al azar.
     
    • KHÉ? KHÉ? x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  11.  
    Merinare

    Merinare Beta-reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    141
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Holas! Te dejo el cap 2:

    GG N está muerto. Todos creían que no, a lo mejor era el best cliffhanger del mundo para después boludear a todos… nah, se murió.

    Alta comparación religiosa con jesus con lo de expiar los pecados y el mesías y no se que más- me gusta el ambiente político y las idas y vueltas con la reacción de la gente, la medio corrupción de andar haciendo cosas a las escondidas, el Alto Mando todos peleándose entre ellos y los líderes de gimnasio como una pesa que puede inclinar la balanza de acuerdo a la opinión de la mayoría.

    No se si lo estoy leyendo muy rápido o si me estoy dejando algo de lado pero no encontré como es que se murieron N y sus hermanitas de la muerte – después sale con la historia edgy de las novias muertas y como que me perdiste un poco pero en general me gusto un monton.

    Ah y lol aparece mi loca y todo el mundo (efectivamente) la trata de loca. Mission accomplished!
     
    • Adorable Adorable x 1
  12.  
    Dr Kaos

    Dr Kaos Guest

    Sabes… existen dos (ok creo que más…) maneras de iniciar una historia que prácticamente me matan…. Una es partir más de un prólogo ambiguo repleto de misterio con suficientes luces para dar una idea del “tema” de la historia... Mientras el otro simplemente es simplemente mostrar una escena mundana y triviales para saber “quienes” son los personajes o, cuál es su “universo”…

    En este caso estaríamos ante la segunda opción, una linda para ser sincero… me puedes contar la mejor historia del mundo, pero si no logras darme personajes con que empatizar, reír, sentir interés… pos… nada importa.


    La escena del avión fue genial, simple pero suficiente para conocer un poco de las dos chicas, querer saber de ellas y su “misión”.

    El dúo siento que se complementa bastante bien… y si bien se nota que la historia va más centrada en Alexa, ella se mantiene en un bajo perfil… siendo la “curiosidad” de Allison la que nos contagia para que sepamos que mierda le paso a su compañera esos “6 meses” …

    :D hablando de Allison… ame el personaje, ame su maldita retorcida sinceridad (sentido común?)… en cada dialogo acompañado con cierta acides… digo creo que es alguien que me puede estar hablando del final del mundo… y aunque lo que me diga lo tome en serio… realmente no podría evitar reírme… la ame!

    - Ya más entrando a ya lo que hay detrás, el trasfondo de mercedarias está bastante interesante… se nota que hay una buena backstory bien pulida… tal vez mi único, pero es que a ratos sentía que la narración me estaba contando todo… en lugar de que fueran los personajes u otros… con su hablar y acciones las que me hicieran sentir realmente lo sería que es esta organización junto a la peligrosidad de sus agentes…


    -
    Finalmente me encanta esa visión algo más retorcida del mundo Pokémon… esta que perfectamente puede ser desconocida para los los avatares de los juegos o, protagonista del anime o manga… un tinte más griss si podemos decirlo así… siendo la liga solo una fachada para hacer creer que se vive en una sociedad más civilizada e inocente… ocultando los sacrificios de quienes la conforman para mantener en paz…

    En ese sentido… me gusta como planteas la figura de iris… alguien que tuvo que asumir el papel muy joven y aprender medio a la mala que significaba ser realmente el “campeón” … dejando de lado algo de ella en los procesos (podría decirse?)

    Y bue ya te lo dijeron todos… pero uno mas no hará daño……

    O_O un excelente y sorpresivo cliffanger nada que decir…



    - A modo critica… creo que tengo dos:

    1- Como mencione me esta agrada bastante como planteas esta versión más… ¿realista? O, ¿distopica? ¿obscura? De la jerarquía del mundo Pokémon… pero siendo sincero… me falto algo importante en la ecuación… los Pokémon… y en realidad por el contexto realmente no creo que fuera necesario mostrarlos…. Pero si mencionar como influyen en todo ese trasfondo mas político y de poder… (ni que decir como parte armamento de mercedarios y organizaciones (¿?)


    Después de todo... es un mundo en que los “Pokémon” mueven su economía… como en el nuestro los son las drogas y armas…


    2- La segunda va más con un tema de la narración… admito que al principio me confundí un poco... ya que utilizabas los nombres de los personajes para señalar quien decía algo sin una previa presentación, de echo más confuso fue cuando cambiaste a los apellidos sin saber cuál pertenecía a cual, aunque bueno el de Allison ya lo sabiamos (si no recuerdo mal) pero el de Alexa me hizo pensar que había una tercera persona…

    (ok como mi experiencia en la literatura… realmente no se si eso este bien o no. comento nomas llo que me provoco @_@... )

    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Capítulo 2:


    Bien, este fue interesante de leer (aunque pesado)

    El capítulo sienta bien la misión a la que se vendrán enfrentadas las chicas… una bastante compleja y difícil… dado el delicado equilibrio político que tiene la región…

    En este caso, repito gran trabajo en la forma en que le estas dando forma a todo ese trasfondo mas de juegos de poder político… realmente lo amo! lo que más destaco es que el detalle, coherencia y tiempo que le diste para explicar la situación… (mantengo un poco esta crítica en el cap 2 también)

    - La poca fortaleza que tiene la figura como “campeona” de iris ante su pueblo e incluso su elite… con serias diferencias de como sería la mejor forma de enfrentar la situación y a la vez mostrar la fortaleza del “gobierno” regional…


    - la tensión existente con Kalos tras la creación del “arma” hace siglos atrás… me encanta hicieras que ese echo tuviera una mayor repercucion a nivel global...

    - y Me gusto como planteas la figura de N… esa forma de mesías, héroe elegido (junto a su labia) (me podria extender con esto... pero arrggg creo que ya se esta haciendo largo el post)

    Habrá que ver que planea este Equipo Neon… aunque si supieron cuál era el gran punto débil de Unova… no creo que sea tan fácil dar con ellos o vencerlos…


    - Sobre las chicas… apenas las hemos visto actuar, más que se nota que son conscientes de todo este delicado drama que se a montado….

    En este capítulo nos dan ganas de conocer más de Alexa… ya sabes todo ese trasfondo de que es toda una máquina de matar, pero ahí está… en la cama como cualquier quinceañera suspirando por la que no quiere dejar su pobre koukourroou….


    Allison sigue siendo the best personaje! Y opino como ella… Alexa tiene complejo de princesa (¿o príncipe?) de Disney… ya quiero saber que paso en es historia ( *-* dale con todo el yuri nomas…)


    Tal vez… como última nota diré… entiendo que esta historia nace de un colectivo en el que estuviste… pero la historia realmente se sujeta por si sola… y esos eventos de los que tanto Alexa y Allison en esa otra región, se sienten como una anécdota más en sus vidas… y no algo fuera de lugar…


    Bue me alargue mucho… solo diré que espero el siguiente (y esta vez ir al día para no tener que hacer post tan largos…)


    Un saludo!


    p.d: ese feel cuando algo se te quedo en el tintero.... o bue... :slow:
     
    Última edición por un moderador: 24 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  13.  
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    189
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Hellow. Vengo a responder comentarios de forma bonita. El capítulo tres está cocinandose y espero ya en unos días pueda publicarse sin ningún inconveniente (espero no morir en el intento(?)), pero de momento vengo a resolver algunas dudas que se levantaron con estos dos caps(?) para poder empezar con buen pie lo que sigue.

    Primero que nada, muchas gracias a todos por comentar. Y gracias también por los diversos señalamientos de errores, espero que cuando se publique el tercero se encuentre un poco más de claridad con respecto a la narrativa (con respecto a las perspectivas).

    Doc Creo que ya sé como arreglar ese problema de las perspectivas, aunque de eso se verá en el próximo cap. Lo de Iris admito que fue intencional, pues quería dar una breve historia de como llegó hacia el trono y eso la afectó. Está muy resumido porque ese es el motivo, dar un poco de contexto rápido de lo que Iris sufre; sin embargo, sí pienso ahondar en su pasado cuando el momento llegue y ese pequeño info dumping tendrá mucho más sentido y no se sentirá tan a la deriva.

    Que bueno que los personajes te hayan agradado. De hecho, como menciona el Kiwi después, el planteamiento de Alexa originalmente es mucho más edgy y miserable, lo que hace que el pj a veces se sienta pesado, pero aquí el contexto del personaje cambia un poco. El chiste es que la historia no se concentre solo en uno, sino que se le de todo el protagonismo a nuestro grupo tan excéntrico.

    Espero verte por acá para que leas el cap 2 y próximamente el 3.

    Kiwi El tema de porque Alexa es menos miserable y de sus amigas se verá más adelante, y aunque seis meses es relativamente poco tiempo para que una persona de un giro tan radical, Alexa se identificaba a sí misma como una cáscara vacía así que al aferrarse a cualquier luz cálida y darle otro propósito a su vida hace que trate de mejorar como persona y ver las cosas desde otra perspectiva. Pero sí, tener a un personaje edgy y sombrío en H/H y luego traspasar eso acá sería como que pan con lo mismo y no se vería un avance del pj, que es más o menos lo que quiero mostrar. Pero espero que cuando el momento llegue, sus razones y su psique quede mejor expuesta para que el personaje se sienta menos extraño que en su planteamiento original.

    Es bueno que se note menos pesado, para no sobrecargarlos tanto de angst como en H/H originalmente en varios de los capítulos.

    Muchas gracias por los señalamientos específicos, ya corregí la mayoría de los errores pero en cuestión de ese diálogo en particular no supe bien como arreglarlo o parafrasearlo para que quedara más o menos la misma esencia pero que se denotara bien qué es lo que se quería decir. Espero ya que ese error quede olvidado para lo que sigue junto con el problema de perspectivas.

    Los Pokémon ya van a aparecer, es cierto que los he tenido muy abandonados en estos primeros dos caps. Still esto es Pokémon y las criaturitas escupe fuego matahumanos son un must, están cerca, muy cerca.

    Veo que Allison está siendo bien recibida, es lo mejor del fic (?).

    En el tres verás a Scylla y siento que me vas a odiar más (?).

    Merinare Cheza podrá ser loca, paranoica, manipulada por una criatura del infierno, hacer equilibrismo con el cuello, pero nunca una estrella porno; digo, digo, está loca pero es nuestra loca.

    Le di otra repasada al cap y tienes razón, no hago mención alguna de cómo se murieron, pero según el cronograma falta un poquito antes de que conozcamos la razón de sus muertes y el cómo murieron ahora sí. Espero que ese cap no sea tan sad ni edgy como los que tuvimos en H/H.

    Desde siempre vi a N como Yisus (desde que te lanzan esa cinemática de inicio en el White y cuando después viene cuando tienes tu inicial y te restriega en la cara que él es especial y que sus ideales son los correctos). Por lo que quise expandir más esa visión, además well, es el único antagonista que tiene un jodido legendario aparte de nuestro hermoso protagonista mudo.

    Lo de las novias muertas lo puse por lo edgy y sad, pero creo que a partir del tercero se cortará toda la onda que trae Alexa y pasaremos a lo chido.

    Dr Kaos ¡Qué bueno verte acá Kaos! Después de toda la publicidad superliminal, después de andar jode y jode (?), que bueno que te pasaste acá después de un tiempo.
    Allison besto character always. Y espera que conozcas a Alexis, que no es tan forra como Alli pero igual da un buen contrapeso hacia Alexa. Como un dato curioso, Allison y Alexis salieron de forma MUY improvisada, es decir, su concepción fue más o menos cuando el colectivo ya se estaba terminando; primero salió Allison como la niña hacker prodigio, y como tres horas después pensé "Bueno, ¿por qué no hacer esto un team triple A?" Y pum, Alexis, que en estos dos capítulos apenas y se menciona, pero en el tercero ya aparición.

    Lo del Equipo Neon al principio, cuando este fic iba a ser sólo de cinco caps, los planeé como una organización medio noob, pero entre más pensaba en ellos y en la trama, me daba cuenta de que daba para mucho más y que si lo dejaba como en su forma original, todo sería bien "meh" y todo lo de la política y el impacto realmente habrían sido para nada. Tengo planes muy especiales para ellos, y cuando aparezcan, el fic pasará a también a ser un poco de misterio.

    Desde mis primeros fics siempre me ha gustado jugar con los tonos grises en un mundo tan vasto como lo es el de Pokémon. Y cuando se me reafirmó más esa idea es cuando salió J en el anime, que es una mercenaria/cazarecompensas, mucho más letal que el TR y más astuta también. Lamentablemente apareció poco en DP y tuvo una muerte rápida (y hasta siento que indigna) pero el anime nos da pequeñas pizcas de la corrupción que puede haber en el mundo. En el manga se quiere explorar un poco más sobre esta corrupción cuando en las primeras sagas varios líderes de gimnasio están del lado del Equipo Rocket; pero en los juegos... lamentablemente, se nos siguió tratando como que todo era feliz, bonito, lleno de rosas, hasta la sexta generación donde Malva es cómplice de Lyssandre.

    Así que en este fic, que se ambienta más que nada en el setting de los juegos, quise jugar con los tres tonos de corrupción que se vio en los tres canones de la franquicia; ahorita sólo hemos visto el de los mercenarios, pero faltan los otros dos. Y espero que en lo que sigue las pistas vayan esclareciéndose poco a poco.

    Lo de los Pokes, ya pronto, ya pronto, y verán lo rotos que están muchos de ellos :3

    Y habrá mas sorpresas, sobre todo incluyendo una con respecto a nuestro mesías muerto favorito.

    cofcofysevieneelyurizukulemtocofocof

    almiok Primero que nada, gracias por tomarte el tiempo de leer y por elaborar la crítica y aunque estoy de acuerdo en algunos puntos, en otros difiero totalmente.

    Primero, en los puntos en los que estoy de acuerdo: El problema de las perspectivas, que ya mencioné antes. Esto no es un problema de coherencia, los personajes no se contradicen entre sí, sino que por el cambio tan abrupto entre escenas y perspectivas hace que quizás uno se pueda perder, y quizás no ayuda mucho a que la gran mayoría de las protagonistas son mujeres, entonces el "ella" queda a veces muy ambiguo. Pero como ya mencioné con anterioridad, ya supe mas o menos como podría manejar dicha problemática para que el lector no se pierda.

    Y el resto del que difiero constantemente:

    Bajo esto casi ningún fic de Pokémon (dígase AU escolar o cualquier otro que no fuera Mistery Dungeon) no calificaría de fanfiction. Aquí se está usando el setting del postgame de Black/White 2, entremezclando los sucesos de Black/White originales, agregando mi propio headcannon y aparte mezclandolo con hechos de un Colectivo que se hizo de Pokémon. Si es por los Pokémon, no sentí la verdad que su inclusión fuera necesaria en estos primeros dos capítulos por el hecho de que se habla de política, consecuencias y todo lo que eso conlleva. Si bien las criaturitas son las que dan nombre a la franquicia, no sé, sentí que hubiera sido demasiado raro meter como los Pokémon se peleaban por ahí entre toda la tensión política; lo vi innecesario. Obviamente, como dije en post anteriores, los Pokémon van a aparecer, sería inaudito que no lo hicieran.

    Pero en sí esas primeras líneas las sentí muy ambiguas, como que si el fic no tuviera una liga, medallas y demás dejara de ser de Pokémon.

    Eh... Nunca se plantea a Iris como tonta, de hecho, se le plantea como deprimida, desgastada por el cargo. Se hace mención de que ocupó el cargo MUY joven (unos 14 años a lo mucho) por lo que tuvo que aprender a la mala, ya que en su tribu la enseñaron a ser fuerte, a respetar la naturaleza, a ser la mejor para poder liderar a su clan; pero es muy diferente liderar un clan que se basa en fuerza bruta por el poderío de sus dragones, a tener que liderar una región entera, porque ahí ya no afectas a un pequeño grupo, sino a todo un Estado. E Iris no sabía nada de política, ni economía, ni relaciones exteriores. Así que ella sola, ni aunque tuviera a la Elite y a los líderes, podía encargarse del problema PORQUE NO SABÍA COMO HACERLO, por eso contrató mercenarios, aunque sabía que estaba mal, no podía estar en todas las áreas a la vez y su problema primordial era educarse para saber como llevar las riendas de una región.

    Ella quiere que su región esté en paz, y si tiene que hacer acciones cuestionables las hará. Además, es una solución lógica; si una niña de catorce años de pronto va hacia la guerra sin saber que hacer o como contraatacar a Ghetchis, el pueblo la vería peor por el hecho de que estaría proyectando una imagen de impulsiva, imprudente y cabeza hueca. ¿Que podría haber recibido consejos de la Élite? Sí, pero el Equipo Plasma negro para ese entonces ya era una plaga en los juegos, por lo que eso sólo tomaría más tiempo y necesitaba medidas ya. Sin mencionar que en ves de respeto le tendrían miedo y dudarían más de ella, ya que verían como derrama sangre inutilmente. Los mercenarios fueron la opción más rápida y segura para seguir evitando muertes innecesarias, ya que ellos tenían los medios y el equipo necesario para acabar con la organización de Ghetchis sin comprometer mas a la región.

    No veo el problema con el elegido, ni como se contradice con las primeras líneas, siendo que se estableció que esto afectaba a la población en general. N tiene a Zekrom, es OBVIO que la gente va a querer seguirlo a él por tener a un legendario en su poder en vez de seguir a Iris; esto pasaba incluso en nuestros tiempos. ¿Cuanta gente no mató, robó e hizo desmadres por creer en que su Dios era el único y verdadero? Aplica lo mismo con N. La gente lo veía como su salvador, su mesías e Iris lo sabía, desconocerlo habría acarreado problemas MUCHO MAS GRANDES ya que Unova es supersticiosa y como región supersticiosa, preferirán seguir a quién tiene un legendario antes que todo. En resumen, si no lo hubiera aceptado tendría una bonita guerra civil (todas las guerras civiles son malas, a pesar de que luego se diga pelear por causas justas), y le estaría dando MUCHO MÁS PODER a N, ya que no lo podría vigilar ni controlar, y la gran mayoría de la región estaría de su parte, dejándola demasiado vulnerable.

    Este párrafo:
    Se implica que fue decisión consciente de Iris, ella sabía a lo que se metía, N era inconsciente de esta relación simbiótica, así que Iris lo manejó a su favor. Aun así, por la superstición de la gente, le dolía y entristecía que fuera así, pero sabía que no tenía opción si quería sacar la región adelante. Debía trabajar junto "al mesías del pueblo" si quería que todo fuera fluyendo como deseaba.

    Ella no culpa a Alder, de hecho, de lo único que lo culpan es que durante el brote original (Equipo Plasma) Alder estaba predicando sus enseñanzas a otros entrenadores en vez de ocuparse de su cargo como líder de la región, dejando todo a la deriva y "como Arceus quiera". Mas que nada lo tachan de desobligado, pues si él hubiera hecho algo antes de que Iris entrara, no tendrían tantos problemas.

    Y tampoco es culpa de los mercenarios, pues ellos erradicaron al Equipo Plasma Negro. Cuando Iris dice que "está relacionado a lo que pasó hace diez años" se refiere más que nada como N se relaciona con todo, como va a afectar su muerte y el resurgimiento de este nuevo equipo. Aun es temprano para desvelar que relación tiene el Equipo Neon con todo esto, pero está MUY ligado a lo que sucedió diez años antes y sobre todo, está MUY ligado a N.

    Por último, nadie ordena justicia cruda. Es sacar de contexto una frase que dijo Marshal, en cuestión así va el diálogo y lo que le sigue:
    Marshal dice que pueden aplicar justicia cruda, esto se deriva del ideal de Marshal de justicia, que consiste, como dijo en algunos diálogos atrás, de mostrar fuerza bruta y acabar con el equipo enemigo de forma brutal. Su concepto de justicia es tomar el problema por sus propias manos y atraparlos y juzgarlos, quizás incluso matarlos. Se deja ver que Marshal es agresivo, así que su ideal de "justo" es agarrarse a piñas "representando a los buenos". Luego se explica como la justicia "pura" por así decirlo no existe, y que aunque suena muy bonito en papel, pero en la realidad es un concepto mucho más difícil de llevar a cabo por la mera naturaleza intrínseca del ser humano, ambiciosa, corruptible. Y luego de esa pequeña alegoría te pone como nace la corrupción y como las organizaciones criminales se aprovechan de eso.

    Eh... aquí no me mostraste nada, pero creo que te referías a las perspectivas, cosa que comenté más arriba y dije que estaba de acuerdo.

    Tampoco entendí esto. ¿Más inconsistencias en base a qué? ¿Igual por las perspectivas de los personajes? Se siente muy ambiguo...

    Eh... creo yo que la historia se explica bien por sí misma, al menos de momento. Faltan varias pistas, encajar varias cosas, pero son cosas que se darán con el paso de los capítulos, porque en sí creo que las acciones de los propios personajes hablan de como son.

    Para terminar, me costó un poco -demasiado- leer este segundo comment, más por los colores que se usan (sobre todo el azul fuerte y el negro) ya que uso la skin new dark, por lo que era forzar demasiado la vista. Por lo que preferiría si se usara la font y el color normales de FFL, pero para señalamientos específicos usar mejor alguna Quote o un color que haga mejor contraste con el fondo oscuro.

    ¡El tercero viene en camino!







     
    Última edición: 26 Julio 2018
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  14.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    121
    Pluma de
    Escritor
    Ok ok ok... Finalmente me digne a leerte y que puedo decir, de momento sólo he leído el capítulo 1 así que este comentario es nada mas para ese capítulo.

    Me hiciste explotar la cabeza, no conozco a nadie, (sólo a Iris y a N) creo que es normal, incluso mencionaste que con el pasar de los capítulos (uno que no sea tan experto) uno lo entendera a futuro, tengo esperanzas así que espero todo salga bien

    En parte eso es bueno, puedo darme la idea de estar leyendo un libro, si lo veo desde ese modo está bien.

    Ahora en mi humilde opinión, la narración o el escrito mejor dicho se me hace pesada al tener todo muy pegado pero bueno eso ya es más bien problema mío que no afecta en nada en tu desempeño (sólo quería sacarme esa espina perdoname xD)

    Ahora bien por lo visto iniciamos con un viaje en avión con señoritas, que peleaban por... ¿Celos? ¿Acaso aquí hay un pasado TERRIBLEEE??? Espero a futuro se explique eso.

    Estamos en Unova :D perfecto la Región que no he conquistado en videojuegos D:
    Bueno veamos que tal, por lo visto Iris es campeona y al decir que tiene arrugas es por estrés o ya pasó algo de tiempo.

    N... esta... Muerto :O ok esa si que no me la esperaba, me impresionaste con ese final. Veamos que nos tienes que explicar (recuerda que sólo hablo del episodio 1 a la mejor en el dos ya resolviste todas las dudas lol)

    Bueno en conclusión, esta historia inicio con bastantes dudas para mi pero bueno tengo esperanzas, además, de momento que yo recuerdo no se a mencionado a un pokemon, sólo personajes de pokemon, me parece más una novela de la misma, algo que nunca, es la primera vez, que leo algo así.

    Sin nada mas su decir me despido.
    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    3,491
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Capítulo 1

    Sé que llego tarde pero tuve unas obligaciones que me tuvieron alejada del foro un tiempo. Aun así, espero que te agrade mi crítica~

    Y pues, empezaré por decir que tenía algo de miedo de no entender que iba a pasar en la historia, porque si hubiese sido solo de Pokémon quizás podía entender un poco más pero pensar que era basado en un colectivo del que no tenía ni idea pues... me daba respeto. ¡Pero para nada!

    A pesar de haber pequeños detalles que seguro no entiendo o referencias de algún tipo, el primer capítulo se me ha hecho una lectura estupenda y he sido capaz de seguir la trama sin problema. Supongo que en los siguientes capítulos entenderé aun más el trasfondo de la historia y de los personajes y eso hará la lectura aun más fácil.

    Ahora, en cuanto al capítulo. Me ha gustado un montón como introducción. No se ha hecho pesado como suele ser el caso de las mismas, de hecho se me ha hecho muy interesante, quería saber que estaba sucediendo con estas dos chicas, por qué iban a Unova (me resulta muy raro decirle así gosh) y después, que pasaba con Iris. De hecho, Teselia es mi segunda región favorita y leer de ella me hace mucha ilusión. Me ha sorprendido y encantado un montón el enfoque oscuro que le diste: no es como en el juego que el protagonista gana con combates, es mucho más duro y cruel, el gobernador debe deshacerse de esas amenazas de la peor manera posible, el asesinato. Y ahí entran las protagonistas, que resultan ser mercenarias.

    Poco más tengo que decirte de este primer capítulo... o, creo que algo sí... un pequeño detalle... ¡HAS MATADO A MI NOVIO! Ay no, Teselia sin N no es nada, no es nada dije. Okno, stop dramatismo, pero lo cierto es que ha sido un final de capítulo estupendo, te deja con las ganas de saber que va a pasar después.

    Me encanta tu narración, me hace meterme en la historia un montón, describes muy bien sin ser pesado y no tienes faltas apreciables, aun cuando no esté 100% metida en este fandom, seguiré leyendo porque de verdad me has dejado con ganas ><
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  16.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    3,491
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Capítulo 2 [btw, sé que muchos de aquí lo conocéis como Unova pero yo estoy acostumbrada a Teselia, lo siento]

    Aquí sabemos más información de la situación de Teselia y su población. Me ha encantado como lo has plasmado, porque realmente si lo piensas, así es un poco el mundo Pokémon, la población confía demasiado en las personas que tienen en su poder a un legendario, sobre todo en Teselia, que tienen a Zekrom/Reshiram/Kyurem pues como dioses. Que, por otro lado, es lógico, ya que prácticamente son dioses. Por eso tiene muchísimo sentido que N tuviese tanto poder, y al fin y al cabo, el pueblo es influenciable y, seamos sinceros, tontos. Pocos son los que dudarían del poder del chico y que no lo seguirían. La pobre Iris debe haber tenido un muy duro mandato.

    Y el hecho de que ahora N esté muerto y un nuevo equipo haya surgido solo lo hace todo peor. Y sinceramente, no concuerdo en absoluto con el que está en contra de Iris. No es por nada, pero no debe ser nada fácil dirigir un pueblo que cree más en la palabra de un chico que tiene a un legendario aun cuando hico que muriera tanta gente que en la tuya propia, y que encima ni los tuyos te apoyen.

    También hemos conocido más de la protagonista, de Alexa y su ex. Y es que, claro, si lo piensas, los mercenarios tienen ese problema: no pueden desarrollar sentimientos, porque interfieren en su trabajo. Pero, demonios, son humanos aunque no quieran serlo, y desean tener esa calidez de otra persona o amar a alguien, porque es imposible no tener sentimientos. Y pues ahora sufre, espero que eso no afecte a su trabajo.

    ¡La amiga me encanta! Es tan sincera y sarcástica que what a mood. Estoy deseando ver al nuevo personaje que aparecerá, creo que va a ser un equipo muy dinámico.

    Y nada, sigo repitiéndolo, pero me encanta como escribes. Yo, por lo menos, he tenido una lectura muy placentera y lo he disfrutado mucho, como ves. ¡Ya estoy deseando el siguiente!
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  17. Threadmarks: Capítulo 3
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    189
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    7073

    Amane ¡deseo concedido! El cap ya estaba listo, solo faltaban algunas correcciones. Que bueno que te haya gustado el fic y espero verte por aquí en lo que resta; que bueno que pudiste seguir el hilo de la historia a pesar de las dificultades de la misma (como el hecho de tener personajes originales y estar basado a su vez en un colectivo de poké que es otra historia original) y te espera mas fluff y angst yuri(?. Y no te preocupes por N, su muerte se verá mas adelante, razones y demás, y podrás fangirlear con él, porque hay algo preparado para más adelante.

    Asael Martinez ¡Hola Abys! Bueno verte por aquí, y que bueno que al final te animaste a pesar de tener tus dudas.
    Sobre el primer cap no son celos, es más bien teasing por parte de Allison a Alexa, y en el 3 -este- se explica más o menos porqué además de darle una mirada a la ex de Alexa, Scylla. En los primeros caps no te preocupes por no ver ningún poké, es así a posta, pero ya en este tercero verás criaturitas escupe fuego sin ningún problema. En el dos se aclaran más o menos tus dudas, así que no te spoilees aunque te haya mencionado en el 3 (?)

    Como dije, la muerte de N es secreto aun, pero ya espero ir revelando poco a poco todo. Qué bueno que sientas que es como un libro, me siento halagado jajajaja. Pero primero recuperate y después te veo por acá.


    Remolino
    La lluvia caía con fuerza, las gotas se impregnaban en su ropa como si fueran lágrimas filosas. Estaba empapada, su andar era lento y pesado, y tenía frío. Tiritaba, su cabello rojo estaba hecho una plasta y su visión era borrosa. A su lado, su Houndoom la acompañaba en su caminata. Había dicho que iba a entrenar, pero verdaderamente sólo quería estar un momento a solas con sus pensamientos.

    Su cabeza era un gran caos. Su mente al parecer se regocijaba torturándola, pues entremezclaba escenas de felicidad con otros escenarios sangrientos. Sabía que todo era una manifestación de su subconsciente y que no estaría pasando por todo aquello si una parte de ella no lo estuviera deseando. Pero no quería desearlo. Sus matanzas, la gran mayoría, tenían un propósito, primero había sido por necesidad, luego por convicción, después por mera costumbre. Cada vez que se manchaba las manos de sangre y sentía la calidez entre sus dedos, recordaba que estaba viva. Para ella, durante muchos años, vivir ya no era un placer, sino un castigo. Un castigo por todas las cosas que había hecho, que había dejado de hacer.

    Durante un tiempo se mintió a sí misma, se dijo que no le importaba, que no tenía consciencia. Y funcionó, funcionó tan bien que se olvidó de ser humana y se convirtió en una degeneración de un ser humano. Alguien que vivía por y para asesinar. Donde sus Pokémon ya no eran criaturas ni amigos, sino armas de destrucción. Donde todos ya no eran personas, sino blancos, objetivos, herramientas.

    Antes sólo mataba y le pagaban, blancos grandes, blancos chicos, blancos medianos; ella no discriminaba, aceptaba sin dilación y el cheque siempre era jugoso. Era un ciclo del cual no había salido en los últimos años y del cual creía no poder salir.

    No deseaba volver a perderse en la oscuridad. Y tenía miedo de que si lo hacía ya no volvería otra vez. Terminaría por romperse, por desmoronarse y todo por lo que había trabajado, todo lo que Scylla había traído a flote, no sería más que masacrado y olvidado.

    Quiso llorar. Quiso dejar de ser fuerte por un momento, quiso dejar salir por primera vez en muchos años todo lo que su corazón le rogaba que gritara.

    Pero aún así se negó. Se negó a expresarse, se negó a dejar de lado su papel.

    Llorar sería sólo una pérdida de tiempo. Y siendo sincera, ¿le quedaban lágrimas para derramar?

    Alzó la mirada al cielo oscuro. Siempre había sido buena para analizar, para idear estrategias, había escalado en un mundo hostil y sanguinario gracias a su ingenio, gracias a sus conocimientos y a su actitud. Se convenció a sí misma que era la perfecta máquina de matar, que el dinero era lo único que importaba y lo único que movía al mundo.

    Que el amor, la amistad, el compañerismo y la camaradería no eran más que simples obstáculos y trampas para tontos.

    Hasta que llegó a esa región.

    Sus ideas preconcebidas tuvieron que romperse, porque tenía que adaptarse constantemente para sobrevivir. Cuando arribó, aún tenía en la mente forrarse de plata con esa misión, matar a quién tuviera que y desaparecer. Pero había variables que no había tomado en cuenta.

    Primero la pusieron un grupo bastante peculiar; la gran mayoría de ellos eran apenas unos niños a sus ojos, los otros dos eran un científico loco y una chica con los mismos problemas que ella, los cuales sólo fueron escalando hasta obligarla a tratar de suicidarse.

    Sólo tenían un número que hacía de seudónimo para identificarlos, porque para todos, ellos no eran más que carne de cañón que no merecían ser identificados individualmente. Así nació el grupo 33. Los niños que sobrevivieron a la devastación.

    Luego conoció a su empleador y los líderes de gimnasio. Callahan era un maldito loco, un psicópata, un genio que se había creído dios y había intentado volar muy alto sólo para quemarse; el resto de su comitiva, la gran mayoría, eran igual de vomitivos y despreciables que él.

    Callahan ahora se encontraba muerto, pero había dejado una marca en todos ellos. Una marca infectada y punzante que los perseguiría hasta el fin de sus días.

    Acacia Knowing era una genio, una genio que había sido corrompida y destruida por Devastal. Había sufrido, y ese sufrimiento la degeneró de tal forma que sólo le importaba ganar la batalla contra el legendario, sin importarle cuantos experimentos humanos o con Pokémon tuviera que hacer, sin importarle si tenía que sacrificarlos a todos para lograr su objetivo. Cuando Devastal murió, su propósito en la vida se había extinguido, pero gracias a Cheza y Killiha es que pudo “rehabilitarse”, dejando atrás la sombra del odio y dedicándose a su investigación sobre las toxinas del legendario muerto, complementándolo con su trabajo como líder de gimnasio, mucho más honesto que antes.

    Pero seguía siendo un ser humano vil y despreciable, podrida por años de dolor y de sufrimiento. No era una mejor persona, seguía siendo la misma, pero ahora ya no tenía que mostrar ese lado de ella para sobrevivr.

    Bastian Ericksen y James Melbourne eran dos caras de una misma moneda. Fieles perros de Callahan, eran los primeros en respaldar sus decisiones, tan poco empáticos que sólo veían al grupo 33 como un montón de peones con los cuales desquitarse. Bastian se escudaba bajo la excusa de que debía hacerlos más fuertes e inculcarles el honor en las batallas; James simplemente los veía como muñecos con los cuales descargar su violencia. Melbourne había sido tan hijo de puta como para obligarlos a pelear contra él cuerpo a cuerpo mientras sus Pokémon sostenían una batalla campal entre ellos.

    Alexa sentía cierta alegría cuando pensaba en Melbourne y en como jodió su carrera al dejarlo paralítico en aquel combate que sostuvieron en Cirse. Ahora James era la sombra de lo que había sido, confinado a una silla de ruedas, a controlar sus arrebatos violentos que antes tenían una salida fácil en los ingenuos retadores que venían por su medalla. Type le devolvió su puesto de líder a pesar de todo, pero estaba feliz de saber que Melbourne sería desgraciado por el resto de su vida.

    El final de Bastian, sin embargo, la dejaba con sentimientos encontrados. Por un lado el antiguo líder de Efesto había perdido poder de fuego en su lucha contra el legendario, pero Ericksen no se unió a la batalla hasta que fue demasiado tarde; antes, tanto él como James buscaban aniquilarlos a toda costa. Al ser uno de los pocos sobrevivientes Type le cedió un puesto en la Elite, pues a pesar de su ideología, era un entrenador formidable. Era un final demasiado bueno para alguien tan desagradable.

    Rio un poco al recordar a Cristóbal Salazar, un líder que si bien antes pudo haber perseguido nobles ideales de heroísmo, terminó consumido por sus propias ideas, torcidas por la cicatriz abierta e infectada que había dejado la muerte de su hija, veinte años atrás.

    Tyros de Lann no había sido muy diferente a Cristóbal, sólo era un muchacho tratando de resaltar, de probar su valía. Y aunque noble, sus impulsos también lo condujeron hacia su propia perdición.

    Por otro lado,Type, simplemente fue demasiado ingenuo, tratado de adornar la verdad. Sin embargo, en los momentos más decisivos hizo lo correcto. Gracias a eso y a su fama, fue que se le dio el puesto de nuevo Director de la Liga Pokémon de Aiwass. Su apodo sólo era conocido entre su hermano, Mathos Van Prince, uno de los miembos de la Élite, algunos líderes y el resto del grupo 33. Para el resto del mundo, Type era Arrel Strauss, noble líder y el cambio justo que necesitaba esa región maldita para renacer.

    Dalia había sido la única que desde un principio los ayudó, y aunque no era la más fuerte de su grupo, siempre se esforzó por mantenerlos unidos, por cuidarlos y velar por ellos cuando sucumbían bajo mucho estrés y a pesar de resentir las consecuencias. No los conocía, no eran sus amigos íntimos, y aun así arriesgó cada gramo de su ser para que pudieran triunfar.

    Y luego… Scylla Frey.

    La más dulce de todos, la más intrigante y reservada. Scylla, que tenía un corazón demasiado grande y deseaba con todo su ser que nadie saliera herido, que nadie más muriera en esa absurda guerra civil entre Callahan y el Alto Mando de la región. Sufría con cada muerte, sufría con cada lucha. Y a pesar de todo se mantuvo firme hasta el final.

    Scylla Frey era la hija adoptiva de una de los Altos Mandos, Miriam de Legion y de alguna manera extraña, Miriam resultó ser también madre adoptiva de uno de los miembros del grupo 33: Liber al vel Legis.

    Alexa entonces recordó, que una de las razones para que Scylla siguiera luchando, había sido ella. Y Frey al mismo tiempo se volvió la suya propia para salvar a esa región de la destrucción.

    La verdad es que no supo el porqué precisamente se había enamorado de ella. Ni tampoco cómo es que Scylla le logró corresponder…

    Ahora todo se sentía tan fuera de lugar.

    Salió de sus pensamientos en cuanto Hellfire lanzó una llamarada hacia uno de los árboles cercanos. Un Sawk salió entre el humo y se lanzó contra Houndoom, acortando la distancia para usar su ventaja de tipo y en ataques marciales para abrumarlo. Sawk intentó usar su A Bocajarro, pero Hellfire se replegó y creó un anillo de fuego a su alrededor. Cuando Alexa iba a alzar su Mega Aro para desencadenar la Mega Evolución de su Pokémon, Marshal salió de la nada para tratar de darle un puñetazo.

    —Estaba entrenando hasta que Sawk me alertó de un peligro cercano.— Dijo el varón con sumo desprecio. —Pero sólo eres tú.—Rio de forma seca.—Te acabaré y le mostraré a Iris que estaba en un error, tendrá que escucharme la maldita zorra…

    —Eres tan patético que no puedes dar un ataque frontal, ¿y así piensas acabarme? ¿Así piensas probar tu punto?—Se burló ella. Marshal volvió a arremeter con otro golpe, pero Alexa lo esquivó y sacó sus cuchillos de su cinturón.

    — ¿No puedes pelear con honor, basura?

    — ¿Desde cuándo los mercenarios tienen honor?

    Ella alzó su Mega Aro y aunque el Elite trató de impedirlo, era demasiado tarde. Hellfire ya había evolucionado y en consecuencia por su estupidez, Weiss le rajó la cara de forma limpia.

    Ninguno de los dos saldría de ahí ileso.

    Un trueno resonó por los alrededores.

    Scylla Frey, la hermosa líder de gimnasio de ciudad Caribdis, despertó de forma abrupta. Sintió que había algo fuera de lugar, pero al levantarse e inspeccionar su habitación, no había nada extraño ni sorprendente.

    Estaba sola, con su figura reflejándose en el gran espejo enterizo que Alexa le compró alguna vez, con la excusa de que deseaba admirar más su belleza. Sonrió de forma triste cuando el recuerdo cruzó su mente.

    Vio el reloj y apenas eran las diez de la mañana. Lanzó un suspiro pesado, y se maldijo internamente. De nuevo se había quedado dormida, y seguro si no hubiera tenido esa pesadilla, hubiera dormido mucho más, descuidando sus deberes como líder.

    Desde que terminó con Alexa, se había sentido mucho más letárgica. Comía poco, dormía mucho, las pesadillas muchas veces no paraban de acosarla y la culpa que sentía la carcomía por dentro. Pero cada día, cada segundo y cada hora se decía que había hecho lo correcto, que haberla dejado ir era lo ideal.

    No iba a mentirse, la amó, la amaba y la seguiría amando, no sabía hasta cuándo. Le dolía la lejanía, le dolía mucho más no poder comunicarse con ella y escuchar su voz, le desagarraba el mero pensamiento de que Weiss quizás ya la hubiera olvidado. Y con ese dolor volvía a reafirmar su convicción, de que dejarla volar lejos de Aiwass había sido lo mejor.

    Lloraría, como todas las noches, se recriminaría y lo lamentaría, quizás para siempre. Porque muy dentro de sí, Scylla Frey se consideraba egoísta, se consideraba como un obstáculo. Porque temía estarle cortando la libertad a su exnovia, temía que algún día Alexa se arrepintiera de estar con ella y la despreciara tanto como para alejarse y repudiarla.

    Quizás si Miriam no hubiera sido corrompida, aún estaría con ella y podría guiarla para saber qué hacer. Quizás si Legis estuviera más cerca, podría pedirle un unas cuantas palabras de aliento y algo de confort. Pero ninguno de ellos dos estaba, pues una estaba muerta y su hermano se encontraba en una región lejana.

    Tenía a Nua cerca de ella, pero su pequeña hermana sabía tan poco de los acontecimientos que no quería abrumarla con sus propios problemas personales. Había jurado guiarla y protegerla, tomando el lugar que Miriam dejó. Nua seguía demasiado frágil, mostrarle sus demonios internos la llenaría de ansiedad; no quería eso.

    Podía escuchar la voz de su consciencia recriminarle que era demasiado buena, y por eso era su sufrimiento. Odiaba el tono sabiondo con el que su subconsciente trataba de hacerla entrar en razón, porque de una u otra forma, arreglar las cosas con Alexandra era su más grande deseo y anhelo.

    Pero ya había tomado la decisión, y no se retractaría de ello, aunque sus sentimientos la estuvieran matando poco a poco, lenta y dolorosamente.

    Se duchó rápidamente y se hizo un desayuno poco sustancial, sólo un jugo de bayas aranja y un pan tostado para tener algo que le hiciera un mínimo de peso; después cruzó un pequeño túnel que conectaba su gimnasio con su hogar, cortesía de su exnovia, y se dirigió para abrir las puertas de su gimnasio. Como esperó, la multitud estaba conformada en su mayoría por varones jóvenes, entre ellos quizás solo se encontraban a lo mucho cinco chicas.

    Sabía perfectamente que las mujeres venían por su medalla, pero de la multitud de muchachos quizás sólo el 5% de ellos viniera para solamente retarla. El resto trataría de invitarla a salir, alardear de su fuerza, entregarle regalos sumamente caros y cartas de amor; otros más, aunque fueran capaces, perderían ante ella para que sintiera lástima por ellos y accediera a sus peticiones. Finalmente habría otros que solo estarían ahí para tratar de burlarse de ella, ya que según ellos una mujer no podía ser una buena líder de gimnasio; aquellos siempre se iban llorando o soltando pestes cuando los vencía en menos de cinco movimientos.

    —¿Quién será el primero? —Preguntó con amabilidad y forzó una sonrisa.

    No debía dejarle ver a los retadores su estado anímico, porque sabía bien que muchos de ellos podrían aprovecharse de su situación.

    —¡Yo estoy aquí desde las tres de la mañana, señorita Frey!—Alegó uno de los varones, alzando la mano. Era un muchacho menudo, con lentes y tenía entre sus manos un ramo de rosas.—Si gano, ¿tendrá una cita conmigo?

    La típica propuesta.

    Cualquier otra mujer en su posición, dolida, harta, aceptaría dichas ofertas sin dudarlo para ejercer la típica rutina de “un clavo saca otro clavo”. Sin embargo, ella no era así, no le gustaba dar falsas esperanzas, no le gustaba jugar con los sentimientos de los demás. Sobre todo, no se iba a engañar a si misma. Si Alexa la logró conquistar en un tiempo tan corto fue por diversas circunstancias que hizo que la atracción fuera mutua, pero ahora dichos factores no existían. Si era más honesta consigo misma, sabía que su corazón roto aún sangraba, y no se veía en el corto plazo en una relación con alguien más, quizás en el largo plazo tampoco.

    —Si ganas tendrás mi medalla, solo eso. Tengo un evento más tarde y solo pueden asistir líderes de gimnasio .—Mintió Frey y sonrió con dulzura invitándolo a pasar a la arena.

    Al chico pareciera que lo sedujo una bella sirena, pues ni le reprochó, simplemente se dejó llevar.

    —Será una batalla uno contra uno, ¿está bien?

    —¡Claro señorita! Lo que usted diga me parece bien.

    Antes las batallas eran tres contra tres, pero con la gran multitud de gente a sus puertas, Scylla había modificado un poco las reglas de acuerdo al número de retadores. Si eran muchos, sería un formato rápido de un solo Pokémon; por el contrario si tenía poca afluencia, volvería a su formato tradicional de tres contra tres. Type le había dejado hacer dichas modificaciones, sobre todo teniendo en cuenta que su situación emocional no era la mejor y eso la llevaba a desgastarse más rápido.

    El muchacho entonces liberó a un pequeño Luxio, el cual se sacudió la melena y la vio con intriga. Scylla no pudo evitar pensar en Tywin, el Luxray de su hermano, antes Pokémon de Tyros, su primer amor. Sin embargo, cuando antes pudo haber sentido dolor, ahora sentía nostalgia; le tomó tiempo, pero pudo hacer las paces con su recuerdo, llegar a aceptar del todo su muerte.

    Llegó a aceptar que Tyros, aun si siguiera vivo, no la trataría más que como una hermana menor. Le dolió aceptar que De Lann muchas veces la usó de excusa para saciar su rivalidad con Heru Nikkusu, el ex-campeón de la región. Y aún si él hubiera sabido de sus sentimientos, la hubiera rechazado con la excusa de que primero debía derrotar a Heru antes de embarcarse a una relación. Para limpiar su imagen y su honor, diría.

    Si él siguiera vivo, tendrían una bonita amistad, pero nada más allá de eso. Sin embargo, se preguntó qué hubiera pasado de darse aquel escenario. ¿Se hubiera enamorado de esa mujer? ¿O simplemente la habría ignorado, encaprichada con el líder hasta llegar a aceptar la realidad?

    Quizás su presente no sería tan doloroso.

    —¿Está bien, señorita? —Preguntó entonces el retador, Scylla entonces se dio cuenta que había estado sumida en su tren de pensamiento y carraspeó en consecuencia.

    —Sí. Solo… me distraje un poco. —Mintió y se llevó su mano a su cinturón de pokebolas, pensando cual podría ser el mejor prospecto para dar una buena batalla.

    Sin embargo, antes de que pudiera elegir a su Milotic un rayo rojo surcó la estancia. Frey sabía de quién se trataba y suspiró; Jaden era el Scizor que le había regalado a Alexa, un bonito obsequio para darle a entender a la mercenaria que sentía algo por ella. Cuando Weiss se fue, lo dejó con ella, y le dio estrictas instrucciones para evitarle esfuerzos innecesarios. Para ese entonces ya no eran nada, por lo que no entendía su decisión. Lamentablemente Scizor no fue el único que dejó a la deriva, sino también a una Vaporeon (un regalo que le dio por su “aniversario” de tres meses) y una Ninetales Alola. ¿Acaso la quería torturar dejando pequeños rastros de su presencia? ¿O era por algo más? Sacudió la cabeza un poco para dejar de pensar en eso y darle más vueltas de las necesarias.

    No podía cambiarlo ni ordenarle que saliera del ring, dado que eso significaría una derrota automática para ella. Vio como entonces los ojos de Jaden, antes ámbares, cambiaban a un tono azul glacial; cuando ella alzó la mano para dar inicio al combate, Scizor no dudó en lanzarse con sus pinzas hacia la yugular de Luxio.

    —¡Luxio, Onda Trueno!—Ordenó el retador, pero Jaden era mucho más rápido, así que antes de que el pequeño león pudiera cargar de electricidad su melena, el bicho ya le había ensartado una Tijera X en el pecho.

    Frey había visto antes combatir al bicho y sabía porque entonces Alexa le había dado un segundo nombre: Ares. Scizor en batalla era implacable, rápido, difícil de vencer, era como un señor de la guerra, violento y magistral a partes iguales.

    Scizor era un guerrero letal, su segundo nombre provenía de una fábula que rondaba en Aiwass. Así como Icaros había sido un héroe que voló muy cerca del sol y cayó a la tierra donde se encontraba la ciudad con su mismo nombre. Ares se decía que había sido un humano violento, impulsivo, letal y valiente, que trató de luchar contra el destino mismo y le plantó cara a Devastal cuando despertó por primera vez hace milenios. Pero Ares fue consumido por las llamas violetas y su memoria se traspasó de generación en generación para inculcar temor y respeto hacia el legendario, y prevenir que cualquier otro hiciera lo mismo que él; porque Devastal era el estrago y la cosecha, incapaz de morir, incapaz de ser desafiado.

    Hasta hace unos meses atrás, donde vio como un grupo de chicos extranjeros le dio muerte, arriesgando sus vidas, su seguridad por una región que no conocían. Una región que los había hecho sufrir de mil maneras diferentes, aplastando sus esperanzas y sus mentes lenta y dolorosamente.

    Recordó haberle contado dicha anécdota a Alexa cuando estaba inconsciente, cuando la salvó del veneno de un Ariados y perdió su riñón en el proceso.

    Quizás ahí es cuando empezó a interesarle.

    —Ares, baila.—Sabía de ante mano que Scizor no respondería a su primer nombre en el fragor de la batalla. Tampoco podía dejar ver a sus retadores que su Pokémon se mandaba solo, porque si de por sí muchos la calificaban de injusta por ser una de las más difíciles gracias a su entrenamiento con su exnovia, el tener Pokémon “impredecibles” y con estrategias propias solo haría que dicho descontento se acrecentara mucho más. No es como si le importase mucho, pero para términos prácticos debía mantenerse accesible, después de todo los retadores dejarían de venir si los vencía a todos en tres movimientos.

    Al menos eso quería pensar.

    —Luxio, ¡usa Rayo Carga!

    El león cargó energía eléctrica en su hocico y la expelió en forma de rayo hacia donde se encontraba Scizor. Sin embargo, Ares ya había ejecutado su danza y se podía ver un aura rojiza rodeándolo; gracias a su Danza Espada, su ataque había aumentado de forma bestial y seguía teniendo una ventaja en velocidad. Fue fácil para él esquivar la ofensiva del felino, así como acercarse hacia él y quedar frente a frente sin ningún problema.

    —Puño bala.

    —¡Esquívalo, Luxio!

    Antes de que Frey diera la orden, Scizor ya tenía cargadas sus cuchillas con ese fulgor plateado y dejó caer todo el peso de estas sobre la mandíbula del león, quién apenas y pudo reaccionar contra el golpe, mucho menos esquivarlo. El ataque fue tan certero y potente que mandó volar al pequeño hacia las gradas del gimnasio, sus ojos vueltos un espiral.

    El muchachito entonces regresó a su malherido Pokémon, pero en vez de tristeza o resentimiento, en sus orbes se denotaba una profunda admiración y agradecimiento.

    —¡Es genial, señorita!, ¡le prometo que entrenaré mucho y volveré a retarla! —Sonrió de forma bobalicona.—Espero que para entonces esté dispuesta y acepte una cita conmigo.

    Ella solo lo despidió y dejó que el siguiente contrincante pasara.

    A las tres de la tarde, había despachado a más de treinta entrenadores, unos más difíciles que otros y aun le quedaban en la puerta otros diez para ser atendidos. Para ese entonces Jaden seguía en el campo y, aunque muy lastimado, se notaba que podía seguir luchando. Era de esperarse, había sido Pokémon de una candidata a Élite, pero Scylla no podía tolerar ver como Scizor se desgastaba hasta niveles ridículos. Además, no le gustaba pelear con Pokémon que ella misma no hubiera criado, pero sabía que que Jaden era demasiado testarudo; las primeras veces que lo había intentado regresar a su pokebola habían sido en vano, puesto que Scizor siempre salía de su encierro para volver a pelear.

    Sin embargo, antes de pasar al siguiente contrincante, se acercó a él para intentar hacerlo entrar en razón. Si seguía así terminaría demasiado desgastado, quizás muerto.

    —Sé lo que te dijo tu ama.—Comenzó con voz trémula, no dejando que se le notara su dolor.—Pero tienes que descansar, Jaden. No puedes seguir así para siempre; mejor ve a la casa y espérame ahí. Prometo que no me pasará nada, sólo son diez retadores más.

    Scizor la vio de reojo y apretó sus pinzas.

    —Zor… Scizor…

    —Sólo dame una hora ¿sí? Si no estoy en casa en una hora puedes volver a venir.

    Aquello pareció amedrentar un poco a Jaden, quién se destensó y salió de la arena. Scylla volvió a suspirar y cuando vio al tipo bicho salir de la estancia, dejó que el siguiente contrincante se acercara.

    Ella fue la primera en liberar a su Pokémon, un Tentacruel. No era su mejor Pokémon, pero si era eficiente; después de que treinta entrenadores no hubieran obtenido su medalla a causa de Jaden, esperaba que al menos alguno de los diez restantes pudiera vencerla ahora que usaba su propia fuerza. No se las iba a dejar fácil aún así, pero quería darles algo de esperanza.

    Cuando la chica que la iba a retar sacó a un Emolga, Scylla sintió que por primera vez en el día, podía concentrarse en los combates.

    A las cuatro de la tarde cerró momentáneamente el gimnasio. De los diez retadores restantes, sólo uno de ellos se alzó con la medalla y afortunadamente no le pidió algo más, lo que era un alivio. Quizás hubieran sido más los que pudieron haberla vencido si Jaden no estuviera siempre vigilándola, siempre protegiéndola.

    No quiso regresar por el túnel que conectaba a su casa, prefirió salir de su gimnasio y tomar la ruta “larga”, a pesar de que sólo eran tres cuadras hasta llegar a su hogar. Quería respirar aire, sentir el aura de Caribdis rodeándola, no quería volver a su encierro tan pronto.

    Quería volver a los concursos, a presentarse en la Ópera Lunar, pero aun no se sentía preparada. Quizás cuando estuviera mejor consigo misma, mejor con toda la situación, podría volver a fingir dentro de un escenario; su máscara de indiferencia ahora era demasiado frágil y estaba segura de que si iba al plató y trataba de hacer combinaciones perfectas y hermosas, aquello terminaría por traerle recuerdos no gratos y se desmoronaría en la tarima.

    No podía permitir eso.

    Cuando abrió la puerta de su residencia, se encontró que Ariel, la Vaporeon y Sasha, la Ninetales, se encontraban dormidas encima de uno de finos sillones aterciopelados de la sala, sus respectivos platos de comida casi intactos. Jaden, por el otro lado, se encontraba a un lado del recibidor, con el cuerpo inclinado y la cabeza gacha, esperando sus siguientes indicaciones. La escena la hizo sonreír de forma melancólica.

    —Puedes retirarte, Jaden. Me haré algo de comer y descansaré antes de volver al gimnasio.

    Scizor la vio de forma inquisitiva, pero acató su petición y desapareció entre uno de los muchos pasillos de la residencia. Ariel entonces se levantó y caminó hacia ella para restregarse contra sus piernas de forma afectuosa, tratando de animarla aunque fuera un poco.

    Scylla la alzó entre sus brazos y le acarició la cabeza de forma cariñosa.

    —Tú no deberías esperarme. Vamos a superar esto, ¿está bien?

    Otra mentira, pero no había nada mejor que pudiera decir. Vaporeon la había visto llorar, sufrir, pero aun así seguía repitiéndose ese mantra para tratar de convencerse a sí misma de lo que predicaba. Si podía hacerlo, entonces esa sería su señal de mejoría, de que podía seguir avanzando a pesar de todo lo que había vivido.

    A pesar de que Ariel fuera un regalo de Alexa, se veía incapaz de despreciarla o alejarla, así como era incapaz de alejar a Jaden o a Sasha. Quizás fuera una tortura tenerlos ahí, pero sabía que ellos no tenían la culpa de nada. Solo habían sido arrastrados por las consecuencias.

    —Vamos a estar bien.—Volvió a repetir.

    Legis estaba demasiado lejos, pero quizás debía intentar contactarlo. No le diría toda la situación, pero le haría bien hablar con alguien.

    Vio de reojo el anillo plateado que se encontraba en la mesa, y se acercó para acariciar el metal y la gema que lo adornaba. Pensó en tirarlo, pero se dio cuenta que aun no estaba lista para eso.

    Siempre hacía lo mismo, y no tenía el valor para simplemente desecharlo. Quizás después.

    Se preguntó, de forma inconsciente, que tantas horas de diferencia tendría Aiwass con Unova.

    El sol apenas aparecía en las faldas de las montañas de Unova, y se podía notar como cierto sector del bosque que rodeaba la sede de la liga estaba en llamas; por más que la lluvia caía de forma incesante sobre la región, el fuego no parecía menguar ni apagarse. Las flamas de Houndoom eran diferentes, conformadas por diversas toxinas, haciéndolas perpetuas, peligrosas y letales.

    Marshal estaba lleno de rasguños, tenía los dedos de la mano derecha morados y parte de la cara inflamada. Alexa, en cambio, sólo tenía algunos moretones en los brazos y la sangre que manchaba su ropa no era suya, sino la del Élite. James Melbourne peleaba de una forma muy similar a él y ajustarse a su estilo de lucha le había sido demasiado fácil; si aún no le había desgarrado los tendones con los cuchillos o le había provocado una herida fatal es porque no podía, pues estaba segura que a Iris no le gustaría saber que uno de sus Élites murió en sus manos. Sin embargo, era bien sabido que Marshal solía arreglar sus problemas a golpes, así que dicha escaramuza no debería ser un problema.

    A él ya sólo le quedaba un Pokémon, mientras que ella tenía dos fuera y los otros intactos. Con ellos había aniquilado a casi todo el equipo de Marshal y si el combate había durado tanto es porque a Hellfire le gustaba jugar con sus presas. Podía ver como Conkeldurr luchaba por tratar de asestarle a M-Houndoom, pero aquel lo esquivaba con gracia y contraatacaba con sus propios cuernos para acorralarlo en un árbol cercano.

    Hasgard, su Ivornose, una criatura endémica de aquella región maldita, se mantenía alejado del combate hasta que fuera necesario o bien, Hellfire se hubiera aburrido de su presa. Su cuerpo gris era mucho más alto que el de un Aggron, pero más ligero también. Las placas de acero que rodeaban su cuerpo eran pequeñas, pero le brindaban la suficiente resistencia para evitar daños graves. Su cola con pinchos se movía de lado a lado, impaciente, sus ojos rojos se veían más amenazantes con la luz del fuego. Tenía tres brazos y su postura era bípeda. En cualquier otra luz, se podría ver como algo majestuoso, mas ahora parecía un asesino esperando el momento indicado para acabar con la vida de su víctima.

    Hasgard expelió una pequeña nube de vapor de su boca en cuanto vio como Hellfire encajaba sus colmillos con saña en el cuello de Conkeldurr, empujándolo hacia uno de los árboles cercanos y encajando sus cuernos en uno de sus hombros. Después, cuando el tipo Lucha trató de asestarle una Manchada, Houndoom tomó aquel brazo entre sus colmillos y usó la fuerza del ataque para golpear a su oponente con su propia extremidad. Conkeldurr se estrelló contra una roca cercana, rompiéndola gracias a la inercia y su propio peso.

    Sin embargo el tipo lucha se levantó poco después, cojeando, jadeando, seguro con la gran parte de sus huesos rotos gracias a Juego Sucio pero se irguió nuevamente. Su estructura le permitía ser un tanque, un Pokémon digno de recibir daño y causar

    Alexa se dio cuenta de que ya era hora de que el juego terminase.

    Cuando Marshal se volvió a lanzar hacia ella, en un intento vano por encajarle un gancho alto en su mandíbula, ella se agachó y le propinó una patada en cuello. El varón se llevó las manos hacia la zona afectada, tosiendo sangre de forma copiosa y lamentable, ella aprovechó para alzar su pie y dejarlo estampado contra el suelo.

    Y entonces todo pasó demasiado rápido.

    Un Toxicroak salió entre los arbustos y con los pinchos de sus manos envueltos en veneno detuvo la afrenta entre Houndoom y Conkeldurr. Sólo un simple movimiento de sus garras bastó para alejar al can siniestro varios metros y dejar inconsciente al otro tipo lucha. Una silueta femenina salió tras él y logró taclear a Alexandra antes de que pudiera terminar de joder a Marshal. Ambas mujeres rodaron y una pequeña risa se escuchó de la atacante.

    —¡No te puedo dejar sola dos segundos porque incendias el bosque! Menos mal Caitlyn se dio cuenta de la afrenta e hizo que sus Pokémon crearan una ilusión a su alrededor.—Dijo en un tono divertido, como si aquello no hubiera sido más que un mero juego de niños.—¡Feral, apaga esto!

    Un Feraligatr salió a paso lento, y en meros segundos extinguió el incendio con su Hidrobomba. Hasgard quiso abalanzarse contra el nuevo intruso, pero la voz de su entrenadora lo detuvo antes de que pudiera atacarlo.

    —Esta bien Hasgard, son aliados.—Gruñó la pelirroja con fastidio.—Buen tiempo para que aparezcas, Alexis.

    —Siempre aparezco en los mejores momentos, querida.

    Alexis le sonrió y se levantó, sacudiéndose el polvo que cayó en su coleta de caballo y en sus googles, Su traje militar se encontraba roto y diversas vendas adornaban la gran mayoría de su cuerpo, pero eso parecía no importarle mucho. Al contrario que Alexa o Allision, Alexis Zentris parecía más una general retirada que una mercenaria; o bien, podría ser confundida con una modelo con pésima suerte gracias a su cuerpo curvilíneo, cabello rubio y ojos verdes.

    —Deberías haberme dado el gusto de dejarlo inconsciente.—Gruñó de nuevo Weiss. Marshal la atacó primero, así que tenía todo el derecho de haberlo dejado todavía peor.

    —No creo que se levante, Lex. Sólo míralo.—Lo señaló y en efecto, el Élite había parecido sucumbir al dolor y al cansancio, no abriría los ojos en un buen rato.

    —Tsk… en fin, ¿qué demonios te pasó?

    —No te alargaré la historia, cosas malas pasaron en el transporte, todo salió bien después de eso pero los tipos que creyeron que eran muy machitos por atacar una Organización mucho más grande que ellos ahora están siendo comida de tiburones. Pero en fin, no vine aquí solo para contarte eso.—Sonrió de forma cómplice.

    —¿Qué demonios te enseñó Allison?

    —Entre lo que me enseñó y lo que me contó de todo, debo decir que estoy de acuerdo con ella en que tienes serios complejos a ser tratados, de forma inmediata de ser posible.—Dijo Zentris tratando de ocultar su risa—En serio, parece como si te hubieran lavado el cerebro, aunque debo decir que es un cambio que me gusta; claro, cuando no vuelves a ponerte en tu modo miserable y quieres matar gente. Aunque… si quieres hacer eso para concentrarte en la misión está bien. Te veías bastante concentrada ahí cuando estabas sacándole los dientes a Marshal a golpes.

    La risa de Alexis estalló entonces, eran tan cínica y burlona que Alexa tuvo ganas de dejarle una cicatriz permanente en el brazo o bien, romperle el cuello. No le veía caso a la conversación si ella sólo se iba a burlar o a recriminarle. Ya tenía suficiente con su subconsciente haciendo las dos tareas como para que ahora Alexis tomara su papel.

    —Podías haber llamado, haberle dicho al jefe que tenías una nueva novia y que si se ponía pesado le ibas a romper las piernas, o que te asegurarías de hacer su existencia un infierno si le hacía algo a tu querida. Era una solución muy fácil, ¿no la pensaste?

    Se ajustó sus googles y amarró su largo cabello rubio detrás de su espalda. Sonrió.

    »Allison tiene buenas intenciones y no quiere que sufras como pasó con Natalie, aunque ese caso fue muchísimo peor. Sin embargo, ella en su sobreprotección sólo está viendo un lado de las cosas, el lado que le conviene para hacerte entrar en razón. Odia verte así, y lo sabes.

    —¿Y tú ves todo el panorama?—Se burló Weiss.

    —Sí, yo sí lo veo, Alexa.—Respondió Zentris con sequedad, cambiando súbitamente el ambiente a uno mucho más serio, con la esperanza de que Alexa pudiera recapacitar.

    —¿Y me podrías decir, entonces, cuál es?

    —¿La amas? ¿O la amaste alguna vez?

    Alexa chasqueó la lengua. ¿Qué clase de sinsentido era esa pregunta?

    —Por supuesto.

    —Nunca has sido buena con las emociones, Alexa. Nunca ha sido tu fuerte. Y tiendes a ser demasiado impulsiva al tomar una decisión que las involucre.

    —No te estoy entendiendo, Alexis. Deja de ser tan críptica por una vez en tu vida y habla claro.

    —Piensa Alexa, piensa en cómo se debió sentir ella y cómo te sientes tú. Quizás ahí encuentres la razón de todo esto.

    —Sé cómo se debió sentir ella.

    —Ese es el problema, crees saber lo que sintió, ¿pero realmente es así? Sobre todo ¿Lo que tú hiciste está motivado por las razones correctas?

    —Lo está.

    —No me respondas tan rápido, Lexi. Piénsalo mejor, tú podrás leer el lenguaje corporal de las personas, pero no puedes ver más allá de eso; no sabes lo que significa cierta mirada, cierto gesto, sólo ves lo que crees conveniente para premeditar un ataque o saber cómo proceder en alguna negociación. En cambio, yo puedo ver todo, incluso a través de una mirada congelada en una pantalla. Yo soy la especialista en esto, no tú.

    Alexa no le respondió, la ignoró y empezó a caminar de regreso para evitar escuchar los sermones de Alexis.

    —¿Vienes?—Le preguntó Weiss de forma seca, no esperando que siquiera su compañera le respondiera para seguir avanzando.

    —¿Vas a seguir evitando el tema?—Suspiró Alexis y avanzó.—Sé que ya no nos consideras tus herramientas, Alexa. No sé si nos consideras amigas, pero tenemos diez años en esto, un poco de confianza mutua no haría mal de vez en cuando, guardarte todo solo te terminará destruyendo.

    «¿Y de que te serviría, Alexis, si te lo digo?»

    No era tiempo de hablar de emociones, nunca lo era, y prefería seguir lidiando con sus demonios internos antes de que siquiera exteriorizar su sentir. Sin embargo se sentía mejor después de la pelea, ya no tan hundida, ya no tan miserable, sirvió para que su cerebro se concentrara en otra cosa; atacar, defender, destruir. Su instinto de supervivencia había sido reactivado y por ahora eso era lo único que importaba.

    En serio esperaba que Allison hubiera encontrado algo, lo que fuera, para seguir movilizándose. Estar sin hacer nada, solo pensando, hacía que empezara a divagar. No se podían permitir eso, no más.

    La lluvia dejó de caer poco después.

    Cuando ambas se adentraron a su recinto, se encontraron con que todas las luces del lugar estaban apagadas, el único fulgor que se podía apreciar eran las diversas pantallas que Allison vigilaba de forma incesante, como si algo estuviera fuera de lugar. No se veía divertida, ni en su usual humor sarcástico; estaba temblando de rabia.

    —Encontré algo.—Fue todo lo que dijo y tras unas tecleadas rápidas puso varias imágenes y vídeos que a primera instancia no tenían nada que ver unos con otros.—Como lo sospeché, habían puesto sus propios virus.

    —¿Su guarida aparecía en esos vídeos?—Inquirió Alexis, tratando de ver algo que remotamente se pudiera parecer a alguna edificación sospechosa que les diera alguna pista sobre su ubicación.

    —No. De hecho, no era algo generalizado; sus virus sólo se encontraban en la programación de ciertas cámaras, no de todas.

    Mostró cuatro vídeos, en dos de ellos se podía apreciar imágenes de N cuando estaba vivo. Rothschild dio un click al segundo vídeo, el cual solo duraba treinta segundos.

    N se veía en un claro con sus hermanas, lejos de todo y todos. Se veía como el elegido sonreía de forma melancólica y al parecer le decía algo a sus familiares, pero el audio estaba dañado; cuando N sacó el orbe de su manga para empezar a hablar con él, el vídeo se fundió a negro.

    —Hay muchos vídeos alterados.—Prosiguó Allison.—Pero esto no concuerda, porque todos los virus con los que me encontré fueron muy básicos, casi hechos por principiantes, ¿me vas a decir que meros principiantes mataron a N y se adentraron a una red que YO diseñé con virus demasiado simples? Algo no cuadra.

    —Alguien los está ayudando.—Aseveró Alexis.—Alguien dentro de la Liga.

    —Y eso no es todo.—Señaló Allison y puso a correr otro vídeo, uno aparentemente reciente.

    Eran Iris y Grimsley, el audio volvía a estar cortado y había una estática de fondo que hacía imposible escuchar la conversación. La misma escena se repitió varias veces durante unos cuantos minutos hasta fundirse en negro, aunque esta vez con unas letras blancas adornándolo.

    —Saben que estamos aquí.—Masculló Alexa.

    En la pantalla se encontraba el logo de su organización.




















     
    Última edición: 4 Agosto 2018
    • Reflexivo Reflexivo x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Sad Sad x 1
  18.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    385
    Pluma de
    Escritor
    Yow.

    La verdad no se me hizo pesado (aunque después de leer el último epílogo, tú me entiendes, nada se me haría pesado. Está muy bien el capítulo para entrar un poco en contexto, primero de Scylla, y luego de Alexa, siendo ambas importantes para lo que se viene.

    Me ha gustado ver de nuevo a Scylla. Y la he pasado muy bien viendo a Alexa hacer mierda a Marshall, pero mi favorita ha sido Alexis. La chica es bastante simpática y da una sensación algo más centrada que las otras dos, pero en general las PMC me caen bien como un equipo balanceado. Ahora veamos cómo patean traseros.

    En cuanto al traidor... apuesto a por la zorra fantasma de Shauntal, aunque sería tremendo twist que acabe siendo Caytlin.

    Yay! Referencia griega al estilo H/H
    Bracitos :bulbi::bulbi::bulbi:
    Desde que este fanfic se lee con música de TaTu
    Amor infinito.

    Alexis Hyuuga nueva Besto girl

    Acá sigo. Nos vamos leyendo.
     
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    121
    Pluma de
    Escritor
    Holaaaaa he vuelto >:D
    Bien bien bien Capítulo 2 Leído. A este paso estare al día con esta historia (actualmente me falta el último que subiste, el tercero pero esta largo así que lo leeré pausado xD) que bueno que empeze a tiempo lol.

    Ahora bien hablando del episodio en si, sin dañarte y con toda la bondad del mundo, hay mucha diferencia entre el primero y el segundo. En el primero siento que es un libro (como te había dicho) y este último pues ya siento que es Pokemon con una historia super profunda y triste, llena de caos.

    De verdad que el cambio lo noté mucho.

    Un "país" mejor dicho región en un Estado TERRIBLEEE, no hay nada peor que un pueblo que ni siquiera tiene mentalidad propia o autoestima, que tenga que depender de sus representantes, cielos esto en parte se me hace familiar. Bueno el caso es que... en serio, N es un Dios para la gente de Unova, creo que cegaron bastante, tendrían que haber estado en un momento de debilidad masiva, hacer que tu "Presidente" sea el que de la cara por ti y si sale algo mal automáticamente el pueblo cae.

    La muerte de N choco muy duro pero aún así esa no fue la causa total de que Unova este como esta. Fue un golpe duro obviamente, siento lástima por la región... de ser la que más tecnología tiene (creo) llena de edificios, mucha infraestructura y demasiado conocida. Paso a ser un sementerio cubierto de sangre.

    Iris... mi campeona Iris... te heredaron algo que no puedes controlar, lo peor del caso es que la cruda realidad. NADIE TE ENSEÑA, TU SÓLO CRECES. A veces eso pasa en la vida Real, nadie te guía, ahora en el mundo Pokemon un campeón es quien cuida su región de cualquier cosa, incluso ayuda en la estabilidad de la misma.

    Nada me dio más rabia que leer que la región kalos no quiere ni siquiera asomar las narices, entiendo que Diantha sea una diva pero... aún así se ve muy mal de su parte no querer ayudar. Aunque ya no sea la campeona estoy segura de que de alguna forma puede ayudar pero no quiere hacerlo.

    Nuestros protagonistas cargan con todo el peso, mentir, engañar son algunas de las palabras que se pueden usar para señalar lo que están haciendo, N no está muerto para el pueblo, N no debería estarlo, habria pánico masivo, a pesar de que su muerte si ocasionó más caos, su gente no lo debe saber. Algún día se sabrá la verdad.

    Cargar con esa resonsabilidad hace que cualquiera se enfade e incluso piense en renunciar y dejar todo atrás, eso al parecer hicieron algunos líderes de gimnasio, digo uno se fue a Alola y le valió queso todo xD.

    Este arroz se está cociendo muy sabroso, pero yo digo que también hay que ponerle sabor al caldo. Ahora entiendo por completo porque escribes tanto y no avanza la historia pero bueno no puedo quejarme, todo va muy bien la verdad.

    Sigue así goldsito :D
    PD: No hablaré casi de la relación lesbiana/Yuri que está puesto que la verdad no me llama mucho la atención pero bueno en algún momento le pondré más empeño y explicare lo que pienso, espero no te moleste :c

    En fin eso a sido todo de momento, me despido.
    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  20. Threadmarks: Capítulo 4
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    189
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    9199
    AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHxInfinito
    El cap ya lo tenía listo desde la semana pasada con todo y beteo incluido, pero tuve que hacerle unos ajustes para que terminara de cuadrar. De hecho, si me tardé fue porque no me terminaba de convencer la parte final del capítulo, pero creo que ya llegué a un acuerdo conmigo mismo y creo que quedó decente.

    Primero que nada, este cap es una colaboración con Merinare, como ella publicó primero tuve que cambiar varias cosas porque la verdad me dio weba decir que cambiar (?). En sí el capítulo antes era muy diferente en unas escenas (la final y la escena de reunión) but creo que el resultado quedó bonito. Si no han leído su fic se los dejo acá: https://fanficslandia.com/tema/la-embajadora.59902/ porque su cap 2 tiene que ver con el cap 4 de acá. De hecho tiene algunas escenas tomadas de su escrito, por lo que si lo ven familiar NO ES PLAGIO(?) solo es contar lo mismo desde otro punto de vista.

    Este capítulo ha sido auspiciado por Merinare y ya liberándome de esto puedo colgar el epílogo del colectivo wiiiiiiiiiiiiiiiiiiii (lleva diciendo eso dos semanas no joda)

    Ahora comentarios:

    Kiwi Y no será la unica mención a Bracitos, ella es tan pro que seguro aparece en algunos caps cuando veamos más a Scyllita. La verdad es que toda la Elite tiene sus secretos y podría ser cualquier persona, no quiero desvelar al traidor tan pronto, así que seguiré jugando un poquito con eso but espero no dar muchos false leads que los exasperen o que los terminen decepcionado al final.

    Alexis es un amor, pero incluso en este siguiente cap no sigue teniendo mucha aparición, lo que es aceptable considerando que aun está bastante herida y tiene que descansar. De hecho creo que este cap es como el último paso "tranquilo" y a partir de aquí el rumbo del fic puede comenzar a despegar.

    Me alegra que no se te haya hecho pesado, porque este cap viene mas cargado (?), aunque más en cuestión política. Mi intención siempre fue hacer los caps cortos (3000/4000 palabras) pero bueno, cosas pasaron, la trama se engrosó y terminamos con esta cosita. Al inicio dije que no quería hacerlos leer caps de 10k pero creo que no lo estoy cumpliendo bien (?).

    Anyway, espero que este también se te pase rápido Kiwi, traté de hacer el coso lo más digerible posible y rápido.

    Btw, este cap se lee con la canción All the things she said :v

    Asael Martinez Hello Abys, no te preocupes, no me dañas. De hecho, me alegra que se haya notado el cambio, pues es la intención que se note que después de todo es fiction de Poké y no algo original que sólo tomó Poké porque nadie lo leería en Originales(?). El chiste es que vea el contraste, como la superstición puede joder a una región entera más que ayudarla a crecer, lo que estamos viendo ahora con N y lo que su muerte provocó en Iris, quién de por sí se tuvo que echar la joda al hombro desde antes siendo muy pequeña. Y como eso también afecta a la región.

    Sobre Diantha, no es tanto que no quiera ayudar, sino que Marshal quiere que Diantha misma venga a Unova como símbolo de "paz" cosa que virtualmente es imposible porque está muy ocupada, de ahí que mande embajadores para resolver los diversos asuntos, pero eso Marshal lo ve mal y como si ella no tuviera honor, cuando realmente es algo que no se puede controlar. Ser campeón es tener muchas responsabilidades, no es simplemente estar rascándote la panza esperando a ver quién quiere hablar contigo o esperando retadores; Iris comprende que Diantha no pueda venir a Unova, pues ella misma tiene sus propias responsabilidades como para exigirle eso, lo cual se terminaría viendo más como un capricho que como una medida de paz, lo que por ende tensaría más su relación. En sí Marshal piensa en lo "ideal" bajo los conceptos que Alder le enseñó, pero en la vida real no se puede tener lo ideal, sino lo que se puede por las circunstancias, pero Marshal parece no comprenderlo y está empecinado en que se debe hacer como a él se le fue enseñado porque eso es lo único correcto a su manera de ver las cosas.

    Y sobre el yuri, no te preocupes, puedes decir lo que tengas que decir sin miedo. Sé que a no todos les gusta ni están aquí por ese romance, así que trato de ponerlo un poco más diluido, pero era necesario en los primeros 3 caps para ver la relación de estas dos y como eso va a llegar a afectar a la trama, que es importante.
    La Embajadora

    Iris no había podido dormir, el creciente conflicto era lo único en lo que podía pensar, polarizando cualquier otra cosa que tuviera en mente. Estaba saturada, cansada, y sentía que si dormía no podía estar al pendiente de las cosas y el flujo de las mismas podría cambiar en cualquier momento, para bien o para mal. Había hablado con Diantha hace dos semanas y habían arreglado que tendrían una reunión en el próximo mes, pero ahora con la nueva información que se le había dado, se preguntó si Unova resistiría otro mes más.

    Cruzó toda su alcoba, digna de un campeón, digna de alguien que alguna vez estuvo más preparado que ella, una mera niña salvaje cuyo único legado era provenir de una tribu de domadores de dragones. Iris se sentía demasiado pequeña y sucia en aquella recámara; con su alcoba con sábanas de seda roja y madera de árboles de bonguri blanco; con su piso de mármol y el candelabro de plata que se balanceaba todos los días, como un recuerdo de que ella no pertenecía ahí. Sentía que era demasiado para ella, demasiado para lo que podía ofrecer como campeona.

    Marcó el número que ya se sabía de memoria, producto de los meses de comunicación reestablecida con Kalos en pos de llegar a algo, y esperó. Dos timbrazos bastaron para que del otro lado de la línea, la recibiera el rostro sonriente de Wikstrom. Y se alegró por un leve instante; siempre que atendía la reina de la región,Iris se sentía cohibida, intranquila, como si Diantha la estuviera juzgando. Seguro a los ojos de la Reina de Kalos, ella no era nada más que una niña tratando de jugar con los grandes, una niña que ascendió muy pronto y que no sabía cómo proceder.

    Sin embargo, debía animarse, pues en caso de que Diantha accediera a su petición podría mostrarle a todos que había sido ella quién logró la paz, no N. No bastaría para recuperar su región, pero al menos le daría paz, podrían aspirar a la tranquilidad.

    La voz del caballero la sacó de sus cavilaciones.

    Buenos días, señorita Iris. ¿A qué se debe una llamada tan sorpresiva?— Cuestionó Wikstom con amabilidad. Casi siempre que Iris llamaba se hacía con antelación, pues ambas campeonas estaban ocupadas y cualquier imprevisto así podía no era muy agradable de recibir.

    — Buenas tardes por allá, Wikstorm. Diantha no se encuentra disponible ¿es cierto? — Agradeció que las ojeras y su aspecto demacrado no se notara mucho gracias a sus facciones más toscas, pues de lo contrario sabía que Wikstorm lo notaría y preguntaría de su estado, por lo que su petición seguro no sería bien recibida o quizás sí, pero no podía saberlo y no se iba a arriesgar.

    Está en una reunión la señora Drasna. ¿La necesita al teléfono? Dudo poder interrumpirla. — Dijo el caballero con preocupación. La verdad, es que nunca le había gustado interrumpir a su Reina mientras estaba ocupada, no se consideraba digno de ello.

    — Con que le puedas mandar mi mensaje está bien.— Respondió Iris con calma.— Necesito adelantar la reunión. No importa si es una fecha complicada, deseo que se pueda adelantar lo más posible.

    Wikstorm asintió ante su petición y se llevó una mano al mentón.

    Es complicado lo que pide, puesto que la agenda está muy ocupada ahora que Kalos trata de arreglar sus relaciones con el resto de las regiones. Pero veré que puedo hacer. ¿Alguna razón en particular para adelantar los tratados?

    — Gracias, Wikstorm. La razón principal es que quisiera terminar con las hostilidades lo más pronto posible; hay algunos problemas y solo quiero darle a mi gente paz en medio de la tormenta, mostrándolos que el conflicto con Kalos llegó a su fin. — Comentó con simpleza antes de colgar de forma súbita.

    Si Diantha accedía seguro la llamarían poco después, pero de momento debía aprovechar para organizarse. Con reunión o no, debían reforzar sus medidas de seguridad, no debía permitir ningún imprevisto, nada fuera de lugar. Quería brindar paz y seguridad, y no tener ningún ataque sorpresivo.

    También tendría que hablar con las mercenarias, presionar más a Allison y suspender momentáneamente a Alexa gracias a su riña con Marshal. Sabía que su Élite fue el culpable de todo, pero debía mantenerse imparcial y tomar las medidas adecuadas para dar a entender que enfrentamientos internos no serían bien tolerados. También debía ver por la recuperación de Alexis, ya que ella de las tres era la más cuerda y calmada para poder vigilar cuando se estuvieran llevando a cabo los tratados.

    No era muy religiosa, no desde que el orbe eligió a N de todos modos, pero antes de salir de su alcoba se puso de cuclillas y recitó una oración rápida que bien podría ir hacia Reshiram o Kyurem; con que cualquiera de ellos escuchara su petición y se la concediera, se daría por bien servida.

    Sólo quería paz, aun si sólo era momentánea.

    2

    Wikstorm esperó pacientemente atrás de una de las salas de reuniones para ver a su Reina y darle el mensaje de la otra campeona. A sus ojos, lo que pedía Iris era perfectamente razonable, puesto que había escuchado un poco sobre la situación actual de la región aunque nada muy específico que le pudiera dar una idea sobre qué estaba ocurriendo con exactitud. Sin embargo, también era algo arriesgado mover de forma tan precipitada la agenda, ya que Unova no era la única que había pedido audiencia.

    Cuando Diantha salió, Wikstorm se acercó a ella y se inclinó para mostrarle sus respetos. La campeona se sobresaltó un poco al ver a su caballero, ya que usualmente estaba ocupado con otras cosas y cuando venía hacia ella era para traerle noticias importantes relacionadas con las regiones con quienes estaban tratando. Notó como Drasna venía detrás de ella, así que la paró en seco e invitó al hombre a pasar a la sala. A la vieja domadragones también le convenía escuchar lo que fuera que Wikstorm tuviera que decir.

    —Mi Reina, traigo noticias sobre Unova.— Comenzó él.— La Campeona se comunicó hace unos momentos y pidió si podía adelantar la reunión para la firma de tratados de paz.

    —¿Dio razones para eso? — Inquirió Diantha. Iris era sensata y por lo que había hablado con ella, bastante paciente. Si había pedido un cambio tan abrupto, era porque había algo de peso impulsándola a ello.

    —Dice que tienen algunos conflictos, pero no especificó la gravedad del asunto. Sin embargo, agregó que quiere firmar lo antes posible para poder brindarle un poco de estabilidad y seguridad a su gente.

    —Drasna, ¿puedes mostrarme la agenda?

    La anciana doma dragones asintió y desplegó en una pantalla de la sala los siguientes eventos que serían gestionados en los próximos dos meses. La gran mayoría de los espacios estaban ocupados; reuniones en Kanto, en Johto, en Sinnoh, Alola y muchos más, además de los propios festivales de la región, reuniones con seguridad, y la inauguración de la próxima Liga Kalos, para la cual debían terminar los preparativos.

    Sin embargo, notó un pequeño hueco en las próximas dos semanas, apenas tres días libres donde no se habían atrevido a agendar nada porque los siguientes días eran complicados. También estaba el hecho de que no podía mandar a Crise sola, dado que apenas hacía unos meses empezó a trabajar para ella, sin mencionar su desconocimiento general de la situación en Unova.

    Tendría que hablar con Iris después para terminar de afinar los detalles de la reunión. No dudaba de la capacidad de la joven campeona para mantener su región bajo control y estable durante las negociaciones, pero tendrían que ser rápidas y al punto si planeaba usar esos huecos libres para atender su petición. Sin embargo, antes de tomar alguna decisión, primero debería ver con quién podría mandar a Cheza para no dejarla desprotegida en una región lejana y sin ningún apoyo.

    —Wikstorm, comunícame con Iris a la brevedad. Debo saber más acerca de la situación de la región antes de aceptar algo así.

    —¿Vas a aceptar? —Le preguntó Drasna tranquilamente.

    —No puedo enviar a Cheza sola, Siebold está ocupado con Johto, Malva tiene demasiado trabajo en la región, Wikstorm se supone que irá a Alola en unos días para hablar con su campeón y tú te irás a Kanto.

    —Yo la puedo acompañar sin problema, y que ella venga conmigo a Kanto le hará bien. Aún no está lista, pero ver cómo se lleva a cabo todo sería una mucho mejor experiencia a que se quede aquí a recibir clases teóricas. Tu misma sabes que estas cosas no son tanto de aprender, lo tienes que vivir en carne propia y de ahí formarte en base a la cruda experiencia.

    Diantha suspiró.

    —Aun así, tengo que ver cómo está el estado de Unova. Iris tiene que confirmarme que las cosas están tranquilas de momento para poder mandarlas y asegurarme que tendrá las medidas necesarias para evitar cualquier tipo de altercado.

    —Si logramos firmar el tratado en ese tiempo, podría ser bastante conveniente para acelerar las negociaciones con otras regiones. —Interrumpió Drasna después de estar escuchando pacientemente las preocupaciones de su Reina.—Si Unova firmó, una región con la que Kalos ha tenido siglos y siglos de hostilidad, le mostrará al resto que nosotros vamos en serio con los tratados de paz y el restablecimiento de comunicaciones.

    —Tienes razón. —Sonrió la Reina con satisfacción.—Si las condiciones son favorables entonces, lo primordial será firmar ese tratado. Si Unova se pone muy estricta con los tratados de paz, que estoy casi segura que lo hará, hagan presión para llegar a un acuerdo mutuo que sea benéfico para ambos.

    Entonces la campeona salió, seguida de su fiel caballero para terminar de ajustar los términos en los cuales se llevarían a cabo las negociaciones.

    Iris recibió la llamada de Diantha a eso de las doce del mediodía. La campeona de Kalos la saludó de forma cordial y le hizo una serie de preguntas técnicas que se vio en la necesidad de responder. Diantha le colgó e Iris no supo que demonios había sucedido.

    Unas horas más tarde, la Reina de Kalos volvió a llamar. Iris entonces alzó el teléfono con fastidio, esperando que Diantha no le dejara colgada como la otra vez.

    —La reunión será en dos semanas, Iris.—Aseguró la mujer del otro lado de la pantalla con seriedad.—Haz que valga la pena, sólo estarán ahí poco tiempo.—Y cortó.

    No tuvo tiempo para enfadarse por tan súbita despedida, se había quedado plantada en su sitio incapaz de creer esas simples palabras. Incapaz de creer que estaba un paso más cerca de tener un poco de estabilidad en medio de todo ese caos.

    Debía prepararse.

    3​

    El tiempo había pasado casi en un suspiro, entre preparaciones, arreglos, acomodos y más cosas, el gran día llegó. Diantha las acompañó hasta el aeropuerto para despedirlas de forma personal; era de noche en Kalos, así que llegarían pasada la madrugada a Unova. Drasna podía observar cierto nerviosismo en Crise, pero ella estaba ahí para darle seguridad y confort. Cheza le había contado poco sobre Aiwass, generalidades vagas, pero a pesar de ello se dio cuenta como aquella aventura la afectó; por fuera se veía que seguía siendo una mujer confiada, preparada, lista para cualquier cosa que se le pusiera en frente. Pero Drasna había visto más allá de ese exterior endurecido por las responsabilidades y las circunstancias; podía ver en Cheza una mujer triste, melancólica, incapaz de confiar fácilmente, con pesadillas que la rondaban, con cicatrices que apenas estaban sanando. Sin duda era una mujer fuerte, pues cualquier otro en su misma situación ya se hubiera desmoronado, ya hubiera renunciado a todo.

    Abordaron el avión y Drasna se sentó junto a ella, podía ver como Crise estaba perdida entre sus pensamientos, y no quería interrumpirla si no era necesario. Sin embargo, apretó suavemente su hombro y le sonrió dulcemente, como lo haría cualquier abuela al ver a sus nietos preocupados.

    —No te preocupes por nada corazón, todo saldrá bien.

    Cheza se forzó a sonreír por sus palabras.

    —Sí, todo saldrá bien.—Repitió lo mismo más para sí misma que para Drasna.

    Iris les había asegurado que todo estaba en perfecto orden, y que no pasaría nada a su llegada.

    Pero le costaba un poco creer en esas palabras, que tantas veces había escuchado y siempre había terminado peor de lo que se imaginó.

    4​

    Iris se encontraba dando órdenes a todo aquel que se le cruzara, tratando de dar los últimos preparativos finales antes de que las mujeres embajadoras llegaran a su región. Había mandado a Grimsley al aeropuerto privado de la región desde ya para no perder tiempo en el traslado, y había ordenado que todo protocolo de defensa aérea fuera suspendido. Preparó diversos camiones blindados solo para evitar eventualidades en caso de que ocurrieran y obvió el anuncio de las negociaciones, para evitar que los lugareños enfurecidos trataran de atacar a sus visitantes.

    Si las negociaciones se concretaban, Iris tenía planeado anunciar que se había llegado a un cese al fuego y a las hostilidades; después, cuando todo estuviera bien, invitaría a toda la Elite de Kalos a una cena de cortesía para estrechar lazos, ya no simplemente políticos, sino también amistosos.

    Todo estaba demasiado débil y tenía que jugar bien sus cartas, no podía ocultarle nada a la población, pero al mismo tiempo sabía que muchos de ellos odiaban a Kalos por un conflicto de hace milenios atrás y tampoco quería comprometer a sus invitadas a recibir el odio y el desprecio de los habitantes de Unova. Así que maquillar la verdad no estaba de más, nunca lo estaba.

    Pero al menos estaba un poco más calmada gracias a que Marshal estaba internado, gracias a su conflicto con Alexa y Shauntal había salido hacia Nimbasa para tratar de inspirarse en la escritura de sus novelas. Aun así mandó a dos guardias a que vigilaran a Shauntal de cerca, pues aunque la chica gótica no lo expresara, Iris sabía el desdén y desprecio que poseía hacia Diantha y todo aquello que la rodeara.

    Alexis estaría vigilando la reunión en caso de que cualquier imprevisto pudiera presentarse, pero Allison estaría vigilando desde las cámaras para asegurarse de la seguridad e integridad de la misma. Alexa estaba suspendida hasta que la reunión pasara; la veía más calmada que días anteriores, pero no estaba dispuesta a arriesgarse en las negociaciones por nada del mundo si es que a Shauntal se le ocurría ser tan imprudente como Marshal.

    Caitlyn se encontraba con ella, y tomó entre sus delicadas manos las palmas de la campeona, notó que Iris temblaba.

    —Todo saldrá bien.— Sonrió la mujer, tratando de que el nerviosismo de Iris no la afectara también a ella.— Todo saldrá bien.

    Iris, ya han llegado. Son dos, Drasna y otra chica que no conozco.— Se escuchó decir a Grimsley desde el otro lado de la radio.— Espera… parece que la he visto en algún lado. ¿Cheza Crise? ¿Qué hace una de las heroínas de Aiwass aquí?

    Iris ignoró la pregunta de su Elite, porque no tenía una respuesta para eso. Y ahora que recordaba mejor, Diantha nunca le había dicho quiénes iban a ser sus representantes en los tratados.

    —Tráelas, debemos empezar lo más pronto posible.— Fue todo lo que dijo la campeona, Caitlyn apretó con más fuerza su agarre.

    —Estaremos bien, Iris. Lo estaremos.

    Skyla atacó el avión pensando que era una amenaza. ¿Qué hago?—Se escuchó al otro lado de la radio, e Iris sintió que quería asesinar a la líder de Mistralton por su imprudencia. Había suspendido los protocolos de ataque por una razón, pero a Skyla parecía entrarle la información por un oído y salir por el otro.

    —¿Están bien? No quiero a Skyla cerca de ellas, haz que repare su avión gratis si es necesario.—Gruñó la mujer tratando de controlarse. Si no fuera porque no había otros candidatos para los puestos de gimnasio, ya hubiera suspendido a aquella mujer desde hace mucho.

    Están bien, el avión afortunadamente aterrizó sin un rasguño. Van bajando. En el transporte pasaremos por Nimbasa; ¿crees que nos encontremos a Shauntal?

    —No importa si se la encuentran, no creo que les preste la más mínima atención. Cualquier cosa te avisaremos, Grimsley.—Comentó Caitlyn con suavidad. Iris bufó.

    Si antes la joven campeona se encontraba nerviosa, ahora se encontraba con una creciente migraña atacándola. Esperaba que durante la reunión no hubiera mención de la turbina ni nada parecido, pues eso solo agravaría de por sí la tensión que había entre los dos bandos desde hace años.

    5​

    —¡Esto es sumamente aburrido! — Chistó Allison a través del micrófono.— ¿Por qué tengo que vigilar la reunión? Son solo la abuela Drasna y Cristina.— Bufó al ver como las embajadoras de Kalos entraban a la sala de reuniones detrás de Iris y Grimsley.

    —Porque para eso nos está pagando Iris, Allison.— Susurró Alexis. Allison veía a su novia a través del monitor. Rothschild podía apreciar la silueta de Alexis por la luz de la sala de reuniones, pero en cuanto la puerta se cerró para dar paso a las negociaciones, Zentris desapareció.

    Sin embargo, Allison tenía una vista panorámica de todos los rincones de la región gracias a las diversas cámaras que había, puestas estratégicamente a lo largo de los años. Aún sentía rabia en su interior, al ver su preciada red vulnerada y saboteada por uno de aquellos a quienes decía servir; ella había sido una mera novata cuando la creó, pero aun en su inexperiencia seguía siendo una genio de la informática. Y a pesar de todo, se encargó de darle información a Iris sobre su estructura y como mantenerla, para que después ella pudiera entregarles su preciado bebé a los encargados del departamento de seguridad.

    Era celosa con sus creaciones, y el saber que alguno de esos bastardos pudo haber violentado su primera creación la ponía de malhumor. Sabía que en diez años las cosas cambiaran y cuando llegó hace algunas semanas no esperó que todo siguiera igual a como lo había dejado.

    Mas todo en conjunto le estaba creando demasiado trabajo. Y regularmente no sucumbía ni al estrés ni al temor; pero el hecho de saber que alguien estaba inmiscuido entre ellos hacía las cosas mucho más difíciles. Odiaba sentirse vulnerada, odiaba sentirse a merced de alguien más, porque regularmente era ella quién jugaba al cazador y solo esperaba por su presa, no al revés.

    En cuanto escuchó a través de los auriculares como la reunión comenzó, Allison disminuyó la ventana y se puso a observar el resto de la región a través de sus ojos digitales. Quería encontrar cualquier cosa para alegrar su día, cualquier cosa que le dijera que estaba pasando algo terriblemente malo, pero se encontró con escenarios comunes, vacíos y estériles.

    Sabía que mientras Drasna y Cristina estuvieran hablando con Iris no debía de pasar nada malo, pero no podía evitar sentirse sumamente aburrida y delegada. Y no quería pensar en que esos bastardos del Equipo Neon realmente solo estaban jugando con ellas, y aquella pequeña pista que encontró entre los archivos solo había sido un muy bien posicionado anzuelo para molestarlas.

    Ya no eran niñas, ya no debían enfadarse ni preocuparse por esas cosas; eran profesionales, expertas en sus diferentes campos. Debían mantener la calma, confiar en sus habilidades, en su trabajo.

    Y aun así Allison no podía evitar sentirse retada. Y debía hacer algo antes de que ellos hicieran otro movimiento impredecible.

    No era competitiva por naturaleza, pero detestaba sentirse inútil.

    Comenzó a teclear sin saber qué saldría de todo aquello. Pero debía seguir buscando, no podía permitir tal ventaja.

    Escuchó algo de estática en su auricular, y después la voz de Alexa, pero no le prestó atención.



    6​

    Iris se calmó en cuanto todos estuvieron sentados, puesto que no podía permitir verse vulnerable ante ellas. Sin embargo, tampoco podía alargar mucho su encuentro, Diantha le había dicho que sólo estarían de paso, así que debía acelerar las cosas todo lo posible para terminar en el mejor de los resultados.

    Mentiría si dijera que se encontraba preparada, Drasna tenía mucha más experiencia que ella y estaba segura que Diantha le había enseñado a Cheza todo lo básico. Sin embargo, no era momento para echarse atrás por el miedo.

    —Bienvenidas a Unova, es un gusto tenerlas aquí.—Sonrió la campeona, estrechando la mano de ambas extranjeras.—¿Cómo estuvo su vuelo?

    —Bastante tranquilo, la verdad. —Mencionó Crise con neutralidad.—Pero ¿por qué tanto secretismo? Pensé que la región estaría al tanto de los tratados de paz.

    —No sería prudente anunciar su llegada, no las iban a recibir bien. —Intervino Grimsley—Aunque nosotros estemos dispuestos a negociar, la población resiente la desaparición de N, y queríamos evitar eventualidades. A pesar de ser este un evento magnánimo e histórico, la gran mayoría de Unova resiente a Kalos, y muchos de ellos estarían dispuestos de hacer lo que sea para cortarle la cabeza a cualquiera que venga de allá.

    —Entiendo. Supongo que cuando se firmen los tratados se hará el anuncio correspondiente, ¿no es así? —Preguntó Drasna.

    —Así es. De hecho, planeamos decir que toda la reunión se llevó a cabo en Kalos y mostrar el vídeo correspondiente, para así evitar desconfianza de la gente o que piensen que los tratados son falsos. Cuando la región esté más estable, planeamos invitarlos a una cena, pero eso será más adelante. —Anunció Iris tratando de ocultar el dolor en su voz, producto de su jaqueca de antes.

    Cheza asintió apenas, sabía lo que las turbas furiosas y controladas por la ira y el odio podían llegar a hacer. Lo había visto, lo había vivido, pero no pensó que la situación en Unova estuviera al borde de todo eso. Al final solo era gente cegada por sus creencias, gente asustada, que buscaba desesperadamente una justificación para sus acciones, un propósito.

    —Pero estamos aquí para hablar de negocios, ¿no? —Sonrió Grimsley de medio lado.

    —Lo que pedimos es simple. —Comenzó la campeona.—Aunque… no estamos buscando precisamente un acuerdo de paz, realmente —en las manos de la joven campeona de Unova descansaba aquel papel que las había hecho viajar al otro lado del mundo—. Shauntal encontró entre sus libros un término muy curioso. ¿Alguna vez has escuchado hablar de un “armisticio”?

    —Es una suspensión de las hostilidades entre dos partes beligerantes —respondió Drasna inmediatamente, frunciendo un poco el ceño—, que no considera el fin de la guerra hasta que se arreglen las causas que la provocaron.

    Iris se limitó a asentir en silencio, mientras Grimsley seguía anotando sin parar. Cheza, un poco confundida, decidió intervenir por primera vez desde que había llegado.

    —No entiendo por qué usar un acuerdo legal de guerra, cuando Unova y Kalos llevan en paz desde hace miles de años.

    El rasgado del bolígrafo de lujo de Grimsley se detuvo de golpe sobre la hoja, quien levantó la cabeza con una sonrisa irónica. Cheza pudo observarlo acomodarse en su asiento, esforzándose por mantener una actitud educada.

    —Verás, aquí en Unova, amenazar con disparar un Arma de Energía Infinita a múltiples regiones del mundo se considera una declaración de guerra sin previo aviso.

    —¿Usted cree que Kalos ordenó utilizar esa arma contra ustedes porque sí? —replicó Cheza, estupefacta.

    —No lo sé. Tampoco sé por qué esa aberración no fue destruida por completo y se mantuvo escondida, lista para ser usada hasta hace unos cuantos años…

    Grimsley continuaba sonriendo, lo que empezó a molestarla un poco. Llevaba su buen puñado de meses estudiando en la universidad, e “Historia de Kalos” resultó ser una de las primeras asignaturas. Sabía muy bien que decir, y no dudó en hacerlo.

    —“No lo sé” —repitió con sorna—. ¿A lo mejor para todas aquellas investigaciones que la compañía Devon realizó para usar aquella energía para el bien común? Que por cierto, te recuerdo que tu maravilloso Puente Charizard se nutre de ella. Hasta incluso —agregó recargándose sobre la mesa, antes de que Grimsley pudiera responder —he escuchado a Cynthia hablar de ella en numerosas ocasiones como un atractivo turístico, una reminiscencia de la historia que no debería volver a repetirse. El arma definitiva jamás estuvo escondida al resto del mundo, y usted lo sabe.

    —Ya he hablado de esto durante años, Grimsley —Drasna cortó la discusión levantando la voz—. La amenaza del atentado no fue una orden de Kalos, sino del Equipo Flare, que resultó ser poco más que un grupo terrorista. Y esa no es forma de tratar a nuestros anfitriones.

    La última frase fue dirigida a Cheza, la cual intercambió una mirada de reproche con Drasna antes de acomodarse de vuelta en su asiento. Sonriendo con satisfacción, Grimsley volvió a tomar su pluma, sólo para encontrarse la misma devolución de parte de Iris.

    —Quizá deberías dejarnos a solas por un momento, Grimsley.

    —Y me temo que voy a tener que pedirte lo mismo, Cheza. Hay unos cuantos asuntos que necesito hablar con la campeona en privado.

    Ambas vieron como sus respectivos acompañantes se levantaron de la mala gana de su asiento, saliendo de la sala para dar paso a una reunión más privada. Iris sintió que su nerviosismo estaba volviendo, pero no debía mostrar debilidad ante Drasna; esa vieja mujer conocía todos los trucos mejor que nadie, y seguro aprovecharía cada abertura para tratar de voltear los documentos a su favor.

    Esperaba que Grimsley no hiciera una estupidez, aunque confiaba que aun si la hacía, Alexis podía pararlo o Allison tratar de evitarlo.

    —No estoy de acuerdo con el tratado, Iris.—Soltó la anciana con disgusto.—Queremos paz, pero me niego a firmar algo que nosotros no causamos ni fue nuestra culpa directamente.

    —Nosotros lo sabemos, pero el pueblo no. Es más una formalidad que algo real, pero nos ayudaría a manejar la situación mejor aquí, en Unova.—Aseveró la otra.—No quiero ocultarles nada, pero será un comienzo hasta que todo en la región se calme.

    —Grimsley se lo tomó muy a pecho, no como una formalidad. —Gruñó Drasna.

    —Ha estado bajo mucho estrés; mejor dicho, hemos estado bajo mucho estrés. Solo queremos dar un avance a todo esto, yo sé que lo que pasó hace cuatro años no fue su culpa. Unova no tomará represalias aun si se firma bajo el término de armisticio.

    —Pero si lo hacemos será como manchar la imagen de Kalos. Tomar la culpa por algo que estaba fuera de nuestro conocimiento.

    —Ante el mundo, se podrá decir que firmamos un tratado de paz, pero sólo nosotros sabremos la verdad. Dame tiempo Drasna, dame tiempo y firmaremos los verdaderos tratados.

    El gesto de la Elite de Kalos pareció suavizarse un poco, pero pudo notar la urgencia con la que Iris parecía desenvolverse en su presencia. Seguía sin estar contenta con lo que le estaba proponiendo, pero podría sacar un beneficio de todo aquel conflicto.

    —Necesitamos compensaciones por las molestias Iris, después de todo, esto es lo que le voy a llevar a Diantha y no se encontrará muy feliz al saberlo.

    —Para dar la falsa imagen de paz hasta que se firmen los verdaderos tratados, Kalos puede participar en el Campeonato Mundial Pokémon, cuya única sede ha sido aquí durante años. Así mismo, planeamos llevar a cabo una Liga Internacional cuyas sedes sean solo Unova y Kalos, con el fin de estrechar lazos.

    —Es buen comienzo, pero necesitamos algo más Iris. Algo más sustancial que podamos sacar provecho en estos instantes.

    Iris gruñó por lo bajo; ¿a qué se estaba refiriendo esa mujer?, ¿no era suficiente dejarlos entrar a su territorio a pesar de no haber formalizado nada aun? ¿No eran suficiente que participaran en uno de los eventos más grandes del Mundo Pokémon del que habían sido excluidos por años? Iris respiró hondo y trató de calmarse. Sea lo que le fueran a pedir debía escucharlo con atención y ver si era factible cumplirlo; Drasna sabía como jugar ese juego de poder, sabía que había caído en sus redes, pero solo quería terminar lo mejor posible con Kalos para dar inicio a una etapa mucho más tranquila, más fructífera y amena.

    —¿Qué quieres, Drasna? ¿Qué quiere Kalos?

    —Necesito información sobre la campeona de Sinnoh, Cynthia. Diantha está muy interesada en ella, y quiere ayudar en todo lo posible para encontrarla. Con dicha información, procederemos a firmar el tratado sin demora alguna.

    —¿Y qué pasa si no la tengo?—Preguntó la joven mujer. Estaba asustada, no sabía nada acerca de Cynthia más allá de lo que se había dicho en diversas reuniones de campeones y uno que otro rumor. La petición en sí le parecía extraña, pero creía entender las intenciones de Drasna tras su petición; ayudar a limpiar la imagen de Kalos buscando a una campeona desaparecida, uniéndose a las fuerzas del resto de las regiones para dar con ella. Mas no podía evitar sentir miedo, miedo porque era algo que escapaba de sus manos.

    Drasna simplemente sonrió con dulzura y se empezó a retirar lentamente de la sala.

    —Cualquier cosa nos servirá; sea un mero dato, una fecha, un rumor. Solo pido eso.

    Y se fue, dejando a Iris confundida y llena de dudas.



    7​

    Una hora después de Drasna y Cheza hubieran sido escoltadas hacia su habitación para que pudieran descansar, Iris mandó llamar a todos los Altos Mandos disponibles y a las mercenarias para discutir con urgencia. Incluso le revocó la suspensión temporal a Alexa, con tal de que todo su equipo estuviera ahí para ayudarla con su dilema.

    —Drasna quiere información sobre Cynthia.—Soltó sin rodeo alguno. No estaba de humor para darles la bienvenida, ni preguntar sobre los avances de las mercenarias.

    —Oh, así que algo divertido pasó en la reunión.—Susurró entre dientes Allison. Había estado ocupada tratando otras cosas, pero no lo diría en voz alta porque sabía que Iris la regañaría al no estar pendiente de la discusión.

    —¿Pero por qué pedir algo así de repente?—Cuestionó Caitlyn.—No entiendo, no tiene sentido.

    —Considerando que Cynthia es una de las más populares ahí afuera, su desaparición es uno de los pocos motivos para que las regiones cooperen entre sí. Kalos no fue llamado a su búsqueda, por la mala fama que ha tenido recientemente. Supongo que es para que podamos ayudarlos a limpiar su nombre, a que se inmiscuyan en la búsqueda porque dentro de todo me imagino que a Diantha le preocupa.—Trató de razonar Grimsley.

    —¿A Diantha puede importarle algo más que su Liga y su región? —Cuestionó Alexa para sí. Cuando ella y su equipo viajaron a Kalos, hace muchos ayeres, la primera impresión que tuvo sobre la Reina de la región fue demasiado mala. No había trabajado para ella en ese entonces, sino para Lyssandre, y si la había conocido en persona había sido porque Siebold la llevó a conocer el palacio junto a sus compañeras.

    —Es como un ayúdenos para que podamos ayudarlos.—Razonó Alexis.—Nosotras fuimos a Sinnoh hace bastante, por petición de Lucian.

    —Tengo entendido que Lucien se quedó al mando gracias a su desaparición. ¿Hace cuanto trabajaron con él?—Preguntó la campeona, esperanzada de que no fuera hace mucho y tener algo de lo que aferrarse.

    —Sinnoh fue nuestra última misión antes de que Alexa partiera a Aiwass. De eso hace unos dos años más o menos.—Mencionó Rothschild.—Lucien nos pidió ayuda con el Equipo Galaxia, pues aunque Cyrus estuviera muerto, seguían rodando la región; más que una labor de asesinato, nos pidió sacar información de ellos, pues estaba seguro de que podría contener algo sobre Cynthia.

    —¡¿Aun la tienes?!—Iris saltó de su asiento casi eufórica. Oh dios, estaba salvada.

    —La respaldé bastantes veces cuando trabajamos con él, dado que tenía que trabajar con varias barreras de seguridad y virus. Pero nuestra regla de oro es siempre deshacernos de la información una vez el cliente tiene lo que quiere y el cheque se ha cobrado.—Mencionó Allison con simpleza, como si la verdad no importara mucho.—Pero creo que aun debo tener uno de los tantos respaldos por ahí, o mas bien, es casi seguro que lo tengo. Puedo montar todo en una USB.

    —Aun así alguien tiene que entregarle dicha información a Drasna, o a Cristina.—Alegó Alexis.

    —Cheza, se llama Cheza.—Irrumpió Alexa con monotonía.—No pasé casi un año encerrada con ella y otros en Aiwass para que ustedes le cambien el nombre a cada rato.

    Un foco se encendió entonces; estaba claro que la información era delicada y no podían mandar a cualquier hijo del vecino a entregarla por las diferentes eventualidades que eso acarrearía. A los ojos del mundo, Alexa estaba ya desligada de la organización, incluso desligada de Aiwass gracias que las fotos que se filtraron de la fiesta de gala no la mostraban a ella en ningún lado. Podía haber sido una “heroína” para los habitantes de Aiwass, pero para los demás el nombre de Alexa era tan ajeno y extraño que no se les ocurriría hacer asunciones, oficialmente ella no había participado en la guerra ni en la salvación, oficialmente ella solo sería alguien más al servicio de Iris. Pero Cheza había convivido con ella y Drasna la conocía un poco de vista.

    Era perfecto.

    Kalos no debía enterarse de los mercenarios, no aún, ni tampoco de todas las consecuencias a las que Unova estaba a punto de enfrentarse. Iris no quería que Kalos desconfiara de ellos, mas de lo que ya lo hacían gracias a diversos años de conflictos inútiles, pero tampoco se quería ver vulnerable ante ellos. Primero sería el armisticio, luego serían los tratados de paz, y sólo para ese entonces Iris esperaba que Unova estuviera lo suficientemente estable para poder recibir a su nuevo aliado, y ya no tener que guardar ningún secreto de ellos, ni verse en la necesidad de pedirles ayuda.

    Iris no lo había dicho, pero esperaba ver en Kalos algo más que un simple trámite, su deseo más grande era el que ambas regiones pudieran trabajar juntas, convivir, dejar los rencores de lado y tratarse como hermanas. Sabía que de momento era un deseo imposible, casi fantasioso; sabía que Diantha no estaría feliz por las condiciones y aunque había dicho que solo era una mera formalidad para calmar a la población, generó más fricción de la que planeaba evitar.

    Pero ahora tenía la información que Drasna le había pedido, la tenía. Sentía que por fin, aunque había empezado con mal pie, podía enmendar muchas cosas.

    Terminó la reunión y se dejó caer en su silla. Se encontraba cansada, adolorida, la cabeza le punzaba y tenía ganas de vomitar, pero por primera vez en mucho tiempo, sintió que todo había valido la pena.

    Recordaría después pagarle más a las mercenarias por su ayuda, pues aunque hubiera sido una mera coincidencia, la habían salvado de un apuro; si se hubiera inventado algo, corría el riesgo de solo ensuciar más la imagen que tenía Kalos de Unova, así como empezar a generar desconfianza. Y eso, en tiempos tan turbios como los que ahora estaba viviendo, no lo podía permitir bajo ninguna circunstancia.

    8​

    Eran las ocho de la noche cuando Allison terminó de pasar toda la información que se encontró dentro de una memoria portátil, había navegado entre diferentes archivos encriptados, sus propias redes de seguridad para evitar pérdida de datos y más. De hecho, le sorprendió encontrarse con la información en sí, dado que tenía la mala manía de siempre “destruir” los datos cuando la misión se terminaba, como una medida de seguridad, así que era una joda volver a recolectarlos y armarlos.

    Se estiró en la silla y sacó el dispositivo. No tenía ganas de meterse con Alexa, así que se levantó de su lugar simplemente para hacerle la entrega. Sin embargo, cuando salió de la casa para eso, se encontró con un Flygon shiny viéndola fijamente y con la otra mercenaria. Algo en ese escenario no le estaba dando buena espina.

    —Gracias. —Fue todo lo que dijo Weiss cuando le arrebató la memoria, pero se veía que quería decir algo más.—Allison, ¿tendrás algún micrófono por ahí?

    Rothschild chistó, no tardó en unir los diferentes puntos después de eso. Siempre había podido intuir más o menos las intenciones de Alexa después de una década de trabajar con ella; por algo eran un buen equipo.

    —¿Las quieres espiar? —Preguntó con enojo.—¿Para qué mierda las quieres espiar?

    —Confío en Cheza, y un poco en la abuela Drasna, pero ambas trabajan para Diantha. Y ella no me da buena espina en todo esto.—Explicó con sencillez Weiss.—Quiero adelantarme a sus pasos de ser posible.

    —¡No me estés jodiendo, Alexa! Van a firmar el tratado cuando les lleves esto, si Diantha tuviera intenciones malignas le hubiera pedido mucho más a Iris que simple información. Además no jodas, una de las que trabaja para Diantha es tu “amiga” ¿qué demonios?

    —El Flygon es para ella, de hecho. Pero quiero que tenga el micrófono como mera precaución.

    —Osea es un regalo que le planeabas hacer de buena fe, pero en el último minuto te diste cuenta de las cosas y quieres evitar desgracias. —Allison se mordió el labio inferior.—Entiendo que no debamos confiar en Diantha fácilmente, por la historia que tienen ambas regiones, pero no me jodas. ¿Para que meter a Cristina en tus delirios? Por tus vídeos sé que ella está bastante tocada de la mente, pero al menos por lo poco que en vi en la reunión ya está más tranquila. Déjala con esa tranquilidad.

    —No sé si Cheza es cercana a Diantha, no lo sé. Pero por cualquier eventualidad, nunca está tener medidas de seguridad de más.

    Allison gruñó y apretó los puños.

    —Vale, te daré el micrófono, pero ni creas que la estaremos vigilando 24/7. ¿Entiendes?

    —Está bien. Ya hablé con Alexis de ello.

    —¡Hablaste con..! ¡Arhg! Si esa mujer no estuviera tan herida, la mataría yo misma. Es más, me va a escuchar en cuanto regrese del hospital con vendajes nuevos.—Farfulló Rothschild antes de cruzar el umbral de la puerta.

    —Y necesitaré que me ayudes a alejarla de Drasna, Allison.—Pidió Alexa a pesar de que Rothschild cerró la puerta de un portazo momentos después.

    —¡Jódete!

    Alexa simplemente suspiró y acarició la cabeza de Storm, su Flygon.



    9​

    Suspiró de forma pesada y se recargó contra el tronco de uno de los árboles de la zona; confiaba en Allison, pero gracias al estrés al que se encontraba sometida no quería hacerse esperanzas de que hiciera algo demasiado elaborado para atraer a Cheza hacia su ubicación. Quería explícitamente hablar con ella y no con Drasna, puesto que confiaba en que Crise sería lo suficientemente discreta para omitir los diversos detalles de la entrega de información; Drasna solía hacer preguntas, no era conformista, y escarbaba más de lo necesario para encontrar las respuestas que buscaba. Quería mantener un perfil bajo y estaba segura de que Cheza no haría preguntas innecesarias.

    Escuchó pasos acercándose a una velocidad pasmosa y vislumbró un destello eléctrico a la lejanía. Después, vio como varios Pokémon eléctricos pasaban cerca de ella, todos con un pequeño chip pegado al lomo que reaccionaba a sus impulsos de energía para crear un holograma, lo que combinado a sus movimientos rápidos daba la ilusión de que el holograma se movía por cuenta propia.

    Notó a un Raichu, un Emolga y un Jolteon, todos ellos Pokémon de Allison, los cuales se camuflaban perfectamente con la propia fauna de Driftveil, la cual casualmente estaba compuesta de Pokémon eléctricos. Todo había sido propicio para que Rothschild pudiera crear una imagen fiel del Togekiss del Crise, uno de sus Pokémon más queridos.

    Allison se había lucido, sin duda alguna.

    Era una medida cruel, estaba reabriendo una herida, pero era necesario; Togekiss evocaba en Cheza anhelo, el deseo de volver a verlo y curarlo, sin importar qué, sin cuestionarse nada más. Era justo el impulso que necesitaba para atraerla hasta ese lugar tan alejado; porque estaba segura de que de haber tomado una ruta más “tradicional” hubiera levantado más sospechas, Crise le haría más preguntas. No se podía dar ese lujo, no ahora.

    —¡Togekiss!

    El grito la sacó de su ensimismamiento y vio como Cheza salía de diversos arbustos, agitada y cansada, pero dispuesta a atrapar de nuevo a aquel Togekiss ilusorio, el cual segundos después desapareció en la penumbra del bosque. No quería romperle las esperanzas tan pronto acerca de su Pokémon, pero tenía el tiempo limitado y debía empezar a aprovecharlo si quería dejar el menor número de cabo sueltos posible.

    —No es tu Pokémon, Crise. No te preocupes, no voy a hacerte daño.—Comentó con tranquilidad, saliendo de su escondite. Su presencia pareció alertar a Cheza, quién se reincorporó casi de inmediato.

    —¿Qué estás haciendo aquí? —Una pregunta bastante acertada, considerando que ambas no se vieron las caras después de la muerte de Devastal. Era natural que Cheza tuviera curiosidad de su presencia en Unova, dado que para el resto del grupo 33 simplemente había desaparecido cuando la Policía Internacional ingresó a la región.

    —Evitando que todo se vaya a la mierda—Murmuró más para sí que para responderle a su interlocutora. No la estaba evadiendo del todo, pero no se podía dignar a decirlo en voz alta. Era la verdad, pero las verdades eran más incómodas que las mentiras.

    Crise pareció ignorarla, pero notó como sus ojos parecían tratar de ubicar de nuevo a la ilusión del Pokémon hada que momentos antes había desaparecido.

    —Tú también lo viste, a mi Togekiss.—Siguió la chica, esperanzada de poder encontrar de nuevo a su viejo amigo en toda esa maleza que las rodeaba.

    —Ya te dije, no es tu Togekiss. Tenía que alejarte de Drasna de alguna forma, y eso fue lo mejor que se le ocurrió a Allison.—Zanjó de forma calmada, tratando de evitar sonar agresiva u hosca. Había elegido sus palabras de forma cuidadosa, y sentía que debía decirle de una vez que todo aquello no era más que un simple truco. Era mejor cortar de tajo su ilusión y esperanza.

    —Y cuando dices “alejarme de Drasna…”—Alexa notó como ese brillo en sus ojos desapareció, aunque no había tristeza, quizás solo aceptación. En su lugar, notó como ahora Cheza parecía mucho más espabilada y la pregunta indirecta se lo confirmó.

    Bien, era justo lo que quería. El tiempo seguía corriendo.

    —Tú sabes de que trabajo: mientras menos gente conozca mi identidad es mejor. Me mandaron solamente para entregarte esto… y un regalo por las molestias. Los Swellow son especies de huesos ligeros: vas a causarle problemas a futuro si sigues subiéndote encima de ella.

    Alexa abrió entonces la Pokéball de su Flygon, dejando que su dragón examinara a Cheza para que reconociera su presencia como la de su nueva entrenadora.

    No había planeado a Storm como un regalo de espionaje; sinceramente quería dárselo a Cheza, a manera de ofrecerle su amistad y a modo agradecimiento también. Crise fue la que se arriesgó para lanzar el orbe envenenado, luchado contra la influencia que Devastal pudiera tener sobre ella gracias a su veneno; Weiss simplemente terminó el trabajo que Cheza comenzó, nada más y nada menos.

    Sin embargo, las circunstancias la hacían desconfiar de Diantha, quería creer que la Reina no tenía motivaciones ulteriores, pero no era nada sencillo para ella ver a la campeona de Kalos de esa forma. Las primeras impresiones en su trabajo eran lo que más contaban, así que no podía simplemente confiar de buena fe.

    No era lo correcto, no quería causarle más problemas a Crise, pero era una medida que debía tomar para evitar cabos sueltos. A su vez, confiaba en que Storm estaría en buenas manos con ella, por lo que prácticamente no perdía nada al obsequiárselo.

    —¿Por qué me lo regalas? —Preguntó Crise con escepticismo. Ella sabía que los regalos venían con un precio, nada era gratis en la vida.

    No la culpaba, el último regalo que recibió por parte de Acacia había sido más una maldición que un obsequio; un Pokémon sanguinario y descontrolado, solo por el placer de verlo como caía bajo la influencia de Devastal y seguir estudiándolo. Su Salazzle podía estar ya bajo control en tiempos actuales, pero eso no borraba las heridas que causó, los traumas y las muertes.

    Y Alexa era una mercenaria, no tenía buen corazón. La desconfianza estaba justificada.

    —¿Hubieras tenido a alguien para rescatarte si tu avión hubiera caído en picada cuando llegaste? Su nombre es Storm, y es excelente para cubrir largas distancias.

    —¡Yo sabía que eso no podía ser una “turbulencia”! ¿Por qué diablos-?

    —Es una larga historia, y Drasna podría aparecer en cualquier momento. Atrápalo.—Le cortó de forma inmediata para evitar que siguiera por ese tren de pensamiento. Cheza era chica observadora y si seguía por ese rumbo no tardaría en conectar los puntos que indicaban que Skyla había sido la culpable de su mal aterrizaje; por ello prefirió apresurarse y lanzarle la memoria USB que tenía entre sus manos para poder terminar la charla lo más pronto posible.

    —Creo que encontrarás lo que hay allí dentro de lo más interesante. Ha sido un gusto, Crise.—Comentó con sequedad, dando por finalizada su misión con la princesa de Kalos.

    Se dio media vuelta y comenzó a andar, ya había hecho su parte y esperaba que Crise hiciera la suya; solo se habían visto por meros negocios, aunque ella no lo supiera del todo, además de que si alargaba más su estadía se estaba arriesgando en participar en una charla mucho más personal, una que no quería tener esos momentos.

    —¡Espera! —La llamó Crise. Notó el tono apresurado en su voz, como quién tiene muchas dudas en la cabeza y no sabe cuales exteriorizar primero. — ¿Dónde estuviste los meses que nos tuvieron retenidos en Aiwass? ¿Has tenido contacto con alguno de ellos? ¿A Scylla?

    No tenía intenciones de responder, pero la mención de su exnovia la hizo pararse en seco. Le dolió recordar que no sabía de la persona que amaba desde hace un buen tiempo. De hecho, si no fuera por la firma de tratados y el hecho de que aun tenía comunicación con Siebold, no hubiera sabido de Cheza en un buen tiempo también.


    Había estado tan concentrada en su propio mundo, que dejó de pensar en el resto; porque a sus ojos no importaba, porque era un mecanismo de defensa. Reprimir los recuerdos malos y emociones innecesarias para poder seguir adelante y hacer un buen trabajo, dar los resultados que se esperaban de ella.

    —¿Has visto a Legis últimamente? —Respondió de forma mordaz y Crise no supo contestarle—.Eso te debería servir de respuesta, supongo. No somos tan distintas después de todo.

    Y retomó su andar.

    Eran dos caras de una moneda, personas tratando de olvidar la pesadilla y salir adelante con sus heridas.

    No eran amigas, no eran cercanas, pero Alexa se estaría mintiendo si dijera que no le agradaba verla ahí, en mejores condiciones que cuando la conoció. En un principio, Cheza se le había hecho alguien interesante por la manera en que lidiaba con los problemas, el estrés y la presión, Si la terminó ayudando en Aiwass, fue porque notó las similitudes en ambas.

    Eran parecidas en cierto sentido, y al mismo tiempo, demasiado diferentes. Se veía a ella en Crise y no quería que tuviera que recorrer el mismo dolor por el cual pasó. El mismo sendero lleno de sangre, muertes y destrucción; sin embargo, no pudo evitar muchas cosas, cosas demasiado complejas que no pudo prever, mas siempre trató de ayudarla de una u otra forma.​


    Su pacto de no asesinar a nadie lo había hecho con Scylla, pero había jurado mucho antes que no mataría a Cheza, sin importar qué. Y a pesar de qué después tuvieran sus conflictos y Crise hubiera desconfiado de ella gracias a James, de una u otra forma siempre supieron arreglarse.

    Ahora que lo pensaba, nunca se había mostrado hostil con ella, ni mucho menos amenazante. Siempre mantenían su distancia y no habían hablado más que unas cuantas veces, pero sin embargo, Alexa sentía que podía confiar en la chica; pues era de las pocas que a pesar de toda la mierda en que estaban metidos, quería que todos salieran bien, volvieran a sus regiones, sin más muerte y sin más sangre. Era algo digno de admirar, pues cualquier otro hubiera sido egoísta y hubiera vendido a quién sea que tuviera qué para salir de ahí.

    Weiss lo hubiera hecho, por ejemplo, y lo pensó varias veces en las primeras semanas que estuvo en Aiwass. Vio posibles blancos que pudieran ser un estorbo para Callahan, pero conforme pasaba el tiempo desechó dicho pensamiento, pues ella no era mejor que el grupo 33, si acaso, solo una víctima más que cayó en las manipulaciones de su contratista.

    Había aprendido con ellos, había luchado con ellos. Y a pesar de los percances, todos pudieron sobrevivir.
    Esperaba que Drasna pudiera ver la información de la memoria, con eso el tratado podría firmarse a la mañana siguiente sin problemas. Pero sobre todo, esperaba encontrarse a Crise en algún futuro lejano, tener una conversación normal sin tener que estar traficando información de por medio.

    Quizás una vez que todo hubiera terminado pudiera visitarla en Kalos, sin ataduras, ni trabajos.

    Sin embargo, verla también evocó en ella un sentimiento de nostalgia. Un sentimiento cuando las cosas con Scylla estaban bien a pesar de los conflictos internos en Aiwass. El hecho de que hubiera preguntado por Frey simplemente le hizo peor, porque era recordar la distancia y la separación, los errores que cometió.

    Su corazón se estrujó y siguió caminando, tratando de quitar esos pensamientos pesimistas de su mente.
    Quizás en vez de ir a Kalos cuando todo terminara, debería ir primero a Aiwass. Tratar de arreglar lo que rompió, lo que por su culpa terminó.

    Porque si era honesta consigo misma, no creía poder superar el dolor. No como antes, no sin perderse a sí misma en la oscuridad de nuevo, esta vez sin poder retornar.

    Había hecho muchas cosas mal, y debía repararlas.​




     
    Última edición: 13 Agosto 2018
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Informativo Informativo x 1
Cargando...
Cargando...
Similar Threads - Después devastación
  1. LizzaRade
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    349

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso