The Hunger Games Cenizas

Tema en 'Fanfics sobre Libros' iniciado por Fenix Parker, 2 Febrero 2015.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,324
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Cenizas
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1233
    Esto es después de Sinsajo, después del final de de la historia, así que tiene Spoilers.

    En los tiempos en que la guerra ya había terminado, cuando el Capitolio era solo un mal sueño y la gente buscaba olvidar, irrumpieron en las ruinas del estadio de los 74 juegos del hambre, había tantas llagas abiertas para todos en ese lugar que junto con del vasallaje habían sido de los últimos edificios que registraban para demolerlos después.

    —Es prácticamente una burla ¿no lo creen?, moríamos de hambre y esos idiotas construían un estado distinto cada par de años para ver como nos matábamos los unos a los otros —señaló uno de los insurgentes, un muchacho pecoso del distrito dos.

    Había bastantes razones para que tal comentario solo se perdiera en el viento y así fue. El silencio perduró más tiempo cuando todos observaron llegar al Sinsajo a la escena de la mano de quien ahora era su prometido, existían tantos sentimientos encontrados hacia esa persona, tantos aún la veían como el símbolo que había propagado el fuego de la libertad en Panem, algunos más como Yuzi una chica castaña ceniza del distrito trece la recordaba un poco más como la asesina de su presidenta Coin a pesar de lo que ahora se sabía de ella.

    Se le miraba con la mirada inquieta y el cuerpo tembloroso, tal vez aún estuviera inestable. Ella tampoco estaba segura de estar allí, estuvo a punto de irse cuando se percató de que Gale era quien la había llamado, cosa que ya sospechaba y más al verlo vestir de un traje, tipo de vestimenta que para ella por años solo se había significado opresión.

    —Captip—musitó y ella lo observó frívolamente.

    Se dio cuenta que luego de lo de Prim esa forma en la que lo llamaba le producía nada más que un extraño desasosiego en el estómago.

    Buscó la mano de Peeta y este la apretó. La mirada de los dos chicos se encontró por unos segundos, en silencio se dijeron que era lo mejor si Katniss no estaba aquí más que lo necesario.

    —Es algo que tienes que ver, es la única razón por la que estás aquí—indicó Gale dando media vuelta y comenzando a caminar.

    —Vamos Katniss—dijo Peeta mientras la presionaba un poco, al girar la mirada había visto el tubo por lo que había ascendido hacia el campo de batalla.

    Katniss presionó su mano, logró sentirse un poco mejor a adivinar que Peeta entendía como se sentía.

    Dos soldados los observaron, eran guardias de seguridad pero ambos hubieran querido que sus trajes no fueran tan similares a los de los extintos agentes de la paz.

    Luego de pasar por una cúpula de cristales rostros y opacos entraron a una cámara blanca tan integra que parecía que el tiempo no hubiera pasado allí.

    —Nunca venimos a esta parte cuando estuvimos aquí—indicó Peeta— es muy similar a donde…estuve cautivo—las últimas palabras surgieron ahorcadas.

    —Peeta, tal vez deberías de esperar…

    El chico le puso el dedo en sus labios y ese simple contacto la hizo sentir tranquila.

    —Estaré bien, quiero estar contigo—le respondió Mellark.

    Y en sus miradas encontraron una paz temporal.

    —Peeta—interrumpió Gale—es porque aquí estuvieron cautivos otras personas— Gale intentó encontrar las palabras indicadas para explicarles— quiero que sepas que buscamos percatarnos antes de sacar cualquier conclusión, trajimos…hay personas del capitolio que nos están ayudando, eran nuestra opción para conocer su propia tecnología…

    —Sabes que jamás me gustaron los rodeos Gale—exclamó Katniss secamente y el sintió esto como una punzada.

    —Aquí estaban cautivos los tributos de los setenta y cuatro, todos ellos y con vida—respondió su antiguo compañero de caza.

    Peeta abrió los ojos bastante y sostuvo a katniss pues sintió que todo su peso se iba hacia ella. La chica que nunca había querido verse débil buscó sostenerse de algo instante.

    —¿D-de cuánto tiempo estamos hablando?… —preguntó la chica limpiando sus lagrimas.

    Peeta miraba las celdas intentando adivinar a cual perteneció cada quien, si les habían hecho lo mismo. Katniss fue asaltada por terribles pensamientos donde la pequeña Rue pasaba lo mismo que Peeta y Johana y sus ojos se llenaron de lágrimas.

    —El tiempo en el que el Capitolio cayó, pero Beete debe explicarte todo, él es quien ha tenido la mayor parte de los hallazgos. —dijo Gale con el rostro tenso.

    El hombre de lentes y de piel morena emergía para su sorpresa caminando desde otra habitación.

    —Hola chicos—saludó de una manera amigable— Se lo que están pensado pero al menos por ese lado fue menos terrible de lo que creen, ellos no estaban conscientes, no lo estuvieron hasta que el sistema cayó al menos, he estado discutiendo con varias personas sobre el propósito de haberlos regenerado o incluso resucitado con su tecnología…

    —Querían hacer lo mismo que hicieron conmigo…—susurró Peeta.

    A la mente de Katniss se disparó aquel recuerdo de ese Peeta secuestrado y enloquecido presionando su cuello y cerró los ojos. Tenía sentido, esa retorcida mentalidad de Snow habría obligado que cada distrito enfrentara a los tributos que con tanta tristeza y dolor había visto morir, destrozándolos moralmente al ver como ahora estaban del lado del enemigo.

    —¡¿Pero no llegaron a hacerlos o si?!... —cuestionó Katniss alterada, Peeta la abrazó intentando calmarla.

    —Al menos no hay nada que lo indique—señaló Gale.

    Había tantos pensamientos, tantas posibilidades, una represa de recuerdos que había sido destrozada desbordando feroces vertientes de memorias que se esparcían por sus mentes.

    ¿Estaban vivos? ¿De verdad eran ellos? ¿En qué condiciones estarían? ¿Dónde estaban?...

    [​IMG]

    Katniss recorría los campos bastos y fértiles del distrito trece, podía respirar un aire lleno e tierra mojada y yerba recien cortada y observar a gente tan feliz que se transformaba en uno de esos momentos en donde pensaba que había valido la pena.

    Habían pasado tanto de aquel día en esas celdas que no era para ella más que un sueño efímero y para los distritos solo una leyenda urbana, pues nada se había descubierto luego de eso. La decaída que ella había sufrido había sido breve y mucho más leve que nunca, trata de no crearse demasiadas esperanzas y aferrarse únicamente aquello bueno que era poco pero constante y aceptar que podía poco a poco ir creciendo, como que Haymich ahora solo se ponía ebrio los fines de semana y no cada día.

    Una mujer que sonreía la saludo de camino al tren donde Peeta la estaría esperando, ella le pareció que la había visto en otra ocasión, su mente había bloqueado aquella gira de la victoria y las funestas consecuencias que tuvo su presencia y sus palabras, por lo que no pudo percatarse que la había visto al principio de todo.

    —Hasta pronto— contestó solamente por cortesía.

    Miró a los árboles que hacían sobra al sendero por donde caminaba, sus labios se contrajeron y surgió un pequeño silbido de cuatro notas extendiendo la última por unos segundos, sonrió melancólicamente al recordar que era lo que la había motivado para hacerlo. Cuando el nombre de Rue apareció en su mente emergió un silbido idéntico en respuesta, Katniss levantó la mirada y observó cómo varias hojas se precipitaban hacia ella como si alguien se moviera entre los árboles.

    Katniss sonrió.
     
    Última edición: 2 Febrero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - Cenizas
  1. Gray Vermillion
    Respuestas:
    5
    Vistas:
    351

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso