Vampire Diaries Cara a cara con la muerte [Kol&Caroline]

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por rhapsodic, 17 Agosto 2013.

  1.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,244
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Cara a cara con la muerte [Kol&Caroline]
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1011
    Título: Cara a cara con la muerte.
    Pareja: Kol Mikaelson / Caroline Forbes.
    Tipo: One-Shot.
    Cantidad de palabras: 954 sin título.
    Advertencias: Cualquier errorcito que puedan notar. Respuesta a un desafío. Posible OoC porque es la primera vez que escribo de ellos, lol. :c

    .
    .
    .
    Cara a cara con la muerte
    .
    .
    .​

    Los ojos claros de la rubia escrutaron el lugar con cierta desconfianza, cruzándose de brazos en medio del living de aquella enorme mansión de ensueño. Definitivamente no quedaba duda de que los Originales debían tener alguna fuente interminable de dinero, porque aquellos lujos eran sencillamente de cuento de hadas. Mesas de revista, flores perfectas, candelabros que colgaban del techo delicadamente como fuentes de cristal eternas… Y las hermosas pinturas que estaban colgadas en las paredes; algunas quizás podrían ser de manos de Klaus, pensó Forbes.

    Y hablando del diablo… Tuvo que abandonarla en medio de todos aquellos lujos para atender un llamado de su hermano Elijah. A diferencia del híbrido, ese hermano parecía más amable y refinado, aunque siempre que escuchaba a Damon hablar de él soltaba pestes y “no hay que confiar en él” una y otra vez. Chasqueó la lengua, frunciendo apenas los labios. ¿Cómo podía dejarse guiar por la opinión de aquél Salvatore sobre una persona, cuando Damon no era precisamente pacifista, ni el mejor? No entendía cómo Elena podía siquiera dirigirle la palabra.

    —Niklaus te ha dejado sola aquí, ¿no es así?

    Caroline observó en dirección opuesta a la que estaba observando, rígida sobre sus pies mirando a la escalera. Un muchacho joven parecía comérsela con la mirada. En ese instante se sintió repentinamente desnuda y experimentó una sensación de desconfianza increíble. Se veía perfectamente humano, ese chico, pero lo cierto de todo es que no poseía un aura corriente. Emanaba poder, como Elijah y Klaus.

    —¿Tú eres…? —Dudó un poco, sin querer ser descortés. Estaba en esa mansión pidiéndole un favor a Klaus, no estaba en posición de ser arrogante.

    —Kol. —Contestó con una simpleza y arrogancia increíbles, palpables en su voz. Se veía bastante confiado e incluso alegre, sin quitarle los orbes de encima a rubia de bucles que permanecía cual roca en su lugar—. Hermano de Nik.

    Oh.

    Caroline trató de sonreír, aunque no le salió de su corazón hacerlo. Aunque ese tal Kol inspiraba confianza por su sonrisa y su rostro de príncipe, todo lo que lo rodeaba era una nube de terror. Era escalofriante. También había escuchado a Stefan hablar de él, contando a Elena en su presencia del baile en el que Damon le había lanzado por el balcón. Ese tipo era el responsable de que Matt usase un yeso.

    —¿Y qué, no vas a saludarme? No puedo creer que Nik esté saliendo con una maleducada —Soltó con normalidad, saltando los últimos dos escalones con una gracia masculina e increíble. Su acento le delataba, era tan exquisito como el de Niklaus, y los ojos castaños no le perdieron de vista.

    —¿Disculpa? —Parpadeó incrédula un par de veces. ¿Y él hablaba de educación? No pasó ni un segundo para que Caroline hiciera un gesto casi despectivo e impresionado—. Perdóname por no querer saludar al tipo que le partió la mano a uno de mis amigos.

    Impulsiva, contestó sin pensar en las consecuencias.

    —Oh, ¿te refieres a ese humano? No te lo tomes personal, lo hice por molestar a mi hermana Rebekah —Sonrió ampliamente, mostrando sus impecables dientes blancos—. Iba a comérmelo, pero tu otro amigo llegó y me partió el cuello.

    Finalizó, como si nada.

    Damon por fin hizo algo bien, pensó. Ese tal Kol era un cretino.

    —Te lo tenías merecido —Apuntó Caroline en un resoplido.

    Kol alzó sus cejas, acercándosele más de un momento a otro, con su velocidad vampírica. La joven Forbes se exaltó un poco y el corazón subió a su garganta al concientizar que Mikaelson la tenía fuertemente sujeta del brazo, con agarre de hierro. La sonrisa todavía se mostraba en su rostro perfecto y masculino, eterno, ladeando la cabeza hacia un lado.

    —Creo que no deberías ser tan impertinente conmigo —El agarre la lastimaba—. Bien podría arrancarte la cabeza tan fácilmente como le quebré la mano a tu amigo.

    Ella trató con todas sus fuerzas de aguantar el dolor. Se sentía tan indefensa como cuando era humana, pero era sencillamente imposible que ella pudiese resistirse a un Original. No podía superarlo en fuerza.

    —¡Suéltame o grito aquí mismo!

    Amenazó ella tajante, retrayéndose en su lugar, dando un paso hacia atrás. Kol no abandonó su sonrisa durante un par de segundos más y después se tornó completamente serio, estirando su otra mano para tocarle entre los risos rebeldes y dorados, la piel de su rostro hasta el cuello. Caroline se congeló en su lugar, recordando la amenaza anterior. Por muy cercana a Klaus que supuestamente fuera, él no sentiría arrepentimiento de matarla.

    Escuchó el chasquido de su lengua. —No, no, no. Te arrancaría la lengua antes de eso. —Replicó con voz casi sombría.

    Y antes de que ella pudiese gritar con todos sus pulmones, el agarre de acero la había soltado.

    —¡Bah, no grites! ¡No sería divertido ahora! —Rió tranquilo, negando ligeramente. La rubia le observó pálida y con los ojos abiertos, por tener una falla en su corazón, todo lo que pudo escuchar fue el sonido del teléfono pitando inquieto—. Esa es mi señal~, voy tarde para mi cita. Nos vemos después, ¿ok?

    Luego, en menos de nada, él la había pasado de largo.
    Caroline sentía que las rodillas iban a doblársele ahora mismo del miedo y el nerviosismo. Había sido un juego, quizás, o una experiencia cara a cara con la muerte, ese Kol pudo haberle hecho trocitos la lengua y casi le arrancaba el brazo con su agarre.

    Pasó saliva y se llevó una mano a la garganta, casi transpirando, esperando a que Klaus bajase de una vez por las escaleras de mármol con el vestido que le había pedido urgentemente. Había estado equivocada al pensar que Niklaus era el más escalofriante.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,982
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    OMG!! Sabía que cumplirías mi capricho, pero... esto es... magnífico.

    ¿Cómo no babearme a mares por Kol? Es tan maloso, tan satírico. Se quedó congelado en la etapa de rebeldía y desafío de los adolescentes así como Rebekah en la de aceptación. Simplemente me encanta, esa sonrisa... y como todos se tensan en su presencia, incluso Nik y los demás, recuerdo que cuando los despertaron, Elijah o Rebekah le dijero a Niklaus "Ahora tendrás que lidiar con Kol", por algo lo decían jajaja.

    Caroline aterrorizada hasta los huesos, ojalá le hubieran arrancado la garganta allí mismo. Yo sería feliz T_T

    Gracias mi amoris. <3
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso