Romántico Café Oscuro.

Tema en 'Relatos' iniciado por Kohome, 3 Julio 2017.

  1.  
    Kohome

    Kohome Fanático Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    26 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,051
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Café Oscuro.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    685
    Creado para: Actividad - ¿Dónde están las musas cuando las necesitas?

    Musa:
    Erató.

    Café Oscuro.

    Uno, dos, tres segundos.

    Su pierna derecha, flexionada gracias a que descansaba sentada sobre aquella silla vieja del café exprés, subía y bajaba a un ritmo mucho mayor al del segundero del reloj vintage, ubicado diagonal a su mesa, a unos dos metros del suelo.

    Podría jurar que devoraría sus uñas de no ser porque sus manos se mantenían firmes alrededor de aquella taza que humeaba orgullosa, empañando a veces sus lentes cuando la elevaba hasta sus labios, tanteando la temperatura.

    Y es que detestaba las bebidas calientes; pero desde que había observado cómo él pedía un café cargado e hirviente, no pudo sino evitar desear copiarlo, aprender a tomarle gusto.

    —Pero no —gruñó hacia el líquido tan oscuro que la reflejaba de vuelta—. Por un demonio, tenías que ser tan… poco dulce.

    Era muy, muy poco dulce. Ya llevaba dos sobrecitos de azúcar completos, mezclados con esmero hasta que se disolvieran; pero seguía sabiendo a melancolía. ¡Es más! Ni sabía. Por lo caliente que estaba el único trago que le había dado tuvo que ser veloz y cargado de quejas por lo bajo, así como un dolor punzante en su lengua, inocente de su estupidez.

    Le saldría un ‘sapito’ luego.

    —Todo por ese… —tomó aire, buscando calma en su interior. Nivelar sus energías, como le repetía la instructora de Yoga—… por ese… hombre tan…

    Y la campanita de la tienda sonó anunciando un nuevo cliente.

    Su sangre bajó a sus pies y subió a su rostro a una velocidad imposible, dándole un escalofrío que logró erguir su espalda y entre abrir sus labios, con las mejillas ahora sonrojadas no por la rabieta, sino por su presencia. Apretó el agarre en la taza y se mordió el labio inferior con disimulo, sus pupilas dilatándose mientras sus piernas se juntaban y detenía así el movimiento frenético y nervioso de antes.

    Una mano se movió inquieta y tibia gracias a la porcelana caliente que antes tocaba. Esos dedos largos y tremendamente delgados que tenía acomodaron un mechón que había estado bien puesto antes. Pero daba igual.

    ¡Estaba ahí! Había ido con un minuto de retraso, pero siempre allí como era rutina.

    Él le envió una mirada fugaz y una sonrisa cortés, una que le sacó un suspiro y una risa nerviosa en un intento por responder el gesto, encogida de repente en su puesto mientras lo observaba pasar hasta la mesa de siempre, con los ademanes de siempre.

    Era tan sutil y elegante. Todo un empresario exitoso seguramente.

    —Oye, Teresa —gruñó una voz que logró hacer que su cerebro y sus sentidos espabilaran, redirigiendo su atención al mal tercio de la relación no existente entre el final de su hilo rojo y ella—. Perdona que llegara tarde, mi jefe me trajo.

    Y aunque la voz de su acompañante estaba cargada de un fastidio cuyo origen no conocía, no pudo agradecer más que el dedo de su amiga y vecina señalara al hombre que le había estado sacando suspiros desde que una tarde le había, amablemente, prestado su sombrilla y acompañado a su casa luego de que se resguardara bajo el techo de esa pequeña, muy pequeña cafetería.

    Los astros se habían alineado finalmente. ¡Podría conocer a su príncipe de nombre desconocido!

    —Amelia, no sabes cuánto… —los ojos desconcertados y rodeados por ojeras y rímel la miraron de inmediato—… cuánto agradezco que te trajera…

    Lo que esa mujer, Teresa, de cuerpo flacucho y ojos enormes no sabía, era que el hombre ladrón de sus sueños y suspiros, así como el culpable de un par de regaños en la oficina; la observaba con intensidad casi sofocante. Tan deslumbrado por el aura luminosa que ella desprendía que a duras penas y podía sostener sus ojos en el sitio donde se encontraba.

    Él también, en silencio, agradecía el puente nuevo hacia ella.
     
    Última edición: 15 Julio 2017
    • Ganador Ganador x 3
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Adorable Adorable x 2
  2.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Hummingbird N I G H T M A R E

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,483
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Ay, lo mismo que en mi comentario anterior uvu <3
    La forma de narrar es hermosa, simplemente.
    Me sentí identificada con Teresa, para ser honesta. ¿Quién no ha intentado hacer algo al ver que la persona que nos atrae lo hace? Con el café me rendí, personalmente, porque aunque no me disgusta, mi cuerpo se niega a aceptarlo xD
    Es curioso como a veces (considerablemente pocas) pasa esto, que la persona que nos atrae se sienta atraída también y no nos demos cuenta, incluso cuando a veces podría ser algo obvio.

    Nuevamente te llevas mis felicitaciones~
     
    • Adorable Adorable x 3
  3.  
    SweetSorrow

    SweetSorrow Orientador Crítico Estudiante de Edición Raccoon Sidekick

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    1,902
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Aww, qué adorable ha sido esto. Lo he visto tan real que, sumándole a tu gran narración, me he metido de lleno en RL relato, preguntándome qué iba a pasar después y cómo actuaría la protagonista.

    Y es tierno. Es muy tierno que quiera tener los mismos hábitos que la persona que quiere. Incluso aunque le cueste sigue haciéndolo awww, esta muchacha ajdñsheañ.

    Aaaaah y el hombre en cuestión llegó... ¡y ella prácticamente se volvió un flan! Lo adoro xD Y el final simplemente omg <3

    Lo he amado <3 viva el romance bitches
     
    Última edición: 15 Julio 2017
    • Adorable Adorable x 2
  4.  
    Kay Greenwish

    Kay Greenwish Let's go home Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2010
    Mensajes:
    1,911
    Pluma de
    Escritor
    No sabes la alegría que he sentido al terminar el relato. Además de lo bien narrado que está, me gustó que haya terminada de buena forma. Y que aquel romance termine siendo correspondido y al parecer a Teresa se le dio la oportunidad de conocer al hombre que le ha robado tantos suspiros y sueño.

    La verdad es que no soy muy fan de este tipo de historias, sin embargo, debo decir que ésta me atrapó al instante y eso dice mucho. Lo que en realidad me atrapó fue la atmósfera, la que no dejó que leyera y el final, que tiendo a leer mucho sobre amores no correspondidos y demás y bueno, leer uno en el que termine bien siempre es bueno.
     
  5.  
    PiroF

    PiroF Crítico

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Febrero 2019
    Mensajes:
    5
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ohhh, qué decir. Simplemente bellísimo. Narrado de una manera que no hay ni un detalle ausente. Toda mi vida dije que para que una narración sea excelente, te debe permitir cerrar los ojos y no dejar ningún espacio de la escena en blanco, todo te lo tiene que poder imaginar. Fuiste la encargada perfecta de esta descripción tan precisa y rica, llena de suavidad y sabor.

    En un principio me llamó demasiado la atención el nombre del relato, pero luego al ver que se trataba de Erató supe que debía leerlo. Sin duda alguna mi musa favorita, llena de flores de mirto en su corona.

    Te felicito, un enorme placer!
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    AkiSasu

    AkiSasu BloodyMonster

    Cáncer
    Miembro desde:
    6 Mayo 2019
    Mensajes:
    43
    El ambiente de tu relato es bastante acogedor, además de que te atrapa por la situación de los protagonistas y, en lo personal, adoro el café, así que eso es un extra para mí. Me encanto tu relato, gracias por compartir.
    Suerte.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso