Buscando camisas (Gruvia)

Tema en 'Fairy Tail' iniciado por Aixa-chan, 11 Septiembre 2014.

Cargando...
  1.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    95
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Buscando camisas (Gruvia)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1150
    Buscando camisas.

    Lucy tenía esa mala costumbre, notaba detalles extraños y pequeños sin sentido, como cuando noto que Happy era el único Exceed que no utilizaba ropa, si que fue incomodo cuando en una pelea lo llamo exhibicionista y el pequeño se fue llorando. Bueno, el punto aquí es otro de esos detalles, y no quería nombrarlo en voz alta, ya había aprendido la lección, pero he aquí el problema: Gray siempre usaba la misma camisa.

    Lo sé, es tonto, pero Lucy no entendía como era posible. Después de todos el la perdió al menos una vez al día desde que lo conoció y jamas vio que volviese a encontrarla.Ademas siempre estaba limpia. Hubo muchas teorías: Aliens, dioses, magia para atraer la ropa como un imán, un ropero lleno de camisas exactamente iguales. En fin, ninguna resulto ser cierta, y Lucy lo notó rápidamente.

    Gray peleaba con Natsu, estaba vestido. Lanzo unos insultos y golpeó una mesa; de la mesa rodó hasta el piso un vaso de madera, Cana se molestó ya que era de ella y empujó a Elfman, que empujó a Gajeel, haciendo que este como reflejo golpeara a Natsu, el cual se desequilibró y piso el vaso, haciendo que este volara y aterrizara en el pastel de Erza.En algún momento Gray había perdido su camisa pero esta seguía en el suelo.

    La pelea, cuya ganadora ya estaba decidida, se traslado unos metros a la izquierda, y Lucy se quedo mirando la prenda de su amigo fijamente para ver que ocurría. Desde quién sabe donde, apareció Juvia y tomó el maltratado trozo de tela delicadamente. Lo sacudió y guardo en una bolsa. Salió del gremio sin decir palabra.

    -Así que era eso... ¡Juvia le esta robando la ropa a Gray! -Exclamó, y la pelea se detuvo para mirarla.

    -¿eh? -Dijeron todos, sin entender que le pasaba a Lucy. Ella sólo se sonrojó, haber si aprendía a pensar en voz baja.

    En Fairy Hill's, Juvia estaba lavando la camisa de Gray como cada día, sin saber que estaba siendo acusada de robo por su rival en el amor. Terminó su tarea, rápido ya que estaba acostumbrada, y tomó su bolso para volver al gremio y poner la ropa de su amado en un lugar donde él la encontrara. La chica había notado desde hacía tiempo que el pobre mago de hielo gastaba más de la mitad de su dinero en ropa nueva. Juvia decidió que sí iban a tener una familia, no les iría muy bien con esos enormes gastos, así que inconscientemente tomó la costumbre de devolverle su ropa al chico.

    Llego a Fairy Tail, pero no vio a su amado por ningún lado, probablemente estaba tirado por ahí, así que guardaría la camisa hasta que lo volviese a ver. Suspiró silenciosamente y se sentó en la barra cerca de su rival para pedir algo que beber.

    -Oye Juvia...-Susurró sin muchos ánimos Lucy, que había tenido que inventar mil excusas para no explicar el incomodo e inoportuno comentario que había dado.

    -¿si, rival en el amor?

    -...¿Por qué te llevas las camisas de Gray? -Normalmente ella no hubiese sido tan directa, pero estaba un poco cansada, para colmo debía preparar la cena para Natsu. Quizás se conformara con un poco de fuego.

    -... ¿Co...Cómo es que la rival de Juvia lo sabe? -Pregunto asustada.

    -Sólo te vi.

    Ceca de allí -más bien abajo- Gray se arrastraba en un desesperado intento por levantarse luego de la paliza que había recibido, cuando cierta conversación llamó su atención.

    -Juvia simplemente quiere ayudar un poco a Gray-sama.

    -No, lo entiendo pero él no se da cuenta, ademas, aunque reduces sus gastos ¿cuanto gastas al mes en jabón para ropa?

    -Eso no es importante. Juvia no sufre de problemas económicos.

    -¡Lo sé! Pero al menos, pienso que Gray debería agradecerte. Haces muchas cosas por él.

    -Ju...Juvia no hace tanto. -Negó sonrojada.

    -Le preparas comida, pagas parte de las cosas que destruye, le das regalos y ahora resulta que lavas su ropa ¡jamas lo ví agradecer! -Argumentó indignada por la actitud del chico con su auto-proclamada rival del amor.

    -Juvia lo hace porque le gusta hacerlo, no para que Gray-sama le agradezca.

    -Lo sé Juvia, pero ¿no te gustaría que Gray dijera “gracias” de vez en cuando?

    -A... A Juvia... n... no le molestaría.

    Gray suspiró aliviado sin que ellas notaran su presencia aún. Al fin se resolvía el misterio de la re-aparición de su ropa, gracias al cielo, porque ya se estaba asustando. Eso de que apareciera lavada, planchada y perfumada no estaba mal, pero al no saber quien lo hacía comenzó a formular teorías raras sobre aliens y cosas así. Se arrastro un poco lejos de allí y finalmente se levanto con toda dignidad. Toda la dignidad que puede tener alguien que estaba en el piso, claro.

    Juvia lo vio y aparto la mirada, imaginando una rara versión shojo del él diciéndole “gracias” y algo más sobre una boda al aire libre y treinta bebés. Gray volteó a verla, realmente no le importaba mucho (claro que si), pero si ella estaba haciendo tantas cosas como Lucy decía, de verdad quedaba como un cretino al no agradecer correctamente. O al menos dejar de ignorarla.

    -Hey, juvia -Luego de decir eso, la chica apareció a la velocidad de la luz.

    -¿Si? Gray-sama.

    -Ejem -Carraspeó incomodo por la mirada de la chica -Me dijeron que tú has estado lavando mis camisas, y gracias a ti no he tenido que gastar mucho últimamente.

    Juvia se sorprendió de que su amado Gray-sama se hubiese enterado de ello, pero asintió y siguió mirándolo fijamente.

    -Ah... Bueno eso... Gracias.

    -¡No es nada Gray-sama! -Juvia no podría ser más feliz.

    -Creo que podría llevarte a las misiones de vez en cuando... para agradecerte y porque así también me ayudarías con mi ropa allá.

    -¡Si Gray-sama! Juvia estará feliz de poder acompañarlo. -Oh sí que podía ser más feliz, y lo era.

    Gray se fue ya incomodo de ser observado tanto tiempo ¿es que Juvia no parpadeaba?. Lucy suspiró, para Gray era un gran progreso, aunque eso era un agradecimiento estúpido. De repente, otro de esos raros detalles llego a su cabeza, y no pudo evitar averiguar.

    -Juvia, ¿que paso con la camisa morada que Gray uso un par de veces?

    -¿eh? -Juvia se sonrojó -Juv... Juvia también quiere una recompensa a veces.

    Y luego de decir esto se fue, no, ella no dejaría que Gray supiera que ella la conservaba guardada en su casa. Bueno, ella merecía una compensación ¿no? Después de tanto tiempo buscando camisas.
    Fin
    Esto es para CuentaCuentos, a quien adoro y espero que me pida más cosas *-* gracias por siempre comentar Cuens y espero que este te guste. si alguien quiere que escriba algo, no duden en pedirlo.
    Aixa-chan fuera~
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Sam Rowan

    Sam Rowan ღCuentaCuentosღ

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2012
    Mensajes:
    82
    Pluma de
    Escritora
    Agbtsddvmwroga
    Ai-chan es un amor.
    ¡Que lindo te ha quedado muy lindo!
    Juvia interesada (? Ok no, pero que risa me dio las conclusiones que sacaban todos con respecto a quien le lavaba la ropa a Gray, la manera en que Juvia se preocupa por su amado es muy conmovedora, claro quitando lo de la camisa morada que por cierto me pareció algo muy al estilo Juvia (ya sabes obsesiva compulsiva) pero sin duda un gran detalle.
    Lucy es muy fijada en los mas pequeños detalles y esta vez fue muy bueno eso, Gray fue muy bueno al darle las gracias a Juvia, fue un gran paso para los dos.
    ¿Que mas puedo decir? ¡Ah, si! Tu pequeña historia me ha dado inspiración suficiente para la mía, eres grande.
    Una vez mas gracias por esta lindura.

    ¡...Nos leemos pronto!
     
    Última edición: 12 Septiembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso