En prueba BlackWater

Tema en '¡Más partidas en curso!' iniciado por rapuma, 4 Agosto 2022.

  1.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,688
    Pluma de
    Escritor
    [​IMG]
    Es el pueblo más grande de todo el Oeste, además de ello, también es el más moderno ya que cuenta con luz eléctrica, calles pavimentadas y más maquinarias mecánicas de la compañía Faulkner que engrandecen a la ciudad. En el sur de Blackwater, la ciudad está menos desarrollada, con edificios antiguos de madera, casas de barrios marginales, un par de propiedades industriales e incluso algunas parcelas de tierras de cultivo. En contraste, el norte de la ciudad no es sólo la sede de Blackwater y su puerto, sino también el centro de la economía de la ciudad y del gobierno del estado. Jeremiah Griffon, el actual gobernador de BlackWater, tiene una lucha constante de poder contras las bandas criminales que se asentaron en la ciudad.

    BlackWater cuenta con los siguientes establecimientos para poder interactuar:


    Distrito Norte
    -Saloon La Marsella (taberna local)

    -Saloon Voilà! (taberna local)

    -Saloon El beso de Celeste (taberna local)

    -Clínica médica Zerasky (se pueden curar heridas de distinto índole y comprar distintos medicamentos en cierto precio)

    -Clínica médica T. Abbington (se pueden curar heridas de distinto índole y comprar distintos medicamentos en cierto precio)

    -Forja (se puede comprar distintos artefactos mecánicos)

    -Casa del Gobernador (reside el gobernador de BlackWater)

    -Banco central.

    -Burdel Venus.

    -Comisaría (distintos trabajos de "Se Busca")

    -Distrito comercial (hay distintos puestos de comercios)

    -Puerto.

    -Guillotina (ejecuciones públicas)



    Distrito Sur
    -Saloon Aguas Profundas (taberna local)

    -Saloon Gambito de Dama (taberna local)

    -Armero La Bala (compra o venta de distintos tipos de armas)

    -Establos (compra o venta de caballos o mulas y/o venderlos)

    -Casa de Karma (una vidente que adivinará tu futuro)

    -Peletería (venta de pieles de animales y/o huesos)

    -Alcantarillas (el subterráneo de la ciudad)

    -Doma de caballos (se pueden domar caballos y ganar algo a cambio)

    -Funebrero (venta o compra de cadáveres)

    -Iglesia (templo de Fe)

    -Tablón de anuncios (una lista de distintos trabajos que se ofrecen)




    Doma de caballos.
    (Gia)

    El sector se encontraba sobre un terreno baldío, cercado conscientemente en forma de corro y donde podían apostar y jugarse el honor por unas monedas. Mucha gente se encontraba gritando e insultando a carcajadas a hombres que se montaban sobre los caballos y éstos los echaban al suelo con tanta facilidad que el público aplaudía ebrio de felicidad. Los caballos eran de Sangre Pura, machos que servían para carreras de velocidad. Las bestias relinchaban y se paraban en sus dos patas, agresivos.

    Cerca de las apuestas, que se veían con toda claridad entre el público, un hombre de traje apostaba unos billetes al hombre que estaba por montarse al semental. El traje le daba un aire se poder; era un notable contraste con las ropas de trabajadores y vaqueros que se encontraban entre el público

    El hombre que se estaba por montar al caballo mordía un mondadientes y lo pasaba de lado a lado entre los labios. Se sujetaba con fuerza a las riendas y se mantenía en un equilibrio inestable, esperando que la puerta se abra y comience la acción. Parece muy seguro de sí mismo y mira al público, conectando la mirada con el hombre que estaba vestido de traje.

    Un hombre, que se encuentra con la espalda sobre un carro, observa a Gia y le sonríe. Al parecer no tiene intención de acercarse a ella pero no dejará de mirarle, al menos de momento.


    Insane
    Como verás, dentro de la introducción de tu personaje te proporcioné tres escenarios posibles para que puedas seguir tu historia: habrá quizá mensajes ocultos cuando se requiera pero estará todo plasmado en la redacción de la interacción del GM para que puedas decidir qué hacer a continuación según tu criterio. Cada decisión tendrá sus consecuencias.


    Burdel Venus.
    (Celestine)

    Un hombre acompañaba a Celestine cuando ella ingresó al burdel, siguiendo las indicaciones que le habían dicho. El hombre que iba con ella lo recordaba vagamente de su primera reunión, totalmente sin etiquetas y en una esquina del Distrito Sur, el barrio más marginal de la ciudad. Ahora, según el hombre que le acompañaba, vería a "Cleopatra" como la llamaban entre murmullos ahogados para que no les oyeran.

    El hombre le señaló un escenario donde bailaban o cantaban las prostitutas que estaban contratadas por el negocio. Ahora se encontraba vacío, pero de igual forma la gente en las mesas bebía y el aire se mantenía alegre a pesar de no haber un espectáculo en vivo. También hay un micrófono que comunica con unos altavoces que estaban en cada esquina del salón.

    El sujeto que le acompañó se situó en una mesa, cruzándose de brazos y hablando con una mujer que no dejaba de mirar a Celestine.

    [​IMG]

    Es la nueva.

    —¿Se encuentra bien, Valerio? La veo muy pálida.

    Está sana. —Valerio miró a Celestine y luego volvió a mirar a la mujer que tenía a su lado.

    Entonces... Valerio Flaco, que es muy amigo mío, me dice que quieres unirte a nuestro mundo. ¿Por qué debería dejarte entrar? ¿Qué pudo perder una muchacha cómo tú para que quieras unirte a un montón de asesinos? —preguntó la mujer, llevándose la copa a sus labios, bebiendo lentamente, sin dejar de mirar a Celestine fijamente. El resto de la clientela parecía que ignoraba todo lo que sucedía en aquella interacción a excepción de Valerio Flaco, que también miraba fijamente a Celestine, esperando una respuesta.

    Yugen
    Como verás, dentro de la introducción de tu personaje no te proporcioné tres opciones distintas como al resto, si no directamente entraste en la historia con una interacción mayor. Puedas seguir tu historia: habrá quizá mensajes ocultos cuando se requiera pero estará todo plasmado en la redacción de la interacción del GM para que puedas decidir qué hacer a continuación según tu criterio. Cada decisión tendrá sus consecuencias.



    Distrito Norte
    (Murray)

    El olor del Puerto y el continúo ruido de los cascos de caballos contra el pavimento es el ambiente general del norte de la ciudad. Las calles pavimentadas, la policía patrullando en caballos o a pie, la clase social se dividía en dos sectores muy notorios al salir de la zona sur y entrar al norte de BlackWater, donde el menor de los Grayson citó a Murray.

    No tenía muy claro bien por dónde decidir su camino hasta que una mano enguantada le toma del hombro y lo gira con fuerza y velocidad.

    Desmond "El Pequeño" Grayson, apodo que se ganó por ser el hermano menor (y apodo que odia) le sonríe y lo sacude de los hombros.

    [​IMG]

    Eh, ¿estás listo? —preguntó mientras se relamía los labios; se puede notar que se encuentra nervioso al ver la sequedad en ellos. —Necesito un hombre no un niño. ¿Estás listo o no?

    Murray no tenía muy en claro de qué iba todo eso, pero Desmond Grayson se encontraba con su cuadrilla de forajidos tras él; catorce hombres que observaban todo en silencio. ¿Asaltarían algún lugar? Murray no se encontraba armado...

    Gigi Blanche
    Como verás, dentro de la introducción de tu personaje no te proporcioné tres opciones distintas como al resto, si no directamente entraste en la historia con una interacción mayor. Puedas seguir tu historia: habrá quizá mensajes ocultos cuando se requiera pero estará todo plasmado en la redacción de la interacción del GM para que puedas decidir qué hacer a continuación según tu criterio. Cada decisión tendrá sus consecuencias.
     
    Última edición: 4 Agosto 2022
    • Fangirl Fangirl x 4
  2.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    4,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ~Celestine~

    La muchacha cerró su parasol y sosteniéndolo con su mano finamente enguantada en lino tomó asiento. Sus fríos ojos azules escanearon brevemente la estancia antes de posarse finalmente en la mujer.

    Claopatra.

    Curioso apodo para alguien que se distinguía tanto de la realeza.


    Era un lugar... pintoresco sin dudas para un encuentro de tal magnitud. A Celestine no le resultaba particularmente grato, pero sería breve. No estaba allí por ningún motivo superfluo.

    Ante la breve charla que mantuvieron el hombre y la mujer continuó impertérrita. Y entonces tras unos segundos donde pareció estar valorando la situación separó finalmente los labios.

    —Una pregunta una tanto innecesaria ¿no le parece?—cuestionó con voz serena. Aunque era fría, gélida casi, en ella vibraba cierto tono sibilino como el cascabel de la serpiente—. Todos tenemos asuntos que atender. Usted, Valerio, Faulkner.

    >>Dudo que entre asesinos se cuenten todos los trapos sucios.

    Se movía por ambiciones y se movía por poder. El resto de sentimientos eran una carga innecesaria.

    ¿Venganza? ¿Por qué iba a molestarse por esa clase de agravios? Su único cometido era mantener la posición que le pertenecía por derecho. Conservar su fortuna y estatus.

    —Escogí esta banda cómo podría haber escogido cualquier otro sitio, es cierto. Pero si estoy aquí es solo por una cuestión de intereses.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Ganador Ganador x 1
  3.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Game Master damselette Didi witchy powers ☆

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    4,674
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Murray Anderson

    La uña de mi pulgar conectó con la moneda y su destello metálico tintineó en mi campo visual al elevarse, girar y regresar a mi mano. La humedad del agua, del puerto, se impregnaba en la ropa, los edificios y los adoquines de las calles. Mantuve el hombro apoyado en la pared lateral de un comercio, observando los alrededores y aguardando por el enano a que apareciera. El norte de la ciudad era bastante ostentoso y prácticamente se me hacía agua la boca notando todas las mierdas que podría robarle a esa manada de imbéciles. Relojes, pulseras, collares, carteras medio abiertas.

    Sería un festín.

    La tentación comenzó a mellar en lo que seguía los movimientos lentos y algo erráticos de un anciano. De baja estatura, encorvado y flacucho, con ropas finas y un reloj de bolsillo colgando de su chaleco. La moneda volvió a tintinear, eché un vistazo concienzudo alrededor y di un paso hacia la luz de las farolas. Fue entonces cuando sentí una mano en mi hombro y me giré, mi ceño fruncido. Ah, el mocoso.

    Maravillosa puntería.

    Recorrí su séquito con la vista brevemente y regresé a sus ojos, la sonrisa burlona asomando en mis labios. Andaba de mano larga y fingía cierto espíritu, pero algo lo tenía nervioso. Era evidente. Mi gesto se ensanchó hacia un costado y entorné la mirada.

    —¿Para qué? ¿Cambiarte los pañales? —murmuré, instándolo lentamente a quitarme las manos de los hombros, y le señalé su cuadrilla de machos con un movimiento de cabeza—. ¿No te alcanza con todos esos músculos de ahí atrás?

    Me relamí los labios, no por nerviosismo, sino por mera manía, y me incliné un par de centímetros en su dirección, viéndolo profundamente a los ojos.

    —¿En qué, exactamente, mis servicios son requeridos?
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  4.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    3,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gia Ginger

    El relinchar de los caballos me tenía con la vista prendada en ellos. Los imbéciles no dejaban de caerse de los animales una y otra vez. Era una perdida de tiempo apostar por alguno de ellos por lo que me quedé el rato contemplando el pelaje y el sonido que hacían cada que sus patas tenían contacto con el suelo.

    Podía quedarme ahí mirando el espectáculo de los tipos, pero hace ya un rato que la vista de algún miserable me tenía por demás irritada, y aunque contraje las facciones aún seguía dándole la espalda, hasta que logré relajar medianamente el rostro para girarme y caminar hasta él.

    Probablemente sino estuviese con sus ojos encima hubiese hablado a ver si me dejan subir en uno de los caballos, pero ya quedari para después.

    —¿Y entonces? —era claro que hacía referencia a qué mierda se debía su mirada en mi espalda.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
  5.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,688
    Pluma de
    Escritor
    Burdel Venus.
    (Celestine)

    Cleopatra observaba a Celestine; una mirada profunda, como si pudiera penetrar en sus pensamientos, en lo más hondo de su alma. La mujer terminó de beber la copa y la apoyó sobre la mesa, sin desviar la mirada de aquellos ojos que parecían témpanos de hielo; pero la mirada ámbar de Cleopatra parecía derretirlos, como el sol mismo.

    Valerio Flaco chasqueó los dedos y un hombre se acercó corriendo con una jarra de vino que le fue arrancada de los dados con desprecio. Valerio escanció buena cantidad de vino nuevamente en la copa.

    Cleopatra, que movía la cabeza con ademanes exquisitos, similar a una cobra, finalmente habló:

    Cualquier chiquilla hubiera temblado o tartamudeado estando en tu lugar. Lo he visto, por lo que confirmo mis palabras. —tomó la copa y se la llevó a los labios, observando a Celestine sobre el fino cristal. —Y tú llegas aquí, ni siquiera diciendo tu nombre y pensando que nos sirves para unos intereses que no tienes idea. —dejó la copa y su postura se relajó mientras abría una cajita metálica y sacaba un cigarro de su interior. —Esa arrogancia no te llevará a ningún lado bueno, aunque admiro la osadía. —prendió el cigarro y un círculo de humo se elevó a los aires. —Es por esa razón, pequeño girasol, que no puedo dejarte ir libre por la vida. Te matarán, lo harán. ¿Verdad, Valerio?

    —Sin duda.

    —¿Lo ves?
    —sonrió y se acomodó en su asiento mientras se pasaba la lengua por los labios. —Te haré una última pregunta: ¿Qué nos puedes ofrecer a nosotros más allá de vestirte y dejarte aquí, trabajando por dinero?




    Distrito Norte
    (Murray)

    Desmond te devolvió la mirada sin retroceder un centímetro; quizá sí tenía espíritu o simplemente se sentía superior por la superioridad númerica.

    ¿No es obvio? Hoy es tu bautismo de fuego. —dijo mientras comenzaba a caminar con impaciencia. —Hoy veré como supervisor si tienes agallas o solo pelusa en esa lengua tan larga que posees.

    La gente se apartaba con rapidez al ver la velocidad de aquella cuadrilla caminando a toda prisa, sin miramientos en si apartaban del camino a una anciana o pateaban un perro. La gente volteaba a verles mientras los hombres dejaban murmuros a sus espaldas.


    Distrito Norte. Saloon Voilà!
    (Murray; Desmond)



    Sin dejar mucho margen de más preguntas, Desmond guío al grupo a uno de los saloones más concurridos de la cara Norte de BlackWater. Desmond fue el primero en entrar con premura. La puerta giratoria se abrió con fuerza, atrayendo las miradas asustadas de la clientela de ese lado de la ciudad. Mujeres se sobresaltaron y los hombres apartaban la mirada, nadie quería ser sabedor de lo que ocurriría allí.

    La cuadrilla se abrió en abanico sobre las mesas, empujando con fuerza algún impertinente que pensaba levantarse para decir algo. El silencio se hizo espeso.

    ¡Buenos días, buenos días a todos! —gritó con alegría Desmond, sonriendo como si tuviera la mejor noticia que dar. —Tengo entendido que aquí se encuentra un puerco irlandés, embaucador, arrastrado y que seguro ahora mismo se encuentra como un niño asustado. ¡Irish! ¡Sal de una vez! No quiero lastimar a tus clientes aunque me encantaría hacerlo.

    Las puertas del fondo del saloon se abrieron y el tal Irish, seguido también por unos matones, se plantaban entre ellos. La opción de huir ahora ya era imposible.

    —Te lo diré una sola vez, niño, por el respeto que le tengo a Duke; vete ahora o volverás con tus dientes en mis botas.

    Desmond no terminó de oír lo que decía; la palabra niño fue suficiente para explotar y se lanzó contra él mientras el resto de hombres comenzaban a pelear entre ellos a golpe de puño limpio.

    Murray se encontró con un matón de frente, listo para romperle algún hueso.

    Gigi Blanche

    Bienvenida a tu primer batalla!

    Desmond y Irish tienen cuadrillas, que son grupos de hombres/mujeres a tu servicio. La cuadrilla de Desmond es de 14 hombres y la de Irish es de 7.

    La cuadrilla de 14 hombres lanzará un dado de 14 y el resultado será lo que venza a la cuadrilla de 7 que también lanzará su respectivo dado. En caso de que quede una sola cuadrilla, el número que sacará se sumará al total del NPC de ataque.

    Deberás lanzar un dado de 50 caras contra tu enemigo
    1 - 10: el golpe será nulo.
    11 - 30: el golpe será leve (a dos golpes leves se hace una herida grave)
    31 - 40: el golpe será grave (a dos heridas graves el personaje pierde)
    41 - 50: el golpe será K.O. y podrás elegir en matar al personaje o dejarlo inconsciente.


    Doma de caballos.
    (Gia)

    El hombre la miraba con sus piernas arqueadas, lo que significaba que era un vaquero; un hombre de campo, quizá buen domador, un excelente jinete por sus caderas ladeadas. Le sonrió a su pregunta.

    —Entonces aquí mismo te pido la dirección de tu hogar; busco la posta más cercana y nos mudamos juntos. —llevó una mano hacia el borde de su sombrero —Teddy Brown, señorita.

    [​IMG]

    Ahora que Gia podía verle más de cerca, seguro el detalle de las ropas sucias y el corte en el rostro no pasaban desapercibidos. Se movía como si fuera un gato en su elemento.

    Veo que te encuentras aburrida, ¿verdad? No te noto muy avispada, chiquilla; te daré un consejo gratis. Observa. Todo se encuentra al alcance de un buen observador. —señaló el mentón al hombre que Gia había visto antes apostar; un hombre vestido de traje, que observaba la doma que había comenzado. —Ése hombre, por ejemplo; tiene una cartera repleta de billetes en el bolsillo de su pantalón. Y a juzgar por sus pintas no creo que tenga tres miserables monedas... aunque pensándolo bien, puede que así sea: míralo ahí de pie, todo asqueroso con su mierda de traje. —sonrió de nuevo y se asemejó al hocico de un zorro. —Te diré algo: tú le robas mientras yo creo una distracción y lo repartimos a partes iguales. ¿Te parece mejor idea que apostar y caerte de culo?

    Insane
    Si decides robar, tendrás que lanzar un dado de 50 caras y superar el 25, Teddy lanzará el mismo dado para la distracción.
     
    rapuma ha tirado dados de 50 caras para Dado Desmond Total: 44 $dice
    rapuma ha tirado dados de 50 caras para Dado Irish Total: 14 $dice
    rapuma ha tirado dados de 7 caras para Cuadrilla Irish Total: 2 $dice
    rapuma ha tirado dados de 14 caras para Cuadrilla Desmond Total: 1 $dice
    rapuma ha tirado dados de 50 caras para Dado Teddy Total: 48 $dice
    rapuma ha tirado dados de 50 caras para Atacante Murray Total: 29 $dice
    • Fangirl Fangirl x 4
  6.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    4,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ~Celestine~

    Celestine mantuvo silencio. Perfectamente recta sobre su silla, como si tener un solo cabello fuera de sitio fuera un error fatal, sus fríos ojos azules reposaron como dagas afiladas sobre los sagaces ojos de Cleopatra.

    No le simpatizaba. No le simpatizaba en lo absoluto. Era evidentemente vivida, experimentada y la miraba como si fuese un animalillo indefenso atrapado por un cepo de caza.

    Quizás no era el eslabón más alto en la cadena de mando pero definitivamente tenía poder. Podía notarlo en sus ademanes sibilinos, en su voz pausada, en la forma en la que aquel palurdo sin escrúpulos la trataba como si fuese su perrito faldero.

    Si algo detestaba Celestine era la condescendencia. Y esa mujer estaba llena de ella.

    Alzó el mentón, desdeñosa.

    —Deberían entender que no soy ninguna chiquilla imberbe, de esas que engatusan para que se pierda entre las piernas de algún vaquero ebrio.

    ¿La matarían? Típico de esos malencarados bárbaros. No estaba entre sus planes morir allí, de forma tan poco digna. Ultrajada y violentada por un grupo de salvajes.

    No, en lo absoluto.

    Antes ingeriría veneno.


    >>Me subestiman si creen que moriré en esta tierra hostilsentenció. Al igual que ustedes, no tengo reparos en machar mis manos de sangre.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  7.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    3,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gia Ginger

    Torcí los ojos sin decoro alguno, pese a saber que estaba jodiendo con lo que decía, pero como tampoco se sabía con qué enfermo uno podía cruzarse... reposé mi mano derecha en mi cadera, visualizando entre el gentío a la persona que se refería. Claro que se notaba que era el que más portaba del lugar, aunque un poco dudé en cuanto dio la posibilidasd de que no trajera nada que valiera la pena encima.

    Busqué entonces su ojos de regreso, chasqueando apenas la lengua en un deje de hastío.

    —¿Estas colocándome a prueba acaso, loco? —murmuré repasando al resto de los presentes, para luego relajar los hombros—. Sino haces una buena distracción no me haré respondable de la paliza que te den esos imbéciles.

    Esperé entonces a que siguiensen en el cuento de los animales, caminando en lo que comentaba sobre el relinchar de uno en partícular, más por hacerme de nuevo la espectadora que otra cosa, sintiendo el aroma asqueroso entrar en mi nariz. No era mierda de caballo, era el sudor inmundo de esta gente de aquí. Entorné la mirada apenas, esperando a que el otro idiota hiciera lo que le correspondía, de lo contrario sería estúpida por creer que al menos él serviría de distracción.

    Pero para qué mentir, necesitaba el dinero, estaba muerta de hambre y un poco más.
     
    Insane ha tirado dados de 50 caras para Averniñamía Total: 43 $dice
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
  8.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Game Master damselette Didi witchy powers ☆

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    4,674
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Murray Anderson

    Me empeñé en que mi expresión socarrona no mermara ni un ápice, incluso cuando mencionó que era mi bautismo de fuego y que debería demostrar lo que valía. Oh, bueno, en ningún momento había esperado que esto fuera sencillo, ¿cierto? Y si lo comparaba con la horca... Me erguí, encogiéndome ligeramente de hombros, y me dispuse a seguirlo por delante de su pandilla.

    —Si cumplo tus expectativas, pequeñín, ¿puedo esperar un buen whisky a cambio~? —indagué, divertido, y me tragué el resto de la idea. Prefería mejorar mis posibilidades de conseguir un trago a molestarlo.

    Porque si sus expectativas eran proporcionales a su tamaño, entonces no había de qué preocuparse, ¿verdad~?

    Éramos un montón de chicos malos, empujando ancianos o pateando perritos. La dirección que tomamos, mágicamente, coincidió con la del old man que había estado observando antes, y estirar el brazo para quitarle el reloj fue pan comido. Le eché un vistazo a la luz del sol, ilusionado, pero no tardé en fruncir el ceño y chasquear la lengua, dejándolo caer al suelo. Las pisadas tan masculinas de la cuadrilla lo hicieron añicos, o al menos así se oyó.

    Puta baratija.

    Entramos a un saloon y sonreí, pues las probabilidades de mi trago seguían aumentando. Repasé el lugar con la vista, preguntándome con quién tendría que cagarme a palos para enseñarle a este mondadientes humano que sabía usar los puños. La respuesta no tardó en aparecer. Al parecer se iba a plantar una buena en este pobre establecimiento y suspiré con cierto tinte dramático, sin que me afectara ver al mocoso abalanzándose sobre el irlandés como un perro rabioso. Por supuesto, era puro teatro. Siempre me había divertido patearnos el culo entre nosotros a bordo del Callanish.

    Sonreí, arremangándome la camisa, y arremetí contra el matón que me había honrado con su bendición.
     
    Gigi Blanche ha tirado dados de 50 caras para ya tamos con putazos Total: 10 $dice
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  9.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,688
    Pluma de
    Escritor
    Burdel Venus.
    (Celestine)

    Cleopatra elevó con elegancia su mano izquierda y chasqueó sus dedos luego de las palabras de Celestine; la gente que había dentro desapareció en un parpadeo, como si nunca hubieran estado allí. El único que permanecía vigilante y alerta era Valerio Flaco, siempre a un lado de la mujer.

    El silencio se hizo espeso en cuestión de segundos.

    Esto que ves se llama poder, Celestine. —le sonrió, como si siempre hubiera sabido su nombre en primera instancia. —Y deberás mancharte con mucha sangre si quieres llegar a esta vida. Y créeme cuando te digo que no tenemos nada personal contra el señor Faulkner, son solo cuestiones de negocios. —lanzó la ceniza de su cigarro a un pequeño cenicero sobre la mesa. —Puedo convertirte en un arma, puedo hacer que tengas tus propios brutos a tu disposición. Sin ofender, Valerio.

    —Sin problema, señora.

    Si quieres ascender en esta organización quiero que sepas algo: no somos esos despojos de sociedad del sur de la ciudad ni del resto de Arizona; somos la evolución, el futuro, y ellos simbolizan el pasado. Pero como verás, los brutos siguen siendo brutos y el resto nos adaptamos a las circunstancias que nos da la vida: como tú, por ejemplo. La cuestión es... ¿Serás capaz de soportarlo? —apagó el cigarrillo sobre el cenicero y se estiró sobre la silla. —Sedúceme.

    Fue una orden clara y precisa, aunque dicha en un suave tono aterciopelado. Valerio Flaco miraba al frente pero no se movía de su lado.

    Yugen

    Deberás lanzar un dado de 50 caras
    1 - 10: no puedes seducirla.
    11 - 20: no la convences demasiado pero ve en ti un potencial a explotar.
    21 - 41: logras convencerla y afirma la decisión de tenerte en el grupo
    42 - 50: logras captar su atención de manera extrema y serás su segunda al mando.



    Doma de caballos.
    (Gia)


    Teddy la vio marcharse y bajó su mirada hacia su trasero, volviendo a sonreír mientras se bajaba un poco más el sombrero antes de acercarse a su objetivo. El hombre de traje estaba absorto en la doma que parecía concluir poco a poco, dando por ganador a su jinete. Teddy se le cruzó por la visión y se detuvo para verle. El hombre arrugó el entrecejo.

    —¡Hombre, Quince "El lameculos" Harrys!

    El tal Quince le empujó con molestia mientras se encaraban.

    —Colmas mi paciencia, vagabundo. Te podría dejar tirado ahora mismo frente a todos y a nadie le importaría.

    —Tu jefe lo lamentaría y lo sabes, Harrys. Ahórrate el papel de matón y entrégame una moneda para un poco de whisky, anda.

    Mientras Teddy forcejeaba con Quince, Gia pudo robar su cartera del bolsillo trasero del pantalón. La cartera contenía unas cosas útiles, quizá demasiado útiles si se sabía buscar bien.

    Insane

    Deberás lanzar un dado de 50 caras para ver el resultado de tu objetivo:
    1 - 10: cuatrocientos dólares.
    11 - 20: instrucciones de proyecto de arma.
    21 - 35: apuesta de doma.
    36 - 41: papel de propietario de una montura para vender
    42 - 50: la cartera completa.


    Distrito Norte. Saloon Voilà!
    (Murray; Desmond)

    Los hombres de las cuadrillas se lanzaron uno contra el otro, con más empuje los hombres de Desmond por una cuestión numérica. Pero para sorpresa de todos, dos de los de Greyson caían, a pesar de ser el doble de matones. Pero varios hombres dejaron de luchar a puño limpio cuando vieron a Desmond golpear con tanta rabia a Irish. El puñetazo en su cara fue tan directo como potente y demoledor. El irlandés cayó con sus huesos sobre el suelo del saloon, totalmente inconsciente y con el pómulo roto.

    Desmond se giró a sus hombres y les gritó a modo de amonestación

    ¡Hay que practicar más! —y luego, señalando al resto de irlandeses, añadió. —¡Terminen con ellos!

    El hombre contra el que luchaba Murray era muy veloz, por eso pudo esquivar el golpe de lado y conectando un golpe en el abdomen bajo, esperando terminar el combate para ayudar a sus compañeros.

    Gigi Blanche

    Deberás lanzar un dado de 50 caras contra tu enemigo
    1 - 10: el golpe será nulo.
    11 - 30: el golpe será leve (a dos golpes leves se hace una herida grave)
    31 - 40: el golpe será grave (a dos heridas graves el personaje pierde)
    41 - 50: el golpe será K.O. y podrás elegir en matar al personaje o dejarlo inconsciente.


    Murray se encuentra con un golpe leve. [Los dados los lancé en el otro post]
     
    rapuma ha tirado dados de 50 caras para Murray Total: 8 $dice
    Última edición: 9 Agosto 2022
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  10.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    4,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Celestine

    Como si necesitara más para shippearlas, gracias por la cena Rapu (??]

    No le sorprendió escuchar su nombre en los labios de Cleopatra. Una persona como ella tenía ojos y oídos en todas partes. E incluso si no fuera así, Valerio Flaco sí lo sabía. Solo su nombre, por supuesto. Nadie necesitaba saber de su familia caída en desgracia.

    Sabía lo que era el poder porque lo había tenido. Ella había estado en la cúspide del statu quo. Ella había tenido una buena casa y servidumbre a su servicio.

    Si las deudas de su padre no hubieran interferido, seguiría aún ahí. En el lugar que sentía que le pertenecía por derecho.

    Fue entonces y solo entonces, que el rostro de Celestine mostró una emoción discernible. Sus cejas se arquearon ligeramente y abrió más los ojos tomada por completo por sorpresa.

    —¿Perdón?—cuestionó despacio.

    Cleopatra había sido directa.

    Le había pedido que la sedujera. A ella. A otra mujer.

    Cuando decidió unirse a una banda de forajidos jamás pensó que su prueba inicial sería algo como eso. No le importaba matar si tenía que hacerlo. Pero esa clase de asuntos podían desestabilizar su temple con una facilidad irrisoria.

    Su exabrupto fue breve, sin embargo.

    Tensó los labios.

    Era orgullosa por supuesto. Como toda dama inglesa. Y si aquello era una prueba no pensaba dar su brazo a torcer. No importaba el qué ni el como, arrastraría todo consigo si eso le permitía proteger sus intereses.

    Recuperar su trono.

    Le sostuvo la mirada en silencio como si estuviese tratando de leer sus intenciones. Como si pudiese ver más allá de aquella actitud sibilina y entendiese que aquello era claramente un reto. Un duelo. Sin armas, más que esas que poseía como mujer.

    No necesitaba que la apuntase con un revólver para entenderlo.

    "Muy bien entonces. Que así sea."

    Se estiró entonces en la silla y llevó su mano enguantada hasta la mejilla ajena. Sus movimientos eran elegantes y delicados, casi aristocráticos. Deslizó los dedos por la nacarada piel ajena hasta que pudo sostener su mentón entre el pulgar y el índice.

    —El poder es algo codiciado—dijo pues. Su voz mantuvo el tono frío y pausado pero había algo más. Algo que sonaba como el cascabel de una serpiente—. Si lo posees, posees cualquier cosa. Riquezas, influencia. Se desdibujan los límites. Muchos están dispuestos a hacer lo que sea por él.

    >>Verá, soy una mujer ambiciosa.

    Se inclinó hasta que sus labios casi le rozaron el oído. La mano que había mantenido en su barbilla bajó hasta detenerse poco antes del delicado valle que discurría entre sus senos.

    —Y lo quiero todo.
     
    Yugen ha tirado dados de 50 caras para Chan Chan chaaaan Total: 40 $dice
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  11.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Game Master damselette Didi witchy powers ☆

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    4,674
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Murray Anderson

    El puñetazo del enano se propagó por el saloon como una suerte de rayo seco. Pese al caos general y el amontonamiento de gente, al menos por ese instante todo se congeló y guardó silencio. Los huesos del irlandés se sacudieron contra el suelo de madera, deslicé la mirada de regreso a mi oponente y me comí mi propio golpe. Retrocedí, tensando la mandíbula, y lo fulminé con una mezcla de ira y emoción.

    Era rápido el cabrón.
     
    Gigi Blanche ha tirado dados de 50 caras para dale man Total: 30 $dice
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
  12.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    3,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gia Ginger

    A la final el hombre no era tan inútil como lo pensaba en un principio, y me daba por bien servida con que no me estuviesen persiguiendo porque el otro estúpido no fuese capaz de distraerlo, pero a la final todo surgió perfectamente. Jugué con mi cabello con la mano libre mientras con la otra ocultaba la billetera entre la blusa holgada, hasta alejarme de la multitud en donde recosté la espalda contra la madera de una de las propiedades del lugar, soltando el aire retenido por la boca.

    Fue entonces que detallé la billetera por fuera, abriéndola luego.

    Lo más importante siempre era lo de adentro... ¿no?~
     
    Insane ha tirado dados de 50 caras para Aver mi tesoro Total: 38 $dice
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,688
    Pluma de
    Escritor
    Distrito Norte. Saloon Voilà!
    (Murray; Desmond)

    Murray logró conectar un golpe muy potente, haciendo que el hombre retrocediera varios pasos y chocara contra unas sillas. Sangre brotaba de su nariz y se notaba mareado; el golpe había sido demasiado efectivo, otro del mismo calibre y su rival quedaría inconsciente unos días.

    Desmond, que había robado la cartera de Irish, se acomodaba las solapas de su traje mientras veía como el resto de hombres acababa con los irlandeses. Miró con especial atención la batalla de Murray, al parecer había dejado a su oponente malherido.

    Gigi Blanche

    Deberás lanzar un dado de 50 caras contra tu enemigo
    1 - 10: el golpe será nulo.
    11 - 30: el golpe será leve (a dos golpes leves se hace una herida grave)
    31 - 40: el golpe será grave (a dos heridas graves el personaje pierde)
    41 - 50: el golpe será K.O. y podrás elegir en matar al personaje o dejarlo inconsciente.


    Murray se encuentra con un golpe leve. [Los dados los lancé en el otro post]
    El enemigo de Murray se encuentra con un golpe leve.


    Doma de caballos.
    (Gia)

    Gia encontró la documentación de un caballo para vender, el cual se encontraba alojado en el establo de la ciudad. Podría sacar una buena cantidad de dinero con él o simplemente tener una montura para moverse entre ciudades. No tuvo tiempo para rebuscar más en la cartera, ya que una sombra la ocultó y la atrapó con delicadeza de la muñeca, quitándole la cartera.

    Eres hábil. —dijo una voz fuerte, aunque no se dirigía a ella con malicia, sino con admiración. —Es raro que el viejo Duke no haya dado contigo antes. Por normal general siempre tiene buen ojo con los ladrones.

    [​IMG]

    Gia podía reconocer al hombre de haberlo visto en la doma de caballos, era el mismo sujeto que había visto sobre el caballo antes de que Teddy captara su atención. El hombre observó la cartera, quitó los cuatrocientos dólares que había en su interior y se los tendió a Gia.

    Esto es por un trabajo bien hecho. —dijo sonriendo.

    ¡Eh! ¡Eh! —Quince Harrys, el hombre al que Teddy había distraído y que Gia le había robado, se acercaba enfurecido. —¡Ray! ¡Detén a esa zorra! Me robó la cartera.

    —Tranquilo, Quince. La señorita simplemente se encuentra sobreviviendo, como lo hiciste tú hasta no hace poco. —
    Quince estaba rojo de furia pero se contuvo, al parecer el tal Ray tenía un rango superior a él a pesar de no vestir con la elegancia de un traje formal. —Y además te devuelve esto. —le lanzó la cartera. —Ve a cobrar la apuesta. Yo me encargo de la señorita.

    Quince se fue murmurando muchos males y Ray le observó la espalda con gracia. Pronto se acercó Teddy Brown, sonriendo y chocando un puño con Ray.

    Eres muy duro con él. —Ray se refería a Quince, el cual hablaba con el vendedor de apuestas para cobrar el dinero. —Se está esforzando.

    No le hará mal que lo avispe un poco siempre que le vea. Además... —señaló a Gia y le sonrió. —La muchacha demostró tener actitud. Cleopatra te echará veneno por haberla encontrado antes que ella.

    Esa bruja solamente arroja palabras envenenadas contra todos nosotros, las palabras no lastiman como un disparo.

    Teddy se encogió de hombros y volteó a ver a Gia.

    Y sí, te estaba probando. Tengo buen ojo para las personas de manos largas... y lo tengo porque yo soy el mejor ladrón de la ciudad.

    Ray se volteó a Gia.

    Mi nombre es Ray Spears, somos de una... organización que podría cuidar de ti. Las calles no son buenas para una mujer solitaria. Quince hasta hace poco robaba en los comercios, no es buena vida para nadie. Puedo presentarte a la familia y tú decides si quieres quedarte o no. Nadie te obligará a ser parte.

    Insane

    Ahora Gia cuenta con 400 dólares y una montura.



    Burdel Venus.
    (Celestine)

    Ambición. Tenacidad. Osadía. Cleopatra sonrió suavemente, mostrando unos ojos felinos que observaban con cautela los movimientos de Celestine sobre su cuerpo. Cleopatra quería un arma, alguien que estuviera a su lado y ser su mentora en todo momento. Valerio Flaco le agradaba, era un hombre eficaz pero seguía siendo un hombre. Ella quería un arma que moldearía para subir a la cima y dejar el resto atrás.

    Le tomó con ambas manos el brazo que sostenía en su pecho y le quitó, poco a poco, los guantes con una paciencia seductora; le observó con curiosidad los dedos, medía el largo de ellos y miraba las uñas.

    Bienvenida a la familia Grayson, querida. —musitó para que solo ella escuchase y a continuación llevó sus labios al índice de Celestine y comenzó a succionarlo lentamente. —Aquí irá el primer anillo.

    Cleopatra se levantó del asiento como un resorte y palmeó el hombro de Valerio.

    Llévala con él, dile que tiene mi aprobación.

    Valerio Flaco afirmó y sin necesitar decir nada más, observó a Celestine antes de comenzar a caminar, dejando el salón detrás y entrando a las profundidades del burdel. Se oían gemidos de placer, algunas risas y varios quejidos tras cada puerta que adornaba aquél pasillo interminable de éxtasis. Valerio se detuvo ante la puerta final y tocó con sus nudillos antes de abrir e ingresar junto con la mujer.

    Dentro se respiraba a especias de alimentos; un suave aroma dulzón y agrio que combinados hacía parecer aquella oficina más a una caseta de comercio. De pie y bebiendo de una copa de cristal se encontraba un hombre que observaba primero a Valerio y luego a Celestine.

    —Señor Grayson, Cleopatra me encargó de...

    —Puedes retirarte, Valerio.

    El aludido afirmó con la cabeza, le echó una última mirada a Celestine y salió de la oficina, cerrando la puerta.

    Siéntate, muchacha o quédate de pie. —el hombre bebió un trago largo de su copa, aún en pie. —Soy Duke Grayson. Y si estás aquí, más por invitación de la señorita Cleopatra... significa que sabes a qué nos dedicamos. —caminó por la estancia, observando por un ventanal la calle del exterior. —Llegas en un momento propicio, señorita. Estamos a punto de hacer un golpe que hará historia y nos posicionará en lo más alto del escalafón social. Dejaremos esta tierra de hipócritas y viviremos... como reyes.

    [​IMG]

    Dentro de poco el resto de la banda se concentrará aquí y podremos evaluar el plan de acción. Mientras tanto, tienes libre albedrío de hacer lo que quieras, siéntate como en casa. —finalmente se sentó con pesadez sobre un gran sofá mullido. —Y lo digo como una advertencia clara: no me gustan los traidores en mi hogar. —la mirada suave de aquél hombre cambió a una potente y mezquina en tan solo un segundo, para dejar patente la amenaza que flotó en el aire.

    Yugen

    Estás en la base de operaciones de Los hermanos Grayson.

    Sitios de interés para interactuar:
    -Oficina de Duke.
    -Salón burdel.
    -Armero.
    -Lucha clandestina.
    -Habitaciones.


     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  14.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Game Master damselette Didi witchy powers ☆

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    4,674
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Murray Anderson

    Mi puño conectó con la nariz del infeliz, sentí la carne, primero, y el hueso después. Cediendo. La sangre brotó sin demora alguna y una sonrisa amplia me descubrió la dentadura. Le lancé un vistazo fugaz a Little Grayson.

    —¿Dónde quiere el siguiente golpe, señor? —exclamé, con un nuevo relámpago de energía corriéndome por el cuerpo.

    Y volví a arremeter, sin dejarle mucho tiempo a recuperar el equilibrio.
     
    Gigi Blanche ha tirado dados de 50 caras para adsada Total: 15 $dice
    Última edición: 14 Agosto 2022 a las 2:39 PM
    • Fangirl Fangirl x 1
  15.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    4,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ~Celestine~

    Celestine se tragó el jadeo de sorpresa e indignación. Haciendo alarde de su gélido temple, tan característico, no hizo la más mínima mueca cuando los labios de Cleopatra se cerraron en torno a su índice y succionó. Se limitó a mirarla con sus fríos ojos azules conteniendo el impulso de apartar la mano a la fuerza.

    Qué comportamiento tan indecoroso.

    Pero podía, acaso, ¿pedirle modales a una mujer así? ¿Podía pedir decencia siquiera? Estaban en una casa de citas. En un prostíbulo cualquiera de Blackwater. Aunque la actitud de Cleopatra lograba tambalear las calmadas aguas del frío temple de Celestine, sabía que no podía esperar otra cosa.

    El escorpión mató a la rana aún a riesgo de morir los dos.

    Porque esa era su naturaleza.

    Solo cuando se hubo marchado le dirigió una nueva mirada a su dedo antes de recolocar su guante con labios tensos.

    —... mujer desagradable—masculló.

    Al menos había logrado lo que pretendía y ahora era, por demás, miembro de la banda de los Hermanos Grayson.

    Sin una palabra más caminó tras Valerio por el pasillo ignorando los lujuriosos sonidos provenientes de las habitaciones. Aquello era un burdel y no iba a permitirse olvidarlo.

    El paseo fue breve y finalizó en una sala amplia similar a un despacho o una oficina. El aire estaba impregnado de un aroma muy particular al que Celestine no pudo concerle nombre ni identidad. Era, en cualquier caso, un olor extraño para un despacho. ¿Especias? ¿Algún condimento extranjero?

    En cualquier caso allí de pie estaba él. El cabecilla de la banda, su eje central. El pilar que sostenía al resto y quién movía todos sus hilos.

    Duke Grayson.

    Celestine lo miró con interés. Había oído hablar de él, por supuesto. Blackwater era su territorio, su coto de caza particular. Y ella se había asegurado de tener la información suficiente antes de decidirse.

    Imitándole, se quedó también en pie.

    —Le conozco. No hay esquina de Blackwater donde su reputación no le preceda señor Grayson—lo siguió con la mirada hasta que se detuvo frente al ventanal—. Aunque sus esbirros son ciertamente cuestionables, sus ambiciones captaron mi interés. Un puesto en lo más alto del escalafón social es también a lo que aspiro.

    Vivir como reyes. Ese era el tipo de vida que Celestine había tenido y ansiaba recuperar. Su lujosa y excelsa vida londinense.

    Ah.

    Poder.

    Todo versaba a su alrededor. Todo estaba condicionado por él. Era como un veneno; un poderoso y adictivo narcótico.

    Por él estaba ahí en primer lugar.

    Y por él mordería a quien fuese necesario si hacía falta.

    Ante lo que fue una clara amenaza, Celestine le sostuvo la mirada sin pestañear. Entendía sus implicaciones... pero no le preocupaban. Ni siquiera cuando ella, claramente, mataría a su propia madre nuevamente si eso le permitía alcanzar la cúspide del éxito.

    No se podía hablar de lealtad cuando se trataba de ella. No era como si su familia hubiera sido diferente. Ahí nadie conocía el significado de esa palabra.

    Cuando habló, su voz tuvo un trasfondo extraño. Casi fue como ver mostrar sus colmillos a una serpiente de cascabel.

    >>Descuide—convino con naturalidad y elegancia— no tiene que preocuparse por deslealtades. Soy una mujer de principios.

    Siempre y cuando le fuesen útiles... por supuesto.

    -Oficina de Duke
     
  16.  
    Insane

    Insane Maestre Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    3,256
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gia Ginger

    Al ver la documentación del caballo la sonrisa se me notó por toda la cara, porque bueno, hasta el momento nunca había logrado acceder a algún animal que me facilitara el desplazamiento, y ni que decir de los billete que alcancé a sacar hasta que me arrebataran la cartera, provocando el que frunciera el ceño, siendo a la final una idiota espectadora a la conversación de esos dos imbéciles.

    Escuché las posibilidades: seguir en la asquerosa calle, o entrar a una hermandad de desabridos. Ya había estado caminando por la primera posibilidad hace años, así que probar algo nuevo no estaba de más.

    —A ver qué tal —relajé los hombros.

    A fin de cuentas con mi caballo nuevo ya estábamos empezando con el pie derecho~
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso