Vampire Diaries Betrayal [Damon&Stefan&Elena]

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por rhapsodic, 1 Agosto 2013.

  1.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,244
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Betrayal [Damon&Stefan&Elena]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1236
    Título: Betrayal. [Traición]
    Tipo: One-Shot.
    Serie: The Vampire Diaries.
    Personajes: Damon & Stefan Salvatore. Elena Gilbert. Mención de Katherine Pierce.
    Resumen: Stefan y Elena le habían mentido. Le habían visto la cara de tonto, habían sido los malos tratando de “hacer el bien.”
    Nota: Spoiler de la primera temporada. Es que fue tan genial ese momento que tuve que escribirlo. Damon S ven acá aunque ya sepas lo que pasa. xD Decidí colocar el título en inglés porque, bueh... la serie se oye mejor en inglés el español da asco.

    .​
    .​
    B e t r a y a l
    .
    .​


    Soltó un suspiro de alivio al ver aquél enorme libro sobre la tierra, siendo ojeado por Stefan. Lo habían logrado. Habían conseguido el libro que les daría el hechizo para abrir la tumba que alojaba a Katherine. Ahora ya no tendrían que preocuparse, salvo por Damon y el hecho de haberle traicionado.

    —¿Qué les parece? —Elena giró su rostro en dirección a la voz que recién había oído, apuntando su linterna a dicho lugar tras dar un par de torpes pasos—. Esto sí que no me lo esperaba.

    A veces simplemente le gustaría no tener esa habilidad de pensar tanto en el peor momento. Era como si lo hubiese invocado, a Damon… pero también al peligro y al sentimiento de incomodidad que comenzaba a brotar de la boca de su estómago tras ver su expresión claramente disgustada.

    —Ella no puede volver —Stefan dijo, alzando apenas las cejas—. Lo siento.

    —También yo —Elena mantuvo su mirada fija en el mayor de los Salvatore—. Siento haber confiado un segundo en ti.

    Damon negó fuertemente, pero manteniendo esa elegancia característica de su época. Por un momento su voz se alejó de lo usual, como si se quebrase. Elena quería vomitar, manteniéndose al margen de la discusión que podría terminar en pelea.

    —Tú no eres capaz de confiar —Replicó Stefan—. El que estés aquí significa que lo leíste y planeabas hacer lo mismo.

    —Desde luego —Las perfectas cejas del vampiro se juntaron durante un momento, abriendo sus palmas en muestra de obviedad—. ¡Porque nada más puedo confiar en mí!

    Stefan guardó silencio, apretando los labios con ligereza mientras trataba de escanear un poco a su hermano. Elena estaba tras él, lo sentía, y era mejor así.

    —Te aseguraste de eso hace muchos años, Stefan.

    Sus palabras fueron lanzadas con una clara llamarada de odio y una mirada gélida. Su hermano simplemente no fue capaz de hablar. ¿Qué podría decirle? Había mentido cuando era él quien abogaba por una relación fraternal sincera, había caído bajo y lo sabía.

    —Pero tú… —Continuó Damon. Los murciélagos en el estómago de Elena se dispararon al concientizar que era a ella a quien Damon se refería, mirándola con extrema fijeza. El pelinegro avanzó apenas un paso—. Tú me engañaste.

    Abrió la boca para decir algo, pero simplemente decidió tragarse sus palabras. Una brisa helada le heló los huesos, sin despegar los ojos cafés de esos pozos azules, fríos y lejanos que destilaban decepción. Al final, no le quedó nada más salvo bajar la mirada, rindiéndose por la intensidad de la situación.

    Damon apretó la mandíbula y tragó, cerrando los puños, desviando los orbes a los de su hermano que continuaba observándolo como una piedra, o un árbol, plantado en su lugar.

    —¿Qué vas a hacer ahora? —sus ojos volvieron a la chica durante un segundo—. Porque si tratas de destruirlo le arrancaré el corazón. —Gruñó, refiriéndose a Elena.

    —No la matarás —Negó Stefan, con cada partícula de su cuerpo tensándose por la mera idea de que algo así ocurriese, de que Damon siquiera se atreviera. La expresión desolada y molesta de Damon no se marchó, y las cejas alzadas completaron el panorama, ahora escéptico.

    Y antes de que él pudiese preverlo, Damon se había abalanzado sobre su chica como un rayo, haciendo gala de toda su velocidad claramente sobrenatural y ensayada con los años, evitándolo alcanzarlo a tiempo. Elena gimió bajo el agarre potente del brazo musculoso presionándose contra su cuello, manteniéndola inmóvil y sin oportunidad de escape.

    —Haré algo mejor —Murmuró Damon sombrío ante la mirada atónita de su hermano, llevándose su propia muñeca desnuda a la boca para mordérsela y extendérsela a Elena, obligándola a beber su sangre pese a las quejas de la misma y el hecho de que ella quisiera escupirla—. Dame el libro, Stefan. O le rompo el cuello, y entonces ambos tendremos novias vampiras.

    Esta vez no había nada de sarcasmo o juego en su voz, sino amenaza y sus gestos indicaban que estaba dispuesto a eso y mucho más con tal de conseguir el libro. Elena continuaba con la muñeca sangrante contra su boca, sintiendo cómo el líquido espeso y caliente corría por su garganta aunque trataba de no tragar.

    —Primero suéltala.

    Damon bajó su muñeca y Elena escupió la sangre que hasta ahora permanecía en su boca, tomando una gran bocanada de aire.

    —El libro. —Insistió.

    —No te lo voy a dar hasta que ella esté junto a mí.

    —¡El problema es que no creo que me lo des! —Rugió de vuelta. Elena miraba a Stefan con miedo, tratando de mantener la calma. Lo menos que quería era que Stefan saliera lastimado.

    —Acabas de hacer lo único que te asegura que sí. —Dijo él con suavidad. Intercambiaron un par de miradas de desconfianza, sobre todo Damon. No podría darse el lujo de perder el libro, ni a su rehén, por lo cual hizo apenas un asentimiento de cabeza—. Sí —Repitió Stefan, dejando el libro en el piso de a movimientos suaves, para que Damon lo viese caer sin truco alguno. Sólo quería a su Elena de vuelta.

    El golpe seco en la tierra no aligeró la atmósfera para nada, y la muchacha quiso ser tragada por la tierra antes que seguir siendo sostenida por esos brazos y contra ese cuerpo que sólo le infligían miedo, un enorme pánico que la hacía temblar. Podía percibir la respiración tibia y extrañamente calma contra su cabello, mientras el agarre iba suavizándose poco a poco en una caricia apenas perceptible. Damon estaba dejándola ir, pero estaba tan paralizada por todo que apenas podría moverse y ser consciente de la mano que se deslizó a lo largo de su cabello y brazo. La misma mano que antes estaba sujetándola con fuerza.

    Damon la observó alejarse de él poco a poco hasta estar de vuelta en el presente, lanzándose a los brazos de su hermano casi con desesperación. Ella lo miraba con odio, y Stefan, con desaprobación al marcharse.

    Pero ¿qué importaba? Stefan era el que había fallado, ¿no? Stefan y Elena le habían mentido. Le habían visto la cara de tonto, habían sido los malos tratando de “hacer el bien.” Ni siquiera los observó irse, sino que mantuvo su propia atención en la nada, oyendo las llamas del fuego danzar de un lado a otro.

    Y mientras tomaba el libro, sólo podía pensar en el pasado.

    .
    .
    .

    Como acotación final. Siento que exageré un poco con las descripciones y todo eso, pero es mi naturaleza. Me encanta esa pasión que tiene Damon por encontrar a Katherine. Mátame, Hele. (? Ya te escribiré algo original y que sea más feliz. Maybe~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,960
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jajajaja, ¿qué te mate? ¡Te amo! ¡Ellos le traicionaron! Ahí se demuestra, como se repite la historia. De los dos, quien ama más... Damon amó mucho más a Katherine que Sthefan. Y aquí lo está demostrando, no hay nada que no hubiera podido hacer por ella, sin importar la cantidad de años que trascurrieran, él seguiría amándola como el primer día. Ellos no comprenden, que destruyéndola, también le destruirían a él en el proceso. :C

    Asdf, lo amo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso