Phineas y Ferb Awkward! 30 días de Doof y Perry

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Plushy, 19 Diciembre 2014.

Cargando...
  1. Threadmarks: No hago ventanas
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    372
    Ya que he dedicido dejar Fanfiction por la paz, me gustaría que mi compendio completo estuviese acá, pero creo que no vale la pena tenerlo como historias individuales sino como una colección.

    Ya bailó el orden pero bueno xD


    No hago ventanas

    "Doofenshmirtz malvados y asociados" era el jingle que Perry siempre escuchaba cuando llegaba al edificio, pero el breve corte musical que sonaba cuando entraba directamente a la habitación de su enemigo era menos evidente, con el sonido del cristal haciéndose pedazos era difícil notarlo.

    —Bravo, Perry el ornitorrinco, bravo. Justo acababa de limpiarla, ¿sabes? —El mandil y el limpiavidrios no lo dejaban mentir—. ¿Tú te crees que yo hago ventanas o qué? Estoy harto de que siempre entres destruyendo todo. ¿Y las llaves que te di? Seguro ya las perdiste.

    En realidad, las había tirado pensando que se trataba de una trampa.

    — ¿Tienes idea de cuánto dinero de la pensión se me va arreglando todo lo que rompes? Ten por seguro que con ese dinero podría pagarle a Vanessa una buena universidad. Ah, ahora voy a tener que limpiar los restos, hazte a un lado.

    Esta vez sí que lo había hecho molestar, tal vez lo mejor era retirarse hasta que se le pasara el coraje.

    — ¡Hey, hey! Yo no te dicho que te vayas, esta vez no pienso pagar ni un solo centavo, así que empieza a desembolsar, señor entro-por-donde-se-me-pegue-la-gana.

    Sin más remedio, Perry sacó la cartera y le entregó la paga del mes, al fin él no tenía necesidad real de dinero.

    —Así que esto es lo que te pagan por jugar a ser el héroe, ¿no? Bueno, no está nada mal, creo que esto nos alcanza para ir a almorzar al buffet de todo lo que pueda comer, llevo toda la mañana haciendo quehacer y no pienso luchar con el estómago vacío.

    ¿Era broma? ¿No se supone que ese dinero era para la compostura?

    —Sí, el arreglo es importante pero hoy sirven burritos… y los burritos son burritos. Ven, a ti también te encantarán.

    ¡Oh, Heinz! Se decía para sí Perry, eres tan despilfarrador que deberías considerar el hacer ventanas para sacar los gastos del mes.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  2.  
    Bugs Bunny

    Bugs Bunny Die Hexe Usuario VIP

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Junio 2014
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    ¿Cómo es que nadie comenta cosas tan coquetas como estas? Haha.

    Me pareció de lo más entretenido tu escrito. Ha sido muy agradable, aunque hubiera esperado que cayera en una típica trampa, no quita que darle una mirada diferente a este tipo de relación que tienen Heinz y Perry de villano-héroe ha sido muy simpática.

    En fin, muy ameno.
     
  3.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Que ternura.

    Esa relación que tiene este par es tan única, Perry siempre buscando complacer a Heinz, que a pesar de ser un maloso, venga, ¿quien no le tiene algo de lástima al pobre por lo lograr su cometido? Es un enemigo que no lastima a nadie, solo le da trabajo a Perry, y eso es bueno para el agente.

    No pude no leerlo con su voz nasal, ains.

    Saludos C:
     
  4. Threadmarks: Vanessa y su familia
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    446
    Vanessa y su familia

    Cuando tu padre es un genio medio loco y desubicado con deseos de conquistar una pequeña porción de tierra, dejas de asombrarte de muchas cosas. ¿Qué construirá un artefacto para volver a la luna de queso? Sí, es lo de un día de rutina.

    Pero cuando le mencionó la comida familiar su capacidad de asombro regresó. ¡Si el día de acción de gracias se negó a ir a casa del tío Roger! ¿Por qué ahora se veía tan convencido? Rogaba que no se tratara de ningún plan maligno como lo habían sido las últimas vacaciones.

    La realidad era más aterradora que eso; cuando Vanessa llegó, echó a reír porque no tenía nada que decir al respecto. Mientras Norm servía los platillos en la mesa aguardaba su padre, Perry y… nadie más.

    —Veo la comida, lo que no veo es la familia —Aunque el comentario sonaba sarcástico iba totalmente en serio.

    —Eso se soluciona fácil —dijo el científico—. Norm, deja la ensaladera y siéntate, por favor.

    —Ok, entiendo lo de Norm pero… ¿Y Perry?

    Si al ornitorrinco le pagaran por cada vez que alguien pregunta eso tendría el suficiente dinero como para ya no estar trabajando en la O.S.B.A. El científico sonrió nerviosamente.

    —Es que… Perry ayudó a cocinar y como no puedo fiarme de un agente secreto, yo… ¡le he obligado a comer para saber que no la ha envenenado!

    Eso sonaba a pretexto, uno muy malo por cierto, pero no volvió a preguntar nada más. Se sentó a la mesa y no tardó nada para que su padre comenzara a contar las historias de la semana. Vanessa reía tanto por lo inverosímiles que eran (aunque sabía que sí habían ocurrido) como por su forma dramática de contarlas, la verdad es que no era un mal narrador y no tenía problema con ello salvo que las historias trataran de ella y su público fuesen sus compañeros de escuela. Ella también sacó a reducir los dones familiares y aunque sus historias no eran ni la mitad de interesantes, él la escuchaba con toda la atención del mundo y se emocionaba por cada pequeño logro que le relataba.

    Durante la conversación no pudo evitar notar que mientras reía siempre le echaba un vistazo a Perry, tampoco pasó por alto que el agente no estaba tan serio como siempre y mostraba une buena cara para estar en una reunión “familiar” del enemigo, pero no necesitaba analizar demasiado para darse cuenta que desde que Perry había llegado a la vida de su padre, era completamente distinta. De alguna extraña forma, ese ornitorrinco ya era parte de su familia.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Adorable Adorable x 2
    • Gracioso Gracioso x 1
  5.  
    Bugs Bunny

    Bugs Bunny Die Hexe Usuario VIP

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Junio 2014
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Aw, me encanta lo que escribes de esta serie.

    Es muy tierno en especial porque no es sólo perspectiva de un fan que Heinz intenta llegar a su hija, pasa también en la serie, y lo curioso es que sí, Perry suele estar presente en el 99% de los casos. Ha sido muy ligero, agradable, tu narración es muy limpia también.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hace tiempo empecé a trabajar en un reto de 30 días sobre estos dos personajes y aunque no lo he terminado por varias cosas de la vida al final me decidí a publicar unos cuantos aquí, por desgracia no puedo subir la colección completa porque la temática en sí es... Perryshmirtz... y creo que hay un par de leyes en el foro que no me dejarían subir todo D:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Threadmarks: Exceso de trabajo mal pagado
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    231
    Exceso de trabajo mal pagado

    —¿Y bien? ¿¡Cuánto te pagan por hacer esto!?

    En verdad Perry jamás se había puesto a pensar en su situación financiera. Analizándolo bien, él sufría un evidente caso de explotación laboral y animal. Monograma podía ser muy exigente en cuanto al cumplimiento de las misiones en tiempo y lugar y la paga… bueno, estaba convencido que un empleado de súper mercado ganaba más que él. Se la vivía con exceso de trabajo mal pagado.

    —Sabes, deberías pedir un aumento… ¡Y darme el dinero extra! Después de todo, soy YO quien lleva la peor parte de TÚ trabajo.

    Pocas veces le había dicho algo así de sensato, lo del aumento no era para nada descabellado.

    —¡Deja de poner esa mirada perdida! ¿Vas a continuar?

    Perry salió del trance y lo miró. Sostenía sus puños, estaba ahí tirado sin poder hacer nada. Sonrió.

    En efecto, la paga en sí no valía todo el esfuerzo que su deber demandaba, pero existía una especie de abono que él recibida a cambio de su labor y que el dinero jamás iba a poder comprar. Después de todo, si no fuera por el trabajo, él no tendría un pretexto para pasar tiempo con su némesis.

    —El show no puede terminar tan pronto.

    No había otro modo de comprar la felicidad que da estar con quien más quieres.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Bugs Bunny

    Bugs Bunny Die Hexe Usuario VIP

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Junio 2014
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Pareciera que ando a la caza, pero no, son ideas tuyas. (?)

    La verdad es que yo había visto todo re inocente hasta que dijiste el tipo de escritos que realmente te gustaría publicar pero por políticas del foro no lo haces, y ahora estoy dándole vueltas a lo factible de la relación entre esos dos, haha.

    Lo que me gusta acá es lo siempre cómico de todo, no son situaciones cargadas, me gusta lo simple, y son escenarios muy tranquilos. Me agrada realmente la manera en que escribes sobre estos dos, puedo quedarme leyendo todo el día, pero igual y creo que podría tornarme repetitiva. En fin.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    En realidad si son algo inocentes, al menos en el entendido de que no son historias en plan OMGFFURRYSHAOITIME!!! sino que es la visión de una relación muy estrecha que terminó transcendiendo a otra cosa. Realmente me encanta la relación odio-amistad-trabajo que tienen y en cuestión de fandom el tema no es muy tocado sin caer en dramatismos horribles o cosas a las que les tiene que poner filtro e.e

    La idea era crear un compendio de 30 historias como parte de un reto asi que aunque sólo como 5 personas en internet decidimos tomarlo soy la única que lo está haciendo en español xD
    No se si tampoco sea válido pero ya que no pienso publicar todo el compendio creo que sería justo decir que se puede leer aquí.

    Más al rato publicaré mi favorita :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Threadmarks: No hay palabras
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    207
    No hay palabras

    Perry es de esos tipos callados. No porque fuese un animal y literalmente no pudiese hablar, aunque de poder ni la peor tortura lo haría decir una sola palabra. Sus ojos, aunque castaños, congelaban a quien los viese; logro destacable para ser un ornitorrinco y no una medusa. Sí, Perry era serio como pocos y era también un mamífero de acción.

    Él no voltearía atrás, él no se retractaría, él no recitaría un largo discursos para justificar sus acciones.

    Para Perry no hay palabras, sencillamente no las necesita. A sus dueños les basta con su sola presencia ya que siempre ha actuado como un simple ornitorrinco que no hace gran cosa. Con su némesis el asunto es más delicado, él nunca paraba de hablar.

    Pero Perry sabe escuchar, tal vez por ello su relación siempre ha sido buena. Heinz contará su plan y él planeará cómo evitarlo. Heinz se quejará de la amargura de su vida y él estará ahí para consolarlo. Heinz caerá por culpa de su impulsividad y él estará ahí para tomar su mano y ponerlo a salvo.

    Extrañamente, ninguno de los dos necesitaba palabras para decirse lo mucho que se estimaban el uno al otro.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    shopie akira misaki

    shopie akira misaki de alma más negra que la pez

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Octubre 2014
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    aww es tan lindo :´3
     
  12.  
    shopie akira misaki

    shopie akira misaki de alma más negra que la pez

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Octubre 2014
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    me encanta la frase de OMGFFURRYSHAOITIME!!! me hiso morir de risa
     
  13. Threadmarks: Dos para el tango con violencia
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    902

    Dos para el tango con violencia




    —¡Perry el agente secreto, que inesperada sorpresa! ¡Y por inesperada quiero decir que llegas veinte minutos tarde! Sabes que no me gusta hacer la limpieza del desastre al anochecer, no son horas. De cualquier modo, te estarás preguntando por qué no estas atado o atrapado en alguna clase de jaula.

    Sí, era raro que no estuviese intentando escapar mientras él hacía la rutina del monólogo.

    —He estado analizando nuestras últimas batallas y me he dado cuenta que siempre tomas la ventaja de las armas que construyo, sales de las trampas con alguna clase de artefacto y luego estrellas algo contra el inador —yo incluido— para que todo termine en una explosión. Tras mucho pensarlo, ¿sabes cuál es la solución?

    ¿Dejar de poner botones de autodestrucción?

    —Claro... ¡Una batalla a mano limpia!

    ¿Era broma? Es decir, no era como si él tuviese el mejor físico como para un combate, tanto así que a veces le remordía la conciencia los puñetazos que le lanzaba a la cara.

    —Esta vez no habrá elementos externos que influyan en la batalla —gritó ansiosamente mientras se quitaba la bata—, será la batalla decisiva: tu fuerza contra mi inteligencia.

    Heinz no era precisamente un estratega en combate, pero qué más daba. Parecía ser una victoria asegurada. Ya que su código de honor así lo dictaba, procedió a dejar todo artilugio escondido sobre la mesa y a colocar el saco en el perchero de la entrada. Esa sería una lucha entre dos hombres de mediana edad peleando por defender lo bueno y lo malo respectivamente.

    Perry se encontraba listo para el combate.

    —¡Aguarda, aguarda! No se puede tener una batalla épica sin buena música de fondo, déjame buscar algo entre mis discos.

    El agente no pudo evitar llevarse las manos a la cara.

    —A ver. No, este no, este menos... oh, este parece adecuado... ¿Te gusta el tango? A mí me encanta Es de Suecia, ¿no?

    Hubo un silencio muy incómodo en la habitación.

    —Tan comunicativo como de costumbre... y sí, estoy siendo sarcástico. Pondré esto aquí y...

    ¡Por toda la corte celestial! ¿Eso era un sonógrafo? Ya sólo faltaba el juego de luces (tal vez se activarían en un momento). Si no podía ganar ningún premio en maldad debían darle uno en artes dramáticas.

    La aguja cayó y el disco comenzó a girar.

    Y “La Cumpartista” se hizo escuchar...





    Los acordeones abren y es Perry el primero en dar el paso, a ritmo uno y dos, lanza los golpes; Heinz esquiva, meneando la cadera. Tres y cuatro, en el último agarra su brazo.

    Pausa. Sus miradas chocan como cabras embistiendo. Ninguno está dispuesto a perder. El piano suena y todo se mueve de nuevo. ¡Rápido! Heinz gira, da vueltas, empuja y Perry está ahora contra la puerta

    Las cuerdas vibran, él lanza una patada y embiste nuevamente. Giro con barrida y boleo. Las miradas arremeten nuevamente. En el vaivén de la música ellos danzan violentamente; un paso, otro paso y el tercero logra darle a la punta del pie. Heinz levanta la pierna y el agente la detiene.

    Silencio. Siente que va a caer y se aferra a su rival. Entra el violín. Uno, dos; gancho y caminata sincopada. Tres, cuatro; suplex. La música continua y las fuerzas se emparejan, Perry mete un cabezazo, Heinz comienza a girar no sin tomar a su rival a danzar con él y antes del mareo chocan contra la pared.

    ¡Rápido, rápido! Giran sobre todo el muro derrumbando todo a vertiginoso paso. El mareo es inevitable y hay que parar, es Heinz quien detiene el caos…

    Con una mano en la cintura de Perry.

    Al ritmo de la milonga, le planta una bofetada. Indignado responde, pero el agente arquea su cuerpo; sólo la mano del científico evita que caiga (la fedora no cae, es la magia de la música).

    ¿Esto sigue siendo una pelea? Para el tango se requieren dos y este se baila con violencia. Es Perry quien lleva el ritmo, sujeta, desgarra (sus uñas parecen garras); él aprovecha la diferencia de estaturas e hinca los dientes en la yugular, hay dolor pero no intenciones de ceder.

    Cuerpos pegados, Perry sostiene por detrás, e intenta asfixiar. Heinz no puede decir nada, ni respirar si quiera. Codazo al estómago y medio giro, pero no lo dejará escapar.

    Movimientos miméticos, como dos gotas de agua, siguen danzando en locura y destrucción. Se acerca el final, el ritmo creciendo va, los giros son más excéntricos como ellos mismos, la respiración es intensa; agotados, los golpes parecen más caricias, casi sensuales como la música. Se preparan para el golpe final, las cuerdas chirrían los acordeones van y vienen, el piano enloquece.

    Un, dos tres, golpe a la mandíbula y ambos caen noqueados.​




    El disco seguía girando cuando la vecina de Doofenshmirtz tocó la puerta.


    —Vecino, ¿me permite pasar? —De todos modos, ella entró—. Quería ver si me puede regalar un poco de azú...

    Todo el departamento estaba hecho pedazos; en medio de la apocalíptica escena, yacía el farmacéutico con los ojos morados, la nariz desviada y medio torso desnudo. El fornido hombre de cabello turquesa que se encontraba encima de él no parecía en mejores condiciones.

    En realidad la escena no podía indicar nada bueno.

    Cerró la puerta lentamente para no volverla a abrir nunca más.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  14.  
    Lionflute

    Lionflute Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    4 Marzo 2006
    Mensajes:
    684
    Pluma de
    Escritor
    Por ahí me anduve perdiendo en la pelea, pero hay escenas bien logradas y eso me agrada, sobretodo el final :D


    HINCA los dientes, ojo.

    Men encanta Phineas & Ferb!! Y ccaptaste muy bien la personalidad de Doofenshmirtz, aunque quizás debiste exagerarlo más, como cuando dijo lo de la música y Perry lo quedó mirando, ya que tiene a excusarse por todo. Un saludo, nos leemos :)
     
  15.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Correction done :3

    Doof es la onda, aunque Pókemon es mi fandom principal, lo único otro en lo que escribo es Phineas y Ferb porque Doof y Perry se merecen un montón de historias, lástima que aunque con este proyecto me ha ido bien en otros lados no en todos lados se leen historias de cartoons.

    Bromance FTW!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16. Threadmarks: Problemas mecánicos
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    462
    Problemas mecánicos

    Para Heinz Doofenshmirtz, la vida sería más fácil si las relaciones personales fuesen simple maquinaria, de ese modo sus problemas matrimoniales se hubiesen reducido a un problema mecánico. Bastaría con cambiar una pieza para tener la relación perfecta y, tal vez con un sencillo ajuste de tuercas, su ex no le estaría hablando cada semana para regañarlo sobre sus excéntricos gastos. Incluso, su relación con Perry el ornitorrinco sería más placentera, unos cuantos arreglos y el agente secreto no tumbaría la puerta ni le daría coletazos justo en la nariz.

    Y no era una mala idea, para nada, incluso el nombre de "Perry el ornitocyborg" sonaba bien. ¡¿Cómo no se le había ocurrido antes?! En el pasado, había intentado por diferentes medios poner al agente secreto del lado del mal, pero sin ningún éxito duradero; tal vez era porque la maldad y los ornitorrincos no se mezclaban bien, pero todo aquel que pase mucho tiempo viendo películas sabrá que los cyborgs y el mal son tan buenos compañeros como el pan y la mantequilla…

    O al menos, la mayoría de las veces. El doctor no tardó en recordar que Norm no era precisamente un buen ejemplo de la tecnología a su servicio y que si no fuera por esos panecillos hace meses que se hubiese desecho de él. Pensó y pensó, ¿qué errores cometió con su creación? ¡Claro! Lo había hecho demasiado humano, tanto que ahora se interesaba en tener cosas como citas.

    Humm… ese desperfecto iba a tomarle más que un cambio de cableado y si quería que su plan resultase, todo debía sintetizarse a la placa base y a los transistores, al voltaje y a la programación del firmware. Esas eran las cosas que él comprendía perfectamente. Y, como resultado, tendría una máquina sin sentimientos pero altamente efectiva en el cumplimiento de su labor de mantener el apartamento siempre limpio… ¡Ah... por su puesto, para conquistar el Área Limítrofe!

    Así, en su mente comenzó a hacer los cálculos necesarios para la creación de su proyecto y no tardó mucho en encontrarse con problemas cruciales: ¿Había chips que fuesen verdaderamente eficaces para la detección de sabores? ¿A qué frecuencia exacta se encontraba el "krrkrr" que siempre hacía? ¿Cuál seria la ecuación diferencial para determinar el límite entre oír el monólogo y entrar en acción? Tampoco tardó en caer en la cuenta que eso no importaba, porque el objetivo era crear un cyborg fácil de mantener y sin afectos. Mucho menor fue el tiempo en que decidió desistir de aquella idea.

    Al final, él comprendería a la máquina pero ¿quién lo entendería a él? Después de todo, sus traumas emocionales eran más complejos que cualquier desperfecto mecánico y Perry era todo un experto en arreglarlos.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
  17.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,104
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    JAJAJAJA, él y sus pensamientos tan profundos. Sus planes tan malvados. xD ¡Que tiemble el área limítrofe! xD
     
  18. Threadmarks: Las pequeñas mentiras
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    429
    Las pequeñas mentiras

    Heinz era un gran mentiroso y no porque fuese bueno en ello, sino porque lo hacía todo el tiempo. Pero, ¿qué genio del mal no lo hace? La mentira es un recurso cuando de provocar dolor y sufrimiento se trata…

    Aunque también sirve para justo lo contrario.

    “Me temo que el auto se ha descompuesto, tendrás que usar el transporte público y sabes que deja de pasar a las ocho.” Mentía. No deseaba que Vanessa fuera a esa fiesta por temor a que algo le pasara.

    “¡Norm, cerebro de maní! Si no fuera porque más o menos sabes cocinar hace tiempo me hubiese desecho de ti.” Mentía. Tenerlo le había sido más útil de lo esperado y además de ser un siervo leal, sus panecillos eran de lo mejor que había comido en muchos años, pero se negaba a aceptarlo porque ninguna de sus creaciones debía estar por encima de él.

    “Por favor Rodney, sólo un simio malabareando navajas podría estar celoso por ese invento de segunda.” Mentía. Se moría de celos porque no se le había ocurrido primero un artefacto tan brillante.

    “¡Ja!, tengo más talento para gobernar una ciudad en la punta de la nariz que tú en todo tu horroroso cuerpo, Roger.” Mentía. La única vez que pudo hacerse del poder fue gracias a que su hermano le dio el puesto temporalmente y le había ido bastante mal; además, envidiaba su cuerpo atlético, por más ejercicio que hiciera ejercicio lo único que se le marcaba eran las costillas.

    Tal vez no había mentira más grande que: “Te odio, Perry el ornitorrinco.” La verdad, es que era todo lo contrario, lo quería, mucho. Perry era su mejor y único amigo y gozaba demasiado pasar tiempo con él aunque fuera peleando; por mucho que se lastimaban, en el fondo no deseaba provocarle ningún daño mayor y cuando tenía problemas no dudaba en que él lo ayudaría. A veces, deseaba decirle la verdad, pero sabía que Perry le diría algo como “Ah... que bien, porque tú sólo eres mi enemigo”. Sí, ya sabía que él no hablab,a pero probablemente haría algo para expresarlo. Y seguramente también estaría mintiéndole.

    Ahora que lo pensaba, existía una mentira más grande, no una que le hubiese dicho a alguien, era una mentira para sí mismo, una cuya verdad jamás vería la luz:

    “Lo que siento por Perry es una simple amistad y nada más, ni que me fuera a enamorar de él.”




    Mentía.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Fangirl Fangirl x 2
  19. Threadmarks: Relájate
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Awkward! 30 días de Doof y Perry
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    795
    Relájate

    La vida llega a ser bastante estresante: Las presiones de la casa, de la familia, del trabajo.

    "Agente P, espero su informe antes del mediodía".

    "Agente P, requiero de su presencia en los cuarteles ya mismo".

    "Agente P, lamento que esté enfermo y se sienta mal, pero debe ir a detener a Doofenshmirtz. Recientemente lo hemos visto comprando muchas verduras en el supermercado, lo cual podría ser bueno para su salud o malo para la ciudad. Ve allá y detenlo."

    "¡Agente P! ¡¡AGENTE P!!”​

    ¡Shh! Silencio. La voz lo está enloqueciendo, ¿o no se había vuelto loco ya? Al menos lo suficiente como para aceptar la propuesta de un día relajamiento con su némesis.

    Sí, con el hombre que el juró enfrentar y detener a toda costa. Debía tratarse de una trampa, pero eso no era algo que a estas alturas le preocupase.

    Llegó al edificio a la hora indicada. Decidió tocar por mera cortesía. Tras unos instantes, abrió aquel hombre encorvado y de bata.

    —¡Perry el ornitorrinco! ¡Si viniste! ¡Pasa, pasa!

    El mamífero semi-acuático dio un gran salto pensando que así evitaría una trampa y casi se estrella contra la mesa, recibiendo un buen regaño del científico.

    —Tal parece que no entendiste el propósito de esta reunión, yo también estoy cansando de la rutina, sólo por hoy pasemos el rato como... tú sabes...

    Arqueó la ceja.

    —¿Buenos... no tan buenos compañeros que comparten intereses en común?

    Cruzó los brazos.

    —Eh... ¿Quieres ver una película? Mira tengo estas: “Anochecer”, “Los juegos de la gula” y “Mi novia es un zombie-ninja del futuro”.

    Las tres películas sonaban horribles, como algo que sólo a Candace le podría gustar.

    —Ya sé, veremos las tres.

    Iba a ser una larga tarde.

    Los bocadillos se acabaron antes que la primera película, Perry se ofreció a ir a la cocina pero su némesis no lo dejó ya que un pequeño robot iba y traía las cosas del refrigerador, al menos el segundo de ellos ya que el primero fue destruido por el ornitorrinco pensando que era un arma.

    Eso no iba a funcionar: Doof se reía como loco con las escenas graciosas y lloraba como fuente en las escenas tristes; encima, lo usaba como almohada cuando había tensión.

    —¿No te sientes mejor, Perry el ornitorrinco?

    Gruñó. Definitivamente no era lo que tenía en mente para relajarse, tal vez lo mejor era irse.

    —¡Espera, Perry! No puedes irte antes de la mejor parte de la película.

    Como si no supiera de qué se trataría, otro romance adolescente. ¿Quién puede sentirse mejor con eso? La cinta seguía, no le prestaba atención alguna. El largo suspiro de Doof le extrañó.

    —Un chico normal y un ente sobrenatural, dos seres de mundos distintos enfrentados por lo que se supone deben hacer... ¿No consideras que eso es... pues... romántico?

    Para Perry, era un mal pretexto para vender libros. De pronto, sintió algo sobre su hombro, era la mano de Heinz.

    ¿En qué momento se había acercado tanto?

    —¿Sabes? A veces me gustaría ser el protagonista de una película de este tipo, al menos ellos tienen finales felices.

    Aquella frase movió algo dentro del agente, pues él sabía que la vida de su enemigo era una película de terror. De poseer la misma estatura, lo hubiera inclinado ligeramente hacía él, dado que no era el caso, recostó su cabeza en el costado del científico. Pasaron un par de minutos y para cuando el ornitorrinco se percató, Doof se encontraba tumbado completamente en el sillón mirando la televisión y él recostado sobre su pecho. Su instinto le ordenó moverse, pero una suave caricia se lo impidió.

    —Shh... relájate, veamos cómo termina esto.

    Era el momento romántico de la película, en el que el protagonista lucharía por el amor de su amada. Perry seguía sin importarle la película, su mente divagaba con cada caricia a su suave lomo, no era como si nunca antes hubiese recibido una, pero la forma de acariciarlo de sus dueños era completamente diferente. Esta se sentía tan bien. Tampoco escuchó el valiente discurso del héroe, porque sólo podía escuchar el fuerte latir del corazón de Heinz y percibir su dulce aroma.

    Nunca antes en su vida se había sentido tan relajado.

    Finalmente la tan ansiada escena del beso llegó y, con él, la realización del amor imposible.

    —Perry... yo...

    La peluda criatura se había dormido, su semblante lucía tranquilo y contento. Doof sonrió. "Nuestro final será mejor" pensó antes de acompañarlo al país de los sueños.

    Shh. Ellos duermen y sueñan un mundo de cosas imposibles (y con pies gigantes, por alguna razón).

    —Señor, ¿desea que active ya la trampa para Perry? —preguntó Norm al entrar a la sala—. Supongo que será otro día.
     
    Última edición: 27 Septiembre 2018
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Pumpkin Queen

    Pumpkin Queen Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    21 Julio 2015
    Mensajes:
    37
    Pluma de
    Escritora
    Sigo cuestionando mi existencia por haber leído un fic fluff de Perry y Doof, iré a recortarme un rato(???

    No pero en serio. Esta bastante bueno para lo que es un fluff, aunque siento que en un punto el cambio de... la manera en que se relacionaban(?, cambió muy drásticamente, o sea, al menos yo sentí que el cambio fue muy marcado. Más allá de eso fue bastante boni. Igual probablemente piense eso porque.... Perry y Doof, no soy muy fan del interspecies(?
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso