Asesinos de juguete

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Ladron de Musas, 14 Diciembre 2014.

?

¿Cual personaje les gusto mas?

  1. Iran

    0 voto(s)
    0.0%
  2. Isabel

    0 voto(s)
    0.0%
  3. Alex

    0 voto(s)
    0.0%
  4. Veronica

    0 voto(s)
    0.0%
  5. Jackie

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Asesinos de juguete
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2525
    RESUMEN

    -Puedo usar cualquier cosa que necesite balas, además tengo un inusual don oculto-Irán

    -No hay rostro que yo no pueda copiar-Verónica “Ronie”

    -Soy silencioso, letal y certero-Sebastián

    -Si está en la red, si usa una IP, puedo entrar-Jaqueline

    -Estos puñitos pueden ser más útiles que cualquier otro juguetico-Said

    -Quiero acción-Isabel,-Me gustan los retos- Lebasi

    -Solo se hacer daño, pero quiero que sea para los que selo merecen-Alex

    -El arte de asesinar no es ningún juego-León Reno

    Sueño del Cosmos (Nombre de la banda de Irán)

    El quinceañero de cabellos oscuros y corte emo, caminaba con su rostro por demás ruborizado con su cabeza agachada y sus brazos envolviéndose a sí mismo, las personas que se cruzaban con el no podían evitar quedársele viendo, pero las posibles protestas pronto eran acallados por el adulto pelirrojo de largos cabellos que iba tras de él sonriendo triunfador.

    - Vamos, pensé que te sentías muy hombrecito para andarle enseñando tus joyitas a esa mocosa, camina más rápido carajo – Agrego fastidiado empujando al joven que casi tropieza con una banqueta cuarteada.

    - Esta me la pagas cabron – Sentencio el niño cuando paso por un local de billar donde varios motociclistas le empezaron a gritar piropos y a silbarle de manera graciosa.

    Sin más ni más el chico se quitó sus bóxer, la única prenda que cubría su cuerpo, y se los lanzo a la cara al tipo que lo seguía de cerca.

    -¡Pero que mierda!, ¡Irán! – Grito furioso el pelirrojo al ver al aludido correr a prisa.

    -¡Auxilio!, ¡Quiere violarme! ¡Auxilio! – Empezó a gritar Irán atrayendo la atención de unos policías.

    ….

    Unos altos tacones hacían acto de presencia en un corredor de celdas dentro de una delegación, en una de ellas estaba Irán con una manta ciñéndole la cintura y el otro tipo discutiendo con un guardia que tenía su escritorio frente a la celda, el cual solo lo ignoraba mientras se concentraba en su pequeño televisor y su caja de rosquillas glaseadas.

    -¡Carajo! Ya le dije que no quería violarlo, es mi hijo – Explico el pelirrojo tratando de contenerse.

    -Volviste a olvidar tu placa ¿verdad Ray?- Alego Irán irónico asegurándose que el gordo oficial no lo escuchara – Que se siente estar del otro lado de la reja ¿he?

    - Te voy a... – Gruño el mayor volviéndose hacia el levantando su mano con la intención de golpearlo.

    - Anda, hazlo, cretino de mierda- Reto el menor tratando de contener el agua salada que le lubricaba sus parpados.

    - ¿Qué carajos hicieron? – Reclamo una voz femenina tras de Ray

    Tanto este como su hijo se volvieron hacia el exterior de la celda.

    - ¿Qué haces allí dentro?- Pregunto a Ray la hermosa chica de cabellos de tono avellana, en sus brazos llevaba a un niñito que se parecía mucho a Irán.

    - Y tu ¿Qué haces desnudo? – Pregunto dirigiéndose al joven.

    - Me obligo a salir así a la calle Mayte– Contesto primero el adolecente ganándole la oportunidad a su padre de empezar el primer ataque.

    -¡Que!- Balbuceo la aludida con un tic en su rostro y bajando al niño que traía consigo el cual estornudo y luego se limpió su nariz con la mantita azul que le cubría la espalda y parte de su cabeza.

    Ambos sabían que la chica se ensañaría con el que la hubiese liado más, en ese momento Irán pensó haber ganado, estaba equivocado.

    - Buen intento, pero para tu mala suerte yo soy el que duerme con ella hijito – pensó Ray en sus adentros y no presto atención al reclamo de la mujer, solo se concentró en contraatacar.

    - Paso a noche con la escuincla de pelos teñidos – Dijo Ray tranquilamente apuntando con su pulgar a su hijo mayor del cual se retorcía su rostro hacia el con una mirada asesina.

    -¿Qué? – Volvió a escupir Mayte con sus ojos a punto de salirse de sus parpados, Irán se vio amedrentado ante ella y Ray el cual se unió a la chica para verlo con caras de “estás muerto”

    - ¿Irán ya se estrenó mami? – Pregunto el niñito tras de Mayte la cual esta vez palideció.

    Ahora era Irán quien sonreía victorioso.

    -¿De dónde sacaste eso? – Inquirió ella mirando amenazante al pequeño de ojos azules.

    El chiquillo solo vio tras del hombro de Mayte a Ray el cual con gestos de súplica trataba de advertirle que cerrara el pico.

    La castaña tomo el repentino silencio de su hijo menor como una respuesta demasiado obvia.

    Ray se quedó sin aire a causa de que su esposa le dio un fuerte rodillazo a su entre pierna.

    - ¿Otra cosita que quieras enseñarle a nuestro hijo de 10 años? –Pregunto la chica sonriendo malévola.

    ….

    Una muchacha de piel bronceada y muy corto cabello castaño reía a carcajadas.

    - ¿Y luego el vino a preguntarte si lo amabas porque de lo contrario ya no follarian mas? ¡No me jodas! ¡Es lo más jijo que he escuchado ja ja ja!

    Otra chica de larga cabellera rubia y ojos azules tomaba una taza de café mientras su invitada reía sin parar.

    - Cuando su padre vino a buscarlo casi se orina en sus calzoncillos por oírlo gritar, y luego viene mi posible suegra obligándolo a que me repita el sermón sobre la gran diferencia del sexo y el amor – Explico la rubia torciendo las puntas de su cabello.

    Pero lo peculiar de la escena era que la rubia en realidad estaba hablando con un espejo de cuerpo completo frente a su cama.

    ….

    - ¿Q-que? ¿Cómo es que?

    - ¿Cómo logre llegar hasta usted? Fue muy fácil

    -E-espera te pagare lo que quieras, puedo pagarte lo que quie…

    Un veloz corte a la yugular fue suficiente.

    El vetusto anciano cayo a la piscina tiñendo de rojo el agua, su verdugo uso las puntas de sus dedos índice y pulgar para limpiar delicadamente su katana.

    -No es por el dinero, nunca lo ha sido – Afirmo el joven saliendo tranquilamente del lujoso pent house, en su trayecto había decenas de cadáveres de hombres de traje masacrados salvajemente en medio de charcos de sangre y miembros cercenados.

    - ¿Cómo que muy fácil? – Pregunto una molesta vocecita en el oído del asesino el cual evitaba pasar por algún lugar que reflejara su rostro o los sitios iluminados.

    - Bueno, fue muy fácil para ti ¿no? – Contesto el caminando tranquilamente por el jardín exterior en el cual también había un rastro de sangre a sus pies.

    -El sistema de vigilancia de este cerdo era una jodida pesadilla, espero que no me hayan…

    La chiquilla grito y su voz se escuchó distorsionada en el auricular que el chico traía en su oído

    -¿Jackie?... ¡Carajo! – Escupió furioso corriendo, mientras lo hacía saco un extraño objeto de la manga de su habitual chaqueta amarilla, desdoblo su katana listo para combatir de nuevo.

    Corrió tan rápido como sus piernas le permitían en dirección a un viejo edificio que quedaba cerca de allí.

    Una descarga eléctrica con una pinza de electroshocks en la sien, luego un cabezazo en la nariz para pasar a morder el brazo alrededor que oprimía su pequeño cuello, una vez que se libró de su agarre procedió a golpear su entre pierna, esto provoco que se inclinara para recibir una patada giratoria luego una que golpeo sus piernas derribándolo pero antes que su fornido cuerpo tocara el suelo recibió otra patada con el estómago que hizo más fuerte su caída.

    -¡Esa mini laptop me la regalaron en mi cumple pedazo de imbécil! – Alego furiosa la linda jovencita rubia de ojos azules para luego pisotear el estómago del calvo musculoso que se dobló del dolor a causa de ese último golpe.

    - ¡Wow!, me habían dicho que eras algo ruda pero no creí que tanto – Comento el joven de la katana, se aproximó a la niña la cual luego de dejar noqueado al tipo recogía los restos de la pequeña portátil que quedaron regados.

    La chiquilla tenía un puchero en su rostro, sus ojos se inundaron de lágrimas.

    El joven de cabellos oscuros y mechas rojas dudo en acercarse a ella, sus pasos eran torpes, no le gustaba el contacto físico, no era en si porque le desagradaran, más bien era que...Dolían literalmente a él le dolían.

    Pero cuando escucho pequeños quejidos y balbuceos de parte del menudo cuerpo arrodillado, abrazándose a sí mismo, tan inocente, frágil, era difícil creer que se hubiese deshecho de aquel matón que le doblaba la estatura y le triplicaba la edad. Pero eso ya no le importo, sus piernas se movían por reflejo, al igual que sus brazos, se arrodillo también, mordió sus labios a la expectativa del malestar que eso le causaría.

    -¿Se-Sebastián? ¿Qué-que haces? – Pregunto la adolecente sorprendida entre moqueos y los pequeños quejidos del otro.

    -Se llama abrazar, ¿la pequeña geniecillo de las computadoras no lo sabe?

    -Pero, esto no, yo sé que te...

    -Puedo aguantarlo

    -Son unos idiotas – Balbuceo ella reposando su cabeza en el pecho del chico

    -¿Quiénes?

    -Ellos, Izzy, Irán, Roonie, hasta Said y Alex lo dicen – Balbuceo tratando de limpiar sus lágrimas y tratando de sonreír.

    -¿Y tú? ¿Tú también piensas que soy frio? ¿Qué soy un monstru...

    Jackie se volteo entre los brazos del joven hasta quedar frente a frente, Sebastián considero soltarla, pero no pudo hacerlo, ella se adelantó a tomar su mentón con dulzura y antes que el joven reaccionara, la chiquilla removió los cabellos que cubrían la mitad de su rostro.

    -¡Eres tan lindo!- Exclamo con ternura centrándose en la mirada de orbes verdes, las cicatrices de quemaduras en su cara y el resto de su cuerpo, por solo ese lapso dejaron de doler, quizá su mentor tenía razón, ese dolor era algo psicológico, una forma de rechazo emocional que el mismo se había impuesto y ahora que Jackie, esa pequeña y latosa chiquilla a la que le llevaba cinco años le miraba de frente y le había dicho eso, empezó a sentir que tal vez ,solo tal vez el viejo tenía razón.

    ….

    - ¿Te han dicho que eres una persona muy engreída?

    -No soy una persona engreída, soy una maravilla, admítelo es la segunda vez en esta semana que te salvo el pellejo.

    -Lo tenía todo controlado – Contesto hablando con acento cubano.

    -Si claro, lo que tú digas – Alego acomodándose sus gruesos anteojos sobre el tabique de su nariz, después se aseguró de que su atuendo de nerd de biblioteca no estuviese manchado, o bien que en su relamido peinado no hubiese algún pelito suelto.

    El puberto de raza afro y cabellos teñidos de naranja interpreto el gesto repentino de sorpresa de quien estaba frente a él.

    -¡Ya quédate en el suelo chingao!- Escupió girando veloz acompañado de una patada que le destrozo la mandíbula al tipo que estaba tras de él dispuesto a atravesarlo con una navaja.

    - ¿Cómo dices que se llama eso?

    -Capoeira, llevo meses enseñándoselos y ¿aún no lo memorizas?

    -Como sea – Chisteo con fastidio y luego jalo con fuerza la remera del chico para besarlo efusivamente.

    -Ro..Roni – Hablo el afro sin despegar sus labios

    -¿Qué?

    -Quítate esto – Se quejó el chico jalando el cabello de tono miel el cual en realidad era una peluca que dejo al descubierto una hermosa cabellera castaña.

    -¡No jodas Said!, ¿Sabes cuánto me tomo hacerme este peinado? – Reclamo ella apartándose de él y quitándose las gafas.

    -Bueno yo..

    -Hag mejor olvídalo, ya vámonos, este lugar hiede a sudor y este maldito corsé me está matando – Interrumpió arrebatándole el postizo y dirigiéndose a la salida del club nocturno que quedo hecho pedazos al igual que sus clientes, a excepción de esos dos.

    El llamado Said trato de besarla de nuevo.

    -Hey hey hey, ya no te emociones nene, solo me dieron ganas de liberar tensión, nada más – Replico ella evadiéndolo.

    -¿What? – Cuestiono el joven con sus labios esperando sintiéndose usado y con un tic en su rostro y viéndola alejarse contoneando sus caderas.

    ….

    Un muchacho de unos trece años estaba en medio de un amplio gimnasio meditando, vestía un conjunto deportivo color negro con estampado color azul neón.

    Por su mente volaron imágenes de un orfanato donde era víctima de constantes abusos por parte de los muchachos más altos y fuertes que él y también de los guardias y encargados del lugar, toda clase de humillaciones y maltratos conocidos.

    Sus dientes crujieron, su frente empezó a sudar frio, sus puños que hasta hace unos minutos descansaban sobre sus rodillas se cerraron con fuerza.

    De un salto se puso de pie, hizo añicos unos bloques de concreto con un golpe de karate, lo mismo paso con varios maniquís de madera que destrozo con sus pies desnudos, luego salto varios obstáculos con maestría hasta llegar a una sección con imágenes en siluetas de madera de varios empresarios y sicarios por cuyas cabezas ofrecían jugosas recompensas.

    Algunos de ellos, el niño los recordaba como antiguos encargados del orfanato, eso solo aumento su ira, saco varios cuchillos de un compartimento que había en su torso y los lanzo de manera certera a la frente y corazón de cada objetivo.

    Luego de eso callo sobre sus rodillas, jadeando, sostenido su cabeza, tratando de calmar su ritmo cardiaco poniéndose en pose de meditación nuevamente.

    -Funciona – Se dijo a sí mismo.



    Un sujeto ya de mediana edad se escabullo por los pasillos de un elegante edificio, vestía de conserje, incluso empujaba un carrito con accesorios de aseo, sin embargo, las verdaderas razones de andar merodeando por ese lugar eran otras.

    Se encerró en el cuarto donde se había percatado que no hubiese cámaras de vigilancia, una vez que se deshizo de la máscara que simulaban más arrugas en su rostro saco de entre sus productos de limpieza un pequeño celular con el que velozmente escribió un breve mensaje de texto.

    DESTINATARIOS:

    ENTE:

    Irán se aseguró que su hermano pequeño seguía durmiendo, luego bajo de su litera y saco un pequeño localizador que estaba oculto dentro del relleno de un chimpancé de peluche.

    TEAR:

    La rubia de ojos azules tomaba un baño de espuma cuando su laptop que estaba junto a el jacuzzi le interrumpió su momento de relajación.

    -Tienes un mail – Dijo una graciosa vocecita que venía de una animación digital con forma de patito en su ordenador.

    ASH, WHITE HAT:

    Sebastián y Jackie sacaron cada uno su móvil y sus gestos dieron a entender que no les agrado el contenido del mensaje.

    MASK, DRUM:

    Said vio una mini pantalla en el tablero de la minivan, toco la pequeña ventanita tras de el sin despegar la mirada del camino.

    -Sí, lo sé – Contesto la castaña retocándose el labial frente a un espejo, estaba en la parte trasera del vehículo el cual estaba acondicionado como si fuese el camerino de alguna actriz.

    ANGER:

    El niño torció el labio al sentir el vibrador de su móvil, detestaba que interrumpieran sus entrenamientos, abrió los ojos fastidiado y vio el contenido del mensaje, era el mismo que el que recibieron el resto de sus compañeros.

    OBJETIVO NUEVO.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso