"Aprendiendo a escuchar al corazón"

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Hime Mononoke, 1 Julio 2009.

Cargando...
  1.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Quería decirte que me gusto mucho tu historia. Es interesante la vida de Paulina y más ahora que se encontro con ese muchacho que ni siquiera la deja pensar de manera cuerda xD. Creo que fue mucha casualidad que se encontraran en todos los lugares al cual ella iba.
    Te esta quedando todo genial. Sigue así.
    Salu2.
     
  2.  
    sakuramagic

    sakuramagic Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    31 Agosto 2008
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    WAAAAAAAAAAAAAAWW!!!!!!


    PERO QUE LINDO QUE ESTAAA!!!
    Jjajajaj!!, algo muiy caracteristico ent u forma de exribir, es que siempre te. no se!, te entras vos misma tanto en tus ideas, que temrinas escribiendo tu historia como si la fueras viviendo!! que lindo! jajaj!!

    bUENO NADA, HERMOSA, FRESCA.. ME ENCANTO!!, Y MUCHAS GRACIA SPOR DEDICARMELA A MI!!! casi muero cuando lo vi! ^^

    Esa ninia, la protagonista....lamentablemente vox y yo no nos conocemos en persona, pero sospecho que sacaste mucho de vox para ella!! y ademas, es tan natural!! me refiero
    A que fue muy buen detalle hacerla pensar en su chico de esa forma!!

    lo que sime enloquece, es esa mama!!! oh por DIOS!! que mama!! yo quiero una!!..jaja!1, eso, y que bien narraaas!!...
    Si bien tu estilo es diferente (para bien ^^), me encanta porque viven el momento!!....los espacios, y en tu dialecto tan fluido e imaginativo, te asegura un respaldo para culaquier imprevisto!!

    Siempre estan todas las persoans que creaste, tan confiadas!!...simpre audaces y firmes!! aahhy! me vuelven loca1 jaajaj!!

    Ademas.... ese señorcito!! ahy , es mas rico que el chocolt....no, bada es mas rico que mi chocolate! jum2.. pero se le acerca bastante xDxDxDD.

    Debo decir que con el le pegaste eln el blancoo!! jajaj!!
    Lo hissite fuerte, vivaz, romantiquisimo..!!, y todo un caramelo de miel..!!! (esaaaaaaa!!!, estara inspirado en algun novio pasado?? jajaj!!)

    Un besotote y que sigas muy bien!!! (ah1!, y grax de nuevo por dedicarme el capi!!)
     
  3.  
    Hime Mononoke

    Hime Mononoke Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2008
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    "Aprendiendo a escuchar al corazón"
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2621
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    holis...
    dije que no me tardaria y aun así he tardado un pokitin... en verdad lamento eso pero es que se me paso que tenia que subir la conti (ya entre a la Uni xD wiiiii) y ps je no es pretexto solo digamos que la excusa...
    en fin no les hago largo el rollo y les dejo el siguiente capi espero sea de su agrado.
    y Pam gracias por leer mi historia xD y no sabes cuantas más casualidades habra -.- xD-.-
    .............................................................................................................................................................................

    4. Fantasía muy lógica.


    Los trámites para poder hacer una prueba para el equipo de natación habían quedado muy a fondo de mi lista de prioridades del día.


    Se pude decir que mi mente no estaba muy ordenada del todo; la señora que tenia por secretaria era tan peculiar que daba escalofríos—de los buenos—ahora sumándole a mi escaza atención, alguien me espanta tocando mi hombro; lo menos que se me ocurrió hacer fue el gritar y soltar un zarpazo a donde fuera que mi puño se guiará por sí solo.

    — ¿Siempre saludas así a las personas?—sonó con cierta sorna, aunque me convenció de que en realidad eso era lo que pensaba. El mismísimo comentario era irritante.


    Sé que estoy completamente loca y fuera de cualquier ámbito sobre el plano de la tierra y que mi propia locura es única; pero esa voz me congelo por tercera vez.

    << ¡¿Qué demonios me sucede?!>> Estaba a segundos de perder el poco equilibrio que me quedaba; claro después de que intenté golpear a una persona que ni sabía dónde se encontraba, ¿Cómo no perder el equilibrio? Y como es predecible en mi no dije ni una sola palabra solo para poder intentar recuperar mi compostura.

    — ¿Siempre recibes así a las personas?—comentó la voz con algo de sorna por segunda vez a falta de respuesta de mi parte.
    << ¡¿Qué se cree?!>> pensé mientras intentaba colocarme de forma que no me callera e hiciera el ridículo. Pero mi suerte no estaba de acuerdo conmigo.
    — ¡Señorita!—llamó la secretaria— ¡¿va a realizar algún trámite o no?!— ¿creó? Que la paciencia de la señora estaba llegando a su límite.
    Intenté dar un giro en mi propio y deforme eje; pero…
    —Ups—me escuche decir.

    Y es que al intentar voltear mi rostro para quedar de frente a la secretaria, mis dos pies se volvieron más torpes de lo que nunca han sido; consecuencia: me caí azotándome con el cuerpo de él frustrante joven.

    De fondo se podía escuchar la risa sofocada de la regordeta secretaria, que al parecer ya estaba de buen humor.

    << ¡Qué pena!>> Mi rostro ardía de la pena que me embargaba; no era el “chiste” de aquella señorona ni mucho menos del joven que ahora se encontraba debajo de mi; y aun así los dos estaban atacados de la risa.
    — ¿Te encuentras bien?—preguntó el joven con su mirada clavada en la mía, entre risas bloqueadas por lo que puede ser su “educación”.
    Mi sonrojo aumento desmedidamente.
    —No verdad—afirmó para sí mismo mientras su mano se pasaba por mi frente con para ver mi temperatura corporal. La cual delataría mi estado de shock.
    — ¡No me toques!—exclamé mientras de un movimiento me ponía de pie. Mi movimiento fue ágil como siempre, lo que me aclaro que ya no estaba en shock.


    Dirigí mi mirada hacía la secretaria que por el momento seguía entre risas algunas sofocadas y otras controladas—valla tenía algo de recato—pero cuando se percato de que la estaba viendo con indignación se tranquilizo en segundos.

    —Si… disculpe—tome una bocanada de aire—quisiera saber que papeles son requeridos para las pruebas de natación—comenté; ahora mi voz sonaba más fuerte y con la suficiente entonación para que ya no se burlara de mi, pero sin llegar a ser grosera.
    —Claro— al parecer el tono de mi voz, tomo por sorpresa a la señorona —tiene que realizar estos trámites— seguido me mostro unos papeles —esta es la lista de documentos que se te pedirán en las instalaciones de natación, con el entrenador Mondragón—me extendió los papeles que antes me había enseñado; una de las hojas era color verde y llamo mi atención porque me tenía que realizar unos análisis en caso de que las demás solicitudes fueran aceptadas.


    ¿Por qué me las daba desde estos momentos? Me pregunte inconscientemente aunque no le preste la atención que debería.


    El joven seguía tras de mí; no hablo mientras hojeaba los documentos que me habían dado; así que opte por iniciar yo la conversación o esto se pondría tenso.

    — ¿Por qué me sigues?—fue lo único que se me ocurrió preguntar.
    — ¿Eres nueva? Verdad—preguntó, haciendo caso omiso a mi pregunta.
    —Contestas la mía y yo contesto la tuya—comenté como para hacer un trato.
    — ¿Para qué?—dijo de una forma tan burlona que me irrito— si ya sabes que te sigo y la respuesta a la mía es “si”.

    Empezaba a incomodarme su presencia, y el hecho de que no dejara de verme como su diversión o algo gracioso para pasar su rato. De forma que mi escudo empezó a fortalecerse dejando fuera de su alcance mi volátil humor.

    Aunque no podía despegar los ojos de su mirada, eran de una forma “MUY” penetrante y cautivadora; aunque puedo estar segura de que él no se percato de que lo veía fijamente… o eso espero.

    El estar cerca de él me hacía sentir de mil formas muy cómoda; se puede explicar como si fuera mi fantasía personificada, hecha simple y sencillamente para mí. No era encimoso, empalagoso, irritante y a pesar de que la plática con el no tenía el más mínimo sentido, podía sentir algo diferente en mí; suelo pensar que al estar sola puedo ser yo misma; pero en estos momentos me di cuenta de que no sabía ser yo misma, o lo que ello significaba aún al estar sola.

    Pueden decir que estoy loca o que el desayuno de hoy me afecto de sobre manera.

    Pero…


    << ¡¡Rayos!!>>

    Mi mala costumbre de ver la hora, me había quitado la armonía en uno de los mejores momentos de mi vida — ¡La cita!—grité; aunque solo lo decía para mi misma.

    Todo se estaba saliendo de mi control; no podía creer que se me pasara por completo que tenía cita con el dentista; y lo peor era que no quería dejar de estar con él aunque la regara gritando “la cita”

    <<Por todo lo amado en este mundo como se me pasó gritar ¡¡de cuando acá YO gritó!!>> pensé mientras me cubría la boca con las dos manos y mis ojos se abrían como platos enormes.

    Mi joven acompañante solo me veía como si aquel comentario desentonara en la conversación que teníamos, y es que, en verdad desentonaba.

    — Tengo cita con el dentista—dije mientras veía la hora en mi móvil— << ¡Demonios!>>— Ya eran las 3:00 pm y la mugre cita es a las 4:00.


    Siempre que me preocupo de más mis cejas se entornan de forma rara sobre mis ojos, como si fuera a llorar—según mi madre—aunque yo no creía que fuera verdad asta ahora.

    —Se que te molestara que te pregunté esto—menciono mientras me miraba de reojo como queriendo restar importancia a la siguiente pregunta— ¿Te encuentras bien? O algo malo sucede—volvió a hacer una pausa—puedes decirme… si quieres.

    <<¡¡WOO!!>> Esas últimas palabras me dejaron por completo sin la poca barrera que me quedaba y con la boca semi-abierta; durante unos milisegundos el mundo dio un vuelco y solo yo lo sentí.
    Dude al momento de contestarle. Mi mente en blanco por completo no ayudaba en nada para una respuesta coherente— ¿he?…Hm… claro—tome aliento—se supone que tengo cita con el dentista a las 4:00.

    — ¿Cuál es el problema son las 3:00?
    —El problema es que ya es tarde y todavía tengo que buscar la dirección ¡¡no se donde queda!!—Empecé a caminar sin rumbo pero acelerando mi andar— ¡¿Cómo fue a pasar esto?!


    Estaba tan molesta y a la vez feliz que no puedo decir con exactitud como me sentía en esos momentos… solo puedo saber con seguridad que era lo más nuevo que sentía en años.

    — ¿Dónde es?
    — ¡¿Qué?!—el sobre saltó que me causo la pregunta me saco de mi órbita.
    — ¡Si! Dime la dirección—su mirada fue algo penetrante y desesperada; como si fuera a él a quien se le hacia tarde y no a mí—Puede que sepa donde queda—agregó.
    << ¡¿Piensa acompañarme?! ¡¡¡GENIAL!!!>>
    Su mirada tan inquisidora me bloqueaba y ¡no era justo!; él tenía la culpa de que a ratos no reaccionara y de que ahora fuera a ser impuntual.
    — ¿piensas dármela o no?—interrogó mientras sacaba su móvil.

    Sin contestarle saque de mi morral una hoja algo arrugada donde venia la dirección y todos los demás datos.


    Él no tardo ni dos minutos en leer la información; su rostro se endureció de tal forma que pensé por unos instantes que no me acompañaría o que de plano no sabía donde quedaba ¡y! que estaba frita ya que mi madre me mataría si no asistía a esa mugre consulta.

    —No importa—agache la mirada y la pose en mis pies, mientras extendía la mano pidiendo ni arrugado documento.
    —MM. Bueno, porque pensaba llevarte—comentó y dio media vuelta.
    << ¡Demonios!>>

    No saben ¡en verdad! Como me molesto ese comentario, claro no me hubiera molestado o irritado en lo absoluto de saber que me llevaría. En fin no soy de las personas que piden las cosas y menos “por Favor”

    —Me llevar… por…por favor—dije en el tono de voz más bajo que podía utilizar; sin embargo el escucho perfectamente todas y cada una de las palabras.
    —Claro—contestó isofacto pero sin dejar su andar.
    No quise alcanzarlo ni seguirle si antes decirle—gracias—como si fuera un susurro dado al viento y a mi suerte.
    — ¡¿Qué no piensas caminar o que pasa?!—Dio media vuelta y regreso asta donde me encontraba de pie inmóvil—luego me agradeces ¿vale?
    << ¡¿Qué?! ¡Me escucho!>>la confusión y la vergüenza me llenaron en segundos ¡por diezmillonésima vez!
    Para cuando regresé en mi, ya me encontraba en camino hacia donde ¿creó? era la consulta y con el tomándome de la mano. << ¿De donde la confianza?>> me quede mirando su rostro inexpresivo por el reflejo de unos aparadores que pasábamos a toda velocidad.


    Asta entonces no me había preocupado mi entorno, es más no le había prestado el mínimo de mi atención desde que salimos de las instalaciones de la escuela. El caso es, que los aparadores me daban la impresión de que se trataba de una zona muy cosmopolita—algo normal de mi mamá—con grandes edificios que hacen que uno se sienta más miniatura de lo que realmente es, pero también tenia un toque algo peculiar con gran colorido y gente por doquier como si por detenerse un minuto a respirar les fuera a suceder lo peor del mundo. Aquello me dio mucha melancolía y tristeza, por aquellas ajenas almas a mi vida que parecían penar en vida.

    —Ya casi llegamos—comentó pero sin detenerse ni desacelerar un instante. No que yo me diera cuenta.
    — ¿Entonces no quedaba muy lejos?
    —Algo—comentó y me dio un vistazo fugaz—pero tenias prisa ¿no?—una leve risita se formo y su semblante sin expresión tuvo algo de color y vida.

    Y de igual forma me sentí aliviada de estar a su lado.

    ..........................................................................................................................................................................
    ok este fue uno de los más largos que me pude inspirar
    ahora si no tardare en la conti ya que en minutos la termino
    y reitero gracias por sus comentarios me alegra que os guste xD
    Atte.: mononoque-chan
     
  4.  
    Anderlei

    Anderlei Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Junio 2009
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritor
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Alfin la conti, que por msn siempre me decias que luego la pondrias y nada TT_TT.

    Nos quedamos sin chica dura y aparece la nueva protagonista en modo torpe. Ese chico es un problema para la personalidad de la joven, la deja alelada. Suerte que en unos meses igual tienen que volver a mudarse y desaparece ese chico de su vista.

    Jo un capi sin aparecer la madre, se le hecha de menos... tan locuaz y juvenil. Espero que salga pronto ^_^
     
  5.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    ¡Santo cielo! Al parecer este hombre es un acosador de muchachas xD. Bueno, creo que él en verdad esta interesado en ella, no en vano se tomaría la confianza como para tomarla de la mano de buenas a primeras. ¡Apenas se habían conocido por casualidad! :eek:
    ¿Pero a quién le importa? Supongo que algo interesante llegará a suceder ya que, después de todo, no en vano se conocieron de casualidad y se encontraron como tres veces seguidas :D.
    Te felicito por tu escrito, te esta quedando excelente :P.
    Sayonara.
     
  6.  
    kamsayu

    kamsayu Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2006
    Mensajes:
    179
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    me encanto la conti como siempre ^^ jeje
    esas "casualidades" estan pasando cada vez mas seguidas, ahora se le tiene q llamar mejor destino. ya quisiera q eso me pasara a mi jeje
    va a estar muy interesante el proximo capi me imagino, ahhh q emocion ya quiero ver q sucede
    lo continuas lo mas pronto q puedas siiii :p
     
  7.  
    Hime Mononoke

    Hime Mononoke Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2008
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    "Aprendiendo a escuchar al corazón"
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    3009
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    hola mil disculpas por la enorme tardanza pero esque las millonadas de tareas me dejas exausta
    ._. pero pff el cap. se me hace algo largo y espero ahora si no tardarme pero no prometo nada perdon acá el capi:

    ...................................................................................................................................................................................

    5. ¡¿Todo pasa por algo?!

    Por fin habíamos llegado al enorme y presuntuoso edificio donde ¡ya! Era mi cita.
    Otra vez llegaba retardada; y esto no es algo que mi madre pase por alto. Ella dice que la puntualidad es una forma de hacer ver nuestros valores éticos y una forma de hacer ver la importancia que dichos asuntos tienen entre las prioridades de nuestro día—aunque no lo entiendo del todo—ya que ella pocas veces es puntual.

    —Y llegamos—susurré; como un aliento propio para poder pensar en una buena excusa tanto para el dentista como para mi madre.
    —Si ya lo sé—contestó aquel joven, que hasta ahora había hecho mucho por mi a poco o casi nada de conocernos.

    Entramos en el rascacielos que daba la impresión de ser de cristal.
    Mi vista se fijo de inmediato en el elevador como rogando que ya me encontrara frente al dentista; pero como el elevador tardaba en sobremanera, di la tarea a mis ojos de visualizar aquel pesado ambiente; que lo único que causaba en mi ser era el querer salir corriendo de este edificio en el preciso instante.
    Daba miedo y una sensación de escalofríos que helaban hasta el alma; me estremecí y sin pensar mucho en la acción que mi cuerpo estaba realizando estreche con gran fuerza la mano de aquel sujeto—que hasta ahora había hecho bastante por mí—mientras mis ojos se cerraban fuertemente.
    —Cálmate—escuche decir—el dentista estará bien; tu mala suerte no parece ser contagiosa—comentó con sorna; pero correspondiendo el apretón de manos que hasta ese momento no había percatado.
    —Gracia << ¡¡¿Qué diablos se cree?!!>>
    Por fuera mi actitud era de lo más apacible y tranquila—ante el lúgubre lugar y ante su comentario—pero ¡¡valla!!... se estaba pasando de la raya con su confianza “de toda la vida” cuando apenas llevábamos escasos 3 días de conocernos.
    —Ja… no hay de que.

    El elevador hizo su aparición y yo me abalancé hacia el, para subir lo más rápido posible; él en cambio se tomo todo su tiempo para entrar y posar su enorme humanidad al lado mío—para poder subir al millonésimo piso—
    — ¡Hash!—lo fulmine con la mirada.
    Pero el ni por enterado.
    En fin… ya estando dentro del elevador empecé a sentir un frio mil veces más helado que el que se sentía en la recepción.
    Como si algo pasara…
    Como si…

    — ¿Qué sucede?
    —Nada—sonreí forzadamente.
    — ¿Segura?...—parecía como si pensara en agregar algo a la frase; aunque no podía asegurar nada asta que—… digo… siendo como eres pues…—río a restar importancia a lo siguiente que esperaba ya dijera—digamos que tu karma no es común; eres diferente—se volvió a reír ante su propio comentario— ¡que locura olvídalo!
    No pude tomar en serio su comentario a causa del remolino de sentimientos que se formaba en mi interior. Y por primera vez confíe un pensamiento serio a alguna persona; a él.
    —Siento como si las personas murieran lentamente; y no se dieran cuenta… nada parece tener vida en este lugar es tan frio tan lúgubre << a pesar de que esta muy iluminado ¡obvio es de cristal!>> tan tan… hueco.
    Su mirada inquisidora fue algo digno de doblarme en risotadas; así que entre risas le explique a que me quería referir.
    —Parece como si la gente de acá ha olvidado como ser feliz…—tomé una bocanada de aire, de mucho aire.

    Pareciera que mi comentario no fuera lógico o entendible para él y que además se había molestado—no supe si por el mismo comentario o por la risa que me causo su mirada—pero desde ese momento la distancia entre los dos fue alargándose hasta sentirla tan abismal; que si no fuera por mi fuerza de voluntad estaría desmayada de frio, de tristeza; a causa de aquel lugar de cristal. En fin; lo dicho dicho esta y no podía cambiarlo; yo intuía su molestia pero no era culpa mía que yo misma no fuera de su agrado. Pero algo me había quedado más que claro.
    “El estaba olvidando como ser feliz”
    … … … … …

    La consulta paso rápido, y aunque el dentista era una persona de lo más fría y que daba miedo me sentí cómoda ¡en el dentista!... que miedo eso si era para dar escalofríos. Pero como todo en ese lugar el mismo dentista llamo mi atención. Su tez era blanca nívea—muy acorde a su interior—sus ojos color cielo daban miedo con solo mirarlos de reojo y en si el señor era joven; podía calculársele unos 40 años tal vez menos aunque dudo que más.
    Pero pasando por como era mi nuevo dentista y al final de la revisión me arme de todo mi valor y le pregunté—algo que puede pasar por mundano—sobre lo cotidiano de su día.
    — ¿Cómo a estado?
    Al parecer la interrogativa lo había tomado con la guardia baja y puedo jurarlo, ya que sus ojo lo delataban-- al dilatarse en exceso— algo que daba escalofríos con solo presenciarlo…
    No recibí ninguna respuesta y cuando ya estaba por retirarme cuando oí decir
    —No sé—pareciera que se contestaba a si mismo así que dude en salir o no, de aquel tétrico consultorio. Aclaro que era “tétrico”, en la manera que cada cosa parecía no tener esencia propia y única; no porque fuera un sitio descuidado ya que todo ahí era nuevo y tecnológico; tan llamativo y presuntuoso como la zona más cosmopolita del lugar.
    —Mi trabajo va de maravilla… pero… estoy muy agotado; aun cuando no hago nada—prosiguió como si fuera a decírselo a si mismo y no a mí—Y ya nunca tengo tiempo libre—esto ultimo provoco en aquel hombre un devástate trompicón a su orgullo.
    — ¿Por qué no se toma el día libre?—pregunté de golpe a falta de aliento.
    — Y ¿el trabajo?
    La tensión había cambiado, aunque a fin de cuentas seguía siendo tensión lo que reinaba en la peculiar atmosfera que se creó en instantes.
    —Por una tarde no pasará nada
    — ¡¿Segura?!
    s—más que segura—ahora le daba la cara a mi nuevo amigo—se lo recomiendo ¡agalo!—y sin esperar una contestación salí del lugar.

    Saben; esperaba no encontrarlo ahí; después de lo que había ocurrido antes con él y mi bocota. Sin embargo al salir, lo primero que mire fueron sus dos orbes cafés—algo opacas… pero con amor en su mirada—supuse.

    —Gracias.
    Giré mi rostro, de forma que viera el rostro de mi interpelado. Se trataba de mi nuevo dentista ahora amigo, el cual sin dejarme pensar—y puedo creer que el tampoco pensó mucho—me brindo un abrazo cálido, que al sujeto le hacía falta y que yo necesitaba tanto en un lugar tan glacial como en el que me encontraba.
    —No hay de que—correspondí aquella forma de gratitud, y por unos instantes sentí un gran calor.
    Vale… Ya se que estoy “loca” por completo; pero todo mi mundo estaba cambiando y en esos momentos no me daba cuenta. Porque así me sentí.
    Cuando por fin me reuní con mi desconocido acompañante; parecía estar algo enfermo—creó yo—ya que sus dos manos estaban empuñadas y estas temblaban algo eufóricas, como queriendo que no se notara. Me quede algo perpleja ya que ¿Por qué ese comportamiento?; pero en el momento en el cual me acercaba hacía él se fue calmando o controlando.
    —Me equivoque—oí decir de sus labios.
    Pero yo no tenía nada que decirle así que solo lo miré de reojo—algo confundida—mientras bajábamos por el elevador.
    Puedo jurarles que jamás había sacado era parte tan susceptible de mí; así que comprenderán lo extraña que me llegué a sentir y por lo tanto no supe ni que contestar.
    —Tu ¡si que eres rara!—seguido recibí un zape.
    — ¡¡¡ ¿Qué te sucede?!!!—no era el mejor momento para sus brusquedades. Así que le regrese el zape, desencadenando una pequeña batalla que termino siendo de lo más divertida y agradable aunque terminara en un empate.

    Para cuando bajamos del elevador mi móvil empezó a sonar. Tengo que aclarar que mi morral estaba, está y estará siempre hecho un desastre; y fue él quien pudo hallar dentro de aquel vergonzoso desastre mi móvil—aunque algo tarde.
    —Era mi mamá << ¡rayos! Nunca llama>> ¿Qué pasara?—fue algo que razoné en segundos; ya que para que mi madre llamara a medio día debía de ser algo ¡muy! Importante.
    — ¿Qué pasa?
    — ¡heee!
    —Podrías poner un poco de atención ¿sabes?—su mirada me hizo estremecer, aunque fuese como de broma lo dicho.
    Y en aquel instante, la punzada que ya había sentido hace unos días volvió a adueñarse de mi corazón; solo que ahora con más fuerza y rapidez. Cada vez se incrustaba más y más en mi pecho.

    Solo asentí.
    —Y ¿Puedes decirme que es lo que pasa ahora?... ¿Tu vida siempre es así de apurada? O ¿Pasa algo?—tomó mis dos manos y su vista captó mi sufrimiento—mmm… ¿Qué ocurre?
    —Nada. Mi mamá nunca marca y…—era algo complicado de explicar el que me sentía mal interiormente y más cuando se te observa tan penetrantemente.
    —Y ¿Qué?
    Los nervios me traicionaban. Y “el sarcasmo”; siendo algo buena en eso no pude evitar soltar una risita sarcástica y puede que también algo descarada, ante su mirada.
    << ¡¿Cómo cambia tan radicalmente?!>>
    Y por primera vez él lo noto.
    — ¿Y esa risita a que viene?
    —A nada.
    — ¿Dónde vives?
    << ¡¡Por favor!! Eso a que viene al caso>> Es incomprensible para cualquier persona ¡que!; en un momento como este, en una situación ¡Tan! ¡Tan! Peculiar y con un tiempo que pareciera el cielo caería en cualquier instante y sin previa amenaza… a ¡¡ ¿Qué venía la pregunta?!!
    — ¡¡ ¿Qué?!!—mí sorpresa salió a flote.
    —En fin te veré en el colegio, así que no me preocupo por eso… pronto lo sabré verdad Pau.
    Al oír mi nombre me sobre acogió la emoción—supongo yo—comenté, y deje que mi euforia se presentara al tropezarme con la banqueta por la cual transitábamos.
    —Sabrás que aun ni yo se donde será mi nueva vivienda—se me escapó un suspiro de decepción y recordé la llamada perdida de mi mamá; así que opte por regresarle la llamada.

    El móvil me dio tonó y por tres timbres me asegure de que ella no contestaría así que desistí de llamarle.
    — ¿Se puede saber a donde vas ahora?
    —Haya—señale hacía el frente—y…—dudé en preguntar
    — ¿Y qué?—cuestionó— si vas a preguntar ¡hazlo! Pero no te quedes callada.
    Mis nervios me apresuraban pero no puedo estar segura para que; intentaba poner mis ideas en orden—o de una forma que no me bloquearan—para así saber si contestaba o no.

    Cuando…
    Mi móvil volvió a timbrar. Ahora sin pensar contesté la llamada y por primera vez me desmorone en ese precisó instante.
    La llamada había sido el detonante para que corazón no aguantara más. Pro primera vez fui incapaz de contener mi dolor y me desplome en llanto… de ¿entusiasmo?, de ¿confianza? O de ¿decepción? Porque mi alma sintió el principio de un cambio que mi mente y cerebro no fueron capaces de captar… ¡no! En aquel momento.


    — ¡Pero ¿Qué paso?! ¡¿Qué tienes?!
    Ya era suficiente… de tantas cargas en la cabeza y más con mis “recientes preocupaciones”. No mentiré así que confío en que comprenderán el motivo por el cual perdí el control—es más dudo que intentara mantenerlo—aún así mis ultimas fuerzas de cordura y control sobre mi las reuní para preguntarle
    — ¿Cuál es tu nombre?

    Como dije, mis últimas fuerzas en controlarme las ocupe para la pregunta y esto me dejo sin fuerzas para esperar la respuesta. Y tan pronto como pregunté ya había parado un caroo para ir al encuentro de mi madre y encarar el motivo de la llamada.

    Ahora debía responderme unas cuantas dudas conforme al día de hoy, y puede que después algunas de mi vida—aunque puede que no solo la mía.
    … … … … …
    Juro que en estos instantes necesitaba un verdadero apoyo y mi soledad es el mejor apoyo en quien sabía contar esa necesidad.
    Porque saben…
    ¡Me estoy dejando vivir!
     
  8.  
    kamsayu

    kamsayu Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2006
    Mensajes:
    179
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    woiw me encanto el capi!! no puedo creer cuantas cosas pueden pasar en tan solo un instante!!
    me dejaste con mas curiosidad q con la q estaba al principio xD
    esa llamada misteriosa d la mama y la reaccion d Paulina me hacen creer q las cosas apenas c estan empezando a poner buenas jeje
    espero con ansias lo q va a pasar despues ^^
     
  9.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Tú personaje me recuerda mucho a mí en algunos aspectos, hasta diría que se vuelve más interesante al saber con claridad todas las dudas y sentimientos profundos que guarda Paulina. En verdad, es muy atrapante tu escrito a medida que avanza. Te felicito por tu trabajo. Tienes mucho talento :P.
    Todo te quedó muy bien, sigue así y espero que lo continues pronto.
    Sayonara.
     
  10.  
    Anderlei

    Anderlei Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Junio 2009
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritor
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Es curioso que ella vea que las personas estan perdiendo al capacidad de ser felices cuando ella no dispone de dicha capacidad, es decir ella siempre esta embuelta en su caparazon protegida de todo lo que le pueda dañar. Ademas es normal que en la sociedad actuale el dinero se torne lo mas importante para cada uno, lo cual hace que el dicho, trabajar para vivir se transforme en vivir para trabajar.

    El final es bastante inesperado para el chaval, realmente ella le debe dejar una mala sensacion, el se preocupa por ella y ella termina "usandolo" y luego apartandolo. En cierto modo Pau es egoista y luego quiere que la entiendan...

    Tocara esperar como a ella para saber las respuestas a tantas preguntas

    PD: siento tardar tanto en postear >///< xD
     
  11.  
    babu

    babu Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    14 Febrero 2009
    Mensajes:
    110
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Perdón por no haber comentado e estado ocupada, pero aquí me ando actualizando, lo único que puedo decir es que te a quedado perfecto, como siempre. Tu habilidad a la hora de escribir es fantástica naciste con el don. Mi parte favorita fue esta:

    Me fascinó, igual y no es la gran cosa pero son mis gustos...
    Cuídate y espero la conti, solo avísame que pasa un dinosaurio enfrente de mí y no me doy cuenta...

    Atentamente
    Anys babu
     
  12.  
    Hime Mononoke

    Hime Mononoke Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2008
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    "Aprendiendo a escuchar al corazón"
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2929
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    ok... me disculpo de antemano por no colocar la conti antes... y se que no hay escusa que valga la pena así que me las reservare pero en fin esta conti aclaro es más grande que las otras y en cuanto pueda subire la siguiente conti que ya esta en vias de terminarse...

    agradezco que les guste mi historia y que no me maten plis -.-
    en fin la conti
    ....................................................................................................................................................................................................................................................................................................................


    6. ¿Por qué?


    <<Las cosas pasan por algo… algo que no siempre entiendes al primer momento…>>

    Pero hay que recordar que si ya pasó solo se pueden esperar las consecuencias, pacientemente o no… aunque solo el tiempo lo dictaminara.


    —A la avenida #5 por favor. Al hotel “The mirror”
    —Si señorita.

    No volví a cruzar palabra después de aquello. Quería pensar todo lo que me había acontecido desde que había llegado a este nuevo lugar.
    Empezaba a sentirme diferente y suplicaba que solo se tratara de otro mal sueño y que despertara en alguna butaca de avión o donde fuera. ¡¡Pero no quería!!—Que paradoja ¿no creen?—en fin el querer soñar no ayudaría en lo absoluto.


    Durante el trayecto solo podía pensar en una sola cosa:

    << ¡¡ ¿Cómo era posible que mi día acabara de esta forma?!! >>

    Y al igual que mis sentimientos encontrados; el mismísimo día, me estaba concediendo su furia; la lluvia empezaba a caer en grandes gotas de agua, de tal manera que si fuera en mayor cantidad dolería estar bajo aquella furia sin ningún refugio—pero… que importaba—yo por otra parte me encontraba dentro de un carro hacia el más grande de mis enojos contra mi madre.

    Empezaba a sentirme un poco fatigada; fuera lo que fuera, mi contrariedad tampoco me dejaba prestarle mucha atención.

    << ¿Por qué me llamaría? >>

    El caso es, que mi madre, suele perder la comunicación por días; no llama a nadie a menos que se trate de trabajo y de razones muy urgentes; además jamás me había marcado a mi—dudaba que se supiera el número de mi móvil—nada podía encajar en ello ¡¡Nada!!


    De momento me perdí en demás interrogantes, que ni he podido articular en mi mente. Para cuando regrese al mundo, ya se encontraba lloviendo horrendamente y para colmo no reconocía el rumbo por el cual él chofer estaba manejando— ¿para qué espantarme?—extrañamente no preste ni un atisbo de atención a ello; pareciera que en mi ser reinara una paz completa.

    No logró entender cómo es que no sientes nada estando dentro de aquel tipo trance en el que me encuentro, ni una sola reacción que mi cuerpo realizaba era percibida por la razón.

    << ¡¿Cómo fuera posible esto?!! >> pareciera que me encontrará dentro de uno de mis sueños. De un sueño lleno de mi realidad.

    ¡Súbitamente! Una oleada de grandes e hirientes corrientes, se formaron dentro de mi pecho.

    El aire, pareciera se había esfumado y mi corazón resistía levemente un gran atajón, que fuera como fuera sentía más que real—del cual no creería sobrevivir—pero en el instante siguiente
    …Ya no fui capaz de que ninguna célula de mi cuerpo sintiera algún tipo de sensación…

    << ¡¿Qué me ocurre?!! ¡¡ ¿Qué está ocurriendo conmigo?!! >>

    Ciertamente es que no preste mucha atención ya que no fui capaz de percibir, que algo dentro de mí… había sido descubierto por mi subconsciente… ¡No! me di a porque no tenía tiempo para entenderle…

    << ¡¡¡Pau cálmate!!! Intenta, intenta>> me dije.

    Puse mi mente en blanco, e intente racionalizar cada punzada que mi cerebro podía captar, para que de esta forma encontrara el nacimiento del dolor—que hasta donde se ¡Yo sola no me lo podría causar!— e intentar regresar a la calma de hace unos momentos.



    Cerré mis ojos.



    ¡Le había encontrado!... ¡Había encontrado de donde provenía!... y además descubrí que se trataba de dos tipos de punzadas diferentes; una provenía de fuera de mi ser, y era… era… << ¿De donde era?>> La verdad es que aun no podía saber donde era el lugar especifico; mientras que la segunda punzada era originada por mi ser—de la cual ya tenía costumbre sentirla—y que no me era tan importante como la primera.
    Aun no podía hallar el lugar específico de donde se ultrajaba mi mayor intimidad

    << ¡¡Mi mente!!>>

    Pero algo era seguro << ¡¡no me voy a dejar!! >> si algo podía hacer, era cerrarme en mi caparazón y poder excluir a cualquiera que yo quisiera; y lograría de esta forma botar al que me estaba lastimando.



    — ¡Déjala!— oí gritar— ¡Déjala ahora!
    << ¡¿Qué?! >> mi vista era nebulosa. Empezaba a cansarme en demasía; lo que me ultrajaba mi intimidad empezaba a ganarme << ¡No!... ¡Esta la gano yo! >>


    Mientras mantenía mi lucha para sacar “algo” de mi interior; no pude percatarme de que ya había llegado al hotel.

    —Señorita llegamos—dijo el chofer.
    —Gracias ¿Cuánto será?—contesté isofota aunque sin pensar… en fin no se debía pensar nada en cuanto a este tema.

    No recuerdo cuanto fue la cantidad monetaria y menos si pague de más o no.


    Seguía lloviendo… lloviendo fuertemente. ¡Como quería llorar; como lo hacía el imponente cielo!; le tenía envidia por ello. Me abrí camino entre la cortina de agua lentamente hacia el interior del hotel.
    La nébula que se había creado en mi vista era cada vez peor; pero mi madre era quien me preocupaba.

    — ¡¡Te he dicho que la dejes!!—era otra vez esa voz. Interiormente escuchaba aquellos gritos que me ayudaban; y aún así no podía asegurar que me protegieran… aunque me mantenían despierta— ¡¡Ahora!!—volví a escuchar.
    — ¿Qué está pasando?—nadie se pregunta así mismo pero en las circunstancias en las que me encontraba fue algo de lo más normal.

    Incorporé todas mis fuerzas para apresurarme—con toda mi velocidad—hacia nuestros cuartos. A cada minuto recuperaba un buen estado; aunque ese “algo” seguía agrediéndome interiormente.
    Pero saben… estando al lado de mi madre, soy la persona más fuerte del mundo;, porque la tengo a ella… ¡A la mujer más fuerte del mundo!

    — ¡¿Qué ocurre?!—pregunté de trompicón en el instante que traspasaba la puerta.
    — ¡¿Contenta?! ¿Eeee?—cuestionó mi madre mientras me abrazaba.
    <<No puedo respirar>> ¡¡ ¿Qué ocurre?!!—repetí a favor del caso que se me hacia.


    —Hola
    — ¡¿No podías esperar?!—mi madre estaba muy muy emotiva puedo asegurar, ya que no dejaba de abrazarme; y por consiguiente además de que no podía respirar no podía ver al locutor de aquella áspera voz.
    — Ya la dejé ¿Qué más quieres?—su voz era inanimada. Y de cierta manera eso era incomodo aún más ahora que seguía susceptible y exhausta.

    << ¡¿Pero como que ya me dejo?! >>

    No entendía nada y mi madre pareciera nunca dejarme respirar.

    —No… respiro mamá—pude decir entrecortadamente a causa de su fuerte apretón
    — ¡¡HAAAA!!—mi madre me soltó pero aun pareciera una barrera entre yo y la otra persona que ahora me intrigaba más que hace unos momentos.

    Para aclarar algunas de mis dudas, se me ocurrió empezar a cuestionar a mi madre antes de que fuera imposible y saliera otro tema como platica o en dado caso como discusión y ya no se me prestase un poco de atención que me había ganado.

    — ¡¿sucedió algo?! ¿Por qué llamaste?—pregunte ocultando mi desesperación.
    —Bueno… mmmm—mientras mi mamá balbuceaba alguna excusa creíble; porque se de antemano que jamás me diría la verdad empezando a balbucear.

    La habitación había tomado un matiz algo más cromático en tonos obscuros y definidas sombras; en concreto tenía un sentido lúgubre y pesado que para lo personal era muy escalofriante y conforme a cómo veía a mi madre también ella estaba en sus últimas reservas de cordura.

    — ¿Se lo dices tú? O ¿Se lo digo yo?
    << ¡Demonios!>> ese grado de altanería sobrepasaba al que mi madre podía llegar a tener en sus momentos de airosidad. ¡Tanta arrogancia! Me repugnaba.
    —Pues si es ¡tan! Impaciente porque no me lo explica usted—expresé con un grado de enojo muy bajo—podría empezar presentándose… o dando la cara ¿no le parece?—agregué enseguida con tal sarcasmo, que se percibía en el aire.


    Mi madre estaba paralizada; toda su vulnerabilidad se estaba dejando ver y aunque parezca tonto sentía la necesidad ahora yo de abrazarla; pero antes quería la respuesta de esa voz inanimada y que ahora me estaba confrontando con su silencio.

    —Valla valla ahora no escucho ninguna insistencia—respondí ante el silencio concedido.
    En aquel instante mi madre estaba al borde del llanto, no pude contener más mis ganas de estrecharla y la abrace fuertemente— ¿Qué tienes mami?—pregunté con otro tono de voz muy distinto del anterior y con menor volumen.

    —Nada—apenas pude escuchar.
    —Pero que mal educada tienes a tu…. — esa voz regresó con el mismo tono de superioridad.
    —HIJA—agregó inmediatamente mi madre a falta del término de la oración de la otra persona; que por cierto aun no podía ni ver.

    Por fin mi madre se hizo a un lado, el escudo que había creado con su propio ser se había esfumado; abriendo paso a la persona de quien me estaba protegiendo.

    —…claro…— susurró aquella persona.

    Mis ojos se desorbitaron de par en par… y mis manos empezaron a temblar cual pulso “de maraquero” diría mi madre.
    Una punzada recorrió mi cuerpo entero; de pies a cabeza y de regreso. Cada una de las células de mi cuerpo conoció una nueva sensación.

    Aquel momento fue, uno de los que jamás soñé tener…

    —Te presento a mi hija—mi madre se había posado atrás de mi, servía de apoyo y me reconfortaba su presencia. Ahora más que nunca, ya que no pillaba nada del asunto.

    La persona delante de mí; era literalmente muy aterradora. Su presencia imponía respeto y miedo; poseía unos grandes y esplendidos ojos con unos orbes negros escarlata rebosantes de vida, su tez era blanca ceniza, se trataba de una señora de la tercera edad—por no decir que ya era vieja—aparentaba unos 60 ó 70 años de edad… pero lo que más llamo mi atención fue su cabellera… ¡Se trataba del más vivido retrato de mis chinos; con el mismo extravagante color granate amarillo del cual me enorgullecía de tener en mi cabellera!; resulta interesante comentar que jamás en todo lo que llevo de vida había visto el mismo cabello al mío en otra persona; pero lo que me decepcionaba era que soñaba con que se le pareciera al de mi padre…

    —Valla… y… ¿a mí no me presentas?—cuestionó la señorona, pasando de solo darme un vistazo de reojo.

    Al voltear hacia el rostro de mi madre, en busca de la respuesta, note que la forma en cómo me volvía a ver era idéntica a cuando se toma el tema de mi padre… como si no me conociera, pero esta vez con algo de tristeza incluida. Me dieron ganas de llorar.

    —Ella es tu abuela—contestó mi mamá con un tono de voz moderado y átono.

    ... mi mente empezo a trabajar muy rapido pero no pude encontrar la respuesta a esta situación...

    .....................................................................................................................................................................................................................................................................
    ok nose si fue largo o no
    pero espero les guste el siguiente ya trae más respuestas
     
  13.  
    Anderlei

    Anderlei Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Junio 2009
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritor
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    No puede ser su abuela!, ni siquiera queria reconocerla como hija de su madre... encima da miedo TT_TT Pau debe huir de ese sitio algo malo estan tramando.

    Ademas porque siente esas estrañas punzadas. Cada vez parece que tenga mas "poderes" siente la tristeza de la gente (o que la vida que llevan esta vacia), ahora las punzadas interiores...

    Bueno espero que subas pronto la continuacion ahora que estas inspirada, no puedes dejarme con la dudas de porque esa malvada abuela da tanto miedo!
     
  14.  
    babu

    babu Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    14 Febrero 2009
    Mensajes:
    110
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Considerando tú habilidad para escribir no me sorprende en lo más mínimo lo que acabas de plasmar frente a mis ojos, es una verdadera obra de arte, pero lo que si me hizo asustar fue de las últimas partes:



    Mi imaginación me dio una mala jugada que hasta di un gritito, pero bueno es lo que considero tu culpa por ser tan buena escritora...

    Atentamente
    Anys babu
     
  15.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Tener una abuela así ha de ser muy aterrador y horrible. No puedo creer que siendo ella su nieta tenga que ser tan fría (?) ToT. Aún me pregunto porque se siente tan abstraida de la realidad. Supongo que su día no fue del todo bonito y menos con la sorpresa que le dio su madre xD.
    Te quedó espectacular este capitulo. Sigue así.
    Salu2.
     
  16.  
    kamsayu

    kamsayu Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2006
    Mensajes:
    179
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    me encanto el capi! la forma en q redactaste los sentimientos de Pau me hizo sentir q eran mios! xD
    mmm lo q me dejo pensativa fue esto
    me hizo dudar d q Paulina fuera en realidad su hija
    tambien la parte cuando piensa eso d Dejala, dejala ya.... parece como un recuerdo d cuando era peque, bueno eso pienso yo jeje :p
    espero q lo podas seguir pronto xq la duda d lo q va a pasar me esta matando!
     
  17.  
    Hime Mononoke

    Hime Mononoke Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2008
    Mensajes:
    354
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    "Aprendiendo a escuchar al corazón"
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    3738
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    ok ok ok
    PERDONENEME LA VIDA PORFAVOR
    espero este capi sea de su agrado y para como lo veo iio es largo largo ._. de verdad mil perdones pero esque la escuela y bueno tuve un pequeño problema de memoria junto a un accidente pero en fin aca de regreso como lo prometi...
    este capi va dedicado a mis amigos
    *Babu
    *Anderlei
    por sus incistencias y los zapes online que me dieron para que reaccionara
    okidoki espero sea de su aagrado y que comenten despues de tanto tiempo de no subir conti
    ..................................................................................................................................................................................................................................................................

    1. Tu pregunta… yo respondo…

    << ¡¿Qué?!>> Me encontraba dentro de un shock.
    Me es imposible decir si respiraba o no; pero de algo estaba segura y era que quería abrazar a aquella persona que ahora sabía era mi abuela. ¡Una persona más en mi familia!
    …Pero algo me aconsejaba no acercármele…


    — ¿Qué?—mencioné en la menor tonalidad que pude, pasando de ser un susurro.
    — ¿Acaso te sorprendes?—fui interrogada irónicamente.
    —¡¡¡Por supuesto!!!—contesté isofacta. Empezaba a acercármele; pero nuevamente tuve la intuición de mantener la distancia ya establecida, tanto por “mi abuela” como por mi madre.

    Después de ello se creó un enorme y atosiganté silencio. Dicho silencio al pasar por unos minutos se había incrementado haciéndose aun más tengo el ambiente de la habitación << que insoportable situación ¿para qué me quería aquí mi mamá si no pasa nada?>>


    La habitación que a mi madre le había costado poco convertir en un lugar lleno de luz y un karma acogedor, ahora estaba cubierto por un aura o mejor dicho karma tan pesado y tenso que me era imposible seguir dentro de él sin que pensara que todo aquel rollo era por mi culpa; ¿Pero qué más daba? NO me movería de ahí hasta tener respuestas coherentes—aunque eso me pesara de sobre manera—; nada me importaba en ese momento pero quería salir corriendo de aquel lugar.

    Todo era silencio, la mirada de mi madre se fijaba firmemente en la de su madre como la mía se fijaba en ella. Poco tiempo paso, pero mi cordura regresaba forzadamente; y después de unos cuantos minutos el bombardeo de preguntas empezaba << ¡Aquí y ahora!>>

    — ¿Por qué hasta ahora?

    Las dos señoras voltearon su mirada a mí. << ¡¡ ¿Qué demonios?!! ¡¡Se habían olvidado de mí!! NOSOY SU BUFON DE NINGUNA MANERA>>

    —Porque por fin las encontré—átonamente fue la respuesta que para mi sorpresa provenía de aquella persona extraña, ahora parte de mi familia…de mi rara muy rara familia…
    — ¿Por qué nos buscabas?
    — ¿Por qué tendría que responderte?—su mirada se fijo de lleno en mi madre— ¿acaso ella no lo sabe?
    << ¡¡ ¿Qué?!!>> ¡¿Qué es lo que no se?!
    —Si tu madre no te lo ha dicho yo no tengo porque contestártelo.

    Sin duda aquello fue un golpe bajo. Ahora todo daba vueltas por mi cabeza << ¿Qué era lo que se me ocultaba>> … no es que quisiera tener todas las respuestas; pero aquella recibida hace unos segundos me dejaba sin ganas de pedir más. No volteé mi mirada… hacia ninguna parte, no quería ya pensar.

    Un tono… algo tomaba control del silencio; se trataba del móvil de alguien. Instantáneamente y como acto reflejo << ¡¡Rayos!!>> No estaba << Demonios>> mi mente estaba hecha un desastre, era de lo peor; pero aún así intente recopilar las acciones que había hecho desde que conteste hasta ahora… porque a fin de cuentas ¡Mi móvil no estaba! El tono seguía constante y renuente a que se le prestara atención, pero no era el mío y muy segura podría decir que la interrupción no era culpa mía.

    —te llaman—comentó mi abuela << Abuela ¡Por Alá! Ya tenía abuela>>

    Mi madre reaccionó—aparentemente—y contesto la llamada—Diga—su cara se lleno de una expresión entre tranquila y de burla mientras su mirada se posaba en mi—es para ti—soltó una leve risita.
    << ¡heeee!>> nada más no perdí el equilibrio porque no me moví << ¡vale! Esto está muy raro, pero… ¿Qué no es raro ahora?>> tomé el aparato intentando no dejar ver la incomodidad que ello me causaba y con desgana tome la llamada— ¿sí?— << ¿qué más podría decir?>>

    ……….

    —Niña loca, tiraste tu aparatejo—seguido y sin dejarme contestar se empezó a reír—pero oye por favor ¡note vallas a caer! Ahorita te lo entrego…
    << ¿De qué habla este tipitín?>>— ¿donde y cuando te veo entonces?—pregunté con desgana; a fin de cuentas era solo un celular y aunque fuese importante para mí era más importante seguir con esas dos mujeres.
    —Ash… ¿Qué no te dije que ahora te lo daba?
    — ¡¡ ¿Ahorita?!!—suspire y me calme <<me está haciendo un favor>> repetí por lo menos 3 veces en mi mente—vale vale ¿Dónde te veo entonces?
    —Puedes simplemente bajar ya que tu azafato no me deja pasar.
    — ¡¡ ¿Estás aquí?!!—Justo en ese momento mi equilibrio me abandonó y mi cara estuvo a milímetros de besar el suelo; fue una caída estruendosa— ¡aaa!
    — ¿Estás bien? Jajajaja—su risa era tan molesta, aún más que el dolor del golpe que me había propinado yo sola… no pudo dejar de reír
    — ¡YA VOY!—grité ante el auricular para que me prestara atención y dejara de reírse por un momento; de perdida por educación ¿no?

    ……….

    —Bueno y ¿ahora qué sucede?—comentó la señora; que sigo sin creer sea mi abuela.

    Al parecer mi madre ya sabía con antelación de quien se trataba; ya que simplemente me abrió la puerta de su cuarto—como si me corriera—y me sonrió cálidamente. No sentí ninguna incomodidad por salir corriendo del lugar ahora ya lúgubre, después de todo ello era algo que quería hacer desde hace unos momentos y ahora la oportunidad se me presentaba.

    Aunque me faltó seguir con las muchas muchas muchas preguntas que se formaron en mi mente y que sería imposible resolver por mi misma o con solo una de las dos señoras.


    Corrí desesperadamente; tenía ganas de estar a solas o preguntando eso que al parecer no se me dijo; o algo así.

    Al correr por los pasillos sentí nuevamente a alguien querer traspasarme, pero me encontraba tan enojada que me deshice de aquel escalofrío de un solo arrancón; ahora no me encontraba en condiciones de tener algo molestándome cuando apenas podía con mis propias preocupaciones y dolores internos que se afloraban en cualquier momento.

    Aunque las cosas no parecían ser favorables… siempre me repetía a mi misma en tiempos pasados que ello era causa de que no me fijaba en el lado positivo del asunto; y sinceramente no lo estaba viendo es más no lo había buscado; y pensándolo bien el punto a favor es que ahora mi familia era mucho más amplia y que el móvil con todos los teléfonos que tenía estaba de regreso por gracia de un chamo que acababa de conocer y que soportaba muchas inutiladas mías.


    Había corrido por unos minutos ya que no era mi menester hacer uso del elevador; pero por fin había llegado a la recepción del hotel donde mi extraño compañero me esperaba según lo que el había dicho hace unos momentos.

    Mi vista empezó a buscarle por todos lados; pero NO estaba.

    << Rayos ¿es que solo está jugando? Me engaño seguro>> estaba algo agitada pero aun así quería tener alguien con quien estar que estuviera dentro de la realidad y no de mi alocada pesadilla que acababa de presenciar.

    Todo estaba tranquilo; unas cuantas personas sentadas en la sala de espera del restaurante del hotel y eso era todo; se trataba de una familia.

    <<Que lindos que se ven>> no suelo ser sentimental, la verdad es que en estos momentos yo misma dudo de ese razonamiento; pero, el ver a esa familia estar unida me hizo pensar que habrá sido de mi familia; mi abuela por su parte era escalofriantemente imponente, mi madre es tierna y despistada pero rígida… tenía ganas de llorar, ¿De emoción? ¿De tristeza? ¡Qué va!


    Mi vista dejo de buscar a aquel que me hacia un favor, para posarse directamente y sin discreción alguna en aquella pequeña familia, los padres estaban alrededor del pequeño como formando un escudo protector sobre el naturalmente; no había mucho que ver para ser sincera aunque lo que más llamo mi atención fue la vista que tenia aquel pequeño y la de su madre; sin duda alguna era la misma y ahora que lo recordaba la vista de mi “abuela” y de mi mamá era ciertamente muy parecida dejándome en la pregunta de si mi vista se parecerá a la de ella o será que… se parece a la de mi padre.

    << ¡No puede ser!>> la imagen que estaba presenciando era estresante, frustraba mi ser…

    Y es que la pareja de padres se había percatado de que les miraba y que más hacer si un desconocido se te queda mirando… habían creado un escudo con sus cuerpos delante del pequeño y su mirada estaba llena de fiereza; la misma que mi madre tenía tanto en posición como en reflejo ante la abuela cubriéndome a mí << ¿En verdad corría peligro?>> bueno hay que aclarar que el niño no lo corría pero sí que mi mirada incomodaba; así que me disculpe desde lejos para que no fueran a pensar mal de mí y me aleje hacia la entrada del hotel cerca de la recepción, con la esperanza de encontrarme con el susodicho.


    Aquel gran portón de caoba despedía un olor esplendido que era muy raro encontrarse dentro de una ciudad tan aglomerada como aquella; olía a caoba mojada, ¡y como no esperar dicho olor! sí apenas la lluvia había cesado; mí mirada vagabundeaba de un lugar a otro, y es que dicho sea de paso al parecer no había sido capaz de percatarme de los más mínimos detalles de la estancia en la que me encontraba. Los enormes ventanales que se posicionaban a los costados del portón eran tan enormes y traslucidos que dejaban pasar a esos primeros rayos de luz después de la incesante tormenta, tal pareciera anunciaban la llegada de la tranquilidad después de la desesperación. Las paredes color miel con toques destellantes dorados ahora eran más llamativos como si esa fuera su intención: llamar la atención de la vista y encantarla como un reflector del mismo sol caprichoso que no se dejaba ver directamente.

    Aquello me lleno de un cierto sentido de felicidad y conmoción aunado con las inmensas ganas de querer averiguar el secreto de aquella atmosfera creada por mí y solo para mí. Dejé mi andar para clavar mis cuerpo en el centro de la recepción; desde ese punto todo era más inquietante, los cristales empapados por el roció dejado por la tormenta juraría eran una verdadera joya, las plantas de fuera del hotel rebosantes de vida aclamando por esos rayos de sol, por esos rayos de vida; el techo invitaba a soñar con volar y tocar tintineantes estrellas de día; el suelo flamante de calor… todo estaba en armonía y sincronía con su mismo ambiente.

    <<Que bello>>


    Deje de lado el fin por el cual me encontraba en la recepción y sin dejar de lado los murmullos de las personas me encamine de regreso a mi cuarto, cuando…

    — ¡Auch!—recordé porque estaba ahí abajo << ¡¿Qué demonios le sucede?!>>
    — Torpe… llevo esperándote como media hora—otro zape otorgado de él para mí—es que acaso te pierdes en este lugar ten presuntuoso—comentó y extendió la mano para entregarme mi móvil.
    — ¡Hey usted joven NO PUEDE PASAR!

    Él volteó isofacto hacia el lugar de donde provenía el grito y sin más mi mirada se dirigió al mismo sitio; se trataba del portero.

    — ¡Hey suélteme!
    —… Este… no se preocupe viene conmigo señor—comenté para que dejara libre al chico.
    —Disculpe señorita, creía que no querían interrupciones el día de hoy.
    << De seguro mi madre dijo eso ¡ya que se le va a hacer!>> entre en shock << Entonces ¿lo de hoy ya estaba planeado?>> suspire como tres veces seguidas—tranquilo no se preocupe… gracias de todos modos pero esta es mi visita—aclare sin ser grosera.

    La mirada del portero fue como de duda mientras yo preferí no prestarle mucha atención—disculpe señorita me retiro—comentó.

    Solo le dirigí la mirada y sonreí con la poca amabilidad que me quedaba.

    << detesto que me suceda esto… que mi madre diga algo no quiere decir que yo me tenga que atener a ello ¡ash! Como me molesta>> después de hacer mi berrinche interno por la pena que había pasado, aclare mi garganta suspire para tomar aire y calmarme para pedirle una sincera disculpa al chaval que tenía delante de mí y que al parecer se había quedado mudo—Perdón… es que me distraje—estaba tan clamada, pero aun así enojada—gracias, de verdad muchas gracias.

    —Mmm Perdón ¿Por qué?—su mirada inquisidora—que seas así de torpe no merece que te disculpes—sonrió de lado y me acaricio la frente como si fuese yo una chama pequeña.
    —Hey no soy torpe—por increíble que fuera ya no me molestaba que lo dijera—y déjame en paz—y es que como detestaba que hicieran eso… tocarme la frente; además no se veía mayor que yo.
    —Ya me debes muchas eeeeee—sin más su comentario me hizo recordar que no sabía nada absolutamente nada de él mientras que este chico ya sabía mi nombre, donde estudiaría y para colmo donde vivía y puede que mucho más al tener algo tan personal como el móvil de otra persona.
    — Y ¿Cómo podría compensarte?—cuestione y sin más que aguantarme le di un insignificante golpecito en el brazo—dime ahora o calla para siempre—empezaba a estar de buen humor.
    —Buena pregunta…—parecía que pensaba en algo.
    <<Tranquila tranquila tranquila>> repetí sin cesar en mi mente— ¿te puedo preguntar algo?
    —Ya lo hiciste—sonrió con suficiencia—podemos ir a otro lugar… es que no me siento cómodo en donde me corrieron
    — ¡pero si no te he corrido!
    —Tómalo como parte de mi pago

    << EL DÍA DE HOY ES TOTALMENTE UN DESASTRE>>—Perdona no puedo… es que hay reunión familiar—no sabía que más decirle
    —Entonces será otro día… no importa así seguro de póliza para volver a vernos lo que me ibas a preguntar será después.
    —Oye eso no es justo
    —Claro que sí y punto ¡No pienso ponerlo a discusión!
    << Demonios ¡como lo odio!>>— ¡ASH!
    — ¿Te han dicho lo berrinchuda que sueles ser?... supongo yo… pero no importa me tengo que ir cuídate te veo luego en el colegio y más vale que no te pierdas—dijo mientras me propinaba un beso en la frente; sin más que hacer se dio media vuelta y empezó a caminar hacia la salida del hotel
    — ¡Aja ADIOS!—grité.
    — Si si hasta luego Pau.



    No había obtenido ninguna respuesta el día de hoy

    <<ESTOY CANSADA DE ESTO>> una lagrima rodeo el contorno de mi rostro mientras subía por el elevador << ya no sé qué hacer ESTOY AGOTADA soy pésima para esto… quiero dormir>> cerré mis ojos para descansar mientras llegaba al piso de mi cuarto o mejor dicho del cuarto de mi madre ya que no se escaparían tan fácil de mis preguntas. Cuando empecé a sentirme muy cansada y me desvanecí.
    ..................................................................................................................................................................................................................................................................

    ahora si...
    si tengo algun fallo por favor haganmelo saber
    que siento que empeze de ceros con este capi jejejejejejejejejeje
    agradezco a Pam, Kamsayu, Sakuramagic,Bal-kun por seguir mi ff de verdad muchas gracias espero sea de su agrado
    ahora hare la siguiente parte para que no se me pase
    ^////^

    ...
    adiozin por el momento
    ...
     
  18.  
    kamsayu

    kamsayu Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    7 Noviembre 2006
    Mensajes:
    179
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    lo importante es que lo seguiste y no abandonaste el fic :p
    te ah quedado buenisimo! aww cada vez que pasa un capi en vez de responder mis dudas se me acumulan mas, ya estoy como Pau toda un lio con tantas cosas :s xD
    solo espero que todo se le resulte para bien y logre saber que pasa con la relacion de su abuela y mas aun que aumente su relacion con el chico xD jeje

    no t tardes mucho con el proximo capi siiii :(
     
  19.  
    Anderlei

    Anderlei Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Junio 2009
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritor
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Pequeña esta muy bien la continuacion, me a gustado mucho ^_^
    Aunque detesto que siempre lo envuelvas todo con un alo de misterio y tengamos que esperar mas y mas hasta la siguiente continuacion.

    Aunque algo que no me queda claro, como el joven sabia donde estaba la chica. A fin de cuentas nunca se lo dijo xD. Y la abuela es mala!! da miedo y encima estropea el ambiente de la dulce Pau y su alegre madre ^_^. Ellas dos solitas estan mucho mejor sin la abuelita ^_^
     
  20.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: "Aprendiendo a escuchar al corazón"

    Esta espectacular la continuación y déjame decirte que me gusto mucho como se fueron dando las cosas entre Pau y su abuela nueva xD.
    Pobrecilla de ella, en verdad que la esta pasando pésimo y este chico ya la conoce lo suficiente aunque no sepa ni su nombre siquiera. Al fin y al cabo, supongo que en breve lograrán conocerse mejor y talvez entablen una buena amistad (dependiendo de cuanto lleve eso porque ella tiene un caracter muy peculiar e interesante).
    Creo que aún la va seguir pasando mal después de entererarse de la verdad, ¿no? Sólo espero que reaccione bien ante las buenas nuevas, jeje.
    Sigue así y continuala en breve.
    Salu2.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso