Long-fic de Pokémon - Alma Gris

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por LizzaRade, 15 Junio 2018.

Cargando...
  1. Threadmarks: Prólogo
     
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    257
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Alma Gris
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1137
    Hola, vengo a subir este fanfic, el cual le he dedicado meses de planeación, redacción, revisión y, en especial, dedicación.

    Admito que abordar el tema en el cual girará la historia no fue facíl para mí escribirla, ya que hasta cierto punto estuve en un caso similar (por obviedad la historia en su totalidad es ficticia). Sé que es algo serio y se debe de tratar con cuidado, y es por eso que me tardaré en actualizarlo.


    Ah, también: Mizu = Mewtwo movie 16.


    Alma Gris
    ¿Saldrán del abismo? ¿O caerán en lo profundo y encontraran su fin?


    Prólogo...
    Lluvia...
    Llueve. Esto era extraño, no solía llover en primavera, pero si era sincero, el ruido de las gotas de lluvia hacía un agradable sonido de ambiente. La comodidad aumentó cuando empezó a emerger el aroma del suelo húmedo. Volví a enfocarme en lo que estaba haciendo. Buscar un libro en éste librero no era tarea sencilla, ella aún no sabía leer de forma fluida, así que no podía llegar y hacerle leer uno de mis libros, son... un poco densos para ella.

    Tal vez debo intentar con un libro para niños, sé que a ella le va a gustar, pero también tendría que soportar a Ai... de solo pensar en esa calabaza y lo que diría de nosotros me daba escalofríos por las múltiples interpretaciones que puede sacar.

    No puedo quejarme realmente. Es por mi culpa que Mizu esté en un estado tan... deplorable. ¿Un castigo divino? Tal vez. Yo no fui lo suficientemente cuidadoso con ella y lo único que hice en nuestra convivencia fue hacerle daño.

    Entre todos los libros, encuentro uno algo viejo, las páginas ya estaban algo amarillentas y su aroma delataba su antigüedad. La portada mostraba un ekans y a un koffing junto a un grupo de pokémon. Una antología de cuentos para niños.

    Le di una ojeada rápida para asegurarme. De seguro a ella le gustará.

    Hice flotar el libro para cerrar la caja y mantenerla a salvo de la lluvia. Al tener ya todo en orden me dirigí a la caverna donde Mizu descansaba desde... ese incidente. Entré en silencio, observando su larga cola morada descansar sobre la cama mientras ella observaba el cielo gris, sus ojos amatista, todavía estaban algo apagados y su piel más pálida de lo normal.

    Sentí como mi propia cola bajaba casi tocando el suelo al verla en ese estado. Pero luego recuperé la compostura y me senté en la cama junto a ella. Al sentir el colchón hundirse giró su mirada hacia mí y luego hacia el libro que sostenía. Pude ver una pequeña sonrisa forzada en su rostro, acomodándose para que nuestra lectura no fuera incomoda.

    —¿Un cuento infantil? —preguntó al observar la portada.

    —Todavía no puedes leer fluido, así que es sencillo de leer para ti —contesté observando como sus hombros bajaban seguido de un suspiro.

    —Está bien... Mewtwo.

    Ella tomó el extremo derecho del libro y yo el izquierdo, esto hizo que nuestros cuerpos se apegaran un poco, sabíamos que esto era incomodo, pero no nos quedaba más opción. Preferimos leerlo en voz alta, para que Mizu se acostumbrara a leer, y verificar que en efecto estaba aprendiendo.

    —“Ekans y Koffing...” —comenzó a leer.

    Ella leía un párrafo, y yo el otro.

    Mi mirada solía desviarse a sus ojos, observando cómo había un completo vacío en ellos. De seguro así se siente ella en éste momento: vacía. Su enfermedad le hacía sentirse de esa forma, y la manera de que vuelva a su vida normal es distrayendo su mente. Y como su única compañía aparte de Ai, no quería defraudarla e iba a ayudarla.

    Su mirada no tarda en cruzarse con la mía, apuntando con su dedo que ya era mi turno de leer.

    Ella señalaba los dibujos del libro con sus dedos, curiosa viendo como la escena se veía representada en él. A veces me preguntaba si Mizu en realidad sólo era una niña en el cuerpo de una adulta. Una sonrisa se dibujó en su rostro sin verse forzada del todo, eso era un avance significativo para mí.

    Mi compañera sin previo aviso me observó.

    —Me gustó... —habló jugueteando un poco con la página—. Por algún motivo... me recordó a nosotros, el cómo son ignorados por ser un tipo “peligroso”.

    Mi puño se apretó al escuchar su descripción, no me gustaba a donde iba a parar la conversación. Nosotros éramos como esos pokémon, nos veían como un peligro debido a nuestro gran poder, como si fuéramos una bomba de tiempo a punto de explotar.

    Aunque Mizu no tiene ese problema tan marcado a diferencia de mí, ella escapó de sus creadores antes de que ellos le inculcaran enseñanzas, así que podría decirse que se crio como un pokémon salvaje.

    En cambio, yo fui criado por una organización criminal, así que varias cosas me fueron inculcadas. Pero nunca me enseñaron a leer o escribir porque “era un pokémon”. Aprendí algunas cosas por cuenta propia, leer fue una de ellas.

    Son cosas que me alejan mucho de ser un pokémon normal, eran cualidades propias de un ser humano, pero estaba muy lejos de serlo. A veces siento que no soy ninguno.

    —No pienses en esas cosas —escuché una voz femenina, vi que Mizu aún me observaba, tenía el ceño un poco fruncido—. No... No importa si eres un humano o pokémon... “Mewtwo es Mewtwo”

    —¿Eh? ¿Estabas leyendo lo que estaba pensando? —pregunté dándome cuenta tarde del tono de voz que usé, mi cola empezó a temblar.

    Los ojos de Mizu se agrandan y vuelven al libro, se estaba alterando.

    —Lo siento... yo no quise...

    —Descuida, no te alteres... no es bueno para ti. Lo siento.

    Di un largo suspiro cuando se calmó un poco, creo que usé un tono de voz muy duro, por los dioses, necesito controlar eso, Mizu ahora estaba muy frágil debido a su condición. Lo menos que necesita es que un inadaptado social como yo la trate así.

    Todo sería más fácil si no fuese porque arruiné su vida, es por mi culpa que Mizu tenga depresión y este así de delicada. Y ahora yo iba a reparar todo ese daño.



    PS. Sólo subí éste prologo como forma de prueba, el capítulo 1 y 2 están escritos y el 2 en etapa de corrección, lamentablemente, perdí el capítulo 3 casi en su totalidad, así que me tardaré en rehacerlo, corregirlo y seguir subiendo este fanfic. Ya volviendo al pasado para saber que pasó con estos gatos.

    Espero sus comentarios y observaciones.

    Saludos.
     
    Última edición: 25 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 6
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Sad Sad x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  2.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    ¡Yow!

    Hace tiempo que no leía algo nuevo de ti, y mi primera impresión es que tu pluma se mantiene tan aguda como siempre. A pesar de contar con tan pocas palabras en el prólogo, logras construir una atmósfera de suspenso y melancolía muy bien llevadas. Hace que uno se pregunte qué pasó con Mizu, qué hizo Mewtwo, qué papel juega Ai y (por encima de todo) qué chingados va a pasar ahora.

    Por mi parte me quedo esperando el primer cap, tan bien narrado como este prólogo que genera muchas expectativas.

    P.D: Título OP.
     
    • Adorable Adorable x 1
  3. Threadmarks: Acto I, parte 1
     
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    257
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Alma Gris
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    2096
    Acto I...

    Soledad...

    La luz del sol hizo que me despertara. Un nuevo día en la región de Kalos anunciaba que la rutina estaba por comenzar. Me levanté de la cama improvisada, escuchando el canto de las aves que eran lo único que lograba relajarme luego de horas y horas buscando un refugio para dormir. De todos los lugares posibles, sólo estaba esta casa (aunque más bien era una mansión) cubierta ya por la flora del bosque.

    Si mis cálculos no me fallaban, me encontraba en las fronteras de Kalos, un lugar bastante remoto si tomaba en cuenta que podía ver apenas la Torre de Luminalia desde aquí.

    Supongo que tener una urbe cerca era una posible explicación al abandono de esta casa.
    Abrí con cuidado la puerta de la habitación, observando el pasillo repleto de musgo y tapicería en mal estado. La madera rechina con cada paso que doy, como si fueran alaridos.

    Llegué a las escaleras de la sala principal, también rechinantes, antes de llegar a la cocina; el único sitio donde podía encender el fuego sin causar un incendio. Afuera había un árbol frutal así que salí de la mansión un momento a buscar fruta. Encontré manzanas; una manzana asada puede ser suficiente por unas horas o todo el día.

    Mi cuerpo se pudo acostumbrar a la inanición, una manzana puede ser mi único alimento por días hasta encontrar algo abundante.

    ...

    Todos los días era lo mismo: despertar, comer, viajar y, con suerte, encontrar refugio. A veces, tengo que recurrir a un campo psíquico, lo que significaba una noche sin dormir.
    Esta era mi vida dos años después desde que abandoné el Monte Quena, encerrado en una rutina que llegó para quedarse.

    Aún busco algo que hacer en este mundo. He conocido muchos pokémon, algunos se sorprenden con mi presencia, pero otros me ven como una amenaza y atacan. En su mayoría legendarios como yo. He ido a muchas regiones, visto tantas costumbres, todas diferentes pero viviendo en conjunto, hace que esa exclusión social que siento sea cada vez más grande.

    Sé que estoy aquí, en este mundo, pero hay algo en mí que me hace ajeno a él. ¿Es el hecho de que sigo siendo una copia? Sí, debe de ser eso, no ha importado cuantos años pasen, sigo siendo una copia de mew.

    Intento ignorar eso, pero es imposible.

    Mi pensamiento se vio interrumpido al sentir el olor de algo quemarse, recordando que estaba asando una manzana. Torpemente saque el fruto del fuego, estaba algo chamuscada pero todavía era comestible.

    Con algo de resignación empecé a comer.

    Volví al segundo piso luego de alimentarme. En la habitación donde descansaba había un balcón, ver un rato el exterior no me haría mal.

    Esta mansión era lo suficientemente decente como para quedarme por unos días. Era un paisaje ajeno a la ciudad, unos campos verdes y montañas a lo lejos mostraban lo basto que eran estas fronteras lejos de la intervención humana.

    Sólo había un camino de tierra que rara vez era usada. El cielo estaba algo nublado a pesar del verano.

    El único ruido es el de las aves cantar, nada de bocinas de carro o los gritos de la gente. Sólo había paz en este lugar, justo como lo era el monte antes del incidente. Desvié la mirada al recordarlo, ese fue el inicio de esta rutina que parecía ser infinita.

    Mis ojos vuelven al paisaje, es una de las cosas que me mantienen tranquilo durante lo que quedaba de tarde. El fuerte ruido de un trueno me alejó de mis cavilaciones, mirando como de forma sincronizada las gotas de lluvia caían a tierra. Tuve que entrar a la casa antes de pescar un resfriado.

    Era raro que lloviera en verano, pero con los cambios climáticos de hoy en día no era algo imposible de pensar.

    Mientras llueve voy a recorrer un poco la mansión. Los propietarios anteriores de este lugar pudieron tener algo interesante y lo dejaron atrás, la curiosidad me llamaba a recorrer estas paredes, aunque no iba a sorprenderme si no encontrase algo importante.


    Por el camino tuve que soportar el ruido de mis pasos. Sentía que algo me estaba siguiendo, pero no sentí una presencia cuando llegué a esta mansión, ¿alguien entró mientras estaba en la habitación? No lo creo, habría sentido su energía.

    Siendo precavido, entré por la primera puerta que vi en el pasillo. Suspiré y al observar el cuarto, vi unos libreros cubiertos de polvo casi vacíos, sólo quedaban pocos libros antiguos. Caminé hacía uno de los muebles, tomando uno de ellos vi como las paginas ya estaban amarillas y el olor que les caracterizaba se hizo presente.

    Me quedé leyendo por unos minutos, era una novela sobre una criatura creado mediante la ciencia... “El Moderno Prometeo”. Sentí un escalofrío recorrer mi espalda mientras más me sumergía en la historia. Yo me identificaba con dicho ser, demasiado para mi gusto.

    Sin pensarlo, cerré el libro con fuerza y lo dejé en el librero, ya no deseaba leer más... Pero ahí había más libros que me invitaban a abrirlos y verlos. Mi cuerpo por sí solo se guiaba buscando material de mi interés para llevarlos al cuarto.

    Memoricé el camino, dando unas tres vueltas antes de volver con unos veinte libros que pude encontrar en esa sala. Había olvidado por completo que me sentía observado de alguna manera. Miré a mi alrededor al recordarlo, volviendo a sentir como algo estaba constantemente detrás de mí.

    Sabía que de ver algo extraño iba a destruir las paredes de la casa, mis oídos captaron una carcajada de una niña, ¿un fantasma? No lo creo, era imposible, los fantasmas no existen.

    —Te encontré —dijo la voz de antes, al sentirlo encima pude descubrir que se trataba de algo tangible.

    Mis manos formaron una esfera negra logrando atacar al ser pequeño, me lo quité de encima y vi que sólo se trataba de una pumpkaboo de tamaño normal. Al verla relajé mis hombros, mirándola con detenimiento me di cuenta de que no representaba un peligro, pero de todas formas le estaba apuntando con mi bola sombra.

    —¿Quién eres? —pregunté acercándome.

    El pokémon se levantó del suelo y comenzó a levitar, se volteó mirándome enojada.

    —Yo debería preguntar lo mismo, ¡ésta es mi casa! —respondió voleando a mi alrededor expresando su molestia.

    —Mi nombre no es un tema que te importe —dije frunciendo el ceño—. Tú eras quien estaba levitando detrás de mí.

    La pumpkaboo no supo cómo contestarme, pero el hecho de que estaba enojaba por usar “su casa” sin permiso era innegable. Ella suspiró.

    —Mira, sólo porque en el fondo me ahorraste el trabajo de hacer un viaje para buscarte, te perdono. Me llamo Ai.

    ¿Eh? Me pregunto si escuché mal.

    —¿Buscarme? ¿Para qué? —pregunté incrédulo.

    —Oh... creo que he hablado demás. —Se dirigió a la ventana—. Eres un pokémon extraño, antes te vi maravillado con los libros.

    Mi cuerpo dio un brinco, ella me había visto leer. Sabía que yo, un pokémon, podía leer como un humano. Pensé muchas formas de justificar lo que vio, pero ninguna tenía sentido, no era lógico que una criatura que sólo se guía por el instinto entienda el significado de las palabras humanas.

    Sin nada que decir a mi favor, dejé escapar un suspiro.

    —Lo sé... soy un pokémon extraño...

    Ai sólo me miró, formando una sonrisa que uno vería en un inocente niño.

    —Pero no es algo que me moleste, tendrás tus razones.

    No puedo creer que diga esto, sin embargo, escuchar eso de ella me hizo estar un poco tranquilo. Mas aún no podía confiar en ella, en el fondo temía que sus palabras sólo fueran por lastima a alguien que no tiene donde caerse muerto.

    Siempre dicen que los niños son honestos, pero en realidad no es así. A veces pueden tener más maldad que un adulto, y esperaba que esa pumpkaboo no fuese el caso. Aunque ese tipo fantasma no me daba buena espina.

    —No me mires como si fuera a hacerte algo —profirió—. Si quisiera hacerte daño ya lo habría hecho.

    —O tal vez eso quieres que yo crea —murmuré.

    No me escuchó, en vez de eso Ai siguió flotando viendo los libros que había traído. Olvidé que la lluvia aún estaba presente, un rayo resonó la mansión asustando a la pumpkaboo. Ai se quedó observando el clima desde la ventana.

    Con el pasar de los minutos iba revisando el estado de los libros que traje de la biblioteca, era una lástima que sólo quedaran unos cuantos tomos, tal vez los dueños anteriores no les vieron utilidad al momento de mudarse. Vi que el único libro que dejé en la habitación fue el primero que leí, la verdad no deseaba ver ese texto otra vez.

    Me senté en la cama sosteniendo un libro. Ella me miraba de reojo, era divertido el cómo no era buena en disimular que me estaba observando. Ai intentaba entender las palabras de yo veía, inflando sus mofletes con algo de frustración.

    —Quisiera entender que estás leyendo —escuché luego de un puchero.

    Mis ojos giraron mirándola, ella todavía estaba intentando leer un párrafo del libro. Se trataba de un lobo que fue descendencia de un perro doméstico y un lobo. Se trataba sobre su vida, desde antes de su nacimiento. Ai se rindió, quedándose callada a mi lado. Volví al silencio habitual de mi rutina.

    La lluvia pronto amainó sintiendo el aroma de la tierra mojada.

    —¡Ya dejó de llover! —exclamó levitando hasta la ventana.

    Sin pensarlo demasiado hice lo mismo dejando el libro a un lado, ahora el césped estaba adornado con las gotas de lluvia del mismo modo que las hojas de los árboles. Siempre la lluvia dejaba un paisaje bello sin importar la estación del año. No salimos al balcón ya que estaba mojado, sólo nos quedamos frente a la ventana. Ai miraba maravillada el lugar, como si fuera la primera vez en su vida que veía algo así a pesar de que es algo común para la mayoría.

    El estómago de Ai se escuchó arruinando el silencioso ambiente, de nuevo emitió un puchero.

    —No he comido nada...

    —Creo que dejé algunas manzanas en la cocina, puedes comerlas si quieres —ofrecí algo desinteresado.

    Ai me dirigió la mirada, esperanzada.

    —¿De verdad? —preguntó.

    —No suelo comer mucho, estoy acostumbrado a no comer por días, no puedo dejar que se desperdicie.

    Sin discutirlo la pumpkaboo se fue rápidamente de la habitación, volviendo a estar solo. No podía fiarme por completo, pero si ella realmente era la dueña de la mansión tenía que mostrar un mínimo de cortesía por usar la casa sin permiso.

    El pokémon fantasma volvió al cabo de unos minutos, agradeciéndome por haberle dejado comer de lo que recolecté.

    —¿Sabes? Yo creo que no eres mal tipo —dijo sorprendiéndome.

    —Te equivocas, niña —murmuré observando cómo ella se mostraba confundida—. Yo no soy un santo.

    —Pero... Todos cometen errores, nadie es perfecto.

    —Dudo que lo entiendas, niña —respondí con algo de enfado—. Se supone que... me diseñaron para ser perfecto.

    La niña volvió a emitir un suspiro. Sabía perfectamente lo que quería decirme, pero no estaba de acuerdo, fui diseñado para ser el pokémon más poderoso. Significaba estar siempre fuerte para mantener ese punto sin importar cuan desconocido era el oponente, además de que terminé teniendo un intelecto superior a la humana, la imperfección no era una opción.

    Sin embargo... el mero hecho de existir era un error.

    No deseaba recordar esa etapa de mi vida. Adaptarme a la vida salvaje fue doloroso en muchos sentidos. Me negaba a cazar para no cargar con la muerte, robaba comida y otras cosas de dudosa moral. La naturaleza me castigaba por romper sus leyes, y tuve que ceder a algunos instintos depredadores. Cazar luego se volvió tan normal como respirar con el pasar de los meses.

    El castigo por ser algo que no debió existir, vagar sin descanso hasta su muerte sin dejar huella alguna. ¿Algo podría cambiar eso?

    Sinceramente... No lo sé.



    PS. Gacias al Kiwi por haber comentado la historia, me alegra que te haya gustado!. Tambien quienes pusieron sellitos bonitos <3.

    El capitulo 3 ya esta escrito, solo falta corregirlo y terminar el capitulo 4 para recien subir el 2.

    Saludines!
     
    Última edición: 25 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 6
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Sad Sad x 2
  4.  
    LittlePichuBaby

    LittlePichuBaby Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    26 Junio 2016
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritor
    Wow, espero con ansias el capítulo 3 ^^
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    111
    Pluma de
    Escritor
    Buenos dias, tardes, noches. Holaaaa por fin tengo el gusto de leer una historia tuya, ya había leído el prólogo pero espere hasta que subieras el capítulo 1 para comentar :P
    No tienes idea como me cae bien mewtwo es alguien a quien le tengo mucho aprecio y no sólo por su poder sino por lo que es, un "pokemon" falso, clonado, pero muy inteligente, cosas así mescladas dan como resultado un ser que no sabe nisiquiera porque existe, en tu historia relatas un día común de nuestro protagonista, resaltando que a batallado mucho en adaptarse pero por obras del destino logró superar ese reto.

    Ahora bien, tu tipo de narración es muy cómoda, no veo errores de ortografía (sólo por ahí hay errores de palabras pero mega mínimos así que no importan xD) los diálogos de los personajes siento que encajan bien y se puede apreciar perfectamente cuando alguien habla para wl mismo (mentalmente).

    Felicidades la historia me agrada muy relajante cuando describes el ambiente con la lluvia (justo llueve cuando estoy leyendo esto) y la mansión se va el cliché de ser tenebrosa aunque hay pokemon fantasma. Sigue así!! No te apresures con los demas capítulos lento y seguro. Salu2 :D
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Thranduil

    Thranduil Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    4 Febrero 2018
    Mensajes:
    137
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Holi, me paso por tu historia para comentars.

    Veo que es el Mewtwo del anime, ¿o no? Bueno, si es así veo que está muy bien llevado, tiene ese mismo aire melancólico de cuestionarse y preguntarse todo, se nota que te gusta mucho este pokémon, hay una enorme dedicación y trabajo en el relato y la narración, el único error que detecté fue la falta de un tilde. La historia en sí no ha hecho mucho aún, Mewtwo está recién conociendo a Ai, lo que me lleva al error que no sé si es notorio o no, si recién conoce a Ai en este capítulo, por qué en el prólogo ya la conoce? Yo sabía que el prólogo sucede antes que comience la historia, a menos que me equivoque, aunque entiendo que los capítulos nos llevarán a lo que pasa en el prólogo. Creo que no tengo más que decir, la historia me pareció muy agradable. Ciao.
     
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    Gold

    Gold Beta-reader Beta Reader Notable

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    160
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Dije que leería y aquí estoy.
    Primero que nada, leí ambos capítulos con este soundtrack de fondo:

    Lo cual aparentemente no es importante, pero noté, mientras iba leyendo, como la música se ajustaba perfectamente al ambiente que querías crear a tu alrededor. El primero con un ambiente incómodo, pero aún así triste, muy triste, nóstalgico y lleno de culpa.

    El segundo ambiente era más "relajado" pero aún con mucho remodimiento en los hombros y con errores del pasado que no deja soltar, puesto que eso sería una imperfección. ¿Cómo algo tan perfecto puede cometer errores? Y ahí esta la otra parte triste del relato.

    No me tomó mucho tiempo ver como va a ir la historia. El prólogo como la mitad del encuentro y los capítulos siguientes cuentan como se llegó a ese evento en particular; una vez se llegue de nuevo al prologo, la trama avanzará más, pero ahora nos toca ver primero cómo se dio en primer lugar.

    Es una lectura fácil, que logra dar esa transmisión de emociones sin fallar en el proceso o sentirse como algo "forzado" sólo para sentir una falsa empatía por el prota porque "pobrecito es la víctima de todo". Se siente natural por ese hecho de que la misma serie y películas justifican este sentimiento, porque no es algo inventado o a la deriva y se ve que te aprovechas de ese poco Lore que hay sobre el gato para poder darle esa perspectiva más profunda y desgarradora.

    Me verás por aquí seguido, gatito, igual y no a tiempo o habrá veces que me pierda(?) pero si subes cap lo vendré a leer aunque me tarde milenios xD
     
    • Adorable Adorable x 1
  8.  
    la que escribe

    la que escribe Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2017
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritora
    Me gustó. Me gusta esa forma, digamos, suave de narrar, ese ambiente malancólico tan común en Mewtwo. Por ahora claro, es un salto hacia atrás, pero te hace pensar que la historia va a mantenerse muy en ese mismo ambiente. El que esté en una mansión desocupada y tan maltratada, en lugar de, por ejemplo, estar en una casa cualquiera (o vieja, da igual), hace que se vea aun más solo. Caminar por un lugar que rechina con cada paso, a mi parecer, sólo te hace pensar en glorias pasadas. De todos modos, es interpretación mía de acuerdo a la visión personal que tengo de Mewtwo, pero estar en una mansión, que de seguro en su tiempo fue centro de grandeza, donde todo parecía ir sobre ruedas, donde de seguro vivió gente que tal vez, amasó una gran fortuna y un estatus social (y con ello cierta arrogancia), no te hace pensar en cierto personaje que se creyó el centro del universo en su momento, pero que ahora camina por el mundo sin rumbo y sintiéndose culpable de existir? Con solo el recuerdo de las glorias pasadas, igual que esa mansión? Las vueltas de la vida....
    Ahora... el moderno Prometeo. Uf, ese libro debo tenerlo en mi top cinco de libros de la vida (aunque en realidad sólo tengo bien definido el puerto uno). Cuando lo leí por primera vez, creo que facilmente pude reemplazar por Mewtwo todo el tiempo y funcionaba de maravilla.
    En fin, me ha gustado bastante y aunque ví algunas cosillas redundantes que me hicieron algo de ruido, está bien. Cosas como...

    libro, librero y libro otra vez. Bueno, seguro es cosa mía, pero ese librero pudo ser estante, repisa.

    Eso, nos leemos luego
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    257
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    O_o la verdad no me esperaba tantos comentarios en poco tiempo. Así que posiblemente haya cosas que se me queden en el tintero al responder.

    • A mí también me cae bien (a pesar de hacerlo un princeso casi siempre(?)). Aunque no puedo evitar tenerle cierta preferencia a la gata, lo cual no significa que el original no tenga algo de mi cariño ya sea por su faceta donde era algo hijoditto en la primera pelicula con los demás o su parte princeso cuando cae en mis manos(?) :D


      Me alegra que se haya logrado transmitir cierta atmosfera de que así es en parte su día a día.
    • En efecto, la mayoría de los capítulos serán sobre el cómo se llegó a ese prologo. Por lo menos yo no he visto este recurso recurrentemente en cuando a fanfics (igual puede ser porque no he leído mucho en estos meses).
    • Te digo que tengo toda la Mewtwo saga en el ordenador, así que en cierta medida tengo a la mano el material para consultar aparte de las wikis y tv tropes, y este último puede servir para armar sus buenos headcanons…

      Con la gata sí será un reto D: ya que la película es muy vaga en su historia y tengo a veces que recurrir a especulación y headcanons para rellenar los huecos que dejó la pelí. Bueh, BW en sí fue potencial desperdiciado… y eso que hablamos de pokémon.
    • Ok, admito que me gustó esta analogía de las glorias pasadas vs el presente y futuro incierto que vive ahora nuestro gato. Lo cual si es bastante acertado y en cierta forma esa mansión esta basado en una que vi en mi niñez cuando íbamos a la cordillera en familia, una mansión abandonada actualmente en medio del bosque que solo es un recuerdo de glorias pasadas.

    Ya como un comentario más general: me alegra que se haya logrado el ambiente que me proponía para esta historia, melancólico, triste y con una culpa sobre los hombros de Mewtwo. Y según mis cálculos, seguirá igual por varios capítulos.

    En el próximo capítulo estaremos bajo el POV de la gata, y así se iran intercalando hasta que se encuentren, así que tendré bastante trabajo estos meses :D Espero mantengamos este ritmo para que así todos disfrutemos del fanfic.

    Si alguien comenta luego de este post, podría responderle en el momento en el que suba el capítulo 2.

    Saludos a todos.
     
    Última edición: 22 Julio 2018
  10.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Y... ya me puse al corriente.

    Me ha gustado mucho el capítulo. Se mantiene ese tono emo en los pensamientos de Mewtwo, pero después de todo así es el personaje y es exactamente como cavila sobre sí mismo en el anime. Me gusta cómo se va construyendo poco a poco un esbozo de la historia, y tengo la sensación de que ésta podría comenzar incluso un poco antes de su llegada a Kalos.

    Ai es agradable y hasta cierto punto misteriosa. El hecho de que sea fantasma y se considere dueña de la mansión da mucho para pensar.

    Also, me gustó la referencia a Colmillo Blanco.

    No voy a ponerme a señalar errores gramaticales porque creo que esa no es la intención, así que me quedo con que estuvo muy bonito.

    Nos vemos Lizz, fue un buen cap.
     
    • Adorable Adorable x 1
  11. Threadmarks: Acto I, parte 2
     
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    257
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Alma Gris
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    2244
    Antes de leer: Los comentarios se contestarán en el PS. para no entorpecer la lectura del capítulo.

    Siempre pensé que mi libertad era limitada y por eso deseaba vivirla al máximo. Quería aferrarme a ese pensamiento, pero al final estaba equivocada. La libertad no nació en el momento en el que fui libre. Desde el principio fui libre, sin embargo, hubo factores que me impedían serlo completamente. Yo viví gran parte de mi vida en un laboratorio siendo un conejillo de indias. Bajo experimentos y torturas.

    Pero un día... mi poder se descontroló y hui de ellos.

    Quise conocer el mundo en el que vivía, con cierta desconfianza a los pokémon en un principio, pero gracias a un chico de los eevee y la niña... pude ver que no todo en el mundo era maldad, y eso se reforzó al conocer al niño del pikachu cuando luché contra genesect. Desde aquel entonces, han pasado sólo meses.

    Y ahora siempre que puedo disfruto de mi libertad. Volando por el gran cielo, lugar donde podía sentirme completamente libre junto a ellas.

    Las aves me llamaron, tal vez distraerse un rato estando en el aire me iba a hacer olvidar el estrés del día. Me acerqué a la orilla del acantilado, viendo que era seguro usar ese lugar como pista de despegue.

    Respiré hondo antes de dar unos pasos hacia atrás. Cuando ya estoy lo suficientemente preparada empiezo a tomar impulso corriendo hasta la orilla antes de saltar, la levitación hizo el resto, logrando reunirme con mis compañeras y disfrutar del vuelo.

    Mi nombre era Mewtwo. Fui diseñada para ser uno de los pokémon más poderosos en el planeta. Desde hace un tiempo estoy viviendo libre de los experimentos de mis creadores y las posibilidades de que me estuvieran buscando eran cada vez más remotas, pero no podía confiarme, quizá sólo estaban esperando que bajara la guardia antes de capturar a quien se atrevió a revelarse contra ellos.

    Escuché a mis compañeras avisándome de que estaba volando a una altura muy baja. Estuve muy ensimismada en mis pensamientos que no me di cuenta de que estaba descuidando mi vuelo. Tuve que descansar un momento, manteniéndome en una sola posición y a flote.

    —¿Estás bien, Mewtwo? —preguntó la Swanna haciendo que volviera a tierra.

    —Estoy bien, sólo me descuidé un poco.

    Ella no se vio muy convencida de mi respuesta, es más, entornó los ojos mirándome como si estuviese mintiendo... sentí como me presionaba con la mirada, esperando que diga algo más.

    —En serio, estoy bien, no te preocupes —dije cuando volví a emprender vuelo, con la esperanza de que se olvidara el tema.

    Vi como ellas se reunieron en un círculo. De seguro estaban hablando sobre mi condición, pero yo estaba completamente bien, nada iba mal conmigo. Sólo un pequeño incidente hace un mes donde no pude aterrizar adecuadamente y me lastimé un poco. Más allá de eso no ha pasado nada grave. Luego de unos minutos sus murmullos son silenciados y volvemos a nuestra actividad.

    Luego de unas horas volvimos al acantilado, mis compañeras se despidieron de mí sin disimular un tono de preocupación. Preferí dejar de lado el tema y me dirigí a una cueva que encontré días atrás para descansar.

    Volví a pensar acerca del pasado, es algo que al parecer no puedo evitar.

    Desde hace un año he estado en un viaje buscando un lugar al cual pertenecer. Una búsqueda que parecía no tener fin, oprimiendo poco a poco el entusiasmo que me quedaba luego de conocer a ese chico y su pikachu. Di un suspiro de resignación antes de acomodarme en la pared de la caverna.

    Cerré los ojos con la esperanza de dormir... no pude. Otra vez soñé con los pokémon que me miraban con recelo, temerosos de mi poder como si no supiera controlarlo. A veces, odiaba ser yo, el no ser un pokémon normal me traía más desventajas que ventajas, y tuvo que pasar mucho tiempo para que dejara de pasar por alto este detalle.

    Ya no sé muy bien que hacer, ¿resignarme a que no pertenezco a ningún lado? ¿Seguir un objetivo que nació muerto? Oh, me gustaría que las respuestas pudieran caer del cielo, pero es imposible. Mis pensamientos se vieron interrumpidos por un trueno seguido de la lluvia, estaba lloviendo en pleno verano, a pesar de que era extraño, permití quedarme en la entrada de la cueva para darme el lujo de apreciar el paisaje.

    Sentí el aroma del suelo mojado, como siempre era un aroma agradable de sentir en momentos de incertidumbre. Sin embargo, se sentiría mucho mejor si alguien pudiera disfrutarlo conmigo. No puedo negar que en momentos me he sentido en soledad, y no hablo de no tener a mis compañeras conmigo en todo momento, sino en algo más profundo, tener a alguien con quien hablar, disfrutar de su compañía y de sus silencios.

    Los demás pokémon pueden disfrutar de esto, en cambio yo debo forzar una sonrisa y asentir en silencio.

    Tal vez, y sólo tal vez, me hace falta conocer a más pokémon, salir un rato de mi zona de confort. Decirlo era tan fácil, pero al momento de ponerlo en práctica las cosas cambian. Nada asegura que los pokémon que conozca tengan alguna intención oculta detrás de un semblante inocente. Y nada afirmaba lo contrario, sin embargo.

    Aún suelo desconfiar de los pokémon y humanos, al punto de que prefiero ocultarme y sólo estar con mis compañeras antes de volar por el cielo.

    Un trueno hizo que me sobresaltara, sacándome por completo de mis pensamientos. La lluvia se hizo un poco más fuerte, haciéndome entrar más profundo en la cueva para evitar mojar mi pelaje.


    La lluvia terminó unas horas después, un buen momento para salir del lugar y buscar alimento antes de que el clima vuelva a empeorar. Confieso que todavía me incomoda tener que cazar a pesar de comprender que es algo completamente natural, pero sabía a la perfección que no iba a vivir en la naturaleza a base de sólo vegetales.

    La ventaja de mi tipo ante estas situaciones era que al menos mis presas iban a tener una muerte rápida e indolora, a diferencia de otros tipos donde hay una persecución y una agonía por parte del pokémon.

    Ver que el clima no estaba en su mejor momento, creo que debería dejar la caza para otro momento.

    Caminé por unos minutos dentro del bosque, sin ver árboles frutales a mi alrededor, tuve que volver por donde unos días antes vi unos arbustos con bayas frescas que no pude tomar cuando tuve la oportunidad, muy probablemente varios pokémon hicieron suyas esos frutos, pero valdría la pena ir a revisar.

    Me adentré con cuidado por ahí, manteniéndome alerta en caso de peligro. Sentí el aroma de las bayas, divisando un arbusto a lo lejos.

    Bayas zidra, bayas aranja... muchas de ellas se agrupaban en ese arbusto en el lugar que recordaba y aún seguían ahí para mi suerte..

    Por fortuna pude ver mis bayas favoritas; mi rostro formó una sonrisa con las bayas meloc, observé a mi alrededor en caso de que viniera alguien a reclamar los frutos. Al no venir nadie, fue suficiente respuesta para poder sacarlas del arbusto y regresar a la cueva.

    Una gota de agua cayó sobre mi nariz, dios, iba a llover otra vez. Debo apurarme.


    Le di una mordida a la baya mientras el ruido de la lluvia llegaba a mis oídos y la luna estaba en su cenit. Algunos pokémon vinieron a refugiarse a la cueva, mostrándose algo temerosos ante mi presencia. Los intenté ignorar concentrada en mi comida, pero uno de ellos no tardó en acercarse a mí por curiosidad.

    Era un espurr, me miraba con sus ojos inquietantes, no pude evitar mirarlo de vuelta creando así un ambiente incómodo entre ambos. El gato desvió la mirada al conjunto de bayas a mi lado, escuchando el gruñido de su estómago segundos después.

    —¿Tienes hambre? —pregunté haciendo que el grupo de pokémon nos observara.

    Espurr no respondió a mi pregunta, sólo dio un paso hacia adelante asintiendo en silencio. Sin pensarlo, tomé una de las bayas y extendí mi mano hacía él.

    —Puedes comer si quieres. —El pokémon no se tardó en observarme algo dubitativo, sin embargo, no tardó en aceptar mi baya. Vi a los demás pokémon—. Ustedes también pueden.

    Entre ellos se miraron, sintiendo como si esa dedición de venir o no fuera la más importante de sus vidas. Un kirlia no dudó en venir también, partiendo la baya a la mitad para compartirlo con otro pokémon del lugar.

    Comimos hasta que ya no quedó ni una sola baya, ahora sólo nos quedaba esperar a que termine la lluvia para que puedan volver a sus hogares. Mientras esperaban, los pokémon más pequeños que me acompañaban se durmieron a mi lado, los demás siguieron despiertos por unas horas más antes de finalmente dormir.


    Los rayos del sol irrumpieron mi visión, las gotas de rocío en las plantas confirmaban que llovió hasta tarde, aparte de que noté como no había nadie en la cueva.

    Todos se habían ido.

    Era algo predecible, ellos posiblemente tenían compañeros que los esperaban y la cueva sólo fue un refugio. Creo que yo también debo irme de éste lugar para continuar con mi viaje.

    El suelo comenzó a temblar cuando estaba saliendo, ¿era un terremoto? No creo que haya sido algo natural, alzando la vista al cielo vi humo en medio del bosque, cerca del río. Me sentí sobresaltar cuando escuché una explosión, viendo a los voladores huyendo del lugar, mis piernas se movieron por sí solas a dicho lugar esperando que no hubiera heridos en la explosión inicial.

    El olor a humo se volvía insoportable mientras más me acercaba. Los pokémon iban corriendo en dirección contraria a la mía buscando protegerse de lo que sea que estuviese allá. Dos pokémon parecían exaltados al verme ir en dirección al humo.

    —¡Es peligroso ir allí! —exclamó uno obligándome a parar.

    —¡Lo sé! —fue lo único que pude contestar antes de seguir corriendo.

    No iba a llegar si seguía a pie, tal vez necesito un pequeño empujón.

    Cerré mis ojos y respiré hondo antes de sentir una metamorfosis en mi cuerpo, mis piernas se separaron del suelo, sintiendo mi cola desaparecer mientras mis oídos crecían, uniéndose en una corona sobre mi cabeza, logrando impulsarme a más velocidad comparado a hace un momento. Podía superar hasta a la máquina más veloz creado por el hombre, llegar al lugar iba a ser un juego de niños.

    En un hilo de luz me dirigí hasta el humo, sorprendentemente no era un incendio normal, el fuego estaba alrededor de un pokémon cubierto por una capa, él era el posible causante juzgando su posición de ataque.

    —¡Oye! —grité intentando llamar su atención.

    El pokémon parecía levantar la mirada al escuchar mi voz, la criatura frente a mí parecía estar en cólera, con sus ojos emitiendo un resplandor azul y estaba cubierto con una capa. Mi cuerpo comenzó a temblar al verlo y mi garganta se secaba junto al estremecimiento de mi cola, ¿acaso tenía miedo de aquel Pokémon? Mi pavor no me dejaba ver mejor sus rasgos, sólo esos ojos azules.

    El viento hizo que despabilara, notando que ya no había nadie a mi alrededor. ¿Ese pokémon...? ¿Por qué... lo sentí tan familiar?


    Pasaron unas horas luego de mi encuentro con ese pokémon, a pesar de estar concentrada ayudando a apagar el fuego, mi subconsciente sigue pensando en esos ojos aterradores. Los otros testigos escaparon apenas vieron la oportunidad, afortunados a comparación de los pokémon calcinados que vi cuando el cielo se despejó.

    Así que me quedé sin ninguna pista sobre su físico ni el porqué hizo todo este desastre. Me asusta el pensar que en cualquier momento podría volver a terminar lo que empezó.

    Uno de los pokémon que vi anoche se acercó a mí con un pedazo de tela en su mano.

    —¿Eso lo tenía el pokémon? —pregunté agachándome para estar a su altura.

    ¿Por qué un pokémon iba a usar tela? Fue lo que pensé cuando tuve el paño en mis manos, agradecí al otro pokémon por entregármelo. Al menos tenía una pista sobre quien podría ser él.

    Me interesaba saber quién era, que era y por qué estaba en un ataque de ira. Tal vez, quería creer que él tuvo sus motivos para todo lo que hizo.

    Y estoy dispuesta a encontrarlo.


    PS. Yo debo salir, así que voy a tener que subir el capítulo hoy. Aparte... no había mucho que corregir. El capítulo 3 será subido cuando termine de escribir el capítulo 5, donde volveremos al POV de Mewtwo, ya que sus capítulos tienen algunos efectos en los capítulos de la gata y viceversa.

    Ahora, debo contestar al comentario de Kiwi:
    Me alegra que te gustara. Tomando en cuenta todo lo que tengo hasta ahora, dudo que pasemos a un paisaje urbano, más que nada porque me gusta más los ambientes rurales para hacer que el gato se desenvuelva en un ambiente ajeno al que normalmente se le pone, ya que normalente lo ponen en un ambiente urbano (hasta en sus cameos en los opening del anime).


    Eso es todo por ahora, saludos.
     
    Última edición: 23 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 2
    • Reflexivo Reflexivo x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  12.  
    la que escribe

    la que escribe Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2017
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritora
    Bien, bien, leído.
    Como siempre, las observaciones que hago son "cosas mías".
    Acá por ejemplo, me entró una duda sobre cómo están narradas ciertas partes. Aquí se habla en pasado

    ....

    Pero luego se hace en presente (a menos que sea un presente en plan "esto es lo hago a diario" que no necesariamente debe narrarse en pasado)

    Por lo demás todo bien. Leer sobre la lluvia cuando acá está lloviendo me ayuda al sentimiento del inmersión, ejeje. Los sentimientos de soledad de Boo (entre nos, le seguiré llamando así), de alguna manera se me hacen más esperanzados que los de Mewtwo, siempre tan emo como dijeron por ahí. En cambio ella, en lugar de quedarse lamentándose en una roca, quiere vivir al máximo porque es conciente que, a pesar de todo, no es libre. El miedo es una forma de esclavitud, después de todo. Sabe que de seguro no encontrará a ese alguien, entiende que debe salir de ese pensamiento y lanzarse solamente y trata de hacerlo, aunque sea a su manera.

    Ahora, la aparición de Mewtwo así hace pensar en que, la historia no es lineal y que hay que ir armando los hechos a medida que se vayan relatando, por lo que no me queda de otra que esperar al siguiente capítulo

    Eso por ahora

    Saludos!
     
    • Adorable Adorable x 1
  13.  
    Gold

    Gold Beta-reader Beta Reader Notable

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    160
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡GATO SE ENCUENTRA CON GATO PERO NO SABE QUE ES OTRO GATO! AHHHHHHHHHHHH
    Esta cosa se va a prender, y sobre todo, quiero saber como es que Mewtwo terminó en ese rage y eso derivó en calcinar pequeños animalitos inocentes.
    El pov de la gata es mucho más tranquilo, y más llevadero que su contraparte masculina, cargado de culpa, dolor y miedo. La gata si bien se siente sola y está afligida, sabe controlar mejor su poder bruto y manejarlo, por lo que no tiene miedo de lastimar a alguien, ya que sabe que no lo hará.
    Es un contraste muy agradable de leer entre ambos, siendo la gata mucho más gentil y el gato mucho más hosco y "violento" entre comillas.
     
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    111
    Pluma de
    Escritor
    Lolol Hola denuevo.
    Omg Mewtwo hembra, se siente muy diferente al otro, tiene que aprender a sobrevivir (menos mal que aún no caza) no será fácil pero podrá hacerlo. Es muy amigable y al parecer tiene menos dudas de su propia existencia, no quiere problemas. Quiere ser libre e inclusive ayudar a otros, muy buen corazón.

    Miedo... un pokemon tan poderoso tubo miedo, esto se va a poner muy interesante. Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Estuvo ligerito. Entre el Gato y la Gata me cae mejor el Gato, also, en sus partes sale Ai, pero al menos con este capítulo ya se siente un movimiento.

    Creo, me parece, que este capítulo ocurre antes del 1. Si Gato aún tiene su capa, sospecho que apenas está llegando a Tesselia y algo muy cabrón tuvo que pasar para que de pusiera pinche loco.

    No se me ocurre qué más decir que no te hayan dicho antes, y La que escribe ya te regañó sobre el mal uso de los tiempos, so... chau!
     
    • Adorable Adorable x 1
  16.  
    Thranduil

    Thranduil Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    4 Febrero 2018
    Mensajes:
    137
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Holi.

    Interesante, desde el punto de vista de la Mewta, ella parece ser más madura que el Mewtwo, como que aceptó más fácilmente que fue creada por propósitos egoístas, aunque en ella destaca el miedo hacia otros seres y el respeto por otras vidas. Me agrada ese contraste entre ambos. No conozco mucho la historia de la Mewta, pero creo que su personalidad es muy fiel al anime. Creo que su madurez hace que me caiga mejor, su aparición en el anime hizo que me decidiera en hacer mi fic en un mundo aparte de éste.

    Imagino que el pokémon de la capa es el otro Mewtwo, me intrigan sus razones para hacer lo que hizo, por qué se comporta así? Pensé que ya se había solucionado su dilema existencial, será que hay una nueva amenaza? etc?

    Bueno, creo que el capítulo en sí es para presentarnos a la Mewta, por lo que no puedo comentar más. Esperaré el próximo capítulo. Ciao.
     
    • Adorable Adorable x 1
  17. Threadmarks: Acto I, parte 3
     
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    257
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Alma Gris
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1820
    —¡Mewtwo!

    No era la primera vez que sentía este dolor en el pecho, el grito de la niña hizo que luchara por volver a estar de pie sin perder el conocimiento. Mi cabeza también dolía a comparación a otros días. Era algo que me pasaba muy seguido para mi gusto. Al inicio lo asociaba al estrés de estar viajando constantemente, pero varias cosas me hacían poner eso en duda.

    Es como si fuera a tener un ataque de nervios en cualquier momento, y por alguna razón, sentí que imágenes fugaces pasaran frente a mis ojos, pero eran demasiado borrosas como para saber de qué se trataban con claridad.

    Respiré profundamente, y con los ojos cerrados, mi corazón pudo volver a la normalidad y el dolor de cabeza ya no estaba presente. Era la primera vez que me pasaba en esta casa.

    —Tranquila, estoy bien... —murmuré para ya no preocupar al pokémon tipo fantasma.

    Tomé el libro que estaba leyendo del suelo, la página donde estaba se terminó perdiendo, no tenía la paciencia para buscarla. Voy a leer de nuevo.

    Ignoré que había vuelto a llover.


    Ai estaba disfrutando de su ración de bayas mientras continuaba con mi lectura. De vez en cuando, desviaba la mirada para ver si no se estaba metiendo en problemas. Los tipo fantasma suelen ser seres traviesos, jugando con objetos y lanzándolos para asustar a los humanos. Al menos era de ayuda para alejar a entrenadores que se atrevieran a acercarse a esta mansión.

    La pumpkaboo hacía levitar los libros que iba descubriendo en la biblioteca de la casa y me los traía para juntar la nueva pila con los demás textos. Pasé una página del libro, éste se trataba de un hombre que se había aislado del mundo, perdido en sí mismo. De nuevo comenzaba a sentirme incómodo por el contenido de la obra, preguntándome si me estaba identificando mucho con el personaje del libro.

    Suspiré con algo de pesadez, dándole una última mirada a la página del libro antes de cerrarlo y dejarlo en la mesa continua.

    Ai vio mi acción, acercándose a mí con intenciones de preguntarme sobre la pausa en mi lectura. El pokémon fantasma no dijo nada para mi sorpresa, tomando el libro haciéndolo levitar. Emitió algo parecido a un puchero.

    —Aún no puedo leer esto —pronunció el pokémon con cierta expresión de frustración.

    —Un pokémon común no sabe leer —dije quitándole el libro antes de que algo pasara con él. Los pumpkaboo también sabían usar ataques de fuego, lo cual podría ser peligroso con tanto papel cerca.

    —Pero tú lees...

    —Porque aprendí por mi propia cuenta. —Me alejé de ella dejando el libro en su lugar, yo también debería comer.

    Fui a la cocina, estaba igual que el día de ayer; recordé que no hay agua en este lugar. Para nosotros, beber mucha agua era un elemento importante y funciona para mantener nuestros poderes a flote. Cogí una manzana, tomé mi capa y caminé hasta una de las salidas al patio trasero.

    Salí al exterior, observando la flora que se ocultaba detrás de las paredes, las rejillas estaban cubiertas por las enredaderas que empezaban a reclamar lo que alguna vez fue su territorio. En el centro de todo, hay una fuente ya destruida, la figura que alguna vez estuvo ahí apenas estaba reconocible.

    El pasto mostraba los signos de la lluvia, las paredes estaban mohosas y no muy lejos de la fuente pude divisar lo que parecía ser una bomba de agua, aunque estaba muy oxidada como para intentar accionarla.

    Caminé hasta ahí y sujeté la palanca con ambas manos, apliqué algo de fuerza sin éxito. Insistir no era una solución sin romperla.

    Ai apareció detrás de mí, notando de inmediato mis intenciones con la bomba de agua.

    —¿Quieres agua? —preguntó—. ¿Ves la estatua de la fuente? Está apuntando hacia el norte, en esa dirección hay un río con agua limpia para beber.

    Me volví en la dirección que señalaba, era donde terminaba el terreno y comenzaba el bosque. Naturalmente le agradecí por la indicación. Comencé a caminar hasta el bosque, sintiendo un cambio drástico en el ambiente que me rodeaba.

    Nunca me había sentido tan ajeno al ambiente pokémon como ahora, era como si definitivamente la naturaleza me rechazara.

    Su respuesta era más que suficiente, no iba a importar que tan “salvaje” intente ser, seguiría siendo un fenómeno que nunca debió de existir. Mientras me adentraba, varios se detenían para desviar sus miradas hacia mí. No se daban cuenta de cuanto me incomodaba. Terminé poniéndome la capucha, tal vez así, ocultando mi rostro, la naturaleza no se indignaría por mi presencia.

    Ya estaba muy cerca del rio, y el sentimiento incómodo ya se estaba volviendo insoportable. Detesto esto, al bosque, a los pokémon… todo.

    Y, sin embargo, tenían todo lo que yo más anhelaba.

    Mi pecho empezó a sentirse pesado otra vez.

    Desde hace un mes que esto me pasa cada semana. Sentí pánico, necesitaba alejarme de este lugar, rápido. Caminé cerca del rio, ignorando a algunos pokémon que se preguntaban qué pasaba, no iba a dejar que vieran en lo que me convertiría si me quedaba.

    Respiraba con cierta pesadez. Apretaba la mandíbula con mucha fuerza, rechinando los dientes mientras la presión le ganaba a mi parte racional. Nublando gran parte de mis sentidos, sólo contando con cosas muy básicas por mi condición de ser un pokémon... una bestia.


    …Yo era una bestia…
    …Un ser anormal que tuvo la desgracia de nacer...
    ...Y tuve la mala fortuna de poseer un corazón...

    «¿Quieres seguir jugando a ser humano? ¿Creerte un pokémon? —pronunció una voz en mi cabeza—. Oh... ¡pobrecito! Incluso ya encontraste una casa, estás a nada de ser como esos simios parlantes...»

    Silencio...

    «¿Por qué? ¿Dije una verdad incómoda? Ambos lo sabemos, no eres humano, no importa que tanto disfraces tu forma de actuar o intentes cambiar tu aspecto, nunca serás como ellos. Y para los humanos sólo eres una bestia, algo que pueden someter.»

    Ya basta... no sigas...

    «¿Qué vas a hacer, autodestruirte? Soy una parte de tu propia consciencia, no puedes deshacerte de mí. Sabes que nunca serás un humano, y que ellos nunca te van a aceptar en su sociedad, ¿quieres saber por qué?»

    ¡Ya basta!


    No recuerdo bien que ocurrió después… sólo sentía el aroma del humo y el calor del fuego. Algunos gritaron de dolor ante la onda expansiva de fuego, sin darme cuenta, estaba provocando un incendio.

    Pero una parte de mi quería, deseaba, hacerlos sufrir más, que se dieran cuenta de mi frustración por no ser como ellos… de no ser humano… de estar atrapado entre ambos mundos y no ser ninguno. Arrasaría con todo el bosque si fuera necesario.

    —¡Oye! —una voz hizo que volteara a ver quién osaba a detener mi arranque de ira, mi visión estaba completamente borrosa y sólo podía escuchar esa voz.

    Era el de una mujer, la escuche dentro de mi cabeza... otro psíquico capaz de usar telepatía. Pero hay algo que no entendía... ¿Por qué? ¿Por qué se me hace una energía y poder tan familiar, como si fuese casi igual al mío?

    No lo sé, y quizá no lo sabré nunca, me retiré del lugar antes de poder averiguarlo. Iba a llamar la atención de otros legendarios, y no iban a dudar en destruirme.

    O tal vez... me estarían haciendo un favor.


    No pude evitar sentirme como el más grande idiota sobre el planeta. Ver el humo desde la ventana de la mansión, lo peor es que sabía perfectamente que yo lo había causado y me estaba ocultando aquí como un completo cobarde. Todo mi cuerpo se tensaba al ver a los pokémon que huían y pasaban por aquí como ruta de escape.

    —Está muy mal afuera —escuché a Ai hablar mirando en la misma dirección que yo.

    Sin pensarlo cerré la ventana de golpe, dejándola descolocada.

    —El olor a humo puede entrar —pronuncié en un intento de justificarme.

    Pareció una respuesta razonable para ella, tampoco pensaba decirle cual fue la verdadera razón.

    —Mewtwo... ¿podría leerme algo? —esa pregunta me tomó por sorpresa, viendo como hizo flotar un libro hacia nosotros.

    El pokémon fantasma se sentó en la cama, el libro era infantil, no lograba reconocer de dónde vino cuando en ningún momento vi su portada en la biblioteca de la mansión; lo pudo encontrar mientras estaba fuera. Vi a la pequeña a los ojos, y de la misma forma que con la voz del bosque, su mirada se me hacía familiar.

    Sin más opciones, tomé el libro entre mis manos y comencé a leer. Mi mente estaba más pendiente de mis propios pensamientos que de la lectura, escuchando mi voz en segundo plano.

    Hoy pasaron muchas cosas, pero seguía ensimismado en esa voz que me llamaba, su poder tan familiar al mío me abrumaba, como si nuestro parentesco fuese muy cercano...

    Posiblemente era un mew que justo estaba en ese lugar, es lo más cercano que tengo en cuanto a poder y genes. Además, era la única opción, no existe otro como yo en este mundo. Es imposible siquiera pensar en esa posibilidad.

    —Mewtwo... —Ai me sacó de mis pensamientos—. ¿Estás bien?

    No pude evitar suspirar con desánimo.

    —Sí, estoy bien, algo cansado —respondí.

    —¿Va a dormir? —volvió a preguntar.

    —Eso creo.

    —Entonces te dejo a solas, aunque todavía no es de noche, puedes dormir con tranquilidad.

    No sé porque estaba entablando una conversación con una calabaza flotante, aún no la conocía como para revelar datos que consideraba íntimos, aunque... hablar con ella puede ser una buena forma de dejar salir las ideas que rondaban en mi cabeza, en vez de encerrarlos y que no salieran de ahí.

    Me acomodé en la cama cuando ella se fue, era difícil dormir luego de lo que hice en el bosque, las voces de los pokémon iban a seguirme en sueños hasta encontrar una forma de redimirme.

    Quizá la voz de aquella fémina tenga la respuesta a mi pesar, si tan sólo supiera a quien pertenece.



    PS. Absbsbsbsbs, está vez me tardé un poco en escribir el capítulo 5, pero afortunadamente pude terminarlo y corregir este. Como siempre, actualizaré cuando tenga listo el capítulo 6. Debo decir que me alegra que se haya notado un contraste en ambos narradores, ya que ese era uno de mis mayores... temores ya que no estoy muy acostumbrada a ir cambiando de narrador, pero sí es buen ejercicio :)

    Bueno, eso, bye!
     
    Última edición: 8 Septiembre 2018
    • Adorable Adorable x 3
    • Sad Sad x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  18.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Akita...

    Ya leí el capítulo nuevo... al final el gato anda esquizofrénico porque la emocidad no es una verdadera enfermedad mental. Ok, creo y supongo que está relacionado con su apéndice en la cabeza, ese que sale de su nuca, y que va a ser el causante de que tarde o temprano lastime a Femtwo, cuando malas pasas cosen. Estuvo ligerito y algo más corto, eso lo hizo sencillo.

    Ai sigue siendo mi pj favorito de lejos.

    Nos vemos.
     
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    Gold

    Gold Beta-reader Beta Reader Notable

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    160
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ohh... así que este cap va antes del de la gata. Y el breakdown de Mewtwo se dio por su propia culpa, represión y sentimientos negativos que tenía dentro, causando una gran destrucción al escuchar a la negatividad de su interior. Debo decir que me dio mucha pena leer esta POV del gato, puesto que se nota que sus demonios internos lo carcomen y lo hacen sufrir hasta límites inimaginables; me dio ternura el hecho de que le leyera a Ai, a pesar de que estuviera más concentrado en sus propios pensamientos, y como la fantasmita trata de comprenderlo y darle su espacio.

    Y no gato, no, sí hay otra igual que tú. Sabes muy bien que Mew te trollea, no puede ser un Mew, deja de cortarte las venas con galletas de animalitos(?).

    En fin, que este no es el primer mental breakdown de nuestro gato favorito, al parecer sí uno de los más violentos. Porque quería matar, destruir, hacerles sentir a todos su dolor y su miseria de no poder pertenecer ni a uno ni a otro mundo.

    Ai es adorable, punto.
     
    • Adorable Adorable x 1
  20.  
    la que escribe

    la que escribe Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2017
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritora
    Bien, hola. Por fin llego temprano y puedo leer (aplausos)
    Vamos a lo nuestro. Como siempre, yo y mi afán de buscar cosas.

    Este
    es un poco el "salí pa´fuera", "entre pa´entro", y etc, etc, etc. Pudo ser un "Salí", "Fui al exterior", "Me aventuré a la lluvia". Sólo eso.

    Sobre la trama, si bien fue cortito, estuvo bien interesante. El conflicto de Mewtwo con su identidad es algo a lo que se le puede sacar mucho material. Por un lado, está la tristeza de sentirse un paria del mundo, para luego sentir el orgullo tratando de disfrazar esa rabia de odio hacia los demás "porque ellos tienen la culpa, incapaces de entender en sus simplonas mentes", para luego pasar a la rabia con todo. Con él mismo, el mundo. Todo.
    En esa parte, me gusta mucho este pequeño diálogo entre Mewtwo y su conciencia, cosa que, si te soy sincera, me pone un poquitín incómoda, porque cierto pokémon-destruye-cosas tiene uno parecido en cierta historia en pana. Pero el asunto es que, por más feo que suene, me encanta el conflicto que tiene consigo mismo, esa división que no puede superar. A ver si Mizu logra hacer algo.

    Eso por ahora, saludines!
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso