One-shot de Pokémon - Absol, la trotamundos

Tema en 'Fanfics Terminados Pokémon' iniciado por Donna, 18 Diciembre 2018.

  1.  
    Donna

    Donna Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Octubre 2016
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Absol, la trotamundos
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1697
    Absol, la trotamundos

    En el primer día de Marzo, año del que no tengo la sensatez de recordar, no ha mucho que una bonita Absol arribaba a su lugar en una aldea en la pequeña Bretaña. Parte de su fortuna consistía en algunos andrajos como abrigo, un caldero con maíz, carne y retazos de pan, un par de alforjas robadas, cuatro robustos leños de roble, preciosas gemas en un cesto y algún que otro Deerling para la cena entre semana. Su edad, que no era poca en entendimiento, rondaba entre dos o tres otoños; es, pues, el hecho de que la susodicha Absol se había dado la mayor parte del día en vagar alrededor de las intrincadas arboledas en busca de algún refugio donde pudiese resguardarse y enmendar su mucha necesidad. Una dulzura instantánea se desprendía de su rostro oliváceo, fuertemente iluminado por su pelaje, pero delicadísimo y suavemente impregnado de lágrimas bajo sus bordeados ojos, y en la parte superior de las mejillas, sobre la cual a veces las largas pestañas proyectaban su sombra. Y con estas agradables aptitudes procuraba asomarse por las vadeadas travesías de los pastizales, con el rubicundo sol esparciendo sus delicados rayos sobre su brillante pelaje y cargada de un sillín de alforjas sobre su ceñida figura.

    La pokémon, siempre alegre e inquieta, se sentía con ganas de lanzar un bostezo de los que descargan los nervios y revolcarse en el peñascoso suelo, saludando con dulces y melodiosas armonías la llegada del amanecer. Lucía un tupido y garboso cuerno azulado que en semejantes criaturas se pintan, y sus enormes y brillantes orbes la dotaban de cierto aire ingenuo; su voz, tan dulce y prodigiosa como el canturreo de un pidgey, era fruto de una ferviente atracción para el oyente promedio. Con aquellos alegres coloquios anduvo hasta llegar a un castillo de adoquín donde una pequeña aldea se asomaba al fondo, saludada con una reverencia y seguida por una fiel algarabía siempre envuelta en un quehacer acogedor, o al menos eso atinó a creer.

    Con esta y otras algazaras la cachorra relegaba sus voluntades; solía ir a la cervecería durante la noche donde dos doncellas esperaban sosteniendo algunas antorchas. Ella entró a la posada esperando por algún enano tocando la trompeta anunciado su llegada, pero, al ver que nadie estaba allí, y viéndose a sí misma en el apuro de arribar hacia los establos y conseguir algo de comida, dirigióse a el portón de la posada donde otras dos doncellas aguardaban. En ese momento quiso la casualidad que, estando uno de aquellos porqueros que iban hacia los establos dio un estruendo de su cuerno para reunir a sus cerdos, e inmediatamente se le representó a la cachorra lo que deseaba, la señal de una enano anunciando su llegada; y con aquella prodigiosa satisfacción que le caracterizaba ella cabalgó hacia la posada y hacia las damas, quienes, viendo a una pokémon de aquel talante arribando con tal terneza, aderezáronle enseguida algo para comer.

    Pasó infinidades de amenos días allí, donde no más de una discusión tuvo con algunos pokémon acerca de quién fue el más valiente entrenador pokémon: Baltarabadán de Sinnoh o Maltadicomiconiqués de Kanto; pero el Gogoat más anciano de pueblo aseguraba que nadie había peleado con tanta maestría como Espartafilardo de Johto, y que él no era tan llorón y melindroso como lo eran los demás, y que su valor fue siempre sumamente aclamado.

    La pokémon, al ver aquella muchedumbre celebrando su llegada, comenzó a decir con mucha donosura...

    “¡Nunca, oh! algún pokémon fue,
    Por manos de borrachos tan aplaudido,
    Como aquella briosa Absol,
    Cuando desde su pequeña aldea ella vino-
    Doncellas acariciaban su pellejo,
    ¡Oh!, suavemente rasgaban su cola”

    Las doncellas, quienes no estaban aptas para entender sus ladridos, no respondieron nada. Luego, la cachorra continuó…

    Ya en esto llegaba la noche en la aldea, y por orden y buena diligencia de las mozas aderezáronle algo de comer para todos los pokémon que en la posada estaban; llegada, pues, esa hora, acomodáronse todos alrededor de un gran mantel, donde diéronle la cabecera y asiento principal a la Absol, quien les había prometido en contarles algunas de las tantas leyendas de los lugares en los que había estado. Esto movía en demasía el ansia y placer de los pokémon presentes en oír historias, cuales, por mas falaces que resultaban, solían alimentar la imaginación y el alma.

    Cuando hubiéronse todos hallado en silencio, Absol, movida por un espíritu acrecentado al ver la atención que le prestaban a sus coloquios, comenzó a narrar en buena hora, diciendo…

    “Allá en la vieja ciudad Teja, cerca de los pantanos, había un molino de viento en esquina, formando ochava. Creo que ese molino aún sigue en pié, aunque sus aspas y color, con el tiempo, han ido deteriorándose.

    Estaba habitado por paisanos que habían huido de la guerra. Como era un lugar muy chiquito, los paisanos estaban apilados uno arriba del otro. Y un día de esos vino la fiebre amarilla y los mató a todos. Así que el viejo molino quedó lleno de espíritus. Se escuchaban ruidos extraños en los arrabales del pantano. La gente no se animaba a arrimarse por allí, ni siquiera por necesidad.

    Alaridos. Estallidos de llanto. Avemarías. Gemidos. “¡Me quemo! ¡Me quemo! ¡Tengo fuego en la cara, en la cabeza! ¡Agua! ¡Agua!” Y no había nadie. El lugar estaba vacío.

    Como a los treinta años de estos sucesos se metió a vivir en ese lugar abandonado, que todos tenían por lugar de fantasmas y encantamientos, una mujer joven con su recién nacido. Chiquito. Todos le habían dicho: “Julia, no te metas ahí porque es un lugar de muertos sin justicia. Te van a cortar la leche que tienes para el crío”.

    Entonces la muchacha se enojó: “¿Ah sí? Usted dice eso porque tiene lugar, usted tiene casa, ¿eh? ¿que hago yo? ¿adónde voy a ir con el crío? ¿debajo de un árbol?” Y dicho esto, se fue.

    Ahora, ruidos de cadenas la mujer no escuchó. Gemidos, voces, tampoco. Sólo había un débil reflejo que venía del ático del molino. Lo que sí, a pesar de que la mujer tenía mucha leche, y de que el niño tomaba como un desesperado, cada vez iba poniéndose más flaquito. Casi se le podían ver los huesos. Más flaquito y más flaquito. Entonces la muchacha, desesperada, fue a ver a la bruja de la vuelta. Era una mágica buena, que no hacía maléficos; al contrario: cuidaba a la gente pobre. No bien lo vio al crío la bruja ya supo. “Hiciste bien en venir, hija. Son los muertos los que te están sacando la leche. Como el lugar está apenas iluminado tú sientes que te chupan los pezones, y crees que es el niño. Pero no. Son los labios de los muertos los que te están sacando la leche.”

    Poco más quedaba para finalizar el cuento, cuando del camarote donde descansaban los hospederos salió un hombre todo alborotado, y comenzó a gritar:

    “Acudid pronto caballeros, que mi amigo se encuentra en la batalla más fiera y desigual que han visto mis ojos. ¡Vive Arceus, que ha derrotado con sus propias manos a la bestia Hydreigon y le ha arrancado la cabeza con sus propias uñas!”

    “¿Que decís hermano?” respondió el dueño de la posada “que esta no es tierra de dragones ni de bestias, como puedes asegurar tal disparate”

    En eso oyeron un gran estrépito que venía desde los camarotes y que alguien daba voces.

    “¡Follón, malandrín, ladrón, andrajo del honor, que aquí te tengo y no ha de valer tus tres cabezas!”

    Y parecía que daba grandes cuchilladas en las cabezas.

    “Moveros de allí y venid a socorrerlo, que yo he visto correr la sangre de la bestia sobre la solada y a su cabeza rodar por las escaleras”

    “¡Castigo de dios! ¿acaso no serán mis alforjas de vino las que está acuchillando aquel falaz? ¡que me va a pagar hasta el último real!”

    Y con esto entraron al aposento, y hallaron al borracho tirado en el suelo y a las alforjas de vino derramadas sobre toda la habitación…

    Una vez salieron todos a socorrer al pobre borracho y a consolar al dueño de la posada por su copiosa pérdida, la Absol quiso continuar con su relato…

    “Menos mal que la bruja era buena y los apañó en su casa en un rinconcito a la muchacha y a su crío hasta se pudieran conseguir otra comodidad. Y le dijo la mágica: “¡Óyeme bien, muchacha!: dos días más (dos días ¿eh?) que tú te hubieras quedado en ese molino y el niño se te moría.”

    Se fue la bruja al día siguiente donde el molino. Y, con una maza de fino acero, quebrajó en pedacitos la elegante y antiquísima lámpara araña que pendía se las ganzúas del tejado. Aquella quien quemaba las almas de los que, a pesar suyo, querían aventurarse en el viejo molino de viento”

    En esto, el borracho, quien sin duda pensó que era una bestia a la que había acometido, comenzó a despertar, a lo que le dijeron…

    “Bien puede dormir usted sin la preocupación de matar ningún gigante, porque está todo ya hecho y concluido”

    “Eso creo yo también” respondió “porque he tenido con aquella bestia la batalla más descomunal que jamás se ha visto por estos lares”

    En esto se incorporó a la escena el dueño de la venta, quien, al ver al borracho en todos sus sentidos, estalló en cólera diciendo…

    “¡Una batalla con mis alforjas de vino querrá decir usted, que por si no lo sabía, el Hydreigon muerto en realidad es un cuero agujereado, la sangre que usted dice es en realidad el vino derramado sobre la solada, y la cabeza de la bestia resultó ser la puta que lo parió, y que se la llevó Satanás!”

    Los pokémon, que aún estaban allí, observaban aquella escena con gran sorpresa, sobre todos los mas críos que habían llegado allí con su manada. Con esto, la Absol dio voces diciendo...

    "¡Ustedes! ¿que hacen aún aquí? ¡Rájen, rájen de acá! ¡que vendrán los muertos sin justicia, y se los van a chupar a todos! ¿eh? ¡vamos, váyan!"
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  2.  
    almiok

    almiok vamos, escribamos con fervor. Estudiante de Edición

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Mayo 2018
    Mensajes:
    348
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola.

    Me gusta la imaginación que tienes.


    En primer lugar dejame comentarte que el mensaje de la historia que compartes, es algo difuso y aunque simple, es muy interesante, me ha gustado mucho.

    Solo quisiera puntearte ciertos aspectos de esta, que son:

    , esta parte es difícil y algo confusa de entender, quizá el cambio de palabras o una mayor descripción de la idea mejoraría la idea que se pretende presentar.

    Faltó cerrar las comillas, ya sea que quisieras cerrarlas en este párrafo o al final de la historia, falto cerrarlas.

    No estoy seguro si es correcto la frase -que pendía se las ganzúas - / es pendiase las ganzúas / pendía de las ganzúas, agradeceria me comentaras si es correcta

    Es algo complicado entender si en algún momento (en caso de haberlos) un humano habla o se trata de Pokémon antro ya que falta un poco la distinción entre diálogos.

    Y finalmente el ritmo en que escribes partes de la historia, distrae un poco la lectura de la misma, es decir, con los primeros párrafos nos proporcionas una idea del modo/tono/ritmo de la lectura, que empleamos con la imaginación al leer tu maravillosa historia e imaginarla, pero en los siguientes párrafos no hay un cambio de palabras ni cambio en el orden de palabras y da la sensación de que esta mal.

    por ejemplo:
    En opinión personal armoniza mejor la frase -Ahora, que sin ningún ruido de cadenas la alertara/percibiera, gemidos y tampoco voces.

    O algo asi.Si faltaron acentos no lo dire porque a mi se me pasa el poner muchos de ellos.

    Me gusta la forma en que escribes, espero con ansias poder leer tu próxima historia.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    Maze

    Maze Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    408
    Pluma de
    Escritor
    [​IMG]
    A mí me hizo reír bastante lo del borracho. Hay algo en estos relatos, un no-sé-qué que siempre me saca una sonrisa cuando lo termino de leer. Tal vez es ese español arcaico, muy a lo Cervantes, que dominas muy bien, o el hecho de que estas historias cortas no pretenden otra cosa que hacer reír al lector con un tono tan elevado al absurdo.

    Y... Me cuesta trabajo hacer un comentario más largo, lol.

    Buen día.
     
    • Adorable Adorable x 2
  4.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,877
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Me uno al club "leer las historias de Donna me saca una sonrisita y me genera un sentimiento lindo <3" Me sigue pasando algo de factura lo poco por no decir básicamente nada que he leído de textos antiguos; ni Cervantes ni Lope de Vega pero me basta para entender que esto es una comedia con momentos bastante simpáticos, que el relato de la bruja y la pequeña odisea del borracho.

    Creo que lo más bonito en sí de la historia es el ambiente que te hace imaginar, uno muy de cuento de hadas porque al final de cuentas tienes animales con poderes elementales que hablan y tienen aventuras, pero a la vez mucho más cercano a nuestro mundo o al menos una aproximación más real a una versión literaria de un viejo mundo pokémon.
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Donna

    Donna Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Octubre 2016
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Muchas gracias por las revisiones, las tendré en cuenta. Muchas veces las expresiones no suelen ser demasiado claras y eso es bastante malo si lo que uno quiere es ser entendido en sus escritos ;-D
    Me alegra que haya sido de su agrado
     
  6.  
    Donna

    Donna Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Octubre 2016
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Buenas, gracias por el comentario. Este tipo de relatos que son más amenos y poco pretenciosos son realmente un relajo de escribir. Creo que lo más interesante de ellos son el sentido que el lector les da, cuales a veces superan en creatividad a lo que el autor quiso expresar.
     
  7.  
    Donna

    Donna Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Octubre 2016
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Que agrado saber eso, señorita Plushy. Hay una lista de espera calenturienta de historias con tan simpáticos personajes ;-D
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso