Otro A.l.[E] 1437

Tema en 'Relatos' iniciado por YouSeeBIGGIRL, 20 Mayo 2019.

Tags:
  1.  
    YouSeeBIGGIRL

    YouSeeBIGGIRL I'm Machine

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Marzo 2018
    Mensajes:
    10
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    A.l.[E] 1437
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    393
    Rebosante de fervor, anhelo el brillo cálido de su sonrisa,
    aunque incapaz soy de ver sus altas lunas.
    Con timidez deseo poder admirar la desnudez de su galaxia,
    aunque me pierdo en su órbita.

    Me agito de un lado a otro con devoción por su llegada,
    pero me escondo al mero rastro de su silueta.
    Cobarde y deseoso de tener dentro su ternura letal y cegante,
    encuentro consuelo en sus estrellas frías, distantes y fugaces.

    Me retuerzo, chillo, desgarro la carne y asfixio ante su marchar,
    las náuseas regresan y el mustio aguacero empieza.
    Quiero verla, quiero verla, quiero verla..., quiero verla nuevamente;
    prometo desenredarme cuando la fría lluvia estacional muera.

    Bajo el sumiso sollozo me deslizo, entre restos de estrellas, agujeros negros y nébula sangrienta,
    recuerdos de su partida y mi impotencia.
    Férreas escamas y repulsivos trozos de mi ser quedan esparcidos en el vacío,
    dejo atrás los grilletes y el bozal de mi insanía, buscando los últimos vestigios de cordura.

    Me arranco los dientes a mordiscos de materia planetaria,
    creyendo liberarme de mi veneno.
    Pero sigue existiendo en lo más profundo de mi ser,
    siempre será parte de mi, ahogándome.

    Nunca he gemido de esta manera en un llanto de celos y desesperación,
    alguien más dice lo que yo le diría al apreciar completamente la belleza de su universo.
    No hay un claro en esa interminable locura,
    la luz que tiritaba y me ruborizaba fue capturada sin maldad más que la de un amante.

    Miro los insípidos astros en el río de sangre que se creó de mi apertura,
    seguramente en su brillo tendrán color.
    En el mío únicamente dolor
    y humedad.

    Aquellos restos de piel en la orilla sólo son huellas de mi ingenuidad,
    de lo mucho que atesoraba su horrendo brillo.
    Observo la nueva piel y siento tristeza,
    no soy más que lo que esperaba ser para ella.

    Lloro, río y devoro,
    esperando saciar ese agujero en mi.
    Me miento con verdades,
    y sueño nuevamente con su retorno, anhelando su sonrisa.

    Me escondo y la admiro,
    tímidamente de mis labios sale su nombre.
    Que seguramente será olvidado como todo aquí,
    pero no me cansaré y repetiré siempre.

    Este es mi destino,
    duele.
    Pero me llena,
    soy feliz.

    Sólo quiero verla otra vez,
    sólo otra vez.
    Aunque sea alejándose,
    hasta ser capaz de decirle: 1 4 3 7.
     
    Última edición: 20 Mayo 2019

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso