Long-fic 10 Errores.

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Insane, 9 Marzo 2018.

Cargando...
  1.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    809
    Autor: Caótica/Insane
    Titulo: 10 Errores.
    Tipo: Long-fic
    Género: Drama, angustia, y probablemente lemmon en algún capítulo.

    Advertencias: El principio está en pasado, en cierto punto volvemos al presente, así se desarrollará casi toda la historia. Además de eso lo realicé en un contexto académico, ya que las primeras experiencias de esto, se dan mayormente en esta etapa de la vida.

    Tendrá únicamente 10 capítulos aparte del prólogo. Error por capítulo, y con error me refiero a lo que cometemos todos los seres humanos, se darán cuenta más adelante de ello, o probablemente se sientan identificados desde ahora.


    Prólogo- Error # 0
    [​IMG]
    Todos pasamos por un desastre amoroso, pero no lo manejamos de la misma forma.

    Los orbes azules reposaban visualizando su mano mientras sacudía el lápiz entre sus dedos a causa del aburrimiento, pero en un instante se vieron presos al escuchar la voz del docente, encontrándose con la joven nueva en el lugar. Inmediatamente aquellos ojos esmeralda capturaron los suyos, proclamando su atención con una sonrisa dudosa al encontrarse en un sitio nuevo para ella, pero para él, sería un placer mostrarle cada instalación del instituto.

    Naruto libre de culpa levantó la mano mostrándole el pupitre a su lado, el cual ella ocupó minutos después de presentarse. Sus viriles labios formaron una sonrisa ladina al tenerla cerca, porque su corazón palpitaba como si algo nuevo se aproximara, y vaya que no estaba tan equivocado como creía al ver aquellos blanquecinos dientes al sonreírle.

    Los demás estudiantes le eran irrelevantes en su totalidad, aunque unos mayor que otros, porque como la mayoría tenía a su mejor amigo atrás suyo, con ese semblante aislado y propio de él.

    —¿Sakura no es así? —. La jovencita asintió, contenta de tener al parecer su primer amigo—. Mi nombre es Naruto, y el idiota de atrás es Sasuke.

    La fémina rio con gracia ante la osadía de su nuevo conocido. Los engranajes de la cabeza del Uzumaki comenzaron a acomodarse ante el rostro de muñeca que tenía la chica nueva, porque el interés que surgió en su inconsciente no hacía más que abarcarle la razón, causando que su personalidad se volviera aún más extrovertida de lo que realmente era. Y aunque seguía siendo prácticamente una desconocida él sabía que no lo sería por toda la vida, porque él estaba dispuesto a jugársela por ella, pero nunca imaginó que con eso, su corazón se iba a partir, trozo a trozo, pedazo a pedazo.

    Y que la memoria, empezaría a hacer de las suyas, llegando al punto de querer ser amnésico, al menos para olvidarla a ella. Y aunque le enseñó, aunque lo levantó y lo tiró, culpa en parte suya había sido, porque ilusiones tenemos todos, pero mecanismos de defensa para una pasión, pocos.

    Su pecho se contrajo al verla ingresar nuevamente por la puerta, con la mochila colgada al hombro, como la vio el primer día que la conoció, y aunque empezó interesado, en el presente, estaba desilusionado, de todo lo que vivió y lo burlado que se sintió, pero aún era joven y aún había más por recorrer. Pero la pregunta, tanto en el pasado, como ahora en el presente seguía frustrándolo:

    “¿Qué hubiera pasado sí?”

    Una risa sin gracia escapó de sus labios ante la cuestión imaginaria, pasando a observar la ventana del salón, encontrándose con el equipo de animadoras practicando. ¿Qué hubiera pasado si hubiera estado con Ino? ¿O con Hinata? ¿Tal vez con Tenten? ¿Con alguna de ellas hubiera funcionado? Quizás no, quizás hubiera terminado igual que ahora. ¿Acaso había comenzado a culpar a los demás para evitar su propia culpa? Tal vez sí, tal vez no. ¿Quién sabría?

    Recostó su cabeza en la palma derecha de su mano y llevó un audífono a su oído izquierdo, perdiéndose en la música. Sus orbes azules habían perdido el brillo innato, y sus palabras ya no salían más que para decir algo de manera irónica. ¿Herido? ¿Y qué si lo estaba?

    El día transcurrió frente a sus ojos, hasta terminar solo en el aula de clases. Cogió su mochila y se levantó, saliendo de ahí. No quería escuchar más consejos de Shikamaru, ni ánimos bruscos de Temari. Tal vez quería hundirse y no salir hasta que él lo viera necesario. Bajó las escaleras y al voltear chocó con ella. Tragó pesado al ver de nuevo el iris esmeralda apoderarse del suyo.

    —Naruto.

    La voz causó un escalofrío en su cuerpo, apretando el celular que tenía en su muñeca. Caminó y pasó por su lado, dejándola ahí de pie, sola.

    Él no miraría atrás, porque el pasado no tenía nada nuevo que ofrecerle.

    Todos los créditos de la hermosa portada pertenecen a Hitomi-chan
     
    Última edición: 12 Marzo 2018
    • Adorable Adorable x 5
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,096
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    OMG OMG, OMG.
    Nadie te ha comentado D: estan todos enfermos(?
    El prólogo demuestra un gran potencial en la historia, sobre las cosas que tal vez no deberiamos hacer a la hora de enamorarnos, algo que como has dicho, todo ser humano comete esos errores y con el paso del tiempo, las reflexiones o consejos, solemos aprender para que no se repitan. Pero que Naruto pueda apreciar sus propios errores, es demasiado complicado aún cuando s elo han advretido, por que es demasiado terco y considera que si te esfuerzas lo suficiente en algo, lograrás todo lo que quieras, pero eso es una cruel mentira que utilizan hasta los mismos couch de vida, tú no controlas todos los factores de la vida, por lo cual algunas cosas no saldrán como tú quieras.

    En este punto me haces dudar enormemente en que situaciones pudieron haber pasado para generar esa reacción en Naruto, de simplemente ignorarla, por que primero que pienso es que lo rechazó o que se fijó en su mejor amigo, y se siente avergonzada por haberlo lastimado y más que nada le habla por verguenza, pero me alegra ver que hasta él, una persona tan extrovertida, es capaz de tener dignidad.

    Como muchas veces he escuchado, los hubiera no existen, debes tomar la realidad como esta llegando, por muy dolorosa que venga. De verdad que los 10 errores que vas a plasmar me estan comiendo intensamente, quiero saber que hizo Naruto para arruinar las cosas o si todos los errores fueron de él o de ambos, ya que no creo que Sakura sea una dulce paloma en esto. Pero algunas acciones tienen diferentes consecuencias y de alguna forma indirecta Naruto puede llevarse la culpa, no lo se,e stoy pensando en demasiadas cosas Dx deos meo.

    La curiosidad esta matandome a mil, de verdad que este inicio ha sido completamente perfecto, utilizando las palabras adecuadas para poder atraparme, que aunque comento todo lo que entra, suelo ser algo quisquilosa, y me ha encatando todo desde el inicio hasta el final. No he notado errores, tal vez un poco de confusión por los recuerdos de Naruto en pasado y el cambio brusco al presente, pero has lanzado esa advertencia.

    Lo ame. Exijo continuación.
     
  3.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1969
    Error #1
    [​IMG]

    ¿El amor a primera vista?
    Eso es de un novelista...

    En la cafetería se encontraba comiendo una manzana, sentado en una mesa con todos sus amigos cercanos, o al menos eso creía él. Sonrió al ver que Lee sacó el tema de la nueva estudiante, pues tampoco había podido dejar de pensar en ella desde la semana pasada que la conoció, teniendo ya su número de teléfono, el cual le sacó al persuadir con la excusa de por si alguno de los dos necesitaba apuntes del otro, y aunque no era el mejor estudiante por ser tan hiperactivo, si se proponía probablemente obtendría más que notas aceptables.

    —¿Sakura Haruno? ¡Ella me gusta!

    El Uzumaki se sorprendió levemente ante las palabras de Rock Lee, dándose cuenta que no era el único que tenía interés en ella. Le pasó la mano por el hombro y lo sacudió amistosamente.

    —A mí también me gusta —Comentó Naruto al sentir la amistad vibrar al máximo, ya que si Lee tuvo los huevos para decirlo, ¿por qué no él? Así sus compañeros se darían cuenta quién jugó limpió desde el principio, y quién cerró la boca para jugar sucio al final.

    El almuerzo concluyó con Naruto y Lee molestando a Neji por su nuevo romance con Tenten, el cual negó hasta que se hizo oficial en todo el instituto. Shikamaru tenía su pareja desde el año pasado, y fue el que más se pasó diciéndole a los presentes que no se enamoraran, que era tedioso y problemático, pero al final Neji terminó en el mismo saco, y muchos de la mesa también, como era de predecir, porque todos sentimos y anhelamos por nuestro primer amor.

    En el momento que volvieron al aula de clase, dispersándose el grupo ya que con él solo estaba Sasuke, Kiba y Shikamaru; ocuparon sus puestos correspondientes. Sacó su móvil y envió un mensaje a Sakura, la cual estaba sentada en el pupitre del lado. Ella sonrió con el carmín en sus mejillas, contestándole.

    <<Sí>>

    Naruto sintió que el rostro le ardió, pues le había preguntado si podrían irse caminando juntos, y era evidente que ahora debía pensar sobre qué hablarle para que ella no se aburriera de él.

    La clase concluyó y ambos iban saliendo del lugar, tonteando sobre lo que hicieron en el día. El corazón de Naruto fue abarcado por tranquilidad al verla divertirse con él.

    —¿Y qué te gusta hacer Sakura?

    La jovencita llevó su dedo índice a su mentón mientras pensaba, sin dejar de caminar.

    —Me gusta hablar contigo, Naruto —. Rio levemente—. Te interesas por escucharme, y eso es muy cómodo.

    El Uzumaki se sonrojó levemente asintiendo, para después llevar sus brazos atrás de su nuca al ver el ocaso frente a ellos. Se despidieron al llegar al punto donde sus caminos se dividían. Naruto la vio alejarse y sonrió a la nada, porque lo que estaba sintiendo jamás lo había sentido, y se sentía tan bien que quería seguirlo experimentando.

    Al llegar a su casa ingresó y cenó con su madre ya que su padre estaba en el trabajo. Cuando terminó de comer subió a su habitación, notando el brillo de su celular al titilar, abriendo el mensaje causante de ello.

    <<Mañana también caminemos juntos>>

    Dejó caer su cuerpo a la colcha con el celular apretado en su puño, sonriendo a lo máximo que cedían sus labios.



    Sus orbes azules observaron a la nada, recordando el primer mensaje que llegó de Sakura, porque ahora pensaba que debió a ver escrito el “no” con todas sus fuerzas, o quizá, devolver el tiempo para jamás a verle enviando ese mensaje en clase, porque tal vez así, no estaría como estaba ahora.

    Esas eran las suposiciones que pasaban por su cabeza con frecuencia, de las cuales solía ser sacado por Lee al escribirle que salieran a beber alguna malteada, o de vez en cuando por Kiba, el cual le ofrecía una que otra revista porno para que no pensara más en ella. Y aunque tenían maneras distintas de distraerse él no aceptaba ninguna de ellas, al menos hasta ahora.

    Trató de no pensar más y se acostó con los brazos atrás de su cabeza, disponiéndose a relajarse. Cuando comenzó a hundirse en los brazos de Morfeo el móvil vibró, despertándolo levemente.

    <<Número desconocido>>

    Contestó medio dormido, hasta que escuchó la voz frágil del otro lado del teléfono.

    <<Naruto>>

    Su corazón se retorció en su pecho, abriendo sus ojos en demasía.

    <<¿Sakura?>>

    El sollozo comenzó instantáneamente del otro lado de la línea. Él tragó pesado, pues hace dos meses no se dirigían palabra alguna; sólo miradas, entre filosas, culpables, y sugerentes. Cada uno llevaba su proceso a su ritmo, pero no entendían el cómo el otro lo conllevaba de esa manera. Problemático, tal y como le advirtió Shikamaru. Esperó paciente que ella volviera a hablar, sintiendo como el tiempo se volvía más eterno de lo que ya vivía día a día.

    <<Lo siento Naruto>>

    Sus nudillos se volvieron blancos ante esa disculpa que seguía sin creerse.

    <<Por favor Sakura>>

    Su voz viril se tornó sarcástica, colgándole. Buscó entre sus contactos a Kiba y le llamó.

    <<¿Todavía está en pie lo de esta noche?>>

    <<Creí que no querías ir>>

    <<Cambié de opinión>>

    El Uzumaki se levantó de la cama y miró el reloj sobre el nochero: 11:30 pm Cogió la toalla y se adentró a la ducha, colocando música a todo volumen. Salió del baño y abrió el closet, buscando una camiseta, un jean y unas zapatillas. Se perfumó y guardó un par de condones en su billetera, metiéndola en uno de sus bolsillos traseros. Se cepilló y bajó las escaleras.

    Kushina estaba contenta de ver que su hijo, luego de un tiempo iba a salir; ya estaba preocupada del encierro constante que tenía, hasta había hablando con Minato sobre llevarlo a un psicólogo. Le dio un suave beso en la mejilla y se despidió de él animosamente, porque hoy no le pondría una hora de llegada.

    El Uzumaki cerró la puerta y sacó su celular.

    <<¿Quiénes van a ir?>>

    <<Yo —Naruto torció los ojos ante lo obvio, y Kiba rio del otro lado. Neji, Lee, Shikamaru los orbes azules por poco se salen de sus órbitas, pues Tenten se había ido del país y por lo mismo decidió tomarse un tiempo con Neji, pero Shikamaru si tenía su novia en el mismo país, la misma ciudad, y por poco la misma cuadra>>

    <<¿Shikamaru acaso quiere que Temari lo vaya a recoger con un bate?>>

    Ambos jóvenes rieron al unísono.

    <<No sé viejo, yo en eso no me meto>>



    Cuando miras de adelante hacia atrás te martirizas, pero, ¿y si miras de atrás hacia adelante? Tus fantasías salen a flote acompañadas del anhelo por lo que deseas que pase, pero, ¿y cuándo no pasa? Te desilusionas, ¿verdad?

    Naruto se encontraba en los casilleros hablando con Sasuke sobre su relación con Hinata, pues el Uchiha al final terminó cruzando con los sentimientos de ella y al parecer decidió aceptarlos, y eso era lo nuevo en chismes por cada rincón del sitio estudiantil. Una risa escapó de los labios viriles del Uzumaki al golpear su hombro como felicitación por su nueva relación, porque si de alguien se hablaba siendo el hombre sin corazón, se referían a su mejor amigo, Sasuke Uchiha.

    Ambos jóvenes se quedaron en silencio al ver a Sakura.

    —¿Cuándo se lo dirás? —cuestionó Sasuke al verla pasar.

    —No sé —Naruto se rascó la nuca nervioso, porque no sabría su respuesta—. Tal vez mañana me anime.

    —Cobarde.

    Naruto negó con la cabeza y se acomodó la mochila al hombro, sonriendo levemente.

    Tal vez no a vérselo dicho ahorraría mucho, para todos.



    Ingresó al bar y visualizó la mesa en la cual estaban sus amigos. Caminó hacia ellos y tomó asiento. Lee ya empezaba a servir las copas de trago a cada uno; Neji continuaba distante, y todos ya suponían el porqué de ello. Kiba no dejaba de decir una que otra broma y Naruto, reía cada que algo le parecía gracioso.

    —¿Y Shikamaru?

    —Tal vez Temari se dio cuenta y no lo dejó venir.

    En la mesa, sin excepción rieron, aunque unos más escandalosos que otros.

    —¿De qué hablan?

    Shikamaru se hizo presente y tomó asiento, recostando su cabeza en las palmas de sus manos, pues ya suponía que de él al escapársele a su novia por una noche, pero debía reconocer que necesitaba un despeje, solo que Temari, se negaría si supiera el lugar del dichoso despeje. Luego de un gran rato de hablar cosas irrelevantes, y de molestar a Naruto que por fin salía de su guarida llamada casa, vieron las cortinas abrirse.

    Cuando tratamos de tapar el sol con un dedo, es muy probable que nos quememos en el proceso.

    —Las prostitutas siempre son un buen despeje —comentó Kiba al ver las dos mujeres sobre aquella barra, besándose mientras bailaban sensualmente.

    Naruto sonrió de lado ante el espectáculo.

    Una de las mujeres bajó y caminó sensualmente hasta él, sentándose en su regazo mientras hacía movimientos sugerentes con su cadera. Kiba codeó a su amigo e insinuó con sus cejas que la siguiera. Los orbes azules se desplazaron por la mesa y Shikamaru sonrió cómplice.

    Naruto se dejó llevar de la mano por tan exótica mujer. La joven lo besó de improvisto y él cedió a ella, acariciando desde su nuca hasta el final de su espalda, deteniéndose ahí. La mujer sonrió con sorna y le acomodó las manos en su abultado trasero.

    —Relájate —. El Uzumaki asintió, dejando que lo despojara de su camiseta. La mujer sonrió de lado ante el cuerpo marcado, recorriéndolo con sus manos hasta el inicio de su cinturón.



    Los amigos de Naruto comenzaron a reír ante su chiste, haciendo hincapié al humor negro de Kiba al decir comentarios lascivos sobre la profesora Shizune que acababa de pasar caminando por el pasillo. Naruto al repasar su mirar en el pasillo notó como Sakura caminaba al lado de Tenten, riendo ambas. Sus orbes se cruzaron por un instante, y sin mencionar palabra alguna se capturaron entre sí.

    Kiba codeó al Uzumaki mientras movía sus cejas sugerente; Lee lloraba exageradamente ante lo que acaba de presenciar, y Sasuke observaba de manera indiferente. Todos los presentes eran testigos de la conexión entre sus miradas, y por lo tanto no creyó que nadie se metiera en su camino, pero a la final…



    Notó como la mujer le desabotonó el jean y se arrodilló frente a él.

    Sus pensamientos empezaron a zarandearlo, recordando a la primera chica que había hecho tal cosa, qué va, no era una chica, era su exnovia.

    Sakura. Enredar su tosca mano alrededor de tan sedoso cabello rosado.

    Sakura. Acariciar tal piel de pórcelana.

    Sakura. Frágil y delgada.

    Pero ella, ella no era Sakura.


    Cogió a la prostituta del cabello con delicadeza, alejándola. La mujer de grandes atributos frunció el ceño ante su interrupción.

    —¿Qué sucede?

    Naruto negó con la cabeza y subió sus pantalones, se colocó su camiseta y sacó de su billetera un par de billetes, saliendo de dicho sitio para encontrarse con sus amigos en la mesa. Kiba mostró su rostro de disgusto ante lo rápido que había salido al que él consideraba su mejor amigo, porque bastante cariño le había cogido.

    —Ven a tomar un rato.

    El Uzumaki sintió como Lee le palmeaba la espalda. Tapó su rostro y bebió como un maldito pozo sin fondo. Probablemente, si no estuviera acompañado se hubiera quebrado, porque ella...

    Ella había sido una Mentirosa.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  4.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,096
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Vaya, te quedaste con las ganas de esccribir sobre un prostibulo xd pero fue bastante raro que los pongas en ese punto, pero pensando bien es algo que los hombres suelen hacer cuando estan despechados.

    Ya leí a que te referias con el pedazo que me habias enviado realmente, al inicio intenté ver donde encajaría, pero puedo contemplarlo. Una pelea justa, digna de Naruto, por que si las cosas resultaban entre el y Naruto, no queria que se pensará mal, por que el tenia fijo su destino y su objetivo y lo conseguiría de cualquier forma.

    El amor a primera vista aunque muchos creen en el, pienso de forma personal que más que nada es una atracción a primera vista, puedes ver a alguien guapo y que te guste pero ya conociendolo sabrás si es lo que esperabas, por que solemos idealizar las cosas y más que nada a las personas.
    El inicio, como ellos comenzaron a caminar juntos, pequeños detalles como hablar por mensajes, se ve realmente inofensivo y tierno, pero creo que en si no fue malo o no fue en si un error, sino que simplemente fue la primera gota del vaso que terminaría llenandose. Por lo cual necesito un contexto más amplio para ver opinar verdaderamente sobre los errores(?

    Me mata la curiosidad el que pudo haber pasado para que Naruto desarroille ese odio, el realmente no odia a nadie por más cosas que ha hecho, lo cual me deja muy ansiosa.

    Fue un capitulo corto, de verdad que espero la continuación D: esta quedando hermoso y más por tu forma de escribir.

    Saludos
     
    Última edición: 13 Marzo 2018
  5.  
    Kim Hyo Ri

    Kim Hyo Ri vainilla <3

    Leo
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2012
    Mensajes:
    38
    Puntos en trofeos:
    21
    Pluma de
    Escritora
    La verdad es que hace mil años no leo un fanfic. Estoy un poco desacostumbrada, jaja. Pero me alegra que haya sido el tuyo, me está gustando mucho.
    Se siente bastante nostálgico, es triste porque las escenas del pasado, tan tiernas e inocentes, van a llevar a un presente doloroso, y tengo mucha curiosidad de saber qué es lo que sucedió exactamente. Me parece muy interesante el modo en el que estás desarrollando la historia, la estructura en sí, ir y volver en el tiempo profundiza ese sentimiento de corazón roto.
    Hay una frase que me gustó mucho:
    Cuando miras de adelante hacia atrás te martirizas, pero, ¿y si miras de atrás hacia adelante? Tus fantasías salen a flote acompañadas del anhelo por lo que deseas que pase, pero, ¿y cuándo no pasa? Te desilusionas, ¿verdad?
    Principalmente el comienzo, creo que lleva mucha razón. Me hace pensar que en esta historia no será sólo importante el punto de vista de Naruto. Cuando sucede algo entre dos personas, siempre hay (justamente) dos perspectivas.

    Ya quiero seguir leyendo ♥
     
  6.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1854
    Error #2
    [​IMG]

    Del amor he aprendido dos cosas:

    Enaltece las emociones y enmudece la razón.


    —Ya perdiste Naruto.

    Los orbes azules localizaron el dueño de dicha voz, encontrándose con los orbes ónix que lo juzgaban desde el otro lado del mueble. Las facciones masculinas estaban fruncidas, pues él aún no estaba satisfecho y quería seguir jugando aquel video juego para demostrarle que en esta ocasión, si sería el vencedor.

    —Vamos Sasuke, no seas aguafiestas.

    Sasuke sonrió socarronamente y cogió nuevamente el control, hundiendo la opción de una nueva partida para dar inicio nuevamente, a lo que él denominaba como una victoria más, pues siempre ganaba por encima del rubio, con lo que fuera. Luego de un par de horas más con el video juego de lucha y fútbol terminaron platicando mientras comían manzanas que había traído el hermano mayor de Sasuke.

    —Ya lo hice.

    El Uchiha levantó una ceja sin comprender, haciéndolo hablar nuevamente.

    —Ya la invité a salir —se rascó atrás de la nuca, nervioso—. Dijo que sí.



    Cuando te hieren qué te importa más, ¿quién te lastimó o cuánto demora la herida en cicatrizar?

    Observó cómo Neji y Shikamaru cargaban a Lee hasta un taxy, ya que el hombre de pobladas cejas vivía del alcohol cuando dicha sustancia entraba a sus venas; se convertía en un completo demonio, y eso, a él le causaba gracia. Negó con la cabeza la invitación de Kiba sobre quedarse en su casa al ésta estar más cerca, pues no quería terminar oliendo a perro por los recientes cachorros que había tenido la pareja que había conseguido para Akamaru.

    Al llegar a su hogar sacó su celular y notó las mil y una llamadas perdidas de aquel número privado. Frunció el ceño y bloqueó el número, porque no quería escucharla. No quería escuchar aquel llanto que le resultaba fingido, y mucho menos su actos impulsivos al no ser tomada enserio. No quería lidiar con ello, porque ella no merecía ni un minuto de él.



    Las manos se entrelazaron al salir de la función de cine, y aunque Temari le dijo que una primera cita en el cine no era la mejor opción, él estaba empeñado en que sí, ya que luego tendrían mucho de qué hablar. Y así fue. La noche transcurrió con él haciendo bromas sobre dicha película mientras que su acompañante sacaba algunas teorías para analizar la escena final desde diferentes perspectivas. El Uzumaki escuchó atento, haciendo intervenciones sobre cualquier cosa que veía poco probable, y Sakura, lo arreglaba con su lógica, haciéndolo caer en cuenta de los errores en sus preguntas.

    Naruto le invitó un helado, y en ese momento se dio cuenta de que su sabor favorito para la crema helada era la frambuesa, y Sakura, al igual que él descubrió su sabor predilecto, el limón. De a poco se estaban conociendo, de a poco se estaban atrayendo, de a poco se estaban gustando.



    Sus orbes azules se abrieron de golpe ante la pesadilla que lo acechó en el amanecer, levantándose con el sudor resbalando desde su frente hasta sus pectorales. Su respiración estaba acelerada y sus labios fruncidos en una mueca de asco.

    <<Maldita sea>>

    Sus pensamientos actuales sólo se centraban en insultos banales por su cólera contenida. Observó a la ventana y la luz del sol lo cegó en un instante. Empezaba a agotarse de casi todas las malditas noches tener el mismo sueño. Maldecía a quién hubiera inventado los procesos oníricos al dormir, porque él, él no quería volver a ese sitio, y menos en aquel momento. Sobre todo, en sus sueños, donde debería encontrar paz.

    Al calmar su respiración se colocó una camiseta, bajando a desayunar. Dios, tenía que empezar a tomar píldoras para dormir... ¿o qué carajos?



    Sakura dejó caer su cabeza en su hombro y su corazón latió con fuerza, quedándose estático.

    —¿Lo sientes Naruto?

    Notó como los pómulos de la chica ardían en un rojo intenso, y por lo mismo sintió su rostro caliente. Claro que lo sentía, él lo sentía como un demonio. La alejó un poco y deslizó su mano derecha desde su cien hasta su mentón, guardando silencio. Sakura tragó pesado y apretó la tela de su falda, nerviosa.

    Los labios varoniles rosaron los rosados, sonriendo levemente. La joven contuvo el aire en sus pulmones, permitiéndole el paso siguiente, y Naruto, continúo sin titubear. Sus sentidos se engatusaron ante la sensación de los labios ajenos, apresándolos con suavidad entre los suyos. Observando como poco a poco ella cerraba sus orbes, y él, la siguió en ello.

    Su mano izquierda se posó en la pequeña cintura, abrazándola mientras la derecha, se mantenía en la tersa piel de su mejilla, inhalando su aroma dulce, probando el vaivén de sus bordes, atrapándola como suya.

    Él podría jurar, que un beso tan bondadoso, tan suave, sería inmemorable. Porque ese par de iris esmeralda, estaban siendo su perdición, su vicio, su adicción.



    Al estar tomando agua en la gradería del gimnasio la vio pasar con la toalla en el hombro, sola.

    No apartó ni un segundo la mirada de ella, porque no estaba sola únicamente en esa ocasión; ya que sabía que no tenía amigas, que almorzaba sola, estudiaba sola, y entregaba los trabajos sola; su única amiga cercana era Tenten, y al irse del país, el resto de sus compañeras se alejaron de ella. Y él sabía el por qué, pero le valía una rotunda mierda.

    Notó como los orbes esmeraldas voltearon a verlo, y él, él le sostuvo la mirada. Sabía que esta vez ella hacía una súplica silenciosa, cómo si le rogara que se acercara, que le hablara, que no la dejara más aislada en ese frío sitio estudiantil. Hipócrita, maldita hipócrita.

    —Dios Naruto —la voz femenina lo hizo voltear y observar la persona que lo sacó de sus pensamientos—. Deja de tan siquiera mirarla, no vale la pena.

    Ino se sentó en la gradería y se recostó en su hombro, cerrando los orbes. Naruto continuó inmóvil, pues la Yamanaka venía buscándolo desde hace rato, pero él realmente no quería hacerle daño, porque sabía que ella quería una relación seria, y él, con el corazón dolido…

    —¿Te alejaste de ella por mí?

    La rubia negó con la cabeza.

    —Porque me gustas, no. Pero sí por lo que te hizo —murmuró y lo miró con una sonrisa en los labios—. Yo nunca haría lo que ella hizo, a nadie Naruto.

    El Uzumaki paseó sus ojos nuevamente por el coliseo, notando como Sakura fruncía el ceño en demasía al ver la cercanía de Ino. Él sabía que ella era una mujer bastante celosa, y eso lo vivió por todo el año que tuvieron de noviazgo, recordando las innumerables discusiones que se formaron por la Yamanaka. Aunque no fue solo por ella, porque también lo celaba con Karin, y aunque él aceptaba que Karin si se le insinuaba de manera descara nunca validó sus celos por Ino, porque él era ajeno a los sentimientos que tenía la rubia por su persona, al menos, en el pasado.

    Pero a la final, las discusiones se hacían más intensas, y aunque se compensaban cuando le hacía el amor en su habitación, en la de ella, y en sin fin de lugares más, sus celos nunca pararon, siendo cada vez más violenta, más soez, y él, él estaba llegando a su límite.

    Y realmente deseaba que fuera por alguna de esas causas que la relación se hubiera fracturado sin arreglo alguno, pero no, ellos habían terminado por algo peor, mucho peor.



    Sakura se encontraba bebiendo una limonada mientras platicaba con Tenten y Neji en la cafetería, a lo cual no tardó en unirse Naruto, sentándose a su lado. La charla fue amena, tocándose temas tanto académicos, cómo lo qué harían ese fin de semana, a lo cual Tenten no demoró en proponer una cita doble, provocando el carmín en las mejillas de la Haruno.

    —¿Por qué no?

    Sakura volteó a mirar a Naruto y asintió, pues desde el beso que se habían dado hace una semana no había vuelto a mencionarlo, aunque no dejaban de hablar 16 horas de las 24, recalcando que las 8 horas que no cruzaban mensaje era porque estaban durmiendo.

    Kiba llegó divertido al chismear lo que propuso Tenten, codeando al Uzumaki.

    —Sería divertido ver a Neji romántico.

    Todos en la mesa rieron a excepción del nombrado, que tan solo frunció el ceño.

    Y así continuó la hora del almuerzo, con Kiba de infiltrado en la mesa, con Neji torciendo los ojos, con Tenten abrazando a Sakura emocionada por la salida de los cuatro, y con Naruto bromeando.

    Esa hora se había convertido en compartir con Neji y Tenten, y a veces con Sasuke y Hinata. Rara vez con Shikamaru y Temari, ya que estaban metidos en clases extracurriculares bastantes problemáticas, o así lo mencionaba el Nara, pero no podía evitarlo, ya que eran los más brillantes en cuánto a investigaciones académicas se trataba.

    Al menos, con esos días compartidos Naruto se dio cuenta que Tenten y Sakura mantenían una amistad sólida y firme, ya que de todas sus compañeras era con la única persona que la Haruno no lo celaba ni un poco, y eso, decía mucho.

    Naruto al ver cómo todos se entretenían por lo que contaba Tenten cogió la mano de Sakura y la entrelazó con la suya por debajo de la mesa, provocando que ella diera un respingo, y él sonriera divertido con las mejillas tenuemente sonrojadas. Le encantaba verla nerviosa, más si era por lo que hacía, ya que Sakura tenía un carácter bastante fuerte, pero aun así, no dejaba de ser diferente con él, y eso lo hacía sentir especial.

    Al levantarse para ir al coliseo por su entrenamiento con el equipo le besó la mejilla, notando como todos volteaban a mirarlos, sin excepción alguna.

    —Ven a verme entrenar, Sakura.



    —Naruto, sé que no es de mi incumbencia pero, ¿no crees que la está pasando mal?

    El rubio lo miró ambivalente con su mochila al hombro, desenredando los audífonos de su dispositivo.

    —Sí, pero no es mi problema Lee.

    Rock Lee hizo una mueca de lástima mientras caminaba con él, sintiendo que debía hacer algo al respecto, pero sabía que si lo hacía tal vez Naruto se enojaría con él, pero realmente creía que las cosas estaba pasando su límite.

    —Las chicas la desprecian, y los hombres no la tratan más que como una cualquiera.

    Naruto se colocó los audífonos y continuó su paso, ignorando sus palabras.



    Sakura secó su sudor con la toalla y le dedicó una sonrisa.

    —Buen partido, Naruto —comentó Ino, la cual estaba sentada al lado de la Haruno.

    Naruto sonrió a ambas, enfocándose en Sakura. Acomodó sus brazos al lado de sus costados y se inclinó, dándole un beso suave en los labios.

    —Gracias por venir, Sakura.

    Cerciórate sobre a quién enalteciste, y a quién juzgaste. Recuerda que existen dos versiones... presta más atención a tu alrededor.
     
    • Adorable Adorable x 2
  7.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,096
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me estresa demasiado esta historia, por que en cada capitulo nos muestras el desprecio de Naruto hasta Sakura, como le duele tanto todo este asunto que hasta va a un antro aunque salga Lee a rastras de este sitio, pero para olvidar todo es valido peroooooo ¿que tiene que olvidar? ¿que no quiere recordar y busca desesperadamente salirse de todo eso? Me quedo pensando varios minutos sobre que razón, motivo o cirscuntancia puede llevar a Naruto a odiar de esta manera a Sakura, tanto asi que evite verla y que disfrute de sobremanera el hecho de que otras personas la traten mal, que la desprecien y la ignoren haciendola sentir menos. Me estas matando mujer.

    Fueron bastante escenas. Al inicio queria ver la reacció o los sentimientos del Uchiha menor ante esa confesión del rubio, ya que una de mis suposiciones del odio de Naruto es que lo engañara con su mejor amigo, por lo cual esperaba ver si Sasuke se enojaba o sentia algo ante esa confesión que pondria su mundo patas arriba. Pero solo pusiste lo necesario e_e y luego de "Lo sientes, Naruto" es una escena adorable y tan llena de sentimientos, que me transmitió demasiado, de verdad mariquis, ya estaba fangirl por eso, supongo que lo hicieron o tal vez escucharon sus corazones.

    La escena de su primera cita fue dulce, y a mi parecer todo iba tan bien, de verdad que ante mis ojos y como estas pponiendo las cosas, ellos iban a ser una pareja perfecta, se llevaban bien y la cita habia sido increible, fue agradable y por algunos comentarios por ahi, duraron un año, asi que sigo pensando que habrá pasado....tanto para que el mismo Uzumaki tenga pesadillas sobre eso, que tenga que considerar la idea de tomar pastillas...uhm, estaba quedando loco o estaba demasiado dolido. Debería ir al psicologo.

    Amé demasiado el sutil indicio de un Nejiten, casi me muero realmente <3 una cita doble, espero realmente que en el siguiente capitulo pongas algo de eso Dx me voy a matar sino, de verdad sadiwjifjEIF ya me diste cuerda. Pero eso fue demasiado chuchis, de verdad, una cita doble es lo más cliché y cursi, pero Naruto así es, asi las cosas funcionaron.

    Me gusto de alguna forma ver a Naruto con Ino, fue tan sorpresivo ya que no me esperaba que estuvieran saliendo cuando Naruto aún tiene un gran resentimiento por Sakura, por no decir odio, pero siente algo por ella aun asi, tal vez sea algo negativo...pero no se si el realmente este listo para otra relacion considerando que la primera fue un fracaso, no lo se, necesito el contexto del asunto para suponer si estaba listo o no Dx pero no me estas dando nada de nada, solo palabras y palabras Dx pensamientos malos y se que me dejarás asi mas tiempo.

    Lee tan adorable y compasivo, por que si me imagino la forma en la cual estan tratando a la Haruno, excluyendola y mirandola fea, ella demse sentirse realmente horrible y por lo más, que al parecer, todo eso es culpa suya...en fin. Todo esta cada vez más intenso.

    Espero que establezcas un día para subir, que de verdad me muero por descubrir ese misterior que proteges con uñas y dientes. Amo realmente como escribes, aunque pones pasado con presente, no es tan complicado captar el hilo, todo es tan fresco y tiene tu toque tan sublime <3

    Saludooooos
     
  8.  
    Kim Hyo Ri

    Kim Hyo Ri vainilla <3

    Leo
    Miembro desde:
    13 Diciembre 2012
    Mensajes:
    38
    Puntos en trofeos:
    21
    Pluma de
    Escritora
    De verdad espero que tengas guardado algo grande para lo de Sakura porque estás construyendo un suspendo gigantesco, tengo mucha curiosidad. El hecho de que no sea sólo Naruto quien está dolido, sino que para el resto de los alumnos, Sakura tenga una mala reputación, dice mucho. Pero no suficiente, raios, apurate con esto, srsly xD
    Me gusta cómo se van construyendo los hechos, ir viendo de a poco el pasado permite notar el gran contraste con cómo están las cosas en el presente.
    Lowkey quiero ver más de Sasuke, me parece raro que últimamente ya no lo veamos.
    Las frases en cursiva que intercalas me gustan mucho, realmente me dejan pensando, no sólo dentro del fic, pero son buenas reflexiones para aplicar a la vida real.
    Espero el siguiente. <3
     
  9.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1947
    Error #3
    Screenshot_2018-05-02-10-01-06-1.png


    Las mentiras son decisiones con intenciones


    El viento del invierno que se aproximaba la sacó de sus pensamientos al pegar fuertemente con sus pómulos, trayéndola al presente al subir el par de orbes esmeralda que no despabilaban más que la muestra de un cascarón vacío como en ese momento lo era su cuerpo.

    Suspiró pesadamente y abrió la puerta de su hogar, dejando los zapatos en la entrada para coger alguna fruta de la dispensa y subir a su habitación.

    Al cambiarse notó como su cabello se sintió tirante, deslizando sus dedos por sus hebras, encontrándose con una textura gomosa. Frunció el ceño y corrió al baño para mirarse en el espejo.

    —Un chicle, que originales —comentó a la nada mientras la sustancia salada que se acumulaba en sus ojos comenzaba a producirse. Se sentó frente al espejo y tomó las tijeras de uno de sus cajones, cortando las hebras que fueron afectadas por la goma de mascar. Suspiró y quedó mirando su reflejo, pensativa al recordar la cercanía que Ino ejercía sobre Naruto, provocando una sensación de mal estar en su estómago.

    Llegando a sus recuerdos aquella cita que habían propuesto en el almuerzo, hace ya un tiempo.



    Una risa escandalosa brotó de los labios varoniles al ver a Neji sonrojado por estar tomado de la mano con Tenten en público, y es que tener esa cita no había sido para nada una mala idea.

    —Vamos Neji, que no te de pena —comentó Naruto abrazando a Sakura con nervios, provocando que Tenten riera levemente, pues ambos hombres estaban más paranoicos que ellas.

    Se sentaron y encargaron sus pedidos para comer, comenzando a platicar sobre cosas banales mientras esperaban la pizza, siendo en sí Naruto y Tenten los que más hablaban en la mesa, pues Sakura participaba de vez en cuando y Neji, no hablaba para casi nada.

    —Y Sasuke está con tu prima, ¿no Neji?

    Sakura sintió un escalofrío ante la mención de ese hombre, incomoda.

    —¿Sucede algo, Sakura? —susurró preocupada su mejor amiga al ver la mueca que había ejercido; la mencionada negó con prontitud, tomando un sorbo de las bebidas que acababan de dejar en la mesa.



    Naruto sujetó su celular al verlo vibrar, colándose una mueca de fastidio ante el nuevo número desconocido. ¿Acaso esa mujer lo iba a seguir atormentando como una maldita acosadora? Frunció el ceño con más exactitud y pensó en borrarlo sin abrirlo, retractándose, pues al ser viernes no tenía que verle la cara al menos por dos días seguidos, decidiéndose a leerlo.

    <<¿Recuerdas la noche del bar?>>

    Un vacío por debajo de sus costillas se apoderó de él, recordando como un golpe profundo en su estómago.

    Flash back

    La música estaba bastante fuerte, y sus amigos un poco ebrios, negándose él a beber. Karin no hacía más que comentarle cuanto había deseado verlo esa noche, insinuándosele, pero Naruto solo se reía levemente a sus coqueteos, no le correspondía pero tampoco la delimitaba.

    Las luces del lugar parpadeaban fuertemente, y el olor del licor embriagaba y mareaba a cualquiera.

    Despreocupado continuó la conversación con su amiga, pues había apagado su celular al llegar a aquel lugar.

    —Me dijiste que estabas en casa. —El Uzumaki volteó y se encontró por primera vez con unos iris que destilaban cólera. Sintió un vacío bajo sus pies al sentir cómo su novia lo observaba como un maldito desconocido.

    Sakura se sintió estúpida e incrédula de lo que acababa de ver, sujetando a Naruto del hombro para correrlo a un lado y encontrarse frente a frente con la que era su amiga. La detalló de arriba abajo, notando el cierre de aquel vestido negro que dejaba ver generosamente los pechos y forraba las curvas.

    Sus orbes esmeralda se regresaron a su pareja, frunciendo el ceño al sentirse herida.

    —Kiba me invitó a última hora, Sakura —otra maldita mentira se atrevió a formular, ya que esa salida estaba planeada hace una semana, y no la invitó por el hecho de que solo irían hombres, pero ellos omitieron que Ino y Karin también estarían ahí.

    Sakura apretó sus pequeños puños al ahora ver a Ino con aquella minifalda provocativa, y aunque le importaba una mierda su vestir, le lastimaba recordar los minutos que estuvo de pie, escondida tras la barra mirando el cómo la Yamanaka abrazaba a su novio por la espalda, el cual estaba perfectamente perfumado. Con aquel par de mujeres tras él.

    Tal vez su mente le estaba pasando una mala jugada, pero esta vez, ella no estaba ni un poco equivocada.

    —Bonita Pijama, Sakura.
    Las mejillas de la mencionada se mancharon del carmín tenue, apretando el pantalón afelpado que tenía.

    Naruto frunció el ceño ante el comentario de Suigetsu, fulminándolo con la mirada. La Haruno se sintió abochornada en exceso al no pensar en cambiarse, pues con solo recibir aquella llamada en donde le decían que Naruto estaba pasándolo a lo grande no lo pensó, y salió tal y como estaba. Apenas había recolectado la calma para observarlo unos cuantos minutos, sin aguantarse más.

    Naruto se quitó la chaqueta de cuero y se la colocó al notar que no traía sostén.

    —Vamos a fuera.

    —¿Vamos, Naruto? —sus palabras salieron arrastradas entre los dienten—. Vete al maldito diablo —susurró al sentir como el par de chicas, que fingieron ser sus amigas se reían de ella sin culpa alguna.

    —Sakura —su novio la sujetó de la muñeca—. No te irás sola así como estás —murmuró— Vamos juntos, afuera.

    Sasuke los observó salir desde la barra mientras borraba el historial de llamadas en su móvil, fingiendo escuchar los comentarios venenosos de Ino sobre la vestimenta de Sakura mientras una sonrisa ladina se apoderaba de sus labios.

    Sakura forcejeó al estar afuera del bar, soltándose de su agarre con violencia.

    —Tú, ¡eres un maldito mentiroso! —su pecho subía y bajaba al tirar con fuerza aquella chaqueta al cemento—. ¡¿No que estabas muy cansado y te ibas a dormir?! —gritó con todas sus fuerzas sin importarle ser escuchada por las personas que apenas estaban ingresando al sitio.

    —Sakura, no es como lo dices —trató de apaciguarla al verla tan ofuscada—, escúchame.

    El ceño se frunció inmediatamente ante su excusa estúpida, pisoteando con sus pantuflas aquella chamarra que había lanzado al cemento. Sacó las llaves de su auto del bolsillo de su pantalón afelpado.

    —¿No? —Comentó irónica—, cómo si no hubiese visto cómo ese par de perras te comían con la mirada, y eran mis amigas Naruto. ¡Mis supuestas amigas! —le dio la espalda y trató de caminar hacia el auto de su madre, siendo detenida en brevedad.

    —¡Maldita sea Sakura! —. En un instante le arrebató las llaves para evitar que condujera en ese estado de cólera— ¡No es cómo piensas!

    La joven indignada levantó una ceja.

    —¿No? —Mordió su labio inferior— ¿Acaso imaginé cuando Karin te hablaba como toda una lasciva? Oh sí, tal vez yo estoy loca.

    Naruto la jaló de la cintura hacia él, mirándola a los ojos.

    —Kiba me invitó —al sentir como ella trató de alejarse apretó su agarre en un abrazo, impidiéndole alejarse para obligarla a escucharlo—, acepté porque solo íbamos a venir Sasuke, Kiba y Suigetsu. Karin e Ino no estaban invitadas, ellas aparecieron y yo no podía decirles que se fueran del bar, Sakura.

    —¡Pero pudiste irte, Naruto! —la voz se quebró en un instante-, y no lo hiciste…

    Los orbes azules se sorprendieron al notar como la sustancia salada se acumulaba en los ojos ajenos, soltándola para tomarla de la mano y llevarla al auto, ingresando él en el asiento del conductor.

    —Sakura —. Notó como ella tapaba sus ojos avergonzada por el escándalo— lo siento, no volverá a pasar.

    El motor se encendió y comenzó a conducir. El corazón de la jovencita galopaba con fuerza al evitar quebrarse en llanto.

    —¿A dónde vamos?

    —A mi casa.

    —Naruto —sollozó con las mejillas rojas— ¿Qué van a pensar tus padres de mí?

    La recorrió con la mirada y notó la blusa blanca de tirantes que trasparentaba los pezones rosados. Continuó descendiente, observando ahora el pantalón afelpado con muñequitos infantiles para finalizar en las pantuflas de conejitos, provocando una sonrisa de su parte.

    —Que te ves hermosa, Sakura.

    Algunas veces necesitamos una lección, lo importante es aprender de ella.

    Naruto parqueó el auto y le abrió la puerta a su novia, mostrándole su casa. Pues ella aún no había ido a aquel lugar, y él la hacía sentir como si fuera a entrar a un mundo desconocido. Dudosa colocó su primera pantufla fuera del auto, y al tener la mano de él como soporte sacó la otra, cerrando la puerta y caminando hacia la entrada.

    Sakura nerviosa apretó su mano entrelazada con la de él.
    Al entrar notaron el silencio. Naruto caminó con ella a su lado por el pasillo, encendiéndola las luces.

    —No los vayas levantar —pidió la Haruno, apretando el agarre, a lo cual el negó.

    —Es raro que no estén despiertos, apenas son las dos de la mañana.

    Sakura rio en voz baja ante ese comentario, pues su madre solía dormirse a las nueve de la noche, y que sus suegros normalmente estuviesen despiertos era bastante extraño.

    Naruto quien acababa de ver la habitación de sus padres se rascó tras la nuca, nervioso.

    —Al parecer no están en casa —suspiró al ver cómo su novia daba un respingo—. Duerme en mi habitación, yo dormiré en la cama de mis padres.

    Sakura negó con la cabeza.

    —No quiero estar sola Naruto, no después de lo que acaba de suceder.

    La culpabilidad lo abordó como dagas que se enterraban en el cuerpo sin tregua alguna.

    —Ven Sakura.

    Naruto subió las escaleras con ella tras él, entrando a su habitación. Sakura se sorprendió del orden, pues lo único fuera de lugar era la mochila del instituto, de resto, todo estaba como una mamá lo desea.

    —¿Siempre eres tan ordenado?

    —Mi madre Sakura —ambos rieron levemente—. ¿Te molesta si yo…?

    Ella negó nerviosa al verlo quitarse la camiseta, pues, aunque no entendía el porqué, sabía que de por sí, los hombres no dormían cómodos con una.

    Ella no quería que él se alejara y le fallara, no otra vez.

    Tragó pesado al notar como el rostro de Naruto ardía, porque realmente nunca habían tenido más contacto que un beso o un abrazo, pero ahora, saber que iba a sentir su piel cerca de ella comenzaba a quemarla.

    La luz se apagó y ella se acomodó en el rincón, inhalando el aroma a cítricos de la sábana. Él se acostó tras ella y posó su mano en su vientre, sorprendiéndola.

    —Lo lamento.

    El corazón ajeno se contrajo, recordando por qué terminó ahí. Tragó pesado y el silencio abarcó la habitación por un largo tiempo. Los orbes azules se concentraron en aquella oscuridad, y los esmeralda en la nada ante el vacío de la humillación pública.

    —¿Te gustan? —al comprender, la jaló hacia él, abrazándola.

    —Ino y Karin no son más que amigas Sakura —susurró y ella sintió la desnudez de su torso contra la tela transparente de ella, acomodando su rostro en el hueco de su cuello—. La única mujer que me hace suspirar eres tú, no olvides eso.

    ¿Olvidar? No olvidamos, jamás lo hacemos.

    Sakura sintió como su estómago se revolvió, porque aunque él dijera eso hoy vivió lo contrario.

    Temerosa mordió su labio inferior, sintiendo él la humedad en su cuello, alejándola levemente mientras encendía la lámpara de luz tenue. Las lágrimas se deslizaron y él lo único que pudo hacer fue besarla, besarla para que olvidara.


    Subido desde el celular (?)
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  10.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1775
    "Si algo has aprendido en esta vida, es que, quién te la hace una vez te la hace una segunda más, por si olvidaste la primera"
    [​IMG]


    Estaba cansado de la mierda del día a día, necesitaba empezar a hacer algo al respecto o se combinaría con la mullida cama de un tirón. Observó el papeleo sobre su mesa de noche con la citación de la fiscalía. Su madre por poco lo muele a golpes si no fuera porque su padre que llegó cuando ella tomó la olla y se la lanzó contra la cabeza.

    Revolvió sus cabellos dorados al pensar en cómo pedirle ayuda a su abuelo, Jiraija al trabajar él en el juzgado, aunque deducía que su padre ya había acudido a él.

    Santa mierda, eso no era de él. ¿Acaso la maldita se lo había metido en la mochila? Ino se lo advirtió de mil formas, y él pasó de largo sobre aquellos comentarios, pero ahora, ahora se iba a enterar de qué era capaz Naruto Uzumaki. La hundiría al fondo, ya le importaba un carajo si la veía derramándose en lágrimas. Se cobraría una por una, y ya sabía por dónde empezar.

    De verdad, que se le estaba empezando a dañar la cabeza.



    Dejó el lapicero sobre el comedor al ver a Itachi ingresar con su novia, Konan. Vaya que el color negro se veía claro a comparación de sus vestimentas. Mal chiste, pero para él era cómico.

    —¿Te gusta la novia de mi hermano, idiota?

    Naruto rio mientras negaba con la cabeza, ya que realmente se sorprendía que Itachi gustara de una chica tan rockera como ella. Definitivamente no era su estilo para nada. Quizá el de Sasuke, aunque al verlo con Hinata lo ponía en duda, sin embargo en definitiva el gusto de Itachi era bastante peculiar. Continuaron en silencio, cada uno en sus cuadernos hasta que Naruto volvió a emitir palabra.

    —¿Sabes Sasuke? Sakura me perdonó —comentó y deslizó sus pupilas por la blanca pared, jugando con el lápiz en la mano—. No sé cómo habrá llegado ahí, ¿tú lo sabes?

    El Uchiha permaneció sereno. Sabía que Naruto no tenía una pizca de tonto cuando de oler problemas se trataba, pero al fin y al cabo seguía siendo fácil de leer.

    —No —respondió y borró la operación matemática del cuaderno— pero, imagino que no te pasará otra.

    —Sabes que no fue mi intención, Ino y Karin simplemente aparecieron —murmuró y bebió de la botella de agua que le habían ofrecido con anterioridad—, además, Sakura es especial, y no dejaré que nadie la separe de mí.

    Y eso no sonó como una confesión romántica, si no más bien, como una amenaza.

    —Hablas como si te hubiera dado algo —. Las mejillas del Uzumaki se tiñeron de rojo al tomarlo desprevenido— ¿acaso lo hicieron?

    —No realmente.





    Kiba golpeó el hombro de Naruto al volverlo a ver en el instituto, pues había faltado dos días seguidos. Y sus amigos sabían el porqué. Animoso lo invitó a un partido, pero él se negó. Pues deseaba llegar a casa y soltar ese maletín lleno de deberes atrasados que no deseaba hacer. Aunque no quería ver a sus padres, por el amor al cielo, no deseaba escuchar de las dichosas charlas cuando él era completamente inocente. Maldita sea el momento en que sucedió todo y él no se dio cuenta.

    —Va a estar Konan dirigiendo el partido.

    —¿Y qué?

    —Vamos viejo, tiene buenas curvas, prueba visualizar cosas más exuberantes.

    Naruto rio a carcajadas, como no lo hacía hace ya mucho tiempo, llenando de orgullo al ahora, su mejor amigo.

    —Ino quiere ir a mi casa a aprender inglés Kiba —el Inuzuka no ocultó su sorpresa y lo codeó sugerente—, no sé si vaya a pasar algo, pero tal vez me hace falta relajarme un poco…

    —A decir “a-e-i-o-u!” en inglés viejo.

    La risa brotó ahora de ambos pero Naruto frenó al ver a Suigetsu pasar, el cual observaba al par sobre el hombro con las manos en los bolsillos. Estaba con Jugo y Sasuke. Kiba frenó a Naruto y lo empujó suavemente hacia atrás, como diciéndole que se fueran por el otro lado, pues no debían tener más llamados de atención disciplinarios, y menos contra esos tres.

    —Voy a cobrármelas Kiba.

    El joven frunció el ceño, aunque él pensaría en lo mismo si estuviera en su situación, o quizá ya le habría roto la nariz a dos de ellos con un bate, así sonara ilegal y cruel.

    —Naruto, yo te apoyo... pero si vas a cobrártelas hazlo bien —guardó sus manos en las bolsas de su pantalón, mirando el cielo—. No te dejes pillar.

    —Lo sé, pero primero —sus orbes destilaban furia contenida al ver los orbes verdes en la gradería—, voy a cogerme a Ino.

    Sakura tragó pesado ante la penetrante mirada de su expareja, como si la hubiera amenazado de un punzón.



    El ritmo en su cabeza la zarandeaba de un lado a otro al pedirle al Dj una canción específica, moviendo sus caderas al ritmo de la música. Se sentía como si la electricidad recorriera sus venas y penetrara cada partícula de su cuerpo. Sur orbes verdes se situaron en los azules y sus delgadas manos acariciaron el pecho del rubio, el cual le dedicó una sonrisa traviesa mientras la sujetaba de la cintura.

    Con su novia la pasaba realmente bien.

    Había sido un verdadero imbécil al a verse ido aquella noche solo, pues sus amigos aceptaban a Sakura como una del grupo, y más siendo su pareja. No pudo evitar que una sonrisa prepotente se colara en sus viriles labios al recordar el cómo Kiba observó a Sakura al bajar del auto, y es que aquellas piernas no pasaban inadvertidas. Divertido golpeó al Inuzuka para que le quitara la filosa mirada de encima, pero eran amigos, así que nadie debía propasar los límites.

    Sakura sujetó a Naruto de las solapas de su camiseta y lo acercó a sus rosados labios, dándole un suave beso.

    —Eres mi sueño, Naruto —el carmín lo invadió en un instante.

    —Y tú el mío hecho realidad, Sakura —se rascó tras la nuca y le brindó una botella de agua—. Creo que Sasuke no demora en llegar.

    Ella pasó saliva y él lo notó.

    —¿Estás incómoda con él?

    Cuando las palabras iban a surgir de su garganta lo vio entrar. Sasuke y Naruto se saludaron y comenzaron a platicar mientras se posicionaban en la barra. Sakura se sentó al lado de su pareja dejando la botella de agua y pidiendo una bebida de frambuesa, ignorando a la Hyüga, pareja del Uchiha. Le caía mal, ni más ni menos que eso, y lo dejó bien en claro al prohibirle a Naruto hablarse con ella sin estar presente, al igual como lo hizo con Ino y Karin.

    Posesiva.


    Celosa.


    Tóxica.

    Suigetsu se unió a ellos y no demoró en llevarse a Naruto del brazo. Hinata se levantó con la excusa de ir al baño.

    —Eres una molestia, Sakura.

    La joven fingió demencia ante la voz gruesa, hasta que la sujetó de la muñeca de manera brusca y la acercó a él.

    —¿Acaso no escuchas, u olvidas que te hice un favor hace poco?

    La ceja de ella se curveó de manera agresiva, tratando de soltarse de su agarre.

    —¡Deja de fastidiarme, o le diré a Naruto!

    Si no fuera por la música a todo volumen el grito se hubiera escuchado hasta en el último rincón del lugar. Los labios viriles subieron en una mueca.

    —Revísale el celular a mi mejor amigo, y me dices si sigues pensando en decirle algo sobre mí.

    Lo vio levantarse y su corazón se estrujó lleno de inseguridad, sobando su muñeca por el duro agarre que había sufrido. Tal vez debería creerle nuevamente y desconfiar de su pareja… El tiempo continuó y Naruto nada que volvía a la barra a hablar con ella. Su estómago se contrajo al voltear y comenzar a buscarlo con la mirada, encontrándose con Suigetsu, el cual estaba recostado en la pared mientras reía con Jugo de algo. Lo que le hizo revolver su sistema digestivo fue que mientras se reían no le quitaban la mirada de encima. Qué demonios.

    Se levantó decidida a buscar conflicto con los varones, porque nadie se le reía en las narices de esa forma, por una jodida mierda. Cuando comenzó a caminar hacia ellos la jalaron hacia atrás en un abrazo; la voz que se deslizó por sus tímpanos la erizó.

    —Te amo.

    Ella amortiguada por lo recién hablado con el Uchiha sintió sus labios temblar al corresponder.

    —Yo te amo más, Naruto.

    Recordar aquellas palabras agrías de Sasuke la herían a muerte, y ver a ese par de malnacidos como si hablaran de ella la llenaban de dudas, la ofuscaban y no lo toleraba para nada. Pero si no fuera por él no se habría dado cuenta de la noche en que su novio estaba platicando plácidamente con aquel par de… ¡Santo cielo! Sus pensamientos estaban enmarañados en recelo.

    —Naruto —él la miró con una sonrisa—, ¿puedo ver tu móvil? —y aquella sonrisa desapareció en un desentendimiento que cambió radicalmente a un fruncido de ceño. Esa expresión fue como un azote a sus dudas, remarcándose que debía verlo, debía leer lo que tenía en el maldito celular.

    El rubio se alejó de ella y la miró de arriba a abajo.

    —¿Qué pasó?

    Oh sí, él no era idiota y sabía que para que ella le pidiera eso alguien le metió cucarachas en la cabeza. Sus ojos azules se pasearon por el lugar y se encontraron con los filosos de Suigetsu. ¿Él le habría comentado a Sakura sobre aquello? Hijo de perra, si era él iba a chocar su cabeza contra el asfalto. Su razón volvió en si al sentir el jalón de la camiseta de parte de Sakura.

    —No es nada, sólo que te desapareces, casualmente Hinata también y yo aquí como una estúpida sola —ni sabía lo que decía, simplemente buscaba un pretexto para mirar ese bendito celular.

    —Hinata es novia de Sasuke Sakura, deja de suponer cosas que no son —las palabras se resbalaron con molestia por sus labios—. Deja la inseguridad que yo te amo a ti, y solo a ti.

    Sakura torció los labios al verlo ladear la cabeza y besarle la comisura de los labios, como niña pequeña. Pequeña y estúpida.



    Los orbes azules chocaron entre sí. Naruto se rascó tras la nuca y le sonrió levemente.

    —Entra, Ino.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Creativo Creativo x 1
  11.  
    Tarsis

    Tarsis Equipo administrativo Comentarista supremo Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,005
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    D: No entiendo nada. Sospecho de todos. Soy una desconfiada. No sé quién traicionó a quién. NECESITO SABERLO.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  12.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1371
    Error #5

    [​IMG]
    Olvidar un cuerpo con otro... suele ser el consuelo de los que no quieren estar solos.

    Penetró sin delicadeza alguna la intimidad de su compañera, sujetándola del cabello con violencia mientras movía sus caderas fuertemente. Furioso la nalgueó al recordar la maldita hija de puta que se colaba en sus pensamientos. A ella nunca la había sometido de tal forma. Nunca la había golpeado, nunca la había mordido ni jaloneado del cabello con tanta violencia. Ino gimió complacida por el trato que Naruto daba a su cuerpo, siendo inocente a la expresión de asco que formaban las facciones masculinas al acabar, subirse el jean y colocarse la correa.

    —Deberíamos salir Naruto —comentó de manera apresurada ante la incontrolable respiración.

    El joven fingió una sonrisa y se colocó la camiseta.

    —Tal vez más adelante, Ino —. No la veía cómo más que una amiga, y ahora, tal vez como una amiga con derechos.



    —Naruto…

    Sus manos se deslizaron con suavidad por sus caderas, despojándola de las bragas húmedas de manera lenta. Sakura sintió su rostro arder en vergüenza por mostrar su intimidad desnuda, pero aquella timidez desapareció al sentir electricidad por su espina dorsal, siendo un reflejo el sujetar el cabello dorado que estaba sumergido entre sus muslos.

    El Uzumaki besó, lamió, presionó y se deleitó hasta sentirla retorcerse en sus brazos, subiendo entre besos cálidos por su abdomen hasta sus labios.

    —Te amo —murmuró y ella asintió, permitiéndole ingresar en su interior.

    —Duele…

    Naruto al escuchar su quejido y sentir el palpitar de sus paredes por la intromisión desconocida la besó con pasión hasta sentir cómo se acostumbraba a su tamaño.

    —M-más.

    Los orbes azules brillaban cual precioso zafiro por el revoltijo de emociones que sentía al tenerla ahí, siendo suya, suya y de nadie más.

    —Promételo Sakura.

    La Haruno se retorció ante la embestida sin lograr entender sus palabras, provocándolo cometer el mismo movimiento mientras lo forzaba a hablar.

    —Prométeme que seguiremos juntos —gruñó y sujetó su mentón, fundiéndose sus pupilas entre sí—. Por siempre…

    Con voz entre cortada respondió la dulce voz.

    —Y pa-para siempre.



    Ino dio un beso suave en sus labios y salió del hogar de su compañero. Naruto llevó las palmas a su cabello y desordenó sus hebras doradas, autocastigándose por el vacío que volvía a adueñarse de su estómago. Él si quería que Ino se fuera; estaba asqueado de ella. Pero con Sakura, con Sakura se trasnochaba viendo películas con palomitas y gaseosa. Contaba sus chistes pésimos y ella se reía de ellos. Dios, se le seguía haciendo tan difícil no pensar en ella al estar profanando el cuerpo de una mujer ajena.

    Masajeó sus hombros al ver el mensaje de Kiba en el móvil. ¿Un partido de fútbol? No sonaba nada mal a comparación de quedarse ahí encerrado con pensamientos estúpidos en su cabeza.

    Subió las escaleras, se dio una ducha de agua fría, se vistió y cogió el maletín de deportes. Despejaría su mente, o trataría de hacerlo nuevamente.



    —Amor, mírame —Sakura torció los labios molesta mientras se cruzaba de brazos. Naruto aguantó por no reír ante esa expresión infantil a causa de los celos—. Vamos Sakura, mírame.

    —¿Qué?

    —No la miré, lo juro.

    —Claro, ella con esa falda mostrando el culo y vienes a decirme que no la miraste.

    Naruto no aguantó más y rio a viva voz, apretándose el estómago mientras trataba de seguir hablando.

    —Ella podría ser mi madre —Sakura frunció el ceño y rezongó, porque él tenía razón. El Uzumaki la abrazó y jaló hacia él, besándola varias veces en las mejillas; cariñoso—. Te amo.



    Dejó el maletín en la gradería y se quitó la camiseta.

    —Viejo, vamos contra el equipo de Hidan. Son los universitarios.

    Naruto asintió y saludó a sus amigos mientras veía llegar a los del equipo contrario. Neji dejó el balón en el césped y se despojó también de su camisa, como la mayoría de hombres presentes. Kiba deslizó sus filosos orbes por los contrincantes. Siendo Kizame e Itachi los defensa lo mejor sería dejar a Naruto y Lee como delanteros, él como defensa con Shino y centro Neji. Miró hacia atrás, con Chöuji como arquero, no pasaría ningún balón por ese arco.

    Fútbol callejero.

    Y así inició el partido. Neji llevaba el balón, y cuando lo llevaba el único que lograba quitárselo era Sasori, pero cuando el Hyüga tenía cerca a Lee no les salía la jugada a los contrarios. Hidan corría a la par de Lee, deslizándose logró arrebatárle el balón y pasarlo a Itachi, jugando éste con Kizame teniendo a la expectativa el equipo de Kiba.

    Cuando el hombre con sonrisa de tiburón lazó el balón Pein corrió hacia el arco. Kiba y Shino corrieron tras él. Akimichi se movió de derecha a izquierda en el arco, sin desconcentrarse del hombre que corría hacia él. Cuando Pein pateó con fuerza Chöuji se lanzó, rozando el balón con los guantes.

    Y ese fue el primer gol de los universitarios.

    El partido continuó finalizando el primer tiempo con un tablero de: 1-2. Ganando el equipo de Hidan al del Inuzuka.

    Naruto bebió agua del termo mientras descansaba con sus compañeros en la gradería. Sus orbes azules se dirigieron a la entrada de la cancha que estaba enmallada al verlo ingresar.

    —¿Ellos van a jugar?

    Kiba volteó y chasqueó la lengua al ver a Sasuke, Suigetsu y Jugo hablando con el grupo de Hidan. Dudó si sacar a Naruto en el segundo tiempo, porque tampoco es cómo si tuviera con quién reemplazarlo al no asistir Shikamaru. Al notar como Kizame e Itachi se ponían las camisetas y cogían sus maletines retirándose del lugar confirmó su temor. Sasuke se despojó de su cadena y su camiseta, cambiándose las zapatillas. Al parecer Jugo se quedaría en las bancas con Karin.

    —Chicos... atentos.

    Neji asintió al ver a Naruto con las venas brotadas. Tendría que estar cuidándole el culo y defendiendo de que el balón llegara al arco. Y es que Sasuke no era de provocar, pero Suigetsu sí, y ya Naruto y Kiba habían caído en ello varias veces.

    El inicio del segundo tiempo fue bastante tranquilo. Todos estaban jugando limpio y sin problema alguno, más que roces de miradas feroces entre el Uzumaki y el Uchiha. Pero luego de los primeros 20 minutos, la tranquilidad pasó a ser historia.

    Naruto estaba por lanzar el balón, siendo un tiro de esquina.

    —Estaba rica Naruto —el Uzumaki frunció el ceño al chocar con la mirada de Suigetsu y la sonrisa ladina de Sasuke—. Su vagina en mis labios—Suigetsu sacó su lengua y la movió de derecha a izquierda—. Estaba deliciosa.

    —Cállate —habló Neji desde atrás—. Cállate y dedícate a jugar.

    Naruto pateó el balón y al correr hasta el arco chocó a propósito su hombro con el de Suigetsu. Kiba permaneció atento, y al notar cómo seguían jugando volvió a concentrarse en la defensa que estaba dando.

    Lee metió el segundo gol, quedando ahora 2 a 2.

    —¿Quieres que te cuente cómo la hice venir? —. Apoyó su codo en el hombro de Sasuke—, ah, es verdad que viste cómo.

    Y ese susurro lo hizo perder los estribos.

    —¡Te voy a romper la boca hijo de puta!

    —¡Paren par de maricas! —gritó Kiba, pero el único que trató de meterse a frenarlo fue Neji, el cual fue sujetado por Hidan desde la espalda para evitar que interfiriera. El resto de los universitarios solo miraban el cómo Naruto y Suigetsu se molían a golpes. Cuando Kiba llegó hasta ellos y golpeó por la espalda al Hozuki Sasuke lo pateó. La pelea de dos pasó a ser de 4.

    Cuando ya pasaron cinco minutos de puñetazos y patadas Hidan soltó a Neji, el respiraba pesadamente por la ira contenida. Caminó hacia ellos y los separó con ayuda de Lee y Shino.

    —Cuando necesites cocaína me avisas Naruto —comentó Suigetsu burlón mientras escupía sangre al piso. El Uzumaki lo miró de arriba a bajo mientras apretaba los puños al recordar la citación que tenía en el juzgado por la cocaína en su maletín.

    —¡Voy a matarte cabrón!
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  13.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,096
    Puntos en trofeos:
    461
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Error #3
    Déjame decirte que lo leí hace como dos meses Dx cuando te ponga sello es por que ya lo leí xD sólo que comento luego.

    Lo del chicle me dolió a mi igual, por que si me pegaran chicle creo que lloraria o algo por que amo mi cabello.
    Posteriormente...TE AMO por darme un pequeño gramo de Nejiten, algo es algo pero me has dejado toda fangirlll tan juntitos y Neji avergonzado jajajaja.
    Pero vaya...Desde ahí se ve que Sakura oculta algo relacionado con Sasuke que de conocen de algo o tal vez que salian antes. No se, no se.

    Luego el ataque de celos de Sakura del cual Sasuke alimento esta actitud tóxica de ella. Vamos, en su lugar y que me entero de eso solamente le reclamó luego. Pero yendo fe esa forma a ese lugar, mínimo que se arreglará. Pero Sasuke debe conocerla lo bastante para intuir que ante su aviso Sakura iría, el sabía que eso pasaría
    ... la pregunta es ¿como?
    La interacción luego de todo eso fue tan sencilla pero erótica que fue tan dual considerando que momentos antes fue un caos, pero es la dichosa reconciliación.


    Error #4
    Cabe mencionar que en este al inicio no marcaste que es el error número 4(? pero bueno.
    Este no me lo había leído e.e según yo. Pero fue enriquecedor. Al inicio es que Naruto hizo algo, quien sabe que pero necesita ayuda legal...ahi re deja el suspenso.

    Desde aquí y luego de la advertencia de Naruto, el ya suponía que su amigo Sasuke le había dicho algo a Sakura sobre el bar, sólo me quedo pensando como llegó a esa conclusión por que Vamos, no es listo...o.tal vez sólo era una muestra de celos por el comportamiento que tiene Sakura cuando se habla de Sasuke.

    Con este error sólo me dejas pensando que si alguien te engaña una vez, lo hará una segunda o hasta una tercera para que no lo olvides...por que al parecer aunque Naruto jura un amor verdadero sobre todo, coquetea o habla muy cariñoso con sus amigas, no pone límites y me hace pensar que aunque je tenido la fuerte convicción que Sakura hizo algo realmente malo pars joder las cosas, tal vez no sólo fue ella....sí, alimentaron sus celos, pero un auto no avanza sin gasolina así que....se le brindó algo creíble para que ella siguiera tan celosa. Como lo del celular, Vamos, me sorprende que no notará que algo iba mal, que el dudo en dárselo, aunque tal vez fingió que lo olvidará pero tomaría el teléfono cuando pudiera...

    Y sí, el que Naruto y Hinata desaparecieran los.dos me causa dudas de que tal vez había algo entre ellos... tal vez por eso, por venganza, igual Sasuke se hecho a Sakura.


    Error #5
    Si me dio mucha pena Ino, e realmente le interese Naruto pero que él solamente la vea como un objeto o como algo para desquitar su frustración sobre todo, por que al hacerlo con ella, piensa en Sakura y por eso la trata así de mal, por que Sakura no merece que el sea un caballero....esta.dirigiendo su frustración con alguien más e.e

    Al terminar de leer este capítulo lo único que puedo concluir es;

    Naruto engaña a Sakura con otras, tal vez sólo coquetea con ellas o no pone límites, por consiguiente y ya que los celos la consumen Sakura no aguanta más y decide vengarse y se acuesta CON Sasuke y con algunos otros (no se quienes) y eso es lo que jodeeer a Naruto, que no fue sólo de el y que fuese capaz de eso cuando él no se cogió a otras...aunque el no acepta su culpa. Ambos se orillaron a eso, los dos hicieron mal.

    Fin.

    Esa es mi teoría D: kskdndnd estoy que me mueroooo por conocer si tengo razón o no Es
    Exijo continuación

    Y para joderlo más, le plantan droga y lo delantan. Pero lo que no me cuadra es por que si tal vez Naruto hizo mal, por que Sakura es la única que busca el perdón. Ok, lo que ella hizo es más grave, pero eso demostraría que no tiene ni un gramo de amor propio...además por que si se acostó con todos lo de akatsuki no está con ellos...a menos que se arrepienta y de rompa su pecho por semejante pecado y quiera alejarse de ellos. No se, no se.

    MUJER SÍGUELO, POR FAVOR. NECESITO LEER MÁS, LO NECESITO...


    No he notado errores de ortografía y tu narración espléndida como siempre...dame más pistas por fa
    Saludos ♡♡
     
  14.  
    Tarsis

    Tarsis Equipo administrativo Comentarista supremo Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,005
    Puntos en trofeos:
    666
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mrk me sorprendiste. Ahora me enredé aún más. Tenemos aún el asesinato de Sakura en el aire, y ahora eso de la citación por cocaína. ¿Qué pasó allí? ¿Itachi la drogó? No creo que ella se haya ido de una con Suigetsu. Ay no, chama, que suspenso, está para jalarse el cabello. ME ENCANTA.
     
  15.  
    Insane

    Insane Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    914
    Puntos en trofeos:
    291
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    10 Errores.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2015
    Error #6

    <<La confianza del inocente es la herramienta más útil del mentiroso>>
    [​IMG]


    —Deberías simplemente hablar con ella. Hacen todo muy problemático para mi gusto —suelta Shikamaru con las piernas sobre el escritorio, recostado en la silla mientras se mueve de atrás para adelante, maceándose—. Quizá la chica no sea tan mala, no sé, solo es una hipótesis entre tantas.

    —Se revolcó con ellos, ¡¿cómo diablos no va a ser tan mala?!

    Naruto estaba exasperado, bebiendo agua para poder continuar hablando mientras cerraba el cuaderno que tenía abierto sobre su mesa. Shikamaru era uno de los pocos que solía tener razón en su círculo de amigos, pues más de una vez le dijo que el acercamiento del Uchiha hacia la Haruno no era para nada normal, pero que era demasiado tedioso cómo para analizar a fondo, siendo tomado cómo una exageración de su parte para el rubio.

    —Solo te comento lo que pienso viejo, ya que has ido superando de a poco —suspira cansino—. Ella no tiene ese perfil de mujer, todo fue bastante desacorde con su personalidad.

    El joven se levantó del asiento y se alejó moviendo su mano de un lado a otro, dando a entender que algo apestaba en todo lo que pasó, y probablemente fuera el ex mejor amigo de éste. Kiba permaneció en la consola portátil de video juegos escuchando atento mientras deslizaba su filosa mirada por Naruto.

    —Hoy saldremos a comer, si quieres yo puedo llamarla e invitarla.

    El rubio mostraba duda en la decisión. Tal vez hablar con ella despejaría cualquier incertidumbre. Inuzuka notó la dicotomía que cargaba su amigo en la cabeza desde aquel partido de fútbol al que lo invitó semanas atrás.

    —No lo sé —respondió sincero—. No sé si sea capaz de escucharla.

    —Quizá no a ella, pero puedes empezar por partes Naruto.



    El iris esmeralda parece agotado al sentir que se hunde en un mar de hipócritas insensibles. Y ya ni sabía si ella formaba parte de esa lista.

    —¿Revisaste su celular?

    Su piel se eriza y se remueve incómoda ante la gruesa voz tras ella. Sasuke sonríe con sorna y deja la mochila en el suelo.

    —No... yo confío en él.

    —No suenas muy segura de ello.

    —Y tú suenas muy seguro de que él me es infiel —susurra al ver entrar a Naruto con esa sonrisa despampanante, atrayendo la atención de Ino la cual le saludó, provocando que sintiera un estrujón en el estómago.

    ¿Celopata? Tal vez.

    —Quizás —comenta y voltea a mirar a la ventana, sus ojos ónix son helados y disfrutan al ver su rostro lleno de confusión.

    Naruto camina hacia ellos y saluda de un puño amistoso a Sasuke para después darle un suave beso en los labios a Sakura. Seguido de esto toma asiento a su lado y comienza a hablar con ella del fin de semana.



    Naruto caminaba a casa con su mochila al hombro y los audífonos en sus oídos, pensando sobre qué ya era suficiente como para estar teniendo más embrollos en su vida. Sacó su celular del bolsillo trasero, cumpliendo los consejos de Shikamaru. Quizá no sería tan malo iniciar la plática con alguien que terminó estando en todo el asunto, siendo partidaria. Y aunque Neji se ofendió bastante por ello no dejó de ser su amigo.

    Hinata Hyüga.

    Comenzaría por ella, no tenía nada más que perder. Al menos podría hacer eso mientras Jirayja negociaba una multa con la correccional de menores por la cocaína que había dejado de consumir hace un tiempo.

    Llamó y el teléfono fue contestado al tercer timbre.

    <<¿Na-Naruto?>>

    Ella fue la única que se cambió de instituto al verse metida en todo el enredo.

    <<Veámonos hoy, Hinata.>>



    El cielo se tornaba gris, tanto cómo sus pensamientos cada que hablaba de estar cerca de una chica, chica que no fuera Tenten, porque era la única mujer en que confiaba ciegamente. Aun así llevaban tantos días discutiendo por sus celos desmedidos que trató de ser sutil.

    —Yo puedo esperarte.

    Naruto negó frustrado con la cabeza.

    —Hinata me ayudará Sakura, no te preocupes —ella frunció el ceño en demasía y se cruzó de brazos-. Vamos, no pongas esa cara —suspiró cansino mientras le acariciaba el cabello—. Sasuke te llevará.

    Y aunque él notó miedo en su mirada lo ignoró al creer que estaba alucinando por estar consumiendo esa mierda que Suigetsu le llevaba vendiendo desde varios días atrás, y Hinata no es que ayudara mucho con esos ojos perlados que Sasuke estaba contaminando. Porque eso sí que no lo había dejado pasar, aunque fuese su mejor amigo no podía negar que estaba dañando a una buena chica.

    El pitido de un auto detuvo los reproches que Sakura seguía emitiendo, y que Naruto había dejado de escuchar por estar en las nubes. Los orbes verdes mostraron tensión al voltear y chocar con los negros de Sasuke, el cual la observaba desinteresado en el asiento del conductor.

    —Te amo —susurró ella con un deje de súplica, porque la dejara estar a su lado.

    —Yo te amo más —correspondió él y la besó, alejándose.

    Sakura entró en debate mental, porque podría simplemente irse corriendo del lugar pero estaba harta de ser intimidada. Caminó con firmeza y abrió la puerta del copiloto, subiéndose sin abrocharse el cinturón de seguridad. Sasuke presionó el acelerador y ella vibró en adrenalina al estar al borde de decirle todo lo que pensaba sobre él, y así lo hizo.

    —¡¿Estás obsesionado conmigo o qué carajos?! —. sus ojos brillaban en un verde intenso— ¡Ya deja mi relación con Naruto en paz!

    Sasuke se mantuvo ajeno a sus palabras, hasta que giró bruscamente a la derecha provocando que ella se golpeara la cabeza con la ventana. Cuando ésta trató de mandar su mano para sujetarse del asiento él frenó en seco y la acorraló contra la puerta y el asiento. Apretó ferozmente sus muñecas por encima de su cabeza con una de sus manos y con la otra la sujetó del cabello. Eso se había sentido extrañamente bien pare él, pero ella empezaba a sentir pánico, desvaneciéndose un poco de su valor.

    —Cállate —advirtió—. Eres tan ruidosa que me provoca cerrarte la boca.

    Sakura respiraba frenéticamente. No era la primera vez que él la atacaba tan ferozmente, ni que la acorralaba... ni que la estrujaba. Todo a escondidas de Naruto, todo bajo amenazas y advertencias de hacerle daño a ella.

    —Quítate —susurró.

    —Tú me debes algo, ¿lo olvidas?

    Ella trató de evitar su mirada al recordar que cada uno de las "ayudas" suyas para arrinconar a Naruto en peleas y gritos eran porque él le avisaba al celular, porque ella se lo pidió después de lo de la discoteca, a cambio él habló de cobrar aquella información. Él aprovechó sus pensamientos para inclinar el asiendo hacia atrás, acostándola en el auto con él encima de ella.

    —Yo... —se removió tratando de soltarse al volver en sí pero fue imposible.

    Su falda escolar con el forcejeo se levantó lo suficiente para dejar ver sus bragas infantiles.

    —¿Tú qué? —Arrastró su pregunta con enojo—. ¿Naruto se coge a mi novia y a ti te gusta tener los cuernos en la cabeza?

    El vacío bajo sus costillas la zarandeó ante aquella afirmación. Uchiha al sentir que su forcejeo cesó aflojó el agarre.

    —¿Cómo sabes eso? —preguntó en un leve murmuro, que si no fuera porque había entrado el carro a un callejón sin salida desolado a eso de las 5 de la tarde no lo hubiese escuchado. Sin mencionar el cómo empezaba a llover y los truenos a adornar el cielo.

    —Yo los vi —respondió al notar cómo sus ojos verdes se ponía vidriosos por las lágrimas que amenazaban con salir.

    Su mente se sintió desfallecer ante sus palabras tan decididas. Sasuke la tomó del mentón y esperó que ella hiciera el resto, y así lo hizo. Impulsada por la cólera lo sujetó fuerte de la camiseta y lo acercó hasta sus labios. Era insano, él era tóxico, mucho más que ella. Se dejó besar, acariciar, tocar. Sus manos serpentearon por sus muslos, llegando hasta su cintura, apretándola con fiereza.

    Sakura gimió y él ingresó su lengua en ella. En el momento que se separaron para tomar aire se miraron y ella habló al entrar en dicotomía con su moralidad.

    —No sé —entrando un poco en razón lo empujó suavemente hacia atrás, pero él no se movió ni un milímetro—. No quiero...

    —¿Sabes que cuando los vi Naruto la tenía de espaldas apoyada en las colchonetas del gimnasio?

    Ella tragó pesado, apretando los puños al pensar que tal vez, sólo tal vez estaban haciéndolo en este mismo momento y por ello no dejó que lo acompañara.

    Él aprovechó y la volteó, haciendo hincapié en lo que estaba relatando.

    —Hinata estaba gimiendo —habló ronco y levantó su falda bajando sus bragas.

    Sakura cerró los ojos al sentir su húmeda lengua en su centro, mientras sollozaba al imaginar a su novio con aquella mujer que parecía tan casta y pura. ¡Mierda! Sasuke se levantó y desabrochó su correa. Sonrió ladino y se adentró en ella. Sujetándola del cabello con firmeza. Sakura gritó y él ahogó un gruñido al moverse con violencia en sus pliegues.

    Consumida por la duda, por la cólera e incertidumbre cerró los ojos, entregándose por completo a la infidelidad.

    —Estuvo rico.

    Sakura sintió su corazón latir con culpabilidad, aun calmando su frenética respiración.

    —¿Rico? —susurró con las manos temblorosas acomodándose la falda.

    No había abrazo, no había cosquillas, no habían palabras de amor.

    Porque él no era Naruto Uzumaki, él era Sasuke Uchiha.

    Ambos se acomodaron la ropa y el salió del callejón, conduciendo con el radio a volumen medio, dejándola en la puerta de su casa. Ella se bajó con la mochila al hombro y él se alejó apenas ella dejó el auto. Con su corazón estrujado subió las escaleras a su habitación.

    Debía llamarlo.

    Debía decirle.

    Debía confesarse o de lo contrario, hacerlo confesar a él...

    Cuando sacó su celular le llamó y éste timbró varias veces, hasta que alguien contestó.

    <<¿Naruto? Naruto ven a mi casa, por favor>>

    Al otro lado se escuchaba un golpeteo, uno cómo el que producía el cuerpo de Sasuke sobre el suyo. Sus manos empezaron a temblar al oír varios gemidos del otro lado de la línea. Ella dejó su celular en el escritorio luego de colgar. Su respiración estaba fuera de control, sentía que perdía aire. Se sentía enferma, mareada.

    Tanta era su falta de pensamiento racional que comenzó a marcar nuevamente. Esta vez nadie respondía. Cegada salió de casa con las llaves del auto de su madre que se encontraba dormida en la recamara. Conduciendo a todo lo que daba.

    El final se acercaba, o al menos eso ella pensaba. Oh, cuan equivocada estaba.



    Hinata caminó hasta él y Naruto la miró con un deje de molestia.

    —T-tu, me llamaste aquí.

    El Uzumaki apoyó su cabeza en una de sus manos al recordar el momento en que se quedaron de ver en el gimnasio, según él para el regalo de aniversario que le daría a Sakura, en el cual Hinata le ayudaría, pero fue todo lo contrario.

    —Estaba drogado, y tú lo sabías.

    —Eso es falso Na-Naruto —respondió sincera esquivando su fría mirada al saber exactamente a qué día se refería— Sasuke dijo que tenías sen-sentimientos por mí, así que en ese entonces rompimos meses atrás.

    Naruto mostró sorpresa en sus facciones.

    —¿Por qué nadie sabía de ese rompimiento?

    Ella tragó pesado y llevó sus manos la cadena que tenía en su propio cuello, nerviosa por el hecho de que ella si estaba enamorada del Uzumaki cuando éste estaba con la chica nueva, pero lo suprimió cuando Sasuke la invitó a salir, o al menos, trató de hacerlo.

    —Porque él quería guardar el se-secreto para no tener problemas con mi primo —habló y mordió su labio inferior, sintiéndose culpable—, y yo le creí...
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso