Explícito ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?

Tema en 'Personas Reales' iniciado por Renjunniebb, 23 Octubre 2018.

  1.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    449
    Ji Sung estaba recostado boca arriba sobre la cama de Jae Min.

    No prestaba atención realmente, estaba tan ensimismado en sus pensamientos que simplemente no podía conectar con lo que estaba a su alrededor.

    Repentinamente sintió una caricia en sus labios, notando al fin lo que sucedía: Jae Min se encontraba sobre su cuerpo, besando delicadamente sus labios.

    El no se movió, sólo aceptó el beso sin más. Cerró los ojos y dejó que todos aquellos sentimientos prohibidos quemaran dentro suyo.

    Pronto ese beso se tornó más intenso, más obsceno. Jae Min mordió levemente el labio inferior, aprovechando ese momento para que su lengua haga intromisión en la boca ajena.

    Sus lenguas empezaron a batallar entre sí, ambos querían liderar en aquel beso, dominar al otro. El ruido que sus lenguas iniciaron sólo logró incitarlos a seguir, a dar más y más.

    Ji Sung sintió cómo el mayor empezó a desabrochar su cinturón, desabotonar sus pantalones y bajar su cierre. Pronto su mano se coló en su ropa interior, haciéndolo reprimir un gemido mientras masajeaba su hombría.

    Jae Min abandonó la boca del menor para besar ahora su cuello, dejando así que más sonidos puedan salir libremente de él. Sacó el miembro del más joven, iniciando así un vaivén de arriba hacía abajo, volviendo loco al más alto.

    Por otro lado, Ji Sung -con la respiración acelerada- intentaba callar todos los jadeos y gemidos que su boca producía, dejando a Jae Min hacer lo que quisiera con su cuerpo y su miembro.

    El mayor tomó velocidad en sus movimientos, haciendo a quien tenía abajo llegar al orgasmo en cuestión de segundos.

    Ambos se quedaron quietos, tratando de normalizar sus respiraciones. Luego de dos minutos, Jae Min se separó de Ji Sung y se encaminó al baño para limpiar su mano y mojar una toalla para también limpiar al menor.

    Cuando regresó, se encontró con el más alto en la misma posición. Se acercó lentamente, lo limpió y volvió a vestir. El menor no se inmutó en ningún momento. Estuvo a punto de salir, pero la voz de Ji Sung no se lo permitió.

    -Se supone esto está mal, ¿por qué se siente tan bien?

    Jae Min se quedó callado unos segundos, mirando desde su lugar al menor -quien no ha cambiado su posición-.

    Se acercó nuevamente a él y volvió a tumbarse sobre el más joven, olió su aroma mientras acercaba su boca la oreja contraria.

    -Entonces no puede estar mal, pequeño.

    Susurró antes de depositar un beso en su cuello y dejarlo al fin solo en esa habitación.

    Y Ji Sung no reaccionó, sólo volvió a ensimismarse en sus pensamientos.


    --------

    •Contenido:
    ↬Religioso.
    ↬Homofóbico.
    ↬Sexual.
    ↬Violencia.
    ↬Violación.
     
  2.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    658
    « Siempre fui alguien bastante reservado. Procuraba que la gente supiera lo menos que pudiera de mi persona.

    Mi adolescencia no fue especial, estoy seguro que a más de una persona le ha pasado. Mis padres no me entienden, jamás pudieron hacerlo.

    Y está bien, lo comprendo.

    Decir para este punto que no soy normal esta de más. Yo no me consideraba normal, pero quién es normal realmente, qué es la normalidad en realidad, cómo alguien puede llegar a ser normal.

    Hay una capa demasiado delgada entre ser normal y no serlo. Lo normal está sobrevalorado.

    Y claro que no me consideraba normal, pero tampoco me consideraba un fenómeno. Simplemente no podía poner una etiqueta sobre mi cabeza, aún no podía terminar de entenderme como para atreverme a hacer eso.

    Mis padres -mormones, por cierto- no pudieron comprenderlo, no pueden comprenderlo. »

    —Ji Sung-ah, baja a desayunar o llegaremos tarde a la misa.

    Gritó una mujer desde la planta baja. El castaño no se inmutó, sólo siguió mirando su reflejo en el espejo.

    Pareciera como si intentara descifrar sus fracciones, su propio rostro, como si no reconociera sus rasgos.

    Suspiró con pesadez antes de abrir el fregadero y proceder a lavar sus manos.

    Volvió a mirar su rostro con timidez antes de decidir salir del cuarto de baño, bajar las escaleras e ir hacía la cocina.

    —Buenos días, hijo.

    Recibió una sonrisa con dientes en su dirección. Él sólo pudo levantar una pequeña parte de su cara y desviar la mirada. Como siempre.

    —Buenos días, padre.

    Pasó a su lado y siguió con su camino hacía la cocina, encontrando ahí a su madre terminando de servir los alimentos en la mesa.

    Se quedó quito en la puerta que conectaba a la sala, observando con pena a su progenitora.

    —Buenos días, mi niño.

    Dijo cuando notó la presencia del más joven. Caminó hacía él con la misma sonrisa que su padre le regaló momentos atrás, tomó su rostro y plantó un beso en su frente.

    —Cada día estás más alto, más grande. Te vuelves un hombre con cada nuevo amanecer.

    Comentó con orgullo notable en su voz. Él sólo pudo desviar la mirada apenado.

    Los tres, padres e hijo, se sentaron en la mesa y principiaron a comer en silencio.

    «Siempre sentí vergüenza cuando mis padres me elogiaban; sentía que les faltaba al respeto con mi simple presencia, que mi ser era sólo una blasfemia.

    Ellos siempre me amaron, cuidaron de mí. Procuraron que yo tuviera todo lo que necesitaba y -a veces- las que no.

    ¿Y yo?, yo sólo podía sentirme una molestía en sus vidas, que estarían mejor sin mí.

    No me malentiendan: jamás fui depresivo ni mucho menos tuve algún tipo de pensamiento suicida. Nunca se me ocurrió y tampoco pasó por cabeza el quitarme la vida.

    Sé perfectamente que mis padres me aman y hacerlo sólo los lastimaría. Tampoco odiaba mi vida como para terminar con ella, sólo no sentía que merecía a unos padres como ellos, asimismo tampoco sentía que mis padres merecían a un hijo como yo.

    Y me odié, me odié por tanto tiempo que llegué a un punto en el que había entrado en una guerra interna en donde el amarme y el odiarme no podían vivir en sintonía, y todos los días aquel "me amo" salía perdiendo, consiguiendo que no pudiera estar conmigo, verme, sentirme e inclusive pensarme.

    Estuve muchos años mirando mi reflejo, intentando descifrar todos esos porqués que me hacía constantemente, así como me recriminaba el no poder demostrarles mis sentimientos a mis padres.

    Quería decirles que los amaba, pero siempre se sentía falso, mi boca siempre se sintió pastosa cuando lo intentaba y un nudo se formaba en mi garganta.

    Quería sentirlo real, verdadero, pero jamás pude conseguir transmitirles aquel sentimiento a mis padres, por lo menos no con el mismo sentimiento que ellos me transmitían cuando me lo decían a mí. »

    --------------

    Me re cebé escribiendo, chau (?).
     
  3.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    307
    Llegando a la iglesia, el más joven no pudo evitar ver el edificio con incomodidad.

    ¿Quería entrar ahí?. Claro que no, pero lo hacía sólo por complacer a sus padres.

    Y como siempre, tuvo que ir junto a sus progenitores a saludar al sacerdote Na Bon Hwa y a su esposa. Pero, por primera vez desde que tiene memoria, algo llamó su atención.

    Y es que el sacerdote Na y su esposa no estaban solos, sino que también estaban acompañados por alguien, un joven que aparentaba tener su edad o cercana.

    Lo miró con curiosidad, pues jamás en su vida lo vio. No que lo recuerde.

    Y no comprendía lo que pasaba, porqué lo miraba, porqué no podía apartar sus ojos de él y qué fue esa sensación en su corazón cuando hicieron contacto visual. Mucho menos cuando le sonrió.

    —¡Sacerdote Na, Señora Na, buenos días!

    Saludó la madre del más joven, haciendo una reverencia en lo que le daba la mano a cada uno de los integrantes de aquella familia. Su padre y él haciendo lo mismo por inercia.

    —Buenos días Señora Park, Señor Park. Joven Ji Sung.

    Dijo mientras les sonreía, revolviendo un poco los cabellos del recién nombrado en modo juguetón.

    —Dejen que les presente a mi hijo, Jae Min.

    El más joven de la familia Na hizo una reverencia hacía los recién llegados, sonriendo en dirección a Ji Sung.

    «Y si supieran lo que esa sonrisa produjo en mí. En ese entonces mi corazón sólo sabía latir sin control, hasta sentí pavor de que fueran tan poderosos que todos ahí podrían escucharlos.

    Pero ahora sólo me queda aquel recuerdo, aquella sensación de estar bailando al compás de su sonrisa sobre nubes manchadas de un bello aguamarina con algunas pinceladas de coral y aciano.»

    -------------------

    No tengo inspiración, pero actualizo porque no sé(?).
     
  4.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    474
    «Una vez encontré un libro que llamó mucho mi atención. Hablaba sobre una pareja, dos mujeres que antes de serlo, eran amigas. Y antes de eso, eran seres humanos con temor a ser juzgadas.

    Tuve que leerlo a escondidas de mis padres, pero no me arrepiento de ello.

    La manera en que me atrapó, los sentimientos y las dificultades que estuvieron presentes desde el inicio hasta el final, la crueldad de su misma especie hacía lo desconocido. Todo era atrayente, enredante.

    Pensaba que jamás podría vivir esas mismas emociones, era sólo un libro después de todo. Y luego me di cuenta que la vida también puede serlo.»

    —Y, Señor, cuida de mis hermanos, guíalos por el camino correcto y hacía tu luz. Amén.

    —Amén.

    «Creo que esa era la parte que más odiaba de la misa; el final.

    Y no era que no me gustaba que se acabara, sino que esa frase en específico me daba náuseas.

    Era impresionante la hipocresía del ser humano.»

    La fiesta se podría decir que estaba bien. No lo sabía, jamás había ido a una.

    Y se podría decir que él estaba escondido, pero no era su culpa no conocer a nadie de ahí y mucho menos no saber socializar.

    Por eso es que se encontraba apoyado en el lavadero de la cocina, observando el contenido de su vaso como si algo realmente increíble se encontrara ahí dentro.

    Lo único que lo hacía disfrutar de aquella fiesta es que sus padres se divertían junto al resto de los invitados.

    —¿Siempre tan solitario, Ji Sung-ah?

    Una voz extraña lo hizo sobresaltar. Observó a Jae Min, quien estaba apoyado contra el marco de la puerta que iba desde la cocina hasta el garaje.

    Bajó la mirada con vergüenza, no pudiendo contestarle en su momento.

    —No soy muy bueno socializando...

    Jae Min sonrió de lado enternecido. Caminó hasta quedar al lado del más joven, tan cerca que sus brazos rozaban.

    «No podía comprender aquel nerviosismo y aquella incomodidad que sentía cuando estaba cerca de Na Jae Min por esos lejanos días.

    Y me preguntaba si él se sentía igual, aunque jamás lo demostró.

    Estuvimos juntos esa noche, y más después.

    Nunca le pregunté cómo se sentía, o qué pasaba por su cabeza. Siempre asumí que estábamos en la misma sintonía.

    Creo que cometí muchos errores con Jae Min, pero jamás los admití. O tal vez ni siquiera sabía que los eran.

    Da igual ahora. No puedo volver hacía atrás y tampoco creo querer.»

    -------------

    ¿Nunca les pasó que se despiertan luego de haber soñado algo que tiene que ver con algo que les está pasando o están haciendo realmente (despiertos)?



    Bueno, eso mismo me acabó de pasar ;-;



    Soñé con esta parte de la historia y apenas me desperté inicié a escribir (?)



    Hashtag cosas que me pasan (?) Ahr
     
  5.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    378
    —¿Crees en los extraterrestres, hyung?

    Aquella pregunta hizo a Jae Min sentir curiosidad en lo que pensaba su menor.

    —No lo sé. Es decir, jamás me lo planteé o siquiera me detuve a reflexionar sobre el tema.

    Ji Sung sólo escuchó en silencio, observando las pocas nubes que había en el cielo recostado en el césped junto a Jae Min.

    Estuvieron así un largo rato, sólo disfrutando la compañía del otro.

    —Hoy entró una nueva chica en nuestro salón.

    El mayor giró su cabeza para regalarle toda su atención al menor. Pero este no habló nuevamente.

    —¿Y es guapa?

    Ji Sung hizo un gesto de desinterés.

    —No lo sé, no le presté mucha atención.

    Jae Min sintió curiosidad, así que se acomodó mejor en el césped; elevando parte de su cuerpo y apoyando su cabeza sobre su puño; y trató de investigar más.

    —¿Y hay alguna chica que te parezca guapa en tu salón?

    El más joven lo pensó un poco antes de contestar.

    —No es que sean feas, simplemente no me hacen pensar algo como "guau, ella es bonita".

    Jae Min sonrió un poco antes de seguir con el tema y atreverse a preguntar.

    —¿Y los chicos?

    Ji Sung se tensó en ese momento y miró a los ojos a Jae Min.

    —¿Q-Qué?

    —¿Y los chicos? ¿ellos te parecen guapos?

    El menor olvidó por unos pequeños segundos lo que era respirar.

    Ji sung desvío su mirada apenado, no pudiendo contestar.

    —No te juzgaré, Ji Sung-ah. Puedes decírmelo.

    El castaño miró para cualquier lado, menos a Jae Min.

    —Creo que lo son, no lo sé.

    Contestó al momento de que un pequeño sonrojo hacía presencia en su rostro.

    Jae Min sonrió con ternura.

    —Qué tierno eres.

    Soltó sin más. Los ojos del menor se abrieron de la sorpresa.

    «Esa fue la primera vez que le confesaba a alguien sobre mis gustos, aunque fuera de esa manera.

    Y sí, Jae Min no me juzgó.

    Cuidó de mí por mucho tiempo, y lo agradezco de manera infinita. Pero eso no significa que lo pueda perdonar alguna vez.

    Jae Min, yo te amaba. Pero no puedo perdonarte, por lo menos no sin entenderte.

    ¿Podrías explicarme, excusarme de alguna manera lo que pasaba por tus pensamientos, por tu mente en ese momento?»
     
  6.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    358
    «Casi nunca estaba solo con Jae Min, y las pocas veces que sí lo estábamos eran... ¿Extrañas, tal vez?

    Él siempre preguntaba por mis gustos, intentaba indagar en todo de mí. Y era extraño.»

    —Creo que me gustan los hombres, hyung.

    Jae Min dejó de escribir en su libreta y giró en su silla, observando a quien estaba tumbado en su cama mirando el techo.

    —¿Estás seguro?

    —¿Vas a juzgarme?

    Jae Min se levantó de su lugar y caminó hasta llegar hacía donde estaba el castaño.

    Se tumbó a su lado de costado, abrazando como si de un coalha se tratara al más alto.

    —Nunca. Jamás podría hacerlo.

    Estuvieron así unos minutos en los que el menor se sentía ahogar en una tina llena de prejuicios y palabras hirientes, al borde del colapso en donde el aire era sólo un pequeño recuerdo olvidado.

    —Desde hace tiempo he sentido asco de mí.

    Comenzó. Jae Min quería preguntar, pero no tuvo la oportunidad.

    —No puedo evitar odiarme, hyung. Hace unos años, una niña gustaba de mí y yo sólo acepté estar a su lado porque en realidad me atraía su hermano.

    El más joven escupió una risa amarga.

    —Ella quiso besarme un día, y la dejé. Pero sólo podía pensar que era a él a quien besaba, que era él el que tenía sus manos sobre mis mejillas, acariciándolas.

    Hubo un pequeño silencio en el que Jae Min pensó que el castaño había terminado de hablar.

    —Después de eso sentí asco, repulsión de mí. Corté con ella. Y mi excusa fue "me gusta alguien más". Pero eso no fue lo que hizo odiarme.

    Lágrimas iniciaron a caer por los lados del más joven.

    —Lo que me hizo odiarme fue que eso era verdad; me gustaba su hermano.

    Ji Sung inició a hipar, intentando calmar sus emociones. Cuando al fin lo logró, siguió hablando.

    —Estuve con ella cinco años, hyung. Cinco años en los que la engañé, en los que no existía la fidelidad en mi corazón, en los que ella me amaba y yo a su hermano.

    Se le volvió a escapar una risa amarga.

    —Me siento una basura, hyung.
     
  7.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    531
    Jae Min no dijo nada, sólo abrazó con más ganas al menor.

    —Es estúpido, ¿sabes?

    El más joven no lo comprendió, así que sólo cerró la boca y permitió al mayor hablar.

    —No deberías odiarte. Eras un niño que no sabía lo que era tener una pareja, lo que era el amor. Aún te estabas descubriendo y recién ahora te has atrevido a admitir tus gustos.

    El mayor de ambos se acomodó sobre el cuerpo del menor y lo miró intensamente, intercambiando su mirada entre los ojos y los labios ajenos.

    —Deberías amarte. Y dejar que te amen.

    Comentó mientras se acercaba lentamente hacía sus labios. El de alta estarura no hizo nada para detenerlo.

    No pudieron llegar a generar un mínimo roce, pues los padres de Jae Min ya habían llegado, anunciándose desde la sala.

    Ji Sung ni se inmutó, fue sólo el menor de la familia Na quien reaccionó.

    Este mismo se levantó, yendo hacía la sala en donde sus padres aguardaban.

    «Él quiso besarme. Yo quería que me besara.

    Pero tenía miedo de lo que pudiera llegar a sentir, de las consecuencias que esos impuros sentimientos pudieran traer a mi vida.

    Estuve entre la espada y la pared, deseando que nuestros labios hicieran contacto y al mismo tiempo tratando de impedirlo.

    Pero un día simplemente no pude soportarlo más. El deseo, la ansiedad de su boca sobre la mía se apoderó de cada célula de mi ser.»

    Ji Sung se encontraba sentado sobre la cama de su hyung, nervioso.

    Resulta que salió con unos amigos de su infancia que tenía por el barrio, y la señora Na fue lo suficientemente dulce como para darle el paso y permitir que lo esperara en su habitación.

    Y eso era lo que precisamente lo tenía más nervioso.

    El sentir que esto lo haría más prohibido, un pecado lleno de adrenalina, con miedo a ser descubiertos.

    Y no pudo contenerse apenas vio a Jae Min ingresar a la habitación.

    Cerró la puerta lo más rápido que pudo y acorraló al más bajo entre la misma y su cuerpo, juntando sus labios de una manera bruta, obscena. Parecía que quería comerse al otro castaño, devorarlo y que no quedara nad de él que impidiera abandonarlo jamás.

    Una vez separados, con sus respiraciones agitadas, fue que Jae Min al fin habló.

    —Wow.

    Fue lo único que pudo articular.

    Ji Sung se separó con miedo, temblando un poco.

    —L-Lo siento, hyung.

    Contestó en lo que intentaba salir de la habitación, no siendo permitido por el mayor.

    —No es prudente de tu parte besarme y luego largarte como si nada, Ji Sung-ah.

    Dijo casi sin aire. Aquel beso en serio que lo acabó.

    El más alto no pudo mirarlo, sólo aguardó en silencio a que el otro continuara, lo insultara o repudiara. Cualquier cosa era mejor para él en ese instante.

    —Ji Sung-ah, por favor mírame.

    Como pudo, elevó su vista y la observó con arrepentimiento al de baja estatura.

    Jae Min se acercó lentamente, juntando él esta vez sus labios.

    —Si pecar es lo que quieres, asegúrate de hacerlo a mi lado y que sea sólo conmigo con quien tengas la necesidad de querer esto.
     
  8.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    444
    «Desde ese día empezamos a salir más seguido. Me presentó a sus amigos, las primeras personas que conocí desde que llegué al vecindario, en realidad.

    Siempre que estábamos solos, sabiendo que nadie nos interrumpiría, sólo podíamos besarnos.

    Pero yo aún me sentía extraño, ido de la realidad.

    No podía estar con él sabiendo que nuestros padres estarían en contra, que tal vez podría llegar a lastimarlos por amar a Jae Min.»

    —Se supone esto está mal, ¿entonces por qué se siente tan bien?

    Jae Min se quedó callado unos segundos, mirando desde su lugar al menor -quien se encontraba recostado mirando el techo de la habitación, como siempre hacía cada vez que iba a la casa del mayor-.

    El de baja estatura se acercó a él y recostándose sobre el más joven una vez estuvo cerca, olió su aroma mientras acercaba su boca la oreja contraria.

    —Entonces no puede estar mal, pequeño.

    Susurró antes de depositar un beso en su cuello y dejarlo al fin solo en esa habitación.

    Y Ji Sung no reaccionó.

    «Muchas veces se lo pregunté. Y siempre fue la misma respuesta.

    Pero aún así yo lo sentía como el peor pecado de mi vida.

    Así que perdón, mamá. Perdón, papá.

    Su hijo tan amado, su único hijo, no puede ser lo que ustedes esperan.»

    Te escribí miles de mis pensamientos. Me manifesté de mil maneras. ¿Pero me notas?, ¿puedes sentir mis caricias?, ¿puedes sentir mis emociones que ruegan por tenerte cerca?

    Ji Sung cerró su libreta luego de haber terminado, observando a Hae Chan desde su pupitre, este estaba con la boca abierta, sin habla.

    —¿Eso lo escribiste para Hye In, de casualidad?

    El menor frunció el seño con confusión.

    —No. ¿Por qué escribiría algo para ella?

    —No lo sé, tal vez porque ella ha estado derramando baba por ti desde que ingresaste a nuestro instituto. No lo sé, quién lo sabe. Jamás lo sabremos.

    —Ya, ya, ya entendí. En todo caso, que ella este derramando baba por mí, no significa que yo también.

    Hae Chan soltó una pequeña risa.

    —Como digas. En todo caso, creo que harían una linda pareja.

    Ji Sung repentinamente se sintió incómodo por la situación, cosa que su único amigo notó.

    —¿Acaso te gusta otra chica, Ji Sung-ah?

    El recién nombrado se tensó.

    —N-No. Claro que no.

    Hae Chan remojó un poco sus labios, nervioso. Miró hacía todos lados y se acercó lo más que pudo a él, procurando que nadie fuera capaz de escuchar su conversación.

    —Ji Sung-ah, acaso tienes... ¿otros gustos?

    El menor abrió los ojos alarmado. Estuvo a punto de hablar, pero el mayor lo interrumpió.

    —Puedes ser sincero conmigo.
     
  9.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    257
    «Le conté a Hae Chan que era gay. Pensaba que tal vez me apoyaría, que nos haríamos más cercanos luego de mi confesión.

    Pero vaya que me equivoqué.

    Le abrí mi corazón, confié en él. Y sólo pudo contestarme con un "lo siento".

    Luego de ese día dejó de hablarme, me evitaba.

    Un día lo enfrenté. Su respuesta fue una de mis más grandes decepciones.

    "Tolero tu orientación, pero no quiero que piensen que somos pareja o que también yo lo soy."

    En lo personal no me dolieron las palabras, sino el hecho de que fue una de las personas más importantes de mi vida quien me lo dijo.»

    —Salgamos este sábado por la noche.

    El menor le contó lo sucedido a su hyung, después de todo era la única persona que le quedaba -sin contar a sus padres-.

    —No debería contarte esto porque tienes 19, pero con mis amigos del vecindario tenemos planeado hacer una fiesta en la casa de Jeno el día que nuestros padres hagan la peregrinación. Habrá mucho alcohol y descontrol, sólo irán mayores de 21, pero creo que puedo convencer a Ren Jun y a Mark para que te permitan ser parte de la fiesta.

    El menor sólo lo observó en silencio, no sabiendo qué responder. Lo pensó un poco antes de aceptar la propuesta de Jae Min.

    El recién nombrado no pudo evitar demostrar su felicidad, así que se inclinó con una sonrisa muy grande en su rostro y besó con mucha emoción los labios ajenos.

    —Te prometo que te vas a divertir.
     
  10.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    1053
    —¿Así que te divertiste en la fiesta?

    Preguntó mientras tomaba al menor por la cintura, unía sus frentes e intentaba morder los labios ajenos, los cuales sonreían cómodamente.

    —Deberías haber visto tu cara. Ni todo el dinero del mundo podría recompensar lo increíble del momento.

    Respondió con felicidad inmersa en su voz. Jae Min besó entonces a su menor, dejando que todas las emociones que ambos guardaban en su interior pudieran salir a flote.

    —Ya verás qué es divertido, cariño.

    Contestó el más grande en lo que empujaba al castaño en la cama matrimonial de sus padres.

    Daba gracias a Dios que sus progenitores no estuvieran a causa de una peregrinación. Al igual que daba gracias a Dios que era sólo para matrimonios.

    Se subió sobre él, iniciando a besar detrás de la oreja de Ji Sung, escuchando cómo este dejaba escapar pequeños suspiros de satisfacción.

    —Hoy aprenderás que no debes hacer ese tipo de cosas.

    Le susurró cerca del oído mientras empezaba a jugar con la camisa del menor, rompiéndola una vez se separó de él.

    Empezó a besar cada lugar de su cuello en lo que sus dedos se deslizaban como plumas por sus caderas y su torso.

    El más joven sólo podía disfrutar de las caricias entregadas, olvidando poco a poco que no puede sentirse bien por algo que está mal.

    Jae Min inició a descender y a dejar pequeños besos por todo el pecho y el abdomen del más alto.

    Estuvo así, torturando con caricias al que tenía abajo. Comenzó a jugar con los pezones ajenos, consiguiendo jadeos y quejidos por parte de Park.

    —Ji Sung-ah, ¿por qué eres tan tierno aún cuando lo único que quiero es hacerte mío?

    Subió hasta llegar a sus labios, tomando con su mano libre el cuello del menor. Metió su lengua dentro de la cavidad bucal ajena, concentrándose sólo en llegar lo más hondo posible dentro de ella.

    Bajó su otra mano hacía los pantalones del más joven, escabuyendo sus dedos dentro del mismo y empezando a masajear su miembro ya excitado.

    Ji Sung no pudo evitar soltar pequeños gemidos a causa de la estimación y el placer que su hyung le estaba dando.

    Repentinamente Jae Min paró con su labor, separándose lo máximo que pudo para quitarle los pantalones junto a la ropa interior del más joven. Inició besando su abdomen, bajando a un paso lento y tortuoso para el menor hasta llegar al miembro contrario.

    Ji Sung sólo podía deshacerse en gemidos mientras sentía cómo la lengua de su mayor pasaba lentamente por sus testículos. Retuvo el aliento una vez que sintió la boca ajena envolver su miembro.

    Llenó en sus puños las sábanas bajo suyo, soltando jadeos y suspiros al compás del movimiento de cabeza que daba el de baja estatura. Con dificultad, dirigió sus manos hacía la cabellera de Jae Min, tirando de él con algo de fuerza.

    El mayor abandonó la parte baja ajena para empezar a besar con pasión, desesperación y deseo los labios del castaño.

    Se volvió a separar de él para esta vez desvestirse a sí mismo. Tomó el condón que tenía en su billetera (regalo de Mark) y empezó a masturbarse para así poder ponerse el preservativo.

    Regresó a estar encima del más joven, hundiendo nuevamente su lengua dentro de la cavidad bucal del más alto. Empezó a besar su cuello en lo que hacía que chupara tres de sus dedos.

    —Dime si te duele.

    Pidió en lo que llevaba sus dedos al ano del menor, metiendo el primer dedo con delicadeza.

    El más joven se quejó un poco por la incomodidad, pero esta no siendo un impedimento para pedirle a los cinco segundos más. El otro castaño metió el segundo dedo, consiguiendo esta vez que Ji Sung sintiera un poco de dolor.

    Jae Min empezó a hacer tijeras dentro de él, haciendo que el más alto pueda acostumbrarse a la intromisión más rápido y empezara a pedir más.

    El mayor quiso ponerle un tercer dedo, pero el castaño se lo impidió.

    —No quiero esperar más, hyung. Por favor, haz que quemarme en el infierno valga la pena, déjame disfrutar de este hermoso pecado de una maldita vez.

    Los ojos de Jae Min se tornaron negros a causa de la excitación que las palabras de Ji Sung causaron en él.

    Se acomodó entre las piernas del más joven, empezando a entrar lentamente en él. Una vez tuvo toda su longitud dentro, esperó pacientemente a que el castaño le permitiera moverse.

    No pasaron ni tres segundos que Ji Sung tomó la cara de su hyung y empezó a besarlo con desesperación.

    —Por favor, Jae Min hyung. Ya no puedo aguantar más.

    Rogó mirándolo fijamente a los ojos. El de baja estatura decidió acatar las peticiones del castaño, intentando hacerlo de manera lenta y cuidadosa para no lastimar a su menor.

    No tardó mucho en aumentar la velocidad de en caderas a causa de las súplicas del chico.

    Gemidos, jadeos y sudor por parte de ambos fue lo que inundó la habitación. Los movimientos de los cuerpos volviéndose cada vez más y más erráticos, violentos, rápidos y desesperados.

    No pasó mucho tiempo antes de que Ji Sung se viniera sobre el abdomen de ambos, seguido a los segundos de Jae Min quien luego se desplomó sobre el cuerpo del castaño.

    Los dos intentaron normalizar nuevamente su respiración, en lo que Jae Min salía de encima de Ji Sung y se quitaba el preservativo recién usado.

    Atrajo el cuerpo ajeno hacía el suyo, tapándolo para que no sintiera frío mientras acariciaba la piel desnuda del brazo del más alto.

    En ese momento Ji Sung se sintió bien consigo mismo, amado y querido. Pero no le duró mucho, pues esos pensamientos de estar decepcionando a sus padres volvieron a atormentarlo.

    Observó al mayor dormir unos segundos antes de levantarse de la cama, vestirse e irse de ese lugar.

    ------

    El capítulo más largo que probablemente encuentren en toda la historia.



    Mil disculpas si quedó horrible. Es mi primera vez escribiendo un acto sexual.



    Yo siempre fui un pan de Dios ateo(?) que nunca escribió un encuentro sexual.



    PD: iba a escribir lo que pasó en la fiesta, pero no me sale ponerlo en palabras, así que apenas pueda lo haré (?)
     
  11.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    468
    —Ji Sung-ah.

    La voz del mayor lo hizo tensarse. Desvió la mirada hacía el suelo apenado, no siendo capaz de formular palabra alguna.

    —¿Me dejarás pasar?

    Preguntó luego de unos segundos de silencio en los que notó que el castaño no movería un sólo músculo de su cuerpo para dejarlo pasar.

    Ji Sung, aún con la mirada en el suelo, se hizo a un lado al fin para que Jae Min pueda entrar a su casa.

    Esa era la primera vez que él iba a visitarlo.

    Apenas la puerta fue cerrada, el de baja estatura enfrentó a su menor más que enojado.

    —¿Por qué te fuiste?

    Pero él no contestó.

    —Ji Sung-ah, contéstame. Cuando desperté esperaba encontrarte a mi lado.

    Tampoco hubo respuesta en ese momento. Jae Min estaba empezando a perder la paciencia.

    —¿Podrías siquiera mirarme?

    Ji Sung, con algo de dificultad, levantó su mirada, pero no pudo mantenerla por mucho tiempo.

    El mayor de ambos suspiró frustrado.

    —Ji Sung-ah, ¿qué te está pasando?

    Jae Min pasó ambas manos por su cara y cabello, despeinando un poco estos.

    —¿No te ha gustado, te lastimé?. ¿Qué hice de malo para que hoy estemos así, pequeño?

    Preguntó con la voz quebrada de la frustración que le causaba no entender al más alto. Intentó acercarse a él, pero este se lo negó retrocediendo.

    El silencio reinó aquel lugar.

    —¿Con cuántos lo ha hecho antes de mí, hyung?

    Por primera vez, la voz de Ji Sung se escuchó esa mañana.

    Jae Min frunció el seño totalmente confundido.

    —¿Qué?

    El más joven mordió su labio, intentando tragar sus lágrimas.

    —Mark hyung en la fiesta me dijo que consiguió a alguien para desahogarse de su frustración sexual.

    El mayor no lo podía creer.

    —También me dijo que desde hace tiempo espera que vuelva a ser normal y que era bueno que yo quiera ayudarte a quitarte las ganas.

    Lágrimas comenzaron a caer por las mejillas de Ji Sung.

    —¿Ya se quitaron sus ganas, hyung?. ¿Ahora volverá a ser normal y se olvidará de mí?

    El menor comenzó a temblar a medida que soltaba cada sílaba.

    Jae Min no podía creer lo que estaba escuchando.

    —Escucha, no sé qué tan borracho estaba Mark hyung en el momento que te dijo eso, pero por favor créeme cuando te digo que eso no es verdad.

    Todo volvió a quedar en silencio. Ji Sung vacilando en lo próximo que iba a decir.

    —No es sólo eso por lo que me fui anoche, hyung.

    Jae Min esperó en silencio a que su menor continuara.

    —No importa qué haga, qué sienta. Si mis padres se enteran los decepcionaré, lo sé. Y no quiero decepcionarlos, hyung, no puedo hacerles eso.

    El de baja estatura retuvo la respiración unos segundos.

    —¿Estás tratando de decirme que ya no quieres seguir conmigo?
     
  12.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    218
    —¡No, jamás dije eso!

    Contestó al segundo, casi desesperado y temeroso.

    —¿Entonces?

    —No quiero decepcionar a mis padres, pero tampoco quiero perderte a ti, hyung. Ya no sé qué hacer, estoy muy confundido.

    Jae Min empezó a marearse por la situación.

    —Pero no pueden decepcionarse por algo que está bien, Ji Sung. Si lo hacen es su culpa, no la tuya.

    —¿Entonces por qué tengo tanto miedo?

    —Es normal, Ji Sung. Todo lo que experimentas es normal. eres normal.

    Se acercó hasta el más alto, dispuesto a abrazarlo. Y él no se negó esta vez.

    —Ya no pienses en esas cosas, no valen la pena.

    —Y qué vale la pena, entonces.

    Jae Min se separó y acarició sus mejillas con cariño.

    —¿Podríamos entrar nosotros en ese círculo de lo que realmente vale la pena?

    Ji Sung no pudo evitar reír con suavidad. Jae Min sonrió enternecido antes de acercar sus labios y besar a su pequeño.

    —Aún tenemos una semana antes de que nuestros padres vuelvan de su peregrinación.

    Comentó mientras acurrucaba al menor en sus brazos y lo mecía de manera lenta.

    —¿Qué piensas sobre la idea de pasar esa semana encerrados en alguna de nuestras casas, sin nadie más que tú y yo?

    El menor sonrió.

    —Pienso que me fascina esa idea.
     
  13.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    274
    —Es verdad eso de que buscaba a alguien para quitarme las ganas.

    Ahora fue Ji Sung quien se tensó.

    —Pero por favor, no creas lo que dice Mark.

    El más joven se separó del cuerpo contrario.

    —¿Acabas de admitirme que me estás usando para quitarte las ganas y pides que no crea lo que dijo Mark hyung el sábado?

    Jae Min miró a Ji Sung por primera vez.

    —No te estoy usando para sacarme nada.

    —¿Entonces?. O qué, ¿ahora me dirás que usas a otras personas como objeto sexual para quitarte las ganas?

    —¡No, yo no uso a nadie, menos a ti!

    —¡Deja de mentir, hyung!

    —¡No lo hago!

    —¡Claro que sí! ¡Todo este tiempo sólo me has buscado porque querías sexo!

    El más joven comenzó a llorar.

    —¡Ya lo tuviste, ¿ahora me dejarás?!

    —¡Que no, maldición, no te dejaré!

    En ese momento ambos guardaron silencio mientras se miraban intensamente.

    —Ji Sung, deja un segundo afuera todas tus inseguridades y escúchame.

    El más alto guardó silencio.

    —Mark no importa, olvida todo lo que él te dijo. Es verdad, yo estaba buscando a alguien para quitarme las ganas, pero no a ti. Jamás a ti.

    —Eso no tiene sentido.

    —Ya lo sé, maldición, pero nada tiene sentido cerca de ti.

    El silencio volvió a reinar en la casa.

    --------



    Esto se siente como relleno, why.



    Qué más da, sólo espero que tenga sentido porque me duele la cabeza como para pensar bien las palabras :'v



    PD: estamos llegando a la mitad de la historia, lo que significa que pronto se vendrán cosas... Creo que tengo la mente podrida o no sé ;-;
     
  14.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    307
    —Ji Sung.

    Llamó el mayor. El castaño no lo miró, no podía.

    —Ji Sung, maldición, te hice el amor. ¿Cómo podría quitarme las ganas si no tuvimos sexo?

    —Hacer el amor y tener sexo es exactamente lo mismo.

    —No, claro que no. Tener sexo es fácil, lo consigues en cualquier lado. Pero hacer el amor es complicado, porque no con cualquiera puedes sentir lo que sentimos nosotros cuando nos convertimos en uno esa noche, Ji Sung.

    Contestó mirándolo con intensidad.

    El menor no se animó a mirarlo. Fue en ese momento que Jae Min decidió acercarse a él y abrazarlo, acunarlo entre sus brazos.

    —Cuidaré de ti siempre, pequeño.

    Susurró sobre la cabellera del más joven.

    —Por favor no le creas a nadie más que a mí. Nadie nunca te será igual de sincero que yo, nadie nunca podría cuidarte como yo. Nadie nunca te querrá como yo.

    Apretó más al cuerpo contrario, negándose a soltarlo. Ji Sung se sintió completo en ese momento, dispuesto a darlo todo y recibir lo mismo a cambio.

    «No debes creer en nada de lo que te dicen. No sabes qué puede ser real y qué no.

    Decir las cosas son fáciles, pero cumplirlas son el verdadero desafío.

    Comprendí demasiado tarde la diferencia entre amar y querer.

    Jae Min me quería, eso nunca lo podré negar. Pero jamás tendré la verdadera certeza de que en realidad me amó.

    Nunca me lo dijo, nunca me lo demostró.

    Él sólo demostraba que me quería, lo decía cada vez que podía.

    Pero jamás demostró que me amaba.

    Creo que por eso fue tan fácil para él abandonarme y dejarme dentro de la boca del lobo.»

    --------

    En dos o tres capítulos más nos vamos a encontrar la mitad de la historia.



    Y a partir de ahí se vienen cosas bastante fuertes ;-;
     
  15.  
    Renjunniebb

    Renjunniebb Viva la vida loca, mamacita~

    Libra
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2016
    Mensajes:
    91
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ⌈ JaeSung ⌋ ¿Por qué se siente tan bien?
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    335
    —Aún nos queda un día.

    Comentó Jae Min recostado en su cama, abrazando al menor como a un coalha.

    —Lo sé.

    Contestó sin apartar la mirada del techo.

    —Es mejor que lo aprovechemos al máximo antes de que vuelvan nuestros padres.

    Dijo con una media sonrisa.

    —¿Qué propone, hyung?

    Llegó a preguntar antes de sentir los labios ajenos sobre los suyos.

    —Propongo hacerte el amor de aquí hasta mañana por la mañana.

    —Son demasiadas horas.

    Jae Min volvió a besar los labios ajenos con más intensidad, sonriendo con alegría.

    —Nada jamás podrá ser suficiente a tu lado, pequeño.

    Contestó mientras besaba la barbilla del menor al tiempo que metía una de sus manos bajo la camisa ajena, bajando cada vez más y más con sus besos junto a pellizcos por parte de su mano sobre el pezón de su amante.

    El de alta estatura no pudo evitar soltar suspiros de excitación.

    —Esta vez no te contengas, quiero escucharte fuerte y claro.

    Susurró cerca de su oído antes de lamer tras la oreja, provocando mil emociones sobre el más joven.

    Jae Min se separó de él, parándose en lo que desabrochaba el cinturón de sus pantalones y miraba con intensidad al hijo único de la familia Park.

    —Quítate la ropa.

    Ordenó en lo que se quitaba los pantalones. El menor acató las palabras del castaño, parándose y empezando a quitarse todo lo que tenía.

    Ambos quedaron desnudos, expuestos a la mirada del otro.

    Jae Min se acercó nuevamente, acostando con lentitud al otro castaño.

    —Hoy comprenderás de una maldita vez la diferencia entre hacer el amor y tener sexo, pequeño.

    Comentó sobre sus labios. El menor no aguantó más e inició a besarlo con necesidad y deseo, escapándose alguno que otro gemido de sus labios entre en medio.

    Hoy no abría nada que le impediría amar a Jae Min.

    ---------

    Que no se note que este capítulo es relleno (?)



    Ahr. Mentira, no es relleno xd



    A partir del siguiente se pudre el rancho (?)
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso