¿Asesina o inocente?

Tema en 'Relatos' iniciado por Tarsis, 13 Diciembre 2011.

  1.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,853
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    ¿Asesina o inocente?
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2167
    Tipo: One-shot
    Número de palabras: 1.862
    Para: El escritor del mes “octubre”
    Título: ¿Asesina o inocente?

    “Ella es, ella es…lo sé.”

    Entró al recinto, acompañada por una amable enfermera, sintió como la atmósfera se puso más densa al cruzar la puerta del hospital psiquiátrico. O, tal vez, era ella quien estaba tensa, ya tan cerca de al fin obtener justicia, la justicia que merecía.

    ―La joven Callagard debe estar a punto de salir a su hora de recreación en los jardínes. ―Le informó la enfermera Collins mientras caminaban por los pasillos. El jardín, como le llamaban ellos, era un espacio de unos metros cuadrados, con pequeños árboles frutales y un césped verde, para que los pacientes pudieran sentarse.

    No pasó mucho tiempo cuando la vio aparecer junto a su enfermero, con su largo cabello rubio cayendo tras su espalda y profundos ojos azules que parecen hablar por sí mismos y, podía asegurar que bajo esa holgada bata blanca se esconde un cuerpo esbelto y tonificado.

    ―Es ella, es ella, estoy segura ―susurró sin quitar la mirada de ella.

    ―¿Ella?, ¿la señorita Callagard?, ¿a qué se refiere? ―indagó la enfermera al no entender sus palabras.

    ―Lissa Callagard es, la asesina de mi padre. ―La enfermera se rió, tomando sus palabras como un juego. No la culpó, pues, ¿quién le daría crédito a tan imprevista acusación?

    ―Es un muy buen chiste, Lissa es incapaz de matar a un insecto. Es una chica muy tranquila y callada.

    ―Yo la vi, estuve allí, nunca olvidaría su rostro. ¿Podría hablar con ella? ―preguntó distraída captando con su mirada cada movimiento de Lissa.

    ―Puede, mientras no la agreda verbal o físicamente, ni haga nada que logre alterarla ―concedió consternada.

    Sintió las piernas temblarle y los recuerdos emerger nítidos a medida que se acercaba a ella. Las imágenes de ese día grabados en su mente salieron a la superficie. Lo recordó como si hubiese sido ayer, como si estos cuatro meses no hubieran pasado.

    Había llegado a casa radiante y contenta, después de haber pasado toda la tarde con sus amistades. Giró la llave en la cerradura y abrió la puerta, todas las luces estaban apagadas, ¿habrá salido papá?, ¡qué raro!, no me mencionó nada. Bueno, mejor para mí, no tengo que escuchar su tediosa charla de todos los días ―eso fue lo que pensó―, antes de cerrar la puerta y subir las escaleras a su habitación.

    Pero, la visión frente a ella la descolocó, la cartera que sostenía en sus manos cayó al suelo. Las lágrimas se desbordaron al comprender la situación.

    Allí, frente a sus ojos, yacía su padre, arrullado en un charco de sangre y la ropa rasgada, esa mujer, aún sobre el cuerpo inerte, acuchillándolo con ira y locura desquiciada, desfigurando su rostro, el rostro al que se parecía tanto. Su cuerpo, el cuerpo de la asesina, cubierto por un ajustado vestido azul claro y su melena rubia manchada del líquido rojo.

    Todo su cuerpo temblaba incapaz de moverse, sus ojos azules la enfocaron llenos de una intensa maldad y una insaciable sed de sangre, la mirada de una asesina. Se bajó con un ágil movimiento del cuerpo del que era su padre y con fiereza en cada uno de sus movimientos caminó hacia ella agitando su cuchillo peligrosamente frente a la cara de la joven adolescente.

    Quería gritar, pero su garganta estaba seca, quiso correr, pero sus piernas no respondían, estaban paralizadas. Su mente estaba en shock y no reaccionaba, los temblores de su cuerpo se acrecentaron e intensificaron al verla acercarse aún más.

    ―Te mataré ―siseó con voz grave y amenazante―, como lo hice con él.

    El celular en el bolsillo de la joven visitante del hospital comenzó a sonar, la música la trajo de vuelta a la realidad despertándola de ese horrible recuerdo. Abrió el celular, vio quien era en la pantalla del móvil y contestó, se alejó un poco de la enfermera antes de hablar.

    ―¿Aló?

    ―Leny, ¿dónde estás? ―dijo por el auricular, “Leny” un extraño diminutivo de su nombre, Helena.

    ―En el hospital psiquiátrico, Ady.―Otro diminutivo, Adriana, su prima y mejor amiga del alma.

    ―¿Has tenido suerte? ―indagó con sorpresa.

    ―Sí, la encontré Ady, es ella, estoy segura ―contestó con seguridad, convencida de sus palabras.

    ―Ten cuidado Leny, mucho cuidado. ―Le pidió con voz sumamente preocupada, no sería la primera vez que comete una imprudencia.

    ―Tranquila, estaré bien. Adiós, te llamo cuando vaya camino a casa.

    ―Adiós ―escuchó de su parte antes de colgar. Guardó nuevamente su móvil.

    ―Discúlpeme ―dijo a la enfermera Collins volviendo a su lado―, era una llamada importante.

    ―No se preocupe, no hay inconveniente. ―Le aseguró dulcemente―. Recuerde, no diga nada que perturbe a la paciente, de igual modo, yo estaré con usted.

    ―Está bien ―asintió, sabía de antemano que no ganaría nada con replicar.

    Al llegar hasta dónde estaba Lissa sentada, Collins se arrodilló a su lado para obtener su atención.

    ―Lissa, alguien vino a verte. ―Le dijo. Ella elevó sus ojos hacia Helena, y la sorpresa de la observada fue algo difícil de asimilar. Helena esperaba ver esos ojos sedientos y aborrecibles, pero, en su lugar se encontró con unos orbes azules, tan ingenuos, dulces, que emanaban candidez. Todo lo contrario a lo que esperaba. Sus rubias pestañas se abrieron y cerraron con rapidez intentando recordar la cara de la chica al frente de ella.

    ―Hola, Lissa. ―Se presentó extendiéndole la mano, intentó forzar una sonrisa, pero sólo le salió una mueca extraña―. Soy Helena Wilder.

    Los ojos de Lissa se abrieron sorpresivamente, se abalanzó sobre Helena hecha una furia, la haló con fuerza por los cabellos, tirando de ellos de arriba abajo haciendo gritar a su víctima de dolor.

    ―¡Te mataré, te mataré! ―gritaba golpeándola con toda la fuerza que le permitían sus delgadas y pequeñas manos.

    ―¡Ahh! ―gritaba Helena de dolor y tomada por sorpresa sin poder defenderse. Los enfermeros corrieron a su ayuda, agarrando a Lissa para alejarla de su presa.

    Lograron separarla de ella, Lissa se sacudía y se resistía con pataleando y forcejeando con violencia.

    ―¡Te odio, te odio!, ¡te mataré otra vez! ―Gritaba como una posesa. Los rasguños de Helena, en su cara y en su cuerpo comenzaron a arderle, brotaban pequeños hilillos de sangre dónde las uñas habían perforado. Sentía su cráneo palpitar.

    La enfermera Collins la ayudó a sentarse con dificultad. Escucharon sus gritos alejarse cuando a la fuerza la llevaron a dentro para sedarla.

    ―¿Qué demonios fue eso? ―inquirió Helena aún consternada con el corazón latiéndole desbocado.

    ―N-No lo sé, juro que no había ocurrido algo semejante anteriormente. Lissa había sido un paciente completamente dócil y racional―contestó la enfermera, realmente confundida y conmocionada.

    Pudo ver esa mirada asesina en sus ojos nuevamente. Era ella. Pero ahora, estaba completamente perdida, no tenía ni idea de qué demonios estaba pasando. ¿Fue su mirada ingenua sólo una ilusión?, se preguntó una y otra vez esa noche después de haber vuelto a la comodidad de su casa.

    *.*.*.*.*.*.*

    Sentada en una de las salas de consulta, después de haber sido sometida a diversos exámenes, Lissa, estaba sentada frente a la psicóloga con los ojos anegados en lágrimas.

    ―Repito la pregunta Lissa, ¿por qué la atacaste? ―reiteró la psicóloga con seriedad.

    ―¡Qué yo no ataqué a nadie!, ¡se lo juro! ―bramó frustrada, con los ojos rojos de llorar y molesta.

    ―Lissa, todos fuimos testigos de tus actos, no tienes porqué mentir ―le espetó con dureza la psicóloga, aunque por dentro estaba muy confundida, la chica que tenía al frente no mostraba ningún signo de estar mintiendo. O era una muy buena mentirosa, o aquí estaba sucediendo algo extraño.

    ―¡Lo hiciste!, lo hicimos. Aunque, ¿no lo recuerdas?, ¿no recuerdas tus uñas clavándose en su piel, ni sus divertidos gritos de dolor? ―repuso con voz siniestra .La joven Lissa se agarró la cabeza con histeria.

    ―¡No!, ¡cállate!, te dije que no quería hablar contigo nunca más ―chilló.

    La psicóloga la escudriñó con la mirada con sumo interés.

    ―¿A quién le hablas, Lissa? ―Le preguntó interesada.

    ―¡A ella!, ¿no la escucha?, ¡volvió! ―contestó con densa desesperación, no era una visita que le agradara.

    ―¿Volvió?, ¿desde cuándo no la veías? ―indagó siguiéndole el juego, tomando apuntes en su libreta rápidamente.

    ―Desde hace dos meses.

    ―¿Dos meses?, ¡ja!, he hecho cosas, hemos hecho cosas. Yo maté a ese maldito hombre, con tus manos lo asfixiaste, con el cuchillo lo desfiguramos. ¡A ver cuántas chicas guapas iba a tener con su bello rostro destrozado! Me sentí tan bien cuando nuestro rostro se empapó de su sangre.

    ―¡No, no, no! ¡No! ―Se llevaron a Lissa a su habitación completamente histérica, tuvieron que sedarla nuevamente.

    Al día siguiente, llamaron a Helena del hospital psiquiátrico y ella acudió al llamado inmediatamente.

    ―Siéntese, señorita Helena. ―Le pidió la directora después de las presentaciones formales. Ella obedeció―. Lamento mucho lo que sucedió ayer. ―Se disculpó claramente avergonzada.

    ―No se preocupe, era algo que no estaba en sus manos evitar.

    La directora cerró los ojos resignada, y suspiró antes de sentarse tras su escritorio.

    ―La cité aquí por los resultados que obtuvimos de los exámenes aplicados a la paciente Callagard.

    ―La escucho. ―La apremió interesada.

    ―Es claro que la paciente sufre de bipolaridad, y que fue su otra personalidad quien mató a su padre ―dijo sin rodeos, yendo directo al grano.

    ―¿Bipolaridad? ―inquirió Helena consternada.

    ―Sí, al parecer su “yo” bueno e ingenuo no se da cuenta mientras su “yo” malo está activo, por eso sufre pequeños lapsos de pérdida de memoria, mientras su otra personalidad toma el control completo de su cuerpo y de sus acciones. Pero, su parte buena es atormentada y torturada psicológicamente por la mala, lo que está dejando graves secuelas en su mente, la está llevando a la locura ―tomó aire―. Por lo que pudimos investigar de la paciente, tu padre tuvo una relación amorosa con Lis, un diminutivo que le da Lissa a su otra personalidad, y tu padre le fue infiel y ella resentida le mató.

    ―¿Cómo lo saben? ―indagó impresionada, le costaba creer sus palabras, pero, no podía negar la naturaleza inconstante de su padre, y sus múltiples amoríos.

    ―La paciente confesó todo. Está trastornada, el regreso de su “otro yo”, como podría decirse, le está afectando a niveles peligrosos, está caminando sobre una delgada línea de la cordura y la locura ―suspiró con cansancio, agobiada por todo el problema―. Con la constancia de la enfermedad puede levantar cargos contra Lissa Callagard, para que vaya a la cárcel, en los videos del hospital está la declaración.

    ¿Seré capaz de hundir a una persona malvada que alberga a una inocente?, recordó sus ojos cálidos e ingenuos, y la confusión que lograron crear en ella, la candidez de sus gestos, la tranquilidad de sus movimientos, tan distintos a su otra personalidad.

    ―No, por ahora no lo haré.

    Creo que esa es una decisión que aún no estoy lista para tomar. Es algo que escapa de mis manos y en ésta ocasión la justicia que tendrá que esperar, porque, ¿realmente puedo dictaminar que Lissa es una asesina o una inocente?, ¿puedo salvar a una sin hundir a la otra? Es un cargo de conciencia que no estoy dispuesta a llevar, al menos no ahora.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  2.  
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador Editor Gráfico Estudiante de Edición

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,413
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Yo creo ke ganabas, la historia es interesante, me encanto.
    Nada más cuida la ortografia y tu narracion fue `perfecta.

    TE KIERE TEMARI SHIPPUDEN
     
  3.  
    The Papuh

    The Papuh Never gonna give you up ♫♫ Estudiante de Edición

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,335
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Si me disculpas, hare una pequeña observación antes de empezar con algo que me dejo en duda:

    ¿Es idea mía, o el primer “con” esta demás en esta parte?

    Ahora, continuemos con el comentario:

    Creo que podías sacarle mucho más provecho al concepto que has abordado a la obra, si hubieras elegido hacerlo en un ámbito de al menos 3 o 4 capítulos cortos.

    Tenemos un asesinato, al cual abordas de forma rápida a través de un flash back (aquí había espacio para jugar un poco con el cómo llegaron a la habitación o a la lucha, inclusive si quisieras solo mostrar el salvajismo final del acto, quizás te faltaron más palabras para expresar lo que sentía Helena y aquello que transmitía Lissa para nuestra protagonista) luego el asalto de Lissa a helena al recordarla, después tenemos el encuentro con la psicóloga y Lissa, donde descubrimos que tiene algún trastorno, pero el problema es que…

    Nunca nos enteramos de cual enfermedad tenia Lissa, o cual fue el motivo preciso por el cual termino en un manicomio o porque no asesino a Helena cuando tuvo la oportunidad hace 4 meses.

    Mucho menos nos enteramos de cómo era la vida del padre de Helena, como conoció a Liss, el porqué de su trastorno.


    Es justamente debido a escribirlo como One-shot que queda en una historia corta decente, pero creo que podría aspirar a ser algo más, algo mucho mejor, si decidieras elaborarla como algo más extenso. A todos nos gusta una buena historia de investigación, y el hecho de que empezaras el one-shot justamente con “la parte buena” abre las posibilidades a abordarlo desde ángulos muy diversos.


    Y que me gusta tu forma de escribir, narras muy bien y esta fue la primera vez que leo algo tuyo y ha sido bastante ameno, espero compartir más lecturas y comentarios contigo a futuro.


    Nos vemos, Tar! :shark:
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  4.  
    Nel Ralph

    Nel Ralph (mantener la fe) Editor Gráfico

    Escorpión
    Miembro desde:
    11 Enero 2019
    Mensajes:
    243
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    he leido la historia, yo no creo que ella fue inocente, a veces la bipolaridad se origina el choque neurologico en diferente parte del cerebro, aunque ella sufrio de bipolaridad cometió homicidio.

    parece que tenia una mirada de rencor hacia helena, a parte de matar a su padre.

    asesinato siempre es asesinato, no importa la justificación
     
    • Informativo Informativo x 1
  5.  
    Anonimo CCS

    Anonimo CCS consecuencias de actuar sin pensar en el futuro Crítico

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Marzo 2019
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritor
    con el debido respeto

    la narrativa de la obra fue perfecta, pero en el contenido, para mi le hace falta mas misterio a la mitad de la narrativa me di cuenta de que ella sufría de bipolaridad y que ella fue la que mato a su padre.

    El echo de escribir misterio es tratar de enmascararlos lo mas posible, para que no nos diéramos cuenta de que la chica es bipolar de un principio, si no que nos muestre parte por parte dicho trastorno, ya que si nos damos cuenta que es bipolar en el acto asumiremos que su otra mitad mato al padre, en este caso disfrazar por lo menos la muerte del padre o no mencionarla le daría algo más de suspenso.

    o que para mi no le agrega mucho a la trama es el hecho de que estuviera con su padre de una manera amorosa, más bien es una forma rápida para salir del paso y hacer la historia más corta, y el que, le fuera infiel no es una base solida para que ella matara a su padre, aun sufriendo de bipolaridad.

    Fuera más interesante que la amante allá matado al tipo e inculpara a la bipolar. y que la amante que mato al papa de la bipolar, fuera la medico que la atienda, y la bipolar no recuerde por dicho trauma que ella fue quien la mato. Le daría mas cuerpo a la historia e incluso yo me atrevería a escribirla de esa manera. Con tu permiso claro.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  6.  
    Momo

    Momo Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    2 Mayo 2013
    Mensajes:
    9
    Hello

    Primero que nada me he leído tu relato y me ha gustado la temática entre misterio y tragedia con un halo de dolor. Sin embargo, tu manera de redactar tiene varios fallos en cuanto a los tiempos y al uso de los signos de puntuación lo cual dificulta que la lectura te atrape por completo... te sugiero leas tu escrito más de dos veces antes de publicarlo para que observes tus propios fallos.

    Por último, el trastorno de bipolaridad es cuando una persona tiene cambios radicales y sin sentido en el estado de ánimo (pasando de episodios maníacos [referidos a estar de muy buen humor, alerta, enérgicos] a episodios de suma depresión o enojo). Por lo tanto, tienes un error monumental en la parte de investigación, si bien es una obra de tu autoria deberías investigar que la enfermendad mental que buscas es el trastorno de personalidad múltiple (que puede ser desde dos personalidades como en tu relato o incluso de más personalidades con periodos de existencia compartida o separada).

    En fin, espero seguir leyendo tus trabajos.

    Saludos
     
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    Anonimo CCS

    Anonimo CCS consecuencias de actuar sin pensar en el futuro Crítico

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Marzo 2019
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritor
    Antes que nada, gracias por el comentario.

    Suponiendo que es conmigo.

    Agradezco tus observaciones sobre mi historia, la pregunta que tengo, si es conmigo la observación claro esta es.

    ¿Porque dices que tengo un error en la investigación?

    Yo en ninguna parte de mi historia e aclarado que el chico tiene bipolaridad, el chico si lo menciono en uno o 2 ocasiones creo, pero nunca dijo que es eso con exactitud.

    Si me puedes aclarar de que parte de mi escrito viene esa duda te lo agradecería un montón, a en el siguiente cap aclaro el trastorno de personalidad que tiene mi personaje principal de todas maneras.

    Por último, agradezco que leas esta historia, y gracias por los consejos.

    Posdata: gracias por el apoyo. y tratare de mejorar la forma en la que lo escribo
     
  8.  
    Momo

    Momo Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    2 Mayo 2013
    Mensajes:
    9
    Hello, mi comentario viene dirigido a quien escribió el relato (escrito, one-shot, o como le quieras llamar) y esa persona es el usuario TARSIS... ¿no entiendo por qué debería de hacer un comentario sobre otro comentario? en fin, no sé ni a qué historia tuya te refieras y honestamente me confunde tu comentario.

    Saludos
     
    • Gracioso Gracioso x 2
  9.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico The Trickster

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,634
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lo que ya te dijeron arriba, Tars, aunque bueno la historia es de 2011 y uno en esos tiempos con esa edad, realmente no es que se tomara el trabajo de investigar realmente (?)

    La bipolaridad nada tiene que ver con la existencia de más de una personalidad, refiere a lo que te explica Momo más arriba; es más, creo que el término de trastorno de personalidad múltiple ya no se usa tampoco, al menos en los manuales no aparece así, fue renombrado como trastorno de identidad disociativo.
    Por demás, la aproximación de la psicóloga también me parece fatal, si te soy honesta, su forma de abordar el ataque del que la paciente parece no tener conciencia es ridículamente atacante y si de por sí parece no recordar, la forma en que intenta acercarse no haría más que levantar más resistencias (si nos metemos en cosas psicoanalíticas pues e incluso humanistas).
    Esas dos cosas fueron las que me impidieron tomarle gusto a la historia xD además de que todo avanzaba malditamente rápido. Creo que tomaste una idea muy ambiciosa y la condensaste en 2k, lo que hizo que muchas cosas tuvieran que verse cortadas o dejadas a medias.

    Además, hay cambios de tiempo verbal medios raros:
    Vienes narrando en pasado, debería ser parecía y escondían. Al menos a mí me resultó chocante ese cambio de tuve que releer lo anterior, para ver por qué de repente no me calzaba.

    Creo que eso sería todo~
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
Cargando...
Similar Threads - ¿Asesina inocente
  1. Nowhere Girl
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    223
  2. Laviuncchi
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    157
  3. Chiaki
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    327

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso