One-shot de Inuyasha - ¡Qué verguenza! [Inu&Kag]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por rhapsodic, 15 Diciembre 2011.

  1.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,244
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ¡Qué verguenza! [Inu&Kag]
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1038
    Título: ¡Qué verguenza!
    Fandom: InuYasha
    Tipo: One-Shot (creo, mi word no tiene contador de palabras)
    Género: ¿Comedia? Romántica.
    Notas: ¡Para mi peque-chan! Andreína, te dije que te tenía algo especial ;O; Mira nada más, logré lo imposible ♥ Disfrútalo pequeñita <33
    ______________

    ¡Qué verguenza!


    —Kagome, ¿por qué demonios tardas tanto? ¡Baja de una vez! —El grito de voz de cierto Hanyou alarmó a la susodicha, alentándola a meter todas sus cosas en aquel enorme bolso que usaba para asistir a la escuela y que, a la vez, la ayudaba a transportar las chucherías y artefactos que llevaba a sus amigos en la era feudal.

    Una vez hubo revisado que no le había faltado nada, admiró con horror lo mucho que había crecido de tamaño, ¡ya ni se acordaba qué llevaba ahí dentro! Parecía que en el interior del bolso guardaba ballenas y elefantes de lo enorme que estaba.

    Ensimismada observando el contenedor amarillo, la realidad pareció golpear su cabeza tan fuerte como… ¡Como un auto de la fórmula uno contra una pared!, haciéndola caer en cuenta de que ella, con esa contextura tan delgada y flácida –para no decir extremadamente menuda y débil- jamás lograría soportar el peso de semejante monstruosidad.

    Sus ojos se pusieron en blanco y una gota de sudor resbaló por su cien.

    —¡¿Pero qué carajo estás haciendo, Kagome?! —El ambarino de rojos ropajes irrumpió en la rosada habitación de la azabache, sumamente molesto y con un tono de voz alzado y altanero—. ¡Tenemos que ir a derrotar a Naraku, no hay tiempo qué perder!

    —¿Qué no ves el enorme problema que tenemos aquí? —Bramó la Higurashi, informando a su amado del meteórico bolso—. ¡Yo no podré cargar eso! —gritó a causa del exalto del Hanyou.

    —Pues yo menos —Escupió él con acidez, dándole la espalda a la chica—. Mi espalda aún no se recupera de los “siéntate” que me diste la otra vez por culpa de Miroku —Recordó indignado.

    Kagome se mostró perturbada y… Aún más molesta que antes.

    —¡Eso te lo provocaste tú solito! —Dijo—. ¡¿Qué pensaría Kikyo si supiera que andas por ahí diciendo que la abrazas y la… Tocas tan descaradamente, eh?! —Mintió… La verdad es que ella sabía que los “siéntate” habían sido por otra razón.

    InuYasha guardó silencio.

    —Bueno, bueno… ¿Cómo se supone entonces que cargaremos eso? —Inquirió él cambiando el tema, y viendo interesado el bolso amarillo—. Me parece Kagome que tendrás que dejar algunas cosas.

    —Supongo que es la única opción —aceptó la de iris chocolates, con un rostro de inconformidad.

    Inmediatamente, el de cabellos plateados se aventuró a acercarse aún más a aquel bolso, abriéndolo por donde correspondía y admirando con sus llamativos ojos ámbares el contenido. Frunció el entrecejo más de lo habitual y, con decisión, adentró una de sus manos y capturó con sus garras un pedazo de tela de extraña forma.

    Una vez lo hubo sacado por completo lo suspendió en el aire, y Kagome no pudo sentirse más avergonzada.

    —Inu…Yasha… —Llevó ambas manos a su rostro, con las mejillas tan rojas como un tomate y tan calientes como un volcán.

    —¿Qué es esto, Kagome? —Preguntó el de orejas de perro con sumo interés, apreciando con ojos curiosos lo que Kagome identificó como un atrevido brasier de color negro y escote que pensaba regalarle a Sango—. Jamás había visto algo como esto —Rió ladinamente, esta vez tomando el objeto con ambas manos.

    La chica no sabía qué responderle.

    —Eh, bueno… Eso es… —Comenzó a tartamudear—. Verás, InuYasha, eso es algo que las chicas nos ponemos en… Tú sabes dónde —Susurró la última frase, Tratando de explicarle al Hanyou sin algún resultado.

    —No sé de qué me hablas…

    —¡Eso se pone en los pechos, InuYasha, aquí! —Terminó la Higurashi de decir, señalando sus propios senos con sus manos en el proceso. El chico no entendió ni una pizca.

    Los párpados del peli plateado se abrían y se cerraban... ¡Dios!

    —¿Dónde? —Volvió a preguntar él muy por fuera de la onda de la conversación.

    La chica bufó, y con las mejillas en ebullición se acercó a su querido, quitándole el brasier de las manos y colocándoselo en el lugar en el que se colocaba, aún por sobre la camisa del uniforme.

    El chico se sonrojó furiosamente.

    —¡Y-Ya comprendí, Kagome, lo siento! —Gritó él con los ojos cerrados y el ceño fruncido, dándole la espalda a una avergonzada Kagome Higurashi—. ¿S-Sabes una cosa? Será mejor que dejemos todo esto y nos vayamos, ya encontraremos dónde dormir. —Ideó el Hanyou, ansioso por salir de aquella penosa situación. Kagome asintió de acuerdo con la idea, nuevamente con el brasier en las manos.

    La chica recogió unas cuantas cositas de menor interés y el ambarino tomó sus dos bolsas de papas.

    —Kagome… —Llamó él. La azabache se giró a verlo—. Te quedaba bonito ese pedazo de tela. —Reconoció con las mejillas sumamente rojas de vergüenza y timidez, abandonando la habitación y dejando atrás a una Kagome apenada, pero muy feliz.

    Dirigió sus ojos color chocolate al sostén de encaje con cara de no creérselo. ¿Regalárselo a Sango? Luego de eso por supuesto que no, sería su amuleto de la suerte, ¡hacía milagros!
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Andreína

    Andreína Usuario VIP

    Virgo
    Miembro desde:
    6 Marzo 2010
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    >//< Ay qué hermosa... Es mío *¬* ¡Fuera zamurAs!(?) x'D Ok, no. Es mío miito*------------*

    Omg, morí, morí. x'D ¡Ese Inuyasha! Imprudente... Y tan, pero tan inocente*¬* Qué bello >//<... Ay Dios, y Kag quedó maravillada x'D Capaz ya no se quita más el sostensito. Pero vamos, qué con semejante alago por parte del ambarino... :L

    Amé el escrito*-* No vi errores, de ningún tipo. Te quedó HER-MO-SO. Juro que me fangirleé*----*

    Un besotototote,
    Andreína.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    avocuddle

    avocuddle white Usuario VIP

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Enero 2011
    Mensajes:
    1,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esta impecable, como siempre, pareciera que eres la unica que escribe por aqui -.-
    Bueno no tiene errores de ningun tipo, o por lo menos no se ven a simple vista, la historia te mantiene ocupado.
    Me sorprendió mucho lo que dijo InuYasha al final o.o no se esperaba de el, pero cada tanto sale con esas cosas, que... asombran :p

    WTF? Que word tienes? Mira, yo estoy atrazado con el 2003 y si vas a /Herramientas/contar palabras alli puedes. En la escuela trabajo con el 2007 y tambien tiene y por lo tanto el 2010 deberia tener ¿o no? busca, o investiga por Inet.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Jajajaj pobre Kagome, que verguenza xD Este Inuyasha que no entiende nada... hasta hay que explicarle que es un corpiño, pobre de los dos; que verguenza yo me muero x3
    nteresante :) Me encanto la historia fue muy divertida e interesante
    Ademas yo no note errores; escribes muy bien! En fin; me voy yendo; nos hablamos amiga! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...
Similar Threads - verguenza [Inu&Kag]
  1. Tarsis
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    514
  2. Kikuz-sama
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    314
  3. Kikuz-sama
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    285
  4. Deih
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    513
  5. Lunella
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    314

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso