One-shot ¡Luces, cámara y... confusión! [Vocaloid² en Guerra]

Tema en 'Vocaloid' iniciado por Liza White, 27 Junio 2016.

  1.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Cinnamon roll ♥ Waifu de Pacman ❤️ La Waite

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    5,578
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    ¡Luces, cámara y... confusión! [Vocaloid² en Guerra]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2281
    Y tras semanas de nula creatividad, al fin puedo dejar mi pequeño aporte para la actividad de Shuuji: Vocaloid² en Guerra.

    Trabajar con presión nunca es bueno, así que lamento si no me salió demasiado bien xD Al menos, me divertí escribiéndolo :3



    Luces, cámara y... ¡confusión!


    —Serán diez con cincuenta, señorita —la voz del vendedor no pareció haber sido escuchada, y si lo había hecho, la jovencita sabía muy bien cómo ignorar a la gente. Carraspeó, observando a la clientela de detrás del mostrador—. Disculpe, pero no tengo todo el día. Si puede darse más prisa...

    Pero la palabra prisa no parecía estar presente en su vocabulario.

    Cuando al fin la joven pareció atender a su llamada, alzó la cabeza dejando de rebuscar en su desordenado bolso, probablemente habiendo encontrado de una vez el compartimento donde guardaba el dinero. Le dirigió una mirada asesina que hizo que el pobre vendedor retrocediese algo asustado, dando un pequeño brinco al ver depositar el correspondiente dinero en el mostrador. De muy malas maneras, cabe destacar. Aunque eso era de esperarse en ella.

    —¡Ya está, aquí tienes! Maldito impaciente, ¡yo también tengo cosas que hacer, ¿sabes?! ¡No estoy aquí por gusto! —se defendió, airada, sin siquiera darse cuenta de que había pagado de más.

    Tomó la bolsita con brusquedad y dio media vuelta, moviendo su cabellera rubia con cierto aire de suficiencia. Ignoró el alivio que reflejaron la larga fila de clientes estancada cuando la joven hizo un ademán de irse, sin embargo, tuvieron que ahogar una expresión de disgusto cuando el vendedor volvió a reclamar su prencia de nuevo.

    —¡Señorita, que se olvida de su cambio!

    —¡Agh, por el amor de...!

    Al frenar sus pasos una vez más, sintió unos irrefrenables deseos de gritarle a aquel molesto hombre que se quedase con su estúpido cambio, que no lo necesitaba en absoluto. Por desgracia, ese no era el caso. Sabía que si no le devolvía a su queridísima madre el dinero justo (ni un céntimo más, ni un céntimo menos), se podría armar una hecatombe.

    Aquella sola idea le hacía estremecer de pavor.

    Así que, tragándose todo su orgullo y sintiendo sus mejillas arder ante la atenta mirada de todos los presentes caminó casi a zancadas hacia el mostrador, recogió el dinero y dio la vuelta una vez más para salir de aquel infierno.

    No quería volver jamás. Odiaba ir de compras, lo odiaba con toda su alma. Ojalá no tuviera que volverse a ver en una situación similar en mucho, muchísimo tiempo. Pero sabía que, en el fondo, aquella era una descabellada idea. Volvería a hacer enojar a su madre en un futuro muy cercano, volvería a ir obligada como castigo a aquel cuchitril que se hacía llamar tienda y volvería a encontrarse con aquellas personas, cuyas vidas eran tan patéticas y repetitivas que volverían al mismo lugar una y otra vez.

    Al cerrar la puerta tras de sí, Neru no alcanzó a oír la exclamación de júbilo que celebró la clientela entera. El pobre señor vendedor parecía el más aliviado de todos.


    ***

    Definitivamente, aquel no estaba siendo un buen día en la vida de nuestra joven malhumorada.

    Nada más salir de la tienda en la que había permanecido por más de media hora de espera (en los que la mayor parte del tiempo se lo pasó discutiendo con el encargado por no implementar el Wi-Fi gratis en el establecimiento), no tuvo más remedio que hacer tiempo en el parque más cercano hasta que abriesen la siguiente tienda a la que debía ir. Porque sí, el castigo impuesto había sido tan fuerte que incluso su madre le había dibujado un mini mapa con cientos de puntos rojos que supuestamente representaban los lugares a los que debía ir.

    Perfecto. Simplemente perfecto. Esperaba que al menos los demás encargados fuesen menos irascibles que los anteriores. Poco podía hacer si la echaban del establecimiento a la más mínima queja.

    Depositó las bolsas de mala gana en el banco y se dejó caer, sumamente exhausta pero sobre todo, abochornada. Y por si fuera poco, la batería de su móvil estaba a punto de consumirse del todo. ¿Acaso la situación podía ser mejor?

    —Y todo por una estúpida pelea con Nero. Maldito idiota, espero que se lo esté pasando bien riéndose de mis desgracias.

    Ya no había caso. De nada serviría continuar lamentándose, no iba a cambiar las cosas, y a pesar de todo, Neru lo sabía muy bien.

    Apoyó su cabeza en el respaldo del banco, observando el cielo despejado de aquella mañana de primavera, y soltó un suspiro largo y tendido. Entonces, miles y miles de pensamientos que había dejado en un segundo plano volvieron a ella como fotogramas en una película.

    Recordó la discusión que habían tenido Len y Kaito la tarde anterior, y en la que ella había estado presente a escondidas, y sintió una ligera presión oprimirle el pecho.

    Aquello no había estado bien, lo sabía pero... ¡e-ella solo pasaba por allí y oyó que la nombraban! ¿Q-qué esperaban que hiciera? ¿Que pasase tan normal e hiciese como si no hubiese escuchado nada? ¡E-era superior a sus fuerzas, no podía resistirse!

    Y entonces, lo escuchó. Y hubiese deseado no haberlo hecho: Kaito Shion y Len Kagamine estaban discutiendo por ella. O al menos, eso es lo que había alcanzado a escuchar. Todo había sido tan extraño, tan irreal...

    El rostro de Neru se enrojeció hasta niveles insospechables.

    Estaba enamorada de Len desde tercero, ya no le daba tanto pudor hacerse a la idea de ello. Lo había acabado asimilando desde hacía muy poco, pero su amistad no había cambiado ni un ápice desde entonces. Sin embargo, a Kaito le consideraba un amigo desde su más tierna infancia, y pensar que le había encontrado en dicha situación... No sabía cómo reaccionar ante todo esto.

    Sacudió su cabello con fuerza, en un intento vano de despejar su mente de todos esos pensamientos, e intentó volver a la realidad.

    —Todo esto es tan confuso... ¿Por qué demonios tuve que escuchar aquello? —se lamentó, enfuruñada. Pero para su suerte, su comentario no había pasado desapercibido.

    Más sorpresas desagradables que añadir a la lista.

    —¿Neru? ¿Qué estás...? Oh, no me digas que estás haciendo las compras matutinas —ugh, aquella voz... Neru la conocía bien. Demasiado bien.

    —IA, cariño, te agradecería que fueses a molestar a otra parte —no fue si no ladear su cabeza con escepticismo cuando vislumbró la figura de la albina regalándole una de aquellas irritantes sonrisas suyas. Apretó los puños conteniéndose por el momento—. ¿No tienes cosas que atender? No sé, ¿chicos a los que acosar, por ejemplo?

    La risa de su acompañante no mejoró su estado en lo absoluto.

    —Vamos Neru, parece que hoy te has levantado con el pie izquierdo. Aunque bueno, eso ya lo haces todos los días, ¿no es así?

    —Lárgate de aquí —sentenció, iracunda. Tomó las bolsas de la compra y tras dirigirle una breve y molesta mirada cargada de resentimiento, comenzó a alejarse del lugar.

    Mas no obstante, deshacerse de aquella chica no iba a ser tan fácil, y la recién llegada aprovechó la distancia para dejar clara su posición. Deseó ver a Neru darse la vuelta y disfrutar de su expresión.

    —¿Espera, ya te vas? Qué lástima... Pensaba que tú también querías ir a ver la pelea que están teniendo tus dos amigos en la plaza. Como se te veía tan atenta en su discusión ayer, creí que... querrías ver cómo se zanjaba el asunto —al acabar, IA no pudo evitar dibujar una sonrisa ladina en sus labios.

    —¿Q-qué estás...? ¿Cómo...? —Neru dio la vuelta y clavó sus orbes eléctricos en la gélida mirada de la chica. Sus miradas se cruzaron en ese entonces, creando una tensión capaz de cortarse con un cuchillo. Apretó las bolsas con fuerza, fulminándola con la mirada—. Eres una-

    —Yo que tú dejaba de perder el tiempo en tonterías e iría rápido a la plaza. No creo que tengas mucho tiempo —la cortó no sin cierta frialdad en su voz y comenzó a alejarse del parque, dejando a una intranquila Neru sin saber qué hacer.

    Tan solo le bastó oír sus pasos alejarse a toda prisa como para irse satisfecha del lugar.

    Su cometido allí había acabado con éxito.


    ***

    —Len, detente. Por favor, no me hagas arrepentirme de esto.

    —Lo lamento mucho, Kaito... Yo no quería que las cosas acabasen así —apretó sus puños, desviando la mirada hacia el suelo con impotencia—. Pero no puedo permitir que me quites a la chica que quiero.

    Hubo un silencio eterno, donde ninguno de los dos fue capaz de emitir palabra alguna. No las necesitaban, ellos se entendían con la mirada.

    No, no, no, no. Esto no podía estar pasando.

    Sintió que el aire se le escapaba de sus pulmones al comprobar que IA había dicho la verdad. Sintió que todo el mundo se le venía abajo al reconocer la figura de ambos chicos en el medio de la desolada plaza, frente a frente. A punto de iniciar una dicusión airada. Cerró los ojos con fuerza al ver como Kaito agarraba del cuello de la camiseta a Len y...

    —Está bien, tú lo has querido.


    No pudo más. Todas las emociones que había mantenido aferradas en su interior estallaron en aquel mismo instante, y miles y miles de lágrimas se deslizaron por sus sonrosadas mejillas. No pudo más.

    Y gritó, pero estaba demasiado lejos como para ser escuchada. Y continuó corriendo hasta desfallecer, sin ser capaz de ver aquella escena por mucho más tiempo.

    Y gritó, gritó con todas sus fuerzas, a pesar de que sabía que aquello no iba a servir de nada. Cerró los ojos, sus puños apretados y su rostro anegado en lágrimas... y dejó todo en manos del destino.

    Se interpuso finalmente en medio de ambos.

    —¡¡Por favor, basta ya!!

    ...

    Kaito y Len se apartaron asustados, y admiraron a la joven con notoria sorpresa. Sin embargo, su expresión cambió en el mismo instante en el que su pequeña y malhumorada amiga alzó su rostro, reflejando así su estado de ánimo.

    —¿Qué...? ¿Neru? —el joven Kagamine trató de articular alguna palabra, sintiendo un nudo en la garganta al ver a la rubia con lágrimas en sus ojos. Se sintió terriblemente culpable y aturdido en aquel mismo instante—. ¿Qué te ocurre, Neru? ¿Por qué lloras?

    Len no tuvo tiempo de asimilar nada, pues unos frágiles y temblorosos brazos le rodearon de inmediato. Bajó la mirada, encontrándose con su pequeña amiga abrazándole como si la vida le fuese en ello.

    —Por favor, no os peleéis... P-por favor... Yo no.. N-no quiero que...

    No supo cómo reaccionar ante aquello, pero aún así, le brindó todo el calor y la protección que pudo rodeándola con sus brazos y atrayéndola hacia él. Cruzó miradas cargadas de confusión con Kaito, y una pequeña sonrisa enternecida se formó en los labios del peliazul.

    Dando un paso al frente, apoyó una de sus manos en la rubia cabellera de Neru, observando como daba débiles golpes en el pecho de su amigo sin dejar de repetir "Idiota" una y otra vez.

    —Oye pequeña, tranquila... No estábamos peleando de verdad —con toda la suavidad de la que disponía el amable Kaito, aguardó a que la jovencita alzara la cabeza con desconcierto para, con uno de sus dedos apoyados en su mentón, enfocar su mirada en uno de los árboles que rodeaba aquella extensa plaza—. ¿Ves esa cámara de allí? Tan solo filmábamos una película para la clase de audiovisuales de IA, es puro teatro inofensivo.

    —¿Q-Qué?

    Fue entonces cuando alzó la cabeza y, siguiendo la dirección de su mano, halló a la molesta IA detrás de un árbol, filmando todo con una camara muy cutre.

    Sorprendida, agotada y sobre todo, abochornada a más no poder, se apartó con brusquedad del abrazo de Len con el ceño fruncido y su rostro totalmente enrojecido.

    Ahora todo cobraba sentido.

    —Y... ¡corten! Excelente aporte, Neru. ¿Qué más cabría esperarse de ti? —aplaudió, llena de sarcasmo, mientras se acercaba poco a poco saliendo de su escondite. Una sonrisa orgullosa se reflejó en su expresión, haciendo que a Neru le hirviese la sangre—. ¡Sabía que tenías alma de estrella, fue excelente!

    >>P-por favor, Len, Kaito, no se peleen por mí... Yo los amo a los dos... —la repitió con un tono exagerado y burlesco, riéndose a carcajadas. Clavó su mirada en la aludida y le sacó la lengua, victoriosa—. Eres patética.

    Aquello fue, finalmente, la gota que colmó el vaso.

    Sintiéndose humillada a más no poder, no se vio con las fuerzas necesarias para reaccionar. Len y Kaito se giraron a verla con un semblante que reflejaba cierta preocupación. Preocupación que se acrecentó al ver surgir de su cuerpo un aura negra cargada de ira.

    Se apartaron del medio sin pensarlo dos veces.

    —N-Neru, estás bien... ¿verdad?

    El silencio que inundó el lugar no era bueno, nada bueno. Se avecinaba una catástrofe.

    —IA... Yo que tú empezaría a correr —Kaito le dirigió una sonrisa nerviosa a la aludida, quien alzó una ceja con escepticismo.

    —¿Qué? ¿De qué estais habland-?

    PLAF. Con una velocidad y fuerza increíbles, una de las bolsas impactó contra IA con tanta furia que se vio obligada a retroceder. Se sobó la zona dañada, a punto de gritarle a Neru como toda respuesta, pero entonces sintió como un escalofrío recorría su cuerpo. La mirada asesina de su enemiga no era para nada tranquilizadora, y sostenía otras dos bolsas más en sus manos.

    Y esta vez, no eran bolsas ligeras.

    —Vamos a filmar una nueva película de acción, IA. Esta puede incluso gustarte más, ya lo verás...
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 2
  2.  
    avocuddle

    avocuddle white Usuario VIP

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Enero 2011
    Mensajes:
    1,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, Liza. : )

    Qué escena tan peculiar te has montado, haha. Ha sido una historia interesante, bastante cómica.

    Len, Kaito, Neru e IA; los sentí bastante bien representados, aunque creo que ha sido sobre todo porque narras muy bien. Neru, que ha sido el personaje principal, ha tomado ese rol de 'tsundere' que suele tener. Len y Kaito no han participado mucho, ya que lo que se pudo ver era actuación. IA resultó ser una niña un poco engreída y caprichosa, bastaaaante parecida a Neru. Fue gracioso ver cómo se odian.

    Como ya te dije, escribes muy lindo, ha sido un placer leer el fic. Se ha disfrutado esta comedia, se ve porque varios te han dado ratings que lo evidencian, haha. Una idea bien pensada, con un desarrollo que no esperé para nada, ni siquiera habiendo leído el título...

    Narración y coherencia equilibradas. Sabes ubicar muy bien la historia, todo lo que va sucediendo. Te expresas muy bien y haces que el contexto sea muy claro. A medida que uno lee imagina todo más que bien, las descripciones que haces son muy buenas, presté atención especial a eso.

    Un único consejo que podría darte, como lector y por lo tanto observador, es que intentes darle mucha más vida a las expresiones de los personajes para que sean lo más naturales que puedas. Busca maneras más eficaces de representar lo 'tsundere' de Neru e IA, todavía más, que ese '¡Idiota!' se transforme no solo en un grito, que deje de ser una expresión para convertirse también en un sentimiento. Tengo que leer eso, pero también escucharlo, también tengo que apenarme por la persona que recibe el insulto y enojarme con Neru. Eso, aunque ya eres excelente haciéndolo, es lo que te puedo recordar.

    El resto como siempre impecable, tanto ortografía como estética. Ya tienes claro el uso de todo.

    ¡Una gran historia! Así que no me queda más que darte las gracias por participar de la actividad. Espero que sigas siendo tan amable de hacerlo y por eso espero verte pronto por el foro de Vocaloid con más de tus bellas creaciones. Un saludo c:
     
    • Adorable Adorable x 3
  3.  
    Velvet

    Velvet Beta-reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    146
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Y con junio del 2016, esta es nuestra primera parada. 15 de 74 fics. Vocaloid para terminar. Whitey aun enamorada completamente del personaje de Neru hasta en las tags.


    Shushu era la única que acompañaba a la heroína (no droga) de mis historias por allá en 2016. Y el broche de oro con este extraño fandom que no sabía ni que existía se ve recompensado con una bastante buena redacción. Que tan lejos ha llegado la chica que escribía fics de Pokémon. Ahora escribe… fics… de Vocaloid. Y sí, aprendió a terminar las líneas de diálogo antes de los puntos seguidos. Damas y señores, lo logramos.


    Pero no, no todo es memes esta vez. La historia tiene sus plot twists, y la protagonista queda como una idiota después de haber sido baiteada a expresar sus sentimientos… ¡había salsa en esta historia, después de todo! Será un pseudo drama adolescente pero el efecto resultó quedar bastante bien.


    Tengo que remarcar, que desde que sus humildes comienzos como una sencilla loli hasta una quinceañera angsty adolescente, nuestra protagonista favorita siempre estuvo presente en las actividades. Tumblr, denle un restaurante lleno de aplausos a esta jovencita.

    Muchas gracias, Tumblr.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  4.  
    avocuddle

    avocuddle white Usuario VIP

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Enero 2011
    Mensajes:
    1,618
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Me encantó y la voy a leer de nuevo pronto. ♥
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...
Similar Threads - ¡Luces cámara confusión
  1. Syel
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    561

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso