1. Anuncio importante:


    Debido a los diversos cambios que se han manejado en el foro, se ha actualizado nuestro reglamento a una versión más acorde a las demandas actuales.

    Recomendamos ampliamente leerlo, dado que el ignorar las reglas no exime a nadie de su cumplimiento. Gracias por su tiempo y comprensión:

    Click al siguiente enlace para dirigirse al tema:

    Reglamento






Fanfic - vida después de amanecer

Tema en 'FanFics sobre Crepúsculo' iniciado por venuspink, 14 Octubre 2009.

Cargando...
?

¿qué les parecio la primera parte?

  1. bien

    41 voto(s)
    100.0%
  2. aburrida espero que mejore

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    883
    vida después de amanecer

    ola espero k os guste!!!!!!! es mi primer fanfic, lo estoy desarrollando poco a poco asik ire subiedo capitulo por capitulo. xao :p

    VIDA DESPUÉS DE AMANECER


    Capítulo -1-

    Un Pensamiento


    Todo comenzó mientras Renesme jugaba con Jacob en el jardín, era una tarde nublada, se esperaba tormenta aunque sin Alice presente no estábamos seguros, Edward tocaba para si mismo su amado piano, estaba componiendo una nueva melodía que sonaba realmente preciosa, Rosalie y Emmet estaban viendo un programa de cocina, Esme canturreaba mientras arreglaba las flores del Jardín y Carlisle estaba leyendo un libro sobre el crecimiento de los niños, últimamente se había centrado en como evaluar a Renesme antes de sorprenderse, aunque eso era realmente difícil porque mi encantada hija con tan solo un año ya aparentaba casi tres, era muy inteligente, su cerebro se desarrollaba muy rápido, ya sabía leer y escribir y había empezado a tocar el piano con su papa cada noche antes de acostarse, eso me parecía fascinante, la niña había heredado el oído musical de Edward.
    Viéndola jugar con Jacob, más bien viéndola como intentaba morderle aunque sin hacerle daño porque una niña de tres años comparada con un lobo de dieciséis era totalmente inofensiva aunque fuese mitad vampiro, me di cuenta de que mi hija crecía deprisa y que si quería disfrutar al máximo de su niñez me tendría que dar mucha prisa, no tenía dieciséis años como las demás madres, Carlisle estimaba que en unos siete o a lo mucho ocho años mi bebe será una hermosa mujercita, estaba absorta en mis pensamientos, tanto que cerré mi mente tan estrechamente que Edward se alertó y vino hacía la ventana:
    -¿Qué te ocurre amor?, ¿En que estas pensando? Me dejaste fuera por completo.
    -No te asustes, estaba pensando en que Renesme empezará el colegio en menos de un mes y tan solo tiene un año, crece deprisa.
    -Si, lo hace pero gracias a Dios conocemos su futuro, y será eterno, la tendremos por siempre, estaremos juntos los tres toda la eternidad.
    -Gracias.
    Después le bese apasionadamente, llevábamos un año y algo casados, y aún me costaba refrenarme en lo que Edward me respectaba.
    Jacob entro en la casa con Renesme cogida boca abajo, la niña gritaba intentando soltarse pero Jacob no la dejaba, en cuanto nos vio dijo:
    -Papa gruñe y enséñale los dientes a Jacob para que me suelte, es un tonto perro de peluche.
    Todos reímos y Edward gruño a Jacob de broma, él por seguir la gracia a Renesme hizo que temblaba de miedo y la soltó de inmediato, ella corrió a los brazos de Edward y le sacó su pequeña lengua a Jacob, después me miró y preguntó:
    -¿Mamá podemos ir a cazar?, tengo hambre.
    Pero Edward no me dejo contestar, él le dijo:
    -No señorita, hoy no toca cazar, hoy toca una comida rica y nutritiva.
    -Pero a mí no me gusta
    -Pero a nosotros nos gusta que te la comas, además si no lo haces…
    Corte las palabras de Edward para decirle mientras le hacía cosquillas.
    -si no te comes la comida que te preparo tu tío Emmet no podrás ser fuerte como tu papá y nunca podrás gruñir al tonto de Jacob.
    -Vale. Pero tendré premio.
    -Por supuesto que sí.
    Era según Carlisle ilógico que a Renesme no le agradara la comida humana y si las golosinas, decía que era más como una costumbre que había cogido con su intento de ser más un vampiro que una humana, según Edward eso lo había heredado de mi, nos recordaba a cuando yo era humana y me empeñaba en lo sobrenatural, deseaba ser un vampiro a toda costa, ahora nos hacía gracia, aunque también entiendo a Edward, me encantaría que mi hija quisiese ser un poco más humana, me preocupaba el colegio, con esto de querer comportarse solo como una pequeña vampira no había tenido opción a relacionarse con más niños y eso sería un problema muy gordo.



  2. Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $N/A
    Re: vida después de amanecer

    Agradecería que pegaras directamente al foro los capítulos.
    Es más sencillo para ti y para los demás.
  3. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    800
    una vida después de Amanecer

    Hay va mi segundo y tercer capitulo... creo qu eesta vez lo colgue bien pero si no lo hice sorry espero pillar el truco pronto xao

    Capítulo -2-

    De Regreso A Forks


    De nuevo en Forks, acabábamos de llegar después de un año viviendo en Londres, todo estaba igual, todo igual de verde, nos dirigíamos a la casa, Edward la niña y yo iríamos directamente a nuestra cabaña, de nuevo viviríamos solos los tres, Esme había acomodado de nuevo la habitación de Renesme, retirando su primera cuna y poniendo en su lugar una preciosa cama individual, aunque Rosalie no la dejo cambiar el tono rosa de las paredes de la habitación, los muebles ahora eran de color blanco.
    Aún no habíamos llegado pero Edward y yo ya lo habíamos notado, su olor, su fragancia me retrajo en el asiento del volvo, allí estaba de pie, junto a la puerta de mi casa, mi padre, se le notaba nervioso, ansioso, respiraba agitadamente; al aparcar el coche, no me atrevía a salir, aunque mi padre sabía del cambio en nuestras vidas y sobre todo de la de Renesme era como si temiese asustarlo de nuevo, Edward fue quien salió primero, me abrió la puerta y mientras lo hacía Jacob saco a la niña del asiento trasero, yo me quede parada al lado de Edward en cambio Renesme corrió en busca de Charlie gritando:
    -Abuelo… abuelito, tenía ganas de verte.
    Charlie se agacho y la cogió en sus brazos, la mantuvo pegada a él incitándome a que me acercase, al final lo hice, me eche en sus brazos, apretando a mi hija y a Charlie, después del saludo, la niña quiso bajar y se fue con Jacob, el cual saludo a mi padre, Edward que seguía parado concediéndonos nuestro espacio se acerco a saludar a Charlie, y este le dijo:
    -Bienvenido hijo. Me alegro mucho de que vuelvan aquí, y gracias, muchas gracias.
    -¿Gracias?, Charlie porque me das las gracias, no lo entiendo.
    Edward tenia su famosa expresión de duda dibujada en la cara, la cual solo ponía cuando a mi se me olvidaba retirar mi escudo mental y el quedaba totalmente fuera de mi.
    Charlie se rió pero contestó.
    -Te doy las gracias por traer de vuelta a mis niñas, y por haberlas cuidado y mantenido a salvo.
    -¡Charlie! – le dije y si hubiese podido
    Llorar mis ojos se habrían ahogado en lágrimas.

    Después de un rato decidimos entrar a la casa, todo estaba igual, Charlie se sentó en el sofá junto con Renesme, Jacob se había ido a su casa la cual no pisaba desde que nos habíamos ido, su padre se pondría muy contento de tener a su hijo de nuevo con él. Era la hora de cenar, Renesme tenía hambre y Charlie también, él quería pedir una pizza pero Edward no se lo permitió y se metió él entre los fogones, a él le encanta cocinar le volvía loco probar cosas nuevas, y aunque Renesme no era amiga de la comida humana se la comía sin rechistar. La noche pasó sin meros problemas, cuando Renesme cerró sus ojos, Charlie dijo que era hora de irse, se despidió y se fue.
    Edward cogió a Renesme y la llevó del sofá a la cama, yo la arropé y nos fuimos a nuestra habitación, al abrir la puerta de nuestro cuarto el olor y la sensación de bienestar nos inundo a los dos, sentimos que estábamos en casa, nuestra gran cama blanca llena de almohadas, la misma en la que por primera vez tuve a Edward de verdad tanto siendo humana como después de mi nacimiento como vampira, esa misma noche en la cual quedo atrás mi miedo de ser una neófita, entre esas cuatro paredes todo era mágico, solo existíamos Edward y yo, y esta noche volveríamos a ser solo nosotros, recordando los viejos momentos y creando nuevos.


  4. Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $N/A
    Re: vida después de amanecer

    No, no lo has hecho bien. Como dije: sólo copia el texto y pégalo en el mensaje.
    Además, debe de ser en la misma discusión.

    Lee las , ahí viene ayuda sobre cómo publicar.
  5. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1627
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -3-
    El Colegio

    Llego el gran día, Renesme estaba nerviosa, por su primer día de colegio pero Edward y yo estábamos peor que la niña, nunca nos habíamos separado de ella ni cuando íbamos de caza, ya que normalmente íbamos de noche mientras ella estaba dormida. Levantamos a Renesme a las 8:00 de la mañana, la bañe, la peine, y le puse el uniforme, al principio ella no quería, ella había heredado mi fobia por la ropa, nosotras íbamos más cómodas con unos jeans y una camisa que con un vestido de seda, después nos fuimos a la casa grande, allí nos esperaban todos incluido Jacob y mi padre, todos querían acompañar a Renesme al colegio pero Carlisle dijo que era mejor que solo fuésemos los tres, todos lo aceptaron a la primera, menos Jacob, que se puso tozudo con la idea de que a Renesme le gustaría, al final mi padre lo convenció y se quedo en la sala una vez que terminaron de despedir a Renesme y montarnos en el coche.

    Llegamos a la puerta del colegio, Edward aparcó el coche y los tres fuimos a pie hasta el patio donde cada niño se estaba colocando en su respectiva fila, Renesme no sabia donde colocarse y estaba asustada por los demás niños, su profesora la señora Morgan, la vio agarrada a mi mano y se acercó a nosotros diciendo:
    - Hola. Ustedes deben ser la Familia Cullen ¿verdad?
    - Exacto, ella es mi esposa Bella Cullen, la niña es Renesme Cullen y yo Edward Cullen.
    - Encantada, yo soy la profesora de esta preciosidad de niña.
    Lo dijo mientras se acercaba a Renesme y la obligaba a salir de entre mis piernas, una vez que lo hizo, le dijo que la acompañase que le iba a mostrar su fila, ella antes de irse nos dio un beso a Edward y otro a mi, su profesora le dio la mano y se la llevó, mi marido y yo nos quedamos allí parados, fue como si esa señora nos hubiese quitado un pedazo de corazón cuando se llevó a Renesme, tardamos unos minutos en reaccionar, Edward me agarró de la mano y nos fuimos en dirección hacía el coche, durante el camino de vuelta estuve exhorta en mis pensamientos, eso estaba matando a Edward, llagamos a casa pero él no abrió la boca. Mientras esperábamos a que pasasen las cinco horas más largas de mi vida, Edward me presunto que porque no íbamos de caza, eso haría que el tiempo pasase más rápido, estuve de acuerdo, fuimos primero a nuestra casa para cambiarnos de ropa, no era buena idea ir de caza con un vestidito de encaje y un traje ejecutivo, nos pusimos ropa cómoda y salimos a correr dirección al majestuoso bosque donde fui a cazar yo por primera vez, donde me sentí tan libre aquella mañana cuando desperté, hacía mucho tiempo que no seguíamos esa dieta, hasta me vi. Tentada de placer hacía un simple ciervo, Edward se echó a reír, me acerqué y él me abrazo, me dijo que había mejorado mucho y que eso de verme abatiendo un ciervo dos veces superior a mi en tamaño le volvía loco en más de un sentido, aunque no veo la forma de que verme saltar, gruñir y atacar aun ciervo le pareciese un aliciente sexual.

    Edward tenía razón, las horas pasaron más rápido cuando no tenía todos mis sentidos en pensar como estaría mi hija, después de saciar nuestra tímida sed, volvimos a casa para cambiarnos de nuevo, nos montamos en el coche y nos fuimos sin pasar por la casa de mis adorables suegros a por mi hija

    Estábamos en la puerta del colegio, todos los niños salían en fila india, no veíamos a Renesme, al principio nos asusto pero luego la vimos junto a su profesora, no nos lo pensamos y cruzamos el patio, la señora Morgan, que nos vio desde lejos no nos dejo ni siquiera saludar cuando empezó a decir:
    - Señores Cullen no se alarmen, no pasó nada.
    Renesme se separó de la profesora y se agarro fuerte de la mano de Edward y la mía, Edward le contesto algo que yo no había escuchado:
    - Cariño eso ya lo se, no te preocupes, yo se que no hiciste nada.
    La profesora ignoro ese comentario y continuó:
    - Me encantaría preguntar si la niña ha estado anteriormente en algún centro infantil, ella dice que no pero esta muy adelantada en cuestión de materia escolar.
    - Mi hija dice la verdad- le conteste
    - Por supuesto señora Cullen, no quería que pensara que no creo en la palabra de su hija, pero es que a esta edad no reaccionan ante la verdad y la mentira viven en una realidad infantil.
    Me reí en mi interior, estaba diciendo que mi hija de un año, mitad vampiro, que se sabía de memoria los veinte mil libros de poesía que tenia mi suegro, no sabía lo que estaba viviendo o vivido, ella no vivía en una realidad infantil, ella sabia toda la verdad al contrario que su profesora… Edward me saco de mi trance diciendo.
    - Perdone a mi esposa. ¿Podríamos pasar a un sitio más privado y le contamos toda la historia?
    - Por supuesto que si.
    Nos hizo pasar a un despacho pequeño, Edward cogió a la niña en sus piernas y la profesora comenzó de nuevo.
    - Es una niña fabulosa, poco habladora y apenas se relaciona, pero con el tiempo…
    - Renesme es muy especial – Dijo Edward
    - Por supuesto
    - Sus padres, mi hermano mayor y mi cuñada fallecieron en un accidente de coche y la niña nos fue tutelada siendo un bebe.
    - Claro, ahora me cuadra la historia
    - ¿Qué historia?, - pregunté, esa mujer tenía una historia sobre nosotros… deje de nuevo mis pensamientos porque estaba alterando a Edward con el escudo.
    - Pues ustedes me parecían muy jóvenes para tener una niña de tres años. ¿pero en cambió están casados, verdad?
    - Si, claro que si. – respondí-
    Podía notar mi enfado y creo que la profesora de Renesme también debía sentirse incomoda porque fue al grano, diciendo:
    - Bueno a lo importante ¿Renesme estudió algún avance?
    - No, ella lo que sabe lo aprendió en casa, con nosotros, sus abuelos y tíos. – dijo Edward.
    - Ella es muy inteligente. – acusé-
    - Por supuesto señora Cullen, Renesme es una niña muy lista, supongo que no les molestará si le avanzo un poco en su materia ¿verdad?
    - Claro que no, pero no la cambiaran de aula ¿o si?
    - No, claro que no, solo le pondré tarea un poco más complicada.
    - De acuerdo
    - Ha sido un placer señores Cullen, tienen una joya de hija.
    - Gracias – repuse-
    - Gracias ya nos veremos
    - Claro este despacho esta a su disposición, señor Cullen
    - Adiós.
  6. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1994
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -4-
    La Visita
    Estábamos todos en el jardín, Edward jugaba con Jacob y Renesme a la pelota, Rosalie y Emmet parecían niños corriendo uno detrás del otro intentándose pillar, Carlisle y Esme estaban sentados bajo la sombra de un pino enorme y yo estaba sacándoles fotos a todos, era una tarde muy tranquila, habíamos ido a cazar con Renesme, ella estaba eufórica, le encantaba competir con Jacob y con Emmet, ellos por supuesto la dejaban ganar, pero aun así se lo pasaban en grande, y yo era feliz porque gracias a mi existencia y a la de Renesme los hombres lobos y los vampiros habían hecho las paces, nadie sabía como afectaría esto a las generaciones futuras de Quileutes, porque ellos se convertían en hombres lobos por el constante peligro que resultaban los vampiros pero ahora que no eran un peligro, ¿seguirían transformándose?. Era algo en lo que estaba pensando Carlisle, él pensaba que dejarían de existir pero Jacob se debatía en la alternativa de que si existirían, por siempre lo único que ahora existía una alianza.

    Todo iba fenomenal, hasta que llegaron, el clan Denali al completo, allí estaban bajando de un mono-volumen, Carlisle les fue a recibir con los brazos abiertos, aunque todos querían que me acostumbrase y viese a los Denali como parte de la familia, yo era incapaz, seguía viendo a Tania como la principal rival, ella miraba a Edward como si todavía le tentase, y aunque mi marido decía que entre ellos y sobre todo por parte de ella solo había amistad, no era capaz de verla de esa manera, al final entraron en el jardín, Renesme vino corriendo hacía mi, la cogí y me acerque a Edward, saludamos a todos y los invitamos a entrar a la casa, después de acomodarnos en el salón, Carlisle empezó:
    - Es un placer tenerles en mi casa.
    - Carlisle, te preguntarás porque estamos aquí, la verdad es que… - Tania corto a Eleazar, diciendo-
    - Alice nos visitó, nos advirtió de un peligro, los Volturis no se han olvidado de lo que hizo Irina, nos tienen vigilados.
    - ¿Qué peligro os acechaba? –preguntó Emmet-
    - Alice nos dijo que varios hombres sospecharían de nosotros o de lo que somos y que nos harían una visita solo por investigar pero que correrían la mala suerte de…
    - De encontrarse en el perímetro de la casa con Peter y Charlotte, y que los Volturis nos castigarían por eso. – Dijo Kate-
    - ¿Peter y Charlotte? – pregunte-
    - Ellos quieren cambiar su forma de vida, Alice y Jasper les dijeron que fuesen a Denali, ellos no quieren que sepamos aún donde están, por eso no los mandaron aquí. – dijo Edward, leyendo la mente de Tania.
    - ¿Y porque Alice les mando a Denali, si sabía que eso traería problemas? – pregunto Rosalie
    - ella los envió allí antes de saber lo que sucedería, por eso cuando tubo la visión de la catástrofe, se adelanto y aviso a Tania, para que partiesen de allí en ese mismo momento.
    - Es por eso, que con mucho pesar, Carlisle le pedimos que nos acojan por un tiempo, hasta que esto pase y los Volturis lo dejen correr.
    - Sean bienvenidos, y mi casa es la vuestra por cuanto tiempo quieran, respondió Carlisle.
    Por una parte detestaba la idea de tener a Tania cerca pero su familia me caía bastante bien, y como decía Carlisle, ellos nos ayudaron cuando los Volturis nos atacaban, y por ello estábamos en deuda con ellos. Kate me saco de mis pensamientos acercándose a mí y diciendo.
    - Bella, OH Bella, tenía ganas de verte, y madre mía!!!!! Que hermosa esta la bebe.
    Ahora ya no se dirigía ami, Kate intentaba llamar la atención de Renesme:
    - Renesme, ¿como esta la preciosidad más grande de la casa?
    Renesme me miro, me toco la cara y me pregunto que si podía contestarle a Kate, mi hija notaba mi tensión pero la entendía, yo le dije que por supuesto que podía hablar con Kate o con cualquiera de la casa, ella salió de entre mi pelo y me dijo que la bajara al suelo.
    - Hola princesita, ¿no me recuerdas?- le preguntó Carmen a Renesme.
    Todos se habían callado, solo prestaban atención a la niña, que se ruborizo ligeramente cuando dijo:
    - Si me acuerdo, usted es la señora que recogía flores y me las daba cuando era más pequeña.
    Todo el clan Denali se quedó sin palabras al ver el desparpajo que tenía al hablar, Tania que estaba lejos de la niña, se aproximo lentamente y se colocó al lado mía, me miro y dijo:
    - Bella, ¿Me concederías el placer de hablar conmigo en privado?
    Edward, se acercó, se quedó a mi lado sin decir palabra, yo le mire, volví a mirar a Tania y le indique la puerta.
    Corríamos por el bosque, no quería llevarla al prado de Edward así que fui en dirección hacía la reserva, allí estaríamos totalmente solas, al llegar me detuve y dije de un modo muy déspota:
    -¿Qué querías decirme?, porque creo que este es un magnifico lugar para hablar.
    -Por supuesto que lo es, esta lejos de Edward.
    Eso casi me saca de mis casillas, ella quería hablar conmigo y se lo permití pero lo de Edward sobraba, yo no la había llevado allí para que Edward no pudiese escucharnos, más bien la lleve con la intención de que si la conversación no iba bien podría coger el camino a Denali sin retroceder y acercarse a la casa de nuevo.

    - Bella, no te sulfures, no quiero discutir ni mucho menos, para mí ya eres como parte de mi familla, aunque tengo bastante claro que tú aún nos aborreces un poco, y la verdad no me extraña.
    - Eso no es cierto…
    - Vale, no me he expresado con claridad, lo siento, no aborreces a mi clan, me aborreces a mí.
    Odiaba que fuese tan educada, así nunca podría decirle todo lo que sentía.
    - Tania, no te odio, solo tenemos circunstancias que no son compatibles con una fraternidad familiar.
    - Bella, esto que te voy a decir seguro que lo arregla… eres la primera en saberlo, ni mi familia sabe nada.
    - ¿De que me hablas, Tania?
    - Estoy enamorada
    Oh! Dios, me estaba diciendo lo que pensaba, ya no me controlaría más, eso no quería escucharlo, las palabras salieron solas de mi boca…
    - Edward es mío, es mi esposo y el padre de mi hija…
    Más que una frase, fue una amenaza, mi boca estaba fruncida y mi respiración se entrecortaba por la tensión.
    - Bella, no, por supuesto que se que Edward te pertenece, es más yo no estoy enamorada de Edward, lo quiero como aún primo, pero nada más.
    - ¿A, no?, ¿Puedo saber de quien te enamoraste?
    - Por supuesto, por eso te pedí que hablásemos, Bella me enamore de un humano de aquí de Forks.
    - ¿Te enamoraste de un humano, y encima de aquí de Forks?, ¿pero como sucedió?
    - Antes de volver ustedes, mi clan estaba ya cansado de la presión en la que nos mantienen los Volturis, y decidimos mudarnos, pensé en Forks, vine y eche un vistazo, y allí estaba, me atrajo fuertemente su olor, corrí por él pero cuando le vi su cara me congelo, no quise morderlo, no quería beber su sangre tan solo admirarlo desde la lejanía, sin ponerlo en peligro.
    - Te has enamorado de verdad…
    - Si, Bella, volví a Denalí y le dije a mi familia que Forks no era seguro, que ustedes habían dejado sospechas, no podía permitirme estar tan cerca de él, y por eso he intentado poner distancias pero ahora estoy aquí y no se como hacer, por favor Bella ¿puedes ayudarme?
    Me quede sin palabras, Tania no quería a Edward, lo había olvidado, solo había sido un tonteo de dos vampiros adolescentes, mi matrimonio no corría peligro, ella solo buscaba comprensión y ayuda.
    - Dime Bella! ¿Me ayudaras?
    - Si claro, pero no entiendo como te puedo ser de ayuda.
    - Aún no lo se, no se que voy hacer, pero si alguien me puede ayudar son Edward y tu, sois el futuro que espero tener.
    Di la conversación por terminada, intentaría ayudar a Tania, ahora estaba tranquila, ahora la veía como parte de mi familia, ella no era ningún peligro para mi futuro.
  7. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1415
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -5-
    La Carta

    Habían pasado ya unos cuantos días desde que los Denalí había llegado, Edward estaba contento por la relación de amistad que estaba empezando a nacer entre Tania y yo, él ya sabía la razón, y aunque al principio riño a Tanía por su imprudencia luego la comprendió, él mejor que nadie sabía lo que estaba sufriendo Tania, él había pasado por lo mismo que ella cuando se enamoro de mí, en los últimos días Tania se pasaba las horas muertas en mi casa, ella jugaba con Renesme a todas horas, y aunque a Jacob no le hacía mucha gracia la niña estaba encantada, todos la mimaban y le comprabas golosinas, Emmet era el que más protestaba porque le estaban quitando el papel de tío divertido, Rosalie le decía que no se comportase como un niño, pero él se enfurecía y se iba a correr por el bosque, eso de tener a los Denali en la casa a la que menos molesto fue a mi, tal vez era porque no vivía con ellos, yo normalmente me iba a mi casa cuando quería, seguía teniendo mi propia intimidad cosa que Emmet y Rosalie no gozaban de ella.
    Era un día bastante soleado así que fue Charlie y Jacob quien llevaron a Renesme al colegio, estaba aburrida, no tenía suficientes cosas que hacer, todos se habían ido de caza, yo me quede en mi cabaña colocando de nuevo todos los libros de Renesme cuando algo golpeo la puerta, bajé enseguida, pero no había nadie, miré a ambos lados y nada, tan solo vi atado un lazo rojo en una rama de un cerezo en el jardín, me acerque y allí había un sobre, me estremecí no por la ansiedad de saber que había escrito en la carta, sino porque su olor estaba por todos lados, inundaba mi pequeño jardín, busque con la mirada en cada rincón pero ya no estaba, Jasper se había ido, recogí la carta y la abrí, necesitaba saber que estaban bien, era la primera vez desde su partida que se ponían en contacto con nosotros, la carta estaba escrita por Alice, su intachable caligrafía, y sus redonditos corazones encima de las ies, la hacían inconfundible, al saber que había sido ella quien la había escrito, me apresure más a leerla, ni siquiera esperaría a Edward, ya se enteraría luego aunque fuese injusto.


    Querida Bella:

    Es difícil comenzar, estamos bien, no te puedo decir aún donde estoy porque nos movemos mucho, no hemos encontrado lo que busco, Jasper dice que estamos jugando a un juego de roll, el cree que lo que vi no sucederá, pero Bella se que lo hará, y necesito de verdad aclararlo. Me da mucha lástima estar lejos de ustedes, se que se han mudado, que Renesme ha comenzado el colegio y que el Clan Denalí vive ahora con ustedes, Bella por favor ayuda a Tania, ella será feliz y todo saldrá bien si mi querido hermano y tu la ayudan… Dile a Carlisle que Peter y Charlotte están bien, fueron a DENALÍ, y al ver que no estaban volvieron, se lo han pensado otra vez y quieren seguir siendo nómadas, dicen que cuando nuestra situación se estabilice lo intentarán al lado nuestra pero que de momento seguirán viviendo como hasta ahora.
    Espero que estén todos bien, y quiero que sepan que aunque no estoy cerca siempre estoy atenta a su futuro, dile a Emmet que el viernes corra en dirección al sur, que se llevará una grata sorpresa, y por favor Bella no lleves a Renesme al parque el sábado, un niño la empujará y se lastimara bastante. Deseo que sigan siendo felices y quiero que sepan que Jasper y yo los queremos mucho y que nos duele estar tan lejos. Volveremos algún día, tenedlo claro pero por el momento ese día no ha llegado.

    Bella, cariño diles a todos que no tengo el móvil, que no me llamen ni me manden más mensajes de texto, lo perdí mientras cruzaba el Atlántico, y ahora mismo no necesito que me agobien, yo me pondré en contacto con ustedes, los amo, y seguirán siendo nuestra familia por siempre.

    PST: Les queremos mucho.

    Jasper y Alice


    Le di la vuelta a la página, esperando que hubiese más palabras detrás, pero no, eso era todo, una simple hoja, diciéndonos que estaban bien, estaba a punto de llorar si hubiese podido, no entendía aún su partida, no sabía porque mi mejor amiga y hermana había cogido a su marido una noche y habían desaparecido sin llevarse nada y sin darnos explicaciones, tan solo sabíamos que Alice había visto algo, algo importante, lo suficiente como para correr tras ello, nos dejaron una nota diciendo que no nos preocupásemos, que no era nada malo por el momento, pero que tenían que marcharse, nos escribieron un simple adiós y no volvimos a saber de ellos hasta ahora, era todo un caos, todos sufríamos por no tenerlos en casa, nos parecía muy raro su comportamiento pero más raro me pareció que Jasper dejase una carta en mi jardín y no parase a decirme nada cuando sabía perfectamente que yo estaba en la casa, él no quería hablar con nosotros en persona, a lo mejor Alice se lo había prohibido pero aun así esa situación no me parecía correcta, estaban cerca, eso era lógico, la carta la había traído Jasper en persona en vez de usar el servicio de correos que era lo lógico si hubiesen estado lejos, como en la otra punta del planeta.
    Y allí seguía yo, parada en medio del jardín, con los rayos del sol proyectándose en mi cuerpo de mármol, reflejándose en mí, cada color del arco iris como si estuviese completamente cubierta de gotitas de agua, mi estado alerto a Edward que entraba por la puerta de la valla, el corrió hacía mi y me sostuvo entre sus brazos diciendo:
    - Bella, mi amor ¿Qué pasó?, ¿Qué te hizo o dijo Jasper?, cariño encuentra la salida, retira el escudo, sal del shok.
    Yo seguía pensando en mis cosas, no me había dado cuenta de que Edward y Tania estaban allí, zarandeándome para haber si contestaba, cuando conseguí darme cuenta de lo que pasaba dije:
    - Edward, yo no vi ni hablé con Jasper, él vino y dejo esto, no me dio tiempo a salir de la casa cuando él ya se había ido, él no quiso hablar conmigo.
    - Tranquilízate Bella, Renesme está a punto de llegar a casa. – dijo Tania-
    Renesme, mi hija a punto de llegar a casa, cuantas horas había estado en shock, me recupere de inmediato, Edward que seguía abrazándome, me acarició mi helada mejilla mientras me preguntaba:
    - Bella mi amor, ¿Podría leer la carta?
    - Claro que si. – le dije mientras se la entregaba, no me había dado ni cuenta hasta ese mismo instante de que aun mantenía la carta en mi puño, sujetándola con tanta fuerza que ni Edward quiso quitármela por miedo a romperla.
  8. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1660
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -6-
    Tiempo
    Para una familia compuesta de diez vampiros adultos, una media vampiro de apenas un año y algo, un hombre lobo y un humano el tiempo no pasaba nada de deprisa, la semana dejaba caer los días como un cuentagotas, Emmet harto de la situación de verse encerrado en una casa atestada de gente siguió el consejo de Alice, y el viernes por la mañana salio a correr en la dirección que ella le había dicho que siguiese en la carta, los demás pasaban como podían las horas, Eleazar y Carmen por quitar tensión estaban planeando ir de viaje a Francia, a Carmen le encantaba pasar allí varios días al cabo del año. Tania estaba aburrida, no había salido de la casa desde que llego, tenía miedo de bajar al pueblo y por más que intentaba convencerla no podía, me propuse invitarla de nuevo esa mañana, con la sorpresa de que acepto, quede con ella en la puerta de mi casa a las doce en punto.

    Como supuse, allí estaba, vestía unos delicados pitillos blancos y una camiseta de color malva, al verla me entraron ganas de cambiarme de ropa, yo me había puesto unos vaqueros y una camisa azul clarita que me había comprado Alice para una tarde de campo, al final decidí pasar de la ropa, le dije que montase en mi coche, un ostentoso deportivo y descapotable mercedes coupe de color negro, una vez entradas en la carretera, me preguntó que donde la llevaba, yo le conteste que tenía que hacer unas compras en el supermercado por mantener la falsa ante los humanos y que luego pasaríamos por la tienda de los Newton a comprar unas cuantas cosas y una tienda de campaña nueva, Tania se rió ante esa idea, pero yo le dije que Renesme las usaba como palacios y que la última la había roto así que necesitaba otra.
    El tiempo pasó rápidamente, aparqué en el estacionamiento que los Newton tenían reservados para los clientes y entramos en la tienda, cuando me vio la madre de Mike, enseguida salió del mostrador gritando:
    - Bella… niña estas guapísima, el matrimonio y la maternidad te han sentado como un guante, madre mía, me encanta la idea de que hayan vuelto al pueblo, tú y toda tu familia política.
    No me extrañaba, que estuviese tan contenta por nuestra vuelta, aún así sin Edward allí, sabía lo que pensaba, y era normal que estuviese encantada, éramos sus mejores clientes, cada vez que comprábamos allí nos gastábamos tanto dinero que la señora Newton hubiese podido cerrar la tienda durante un mes y vivir desahogadamente, deje de pensar y dije:
    - Gracias señora Newton, a mi también me ha hecho mucha ilusión volver, me siento en casa de nuevo.
    - Bienvenida!!!, por cierto Bella, ¿no me presentas a tu amiga?
    - Oh! Por supuesto, lo siento mucho, señora Newton ella es Tania, una prima de Edward.
    - Encantada hija, bienvenida al pueblo, ¿piensas permanecer mucho tiempo?
    - Es un placer conocerla, y por ahora no se cuanto tiempo me quedaré, supongo que hasta que mis tíos se aburran de mi y me manden de nuevo a Canadá. – le dijo Tania.
    - Oh!!! Hija, no creo que los Cullen te echen, son demasiado hospitalarios, además una chica tan dulce como tu no tiene que dar problemas.
    - Claro que no, - dije con un tono de aprobación – bueno señora Newton me podría empaquetar todo lo que pone en esta lista, mi suegro me dijo que usted se encargaría de todo.
    - Claro que…
    Todo se corto, las respiraciones, el tiempo se paró, él entró por la puerta y Tania casi se vuelve loca, para mi era un olor normal, su sangre no olía mas que la de su madre pero para Tania, la sangre de Mike olía de forma especial, era su atrayente, era como el polen para las abejas, ella estaba petrificada, no respiraba, al principio no lo entendí pero luego todo se aclaró en mi mente, era Mike, mi viejo amigo Mike, él era el humano el cual tentaba a Tania, ¿pero como podía ser?, deje mi mente volar sola pero una parte de ella reaccionó, no se como salieron mis palabras pero fueron la salvación de Mike, me di la vuelta y dije:
    - Señora Newton, volveré luego a por las cosas, espero que este todo arreglado para esta tarde.
    - Bella, puedo arreglártelo ahora mismo si deseas, Mike lo hará.
    - No se preocupe mejor vuelvo luego.
    Todo estaba confuso, en ese momento hubiese dado todo por saber que pensaban tanto los Newton como Tania, que por cierto, seguía parada, sin ni siquiera pestañear centrándose en todo momento en no correr y aventar a Mike, volví a despedirme y agarre con fuerza y firmeza a Tania, prácticamente la arrastre hasta el coche, una vez allí, lo arranque y pise el acelerador como nunca lo había hecho, al principio no hablamos nada, Tania volvía a respirar, eso me tranquilizo, no me hubiese gustado que se hubiese practicado una matanza en la tienda, al verla relajarse levante el pie del acelerador, y comencé:
    - Tania…
    No me dejó continuar, ella se lanzó diciendo:
    - Si que era él, ese chico es él, es mi tortura, creí no poderme controlar, hubo un momento que pensé que mientras tu te disculpabas con su madre yo podría llevármelo fuera y…
    - No te martirices, fuiste lo suficientemente fuerte, deberías estar orgullosa…
    De nuevo me cortó:
    - ¿Orgullosa?, por Dios Bella, esta vez desee con más fuerzas que nunca, probar su sangre, me daba igual los sentimientos de su madre, quise arrebatarle a su hijo, lo quise para mi, nunca desee a nadie como lo hice hoy.
    - Tania lo siento, no debí llevarte allí
    - Tú no lo sabías, no sabías que era él, ni yo tampoco, hasta que entró por la puerta y viste mi reacción.
    - Lo hiciste bien, Tania, Edward lo hizo peor, salió huyendo cuando me vio, tu has aguantado hasta que te he hecho salir.
    - Bella, pero pensé que no podría, esos minutos se me han hecho horas, el tiempo se había detenido, y solo estábamos él y yo. En mi cabeza se han planeado casi cien maneras de acabar con él en un minuto.
    Habíamos llegado a la casa, Edward estaba en el rellano de la escalera, ya sabía todo, su cara estaba desencajada, sin saludarme dijo:
    - Tania, ¿es Mike Newton?, ¿el chico del cual te has enamorado es Newton?, contesta, ¿qué paso antes?, no debí dejarlas solas.
    - Edward, cariño no la agobies – dije -
    Tania estaba horrorizada, no miro a Edward ni a mí, tan solo cerró la puerta del coche y echo a correr hacía el bosque. Edward hizo el amago de seguirla pero yo le paré, diciendo:
    - Tu también saliste corriendo, déjala, volverá, solo necesita tiempo y espacio para aclarar su mente. Ella no irá a por él, se controló antes y ahora no perderá el juicio.
    - Bella, mi amor, lo siento, no me esperaba que fuese de Mike, si lo hubiese sabido no os hubiera dejado ir, ella nunca pensó en su aspecto, por eso no lo identifique.
    - Tranquilo Edward, ya todo pasó, tenemos que ayudar a Tania, pero por el momento es mejor darle rienda suelta al tiempo.
  9. dark_meli

    dark_meli

    Libra
    Monedas:
    $10
    Re: vida después de amanecer

    hola!!!!

    realmente exelente !! hoy me dedique a leerlo !!
    exelente asi miillll aplausos !! sigue q este muy bueno

    eso muy bueno continualo plis plis

    adios

    besitos Dark_meli
  10. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1510
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -7-
    El Amor y el Poder del Miedo

    Se dice que el amor lo puede todo, pero ¿puede con el miedo?, esta pregunta me la estuve haciendo mientras esperaba a Tania, ella había huido, había escapado de Edward en cuanto llegamos, al principio no quise que mi marido corriese detrás de ella, ahora me arrepiento porque estoy aterrada, lleva seis horas vagando por algún lugar, no ha vuelto aún, Jacob se llevó a Renesme a casa de Charlie, no quería involucrarla en nada si por casualidad teníamos que interceder por Tania, Edward y yo estábamos en nuestra casa, Eleazar y Carlisle vigilaban los alrededores de los Newton y los demás estaban en la casa principal, esperando por si aparecía, Esme estaba intentando tranquilizar a Kate pero ella nada más sabía preguntar que como había llegado su hermana a esa situación, a todos acepto a Edward y a mi les costaba creer que Tania estaba enamorada, claro que nosotros lo sabíamos hacía un tiempo y el resto se acababan de enterar y para más colmo por nuestra boca.
    Estaba de pie junto a la valla cuando Edward llego y se puso detrás de mí, él acerco su boca a mi oído y me dijo con un susurro:
    -Bella, volverá, Tania es inteligente.
    - Edward, todos huyen, todos a los que me acercó se van…
    Edward me giró bruscamente, ahora ya no estaba dándole la espalda, ahora tenía su cara pegada a la mía y en ella veía dolor, le acababa de lastimar con lo que había dicho, pero aun así me dijo:
    - Bella, nadie se va por que estés cerca.
    - ¿ah no? Y ¿entonces Alice?, si no estoy equivocada o me he vuelto loca ya no esta con nosotros, ¿es que no lo has notado?
    - Bella, por Dios claro que se que Alice no está, pero también se que no se ha marchado por nuestra culpa, y lo mismo pasa con Tania, ella no se ha ido por ti, ella necesita pensar.
    - ¿seguro? Tú también te fuiste cuando me conociste.
    - Bella, solo me fui por que necesitaba saber que quería hacer, estaba confundido, nunca antes me había enamorado, y lo se por mi mismo que Tania tiene que estar sufriendo.
    - Pero te fuiste porque me odiabas
    - Y te odiaba porque te amaba, y por eso volví, y aquí me tienes, completamente a tus pies, amándote cada día más que el anterior así que por favor no te martirices ¿OK?, Tania volverá, y todo saldrá bien.
    - Gracias Edward.
    Al terminar mis simples palabras, justo cuando estaban a punto de unirse nuestros labios, los dos escuchamos la risotada de Emmet, el sonido provenía del sur, Edward y yo nos miramos y sin decir nada salimos corriendo en esa dirección, tardamos menos de diez minutos en estar delante de Emmet, de Tania y de dos grandes osos, ellos estaban muy atentos a la caza, ni siquiera se dieron cuenta de que estábamos allí parados, a Edward y a mí se nos hizo muy difícil permanecer allí sin atacar, la sangre de los osos nos llamaba pero aún así dejamos que Emmet y Tania disfrutasen, una vez que habían terminado ellos mismos se dieron cuenta de que estábamos allí, aunque fue Emmet quien habló:
    - Amo a ese duendecillo que tenemos como hermana perdida. He disfrutado como un adolescente con su primera novia.
    - Emmet no seas burro, - le dije, aunque no le mire a él si no a Tania.
    - Lo siento Tania, no quería ofender, solo es que estoy extasiado.
    - No me ofendiste Emmet, al revés te estoy agradecida por que me has ayudado bastante.
    Edward y yo no lo pillamos, Emmet, ayudando en cosas relacionadas con el amor, eso era un desastre, todos teníamos claro en la familia que el romántico era Edward, incluso si se esforzaba un poco Jasper pero Emmet no, él que cogíó al vuelo lo que pensábamos soltó:
    - Oye que también tengo corazoncito. No late, no hace nada, me es indiferente pero chicos puedo ser razonable.
    - Si claro, Emmet no digas chorradas, que ya nos conocemos…
    - Edward, un poco de respeto por tu hermano mayor.
    - ¿tu? ¿mi hermano mayor?, solo en la teoría, listo, de toas formas da igual, Emmet para ti una noche romántica es fingir una pelea intentar ganar a Rous, llevarla de caza y luego sexo, sexo y sexo.
    - Pero a mi me funciona, si no mira los años que llevamos juntos.
    - Chicos paren ya! - tuve que intervenir.
    - Bella no te enfades, la verdad que el tiempo que pase con Emmet me ayudo bastante a aclarar mis ideas.
    - Esta bien Tania, espero que las tengas claras porque deberías volver, todos andan buscándote.
    - ¿todos?, ¿se han enterado todos?
    - Si
    - No eso es horrible, pero, me odiarán.
    - ¿Por qué? – Edward preguntó
    - ¿te parece normal enamorarme de un humano?, ¿ocultárselo a mi familia?, ¿salir corriendo por no enfrentarte?
    - A lo primero que te voy a contestar es que enamorarse es normal, y si es de un humano también, ¿acaso yo no soy normal?, lo de ocultárselo a tu familia no pasa nada, ellos entienden que has necesitado tiempo para meditarlo y lo de enfrentarme lo veo normal, tiene que ser muy irritable tener delante a alguien que puede saber todo lo que piensas.
    Edward se explayó, le había dicho todo lo que pensábamos en unas pocas palabras, nadie contestaba, todo estaba en silencio, así que dije:
    - Tania, volvamos, todo se solucionará.
    - De acuerdo.
    Una vez zanjado el tema, los cuatro estábamos corriendo en dirección a la casa, al llegar allí el aquelarre de Denalí se le echó encima a Tania, ella majestuosamente les explico la situación, se quedaron confusos y seguían dándole vueltas al asunto. Había sido un día muy largo casi no había visto a mi hija así que Edward y yo nos despedimos, cogimos el coche y fuimos a por ella a casa de mi padre, al llegar la niña estaba cenando, estaba sentada en la misma silla de la cocina donde normalmente me sentaba yo, Charlie irradiaba felicidad, había pasado casi todo el día con la niña, era un abuelo feliz, Edward y yo estuvimos hablando con Charlie, el creía que habíamos ido a Seattle a comprar unas cosas, no se lo desmentimos, en teoría habíamos estado en Seattle, por lo menos casi, allí era donde habiamos encontrado a Tania y a Emmet.
  11. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1793
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -8-
    Cara a Cara
    Las semanas corrían desesperadamente, quedaban tan solo quince días para que llegase la Navidad, Renesme estaba encantada porque tendría vacaciones, el colegio le seguía aburriendo pero por lo menos ya tenía amigos, sobre todo se llevaba bien con una chica llamada Greace, Jacob se pasaba el día refunfuñando, todos pensábamos que eran celos porque Renesme tenía con quien jugar a parte de él aunque por supuesto Jacob lo negaba. Todos en la casa iban a sus cosas, Edward y yo estábamos en la biblioteca, yo buscaba un libro y el me miraba, estuvimos hablando, al final decidimos ir a cenar en Navidad a casa de Charlie, él nos había invitado el año anterior pero no pudimos ir, así que este año sería diferente.
    Alice había vuelto a escribir, pero esta vez por correo electrónico, no decía nada nuevo, tan solo que habían encontrado la pista y que ahora estaban ya cerca de lo que buscaban, aun seguía sin decirnos nada, era un misterio, bueno su misterio. Haciendo cosas y estando con Edward llego la hora de ir a buscar a Renesme al colegio, cogimos el coche y llegamos a la puerta en poco tiempo, estábamos esperando, apoyados sobre el maletero del mercedes, mi coche aunque casi siempre lo manejaba Edward y yo el volvo, porque era más manejable a la hora de encontrar aparcamiento; estábamos hablando sobre donde compraríamos el árbol de navidad para nuestra casa cuando de pronto se acerco una señora, yo no la conocía pero parecía que ella a nosotros si, al estar a nuestro lado dijo:
    -Buenas, soy Bea, la madre de Pablo, un compañero de Nessy, ¿ustedes deben ser sus hermanos, verdad?, tenía ganas de conocerles.
    - Hola, soy Edward Cullen, ella mi esposa Bella y nosotros somos los padres de Renesme, no sus hermanos. – Le respondió Edward-
    Había sido un poco grosero, pero odiaba a la gente que se creía tan lista como para suponer sobre nosotros, note la tensión y entre en la conversación, diciendo:
    - encantada Bea, es un placer conocer a las madres de los compañeros de mi hija.
    - Pablo, nada más habla de ella, se pasa el día diciendo que es muy guapa, ayer mismo me dijo que de mayores serían novios, me hizo tanta gracia.
    Edward y yo nos echamos a reír sarcásticamente, nosotros sabíamos que ese niño no sería el novio de Renesme, seguro que cuando el crió tuviese 15 años, Renesme llevaría con los 18 un largo tiempo, ella crecería hasta esa edad, sería una adulta eternamente, igual que nosotros.
    - ¿le puedo preguntar algo?, -dijo Edward-
    - por supuesto. –Respondió Bea-
    - No se ofenda pero ¿Por qué cuando se refiere a mi hija lo hace como Nessy?
    Yo también me lo preguntaba, pensé que se estaba equivocando de nombre, pero al parecer no era así, nos contó que su hijo la llamaba así, de una forma cariñosa, así que no solo quería estar con mi bebe sino que le había cambiado el nombre, los niños en general me encantaban pero este tal Pablo me estaba sacando un poco de los nervios, no me gustaba que deseasen a mi niña ya fuese ahora o cuando fuese mayor.
    Los niños salieron, Renesme venía primero, hablando con su amiga Greace y el que supuse que era Pablo venía justo detrás de ella. Edward se tensó al verlos, no sabía porque pero se adelanto y cogíó a Renesme en brazos, la niña se quedo un poco extrañada, se despidió cortésmente de Bea y se metió en el coche con Renesme, yo le seguí, al entrar le pregunte que que le había pasado y me dijo:
    - Ese niño es horrible.
    Me eche a reír pero aun así conteste:
    - Edward mi amor es un niño, por dios se que su madre parece irritante pero el niño solo es eso.
    - ¿sabes que pensaba, mientras andaba detrás de la niña?
    - claro que no lo se, me lo puedes decir si quieres.
    - pensaba en lo feliz que sería si le levantase la falda a Renesme y le viese sus braguitas, ese niño es un monstruo, pensaba que era muy guapa y que sería el mas guay de la clase si ella fuese su novia ahora.
    - esta bien cariño, no te atormentes, son niños, pronto se aburrirá.
    - papa, ¿Quién me va a subir mi falda?, ¿y por qué?, yo no quiero que nadie me vea mis braguitas. – dijo Renesme desde el asiento trasero.
    Edward me miro, nos habíamos olvidado de que la niña estaba escuchando, yo no sabía que contestarle así que fue él quien lo hizo:
    - mi niña, nadie te va a levantar la falda, y si por casualidad lo hacen me lo cuentas ¿vale?
    - vale papa, así podrás enseñarle tus dientes de vampiro a Pablo, que es un pesado.
    Los tres nos echamos a reír, Edward ya estaba más relajado, fuimos directamente a casa de mis suegros, al llegar nos llevamos la sorpresa de que Tania no estaba, nadie sabía donde había ido, me pareció extraño, ella no salía de la casa o de los alrededores desde que sucedió lo de Mike, al principio pensamos que estaría cazando pero luego un mensaje de texto al móvil de Edward nos alerto, en el ponía:


    Ha ido a verle, estad alerta, ella cree que puede estar cerca pero… tengan cuidado, Tania lo ama de verdad, pero su futuro se nublo y eso me preocupó, es solo un aviso, no vi nada pero tengan cuidado.
    Bs. Alice









    Al leer el mensaje, Edward y yo salimos corriendo, no dimos explicaciones, Edward le dio el móvil a Esme para que leyesen el mensaje los demás después, Renesme se quedó con Esme, Edward corrió mas deprisa que yo, iba buscando su rastro, estaba intentando saber que pensaba para así localizarla, le costó un poco, pero al final la localizó cerca de una cafetería, se paro en seco, estuve a punto de topar contra él pero pude controlar mi velocidad y frenar justo detrás, me miro y me dijo:
    - Están allí, van a tomar un café. Ella parece tranquila, apenas respira pero por ahora Mike no corre peligro.
    - No deberíamos alejarnos, es mejor que nos quedemos cerca, Mike puede ser muy irritable.
    Eso le hizo reír, y es normal, yo había dicho que Mike podía ser irritable, como si eso Edward no lo supiese; nos acercamos bastante, estábamos en un callejón contiguo a la cafetería, lo suficientemente lejos para que Tania no nos viese pero a la vez lo bastante cerca como para intervenir si fuese necesario. Edward me repitió varias veces que si algo saliese mal, que no fuese a por Tania, que yo solo me encargase de sacar a Mike de allí, que de Tania ya se ocupaba él, seguía siendo igual de protector conmigo, le daba igual que ya no fuese humana, una vez me dijo que me dejaba cazar porque no le quedaba más remedio que si por el fuese me mataba el mismo la presa y así solo tendría que beber su sangre, le ponía nervioso verme luchar con animales feroces.

    Estuvimos allí escondidos casi dos horas, al final salieron, Mike parecía encantado por la compañía, a Tania se la veía más rígida pero muy contenta, Mike la acompaño hasta el coche, yo mire a Edward y el se rió, aunque me dijo:
    - Él también quiere estar con ella.
    Me quede helada, por fin Mike había encontrado a alguien, después de que yo le rechazase y de que la cosa con Jessica fuese mal, no había estado con nadie.
    Agarre a mi marido de la mano y seguimos el coche de Tania, mientras corríamos le dije:
    - Tania se ha enfrentado cara a cara con su destino. Y ha salido bien parada, al final, terminan juntos, el amor siempre gana.
    Me detuvo, esto de no tener ya más fuerza que él no era justo, me cogíó en su brazos y me beso, en sus ojos había una chispa de luz, la misma que le vi el día que me esperaba bajo el arco de flores, el día en que fui suya de verdad, el día de nuestra boda, uno de los días mas felices que recuerdo.
  12. wariolo

    wariolo

    Leo
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Re: vida después de amanecer

    Me encanta el fic ^^ No cometes muchos errores para ser tu primer fic :) Sin embargo, si me permites el consejo, pon la letra en un tamaño más grande.
    Ánimo y suerte.
  13. Dr Ruth

    Dr Ruth

    Géminis
    Monedas:
    $10
    Re: vida después de amanecer


    hola !! Como dice wariolo, para ser tu primer fic va bn. Y si, por la letra grande, jojo. otra cosa, es solo un pequeño comentario, no crees que hablas mucho de tania? acaso es su historia, si es asi esta bien, pero si no.. mmm te recomendaria que no sea se hable tanto de ella, jojo. besos
  14. katica

    katica

    Virgo
    Monedas:
    $10
    Re: vida después de amanecer

    hola venuspink!
    he estado leyendo tu ff y me parece maravilloso!
    como dice wariolo, deberia colocar la letra un pokis mas grande pues es molesto para nosotros como lectores, y pues te comes unas cuantas letras pero trankis es normal -.^
    espero que continues tu historia k esta wuenisima!!
    chauuu!
  15. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2765
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -9-
    El Cotillón
    La casa estaba preciosa, Edward colgaba calcetines de Navidad encima de la chimenea mientras que Renesme y yo adornábamos el árbol, ella se empeñaba en poner todas las bolas en la parte de abajo, decía que así ella vería todos los adornos, al final Edward la cogíó y se puso a jugar con ella mientras yo remataba los detalles de nuestro primer árbol en nuestra propia casa, todo quedó estupendo, no existía ni un hueco donde no hubiese colgado un lazo de color rojo, cuando termine me senté junto a Edward, Renesme se nos echo encima, estábamos haciéndole cosquillas y dándoles besos cuando Carlisle y Esme llamaron a la puerta, Edward les abrió y les hizo pasar, Renesme que los vio, salto de mi regazo hasta alcanzar los brazos de su abuelo, Carlisle la cogíó como si fuese una muñequita, le dio un beso y le pregunto:
    - Renesme, mi niña ¿te podrías ir a jugar a tu cuarto?, los abuelos tienen que hablar con tus papas.
    La niña muy obediente le dio un beso a Esme y se subió a su habitación.
    Yo estaba asustada, la cara de Edward no me confirmaba nada, al final me decidí por preguntar:
    - Carlisle, ¿Qué sucede?, ¿pasó algo?
    - No Bella., no te preocupes, necesitamos que vayan a la casa, Rosalie montó un cotillón solo para adultos.
    - Pero ustedes, ¿se lo perderán?
    - Hija, nos echaron de la casa, nos dijeron que nosotros ya no teníamos edad y que como ya somos abuelos pues que tenemos que cumplir con nuestra obligación, cuidaremos de Renesme mientras ustedes se van a divertir. –dijo Esme.
    - Estupendo, eso es magnifico… -contestó Edward.
    Su reacción me sorprendió, no sabía que tuviese ganas de salir y menos de esa forma, su cara mostraba una alegría placentera, era raro, normalmente Edward era muy tranquilo, casi nunca salíamos de fiesta, no nos gustaba dejar a Renesme. Yo seguía allí de pie, mis suegros se habían subido a la habitación de mi hija para informarle de que esa noche se quedarían con ella, Edward me sujeto la mano y me dijo:
    - Mi amor, te quedaste helada, ¿no quieres ir a la fiesta?
    - Por supuesto que si, pero me cuesta un poco alejarme de la niña.
    - Pero Bella, estará con mis padres, la niña estará estupendamente además no creo que tarde mucho en dormirse. Hoy ha sido un día muy largo para ella.
    - Ya lo se, ¿tu deseas de verdad ir?, te veo con tantas ganas, que me descolocaste por un momento.
    - Bella, es cierto que deseo ir, las fiestas de Rosalie son buenísimas, además hace mucho tiempo que tú y yo no estamos solos.
    - OK… me has intrigado, así que vamos a ir a la fiesta. Subamos para arreglarnos ¿vale?, aún no se que ponerme.
    Subimos a una velocidad inhumana, en casa no teníamos que guardar las apariencias, allí entre esas paredes podíamos ser nosotros mismos. Al cruzar la puerta de nuestra habitación vimos que encima de la cama había un traje para Edward y un vestido de fiesta para mí, supuse que Esme había colocado allí la ropa, aún dudaban de mi sentido de la moda, los trajes nos sentaban de maravilla, el de Edward era un clásico traje de chaqueta y el mío constaba de dos piezas, un palabra de honor en azul intenso y la falda hasta los pies del mismo tono pero de diferente tela, el corpiño era de raso y la falda llevaba una entretela de tul, una vez vestida me maquillé e intente hacerme un recogido, como no lo conseguí al final me lo recogí hacia un lado y coloque una flor del mismo color que el vestido y me di por vencida, aun siendo una vampiro mi pelo seguía siendo indomable.

    Nos dirigíamos a la casa cuando de pronto nos vimos cegados por unos enormes focos que apuntaban directos a una pista de baile enorme, parecía que éramos los primeros, entramos por el jardín, todo estaba precioso, había muchas luces y velas rojas y blancas, el jardín estaba lleno de estufas de exterior, y al final de una alfombra roja una gran mesa llena de comida. Yo no entendía aquel despliego de actos humanos, ninguno de los que iríamos a la fiesta necesitaba ni el calor ni la comida… amenos que…. Edward que se dio cuenta de mi expresión, me miro y me dijo que Rosalie, bueno que más bien Tania había invitado a unos cuantos humanos, vamos que la fiesta sería toda una historieta; al entrar en la casa todos estaban guapísimos, Emmet y Garrett llevaban trajes negros con corbatas de colores llamativos, Rosalie llevaba puesto un vestido rojo, de la cintura caían pequeños volantitos formando una cascada, llevaba el pelo recogido en un perfecto moño adornado con orquillas doradas, Kate llevaba otro vestido pero el de esta era cortito, era de color negro y llevaba un pequeño ribete bordado con hilo de oro, su pelo iba suelto pero llevaba todas las puntas hacía fuera, me recordó mucho a Alice, y por ultimo Tania estaba fabulosa, llevaba un vestidito de corte asimétrico, de un malva majestuoso, llevaba un semi-recogido sujeto con un pasador en forma de cisne.
    Rosalie nos repartió una copa con champán a cada uno, yo le mire de una forma escéptica, Edward iba a protestar cuando Emmet dijo:
    - Mejor no abráis la boca, os lo recomiendo.
    - Emmet te he escuchado, y creo habértelo dejado claro antes, esta noche tenemos que parecer más humanos que nunca, tendremos la casa llena de ellos. –dijo Rosalie-
    - Por favor Emmet, Mike vendrá quiero que se lleve una buena impresión.
    - ¿Mike vendrá?, ¿de verdad? –pregunte-
    - Tendríamos que haberte avisado, pero Tania se empeño en darte una sorpresa trayendo a algunos de tus viejos compañeros del instituto. – respondió Kate-
    - Además Bella, todos tenemos ganas de conocer a nuestro nuevo cuñadito, ¿a que si Tania? – se burlo Garrett.
    - Cállate tonto, y haz lo que te dije, no vayas a martirizarlo con tus tonterías. Kate, ¿te ocuparas de tu novio? –pregunto Tania.
    - Por supuesto hermanita –respondió Kate.

    Desde la muerte de Irina, los Denali nunca habían festejado nada, en señal de condolencia y dolor por la perdida, esta era su primera fiesta y estaban ilusionadas por que todo saliese perfecto.

    Edward y yo estábamos ya en el jardín, cada uno con su copa en la mano, estábamos suponiendo como seria la noche cuando dije:
    -Ya están aquí…
    Edward se echo a reír, pero me dio la razón, luego se quedo callado y me dijo en un susurro:
    - Todos esperan verte, quieren ver de nuevo la casa y a nosotros, están correosos por ver como nos va la vida de casados, ahora mismo están todos pensando en la última vez que vinieron aquí, justo en la fiesta que diste cuando nos graduamos.
    - ¿Qué yo di?, si, fueron ustedes, yo solo vine e hice acto de presencia, yo no organice nada.
    Volvió a reírse y me beso, lo que iba a ser un pequeño besito se convirtió en un ardiente beso. Deje que mi escudo se retirase para que él viese lo que estaba en mi cabeza, me soltó y se rió con una plena carcajada.
    - Bella mi amor, ¿aún no te cansaste de mí?
    - Nunca, ¿es que tu si?, ¿tu te cansaste de ser mío? ¿de hacerme tuya, cada vez?
    - Nunca, pero aunque lo estoy deseando, no es el momento, los invitados están a punto de llamar a la puerta.
    En efecto, no habían pasado ni medio minuto cuando el timbre sonó, Tania abrió la puerta he hizo que pasasen todos al jardín, Rosalie que estaba rondando a los invitado les ofrecía una copa de champán a cada uno, Emmet y Garrett fingían comer algo, y yo y Edward estábamos sentados.

    Nada más verme, Ángela corrió a abrazarme, su boca se lleno de preguntas, las pille todas pero no podía contestarlas, Eric también vino a saludarme, saludaron a Edward y Ángela me dijo:
    - no pienses que te vas a librar de mí, ya te pillare señora Cullen, me tienes mucho que contar.
    Le sonreí y le deje irse con Eric, al despedirme de ellos vi a Jessica sola, apoyada en la valla del jardín, se lo dije a Edward y él me dijo:
    - No sabe a quien hablar, sabe que se comporto mal con todos, nadie la ha llamado en este último año, se siente marginada y encima creía que Mike estaría libre pero ya lo ves.
    - Está muy feliz bailando con Tania, Edward, ¿tú crees…? - no me dejo terminar la pregunta-
    - Ves, después de todo ella fue tu amiga.
    - Gracias
    Mientras yo iba a buscar a Jessica, Mike me paro, soltó a Tania y me dio un abrazo inesperado, mientras lo hacía me dijo:
    - Bella, estoy muy contento de haber venido, tenía ganas de verte de nuevo, ¿Cómo te va?, bueno no me contestes, ya veo que te va fenomenal, estas preciosa y muy enamorada de tu esposo.
    - Si, y de mi hija. Mike es un placer tenerte aquí, pero nos vemos luego, voy a saludar a Jess.
    - No se porque vino, ella se fue a Paris y nos trato de pueblerinos y al final no le han ido las cosas bien y ha tenido que regresar.
    - Por eso, todo el mundo se merece una segunda oportunidad.
    Les deje bailando de nuevo, Mike seguía poniéndome nerviosa, sus comentarios no me gustaban mucho pero bueno, al final llegue al lado de Jess, me apoye a su lado y dije:
    - ¿No te gusta la fiesta?
    - Bella, Oh! Bella, estás fabulosa, que gusto me da volver a verte.
    - ¿Qué haces aquí sola, Jess?
    - La fiesta esta genial, pero la gente no esta muy contenta de verme, perdí el contacto con ellos cuando me fui a Paris, y ahora que he vuelto todos están reacios conmigo.
    - Bueno las cosas han cambiado un poco.
    - ¿un poco?, Bella, estas casada y tienes una hija con Edward, Mike esta, o creo que esta saliendo con aquella joven, la cual seguro que es de tu familia, Angela y Eric están viviendo en un ático juntos y a los demás ya los ve, cada uno con sus cosas.
    - La chica que baila con Mike es Tania, la prima de Edward, esta viviendo con nosotros, vamos con nosotros no, lo está haciendo con mis suegros.
    - ¿Ustedes no viven aquí?
    - No, Edward, Renesme y yo vivimos en nuestra casa, es una pequeña casita cruzando el rió.
    - ¿Renesme?
    - Si, es mi hija, lo siento Jess, no la conoces.
    - Haber si me dejas verla algún día.
    - Cuando quieras
    - Mañana te viene bien, tomamos café en tu pequeña morada así la conozco.
    - Claro, bueno Jess, me voy creo que Edward me esta buscando.
    Pero que había hecho, acababa de invitar a Jess a mi casa, si es que ni siendo una vampiro podía dejar de ser estupida, ahora no había vuelta atrás.
  16. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2765
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -9-
    El Cotillón
    La casa estaba preciosa, Edward colgaba calcetines de Navidad encima de la chimenea mientras que Renesme y yo adornábamos el árbol, ella se empeñaba en poner todas las bolas en la parte de abajo, decía que así ella vería todos los adornos, al final Edward la cogíó y se puso a jugar con ella mientras yo remataba los detalles de nuestro primer árbol en nuestra propia casa, todo quedó estupendo, no existía ni un hueco donde no hubiese colgado un lazo de color rojo, cuando termine me senté junto a Edward, Renesme se nos echo encima, estábamos haciéndole cosquillas y dándoles besos cuando Carlisle y Esme llamaron a la puerta, Edward les abrió y les hizo pasar, Renesme que los vio, salto de mi regazo hasta alcanzar los brazos de su abuelo, Carlisle la cogíó como si fuese una muñequita, le dio un beso y le pregunto:
    - Renesme, mi niña ¿te podrías ir a jugar a tu cuarto?, los abuelos tienen que hablar con tus papas.
    La niña muy obediente le dio un beso a Esme y se subió a su habitación.
    Yo estaba asustada, la cara de Edward no me confirmaba nada, al final me decidí por preguntar:
    - Carlisle, ¿Qué sucede?, ¿pasó algo?
    - No Bella., no te preocupes, necesitamos que vayan a la casa, Rosalie montó un cotillón solo para adultos.
    - Pero ustedes, ¿se lo perderán?
    - Hija, nos echaron de la casa, nos dijeron que nosotros ya no teníamos edad y que como ya somos abuelos pues que tenemos que cumplir con nuestra obligación, cuidaremos de Renesme mientras ustedes se van a divertir. –dijo Esme.
    - Estupendo, eso es magnifico… -contestó Edward.
    Su reacción me sorprendió, no sabía que tuviese ganas de salir y menos de esa forma, su cara mostraba una alegría placentera, era raro, normalmente Edward era muy tranquilo, casi nunca salíamos de fiesta, no nos gustaba dejar a Renesme. Yo seguía allí de pie, mis suegros se habían subido a la habitación de mi hija para informarle de que esa noche se quedarían con ella, Edward me sujeto la mano y me dijo:
    - Mi amor, te quedaste helada, ¿no quieres ir a la fiesta?
    - Por supuesto que si, pero me cuesta un poco alejarme de la niña.
    - Pero Bella, estará con mis padres, la niña estará estupendamente además no creo que tarde mucho en dormirse. Hoy ha sido un día muy largo para ella.
    - Ya lo se, ¿tu deseas de verdad ir?, te veo con tantas ganas, que me descolocaste por un momento.
    - Bella, es cierto que deseo ir, las fiestas de Rosalie son buenísimas, además hace mucho tiempo que tú y yo no estamos solos.
    - OK… me has intrigado, así que vamos a ir a la fiesta. Subamos para arreglarnos ¿vale?, aún no se que ponerme.
    Subimos a una velocidad inhumana, en casa no teníamos que guardar las apariencias, allí entre esas paredes podíamos ser nosotros mismos. Al cruzar la puerta de nuestra habitación vimos que encima de la cama había un traje para Edward y un vestido de fiesta para mí, supuse que Esme había colocado allí la ropa, aún dudaban de mi sentido de la moda, los trajes nos sentaban de maravilla, el de Edward era un clásico traje de chaqueta y el mío constaba de dos piezas, un palabra de honor en azul intenso y la falda hasta los pies del mismo tono pero de diferente tela, el corpiño era de raso y la falda llevaba una entretela de tul, una vez vestida me maquillé e intente hacerme un recogido, como no lo conseguí al final me lo recogí hacia un lado y coloque una flor del mismo color que el vestido y me di por vencida, aun siendo una vampiro mi pelo seguía siendo indomable.

    Nos dirigíamos a la casa cuando de pronto nos vimos cegados por unos enormes focos que apuntaban directos a una pista de baile enorme, parecía que éramos los primeros, entramos por el jardín, todo estaba precioso, había muchas luces y velas rojas y blancas, el jardín estaba lleno de estufas de exterior, y al final de una alfombra roja una gran mesa llena de comida. Yo no entendía aquel despliego de actos humanos, ninguno de los que iríamos a la fiesta necesitaba ni el calor ni la comida… amenos que…. Edward que se dio cuenta de mi expresión, me miro y me dijo que Rosalie, bueno que más bien Tania había invitado a unos cuantos humanos, vamos que la fiesta sería toda una historieta; al entrar en la casa todos estaban guapísimos, Emmet y Garrett llevaban trajes negros con corbatas de colores llamativos, Rosalie llevaba puesto un vestido rojo, de la cintura caían pequeños volantitos formando una cascada, llevaba el pelo recogido en un perfecto moño adornado con orquillas doradas, Kate llevaba otro vestido pero el de esta era cortito, era de color negro y llevaba un pequeño ribete bordado con hilo de oro, su pelo iba suelto pero llevaba todas las puntas hacía fuera, me recordó mucho a Alice, y por ultimo Tania estaba fabulosa, llevaba un vestidito de corte asimétrico, de un malva majestuoso, llevaba un semi-recogido sujeto con un pasador en forma de cisne.
    Rosalie nos repartió una copa con champán a cada uno, yo le mire de una forma escéptica, Edward iba a protestar cuando Emmet dijo:
    - Mejor no abráis la boca, os lo recomiendo.
    - Emmet te he escuchado, y creo habértelo dejado claro antes, esta noche tenemos que parecer más humanos que nunca, tendremos la casa llena de ellos. –dijo Rosalie-
    - Por favor Emmet, Mike vendrá quiero que se lleve una buena impresión.
    - ¿Mike vendrá?, ¿de verdad? –pregunte-
    - Tendríamos que haberte avisado, pero Tania se empeño en darte una sorpresa trayendo a algunos de tus viejos compañeros del instituto. – respondió Kate-
    - Además Bella, todos tenemos ganas de conocer a nuestro nuevo cuñadito, ¿a que si Tania? – se burlo Garrett.
    - Cállate tonto, y haz lo que te dije, no vayas a martirizarlo con tus tonterías. Kate, ¿te ocuparas de tu novio? –pregunto Tania.
    - Por supuesto hermanita –respondió Kate.

    Desde la muerte de Irina, los Denali nunca habían festejado nada, en señal de condolencia y dolor por la perdida, esta era su primera fiesta y estaban ilusionadas por que todo saliese perfecto.

    Edward y yo estábamos ya en el jardín, cada uno con su copa en la mano, estábamos suponiendo como seria la noche cuando dije:
    -Ya están aquí…
    Edward se echo a reír, pero me dio la razón, luego se quedo callado y me dijo en un susurro:
    - Todos esperan verte, quieren ver de nuevo la casa y a nosotros, están correosos por ver como nos va la vida de casados, ahora mismo están todos pensando en la última vez que vinieron aquí, justo en la fiesta que diste cuando nos graduamos.
    - ¿Qué yo di?, si, fueron ustedes, yo solo vine e hice acto de presencia, yo no organice nada.
    Volvió a reírse y me beso, lo que iba a ser un pequeño besito se convirtió en un ardiente beso. Deje que mi escudo se retirase para que él viese lo que estaba en mi cabeza, me soltó y se rió con una plena carcajada.
    - Bella mi amor, ¿aún no te cansaste de mí?
    - Nunca, ¿es que tu si?, ¿tu te cansaste de ser mío? ¿de hacerme tuya, cada vez?
    - Nunca, pero aunque lo estoy deseando, no es el momento, los invitados están a punto de llamar a la puerta.
    En efecto, no habían pasado ni medio minuto cuando el timbre sonó, Tania abrió la puerta he hizo que pasasen todos al jardín, Rosalie que estaba rondando a los invitado les ofrecía una copa de champán a cada uno, Emmet y Garrett fingían comer algo, y yo y Edward estábamos sentados.

    Nada más verme, Ángela corrió a abrazarme, su boca se lleno de preguntas, las pille todas pero no podía contestarlas, Eric también vino a saludarme, saludaron a Edward y Ángela me dijo:
    - no pienses que te vas a librar de mí, ya te pillare señora Cullen, me tienes mucho que contar.
    Le sonreí y le deje irse con Eric, al despedirme de ellos vi a Jessica sola, apoyada en la valla del jardín, se lo dije a Edward y él me dijo:
    - No sabe a quien hablar, sabe que se comporto mal con todos, nadie la ha llamado en este último año, se siente marginada y encima creía que Mike estaría libre pero ya lo ves.
    - Está muy feliz bailando con Tania, Edward, ¿tú crees…? - no me dejo terminar la pregunta-
    - Ves, después de todo ella fue tu amiga.
    - Gracias
    Mientras yo iba a buscar a Jessica, Mike me paro, soltó a Tania y me dio un abrazo inesperado, mientras lo hacía me dijo:
    - Bella, estoy muy contento de haber venido, tenía ganas de verte de nuevo, ¿Cómo te va?, bueno no me contestes, ya veo que te va fenomenal, estas preciosa y muy enamorada de tu esposo.
    - Si, y de mi hija. Mike es un placer tenerte aquí, pero nos vemos luego, voy a saludar a Jess.
    - No se porque vino, ella se fue a Paris y nos trato de pueblerinos y al final no le han ido las cosas bien y ha tenido que regresar.
    - Por eso, todo el mundo se merece una segunda oportunidad.
    Les deje bailando de nuevo, Mike seguía poniéndome nerviosa, sus comentarios no me gustaban mucho pero bueno, al final llegue al lado de Jess, me apoye a su lado y dije:
    - ¿No te gusta la fiesta?
    - Bella, Oh! Bella, estás fabulosa, que gusto me da volver a verte.
    - ¿Qué haces aquí sola, Jess?
    - La fiesta esta genial, pero la gente no esta muy contenta de verme, perdí el contacto con ellos cuando me fui a Paris, y ahora que he vuelto todos están reacios conmigo.
    - Bueno las cosas han cambiado un poco.
    - ¿un poco?, Bella, estas casada y tienes una hija con Edward, Mike esta, o creo que esta saliendo con aquella joven, la cual seguro que es de tu familia, Angela y Eric están viviendo en un ático juntos y a los demás ya los ve, cada uno con sus cosas.
    - La chica que baila con Mike es Tania, la prima de Edward, esta viviendo con nosotros, vamos con nosotros no, lo está haciendo con mis suegros.
    - ¿Ustedes no viven aquí?
    - No, Edward, Renesme y yo vivimos en nuestra casa, es una pequeña casita cruzando el rió.
    - ¿Renesme?
    - Si, es mi hija, lo siento Jess, no la conoces.
    - Haber si me dejas verla algún día.
    - Cuando quieras
    - Mañana te viene bien, tomamos café en tu pequeña morada así la conozco.
    - Claro, bueno Jess, me voy creo que Edward me esta buscando.
    Pero que había hecho, acababa de invitar a Jess a mi casa, si es que ni siendo una vampiro podía dejar de ser estupida, ahora no había vuelta atrás.
  17. Moliry

    Moliry Aprendiz de escritor

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Me gusto mucho. siempre quise leer como Bella conviviria con sus amigos humanos, que padre que si. Sera interesante eso de que jess conozca a la lindura de Renesme, muy bien, espero pronto tu otro post =)
  18. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1407
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -10-
    El Cotillón II
    La fiesta marchaba a las mil maravillas, Jess estaba a nuestro lado, no dejaba de hablar de sus cosas, los demás estaban bailando, comiendo o simplemente cotilleando la casa, incluso hubo uno de los invitados que entró en la cocina y abrió la nevera con la mala suerte de que Emmet lo pillo, no fue desagradable con él, tan solo le dijo que si se lo ofrecía algo en particular, aún así Emmet seguía riéndose después de un rato por la cara de espanto que había puesto el muchacho al verle, Edward con un movimiento rápido me agarro de la mano y dijo:
    - Señora Cullen, ¿me concede este baile?.
    - Claro, - le conteste-
    - Con permiso Jess – dijo Edward.
    Habíamos dejado a Jess de nuevo sola, íbamos dirección a la pista y en cuanto nos pusimos a bailar, Edward dijo:
    - Lo siento cariño, no podía aguantarla más, me estaba poniendo de los nervios sus pensamientos.
    - ¿En que pensaba?
    - Te tiene envidia por todo, esta pensando en ir como que no quiere la cosa hasta donde están Mike y Tania y verterle a ella una copa de champán en el vestido, no sabe si decirle a Ángela que cuando estuvo separada de Eric este se enrolló con ella. Es que es demasiado mala, me dan ganas de echarla de la casa.
    - Hay dios, pues la he liado entonces.
    - ¿Por qué?
    - Porque no se como, pero mañana se auto invitado a tomar café en la nuestra.
    - Ya lo se Bella, lo lleva pensando toda la noche, esta ansiosa por ver la casa y a nuestra hija.
    - ¿y no estás enfadado conmigo?
    - No, eso si yo no estaré en la casa, estaré aquí poniendo el volvo a punto con Rosalie.
    - Vale, me comeré yo sola el marrón.
    Seguimos bailando y dando vueltas, nos daba igual que fuese una canción lenta como rápida, nosotros íbamos a nuestro ritmo, mientras bailábamos nos acercábamos a Tania, de golpe paramos, Edward tenía de frente a Jess, me soltó la mano y se la ofreció a ella diciéndole:
    - Jessica, ¿me permites bailar contigo?
    - Oh! Es un placer, pero no quiero interrumpirles. – contesto.
    - No lo haces, Bella iba a ir al baño, así que quedo libre por una canción al menos.
    Me quede atontada en medio de la pista, Edward me acababa de echar por bailar una estupida canción con Jess, reaccione y me fui al baño de la antigua habitación de Edward, era el más alejado de la fiesta, no quería que nadie viese mi reacción, mientras estaba allí sentada en el suelo quise pensar en que Edward tendría una buena explicación para ese comportamiento, El nunca me había echo nada igual, nunca me había dejado y menos en medio de una canción.
    Tuvo que pasar un largo rato hasta que Edward llamo a la puerta, al principio no le iba a dejar pasar pero luego le abrí, él entró y me dijo:
    - cariño no te encontraba, pensé que estarías en cualquier otro baño menos en este.
    - Me gusta este cuando tengo que desaparecer. – le conteste-
    - Bella mi amor, ¿estas enfadada?
    - Tú que crees, Edward me corriste de tu lado.
    - Bella déjame explicarme.
    - Claro, primero me dices que no la aguantas y luego me mandas al baño para bailar con ella, es de lo más normal.
    - Bella por favor, deja los celos… te lo puedo explicar.
    - No son celos.
    - Mi amor, baile con ella solo con la intención de separarla de Tania, justo en el momento en que lo oí en su cabeza, me dirigí a ella por eso.
    - ¿y que oíste?
    - Le iba a montar un numerito de exnovia celosa alucinante, quería humillar a Tania y hacer que Mike se fuese y así ir tras él.
    - ¿A sí?, pues entonces… lo siento, debí pensar que sería por algo así.
    - - Hay mi tonta y celosa esposa, quiero que sepas que para mí solo existe una mujer, y eres tú.
    Me beso y se me olvidó toda la rabia que había sentido.
    - Edward, ¿Quién vigila a Jess?, ahora puede ir y montarles el numerito.
    - No creo, mientras bailábamos se partió un tacón y se tuvo que ir muy apenada.
    - ¿le partiste un tacón?
    - Solo le di un pequeño toquecito, ni ella lo sintió, no es mi culpa si ya no hacen los tacones contra vampiros.
    Nos echamos a reír, estuvimos allí durante un rato más riéndonos de la situación, abajo nadie se había dado cuenta pero la fiesta había estado a punto de haber sido arruinada, Edward era el héroe acababa de salvar la diversión. Cuando bajamos todos estaban bailando, no había nadie parado, así que nos decidimos y fuimos de nuevo a la pista, esta vez nadie nos molestaría.





  19. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    32
    Re: vida después de amanecer

    Gracias Moliry por tus palabras, nunca viene mal escuchar que te gusto... Gracias y no te preocupes seguire subiendo capitulos, la historia continua. bss:p
  20. Moliry

    Moliry Aprendiz de escritor

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Esta muy bueno. jajaja si que me hizo reir. Me encanto eso del tacon. Ay bella y sus celos, y eso tambien me gusto, muy bn. Si lo se siempre es bueno los comentarios. yo tambien escribo y cuando te ponen que les esta agradando lo que escribes es muy padre =)

    Espero pronto seguir leyendo. jaja =)
  21. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1727
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -11-
    La Invitada
    La fiesta de la noche anterior había sido todo un éxito, nos lo habíamos pasado en grande, ahora entendía porque Edward no se la quería perder, echamos de menos a Alice y Jasper pero aun así todo salió estupendamente, entrábamos por la puerta de nuestra casa justo a tiempo, Renesme se estaba despertando, deje mi bolso y un chal en el sofá y subimos corriendo a la habitación de la niña, allí estaban mis suegros, sentados en el pequeño sillón donde le contaba cuentos a mi hija, al entrar Carlisle nos preguntó:
    - ¿Todo bien, chicos?
    - Estupendamente –respondió Edward-
    - ¿y por aquí, que tal? –pregunte a Esme-
    - todo fenomenal, esta niña es un cielo, Bella tu completaste a Edward y Renesme nos ha completado a todos. Gracias a las dos.
    La abrace sin más, pero mientras lo hacía Renesme abrió sus ojitos y dijo:
    - Mami, yo también quiero un abrazo.
    La cogí en brazos y la llene de besos y achuchones contra mi pecho, Edward acompaño a mis suegros a la puerta, ellos sabían perfectamente que este momento era mío, así que no quisieron intervenir, una vez que mi marido termino de despedirse subió corriendo y nos abrazó a las dos, éramos una familia feliz.
    Bajamos a Renesme a la cocina, le preparamos su desayuno y mientras se bebía su leche con galletas nos pregunto:
    - Papis ¿anoche os lo pasasteis bien sin mí?
    - Oh! Cariño, nos lo hubiésemos pasado mejor contigo pero… no podías ir a esa reunión. – dije-
    - Renesme, quiero que entiendas que a veces los papas salen solos, pero siempre quieren y echan de menos a sus hijos ¿vale, cariño?
    - OK papi, mientras que me dejéis con los abuelos, podéis ir a esas reuniones muchas veces.

    Mi hija era un encanto, después de desayunar la subí arriba, la bañe y le puse un chándal rosa nuevo que le había regalado mi padre, iríamos a cazar, era sábado y como encima en la tarde vendría Jessica prefería saciar con todas mis ganas la poca sed que pudiésemos tener, Edward y Jacob nos acompañaron, a Renesme le encantaba jugar con Jacob, le mordía lo atacaba, pero como sabíamos que no era venenosa no la reñíamos, ella cazó con Jacob por el sur y Edward y yo nos fuimos al norte, queríamos un poco de adrenalina con unos cuantos osos, a Renesme no la dejábamos cazar nada que fuese peligroso o demasiado grande así que Jacob casi siempre se quedaba con ella por los alrededores de la casa.
    Edward ya se había ido con Rosalie, y Jacob tampoco quiso acompáñanos, incluso Renesme protestó por tenerse que quedar conmigo en la casa; habíamos quedado a las cinco con Jess, ya eran las cuatro y media, prepare el café y vacié unas pastas de té en una bandejita de plata, todo estaba arreglado para cuando ella llamó al timbre, Renesme se quedo sentada en el sofá con los brazos cruzados sobre su pecho, estaba enfadada pero aun así no hizo falta repetirle como se tenía que comportar, ella estaba siempre muy a gusto entre los humanos; Abrí la dichosa puerta después de que sonase de nuevo, recibí a Jess con dos besos y dije:
    - ¡Bienvenida a mi casa!
    - Encantada Bella, el jardín es precioso y la casa es muy acogedora por lo que veo.

    Estaba siendo falsa, ella lo que quería decir es que mi casa era muy pequeña, pero a mi me daba igual, era mi casa con Edward, a nosotros nos encantaba como era.

    - Mamá ¿puedo comer ya una galleta? – preguntó mi hija desde el salón, haciéndome salir de mis pensamientos.

    Sin contestar a Renesme, le indique a Jess que me acompañase, al entrar a la estancia mi invitada se puso a mirar a todos los rincones, su comportamiento me ponía de los nervios pero yo aguantaría; para que parase de cotillear dije:
    - Jessica, ella es mi hija Renesme.
    - Encantada señora – respondió mi hija
    - Tenía ganas de conocerte pequeña, pero por favor no me llames señora ¿vale?, soy muy joven aún.
    Renesme no contesto, solo asintió como diciéndome que ya la odiaba; la tarde fue cayendo llego la hora de despedirse, en la puerta Jess me dijo:
    - Bella, tienes una casa fabulosa, y nada más viendo tu closet ahora entiendo porque Edward no le da importancias a los tacones de los zapatos.
    - ¿A que te refieres?, -pregunté
    Sabía perfectamente a lo que se refería pero estaba deseando escuchar como había cambiado la historia a su favor.
    - hay Bella, Edward baila a la mar de bien, pero me agarro por la cintura ardientemente y metió su pie entre mis piernas bailando un perfecto Tango y en un descuido me rompió el tacón, claro que no lo hizo queriendo, supongo que tendría ya algún defecto, te lo digo porque eres mi amiga ¿de acuerdo?, y así de paso te explico porque me fui anoche sin despedirme.
    - De acuerdo Jess, lo siento por tu zapato, Edward a veces es muy impulsivo a la hora de bailar, le diré que tenga más cuidado para la próxima vez.
    - Adiós Bella, ha sido un placer, y esta estupenda tarde hay que repetirla.
    - Adiós Jess

    Acababa de hacer lo que pensaba que haría, ella había intentado ponerme celosa, yo sabía perfectamente que Edward no la agarró de esa manera, él la odiaba y si había bailado con ella había sido solo por salvar la noche, Jess nunca cambiaría, seguiría siendo cruel, envidiosa y despiadada con la gente que la quería ayudar, encima que me había hecho perder una de las cuales hubiese sido una tarde ideal con mi familia.

    En cuanto ella se fue, Edward llegó, venía enfadado, supuse que había estado escuchando toda la tarde, Renesme se le echo encima diciendo:
    -Papi, no vuelvas a dejarme aquí con mamá y con esa “no señora”. Me cae mal, es una…
    - vale señorita, no pierdas las formas, a mí tampoco me cae bien, venga preciosa vete a jugar tengo que hablar con mamá.

    Yo ya estaba de pie frente a él, le dije que me daba igual lo que me había contado Jess, que sabía que era todo mentira pero el me puso un dedo en la boca y me hizo callar, luego dijo:
    - Bella no puedo prohibirte que veas a Jess, pero ya lo has visto, no nos desea nada bueno, se ha pasado la tarde pensando en como arrebatarte a tu hija y a mi, pensando que podría sustituirte, incluso pensó que aunque tu estuvieses ahora tan guapa podría hacer que yo me enamorase perdidamente de ella.
    - Dios, quiere a Mike, te quiere a ti, codicia todo, Jess esta fatal, le corroe la envidia. –conteste-
    - Bueno mi amor por mucho que me codicie, solo tú existes para mí, no hay ni abra ninguna mujer que cante para mi como vos, tú siempre será la mía cantante.
    - Te quiero Edward
    - Te amo Bella.
    Todo el largo día se fundió en ese beso, él me agarró ardientemente por mi cintura y me pego a su pecho, yo siempre sería su Bella y él siempre sería mi Edward.
  22. Moliry

    Moliry Aprendiz de escritor

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Me gusto mucho, =) espero que sigas subiendo muy pronto post. Muy bien !! kiss
  23. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1971
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -12-
    Navidad

    Habíamos pensado mucho en donde celebrar la Navidad, Charlie nos había invitado a cenar con él, Sue, leah, Seth, Billy y Jacob por supuesto, todos como una gran familia, Edward intentaba convencer a sus hermanos que lo correcto era cenar con mi padre pero ellos no querían perderse la Noche Buena con Renesme, todos se morían por verla comer el pavo y sus dulces típicos, se morían de ganas por ponerla nerviosa diciéndole cosas sobre Papa Noel, allí cada vampiro de los que estaba exponía sus argumentos, estaban volviendo loco a Edward, al final tanto le hirvió la sangre que dio un grito aterrador tanto que la niña, Esme y yo nos asustamos y eso que ellos estaban dentro de la casa y nosotras en el jardín jugando con la poca nieve que quedaba de la nevada anterior, Esme muy dispuesta me quito a la niña de la mano con la que la sujetaba para que no resbalase, me dijo que ella se quedaría con Renesme mientras yo iba a calmar a Edward, me dio un poco de miedo entrar, no sabia como estaba la situación de violenta, me decidí por entrar a la sala despacito, dije un “hola chicos” demasiado bajo y aunque lo habían escuchado nadie me contesto, me senté al lado de Edward le tome la mano e intente calmarle pero me era imposible si Emmet y Tania no se callaban y sin la ayuda de Jasper me sería imposible relajar completamente la situación, era en estos casos cuanto mas de menos le echaba, él era siempre mi aliado en la zona de aplacar enfrentamientos pero ahora sin él todo para mi era más difícil. Como no se callaban y ahora encima también se habían metido a la discursión Kate y Garrett apoyando a Emmet, Tania y Rous me decidí por hablar:

    - ¡Se acabó!, Estáis martirizando a Edward, no se ni tampoco quiero saber en que estáis pensando cada uno, pero miradle.

    Edward estaba sentado en el suelo de la habitación, con las manos tapando sus oídos, y aunque eso no le ayudaba de nada respiraba con cuidado y de una forma regular. Ninguno de ellos se había dado cuenta, ellos solo hablaban y discutían sin mirar a mi marido, al ver el estado en el que estaba todos se callaron, nadie volvió hablar hasta que dije:

    - Es nuestra hija, es mi padre y ustedes ni siquiera van a cenar, les ahorrare el mal trago y el trabajo de preparar una cena solo para Renesme, nosotros tres iremos mañana en la noche donde mi papá, y luego antes de acostar a Renesme pasaremos por aquí y podrán asustarla con sus historietas de Navidad. ¿Lo habéis entendido?.

    Todos dijeron un si a unísono, volví a agarrar la mano de Edward y le di un pequeño tirón para que se levantase, nadie hablaba, solo nos miraban con arrepentimiento en sus ojos como Edward cogía a Renesme en brazos y salíamos por la puerta del jardín.

    Al principio pensé que nos dirigíamos hacia nuestra casa pero luego al coger el sendero de la izquierda sabía que Edward nos llevaba a nuestro prado, nunca habíamos llevado allí a Renesme, sería la primera vez, Él la llevaba cogida con un solo brazo y con el otro mantenía fuertemente agarrada mi mano, íbamos corriendo deprisa, la niña no preguntaba nada, sabía que estaba ansiosa por ver a su padre así pero ella solo se limito apoyar su cabecita en el hombro de Edward hasta que llegamos, una vez allí la dejo en el suelo, ella vino hacía a mí y me toco la cara, en su imagen nada más había preguntas, quería saber porque su papá estaba enfadado, estaba enfadada con sus tíos porque por su culpa no había podido terminar su muñeco de nieve con su abuela, etc.
    Cuando le iba a contestar Edward dijo:

    - Renesme, vete a buscar piedrecillas haremos contigo ahora un muñeco de nieve enorme.

    La niña se puso contentísima, abrazó a Edward y se puso a buscar piedrecillas para la cara del muñeco, mientras lo hacía me acerque a mi marido y le acaricie la mejilla, él me sonrió con mi sonrisa favorita pero aun así como no me convenció le dije:

    - Edward, si quieres pasamos la Noche Buena con ellos, mi papá lo entenderá.

    - No, hemos decidido ir a casa de Charlie y no pienso cambiar de parecer aunque siguiesen pensando que no los quiero y que les estoy causando un daño terrible, toda la vida. –dijo Edward-

    - ¿Eso es en lo que pensaban, cuando te viniste abajo?, -pregunte-

    - Si, Rous y Emmet pensaban en cuando en me fui cuando te conocí, me querían hacer entender que los estaba dejando en la estacada otra vez por complacer a los humanos, Tania y los demás tan solo pensaban que querían tener una Noche Buena en familia, querían disfrutar de una noche llena de magia con Renesme. –me respondió.-

    - Edward pero eso no es justo, tu te fuiste por no matarme, no es lo mismo que ir a cenar a casa de tu suegro.

    - Ya pero sabes como es de egoísta Rous, ella había planeado vestir a Emmet de Santa Claus y darle los regalos a Renesme. Y él por complacerle pues es capaz hasta de darle la razón a un tonto.

    - Lo que planeó Rous es muy lindo pero podemos hacerlo luego cuando terminemos de cenar ¿vale?, se lo are entender, ahora según Carlisle soy el vampiro mediante de la familia así que lo entenderán. –le dije-

    Gracias a Dios Edward se echo a reír, por fin había conseguido que me mirase a los ojos, esa sonrisa si había llenado sus ojos de alegría, al fin le había dado una solución al problema y aunque sabía que él aun se sentía culpable por arrebatarle la noche a su familia ya estaba mejor. Me agarro de la cintura y me tiró encima de él, la nieve se hundió lo suficiente como para tocar la hierbita que queda cubierta por ella, me estaba haciendo cosquillas cuando Renesme tiró las piedras al un lado e intentó meterse por un agujerito que había entre el brazo de su padre y mi cintura; al ver que no podía, y que nosotros no le hacíamos caso, a propósito por supuesto, se levanto y dijo con una vocecita de ochentona regruñendo:

    - Jolín papis, yo también quiero jugar al abrazo de oso.

    Edward la cogíó y la tiró hacia su lado, ella quedo apoyada sobre su brazo y yo sobre el otro, era una estampa familiar digna de haberla fotografiado, estábamos muy felices, Edward estaba pleno cuando dijo:

    - Sois mi mayor tesoro, sería capaz de darlo todo por ustedes dos, las amo, no podría vivir sin vosotras.

    Si hubiese podido llorar seguro que lo hubiese echo, no podía decir nada estaba emocionada así que tan solo lo abrace muy fuerte, pegándome a su cuerpo más aun de lo que estaba, Renesme que vio mi reacción hizo tres cuarto de lo mismo, allí en aquel intenso abrazo nos hubiésemos quedado para siempre pero no pudo ser, todo se fue al garete cuando empezó a nevar, al principio eran unos delicados copos que hacían volar la imaginación de Renesme, nos dio tiempo hacer su muñeco de nieve antes de que empezase a nevar con tal intensidad que un humano no hubiese podido ni dar dos pasos, Renesme asustada por la gran nevada se agarró fuertemente a la mano de Edward, él que se acababa de quitar el grueso jersey que llevaba puesto dejando su torso completamente desnudo se lo puso a Renesme por encima, la arropo y la cogió como cuando era un bebe, me dijo que corriese unto a él, que el tiempo empeoraría y que le daba miedo por la niña, nos costó más de lo normal llegar a nuestra casa, Renesme daba tiritones, Edward la dejo en el sofá le quite el empapado jersey y le eche por encima una manta mientras él encendía la chimenea, La casa estaba helada, no habíamos estado en ella en todo el día así que no se había encendió ni la calefacción ni nada, Edward cuando consiguió que los troncos ardiesen se vino al sofá, agarró a Renesme y me dijo que fuese a preparar su baño con agua caliente, llené la bañera y justo cuando le iba a avisar ya estaba en la puerta con la niña entre sus brazos, la metió en el agua pero no se separó de ella hasta que no vio que sus dientes dejaron de castañear, cuando la niña parecía ya estar bien, se levanto y le dio su patito de goma, salió del baño y bajo a la cocina donde me encontraba preparando la cena a Renesme, al principio no dijo nada pero luego soltó:

    - Me he asustado bastante, me recordó mucho a cuando estuvimos acampados tu y yo en la montaña, cuando lo de Victoria, creí que te congelarías ese día y hoy he temido por lo mismo con la niña.

    - Edward yo también pase miedo, está nevando muy fuete y…

    - No debí llevaros allí, no con este tiempo.

    - Por Dios cariño no es culpa tuya que en Fork no haya estabilidad temporal, es una nevada de diciembre, algo normal, además ya no te culpes, estamos los tres bien.

    - Si claro, voy a buscar a Renesme, le pongo el pijama y la bajo a cenar.
    - De acuerdo – le conteste mientras ponía en la mesa el plato y el vaso de agua para mi hija.
  24. Marie McHale

    Marie McHale

    Tauro
    Monedas:
    $10
    Re: vida después de amanecer

    me gusto bastante este ffic
    :D
  25. Lauly

    Lauly

    Piscis
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Konnichiwa! Tu fic es maravilloso, espero la conti pronto
    Kisses
    Lauly

  26. Moliry

    Moliry Aprendiz de escritor

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Nuevamente me gusto mucho tu continuacion, espero que no tardes en subir mas.

    Sigue asi, lo haces muy bien.

    Kiss =)
  27. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2325
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -13-
    Navidad II

    Mientras Edward y yo nos vestíamos para ir a cenar a casa de mi papá, Rous arreglaba a mi hija, una de las veces en un descuido de Rous, Renesme salio corriendo y entró en nuestra habitación gritando:

    - Papis la tita Rosalie me está torturando, yo no quiero ese vestido, es feo y pesa, no voy a poder jugar con el abuelo.

    - Renesme, recuerdas lo que hablamos antes… venga cielo en un minuto nos iremos. –le dije-

    Edward me miraba con cara de incredulidad, empezó a reírse y me dijo:

    - Rous te va a matar cariño.
    - Y mi hija va a morir intentando jugar con su abuelo con ese vestido de dos toneladas, así que prefiero morir yo por llevarle un vestidito que pesa menos.

    Seguía riéndose cuando fue a buscar el coche, ahora teníamos un Mercedes C320 CDI 4MATIC Estate, fue un regalo adelantado de Navidad de parte de Carlisle hacia mi familia, Edward estaba encantado por poderlo estrenar esta noche, él me convenció para que le dejase usarlo diciéndome que Charlie iba a alucinar dando una vuelta, mi padre sentía la misma adoración por los coches que mi marido, él ya nos estaba esperando en la entrada, acelerando el motor mientras pisaba el freno, sabía que estaba disfrutando como un niño con un juguete nuevo, yo esperaba a Renesme en la puerta, al final bajo de la mano de Rous, estaba preciosa, en el último escalón Renesme soltó a Rous y vino corriendo hacía mi, la cogí en brazos y salimos de la casa, Edward ya nos estaba abriendo la puerta, colocó a la niña en su silla y volvió a montarse, piso el acelerador demasiado fuerte, levanto muchísimo polvo pero en su cara estaba dibujada aquella sonrisa que tanto me gustaba.

    Llegamos a casa de mi padre, Edward aparcó justo enfrente de la entrada, Charlie ya estaba en la puerta, antes de decirnos nada se dirigió a la puerta de mi marido y le dijo:

    - ¡Dios!, es precioso, menudo carro, os ha tenido que costar un ojo de la cara, chicos.
    - A nosotros no, ha sido un regalo de Carlisle, y por cierto papá, Feliz Navidad de parte nuestra.

    Mientras contestaba a mi padre baje a Renesme del coche y la puse a mi lado.

    - Feliz Navidad pequeña, - me dijo a mi mientras cogía a Renesme en sus brazos y le decía – Feliz Navidad cariño, estas preciosa, y ahora más que estas aquí conmigo, con el abuelito.

    La verdad es que no entendíamos a Charlie, él estaba encantado con lo de ser abuelo y eso que no era tan mayor aún para tener edad de serlo, pero bueno nos daba igual, él era feliz y nosotros también… entramos en la casa, Charlie primero con la niña subida a su espalda y por último Edward quien cerro la puerta, el salón estaba precioso, nunca lo había visto con tantos adornos, en la esquina opuesta a la puerta había un enorme pino adornado con hermosas bolas de cristal. Renesme estaba alucinada, Charlie la bajo al suelo y le dijo que fuese a ver a Sue, la mujer la esperaba en la cocina con los brazos abiertos, fui detrás de la niña, al llegar le dije a Sue:

    - Hola Sue, Feliz Navidad, ¿Qué tal todo?
    - Hola niña, Feliz Navidad… - me respondió-
    - Sue, ¿te ayudo en algo? –le pregunte-
    - No seas tonta Bella, esta todo listo, tu hoy eres una invitada hija, no necesitas ponerte a cocinar con lo guapa que vienes.
    - Hay, gracias, pero no se me parece un abuso, todos venimos a cenar y solo tú trabajas.
    - Hay por Dios Bella, no te preocupes por eso, además ya está todo listo, tuve a tu papá ayudándome en la cocina.
    - ¿mi papá, en la cocina? –pregunté con un tono sarcástico poniendo una cara de horror-

    Nos echamos a reír, Renesme tiro de mi falda para que la cogiese, la subí y la senté encima de la encimera, ella con su voz cantarina preguntó:

    - Mami, ¿Por qué os reís?
    - Querida niña, nos reímos porque tu abuelo es un manta en la cocina. – le contestó Sue.
    - ¿el abuelo es un manta?, y ¿Qué es ser un manta, Mami? –

    El horno acababa de timbrar, para poder ayudar a Sue a sacar el pavo, baje a Renesme de la encimera y le dije que se lo fuese a preguntar al abuelo o a su papá. La niña salió disparada.

    Edward estaba hablando con Jacob y con Billy, ellos acababan de llegar, Renesme se subió en las piernas de Edward y pregunto:

    - papi ¿Por qué es el abuelo un manta?
    - ¿Cómo cariño? – preguntó Edward
    - Que la abuela Sue y mami dicen que el abuelo es un manta en la cocina.
    - Yo no soy un manta cielo, tu mamá y Sue son unas exageradas. – se defendió Charlie.
    - Pero abuelito, ¿Qué es ser un manta?, jooo, nadie me lo explica a mi.
    - Renesme no se dice me lo explica a mi, se dice tan solo me lo explica.
    - Vale papi, pero me lo explicas, es que no lo se, en el cole no me lo han enseñado.
    - Lo que quiere decir tu mamá es que Charlie nos podría envenenar con su comida. Es demasiado mala. –repuso Jacob-
    - Jacob, no seas idiota, sabes que no soy tan malo cocinando, además con Sue e aprendido mucho. – le gruño Charlie-
    - Papi, esta noche dice La abuela Sue que el abuelo la ha ayudado con la cena, y yo no quiero ponerme enferma.

    Charlie le quitó la niña a Edward y la cogió en volandas haciéndole cosquillas, mientras lo hacia dijo:

    - cariño, la comida estará fabulosa, yo no hice nada, toda la cocino Sue, así que no te asustes, el abuelo no va a envenenar a nadie esta noche.
    - Vale abuelito.

    Sue y yo poníamos la mesa, mientras colocábamos las copas, Leah y Seth llegaron, ella ahora llevaba una melena bastante bonita, le hacía resaltar sus facciones, había aprendido a convivir con lo de ser una mujer lobo, ahora andaba feliz y más desde que había superado por fin lo de Sam, ahora ella estaba con Quil, llevaban poco tiempo saliendo pero era como si hubiesen pasado años por Leah, ella había abandonado aquellos momentos que la hundían en la amargura.
    Una vez todos sentados a la mesa inclusive Renesme, Charlie y Sue empezaron a servir la comida, yo mire a Jacob, él se lo estaba pasando en grande al vernos a Edward y a mi comer como cualquier humano, la verdad a mi toda esa comida no me sabía a nada, era como si chupas un hierro, no sabe a nada para un humano tan solo es algo desagradable, aún así comimos cada uno nuestra parte, Renesme estaba encantada, Sue le había echo unas alitas al horno con patatas asadas, ella sabía perfectamente lo que era mi hija pero aun así la trataba como una niña más de tres años.
    La noche pasaba estupendamente, ya habíamos terminar de cenar, estábamos en la sala hablando y escuchando como Renesme nos cantaba un villancico cuando la puerta sonó, Charlie se levantó a abrir la puerta y mientras Edward sacó la cámara de fotos de su bolsillo, no entendí nada hasta que Rous, Carlisle, Esme y Tania, entraron a la ya atestada sala, todos venían de etiqueta, Sue mando a Leah y Seth a por sillas, no se como se las apaño pero al final apartando algunos muebles consiguió adaptar el pequeño espacio a tanta gente sin estar nadie agobiado, Rous jugueteaba con Renesme cuando Edward se levanto y se puso de frente a la puerta con la cámara en la mano, alguien llamo de nuevo, yo ya sabia quien era, Rous llevo de la mano a mi hija, abrieron la puerta juntas y de golpe Renesme saltó en brazos de un Santa Claus un poco corpulento, él cogió a la niña al vuelo, la subió a sus hombros y entro en el salón diciendo:

    - Ho, Ho, Ho, Feliz Navidad!!!!!

    Todos estábamos riendo, era una situación bastante cómica, aunque la niña no sospechaba nada, ella seguía alucinada, al final el famoso Santa Claus la bajo de sus hombros, la sentó en la silla más próxima y dijo:

    - haber, haber… yo ando buscando a una hermosa jovencita llamada Renesme. ¿alguien la vio?
    - Yo soy, yo soy Renesme. –dijo la niña saltando de nuevo al lado de Santa Claus.
    - Ah!!! Pues entonces tengo algo para ti jovenzuela. – lo dijo mientras sacaba de un saco enorme tres cajas envueltas en papel de regalo-

    La niña se volvió como loca con los regalos, ella los abrió de uno en uno, el primero era un puzzle interactivo de Miney Mouse, el segundo una Barbie vestida de princesa y el tercero era la película de pulgarcito en el país de los gigantes. Ella estaba encantada con sus regalos, se los estaba enseñando a todos cuando Emmet se despidió diciendo:

    - buenas noches a todos, yo me despido deseándoles una feliz velada, Feliz Navidad De Nuevo, y jovencita pórtese bien sobre todo con su tío Emmet.

    De nuevo a todos nos inundo la risa, Santa Claus se fue, Renesme seguía por allí jugando cuando Emmet vestido ya de él entró, la niña se le echó encima y le empezó a contar todo lo que acababa de suceder.

    La noche pasó, eran las tres de la madrugada, había sido una de las noches más hermosas que había vivido, acabábamos de llegar a casa, Renesme iba dormida, Edward la cargaba en brazos, yo saque los paquetes del coche, la acostamos y nos fuimos a nuestra habitación, la noche pasó rápido, Renesme se despertó muy temprano, vino a la habitación y nos tiro de las manos diciendo que bajásemos al salón porque había muchos regalos, bajamos con ella, esa Navidad estaba siendo diferente para todos, después de abrir los regalos en nuestra casa fuimos a la de mis suegros y por último a la de mi papá, todos intercambiamos regalos, sobre todo Renesme, había recibido tantos juguetes y tanta ropa que yo dudaba que entrasen todos en la casa. Fue otro día mágico, Santa Claus se había portado fenomenal con toda la familia y para todos habían sido las mejores Navidades, sobre todo para mí, porque había estado con las personas que más amaba, toda mi familia al completo.
  28. Moliry

    Moliry Aprendiz de escritor

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Hola. otra vez yo. Y definitivamente me veras aqui muy seguido porque de nuevo me gusto mucho tu post.

    Esta navidad si que estuvo genial. Me gusto mucho. Y sobre todo me hizo reir con eso del Santa Claus. jajajaja.

    Seguire esperando con anscias el otro capitulo. Espero que no tardes mucho.

    Kiss =) Estuvo muy bueno =) BIEN !!
  29. venuspink

    venuspink Usuario ocasional

    Géminis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    3461
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -14-

    Dime la verdad.


    Esa mañana todos estaban ocupados, Carlisle y Edward tenían que ir a un pueblo lejano porque había una mujer muy enferma de la que se ocupaba personalmente mi suegro, Edward solo iba para poder poner en practica lo que había estudiado en medicina, Rous y Emmet iban a ir a una venta de coches, Esme iría a la ciudad para llevar ropa usada a los necesitados y a comprar aun mercado medieval algún mueble viejo, como Tania era la única que no tenía un plan se vino conmigo a llevar a mi hija al colegio, ella ya tenia bastantes amigos aunque seguía sin caerle bien el niño que la atosigaba con ser su novio.

    Le pregunte a Tania que si quería ir a la tienda de los Newton, ella por supuesto que estaba encantada, con tal de ver de nuevo a Mike era capaz de comprar la tienda entera todos los días, aparcamos el coche y al entrar la señora Newton nos recibió, Tania le pregunto por Mike y le dijo que estaba en la trastienda, ella la invito a pasar y me dejo allí sola con la señora de Newton, entre pregunta y pregunta por parte de la madre de Mike le dije lo que necesitaba, casi todo eran recambios de objetos, no tardo mucho en dármelo, le pagué y avise a Tania de que habíamos terminado, ella me dijo que Mike tenía que ir de viaje a la ciudad a llevar un pedido y que se iba a ir con él porque la había invitado, así que cogí el paquete y me marche.

    Llegue a mi casa, no tenía nada que hacer, me fui a casa de mis suegros haber si Esme había regresado, allí tampoco había nadie, como no me apetecía volver a mi casa subí al antiguo dormitorio de Edward, él todavía tenía allí muchas cosas, cogí uno de sus diarios y me puse a leerlo, tumbada en aquella cama, con aquellas páginas entre mis manos descubrí que el 1945, Edward había pasado unos de sus momentos más crudos, él nunca me lo había contado, había discutido fuertemente con Carlisle por que este pensaba que no iba a soportar estar solo por siempre, quería que Edward dejase de pensar que era un ser maldito impuesto a una condena eterna, Edward muy enfadado se había marchado de casa, le había causado mucho daño de nuevo a Esme con su segunda partida, durante aquellos meses llegó a pensar que verdaderamente estaría solo por siempre, que se había quedado sin su familia, sin sus padres y aunque solo fuesen adoptivos era lo único que tenía y era por lo único que mataría. Cuando iba a pasar la página Edward llegó, no se como sabía que me encontraba allí pero me encontró, se tumbo a mi lado y metió su cara entre mi pelo, venía muy cabizbajo y triste, al ver que no iba gesticular palabra le pregunte:

    - Edward, ¿Qué te sucede?, ¿Qué paso con Carlisle?
    - ¿Cómo podías estar leyendo eso?, creí haberte avisado de lo terrorífico que pueden ser todos esos diarios, por eso no me los lleve a casa.
    - Porque me gusta saber de ti antes de conocerme, pero da igual, ¿Por qué no me has contestado?
    - Ella, la señora Hulmes ha muerto, y lo ha hecho mirándome a los ojos, estaba tan llena de paz pero aun así, Bella, no es justo, nosotros tenemos el “por siempre” y la gente de hay fuera no sabe si va tener un año, un mes o un simple segundo más.
    - Edward habéis hecho todo lo posible por esa mujer, le habéis dado comodidad, incluso mas cariño que su propia familia, pero cielo, esa señora tenía 94 años y muy cansado el corazón.
    - ¿Bella, sabes lo que me dijo justo antes de morir?
    - No, claro que no
    - Cuida de tu corazón, no permitas que deje de latir en ningún sentido.
    - Edward nuestros corazones siguen latiendo el uno por el otro.
    - Ya lo se, te quiero Bella.
    - Yo también te quiero.

    Me quito el diario de las manos, me hizo girar sobre él, nuestros cuerpos uno contra el otro, hielo con hielo, piedra con piedra quemaban como la primera vez en la isla Esme.

    Habían pasado casi tres horas, era la hora de ir a recoger a Renesme al colegio, Edward ya estaba más animado, bajamos a por el coche y fuimos a por la niña.

    Eran las seis de la tarde cuando llamaron a la puerta, Edward estaba exhorto leyendo un libro mientras que la niña jugaba con su muñeca sentada sobre la gruesa alfombra y yo me daba un relajante baño, Edward dejo el libro sobre el sofá, al escuchar aquellas voces me di prisa por salir de la bañera, cogí el albornoz y me fui directa a mi armario cogiendo lo primero que pillaba, fue un vestido de lana azul por encima de la rodilla, me puse unas botas y una diadema azul para dejar mi pelo que se secase al aire, baje las escaleras y llegué al salón, mi hija salió de detrás de la mecedora y salto a mis brazos, me puso su mano en mi rostro y me mostró todo lo que me había perdido.

    Allí no hablaba nadie, los ojos de Edward se salían de sus órbitas, no entendía nada de lo que pasaba, Tania intentó hablar pero Mike la corto diciendo:

    - Todos son iguales a ella, ¿verdad?,
    - ¿A que te refieres?, - pregunte-
    - Todos son… (dudo al decirlo, miro al suelo, casi sin voz). Ustedes son todos Vampiros.
    - Si, -contesto Edward-
    - Bella, pero tu ¿eras humana?, yo te recuerdo humana, tu padre nos dijo que enfermaste en tu luna de miel y ahora cuando te he vuelto a ver estabas muy diferente y con una hija, esto ¿es todo parte de esta trama?.
    - Mike, claro que era humana, pero sucedieron cosas y al final Edward me transformo en lo que soy, él me regalo una vida plena.
    - Tania, tu dijiste que mi sangre te llamaba demasiado, me confesaste que al principio estuviste a punto de matarme y ahora me cuentan que Bella se convirtió en una de las vuestras por Edward. No te ofendas tío, se que amas a Bella, ¿pero, tu no desebas matarla?
    - Por supuesto, más que nada, pero para eso esta el poder de no querer hacerlo, yo la amaba, la amo y la amare siempre.
    - Tania, ¿puedes explicarme un poco más?-pregunto Mike-.
    - ¿Tania que le dijiste? –pregunte-
    - Se que son vampiros, ¿te parece poco? –me contesto Mike-
    - Mike siéntate tienes cosas que saber –Edward le dijo indicándole con la mano el sillón-
    - Cariño, vete a jugar arriba, mamá y papá tienen cosas que hablar. – le dijo Edward a la niña-

    La niña asintió, cogió su muñeca y subió a su cuarto.

    - Si lo es, es nuestra hija biológica, es una larga historia, pero lo importante es eso. –Edward le contesto a Mike.


    Nadie había escuchado la pregunta así que supuse que se la estaba haciendo Mike interiormente.

    - ¿Cómo supiste que quería saber eso?
    - Yo puedo leer el pensamiento, Mike es difícil de comprender pero puedo leer todas las mentes, Alice puede ver el futuro, Jasper puede controlar los estados de ánimos, Emmet tiene su fuerza, Rous su belleza, Esme su capacidad de amar, Carlisle su templanza y compasión, Bella es muy poderosa, es un escudo, puede protegernos a todos contra ataques mentales, y mi hija tiene una capacidad de comunicación muy vivida.
    - ¿todos tienen habilidades como los superhéroes?
    - No, todos no, yo no tengo nada, solo soy como te dije una vampiro vegetariana. –respondió Tania-
    - Es mucha información… estoy echo un lío. –dijo Mike-
    - Puedes marcharte si lo deseas –le ofreció Tania-
    - Claro que no, ahora que por fin empiezo a saber, solo necesito ir despacio, todo esto para mi es difícil de creer. Tania me has dicho que solo bebes sangre de animales, pero yo te he visto comer, ¿Cómo…?
    - Podemos comer todo lo que queremos, pero no nos sirve para nada, es como para un humano comer tierra, puede, pero es asqueroso. –le conteste-
    - Ya, ¿intentaste parecer humana por mí? –le preguntó Mike a Tania-

    Edward empezó a reír, todos le miramos, al final dijo:

    - Vale, es que es absurdo, todo esto me recuerda mucho a cuando tú lo averiguaste Bella, me es todo tan familiar.
    - Yo no tenía tanto que comprender, Mike esta más liado, y creo que en parte tenemos la culpa ¿verdad Tania? –le pregunte-
    - Bueno yo no tengo el derecho de contarle vuestra historia. Yo le conté mi vida, o parte de ella, ciento quince años es muy difícil de resumir en unas horas.
    - ¿Cuántos años? – pregunto con la cara desencajada-
    - ciento quince, esos son los años que tengo.
    - Pero tú dijiste…
    - Y los tiene, pero a eso hay que sumarle todos los años desde su transformación, ella lleva siendo vampiro noventa y cinco años, ni ella ni ninguno de nosotros envejece, somos eternos. – Edward de nuevo calmo las dudas de Mike-
    - ¡OH¡ eso es raro, pero creo que en el fondo lo supuse contigo, no cambiaste nada durante estos años. – respondió Mike-
    - Tania le contaste lo peligroso que es estar a tu lado ¿verdad? – pregunto Edward-
    - Claro, se lo puse todo muy claro, le di a elegir, por supuesto. –respondió Tania.
    - Yo la quiero, y quiero estar con ella, me da igual que sean dráculas, hombres lobos o pitufos. – dijo Mike-

    Hacia su comentario tan solo reímos, nos hizo gracia lo de Dráculas y los pitufos.

    - Mike puedes llamarnos como quieras, supongo que Dráculas esta bien pero, pitufos y perros no, no nos parecemos en nada. –Tania le dijo entre risas-
    - ¿Existen? –pregunto Mike-
    - los pitufos no lo se, creo que no, pero los licántropos si, es más conoces a varios, te lo aseguro. –le contesto Edward-
    - ¿A si?, pero en que mundo he estado viviendo, no me contestes Edward, no quiero saberlo. Solo dime una cosa, Tania dice que los crucifijos, el ajo, la luz del sol… todos son tópicos así que supongo que las balas de plata para los perros también.
    - Si que son tópicos, y lo de la luna llena también, ah y no soy un perro, preferimos ser llamados licántropos o simplemente por nuestros nombres. –le contestó Jacob-

    Todos nos quedamos alucinados, Jacob acababa de entrar, había escuchado casi todo por la expresión de su cara.

    - Hola Jacob –dije-
    - Hola Bella, ¿Qué es toda esta comedia? –pregunto-
    - Mike quiere saber toda la verdad. –repuso Tania.-
    - Están locos, eso no puede ser. –dijo Jacob-
    - Y ¿Por qué no?, necesito saberlo, quiero estar con Tania y eso no es posible si no se nada. –repuso Mike-
    - Es peligroso –dijo Jacob-
    - Tío no juegues conmigo, si de todas formas ya sospechaba algo, sobre todo de ti, ¿acaso no recuerdas tu comportamiento en el cine aquella vez?.-acuso Mike-
    - Esa fue mi primera transformación, lo siento por aquello, pero es que eras… inaguantable. – repuso Jacob-
    - Tú tampoco eras muy buena compañía. –contesto Mike-
    - Dejadlo ya chicos… esto no es un juego, Mike es cierto lo que dice el perro, esto es muy peligroso, saber la verdad implica una responsabilidad enorme, incluso para serte sincero es más importante la farsa y la mentira que la verdad, mantener nuestra farsa ante los humanos nos permite vivir entre ellos. –dijo Edward-
    - Yo no voy a decirle a nadie nada, como he dicho antes solo quiero estar con Tania, pero quiero hacerlo bien, no quiero que haya secretos entre nosotros, y eso implica saber la verdad. –contestó Mike de una forma muy brusca-

    Después de un rato hablando y contándole toda la historia a Mike, Edward me dijo que fuese a por la niña, aunque nosotros ya le habíamos explicado a él como funcionaba el don de mi hija, él quería verlo por sus propios ojos; baje con la niña de nuevo, la puse en el suelo y ella pregunto:

    - Jacob, ¿Por qué no as subido a jugar conmigo?
    - Hola mi niña, no subí antes porque tenía que charlar con los mayores, pero ahora si quieres podemos ir a jugar. –le contestó Jake de una forma súper amable-
    - Es que ahora no puedo, Mami quiere que conozca a un amigo suyo. ¿es usted? –le preguntó directamente a Mike-
    - Hola pequeña, soy Mike, ¿Cómo te llamas, preciosa?
    - Me llamo Renesme.
    - Eres muy guapa sabes, tienes los mismos ojos que tu Mami. –le dijo Mike pellizcándole los mofletes-
    - Eso dice mi abuelo Charlie.
    - Renesme cariño, ¿quieres enseñarle a Mike, lo que has hecho esta tarde? – le pregunto Edward.
    - ¿A mi manera?, es que él es humano, y tu me dijiste que yo no podía usar mi don con ellos, -pregunto extrañada-
    - Cariño con Mike puedes ser tu misma, con él no tienes que esconderte ¿vale?. –le dije a la niña-

    La niña puso su pequeña mano en la cara de Mike, el salto hacía atrás en el sofá, me miro y dijo:

    - Es alucinante –Mike tan solo dijo esto-

    Fue una tarde larga, ya era de madrugada cuando Mike y Tania se marcharon, Jacob se fue después de cenar, después de ese largo día ya con Renesme durmiendo por fin estábamos Edward y yo solos. Había sido un día el cual no olvidaríamos, y la que menos Tania, por fin había conseguido lo que deseba, ahora estaba con Mike, ahora le podía demostrar el amor que sentía por él.
  30. sayiithaa

    sayiithaa

    Leo
    Monedas:
    $10
    Re: vida después de amanecer

    esta genial... siempre quise que una de mis compañeras que siempre escribe cuentos... escribiera lo que pasaba , pero quedo mejor que lo que yo podria aberme imaginado.... continualo!!!!!!!! porfa!!!!![​IMG][​IMG][​IMG]
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página