Fanfic - *Neji-Tenten*

Tema en 'Fanfics Abandonados Naruto' iniciado por EvaRS, 30 Marzo 2008.

?

¿os ha gustado?

  1. Si, parece interesante

    64 voto(s)
    91.4%
  2. No, me aburre

    2 voto(s)
    2.9%
  3. Tiene sus momentos

    4 voto(s)
    5.7%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    2617
    *Neji-Tenten*

    Bienvenidos a mi primer NejiTen. No voy a desvelar el argumento o hacer algún resumen porque después de leer el primer capítulo ya lo pillaréis.

    Cap1: Cara a Cara


    Cuando se habla de la hija del señor feudal del país de la nieve y sobre su marido, el tercer heredero del clan Hyuga, había algo que todos bien conocían y que nadie podía refutar: no se soportaban.

    Tanto sus amigos, conocidos o altos mandatarios de las distintas villas ninja, estaban al corriente de ello. Pero sobre las razones de su distanciamiento 6 meses después de su boda, o las razones por las cuales la princesa Tenten no hubiera proporcionado a su esposo el heredero acostumbrado, eran todo un misterio. La pareja vivía vidas totalmente separadas y hasta el anfitrión más inexperto sabía que nunca debían invitarlos a la misma cena. Si Tenten aceptaba una invitación, Neji la rechazaba, y viceversa; pues nunca aparecían en los mismos sitios, intentaban verse lo menos posible. Tanto es así, que ya llevaban varios años sin verse las caras, y menos aún dirigirse unas palabras.

    A pesar de la falta de un heredero directo, para el feudo, tanto Neji como Tenten, no tenían la más mínima intención de romper este distanciamiento. Pero todo estaba a punto de cambiar, una carta llegada desde Konoha lo cambió todo, al menos a lo que respecta al Hyuga.

    En casa de Rock Lee, un buen amigo de la infancia del ojiperla, éste le comenta: Neji, deberías ir al baile, Ino Yamanaka seguramente estará allí y Tenten…

    Neji casi se echó a reír. Su última “amante” no iba a provocar mayor emoción en su mujer que el simple rechazo que le llevaba mostrando durante años. Un triste final para la adorable mujer con la que se había casado. Pero los matrimonios pocas veces son felices, al menos para los matrimonios de conveniencia; y Neji había abandonado ya cualquier estúpida idea de que el suyo fuese la excepción.

    Shino, otro amigo de la infancia del Hyuga, tomó la palabra por primera vez en lo que iba de noche: conocí a Ino en una cena de campo. Es la prima del señor feudal del país del rayo. Es una persona muy irascible, no sabes de la que te libraste, Lee, al no conocerla.

    Neji, entonces pensó en lo posesiva que era Ino, esa “especial posesión” que ninguna amante tenía derecho a reclamar, y que había sido la causa de que terminara su relación con ella 2 meses antes.

    Pero a pesar de que rompió con ella, Ino no dejaba de enviarle cartas perfumadas de rosa, donde lo insultaba y le rogaba que volviera con ella. Pero desde el punto de vista de él, la relación de un hombre con su amante debía de ser simple, directa y puramente física. Neji se acabó hartando de verse metido en este tipo de embrollos porque odiaba ese tipo de escenas emocionales. Siempre las había odiado. Por eso tenía pensado pasar todo el año sin una “querida”.

    Sin que ninguno de los 3 presentes se diese cuenta, en el umbral de la puerta se encontraba un ninja cartero que venía desde Konoha para entregar al Hyuga una carta.

    Después de hacerlo pasar y que éste le pasase el escrito a su destinatario, Neji se tensó. Por lo general las cartas se enviaban con aves especializadas como águilas, lechuzas, etc…y el que lo hiciera un cartero ninja, muy a menudo solía significar que el contenido de la misiva eran malas noticias.

    Cuando Neji vio el sello de su clan en el dorso de la carta, supo que su contenido trataba de un problema de familia, lo que provocó que se tensase aún más.

    Cuando desplegó la hoja que venía dentro del sobre, en el centro apareció una sola línea escrita con la tinta corrida por las lágrimas, por lo que no podía leer muy bien la nota; aún así hizo un esfuerzo y tras leer aquellas 4 palabras, se sintió paralizado, aturdido e incapaz de aceptar lo que leía.

    “Hizashi, ¡por Kami! Hinata”

    Sus amigos dijeron su nombre repetidas veces para captar su atenció, pues tanto Lee como Shino lo veían perdido y desconcertado, y a él le entraron ganas de llorar, pero pensó “Neji ahora no, luego…lloraré cuando esté solo”

    El ojiperla salió de allí sin decir una palabra, pidió un carruaje y se dirigió al baile en el que se encontraba Tenten, ella tenía que enterarse de la noticia.

    El encuentro iba a ser difícil. Ella era una mujer de profundas pasiones y su pasión más intensa era el odio que sentía por él. Sentimiento que mostraba siempre en cualquier evento en el que coincidiera con él. Pero la vida de Tenten se vería tan afectada con la noticia que acababa de recibir, que él estaba seguro de que lo aborrecería.

    Cuando llegó al evento en el que se encontraba su esposa, su llegada causó conmoción, pero era de esperar. Ninguno de los 2 se molestaba siquiera en que su matrimonio tuviera sentido. Era una unión vacía y lo había sido durante 7 años. Pero eso, ahora, estaba a punto de cambiar.

    A pesar de la multitud que se encontraba en el salón y el hecho de que hacía tiempo que no veía a su mujer, Neji la encontró fácilmente. Llevaba un kimono de seda largo en color blanco con un estampado de pequeñas mariposas en color melocotón y dorado; pero no su color favorito, ya que todavía la espiaba alguna vez. Tras años de vidas y camas separadas, siempre era capaz de encontrar a Tenten en medio de cualquier multitud. Era por su cabello, que brillaba a la luz de las velas como ningún otro. Su melena morena tenía un color marrón intenso tan especial que siempre resplandecía allá donde estuviera; y a pesar de que esa noche Tenten llevaba su cabello recogido en 2 adorables moñitos, no había forma de hacer que ese brillo desapareciese. Su pelo era tan luminoso que a Neji siempre le hacía pensar en la luz del amanecer.

    Tenten estaba de espaldas y no podía ver su rostro, pero eso no importaba. Él conocía cada centímetro de su ser, sus grandes ojos color miel con un ligero toque caoba, sus espesas pestañas castañas, su hermosa boca, cada lunar,….Neji no sabía porque recordaba todo aquello, ya que habían pasado muchos años, muchos desde su última sonrisa, pero el caso es que lo recordaba. Tenten tenía una sonrisa que podía abrir el cielo, pero también podía mirarte con tanto odio y resentimiento como para enviar a cualquier hombre directamente al infierno. Y Neji, había estado en los 2 sitios más de una vez.

    Todos los invitados estaban bailando u observando el baile, por lo que su llegada tardó en notarse. Cuando esto sucedió, el baile se hizo un tanto caótico, pues los bailarines estaban demasiado ocupados mirándolo como para prestar atención a los pasos y, al poco tiempo, la música dejó de sonar. La multitud se quedó en silencio y luego comenzaron los murmullos por todo el salón.

    Neji observó como su mujer se volvía hacia él y contuvo el aliento, impresionado como siempre ante la increíble belleza de su rostro y su figura. Era tan bonita como un atardecer y, aunque había pasado mucho tiempo sin verla, estaba exactamente igual a como la recordaba. Neji prestó atención al color de sus mejillas que se volvieron pálidas al verlo, aunque ella estaba acostumbrada a estar en público por ser la hija de un señor feudal, fue incapaz de disimular su asombro por que estuviera allí.

    Cuando Neji la miró, ella no tuvo más remedio que recobrar la compostura y desempeñar su papel de “princesa” frente a toda la gente. Se detuvo ante él y lo saludó con los típicos gestos formales.

    Neji: princesa Tenten- pronunció mientras tomaba la mano de ella rozando sus nudillos con los labios; después Tenten dejó caer su mano y él se giró para que ella pudiera cogerlo del brazo.

    Ella rechistó, pero al final cedió, era un acto muy básico y superficial. Ante los demás dirigentes de otras villas y rodeada de parejas pertenecientes de otros feudos, ella tenía que interpretar el papel de esposa sumisa y cumplidora, aunque en la realidad amos sabían que era totalmente lo contrario. Tenten era una mujer educada pero de mucho carácter, y cumplidora en lo que a la cama se refiere, hace años que dejó de serlo. Pero como iba diciendo, Tenten estaba obligada a representar su papel de buena esposa, aunque se llevasen como el perro y el gato. Esto era una de las cargas que tenía que soportar no sólo por el hecho de ser una princesa, sino también porque era la hermana del futuro señor feudal del país de la Nieve, Naruto Uzumaki.

    El hermano de Tenten permanecía de pie, y Neji podía sentir su mirada de odio sobre él. Cuando lo saludó, el comportamiento del rubio fue tan frío como el de Ella. Eso era porque el Uzumaki veía a su hermana menor, su única hermana, como un ángel; pero Neji sabía que no era así. Podía que pareciese que sobre la cabeza de Tenten flotaba una aureola, pero su naturaleza era demasiado “humana”.

    Luego siguió caminando por el salón con su esposa cogiéndole del brazo, hacia una zona en la que no hubiera gente que los pudiera escuchar hablar.

    Neji: sonríe Tenten, todos nos miran-dijo entre dientes.

    Tenten: si te molesta que te miren puedes irte. Seguro que a las afueras de la villa hay muchos sitios más entretenidos para ti. Aparecer por aquí después de que rechazases la invitación es el colmo.

    Pasaron por el lado de una rubia con ojos azules que miró a Neji de tal forma que parecía que implorase con la mirada. Aunque el Hyuga fingió no haberla visto, Tenten si la vio.

    Tenten: ¿así que Ino Yamanaka es la razón de que estés aquí? Se rumoreaba que habías terminado con ella, pero parece que la gente se equivocaba. ¡cómo debes de disfrutar humillándome!

    Neji: vivo sólo para eso-dijo con ironía.

    La morena suspiró enfadada e intentó apartarlo de su lado, pero él no la dejaba ir. Cruzó un brazo sobre su pecho para usar la mano libre para abrazarla y mantenerla a su lado. Neji estaba intentando enderezar sus propias emociones evitando pensar en la carta para mantener el dolor alejado. Una pelea con Tenten podría acabar con él.

    Neji: deja de intentar discutir y escucha. Mañana tengo que partir hacia Konoha, y antes tengo que hablar contigo en privado.

    Ella trató de alejarse de nuevo pero él la apretó hacia sí.

    Neji: esto es muy importante y también te afecta a ti.

    Tenten: ¡tzh! Muy bien, pero tendrás que esperar. Estoy comprometida con el siguiente baile.

    Él la soltó y la dejó ir, al ver como se iba alejando y el gesto que le hizo con los hombros cuando la soltó, le hizo apreciar otra vez su desprecio hacia él. Neji pensó en la carta y sólo quería que ella no acabase odiándolo más, si lo hacía, su vida se convertiría en un auténtico infierno.

    Mientras bailaba con el Kazekage, Tenten se sentía hundida, incómoda,…hacía años que Neji no quería discutir con ella, y siempre que se encontraban eso era lo que sucedía, por eso le extrañó que apareciese, y de esa manera.

    A pesar de que él le había dicho que se trataba de algo importante, como de costumbre no pudo descifrar nada en su rostro.

    Tenten pudo verlo apartado, hablando y sonriendo con un pequeño grupo de gente, como si no pasase nada y no le importase nada, pero por su amarga experiencia sabía que si fuese así, Neji estaría en cualquier otro sitio salvo allí.

    Cuando la morena volvió a verlo sintió una punzada de dolor en el pecho y eso la descolocó, porque pensaba que esa sensación había desaparecido hacía ya mucho tiempo. Pero luchó por mantener ese escudo de hielo que la protegía del dolor, de sus mentiras y sus amantes. Pero su intranquilidad crecía a cada minuto que pasaba, hasta que se convirtió en una tensión insoportable.

    Cuando el baile terminó, la Uzumaki regresó a su sitio, al lado de su hermano y su prima Lila, con la esperanza de que el Hyuga se marchase y que todo aquello fuese un mal sueñopara. Pero al poco tiempo sintió que tiraban de su brazo, era Neji que la arrastraba a fuera en medio de los susurros y las miradas indiscretas.

    La llevó a una de las salas contiguas al salón del baile para hablar a solas, sin interrupciones, y tras cerrar la puerta, Neji fue directo al grano: Hizashi y Hinata han muerto.

    Tenten sin pensarlo, se acercó a él y colocó su mano sobre un hombro: lo siento-dijo, y lo sentía realmente.

    Neji apartó la mano de ella como si le quemara, luego se alejó y agregó: tengo que ir a sus funerales. No te pediré que me acompañes porque sé que no te dejan abandonar la villa.

    Tenten: ¿por eso has venido esta noche? ¿para decírmelo personalmente?

    Él se volvió para mirarla.

    Neji: con la muerte del líder del clan y su hija, esto cambia todo, lo sabes.

    Ella recibió esas palabras y le impactaron con la fuerza de una bofetada, su compostura falló y lo miró, sintiéndose de repente enferma e incapaz de ocultarlo.

    Tenten: ¿por qué cambia las cosas? Tienes otra prima, Hanabi, ella es una Hyuga, será quien herede el título y los bienes de Hizashi.

    Neji: ¿Hanabi? Ella es una derrochadora nata, no dejaré que malgaste todo el dinero que posee el clan –hizo una pausa y después de suspirar continuó- debido a nuestra separación me resigné a dejar mis propiedades a Hizashi para que él las administrase por mí, y en caso de su muerte a Hinata; porque sabía que cualquiera de los dos lo haría como es debido. Pero Hanabi es una cría a la que se le puede corromper fácilmente, no puedo confiar en ella y menos en dejar mis cosas a su cuidado.

    Tenten: ¿no podríamos discutir esto cuando regreses? –protestó desesperada para tener tiempo para pensar.-¿tenemos que discutir los problemas legales de tu clan justo ahora?

    Neji: lo primero es mi patrimonio, Hanabi sería mi ruina malgastando años de trabajo, no dejaré que eso pase, Tenten. Cuando vuelva de Konoha, nuestra separación habrá terminado, serás mi mujer en todos los sentidos.

    Tenten: ¡¡¡¡¿QUÉ?!!!! ¿se supone que esto es una broma?

    Neji: no estoy para bromas.

    Tenten: ¿Qué tienen que ver tus obligaciones conmigo? –interrogó a pesar de que ya sabía la respuesta, y por primera vez en su vida sintió que iba a desmayarse.

    Neji: me doy cuenta de lo insoportable que te resulto, pero necesito un HIJO Tenten, necesito un heredero; y pretendo tenerlo.

    Continuará………………..
    a NejiTen Hyuuga Ama le gusta esto.
  2. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    1812
    Re: *Neji-Tenten*

    Él lo decía en serio, hablaba en serio. Tenten miró a Neji horrorizada, él quería un hijo. Ahora, después de todos esos años, después de la humillación y el dolor que había sufrido por sus amantes y los que la culpaban y miraban mal por la falta de un heredero, ¿ahora esperaba regresar a su vida, a su cama?

    Tenten: no, ni en mil años –dijo marcándose.

    Él puso la mano sobre sus hombros deteniéndola a la vez que le decía: un heredero es crucial, Tenten, y lo sabes. Sin Hizashi y Hinata necesito un heredero.


    Tenten: ya tienes uno, el más pequeño de Matsuri Sato es tuyo, todo el mundo lo sabe.

    Neji: conozco el rumor, pero en este caso es falso. Tenten, necesito un hijo y te guste o no tu eres mi mujer y yo soy tu marido, y las circunstancias ahora nos obligan a hacer lo que manda nuestra posición.

    Tenten: tus circunstancias y tu posición no me obligan a nada. Nuestro matrimonio es pura apariencia, una fachada, siempre lo ha sido, así que no veo razón para cambiarlo ahora.

    Neji: ¿qué no hay razón? Eres la princesa del país de la Nieve, la hermana del futuro señor feudal de ésta aldea y la mujer de un hombre perteneciente a uno de los clanes más antiguos y respetados de Konoha, el clan Hyuga. Perteneces a la nobleza, Tenten, sabes las reglas que rigen nuestras vidas.

    Tenten: ¡maldito linaje, malditas reglas y maldito seas tú!

    Neji: maldíceme todo lo que quieras pero viviremos juntos cuando regrese de Konoha. Decide dónde vivir, si en nuestra antigua casa de casados o en la que tengo al sur del feudo.

    Tenten: ¿tú y yo bajo el mismo techo?

    Neji: el mismo techo, la misma mesa –hizo una pausa y le lanzó una cálida mirada- el mismo lecho.

    Tenten: si piensas…si realmente…si crees…si…-se desmoronó, demasiado enfadada y conmocionada para hablar.

    La idea de que él le hiciera el amor después de las demás mujeres con las que había acostado era tan horrible, tan intolerable que apenas le salían las palabras.

    Tenten: si crees que permitiré que me toques de nuevo estás loco.

    Neji: te guste o no, los niños se hacen haciendo el amor, no hay nada de malo en ello. Las parejas casadas lo hacen todo el día y desde ahora, también nosotros. Desde aquella maldita época en la que lo hicimos…si me lo preguntas, la falta de sexo es la causa de todo éste lío entre nosotros. –esto último lo dijo saliendo por la puerta.


    Tenten: ¡Te odio! ¡Dios como te odio!

    Neji volviendo la cabeza y en tono sarcástico: ¡hmp! ¿de veras? No me había dado cuenta –después de espaldas a ella para que no pudiese verle el rostro, añadió- nunca quise hacerte daño Tenten, me gustaría que pudieras creerlo.


    Tenten: aún no puedo creer que me estés pidiendo esto ¿te das cuenta? ¿de verdad esperas que comparta tu lecho?

    Neji: la cama es el sitio más cómodo, pero si se te ocurre otra idea, estoy interesado. Sé que ha pasado mucho tiempo pero tal y como lo recuerdo, hacer el amor “arriesgadamente” era uno de nuestros pasatiempos favoritos.

    Ella dejó salir un sonido de horror, pero antes de que pudiera expresarlo con palabras, Neji ya se había ido.

    Cuando vio a Neji Hyuga por primera vez 8 años antes, todo había sido como un cuento de hadas. Lo vio en una convención escoltando a un señor feudal hasta el país donde ella vivía, el de la nieve. En aquella época, durante la convención, él le devolvió la mirada, le había sonreído y toda su vida había cambiado.

    Ambos tenían entonces 16 años y era el joven más guapo y apuesto que ella había visto, con esos ojos perlados y un cuerpo trabajado fruto de sus habituales entrenamientos para su vida de ninja. Si Neji hubiese sido un comerciante, un marinero o un agricultor en vez de un ninja genio, a Tenten no le hubiera importado. Aquella noche ella sucumbió ante un joven fuerte, de porte elegante y de buenos modales, aquella noche perdió el control de su propio corazón.

    Ahora, 8 años después, a pesar del odio que ella sentía por él, debía reconocer que Neji, de un tiempo para aquí, se había convertido en un hombre mucho más atractivo físicamente. La madurez sólo le había vuelto un hombre más fuerte, de rasgos marcados y con mucho más carisma. Aún tenía ese largo cabello negro azabache indomable de tacto de seda, todavía tenía esos ojos color púrpura, pero se habían vuelto incluso más hipnotizadores que antes.

    Tenten se derrumbó en una silla, sumida en una amargura que no había sentido durante años. A pesar de lo enfadada que parecía ahora, ella lo había amado más allá de la razón. Se había casado con él porque pensaba que el sol se salía y se ponía todos los días justo sobre él; “¡qué tonta había sido!”-pensó.

    Él le había dicho que la quería pero era mentira. Se había casado con ella por su dinero, po su alto título y privilegios.

    Tenten se levantó de la silla, todo aquello quedaba en el pasado, ella ya había aceptado mucho tiempo atrás su propia estupidez. Había creado una vida llena de obras de caridad, buenos amigos y serenidad, una vida sin él.

    Tenten: él y sus obligaciones pueden irse al infierno –gritó para desahogarse.

    *********``````````````************``````````````***************

    En su viaje hacia Konoha, Neji sólo pensaba en una cosa, en que tenía que tener un hijo o todo lo que tanto esfuerzo le costó crear se iría a la ruina. Tenten y él tenían que encontrar la forma de volver a estar juntos para hacer salir aquella chispa del deseo que había sido tan explosiva al comienzo. No tenía porque durar mucho, sino seguramente se destruirían mutuamente, pero tenía que durar lo suficiente como para tener un hijo.

    Cuando llegó a su villa natal, antiguos amigos se acercaron hasta la mansión Hyuga a darle el pésame. A pesar de no pertenecer a la rama principal de la familia, por ser el hijo del hermano gemelo del anterior líder se le otorgaba ciertos privilegios. Hanabi aún era demasiado joven e irresponsable como para hacerse cargo de todo y si no quería que todos los privilegios logrados por su clan se perdiesen y cambiasen de manos, tenía que tener un hijo. Con ese acto se colocaría en el primero de la lista a la hora de heredar.

    No es que Neji le cayese mal su prima Hanabi, de hecho, era con la que más hablaba dentro de lo que quedaba de su familia, que no era mucha. Pero consideraba que no era prudente dejar todo el patrimonio del clan a su cargo.

    Al finalizar el día, él y su prima salieron a cenar fuera después de firmar los últimos papeles para dar el mutuo consentimiento para la incineración de Hinata y Hizashi.

    A la salida….

    Hanabi: Neji…hacía mucho que no te veía…se te ve bien ¿cómo está Tenten?

    Aquel era un tema delicado y oír el nombre de su mujer en una momento como aquel donde las cosas entre ellos estaban tan tensas, era como si le cortaron con un cuchillo. Desde la noche que recibió la carta y se enteró de la noticia, Neji estaba muerto de dolor, apenas tenía familia y cada vez se estaba quedando más solo, pero expresarlo delante de otros era impensable. Sus emociones eran privadas y que el resto de la gente las mostrase tan abiertamente era algo que no entendía, nunca pudo.

    Hanabi lo estudió y tras un largo tiempo que le pareció una eternidad, pasó una de sus manos sobre uno de los hombros de su primo: si hubiera una sola cosa que pudiera desear, sería la felicidad en tu matrimonio. Las mujeres, Neji, los rumores….han llegado incluso hasta aquí.

    Neji: no te preocupes por eso.

    Luego continuaron hablando, recordando anécdotas de cuando eran niños, sobre cómo tanta ella como Hinata siempre se metían en líos y que para que su tío Hizashi no las castigase él se metía siempre en medio para culparse a sí mismo. Recordando esto y otras cosas más hicieron que Hanabi comenzase a sollozar, y el ojiperla sintió envidia de ella, de su “habilidad” para llorar; él nunca podía. La última vez que lloró fue cuando era niño y se enteró de la muerte de su padre.

    Después de una hora, surgió el tema que ahora al Hyuga mayor le preocupaba.

    Hanabi: ¿qué pasará ahora con los bienes de mi padre? Me han dicho que tendré que dirigirlo todo yo sola, yo….-hizo una pausa para tomar aire y luego prosiguió- Neji, estoy asustada…aún soy muy joven, no quiero quedarme aquí y trabajar en esto, sólo quiero salir con mis amigos y pasármelo bien…no quiero encargarme de todo….demo…demo…si esto sigue así….

    Neji: tranquila, ya he pensado en ello. Si todo va bien, antes de que cumplas la mayoría de edad (antes de 2 años) el problema estará resuelto.

    Habló con mucha más seguridad de la que realmente sentía, aunque sabía, respecto a Tenten, que el deber sería más importante que el amor. Y el amor hacia él era algo que Tenten no había sentido durante mucho, mucho tiempo.

    **********````````````**********````````````**********

    Un mes después, Neji volvió de Konoha y nada más llegar a la villa de la Nieve, fue directo a la casa de su mujer. Allí el servicio le había dicho que no sabía dónde estaba, tan sólo que se había llevado consigo a una criada y a un escolta. De todos modos Neji se hacía una idea de dónde podía estar.

    Tenten desde hacía años, al igual que su hermano, dejaron de vivir en el castillo del feudo de su padre; aunque pasaban allí muchas horas semanales para ayudarlo con los asuntos de la aldea. Neji intuyó que si ella no estaba en su casa y ya no vivía en el castillo, lo más probable es que se hubiese “refugiado” en la casa de Naruto, en una finca que quedaba al este del feudo.

    Conforme el Hyuga se aproximaba más a esa finca, se imaginaba a Tenten en el umbral de la puerta preguntando a su hermano si podía protegerla del desvergonzado deber con su marido.

    Cuando Neji al fin llegó hasta allí, una vez tocó la puerta, efectivamente Naruto fue quien le abrió, fue él en persona dejando a los sirvientes a un lado, lo que le hacía pensar al ojiperla que el rubio apostaba por su llegada de un momento a otro.

    Naruto fue el primero en hablar, y fue directo al grano, sin cortesías ni leches y empleando su tono más desagradable: supongo que has venido a buscar a mi hermana.

    Neji: ¡NO! he venido a llevarme a mi mujer.


    Continuará……………..
    a NejiTen Hyuuga Ama le gusta esto.
  3. Sandrielle

    Sandrielle Usuario ocasional

    Leo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    -.- ¡¡Neji ya fue a buscar a Tenten!!
    *0* Esta de mas decir que
    me gusto mucho la conti....
    *_* Adoro el NejiTenten...
    :eek: Espero que subas Conti pronto...
    ×BYE×
  4. ItaXD

    ItaXD

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    huy... la historia esta muy buena

    espero que tenten no mate a neji...
    y que neji no mate a naruto...

    jejeje

    conti pronto...

    la historia esta muy buena
    cuidate!!!
  5. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    3631
    Re: *Neji-Tenten*

    Cap3: TE RECLAMO

    http://www.ednevnik.si/uploads/l/LegallyBlond/33386.jpg

    Conforme el Hyuga se aproximaba más a esa finca, se imaginaba a Tenten en el umbral de la puerta preguntando a su hermano si podía protegerla del desvergonzado deber con su marido.

    Cuando Neji al fin llegó hasta allí, una vez tocó la puerta, efectivamente Naruto fue quien le abrió, fue él en persona dejando a los sirvientes a un lado, lo que le hacía pensar al ojiperla que el rubio apostaba por su llegada de un momento a otro.

    Naruto fue el primero en hablar, y fue directo al grano, sin cortesías ni leches y empleando su tono más desagradable: supongo que has venido a buscar a mi hermana.

    Neji: ¡NO! he venido a llevarme a mi mujer.


    En ese momento el Uzumaki le cerró la puerta en las narices y lo dejó esperando fuera. El rubio se dirigió al salón, donde se encontraba Tenten y la prima de ambos, Lila. Tenten lo miró desde su asiento con horror

    Tenten: ¿así que ese maldito Hyuga puede llevarme consigo y no hay nada que puedas hacer?

    Naruto se volvió sin contestar, pero ella pudo ver muchas emociones en sus claros ojos azules; la profunda rabia que siente por Neji, compasión por la situación en la que se encontraba ella y, en primer lugar, culpabilidad por haber permitido su matrimonio. Pero Tenten pudo ver algo más, la inevitabilidad.

    Tenten: ¿cómo voy a irme con él? –gritó- después de todo lo que ha pasado ¿cómo puedo vivir con él?

    Naruto: tu eres su mujer –contestó, y aquella respuesta fue como si a ella la atravesaran con un arma.

    Lila: ¿pero no hay nada que puedas hacer Naruto? Después de todo eres el futuro señor feudal de esta villa, tienes influencia.

    Naruto: mi influencia ahora no sirve para nada, Neji tiene la ley de su parte, y ni siquiera yo puedo proteger a Tenten de eso –miró a su hermana directamente a los ojos y añadió- si amenazase a Neji e impidiera que te llevase con él podría obligarme a devolverte con un decreto real, si quieres que luche contra él lo haré, pero perderé.

    Para Tenten era muy tentador pedirle que lo intentase de todas formas, a pesar de que sabía que perderían. Pero no lo hizo porque no quería manchar el apellido Uzumaki.
    El divorcio le era imposible, al menos mientras las antiguas leyes creadas por los ancianos permaneciesen, no tenía escapatoria. Él lo sabía y ella no sabía que hacer.

    Tenten: ¡por Kami! ¡qué estúpida he sido! ¡si pudiera volver atrás en el tiempo!

    Su prima la abrazó en forma de consuelo a la vez que le decía: nunca has sido estúpida.

    Tenten: claro que sí, Naruto trató de prevenirme durante años. Me dijo que Neji era un bala perdida, que yo era aún muy joven y que esperase, ¿por qué no lo escuché?

    Lila: no te culpes por el pasado, no te tortures más por lo que ya no tiene remedio.

    Naruto cruzó la habitación y salió de nuevo al encuentro el Hyuga, Lila al poco tiempo también lo siguió, por si se ponían las cosas feas que no acabasen matándose entre ellos.
    Tenten, en aquel instante, recordó las veces en que el Hyuga la esperaba en la antesala del pasillo en el castillo de su padre. Siempre que lo veía llegar de una misión y la iba a buscar, ella daba saltos de alegría. Siempre que Tenten lo veía o escuchaba su voz desde la habitación de al lado estaba tan nerviosa que apenas podía mantenerse en pie esperando a que alguna de sus criadas la fuese a llamar para que lo dejasen pasar, y en esa espera su corazón se retorcía de impaciencia y de un deseo dulce.

    “¿Me amas?”

    “Si, te adoro”

    A Tenten le dolía recordar la inocencia con la que lo había creído. Le dolía recordar lo vulnerable y ciega que había sido. A Neji el patrimonio era lo único que le importaba, ella no sabía el porqué y tampoco lo intentó comprender. Pero también Neji le dio la espalda sin intentar entender sus sentimientos por lo que él había hecho; cómo la había abandonado y se había lanzado a los brazos de otra mujer, y otra y otra.

    Tenten se giró y apartó todo aquello de su mente, ya no estaba enamorada de él y desde luego ya no era tan estúpida. Tenía que haber alguna forma de salir de todo aquel lío y pensaba encontrarla.

    *******````````````*******``````*******`

    Neji siempre había sido una persona reservada y era difícil que se enfadara, pero cuando se lo provocaba, los resultados podían ser catastróficos. Y esas pocas ocasiones solían ser con los Uzumaki.

    Después de una acalorada charla con Naruto y Lila, para él, unos entrometidos en su causa, le faltaba ya poco para rebasar ese límite de “compostura”.La tensión en el ambiente era cada vez más densa y pesada. Hacía 8 años que Neji no ponía un pie en aquella casa y sin embargo le pareció que fue el día anterior la última vez que estuvo allí.

    Pudo ver a Tenten desde donde estaba, a través de la ventana del jardín, se encontraba de pie mirando hacia el vacío. Y le pareció que estaba tan radiante y encantadora como entonces, no era de extrañar que aquel otoño que la conoció tuviera decenas de pretendientes haciendo cola en su puerta. La sonrisa de aquella chica podía encandilar a cualquiera, pero la sonrisa de la mujer en la que se había convertido se había perdido.

    Neji pensando: la culpa no es sólo mía, es de los dos.

    A los aproximadamente 15 minutos, teniendo la sensación de que “el conflicto” no iba a terminar nunca, Tenten bajó hasta donde estaba el resto e hizo un gesto a Lila y Naruto para que volvieran dentro, quería hablar con Neji a solas para intentar hacerlo desistir de su “absurda” idea una vez más.

    Una vez su hermano y su prima se retiraron, Tenten se dirigió al Hyuga: no voy a irme contigo –mientras lo decía el desprecio inundó su rostro, cosa que a él no lo sorprendió, pues desprecio y odio eran lo único que sentía por él en esos días.

    Neji: si vendrás.

    Tenten negando con la cabeza: no, no lo haré.

    Neji: entonces tendré que llevarte atada.

    Tenten: ¿vas a sacarme de aquí por la fuerza? ¿serías capaz de algo así?

    Neji: sin dudarlo.

    Tenten: Naruto no dejará que me lleves a rastras.

    Neji: seguramente, pero si lo hace entonces sólo tengo que presentar un decreto real ante los ancianos y él perdería. Estoy seguro de que ya te lo habrá dicho.

    Tenten no afirmó ni negó esa conclusión, tan sólo añadió: entonces pediré el divorcio.

    Neji: no tienes ninguna razón para hacerlo, y tras verte envuelta en un escándalo y que el apellido de tu familia cayese en vergüenza, perderías. Sólo podrías divorciarte si fuésemos parientes o yo fuese impotente. Pero no estamos emparentados de ninguna manera y, en cuanto a lo otro, nadie podría creerlo.

    Tenten: ¡no teniendo tu reputación! –dijo con disgusto- ¡qué injusticia! Si yo hubiera tenido amantes, podrías alear adulterio para divorciarte de mí y sin embargo, tus adulterios son bien conocidos y yo no puedo usar esta excusa.

    Neji: ya sabes la razón de eso, para los hombres que pertenecen a la nobleza, es importante saber que su heredero es suyo.

    Tenten: entonces quizá debería hacer como tú y tener amantes –alzó la barbilla con aire desafiante - ¿te divorciarías de mi si tuviera un amante?

    Eso Neji ni siquiera podía encontrarlo divertido, sus ojos se abrieron y dirigiéndose a ella dijo- no lo intenten, Tenten.

    Ella levantó una ceja con elegancia y continuó: ¿preocupado Neji?

    Neji: si tienes un amante antes que un heredero todos los nobles te harán la vida imposible; las demás familias feudales, los mandatarios militares de las villas y los ancianos del consejo te harían el vacío.

    Tenten: ya se me critica por no darte un hijo, a lo mejor merece la pena intentarlo y alargar el calvario un poco más.

    Neji: ¡que el infierno se hiele! ¿es eso?

    La ojimiel dio unos pasos alrededor de él y se distanció, como si ya no pudiera soportar tenerlo tan cerca. El Hyuga la observaba, captando toda la soberbia femenina que poseía. Él sabía que no había forma de que admitiera que había sido ella quien se había distanciado primero, quien había dado el primer paso, la que había dicho las primeras palabras amargas que lo habían llevado por aquel camino. Pero en aquel momento no necesitaba tener razón, sólo necesitaba una tregua lo suficientemente larga como para tener un hijo.

    Se puso detrás de ella y la cogió por los brazos. Tenten se sobresaltó por el contacto, pero él la apretó contra sí para que no se separara.

    Neji: el divorcio no es una opción, Tenten.

    Tenten: entonces podría pedir una separación legal, al fin y al cabo ya hemos estado separados durante años, sólo sería hacerlo formal.

    Se le estaban acabando las ideas y él podía notar la desesperación en su voz.

    Neji: nunca consentiré esa separación y, sin mi consentimiento, no hay posibilidad de que ocurra. Además, casi todos los señores feudales frente a los que presentes tu recurso te darían con él en las narices. La mayoría son hombres casados y no quieren que luego sus esposas les vengan con lo mismo.

    Tenten: ¡hombres! Que fácil es todo para vosotros.

    Neji: si, los hombres hacemos las cosas a nuestra manera.

    Tenten: ¡pues menuda mierda! Tendría que haber nacido en el siglo XXI, seguro que entonces podría mandarte directo al infierno, divorciarme y quedarme con todo (la casa, los perros y los niños..claro, en casa de que los tuviera..jiji…)

    Neji estaba alucinando por lo que acababa de escuchar, era raro que Tenten dijese tacos o hiciese broma alguna. Así que al ver esa estampa le entró la risa, pero no la demostró xq no era el momento para ello, y menos tratando con el tema que estaban.

    Tenten: entonces –se separó unos pasos- no me queda más remedio que huir de aquí.

    Neji: ¿esconderte? –eso lo sorprendió aún más y también le preocupó.

    Naruto con su posición podía mandarla a donde quisiese sin que ella tuviese que preocuparse por el dinero o la seguridad. Y, si ella lograba esconderse el tiempo suficiente, llegaría un día en que perdería su capacidad de engendrar, y en ese caso Neji nunca tendría un heredero para su clan. Todo esto lo preocupó mucho pero sabía que si lo demostraba, Tenten estaría en la villa de la cascada o en cualquier otra en menos de una hora. Así que aparentando serenidad incluyó- no es propio de ti esconderte. Nunca pensé que podrías ser cobarde Tenten.

    Tenten: poner medio mundo de por medio entre nosotros me parece una buena idea.

    Neji: para huir de mí tendrías que ocultarte en un lugar muy, muy remoto, cambiar de nombre y ocultar tu identidad. No tendrías compañía y no volver a ver a tu hermano y a tus amigos acabaría contigo. No lo podrías soportar.

    Tenten: ¡tzh! ¡vivo en una cárcel!¡no tengo escapatoria!

    Después de oírla decir eso, Neji supo que ella no huiría, y parecía tan desamparada, vulnerable y perdida que si no fuese por todo lo que ella le había dicho y hecho en el pasado, habría sentido pena por ella.

    Neji: estás haciendo las cosas más difíciles de lo que en realidad son

    Tenten: ¿eso crees? ¡así que tengo que ponértelo fácil! ¿debo tumbarme y dejarte hacer lo que quieras con mi cuerpo?

    Él se riño por lo bajo: ¿tú? Tú nunca fuiste “pasiva” haciendo el amor, y no creo que empezases a serlo ahora.

    Ella enrojeció, los 7 años de distancia no habían acabado con todos los recuerdos de cama que tuvieron juntos. Y eso a Neji le pareció una buena señal.

    Neji: esta situación será tan fácil o tan difícil para ti como elijas hacerla.

    Tenten: ¿y si elijo hacerla difícil? Que harás….-dijo con una mirada dura, la mirada de acero de los Uzumaki, una mirada que él conocía muy bien- ¿me tumbarías en la cama y me forzarías?

    Neji: no he forzado a una mujer en mi vida, y deberías saberlo mejor que nadie. Hace mucho tiempo que podría haber derribado la puerta que cierras entre nosotros.

    Tenten: ¿por qué no lo has hecho?

    Neji: ¡maldita sea! Quizá fuera esa costumbre tuya de echarte a llorar cada vez que te tecota.

    Tenten: ¡creo que saber que mi marido me había mentido y engañado era una buena razón para hacerlo!

    Neji: o quizá –prosiguió como si no la hubiese escuchado- porque tú no dejabas de gritarme o insultarme cada vez que intentaba besarte, quizá porque tú empezaste primero a forcejear cada vez que te cogía entre mis brazos. Acabé por sentirme como un canalla por tocar a mi propia mujer y eso acabó con cualquier deseo.

    Tenten: nunca me amaste ¿cómo crees que me sentí cuando lo descubrí?

    Neji pensando: ¡mierda! Como empiece a hablar de sentimientos tengo la batalla perdida. Siempre la he tenido.

    Tenten: ¿cómo piensas que me sentí cuando supe que habías tenido una amante antes de casarnos. Todo el tiempo que estuviste saliendo conmigo, cada vez que me besabas, me tocabas o me decías que me querías… -su voz se quebró por la rabia y sus manos se cerraron en un puño- justo hasta el día de nuestra boda te acostabas con Ino Yamanaka, incluso después de casarnos tú….

    Neji: no después de casarnos, Tenten, después no.

    Tenten: 5 amantes desde entonces, Neji, y a saber cuántas otras que yo no conozco.

    Él no iba a justificar sus romances, no después de que lo echase de su lado y de su cama.

    Neji: veo que has estado prestando atención.

    Tenten: es difícil no hacerlo cuando mis conocidos me enseñan los pergaminos que circulan con una imagen tuya y de tu nieva conquista, y me cuentan todo con detalle. Tenía que tomar el té con Haku (en mi fic hija de otro señor feudal) y permanecer sentada y ser educada con ella, sabiendo todo el tiempo que habías estado entre sus sábanas. Cuando me encontraba en alguna cena o fiesta con Ino Yamanaka, tenía que aguantar sus sonrisas de triunfo y sus indirectas sobre tus “artes amatorias” delante de todos los que estuvieran por allí.

    Neji: Tenten…

    Tenten: durante los exámenes de chunnin y jounin tenía que aguantar y oír a la gente murmurar sobre tus “conquistas” y escucharles decir lo hermosa que era Ino además de simpática y encantadora. Y cuando me enteré de que el marido de una de tus amantes te desafió a un combate y te dislocó un hombro pensé ¡bien por él! ¿Es que no te importa la humillación por la que he pasado por culpa tuya?

    Neji: incluso me gustó cuando lo supe, después de que me rechazaras. –dijo furioso odiando la manera en que ella lo había convertido en el malo de la película por “atender” a sus necesidades masculinas, que según él eran naturales y justas, ya que ella se las había negado- ¿qué esperabas que hiciera Tenten? ¿ir a tu lado y rogar? ¿Convertirme en un monje durante 7 años? Es cierto que me casé contigo por dinero, y mis razones tenía, pero también me casé contigo en vez de con cualquiera otra que también tuviese una buena posición porque eras una chica sensible y divertida, me gustabas y te deseaba. Pero cuando aquella chica me echó de su cama manipulándome con lágrimas y la culpa, me fui a otro lado. En mi situación, cualquier hombre habría hecho lo mismo.

    Tenten: una vez pensé que eras mejor que cualquier hombre.

    Neji: sé que lo pensaste.

    Al mirarla, de repente un reflejo de lo que ella había sido pasó ante sus ojos. Una chica con unos cabellos que brillaban más que la luz del sol, una chica con unos ojos que expresaban adoración por él. Y ahora Neji se odiaba por su fracaso, porque había dejado de ser su héroe y se había convertido en un hombre imperfecto y corriente.

    Neji: ¿qué quieres que te diga Tenten?

    Tenten: no quiero que me digas nada, sólo quiero irme, sólo quiero que te alejes de mí.

    Neji: sabes que no puedo permitirlo, no puedo y no lo haré. Vendré a buscarte el lunes.

    Tenten: ¿no ves que esto no funcionará? ¿acaso no lo recuerdas? Nuestra visa como marido y mujer era un infierno para los dos.

    El ojiperla se giró para mirarla y por un momento le pasaron por la mente recuerdos de aquellos años, pero no de los últimos en los que apenas se veían. Lo que recordó fueron los primeros días con su mujer. En aquella época peleaban y discutían como cualquier pareja de recién casados, seguramente más que la mayoría, porque ambos tenían un carácter muy fuerte cuando se enfadaban. Pero no recordaba que su vida fuera tan infernal como cuando ella lo expulsó de su cama. Recorrió con la mirada la figura de Tenten, y los únicos recuerdos que le vinieron a la mente fueron los primeros, los más dulces.

    El cuerpo de ella, más menudo que el de él, todavía estaba perfectamente delineado, una figura de curvas suaves y llenas. El cuerpo de Tenten podía estar oculto por varias capas de tela de seda bajo el kimono color verde y amarillo que llevaba puesto, pero Neji todavía recordaba perfectamente su aspecto sin todas aquellas ropas. Habrían pasado unos 7 años desde la última vez que la vio desnuda, pero hay cosas que un hombre nunca olvida.

    Recordaba la forma perfecta de sus pechos, ahora visiblemente más desarrollados y voluptuosos que entonces, también recordaba la curva de sus caderas, la profundidad de su ombligo, el sensual y provocativo lunar al final de su espalda,…el sonido de su risa y los gritos de placer. Recordaba aquellos lugares donde solía besarla que hacían que se derritiese como la mantequilla; el cuello, las rodillas, la marca de nacimiento en lo alto del muslo,…con aquellos recuerdos Neji sintió que su cuerpo comenzaba a arder.

    Neji: no fue un infierno todo el tiempo, tuvimos nuestros momentos. –hizo una pausa y luego prosiguió- el lunes Tenten, te espero el lunes.

    Continuará………………..
  6. ItaXD

    ItaXD

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    hola

    esta buena tu conti

    pobre tenten... esta atrapada en un mundo de machistas...

    espero que la continues pronto!!!

    mata ne!!!
  7. Elizabeth

    Elizabeth Usuario iniciado

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    hola!!!
    esta muy bien!!
    pobre tenten...
    beuno espero el capitulo y pon la letra en verdrana para qeu se lea mejor que asi esta muy pequeña
    xaoooo
  8. Sandrielle

    Sandrielle Usuario ocasional

    Leo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    ToT Pobre de Tenten....
    Aún así... muy buena Conti....
    ¡¡Espero que lo sigas pronto....
    ×BYE×
  9. Cinua14

    Cinua14

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    pues, pinta muy bien tu historia, continuala pronto, pobre Tenten, Neji es un desgraciado por hacerle eso, sigue que esta muy buena!!!!!!

    bye
    saludos
  10. Ragna

    Ragna

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me a encantado el ff, te tendrias k haber escrito antes (esk me habia pasado mas veces pero estaba ocupada, sorry *verguenza*)
    inner: si, yo kiero k lo continues, tambien kiero saber una cosa.....
    yo: veras... ¬¬
    inner: va a haber lemon???
    yo: (caida estilo anime) INNERRRR!!!!! ERES UNA PERVERRRRR!!!!!!
    inner: k??? yo solo e preguntado, esk me aria ilusion k hubiera
    yo: eres una perver ¬¬
    bueno esperamos la conti aniosas, sobre todo la inner por lo del lemon ¬¬ (si esk hay claro)
    Bye
  11. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    2569
    Re: *Neji-Tenten*

    CAP.4:INSISTENCIA


    Él estaba ilusionado y ella furiosa.
    Tenten miró hacia la puerta carrada, incapaz de creerse lo que acababa de oír “¿qué tuvimos nuestros momentos?”…..

    Y mientras contemplaba aquella blanca puerta de la casa de Naruto, a ella sólo le vino a la mente la puerta pintada de rojo de la casa en la que vivieron juntos tras casarse. Y con ese recuerdo vinieron muchos otros, como el olor a trigo y a amapola del jardín en la parte trasera de la casa o las tardes que ambos pasaron a campo abierto recogiendo las manzanas de los árboles que estaban por allí plantados. Bueno, en realidad ella las recogía y él la levantaba por la cintura para que pudiese llegar a las ramas más altas. Neji, en calidad de ninja, podría haber dejado “secos” a esos árboles de pesadas frutas en un abrir y cerrar de ojos, pero sostenerla de aquella forma era mucho más “entretenido” e “interesante”.

    Tenten recordó la noche en que se lo encontró de nuevo en el baile, y con él, los recuerdos de otros bailes en los que había asistido sola, bailes en los que tenía que aguantar comentarios como “que pena que no esté Neji en la villa….él “baila” tan bien…..seguramente en estos momentos esté bailando hasta la cama de Ino Yamanaka…”

    En aquel momento Tenten no creyó a las voces que propagaban esos “rumores”…¿por qué eran eso verdad?…sólo rumores….pero en ella ya se había instalado la sombra de la duda y tuvo que hacer sus pesquisas….hasta que un día Neji viéndose acorralado por la verdad, se lo confesó todo. Le contó que sí que era cierto que había tenido una amante durante el tiempo en que salieron…pero que dejó a Ino el día del “si quiero” y que no había estado con ninguna otra desde que se casaron…..y aunque aquellas afirmaciones fuesen ciertas, no era suficiente.

    Desde aquel día en el que descubrió toda la verdad, que tuvo una amante, que no la quería y que se casó con ella para conseguir el respaldo del dinero Uzumaki, el corazón confiado de Tenten se rompió y maduró de golpe.

    La “princesa” se encerró en su habitación, cerró con llave, quedándose sola junto con la poca autoestima que le quedase. Se pasó días enteros llorando….el tiempo transcurrió lento y Neji ni siquiera se mostró arrepentido por lo que había hecho. No hubo ninguna palabra de amor, ninguna palabra de disculpa, en cambio; esperó todo un mes a que ella se ablandara, y cuando eso no sucedió, se fue de su lado sin pensarlo dos veces.

    Hasta la aparición de Ino, Tenten nunca había tenido esa sensación enfermiza de celos o el dolor desesperado en su corazón, garcias a Neji, ya conocía todo eso.

    Le había costado mucho tiempo dejar de fabricar imágenes de él tocando la Yamanaka, hatsa que esa imagen fue reemplazada por las mujeres que vinieron después. Tenten había estado años echando capas de hielo y orgullo sobre su corazón, hasta que al final consiguió llegar a ese punto en que ya no le importaba lo que él hiciera ni con quien lo hiciera.

    Y ahora quería volver, ¿por qué? No por ella, de eso la Uzumaki estaba segura; quería reconciliarse sólo porque ella era la única que podía darle lo que él necesitaba, lo que él quería, un hijo legítimo y un heredero. Pero Tenten no podía perdonar y olvidar sin más.

    Neji podía acostarse con la mujer que quisiera, pero esa mujer nunca más sería ella….NUNCA MÁS.

    ******````````````*******````````````******

    Cuando Neji fue a buscarla el lunes, la rabia de Tenten desapareció, y su corazón volvía a estar a salvo en su bloque de hielo protector.

    Tenten estaba apoyada en una larga y ancha mesa de madera color ocre. Discutía con su prima Lila acerca de a quien se iba a invitar en el baile de disfraces que tendría lugar en el castillo de su padre, sería un baile benéfico para reparar la muralla externa de la villa, muy desgastada por el paso del tiempo y la humedad.

    Cuando Neji entró en el salón estaba más atractivo y elegante que nunca, pero ahora Tenten al mirarlo no sentía nada.

    El que no se girase y atendiese al Hyuga era considerado una falta de respeto, como un desaire, pero eso a ella le importaba 3 pimientos. Siguió con lo suyo y pasó de él como del aire.

    Neji: ¿cuándo es la fiesta?

    Lila: este sábado

    Tenten: da lo mismo cuando sea, porque tú no asistirás.

    Neji: ¿quién lo dice?

    Tenten: lo digo yo

    Neji: y eso por qué

    Tenten: a mi me apetece ir, así que tu te quedas, no quiero que me estropees la noche.

    Neji se acercó a la mesa y también se apoyó en ella, luego prosiguió en tono seductor: yo no te estropearía la noche, solo la haría más….entretenida…sólo para ti

    Tenten: no te he invitado, y sin invitación no te dejarán pasar.

    Neji: ¿eso crees? Pues ya lo veremos.

    Tenten: ¿es que quieres volverme loca? ¿por qué no puedes hacer tu vida lejos de la mía? Hasta ahora lo has sabido hacer muy bien.

    Neji: ¿has hecho tu equipaje? He traído un carruaje para llevarlo ¿qué casa has elegido?

    Tenten suspiró y lo miró: no he hecho el equipaja y antes de que digas una palabra, déjame decir algo- se separó de la mesa y se sentó- los dos sabemos que si tú quieres puedes llevarme por la fuerza, pero también sabemos que si yo quiero, podría huir a otra aldea, me escondería bien y no me encontrarías nunca. Las dos opciones son horribles y el divorcio no es posible.

    Neji: continúa.

    Tenten: antes de que me vaya a vivir a tu casa, me gustaría tener un tiempo para acostumbrarme a la idea.

    Neji: ¿acostumbrarte a qué idea? ¿a volver a hacer el amor conmigo? –parecía enfadado, como herido en su orgullo.

    Tenten: a vivir juntos.

    Neji: ¿cansada Tenten? ¿piensas que por qué estés cansada debo irme sin más?

    Tenten pensando: si, maldito seas, que te parta un rayo y la espiches en el desierto…bueno, teniendo al Kazekage de mi parte seguro que podría hacer que tu muerte pareciese un accidente….nunca nadie te encontraría a varios metros bajo tierra de arena….-luego apartó esas “diabólicas” ideas de su mente y se centró en lo que trataban.

    Tenten: siempre lo has hecho.

    Él cambió de expresión y ella supo que había dado en el blanco, pero no le gustó. Tan sólo quería que se marchara, que se fuera lejos y no volviera nunca más.

    Neji: ahí estás tú –dijo casi para sí mismo mientras la miraba- la diosa rencorosa que mira a todos con pena y con mirada impasible.

    Aunque así era cómo quería mostrarse ante él, se descripción le dolió.

    Neji: Tenten que todo terminase así no es sólo culpa mía, también es tuya; deberías darte cuenta, yo ya lo he hecho.

    Tenten se negaba a aceptar aquello, porque aunque así fuese y ella también tuviese parte de culpa, no era suficiente para cambiar su forma de pensar sobre lo sucedido. Ella sabía que él volvería a hacerle daño si se lo permitía, volvería a hacerlo. Porque para Él, era todo muy fácil, podía sonreír y mentir sobre las cosas que más importaban mirándola a los ojos. Era algo que llevaba mucho tiempo haciendo, mentir sin remordimientos y con tono auténtico era algo a lo que estaba acostumbrado, y ella siempre quería creerlo. Eso era lo que le asustaba, lo fácil que era creerlo.

    “¿ME AMAS?”

    “SÍ, TE ADORO”


    Sus pensamientos fueron interrumpidos por una criada que traía el disfraz que llevaría Tenten al baile. Estaba envuelto como para regalo, con lo cual, Neji se quedó con la curiosidad de ver cómo sería el traje.

    Chica: señora Uzumaki, aquí le dejo su vestido –dijo mientras lo dejaba sobre la mesa.

    Tenten: por favor Yumi, págale a la modista lo que corresponde y dale las gracias de mi parte por su tiempo y su trabajo.

    Neji: ¿de qué irás disfrazada?

    Tenten: y a ti qué te importa.

    Neji: la verdad es que sí me importa, porque si voy a ser tu pareja de baile no quiero que me vayas a dejar quedar mal.

    A Tenten le salieron varias venitas en la frente y apretó con fuerza ambos puños para contener su rabia que por poco estuvo de aflorar y dejarlo KO. Así que respiró hondo y mirando a Yumi (su criada de más confianza) añadió: pídele también a la modista que venga mañana por la tarde por si me tuviese que hacer algún arreglo.

    Lila: Tenten, estoy deseando verte puesto ese disfraz.

    Tenten. Aunque no sé si elegir otro, no estoy muy segura de que resulte convincente en el papel, porque aunque sólo sea para un baile de disfraces, se supone que debemos actuar como nuestro personaje toda la noche.

    Neji sonriendo con malicia: pues más te vale elegir bien.

    Tenten pensando: y a este quién le ha dado vela en este entierro…se mete y sale de las conversaciones ajenas cuando le da la gana….hace lo que le da la gana….-venita en la frente de nuevo- el muy sinvergüenza…

    Neji: tú Lila, ¿de qué irás vestida?

    Lila: de geisha pero…-se dirigió a su prima- ¿Naruto de que irá?

    Tenten: no estoy segura, anteayer se le antojó ir de samurái, luego de rana y más tarde de lobo, pero ayer me comentó que quería ir de líder militar romano o algo así.

    Lila: tu hermano sería capaz de traer a todo el imperio romano si se lo pidieses, sabes que te adora.

    Neji: en eso estoy de acuerdo, si lo dudas sólo tienes que fijarte en cómo me mira cada vez que me lo encuentro.

    Lila comenzó a reír ante aquel comentario, a Tenten también le entraron ganas, pero se contuvo.

    Tenten: ¿por qué sigues aquí? ¿es qué te han echado de casa?

    Neji: vivo solo ¿recuerdas?

    Y aquel comentario hizo que ambos recordasen el porqué de la visita del Hyuga.


    Tenten vio como se le acercaba y posaba sus manos sobre la superficie de la mesa, y ella contempló aquellas manos fuertes y de dedos largos. Recordó como se sentía cuando esas manos la acariciaban, pero también sabía como se sentía cuando se imaginaba esas mismas manos sobre el cuerpo de otra mujer. Incluso ahora, después de todo lo que él había hecho le dolía pensarlo, y por eso lo odiaba. De ninguna manera debía volver a herirla, su concha de hielo debía permanecer intacta, sin romperse ni derretirse.

    Tenten: yo no he sido la que ha mentido, soy la que ha pasado 8 largos años sola.

    Neji: solo porque un hombre tenga una amante no significa que no esté solo.

    Tenten: entonces corre a buscarte una, esperaré a leer en los pergaminos que circulan por la villa lo solo que estás.

    Neji: ya estamos otra vez –suspiró- esto es lo que pasa siempre que estamos en la misma habitación más de 10 minutos, que empezamos a buscar culpables, a echarnos la culpa, sacando lo peor de cada uno. Hace 5 minutos casi te hice reír y ahora estamos a punto de lanzarnos al cuello del otro.


    Tenten: bien pensado, es una buena fantasía imaginar mis dedos estrangulándote (ángel bueno de Tenten: mira esa carita, intenta hacer las paces ¿por qué no tomas ejemplo?// ángel malo de Tenten: de eso nada, ¡a por la yugular! ¡a por la yugular!)

    Neji: ¿cómo lo conseguimos? –él se acercó más y su torso rozó los hombros de ella- no quiero que pasemos la vida buscando la manera de alejarnos, lo odio…..¿tendrás en cuenta lo de vivir juntos? –interrogó como si ella tuviese opción- sólo estás retrasando lo inevitable. No voy a marcharme Tenten, esta vez no.

    Tenten pensando: ¡qué gran mentira! Claro que te irás, siempre lo haces. Es sólo cuestión de tiempo que me abandones, y entonces te irás con otra mujer; una mujer guapa y elegante que llame tu atención; y entonces tendré que sentarme delante de ella a tomar el té.

    Neji: ¿cuánto tiempo pides?

    Tenten pensando: el resto de nuestras vidas so canalla desgraciado, con lo bien que estaba yo solita en mi casa y ahora vienes tu a molestar y a complicarme la veda….¡serás bastardo!

    Pero ese pensamiento no podía dárselo como contestación, o entonces sí que irían a por la yugular. Así que la ojimiel calculó lo que él podría tardar en cansarse, irse y dejarla en paz. Si en el pasado un solo mes bastó para ello, pensó en triplicarlo.

    Tenten: tres meses.

    Neji: ¡ni loco! Te doy 3 semanas.

    Tenten pensando: ¡será cabrón!

    Tenten: no puedes hablar en serio.

    Neji: 3 semanas, Tenten, y durante ese tiempo vamos a pasar mucho tiempo juntos.

    Tenten moviendo la cabeza en ambas direcciones: no es posible, los dos tenemos compromisos.

    Neji: pues habrá que cancelar algunos para pasar tiempo junto.

    Tenten: ¿tiempo para hacer qué? Si no tenemos amigos comunes, bueno excepto Sakura y Sasuke, pero no viven aquí y además ni siquiera nos movemos en los mismos círculos, no tenemos nada en común, nada de que hablar.

    Neji: eso va a cambiar, seguramente que después de verme contigo en aquel baile de hará un mes ya habrán comenzada o circular los rumores sobre nuestra reconciliación, y no te extrañes si a partir de ahora comienzas a recibir invitaciones para los mismos eventos que los míos.

    Tenten: ¡por kami! ¡vives para torturarme!

    Neji: si va a haber tregua entre nosotros, comenzará estando juntos, vivamos en la misma casa o no.

    Tenten: no quiero tregua, no quiero que estemos juntos.

    Neji: pero si quieres tiempo ¿eh? Si quieres esas 3 semanas pasarás tiempo conmigo, sino le pediré a los ancianos que vuelvas conmigo y en 2 días estarás en mi casa y en mi cama.

    Tenten: muy bien, pero te advierto que voy a hacer todo lo que pueda para fastidiarte en ese tiempo, quiero que te saques de la cabeza esas ideas raras de reconciliación.

    Neji: bien, nos veremos en el baile –dijo antes de abandonar el lugar.


    Continuará………………..

    PD: Ragna, si habrá lemon; pero a su debido momento.
  12. ~Nightmare~

    ~Nightmare~

    Escorpión
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me a gustado el fic es muy original y es NejiTen como no leerlo me gusta leer las historias que no se allan pareciadas a otras y pues por el momento no e visto otra como esta y sinceramente me a encantado.
    Quiero saber que va a pasar en ese tiempo que estaran juntos sera algo muy interesante que leer, espero ver la continuacion lo mas pronto posible me encantara leerla.
    Bye y cuidate.
  13. ItaXD

    ItaXD

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    WII QUE BUENA CONTI...

    espero que esta vez neji se porte bn...

    ... jejej

    mata ne!!!
  14. Cinua14

    Cinua14

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    esa conti estuvo genial!!!!!!!

    bueno, crei que seguire leyendo para saber que pasa, muy bueno tu trabajo y muy original tu idea, sigue asi!!!!!

    bye
    saludos
  15. Ragna

    Ragna

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me encanto el capi, pero conste.... ¬¬
    lo del lemon fue la inner ¬¬
    yo no tengo nada k ver en ese tema ¬¬
    inner: si porque.....
    TU A CALLAR!!!!! O TE VES MUERTA!!!!!! :mad:
    inner: va.....vale....se...señorita...co..como....us..usted diga (acorralada y con miedo)
    mmmmmmm ¬¬ :mad:
    bueno esperamos la conti ansiosas y ya kiero saber de k ira vestida Tenten
    inner: y yo
    Bye
  16. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    3208
    Re: *Neji-Tenten*

    Cap. 5: Los disfraces


    Tenten contempló su reflejo en el espejo, aún no muy convencida por su elección de disfraz, sin embargo, la modista que estaba tras ella no paraba de elogiarla y hacerle la pelota, obviamente porque le iba a pagar mucho dinero por su trabajo.

    Modista: está preciosa, princesa.

    Tenten se miraba y lo que veía en el espejo no le parecía tan “espectacular”, estaba bien, pero ¿preciosa?

    Lila que buscaba a su prima para pedirle un obi prestado, alguno que le hiciese juego con el kimono rojo pasión y dorado que se había comprado, irrumpió en la habitación.

    Al verla, Tenten le dijo: más que una geisha pareces una emperatriz.

    Lila se rió y se acercó hasta ella, se colocó a su espalda, y colocando las manos en los hombros de la morena contempló el disfraz que ésta llevaba puesto desde el reflejo del espejo.

    Lila: ¡vaya! Que poderío.

    La modista: ¿verdad que sí? Un hombre poderoso para el que trabajé una vez, me dijo que podía tener todo el poder del mundo sobre él, porque las mujeres podemos tener mucho poder sobre los hombres si lo ejercen como es debido.

    Tenten suspiró y añadió: si eso es cierto dime cómo, me gustaría tener un poco de ese poder ahora mismo.

    Lila: ¿cómo vas a llevar el pelo?

    Tenten: no lo sé, pensaba usar alguna peluca.

    Ella sabía de sobra lo que le gustaba a Neji verla con su melena suelta y brillante al sol o a la luz de las velas. Por eso, como protesta, pensaba recogérselo y ocultarlo. Con un poco de suerte ni la reconocía y no se lo encontraría esa noche.

    Modista: si no quieres enseñar el cabello, hay otras formas aparte de usar una peluca.

    Lila: es cierto, puedes empolvártelo con polvo de talco negro y perderá mucho brillo, hay ninjas que utilizan este recurso para pasar desapercibidos en la noche.

    Modista: si permite mi opinión, princesa, sería una pena cubrir su cabello con polvo, tiene un color precioso.

    Pero Tenten no estaba segura de querer estar “encantadora”, era demasiado peligroso…aunque se le ocurrió una idea muy buena para poner en práctica que seguro a Neji le sacaba de quicio; coquetear con otros hombres. Si aparecía en el baile fabulosa y radiante, por una vez las miradas que concentrase en ella no serían para criticarla o juzgarla, sino que fruto de la envidia y el deseo. Y eso en cierto modo también sería una pequeña venganza contra todas aquellas mujeres que la critican.

    Tenten pensando: ¿cómo se sentirán esas mujeres si concentrase toda la atención de sus parejas o maridos en mí? –se frotó las manos ante la atractiva idea.

    ******``````````````**********``````````````*********
    Cuando llegó el sábado, día del evento, Tenten alió de su casa hacia el baile benéfico envuelta en una capa negra y con dos escoltas.

    Al llegar a la fachada del castillo feudal de su padre, bajó del carruaje con la ayuda de los dos apuestos escoltas que además, también la acompañaron hasta la puerta principal. Tenten entregó la invitación (aunque a ella no le hacía falta, pues todos allí ya la conocían) y pasó entre el gentío sin más, dejando a fuera a sus dos guardias personales para cuando se quisiera ir.

    Nada más entrar echó un vistazo rápido al salón y contempló los variados atuendos de los presentes, los había pintorescos, como el de monje o fantasma; o más típicos como el de ninja, bruja o ángel.

    Había muchísima gente, y la mayoría llevaba antifaz, así que se le hacía difícil reconocerlos a todos. Además, el colorido y la música lo asaltaban a uno allá donde estuviera.

    Dejó su capa negra a un lado, entregándosela a Yumi, quien insistió en participar en la celebración como ayudante del servicio en el castillo de su padre. A continuación, Tenten, paso tras paso, se ganó las miradas indiscretas de más de uno. Pero no le importó, es más, dio varias vueltas por la zona intentando reconocer a las parejas que bailaban en el centro por sus gestos, movimientos y/o manera de andar.

    Estando tan absorta no se dio cuenta de que alguien posa su mano sobre su hombro derecho, ella ladea la cabeza elegantemente y contempla al Kazekage vestido de soldado romano.

    Tanten: vaya Gaara, esa coraza te favorece ( y lo demás también)

    El pelirrojo llevaba puesto una capa roja sujeta en uno de los extremos de los hombros, una coraza negra que no hacía más que resaltar lo que se escondía bajo ella y unas tiras de picos en granate, sujetas en la cintura dejando a la vista sus bien formadas piernas de atleta.

    Tenten: veo que al final te has dejado convencer por mi hermano Naruto, él va de Cesar y tú debes de ser Marco Antonio ¿no?

    Gaara: sí, pero es una gran coincidencia que tú vayas de Cleopatra.

    Tenten: de eso nada, Naruto en cuanto supo de mi disfraz se le antojó el de ir de líder romano ¡y qué más que Julio Cesar! ¿Verdad?

    Ambos sonrieron y luego Gaara extendió una mano para un vals

    Gaara: qué me dices, ¿bailas? Recuerda que tienes que representar a tu personaje.

    Tenten: claro, seré tu Cleopatra, pero espero que bailes tan bien como la última vez.

    El pelirrojo se desprendió de la espada y la funda que llevaba sujeta en la cintura, para que al bailar, a Tenten no le diese molestias….golpes.

    Todo el mundo se quedó mirando absorto el buen hacer de ambos “líderes”, y poco a poco las demás parejas cesaron sus vals y fueron rodeando a la morena y al ojiazul.

    Esto sucedía al tiempo que Neji llegaba al baile, y llegaba tarde porque fue a buscar a su mujer hasta su casa, ¿y qué creéis?, exactamente, Tenten no se molestó siquiera en esperarlo, ella ya se había ido cuando él llegó. Así que tuvo que hacer otro viaje hasta la fiesta, trayendo consigo un accionado malhumor. Ahora estaba echo una furia por ese “desaire”.

    Al principio no distinguía a los bailarines del centro porque había demasiada gente apelotonada allí, pero en cuanto la melodía cesó y la multitud se dispersó, pudo contemplar claramente el porqué. Se acercó a paso lento para no llamar la atención y se apoyó en una esquina, observando detenidamente la escena.

    Y a al prestar una especial atención a su mujer, notó lo radiante y endemoniadamente atractiva y seductora que estaba; tras verla no era de extrañar que una manada de hombres estuviese en las esquinas acechándola, a la espera del momento de abordarla.

    Al volver a posar la vista en Tenten, percibió una gran sonrisa en su rostro, sonrisa que hacía muchísimos años que no veía, sonrisa que no era para él ni tampoco se la había sacado a él. No, de Tenten sólo recibía desdén y resentimiento; así que por el momento no se le aproximó. Quería seguir viéndola reír.

    Neji pensando: al menos uno de los dos aún puede sonreír, Tenten disfruta el momento, nada dura demasiado. Y sé que en cuanto te des cuenta de que estoy aquí, esa sonrisa tuya, inmediatamente desaparecerá de tu rostro y volverás a ser la reina de hielo que yo conozco.

    La miró y sintió sus pies pegaos al suelo mientras la oía reírse. Era algo que no había escuchado en años, pero todavía le resultaba muy familiar. Ninguna mujer se reía como Tenten, tan bajo y profundo, con ese timbre tan erótico….proveniente de una mujer que parecía un ángel esa sonrisa siempre lo había emocionado. Y todavía lo hacía. Sintió deseos de estallar con una fuerza repentina e inesperada.

    Ella vestía sólo una fina tela azul turquesa en un vestido de corte griego que insinuaba todas sus curvas y, sobre esa fina seda azul se encontraba otra, mucho más larga y ancha que dejaba caer al suelo un par de metros de tela formando una cola en color blanco pálido. El blanco siempre había sido un color que le sentaba muy bien y con ese bien escogido disfraz, podía ver con claridad la brillante y pulida piel de su cuello y sus brazos.

    El vestido no mostraba cierre alguno, tan sólo un lazo azul cielo detrás de la nuca, lo que indicaba que probablemente si Tenten se giraba, podría ver aquel lunar tan seductor en el final de su desprotegida espalda. Y con tan sólo imaginárselo, Neji estuvo apunto de hacer evidente el “levantamiento” de una de sus extremidades.

    Así que inmediatamente miró hacia el suelo, hacia los pies de ella, y pudo ver unos hermosos deditos asomar bajo la tela del vestido. Cuando ella se movió y se apartó del centro de la pista junto con Gaara, pudo ver además de sus deditos, el asomo de una tela dorada que rodeaba sus pies a modo de sandalia, lo que explicaba que bajo su chal de largas capas de tela pudiese notar la sombra de un hilo serpenteante subiendo por sus piernas hasta la rodilla. Y de nuevo la sensación de “acaloramiento” por ese nuevo descubrimiento hizo que brotase en él el deseo de poner sus manos en sus pies e ir subiendo lentamente por sus muslos deshaciéndole las sandalias de nudos y lazos entrelazados para apoderarse después de su suave y dulce piel.

    Neji llevaba ya mucho tiempo sin practicar el sexo con alguna mujer, casi 4 meses para ser exactos, y que se sintiese así al verla la achacó a este hecho. Culpó a su falta de….a su “letargo”. Aunque si quería reconquistar a Tenten era imprescindible que esa noche no se fuese con ninguna otra que no fuese ella. Pero el tenerla tan cerca y a la vez tan lejos lo mataba. Y ya no sólo en el sentido físico de la “necesidad” que sentía; realmente y aunque le costase admitirlo en esos 7 años de distanciamiento la echó de menos, muchísimo de menos.

    Neji volvió a posar sus ojos en ella, se fijó en el cabello. Tenten lo llevaba suelto, como a él más le gustaba, aunque esa noche además, poseía las añadiduras de unas pequeñas y brillantes piedras de colores haciendo su melena morena mucho más atractiva, si cabe. Su cabello terminaba en pequeños bucles de tirabuzón, dándole un aire muy encantador. En el interior de esos bucles había un poco de polvo azul brillante perfumado que no sólo hacía más que resaltar el especial y cálido color de los ojos de su mujer, sino que el polvo también desprendía una dulce y embriagadora fragancia, un aroma plenamente cautivador que emanaba nada más y nada menos que de su punto débil, ella, su esencia misma. Y aquella mezcla de fragancias que lentamente comenzaron a adueñarse de toda la estancia, no hacía más que recordarle lo doloroso que era que la “puerta” de ella siempre estuviese cerrada para él.

    No aguantando más el ver como todos los hombres (casados, viudos o solteros) la miraban con deseo recorriendo todo su cuerpo carnal y cálido con la mirada, se irguió y a modo de aviso para todos ellos y para el que estaba hablando con ella, se acercó hasta su mujer y con un brazo la rodeó por la cintura.

    Gaara medio sonrió al notar como Neji se tensaba y sufría un repentino pero disimulado ataque de celos. Supongo que lo descubrió porque él también es de los que son serios y tranquilos por fuera y sabe lo que puede estar pasando por la mente del Hyuga en esos mementos, pero ¿quién puede culparlo?

    Como era de esperar, la sonrisa de Tenten se extinguió nada más tocarla y, como ella estaba en sociedad tenía que ser prudente con sus actos y sus palabras, por lo que disimuladamente se escabulló de su agarre y se acercó hasta la oreja de Gaara para comunicarle algo como en secreto, como si lo que le fuese a decir fuese muy importante, una confidencia.

    Tenten inclinada sobre el Kazekage: arigato por el baile, hasta que ha llegado “ÉL” me lo he pasado bien. Si ves a Naruto salúdalo de mi parte, seguramente me marche pronto, visto el panorama –ante este último comentario ambos medio sonrieron, algo que no pasó desapercibido por el ojiperla, luego Tenten prosiguió- ven la semana que viene a visitarme, sabes que me aburro mucho, así…podrás tener también una excusa para visitar a mi prima Lila, me parece que le gustas.

    Al acabar de hablar y poner algo de distancia, Gaara se sonrojó por el descubrimiento que acababa de tener lugar, pues a él Lila tampoco le desagradaba, es más, tras verla con el Kimono rojo pasión y dorado, fue suficiente para provocar en él una “subida de tensión”.

    Tenten le guiñó un ojo en señal cómplice para darle ánimos y su aprobación. Su prima sí se merecía a un hombre decente, un hombre como Dios manda y si la cosa entre ellos salía bien, Gaara también se llevaría a una gran mujer, de ideas claras y grandes expectativas, una mujer dulce y cariñosa que sabrá bien como “atenderlo”.

    Y ese guiño cómplice entre la morena y el ojiazul, sirvió para que aumentara la cólera interior del Hyuga, que a pesar de no escuchar la conversación, veía las “confianzas” que esos dos se traían, aunque si dejaba que Tenten se diese cuenta de lo que eso le molestaba, probablemente lo haría siempre, de modo que hizo un esfuerzo por tranquilarse. Cuando aisló su rabia, tiró del brazo de su mujer apartándola del resto de la gente y de Gaara, tiró de ella hasta llegar a un punto ciego del salón.

    Tenten: ¿te pasa algo?- preguntó irritada y con desgana mientras se veía arrastrada.

    Neji: ¿cómo se te ocurrió venir tan tentadora, Tenten?...¿es qué no ves cómo todos los hombres de la sala te están haciendo el amor con los ojos? –mientras decía esto fulminaba con la mirada a más de uno.

    Tenten con malicia: eso pretendo

    Neji: ¿con qué fin?

    Tenten: conseguir a un buen amante, por supuesto, así tendrás una excusa perfecta para el divorcio y me dejarás tranquila.

    Neji: yo soy un buen amante

    Tenten con la mirada triste: sí, de eso no me cabe duda –y mientras decía eso posaba la vista sobre Ino Yamanaka y Haku, dos de sus antiguas amantes que tuvo que invitar a la fuerza por ser la prima y la hija (respectivamente) de dos señores feudales.

    Neji sintió la necesidad de abrazarla, pero al ver como el cuerpo de Tenten se encogía si intentaba acercarse, desistió en su idea.

    Neji: mañana te llevaré a mi casa, la que está al sur de este maldito feudo.

    Tenten: ¿para qué?

    Neji: tranquila, no es necesario que pongas esa cara de susto, no voy a raptarte. Sólo quiero que le eches un vistazo y si al final de estas tres semanas la eliges para que sea en la que nos quedemos a vivir, te gustará hacerle algunos cambios.

    Tenten: lo dudo

    Neji: puedes gastarte todo lo que quieras, mi patrimonio de Konoha está dando buenos beneficios, así que derrocha cuanto quieras.

    Ella odiaba que fuera tan razonable. Eso le hacía tener el estúpido sentimiento de que ella debía serlo también, y no quería ser razonable, no con él.

    Tenten: arigato por tu oferta de redecorar la casa –dijo con absoluta falsedad- pero creo que es una tontería.

    Neji: no sé por qué no estás más contenta.

    Tenten: ¿contenta?

    Neji: sí, te encanta redecorar, siempre te ha gustado, y además, es la excusa perfecta para ir de compras a mi costa. Con una oferta de este tipo, cualquier esposa estaría saltando de alegría y cubriendo de besos a su marido.

    Tenten: ya te gustaría –dijo cruzándose de brazos.

    Neji: sí, vivo sólo para ese día. Pero claro, cuando llegue, seguramente me dé un colapso y la palme al instante. Entonces te apenará no haberme cubierto de besos mucho antes.

    Tenten pensando: no me atormentes, tan sólo vete.

    Neji: anda, vamos, te llevaré a casa –dijo en tono suave.

    Ella no contestó nada, sólo caminaba un par de pasos por detrás de él, pensando en que realmente, ya no tenía escapatoria. Pensar en que Neji se cansaría y se iría no sería lo que iba a ocurrir; el Hyuga tenía toda la intención de llevar a cabo sus propósitos y no se detendría ante nada. Y ella lo sabía, lo sabía. No le quedaban más salidas y el tiempo ya comenzó a correr en su contra.

    Ahora, mientras el carruaje los llevaba a su casa, el único sonido que se oía era el de la lluvia contra el techo de cuero. Tenten mantenía un desprecio distante, intocable, que se había convertido en una de sus características con el paso del tiempo, la diosa de hielo que él tanto odiaba. Siempre acababa metiendo el dedo en la yaga y sacaba su lado más sarcástico e hiriente, y ese desprecio era muy impropio de la joven sonriente y divertida con la que él se había casado. Aquella joven le había dado algunos de los mejores placeres de su vida, pero ya no era más que un recuerdo borroso para él. Odiaba a esa “dama de hielo” en la que se había convertido, sobre todo porque sabía que en parte, él era el culpable de esa transformación.

    Neji estudiaba a Tenten mientras ella miraba por la ventana, negándose incluso a mirarlo y sintió un gran vacío. Había perdido algo valioso cuando aquella joven desapareció 8 años atrás, algo bello y frágil, algo que ya no podría volver a recuperar.

    Ahora Neji no sabía si podría ser lo suficientemente encantador y gracioso como para conquistarla de nuevo.

    Él lo único que quería era una tregua, una mujer apasionada y un hijo…pero parecían algo tal lejano…


    Continuará………………..
  17. Ragna

    Ragna

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me encanto la contiiii!!!!!!
    inner: y ami me encanto la parte del baileeee
    si, cuando Neji se puso celoso cuando Tenten le cotilleaba a Gaara xD
    inner: y cuando fulminaba a todos los hombres con la mirada por mirar a Tenten
    pero se merece eso por aberla engañado con otras
    inner: si y si no le gusta en lo k se a convertido Tenten ("dama de hielo") k ubiera pensado antes de serle infiel a Tenten
    eso es lo k mas nos molesta a las mujeres
    inner: si pero k se le va a acer si los tios de hoy en dia son todos unos cerdos
    tienes toooooda la razon en eso
    bueno esperamos la conti ansiosas EvaRs
    Bye
  18. ItaXD

    ItaXD

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    hola

    tu conti me gusto mucho!
    jeje

    creo que Gaara debería evitar esos levantamientos en publico...

    jejej

    Dama de Hielo...

    Mata ne!!!
  19. Cinua14

    Cinua14

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    me encanto!!!!!

    la verdad esque me encanta como lo has continuado, me encanta!!!!!, sigue asi, y ojala a neji no se le ocurra propasarse, bueno cuidate!!!

    bye
    saludos
  20. ~Nightmare~

    ~Nightmare~

    Escorpión
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me a encantado, yo se que Neji podra derretir esa dama de hielo en la que Tenten se a convertido estoy segura que pronto la reconquistara ya que siendo el esmuy capaz de aserlo.
    Gaara se siente atraido por Lila wow me gustaria verlos juntos me pude imaginar a Gaara vestido asi jeje.
    La continuacion a estado increible espero ver el proximo capitulo pronto.
  21. Bunbun

    Bunbun

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me gusto muxo la conti esta rechida!!
    En especial cuando Neji se pone celoso, fue muy divertido!!
    Espero pronto la conti...

    Beyy ;)
  22. Elizabeth

    Elizabeth Usuario iniciado

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    hola!!
    que lindos capis
    escribes muy bien
    me parece que a Neji le va a costar reconquistar a tenten
    espero la conti
    xaooo
  23. sindel

    sindel

    Escorpión
    Monedas:
    $10
    Re: *Neji-Tenten*

    aaaaaaaaa.. me encanta tu fic continualo rapido0 me encanta la histo0ria.. aa.. me encanta... soy fanatica de la pareja neji&tenten.. i tu fic lo reviso cada dia para ver si ay continuacio0n pero0 es la primera ves qe te firmo0 xq apenas me acabo0 de integrar a este fo0ro0 el cual me facina..

    bie.. continuacio0n porfavor..
  24. ItaXD

    ItaXD

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    jejeje... gracias por el apoyo nejitenten...
    ya que es verdad... Gaara debe evitar esos levantamientos en publico...

    xD
  25. Samantha

    Samantha

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $45
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    hola es la primera ves
    q leo tu fic y la verdad
    me parece muy interesante
    o mejor dicho me gusta mucho bueno
    espero q pongas la conti muy prontito

    a por cierto te invito a q leas mi fic
    higa konoha school (la organizacion akatsuki VS la organizacion del ave fenix)
  26. Rosela

    Rosela

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Hola...
    Esta muy lindo...continualo.

    La verdad es que la trama de este fic es muy interesante.
    Yo escribi algo muy parecido, pero no en argumento, yo vi a Neji en la misma situación que vos, por eso le dedique unas fraces que me parecen interesantes analizar...leelo, quizas no sea tu estilo y te contradiga lo que tu Neji pienza...pero tambien esta la probabilidad de que te guste: http://foro.cemzoo.com/f413-originales/173230-le-pedirias-disculpas.html (esa es la pagina)

    Ok...continualo....que me enganche y me es muy interesante
    Sugg:rosa:
  27. EvaRS

    EvaRS Usuario ocasional

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - *Neji-Tenten*
    Total de capítulos:
    24
     
    Palabras:
    5294
    Sé que hace mucho que no actualizo, pero todo es debido al perido de exámenes. Ahora que ya casi ha pasado y que me puedo relajar pondré la conti. Gracias por los cometarios críticos y el apoyo, espero que mi fic os siga enganchando y disfruéis de la lectura. Hasta pronto

    [FONT='Bookman Old Style','serif']Cap. 6: Tras la puerta[/FONT]


    Mientras avanzaban en un lujoso carruaje por las calles de la villa de la nieve, Neji no apartaba la vista de su esposa, sentada en frente suyo.

    Tenten tenía una mano apoyada en una mejilla mientras observaba el paisaje por la ventana. Su otra mano sostenía en su regazo un abanico en tonos oscuros, contrastando con su kimono naranja y verde pálido. Su vestimenta no era ni provocativa ni atrevida, pero las finas telas de seda se amoldaban en todas y cada una de sus curvas a la perfección, otorgándole un aire muy, muy sensual.

    Ese día soleado, ella traía el cabello recogido en una trenza que descansaba por encima de uno de sus hombros, dejando involuntariamente parte de la nuca al descubierto; eso junto con su pose siempre elegante (cabeza alta, pies juntos, espalda erguida, labios sensuales y carnosos,…) la convertían en la mujer más tentadora del mundo. Así que cuando el ojiperla comenzó a notar que se le tensaban los hombros y las rodillas y que sin darse cuanta estaba reteniendo aire, apartó la vista de ella y respiró hondo.

    Mientras continuaba la travesía, Neji sintió más que nunca el silencio de ella, Tenten no se molestó siquiera en entablar conversación y evadía cualquier intento de él para iniciar alguna. Llegados a este punto, el Hyuga ya empezó por preguntarse si la idea de volver a poner un pie su antigua casa era una buena idea. Al igual que se preguntó, mientras miraba el perfil suave de Tenten, sin expresión, si podría conseguir que lo quisiera como una vez lo hizo. Algunos días antes casi la hizo reír pero ahora…ahora volvía a replegarse sobre sí misma.

    ¡¿Es que ella nunca bajaba la guardia?! Esa mañana sin ir más lejos, estuvo muy preocupado de que utilizase la excusa de una reunión con el consejo como herramienta para cancelar su día juntos. Neji bien sabía que Tenten no era una mujer asustadiza, aunque a la vista de los últimos acontecimientos ya no le extrañaría nada que quisiera ocultarse de él. Sin embargo, lo sorprendió encarándolo, haciendo frente a la situación frente a toda adversidad. “¡Esa es mi Tenten!”

    La Uzumaki siempre fue una mujer imponente, pero aún así, no la solía ver como “La Princesa”, claramente sabía lo que era ella y lo que representaba; alguien imprescindible dentro de la villa de la nieve, sin su gestión es estos últimos 10 años, probablemente la villa no sería ni la mitad de próspera de lo que es actualmente.

    Por ello, ahora que la ojeaba de cerca, se dio cuenta de que era una auténtica princesa. Y haberla visto esta mañana desempeñar sus funciones y deberes reales en una junta popular con ese siempre porte de elegancia, con sus modales refinados (aunque no con él) y con su carisma para la conversación…,en este instante lo intimidaba bastante, y hacía tiempo que no se sentía de aquella manera, de hecho, Tenten era la única persona en el mundo que podía llegar a intimidarlo, y en efecto, así fue en más de una vez.

    El Hyuga suspiró, se revolvió en el asiento y volvió a posar la vista en su mujer, prestando una especial atención a los rasgos de su cara. Tenía los ojos a medio cerrar, con su esplendoroso y abundante abanico de pestañas haciendo sombra en sus párpados. Su pequeña nariz estaba iluminada por los rayos del sol que se filtraban desde el exterior, consecuencia por la cual sus mejillas se teñían de un ligero toque de color rojizo. Su boca…su boca siempre fue la más sabrosa y excitante que Neji hubiese probado en la vida. Y bastaba con un ligero toque de esos carnosos labios para encenderlo por dentro, “detalle” que por cierto, jamás le había sucedido con ninguna otra mujer que no fuese ella. Las otras tenían que esforzarse de sobremanera para conseguir un efecto remotamente parecido…aunque sin duda jamás era el mismo.

    Por eso mismo, la pasión con la que siempre se le entregaba Tenten cuando aún eran “felices”, esa pasión de deseo desmedido, perpetuamente lo elevaba hasta el cielo. Además nunca tuvo que pedirle nada en lo que la cama se refiere porque ella siempre le hacía lo que más le gustaba, era como si pudiera leerle la mente. Y el tener esa profunda compenetración, era lo que hacía que funcionasen como pareja a pesar de sus riñas, y que catalogase a su mujer en la más alta cumbre de su ideal femenino.

    Cuando Neji recordaba como ella lo miraba con el brillo del deseo en sus ojos caoba, le susurraba al oído y lo acariciaba sin límites provocando en todo su cuerpo masculino que éste se tensase y se volviese hipersensible a su tacto (ambas sensaciones al mismo tiempo), noche tras noche y beso tras beso, hacían de ella la Diosa del deseo, “su” diosa del deseo, y la mujer más endemoniadamente irresistible que jamás hubiese conocido.

    Todo esto hacía que ninguna de las mujeres con las que él se hubiese acostado estuvieran a su altura, nunca ninguna de ellas conseguía estimularlo hasta el extremo de placer al que Tenten lo sometía, sólo ella podía, sólo ella, motivo por el cual la echó tanto en falta cuando se separaron.

    El carruaje se detuvo al fin al alcanzar su objetivo, se paró en frente de la casa de Neji, situada al extremo sur del feudo. Los dos escoltas (muy atractivos por cierto) que acompañaban siempre a su mujer, bajaron primero de la parte de atrás del vehículo para ayudar a “la princesa” a bajar. Pese a que el ojiperla alegó que no hacían falta, que él podía ayudarla en todo lo que necesitase y que no hacía falta que estuviesen más con ella, Tenten denegó su ayuda (fuese por la vía que fuese, pues mayor peligro sería estar a solas con él) y lo echó a un lado, como si le estorbara, o peor aún, como si no lo hubiese visto.

    La sonrisa que su esposa mostró la noche anterior, aquella sonrisa espontanea y natural, no volvió a aparecer en su rostro en lo que duró el trayecto; es más, Neji notó como los hombros de Tenten se fueron tensando a medida que se iban acercando hasta su propiedad.

    Neji: esta es mi casa, bueno, nuestra casa-dijo en un tono de cierto entusiasmo, quizás para llamar la atención de su mujer o al menos para incentivarla de un mayor participismo en todo aquel asunto.

    Hacía años que Tenten no ponía un pie en aquel lugar, desde que él la abandonó al cabo de un mes después de enterarse de que se casó con ella no porque la quisiera, sino por sus privilegios y fortuna. En ese momento de profunda desesperación, ira y frustración, desasosiego y ofuscación, empaquetó todas sus cosas y abandonó aquella casa para siempre. No podía soportar la idea de vagar todos los días por aquella vivienda, recorriendo pasillos y habitaciones, viendo constantemente los lugares y cada una de las cosas que le recordasen a Él.

    De modo que con la ayuda de su hermano Naruto en aquel momento de bajón, se compró otra casa y se fue al extremo opuesto de la villa, poniendo todo el espacio que le fue posible de distancia entre ellos. No quería verlo ni tener que encontrárselo en ningún lugar en el que ella pudiese estar, no quería escuchar un discurso de disculpa ni nada que tuviese que ver con su vida; al menos, hasta que se invulnerabilizase contra él. Hasta que llegase el día en el que le importase bien poco lo que hiciese o con quien lo hiciese, y por fortuna para ella, ese día llegó, y ahora cuando lo miraba sólo podía ver la sombra de lo que antaño fue, es como si hablase con un fantasma que ya no podía hacer más daño porque ya no lloraba por él, pero que si permitía que entrase de nuevo en su vida, volvería a sufrir y a llorar, y ya no quería, ¡estaba harta!

    La única carta que ahora le quedaba a Tenten era hacerle comprender, por las buenas o por las malas, que su intento por retomar la vida que una vez tuvo y perdió (irremediablemente), se encuentra ahora fuera de su alcance. Ella tan sólo quería que Neji se fuera lejos y la dejase tranquila para continuar con su vida, que no la martirizase con su presencia para recordar todo lo que hizo mal, o todo lo que hizo bien; tenerlo cerca era peligroso.

    Una vez apeados, Tenten dio varias vueltas alrededor de la casa, o mejor dicho, del caserío, fijándose en los cambios que el Hyuga había echo en ella.

    La vieja verja azul mar estaba perfectamente restaurada, una de las paredes laterales que siempre estaba con la pintura marchita por la humedad, estaba ahora revestida por finas y pequeñas piedras de colores en tonos claros contrastando a la perfección con la fachada en tono salmón. La gran puerta de entrada roja, seguía igual de imponente que entonces, pero las contraventanas eran nuevas.

    La Uzumaki también se fijó en que en la parte de atrás de la vivienda había un pequeño jardín secreto, “su” jardín secreto, el de él y el de ella; que ahora rebosaba de colorido (a pesar la estación del año en la que se encontraban) por las variedades de flores que estaban allí plantadas. Y cuando notó como Neji la miraba medio sonriendo por el hecho de que se acordase por sus momentos de “deleite” en ese jardín, provocó que le lanzase su mirada más letal y luego, girándose (para ocultar su sonrojo) y a modo de reprimenda, Tenten puntualizó: ¡vamos!, enséñame el resto. No tengo todo el día.

    Y decir aquello con un tono de voz seco e inexpresivo, bastó para borrarle al ojiperla su leve sonrisa de satisfacción. Así pues, luego de rechistar, caminó un par de pasos por delante de ella, abriéndole la puerta principal de par en par. Luego, en un tono neutro agregó: la casa está casi vacía.

    Tenten mirando a su alrededor: ya lo veo.

    Neji: por eso te pedí que la redecorases, sé lo mucho que a ti te gusta redecorar.

    Tenten inspiró hondo y luego dijo mientras soltaba todo el aire retenido: esto me llevará varios días

    Neji: ven –dijo mientras se encaminó a mostrarle el resto del lugar- te enseñaré algunos cambios.

    Y una vez que finalmente acabaron de inspeccionar el primer piso, subieron hasta la segunda planta, donde el Hyuga le mostró lo que sería su habitación pasadas las 3 semanas del plazo que le pidió su mujer. Y puesto que Neji no era tonto, jamás se le ocurriría llevarla al dormitorio que compartieron de casados, eso sería como una puñalada trapera, eso sería demasiado; probablemente si lo hiciese, Tenten se replantearía la idea de irse a la villa de la cascada o a cualquier otra. De modo que la llevó a una nueva dependencia, lo que antes era la biblioteca (ese era uno de los muchos cambios que le había echo a la casa en la ausencia de su esposa).

    Tenten: no recuerdo haber visto nunca este cuarto

    Neji: es otra de las nuevas remodelaciones.

    Tenten: y qué hay en aquella puerta del fondo –señaló la puerta con la mano- ¿un cuarto de baño?

    Neji: NO, mi dormitorio, por ahora.

    Tenten se tensó de nuevo al oír aquellas palabras, no había pasado por alto el ligero tono del “por ahora”, aquellas dos palabras dichas como un susurro, transmitían el mensaje subliminal de “dentro de poco dormiré contigo, en tu misma cama, y entonces será nuestro dormitorio. Así que vete acostumbrando”. Pero la ojimiel se tensó aún más al pensar a cuantas mujeres habría llevado hasta allí, con cuantas se habría revolcado entre sus sábanas.

    Neji, como si le estuviera leyendo el pensamiento dijo: ninguna –la miró fijamente- no he dejado que ninguna mujer pusiese un pie en esta casa, sólo TÚ.

    Ella dio media vuelta sin contestar y se dirigió hacia el armario de roble. De espaldas, lo abrió y comenzó a examinar el interior vacío como si fuera un problema de gran importancia.

    Neji deseó poder decir algo para apartar cualquier fantasma del pasado, deseó poder encontrar palabras de consuelo o decir cualquier cosa que volviera a hacerla reir como en el baile de disfraces, cualquier cosa menos el silencio, pero de su garganta no salía nada. De igual manera que cualquier cosa que dijese sólo serviría para echar más leña al fuego, para acrecentar el odio que a muy seguro Tenten estaría sintiendo por él. No nos engañemos, las frases mágicas no existen, del mismo modo en que ya nada se puede hacer sobre suelo mojado. Pero, cuando Tenten por fin habló, su pregunta lo sorprendió de sobremanera.

    Tenten: ¿cuáles son tus intenciones, Neji?-dijo aún sin mirarlo- cuando acaben las 3 semanas, ¿vas a imponerme tus derechos matrimoniales inmediatamente?

    Neji: ¿qué?-interrogó parpadeando.

    Tenten: es una pregunta muy sencilla- ella se giró con la cabeza gacha y miró la alfombra bajo sus pies, apretando el abanico que no dejó en el carruaje con las dos manos- ¿vas a hacerlo?

    “¡Por Kami!” pensó el Hyuga, ahí surgía de nuevo la verdad brutal que tanto los había separado, pero ahora, al igual que cuando fue a buscarla para darle la noticia de la muerte de sus familiares o en los días posteriores, tampoco quería pensar en ello. Pero ahora, de pie en el dormitorio que pronto sería de ambos, y con esa pregunta en el aire dicha de aquella manera, ya no podía dejarlo para después.

    Él sabía que asumir una vida juntos iba a ser duro y difícil, pero tener que aguantar que lo mirara como si realmente le tuviera miedo, preguntándose si pretendía comenzar a imponerle sus “atenciones”…¿cómo demonios se supone que debe contestar un hombre a una pregunta como esa? -meditó el Hyuga.

    Neji se frotó la cara, un tanto desconcertado. Tenten, ¿tímida a la hora de hacer el amor? No podía creerlo. Volvió a pensar en los primeros días de su matrimonio y, aunque había pasado mucho tiempo, la forma tan desinhibida con que ella le hacía el amor era algo que nunca podría olvidar, algo que hacía que su odio hacia él fuera más difícil de soportar. Mirándola ahora sintió que el desánimo lo golpeaba como un puñetazo en el estómago. ¿Y si no podía conseguir que ella volviera a sentir lo mismo? ¿Qué tipo de vida llevarían?

    Neji: bueno, Tenten –dijo forzándose para que sus palabras mitigaran ese miedo repentino y enfermizo que se había clavado en sus entrañas- ¿es que se ha esfumado toda la magia que había entre nosotros?

    Tenten frunciendo el ceño: ¿qué quieres decir?

    Neji: hubo un tiempo en que lo único que tenía que hacer era mirarte o que tú me mirases, y los dos corríamos hacia la cama más cercana. –al ver en la expresión de ella un reflejo de duda continuó- saltaban chispas entre nosotros, y fuego, recuerdo que solía gustarte cuando te tocaba. Dios sabe que yo adoraba como me acariciabas- mientras hablaba, podía sentir cómo el deseo surgía de nuevo, el deseo que había estado ardiendo dentro de él desde el momento en que volvió a oír su risa- hubo un tiempo en que todo estaba bien entre nosotros ¿recuerdas?

    La “princesa” se ruborizó, pero no lo miró siquiera. Y él continuó, sabiendo que tenía que conseguir que recordara lo que había sido su historia (la parte buena, claro está).

    Neji: caliente, salvaje y bueno…no puedo creer que hayas olvidado cómo era cuando hacíamos el amor. El placer, el fuego, el éxtasis,…

    Tenten: ¡PARA! –gritó, y le lanzó el abanico. Éste voló hasta chocar contra el pecho del ojiperla y luego cayó al suelo, quebrándose por uno de los lados.

    Neji se agachó para recogerlo y mientras se levantaba añadió: ¿acaso nos vamos a limitar a hablar de cómo hacíamos el amor como si fuera algo que no te importa? ¿es que ya no queda nada de esa magia ente nosotros? No me digas que lo hemos destrozado todo.

    Tenten: ¡yo no he destrozado nada! ¡Fuiste tú!

    Neji no iba a entrar otra vez en el maldito juego de buscar culpables. Lo que ahora importaba es que ella todavía podía despertar el deseo en él como si fuese una cerilla y quería saber si podía conseguir lo mismo en ella. Si no podía, no había esperanza.

    A medida que él daba un paso hacia delante, ella retrocedía, hasta que chocó contra el armario abierto.

    Neji: dijiste el otro día que nuestra vida juntos era un infierno, pero cuando miro atrás no lo veo de ese modo. Recuerdo lo divertido que era, recuerdo que siempre te gustaba hacer el amor por la mañana, y que solíamos desayunar en la cama. La mermelada con las tostadas te encantaba.

    Ella se volvió para huir, pero él le cortó el paso antes de que pudiera hacerlo. Ya habían huido los dos suficiente. Neji la abrazó, atrapándola, arrinconándola contra el armario tras ella. Se le acercó más, inhalando su delicada fragancia, que no tardó mucho tiempo en reconocer. Jazmín, todavía olía a jazmín.

    Pensó en aquellas mañanas de hacía tanto tiempo, cuando se levantaba con ese perfume y el calor colmando sus sentidos. Con los ojos cerrados, respirando hondo, las imágenes del pasado cruzaron como un rayo por su mente; su luna de miel en la pequeña isla del país de la Ola, y tres meses en aquella péquela casa rural perdida en la montaña, haciendo el amor una y otra vez, con el cabello suelto cayéndole sobre el rostro como una cortina de seda con un brillo competidor con el mismísimo Sol. El verano en la villa de la Arena tomando el sol cerca de un oasis o la enorme cama de agua del hostal en el que se hospedaron, con el cuarto siempre oliendo a jazmines y Tenten revoloteando siempre alrededor. La lujuria recorrió todo el cuerpo de Neji mientras pensaba en aquellas mañanas cuando quitaba con sus labios los restos de mermelada de la boca de su esposa. Quizás ella tuviera razón en cuanto a lo del infierno, porque ahora su cuerpo entero estaba ardiendo más que el fuego del infierno y le parecía una manera increíble de arder.

    Neji: recuerdo que siempre me ganabas cuando jugábamos a los dardos o al hacer tiro con arco –continuó con los ojos cerrados diciendo cualquier cosa que se le ocurriese de aquellos primeros días- recuerdo tu postura de amazona y tu mirada de guerrera. Recuerdo que nunca rechazabas un desafío y tu sonrisa triunfante cuando ganabas un trofeo, por pequeño e insignificante que fuera. Recuerdo que hacíamos carreras de caballo y cómo se te deshacía el peinado cuando lanzabas las horquillas, el sombrero o cualquier adorno que tuvieras en el pelo al aire, lo lanzabas todo, riendo. Y cómo me gustaba que siempre que te reías. –abrió los ojos y la miró- aunque pareces un ángel, tienes la risa más lujuriosa que podría desear cualquier hombre.

    Tenten: claro, conociéndote no me extraña que conozcas las sonrisas de media aldea.
    Neji pasó por alto ese comentario y prosiguió: recuerdo que peleábamos como el perro y el gato para reconciliarnos después -fijó la mirada en los pómulos coloridos de su mujer, en el sugerente labio inferior y en aquellos enormes ojos de un precioso tono caoba – lo mejor era la reconciliación.

    Los recuerdos que Tenten tenía de aquellos primeros días no debían de ser tan deliciosos, porque giró la cara, apretó los labios y los puños y dejó escapar el aire por la nariz mientras evitaba su mirada.

    Tenten: te falla la memoria, Neji

    Neji: no lo creo –se acercó más a ella y le ladeó la cabeza- venga, Tenten –murmuró presionando sus labios contra su cuello- dejémoslo.- sintió su temblor y sonrió contra su piel, y esa cierta confianza lo empujó a decir más- todavía te gusta que haga esto ¿verdad? ¿acaso no llevamos luchando demasiado tiempo?

    Tenten apoyó sus manos en las caderas del Hyuga y lo empujó hacia atrás, le arrancó el abanico que él aún sostenía con una mano, y con el mango de éste, levantó la barbilla de su marido.

    Tenten: quiero que me des tu palabra, Neji

    Neji quería besarla, intentó inclinarse pero ella presionaba el abanico contra su garganta como una arma cada vez que lo intentaba, intentó pues buscar la mano libre de ella para besarla, pero ella la apartó poniéndola atrás, en su espalda. Resignado a que al menos en ese momento, en ese día, no iba a poder besar nada de ella, que lo único que iba a catar era su perfume a jazmín, se enderezó y dijo: ¿palabra sobre qué?

    Tenten: quiero que me des tu palabra de que antes de que considere la posibilidad de vivir contigo de nuevo, no impondrás nunca tus derechos maritales por la fuerza.

    Neji se quedó helado, lo suficiente como para bajarle el lívido de un golpe. Echó la cabeza hacia atrás y se apartó del abanico que ella aún sostenía como una daga, mientras meditaba la respuesta, por si acaso a su mujer se le iba la pinza e intentaba liquidarlo en aquella habitación sin testigos (claro que sus “atractivos” guardaespaldas estaban abajo en el carruaje esperando y podían ser un refuerzo para ella con sólo soltar un chillido)

    “Dios, la vida podría ser mucho más simple”-pensó Neji. Si Kami le hubiera dado una esposa dulce, cariñosa y de esas conformistas que eran felices con poco, pero no, estaba casado con Tenten, que era bella, soberbia, testaruda y con un carácter más fuerte que el que tuviesen 10 mujeres juntas. Una mujer con la que no te gustaría cruzarte cuando tuviese un mal día. Pero también era la Tenten que todavía lo odiaba y que podía convertirlo en una roca con una sonrisa suya.

    Neji: hace tiempo me dijiste que era un mentiroso, un marido despiadado, un canalla. ¿por qué iba a ser mi palabra de confianza?

    Tenten: no lo es, pero es la única baza que me queda y espero que tu palabra de honor signifique algo para ti.

    Neji. Ya veo, así que podrás recurrir a mi palabra de honor en momentos como este.

    En realidad poco importaba que contestase, sólo sería decir en voz alta lo que los dos ya sabían. Él nunca usaría la fuerza, y ella lo sabía condenadamente bien. Neji se había dado cuenta de que ella tenía miedo, pero no de él, sino de sí misma. Ahora el Hyuga podía entender ese comportamiento de timidez que en algunos momentos había mostrado. Tenten tenía miedo de ablandarse, miedo de que con el tiempo pudiese cruzar esa fina línea que separa el odio del amor, miedo de pisar la línea o de incluso cruzarla. Tenten quería una puerta trasera, un pasadizo secreto de huida, un camino para seguir odiándolo y convertirlo en el malo de la película cuando quisiera, no quería entender ciertas cosas porque la verdad podría ser demoledora. Estaba bien como estaba y se asustaba a los cambios, sobre todo a uno que lo implicaba a él, un futuro y a un niño de por medio.

    Neji: nunca te forzaré, Tenten. Nunca lo he hecho y nunca lo haré. Ya que necesitas mi palabra, ahí la tienes. –al ver un brillo de satisfacción y de alivio en los ojos de su mujer, continuó- ¿crees que has ganado, no? Que mi promesa te da el control ¿no?

    Tenten: si

    Neji: tienes razón, así es en el fondo, pero no me importa, siempre he disfrutado dejándote mandar- intentó acercársele y besar su cuello de nuevo pero, Tenten sacó de nuevo el abanico a colación.

    Tenten: a un metro, mantente a un metro de distancia de mí o verás cuanta utilidad tiene este chisme.


    A Neji no le cabía duda de que ella sabría como usarlo, aún recordaba como su mujer solía encontrarle un uso a todo, incluso a lo menos pensado, aunque en este caso no era en un sentido tan bueno como aquellos otros.

    El ojiperla sonrió, se apartó e hizo un gesto con los brazos hacia la puerta.

    Neji: si señora, pero ¿te parece que bajemos a comer? No encontré mermelada pero supongo que te apañarás…-sonrió de nuevo y emprendió la marcha para salir del dormitorio.

    Tenten pensando: ¡será sinvergüenza!


    Esta batalla parece ser que la ganó Tenten, pero quien ganará la siguiente… ¿y la guerra?

    Continuará…………….
  28. Cinua14

    Cinua14

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Valla, que buena conti!!!!!


    Me encanta las grandes cantidades de seduccion que pones en cada uno de los capitulos, lo del abanico fue algo muy bien pensado, me encanta la manera eb que escribes, muy buena tu conti y ojala pongas mas pronto!!!!


    bye
    saludos
  29. liberius

    liberius

    Libra
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Re: *Neji-Tenten*

    o.o... impreinante los puntos a los q puede llegar la imaginacion humana; sacando tanta historia; con tan poco contenido que se revela
  30. Rosela

    Rosela

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: *Neji-Tenten*

    Me ha gustado mucho!!!
    Continuala...
    Una pregunta...tenes idea de construccion. Describirte la "fachada" de la casa muy claramente. Quizas conoces un poco la jerga de la construccion...

    Me gusta como relatas las cosas. Son escenas muy fuertes las que describes y lo haces de forma maravillosa. Segui este fic, cada vez me gusta mas. Segui así vas bien!!!
    De erdad se ve crecimiento artistico y de un nivel mas alto cada vez este fic....me gusta mucho no lo dejes.
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página