Fanfic - La mision de hinata

Tema en 'Fanfics Abandonados Naruto' iniciado por Karu, 12 Septiembre 2009.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1. Nothing

    Nothing

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata

    ¡ESTUVO GENIAL!, yo lo había leído antes, pero...¡Me dio pereza comentar! u.u ¿¡Quien será aquel moreno!? ¿Sai? o.o Sai-Hina ¡Kawai! o...¿Sasu-Hina? :( Bueno, me perdí un poco en la parte de Nadhsco xD O como se escriba u.u XD ¡Hah Hinata-chan no mates a Naruko! (?) XD Ella es buena (?) xD, bueno no lo se Escarlata-chan, ya sabes, eso queda a tu disposicion :D ¡Sigue así! Me ha encantado la continuación.

    Sayonara.

    Atte: MiiKuuZ
  2. Karu

    Karu Usuario iniciado

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $25
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La mision de hinata
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    1858
    Re: La mision de hinata

    -¡TU!- pensé mientras veía a aquel moreno…



    Él era el chico de la tarde, alto moreno, ojos negros como la noche, mas sin embargo, ya no traía el pañuelo que llevaba, ahora sus rebeldes cabellos color azabache estaban sueltos. Vestía justo como la última vez que lo vi, con esa pose de suficiencia y su rostro frío y serio como siempre.

    Quedé en un estado de shock, ¿de verdad el destino me la estaba poniendo tan fácil, no tener que irlo a buscar por que ya se había aparecido frente a mis ojos?, parece que lo había llamado con el pensamiento. Salí de mi trance al escuchar una voz, era Nadhesco, quien se había quedado preocupada por haberme quedado con los ojos en blanco ante tal impresión.

    -NO tienes problemas, ¿verdad?- escuché que una voz fría y seria me hablaba.
    -N-no- alcancé a medio decir congelada por aquella voz que era aun mas fría que la de Neji.

    -Hinata, yo me tengo que ir- me decía apurada Nadhesco- Perdóname por no poder quedarme, pero me están esperando. -decía mientras se iba -¡TE DEBO UNA…!-alcancé a medio escuchar, puesto que ya estaba en la puerta del hospital.

    Suspiré como jamás lo había hecho. Me tumbé en el sillón que había en ese pequeño cuarto blanco, y cerré los ojos con fuerza. De verdad que al “destino” le gusta ponérmelas difíciles. Entre pensamiento y pensamiento, olvidé que tenia visita, de la cual me acordé en el momento de que carraspeo para acordarme de que ahí estaba, de verdad que ese chico jamás cambiaria.

    Me levanté del sillón, y me fui a hacerle cara a mi “destino”- de verdad que las mañas de Neji se me habían pegado-. Me paré frente a él, intentando no desmayarme o ruborizarme.

    -¿Qué es lo que necesita?- le pregunté lo mas seria posible, mirando directamente aquellos ojos que parecían abismos.



    -Nada- se limitó a decirme
    -¿Perdón?- contesté


    -He dicho que nada- me volvió a decir fríamente. Era como mirar a la nada, eso reflejaba su rostro, nada, ni la más mínima expresión solo…, nada


    -¿Entonces por que esta aquí?- le pregunté mientras bajaba mi mirada, esos ojos de verdad que me perdían en la nada.



    -Por que TENGO que pasar a preguntar por la mocosa que esta en la cama- me dijo mientras miraba con desprecio a la chica que estaba en la cama.


    -Pues ya la vio, puede retirarse- le dije enojada, esta bien de que Naruko era… ¿especial?, pero no era motivo para que la tratará así, no le había bastado con tratar mal a Sakura, siempre quería mas, que se le respetase, que la demás gente lo mirara hacia arriba.

    -Hmp, todavía- me dijo con su típico tono de voz
    -¿Qué es lo que le falta por saber?- le dije encolerizada



    -Su estado de salud- me respondió como si le valiera muy poco
    -Es “estable” ha estado en inconsciente por tres días- le dije en forma cortante

    -De acuerdo- me dijo, pero siguió en el mismo lugar.
    -¿Necesita algo mas?- le pregunté ya harta de su presencia.



    -Pues…-comenzó a decir, pero una voz masculina la interrumpió
    -¡YA LLEGUÉ!- gritó a todo pulmón dentro de la clínica.
    -Aash…-escuché decir a Sasuke fastidiado
    -Ya te escuche no estoy sordo- le decía con una voz fastidiada el Uchiha



    -Ya, tranquilo, siempre igual de amargado- se escuchaba una voz que se hacia cada vez mas fuerte.
    -Hmp- fue lo único que respondió

    -Ya estoy aquí- le susurró en el oído un chico de cabellos blancos a Sasuke, mientras este se estremecía ante el aliento del chico.
    -¡QUE ASCO!-dijo el Uchiha mientras se separaba del chico y se limpiaba el oído.

    -¡JA!- exclamó aquel chico misterioso mientras se erguía y dejaba ver su alta estatura
    -¡Hola!- me dijo con cierto entusiasmo en la voz



    -Hola- le contesté con cierta sorpresa, no esperaba que tuviera esa cortesía de saludar.
    -Hmp- hizo Sasuke-¿Qué haces aquí?- le preguntó con indiferencia

    -Supuse que no querías pasar a ver a Naruko, así que pasé yo, pero por lo que veo me equivoqué-dijo mirándolo de arriba abajo.
    -No se si de verdad estas aquí por Naruko… o por la enfermera – siguió con su monologo y mirándome con ojos divertidos

    -No te creas ninguna de las dos- le dijo de forma cortante
    -Sasuke, siempre tan amargado, ¿Alguna vez te has divertido?



    -Kabuto, alguna vez has sido responsable- le preguntó el moreno
    -Mas que tú…- le dijo burlándose de él

    -Eres un…-
    -Les agradecería que no pelearan aquí- les dije haciéndoles seña de que había una enferma y ellos discutiendo como nada.

    -Tiene razón la señorita… la señorita… ¿la señorita que?
    -Hinata, un gusto- le dije al chico de cabellos blancos extendiéndole una mano



    -Kabuto-dijo mientras me correspondía el apretón de manos- el gusto es mío – y el mocoso de mi lado es Sasuke- dijo señalando al mencionado.

    Le extendí la mano en señal de saludo, mas sin embargo él no me la recibió, se quedo con sus manos en los bolsillos. Mi mano quedó flotando en el aire. La bajé lentamente. De verdad sentía pena por la pobre se Sakura-chan, ¿Cómo se enamoró de un tipo como él?

    -Perdónalo, el siempre ha sido así- le dijo excusando Kabuto el comportamiento de su compañero.
    -No te preocupes- le dije- Ya conozco a los de su tipo- le dije conteniendo la rabia que me invadía.

    Solo sonrío con una sonrisa de “disculpa” y me quedó viendo.

    -Bueno, supongo que vienes a saber como esta Naruko- él solo asintió y me hizo señas de “prosigue” y así lo hice.- Pues como ya le había dicho a su compañero- dije dirigiéndole una mirada a Sasuke- Ella está muy grave,inconsciente, a estado así durante tres días, prácticamente se podría decir que “estable” en el sentido de que su situación no ha empeorado pero tampoco mejorado- le dije explicándoles la situación de la chica.

    -A bueno, ¿algo más que debamos saber?- me preguntó
    -No, solo eso por ahora- le contesté

    -¡EXCELENTE!- exclamó el Uchia- Ya nos podemos ir- decía extrañamente feliz
    -Si, creo que si- dijo Kabuto mientras se encaminaba a la salida.

    -Esperen- les dije esperando poder detenerlo.
    -Si, ¿Pasa algo?- me preguntó sorprendido ante mi acción.

    -Esque… etto…- empecé a tartamudear- quería saber si…- pero no logré terminar mi frase por que fui interrumpida.
    -¿Etto?- preguntó sorprendido el Uchiha- ¿Te conozco?- decía confundido mientras poco a poco se iba acercando a mi.

    -N-NO- le logré contestar mientras volteaba mi mirada
    -Yo creo que si…- dijo mientras se acercaba cada vez más.

    -N-NO lo creo- le dije mientras daba un paso hacia atrás.
    -¿Segura?- me dijo usando un tono… ¿Seductor?

    -S-Si- le dije dado otro paso hacia atrás.
    -Te me haces conocida- dijo acercando su rostro al mío.

    Sentí como la sangre se me subía al rostro, y como golpeaba el sillón con mi pantorrilla, se me había acabado el espacio. De pasito en pasito recorrí media habitación sin darme cuenta.

    Me tenia aprisionada, no podía dar mas pasos hacia atrás para alejarme de ÉL. Sentí como sus manos tomaban mi rostro delicadamente, como su rostro se acercaba al mío. Podía sentir su gélida respiración…

    -Ese rostro…ese rubor… esas palabras… tu cabello- empezó a decir de una manera que hacia que me corriera un escalofrío por la columna vertebral.- Pero tus ojos…Tus ojos son diferentes…Podría jurar que tu…


    ¡GRACIAS POR LEER!


    Hola Chic@s Ya termine la conti!! wwiii....!! perdon por los retrasos mucha tarea, espero que les guste el cap, espero sus opiniones acerca de este final, yo no se, no quede al 100% convencida, pero aqui los que mandan son ustedes!!
    Bye, Cuidense TKm
  3. susie

    susie Usuario iniciado

    Capricornio
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata

    Wauu,aver komo era.
    -Ese rostro...ese rubor...esas palabras...tu cabello-
    ai kasi todo igual a todo,a excepcion de los ojos,pero sasuke si la reconocio,todo por la palabrita,etto,ai hinata la regaste si quieres que te descubran usa las mismas palabritas,pero no kieres verdad,pzz no las uses,etto,ubieras cambiando esta palabrita por ''amm'',jeje la regaste.
    Ya quiero conti,sasuke jura que ella...ella que.kiero saber,
  4. Karu

    Karu Usuario iniciado

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $25
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La mision de hinata
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    1507
    Re: La mision de hinata

    Su aliento rozaba mi cara, en un momento inesperado, no se como, ni cuando mis dedos comenzaron con su juego habitual, así es, me puse a jugar con los dedos, esa maña que jamás se me quitaría, me maldije mil veces, mis nervios me habían traicionado




    -Aja… ¡SABIA QUE TE CONOCIA!- dijo feliz mientras se separaba de mi
    -¡¿Qué?!- pregunté débilmente. Mi voz se había cortado, mi cuerpo temblaba y mi mente no podía creer que fuese verdad.
    -¡TU ERES HINATA HYUUGA!- me echó en cara, mi mente se nubló junto con mi vista, de repente sentí como desfallecía, y de ahí, no recuerdo nada más.





    Sasuke estaba hablándome, palabras que no podía escuchar, sentí como me miró con esos ojos negros y penetrantes que tiene. Vi como su semblante pasaba del serio, Al sospechoso, del sospechoso a uno muy sospechoso, de repente pensé que su rostro era seductor, y después de su rostro “seductor” a uno de suficiencia. Observé como se alejaba de mí y como exclamaba algo que no escuché, me apuntó con el dedo como si estuviera acusándome, y de ahí… nada.




    Ahora que lo pienso, es una recopilación de lo que pasó antes de caer desmayada, poco a poco fui abriendo mis parpados, los cuales pesaban, voltee un poco mi mirada y vi dos sombras borrosas a lo lejos, sentadas una frente a la otra, como si estuvieran esperando algo, o mejor dicho, discutiendo sobre algo, por lo que decidí volver a cerrar.




    -Eres un idiota- escuché muy bajo
    -Pero te digo que sí es- le respondía una voz fría y seria
    -¿Y si no es?- le preguntó por lo bajo
    -¡Pero si te estoy diciendo que sí es!- le recriminada esa voz fría de nuevo.

    -¿Cómo estas tan seguro?- le preguntó de nuevo
    -Kabuto, yo… yo no estuve mucho tiempo con esa chica, pero sé que es ella- le aseguraba.

    -Sasuke, no creo que sea ella, tu mismo lo dijiste, sus ojos son diferentes.- le decía Kabuto.
    -Pues…- pero no terminó de hablar, puesto que solté un pequeño gemido para interrumpir su frase, no quisiera ni imaginar lo que le hubiera dicho.

    -¿Estas bien?- escuché que me preguntaba un chico de cabellos color plata.
    -¿ehh?- pregunté haciéndome la confundida mientras me agarraba la cabeza.

    -¿Qué si estas bien?- me volvió a preguntar
    -eeh… Supongo que sí, ¿Qué pasó?- le pregunté,
    -Te desmayaste, como siempre, cuando te descubrí- escuché que me contestó una voz detrás de Kabuto, sin duda, Sasuke Uchiha.

    -¿Perdón?- le contesté
    -¿Estas sorda? Me preguntó- Por favor, no te hagas, sabemos perfectamente que tú eres Hinata Hyuuga, y que eres de la aldea de Konoha.- me dijo con su típico tono frío, pero a la vez arrogante.

    -¡¿PERDON?!- solté exaltada, incorporándome de un salto, perdiendo el equilibrio y cayendo de nuevo al sillón.
    -Tú eres de la aldea de Konoha- me volvió a decir, acusándome.
    -Me confundes- le dije volteando mi mirada

    -NO lo creo- dijo resaltando la primera palabra.
    -Yo creo que sí- le volví a decir
    -¿Vamos a empezar otra vez con el mismo jueguito?- me contestó enfadado

    -¿Qué juego?- le pregunté retadoramente
    -Mira… no se por quien me pasas tú pero yo soy tu juguete- decía enojado.

    -Lo mismo te digo, no se por quien me pasas TÚ- le dije recalcando la palabra- pero se ve que no me conoces, y se te digo que no soy ella es por que no soy ella- le dije temiendo que se me cayera el teatro.

    -Tú también te llama Hinata, y se parecen inmensamente-

    -¿Te oíste?- le pregunté- “también”- le recalqué la palabra- ¿tienes idea que cuantas Hinatas hay en esta y la susodicha aldea que me dices? Es solo coincidencia- le dije en un tono indiferente, muy impropio de mi, por cierto.

    -Sabes…-

    -¿Saben?, ya me aburrieron- se escuchó una vos que interrumpió a Sasuke.
    -¡Pero…!-
    -Pero nada, nos vamos.- dijo en voz de mandato Kabuto
    -¡Pero…!-

    -Sin peros, nos vamos- dijo mientras se iban a la salida.- lamento las molestias, de verdad que alucina- decía con una sonrisa en los labios- creo que te confunde con la chica que sueña por la noches- dijo soltando una risita encantadora, haciendo que unas chapitas de sonrojo aparecieran en mis mejillas.- de verdad lamentamos las molestias, verdad Sasuke- dijo volteando a ver al aludido.


    El azabache no contestó.


    -Verdad Sasuke- dijo como si le exigiera algo.
    -Hmp- dijo por su parte.
    -Si, de verdad que lo lamentamos- dijo mientras se volvía hacía mi y se disculpaba por los dos.

    -No hay problema- le mentí- pásense cuando quieran- les ofrecí aunque por dentro me decía –Por favor, que no les den ganas-
    -Claro- me contestó mientras desaparecía por la puerta.


    Me tumbé en el sillón de nuevo y suspiré lo más fuerte que pude. Mi primer día de trabajo y ya me estaban saliendo canas verdes. Para empezar, me encuentro con Naruko, después, salgo a comprar y me encuentro con un moreno que parecía de ensueño, y cuando vengo a ver, es Sasuke Uchiha, el renegado de Konoha, y por quien estoy varada en esta aldea; para acabar mi día el Uchiha me reconoció en un segundo, ¿Qué no se supone que por eso no podía venir con Sakura o Naruto? ¿Para que no nos reconocieran tan fácilmente? ¡MALDICIÓN! ¿Cuándo haré algo bien? – ¡JAMAS!- me dijo una vocesita en mi interior.




    Solo sonreí débilmente ante la respuesta que rápidamente me había dado mi “conciencia”. Tal vez tenía razón, jamás haré algo bien.



    Seguía meditando las cosas locas de mi vida, por ejemplo, mi día, mi vida y mi actuación frente a Sasuke Uchiha, ahora que lo pensaba, no estuvo tan mal, o eso creo, es solo que… me costó mucho trabajo no volver a desmayarme de nuevo, eso solo alimentaria aun mas sus sospechas, aunque no me reconoció gracias a los pupilentes, si no, ya estaría al lado de Naruko.



    Tal vez sirvió que Kabuto estuviera allí, si no, el Uchiha me hubiera matado. Pero… no se que piense Kabuto de mi, no se si me actuación fue lo suficientemente convincente como para descartar esa idea de la cabeza de él, o simplemente le creerá a Sasuke y lo apoyará al matarme, eso no se, se lo dejo al destino.



    Holaaa... Chic@s, ya termine conti, perdonen, pero de ahora en adelante solo pondré conti los viernes, puesto que la escuela em absorbe, y pss... bueno, ya saben, si tengo algun tiempecito entre semana me paso por los fic, pero no creo que publique.
    Bueno, lo anterior fue mi excusa, jaja... :p
    Bye, Cuidense TKM
  5. susie

    susie Usuario iniciado

    Capricornio
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata

    Hinata casi te descubren,qe bueno qe iba Kabuto con Sasuke por qe si no el teatrito se te cae alli mismo,uff el primer dia de trabajo no es facil,y menos si te encuentras con alguien a quien intentaste matar o si a quien fuiste a bucar in fraganti te descubri nada mas por decir etto.
    Uff,yo me hubiera cansado,demasiado,pero ai una leccion de esto,cuando vallas in fraganti no actues como eres normalmente por qe te descubre el chico sexi:cool:,jaja,ya quiero conti.
  6. Karu

    Karu Usuario iniciado

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $25
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La mision de hinata
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2215
    Re: La mision de hinata

    Tal vez sirvió que Kabuto estuviera allí, si no, el Uchiha me hubiera matado. Pero… no se que piense Kabuto de mí, no sé si me actuación fue lo suficientemente convincente como para descartar esa idea de la cabeza de él, o simplemente le creerá a Sasuke y lo apoyará al matarme, eso no se, se lo dejo al destino.



    Salí de aquel sitio de enfermos y me dirigí a la casa de huéspedes, esperaba que Temari ya hubiera preparado la cena, que ingenua fui; mas si embargo aquel cuarto para tres estaba hecho un alboroto, Temari y Neji se habían vuelto a pelear y desacomodaron las pocas cosas que teníamos.


    Se desconcertaron al ver me entrar como si nada, pasé por encima de algunas prendas, objetos, y me subí a la cama de Temari, me quité esos zapatos blancos que tanto odiaba, recogí mi ropa del piso, puesto que también estaba tirada por la pelea de esos dos, y me metí al baño.


    Era relajador poder sentir el agua caliente sobre mi cuerpo frío, en esos momentos tenía mucho en que pensar, ¿Y que mejor que una ducha tibia para despejar la mente? Estaba a pocos centímetros de mis dos objetivos, el Uchiha y Naruko, quien todavía seguía inconsciente, de pronto sentí lastima por ella, no tenía a nadie y estaba internada, no tenia familiares y sus compañeros de equipo estaban muertos. ¿Quiénes quedaban? Tal vez Orochimaru, pero no creía que sea por tenerle cierto cariño, si no mas bien por que era un peón mas en su juego de ajedrez.


    Por otra parte estaba aquel arrogante Uchiha, pero, pesar de ser arrogante era muy intuitivo, inteligente, y desconfiado. Sin mencionar que no se le olvidaban las caras de las personas tan fácilmente, supongo que ha de ser porque así lo hicieron ser las circunstancias; dejando a un lado su carácter, tenía que ver la forma para sacarle información, alguien tan desconfiado como él no cede información personal tan fácil, así que tenía que hacerlo escupir la sopa de alguna u otra manera.


    Me estaba terminando de bañar cuando escuché vagamente que alguien me hablaba
    -Hinata, ¿Estas ahí?- me preguntó una voz suave
    Pero no respondí, ya estaba terminando de bañarme y cada vez me dolía más la cabeza por tanto pesar.

    -Hinata, ¿estas bien?- preguntó un poco preocupada la voz.

    Pero tampoco respondí, tal vez era producto de mi imaginación. Por alguna u otra razón me empezaba a doler terriblemente la cabeza. Salí de la regadera, me vestí y salí. Me encontré con Temari pegada a la puerta.


    -¿Qué haces ahí?- le pregunté
    -Perdona Hinata, es que como no me contestabas pensé que te había pasado algo, pero no quise abrir hasta no estar segura.


    -Haa…- dije- perdóname igualmente, es que creo que estaba intentando ignorarlos por tanta bulla que hacían mientras peleaban- dije mientras ponía mi ropa en el cesto de la ropa sucia y me subía a mi cama.


    -Hinata…- escuché que me hablaba Neji
    -Si, primo- dije mirándolo.
    -Es que... bueno, nosotros terminamos de pelear hace algún tiempo- dijo Neji excusándose mientras agachaba la cabeza.



    -¿Enserio?- fue lo único que le logré responder.
    -SI- intervino Temari-Hinata, ¿Qué te pasa?- me preguntó- Pensé que pondrías un grito en el cielo cuando entraras a la habitación- dijo preocupada- pero no- dijo con una voz que me partía el alma.


    -Es que… bueno, supongo que estoy cansada el trabajo no es fácil- dije mientras me tumbaba en mi cama- he tenido varias sorpresas.- cerré mis ojos y fue lo último que vi. Efectivamente estaba tan cansada que solo le terminé de contestar a los chicos y me dormí, habían sido muchas sorpresas para un día, y esperar que se repitiera todos los días… sería mi infierno personal.



    Al día siguiente pasó lo mismo que el día anterior, eran las 9:17am según un reloj de pared blanco que estaba situado en la pared izquierda según entrabas. Me bañe, me puse ropa normal y me traje de enfermera lo metí en la mochila que usé cuando llegué. Así que ya no regresaría hasta la noche, tomé un juego de llaves, el único que quedaba ya que Temari no se debió de haber ido hace mucho, y me fui a comer al local donde ya era costumbre comer.


    Terminé de comer y me fui a visitar a mis primo y mi amiga. Al parecer Neji estaba teniendo un día pesado, ya que la gente andaba alborotada por una razón desconocida, tal vez algo pasó y no nos habíamos enterado. Le deseé buena suerte a ese mala cara y me fui a ver a Temari, quien también estaba teniendo un día pesado, la gente compraba y compraba, de hecho y con costo pude verla entre aquella multitud femenina. No la hablé, ya que la desconcentraría, solo me dediqué a verla desde afuera.


    Sonreí ante lo mal que se la estaban pasando mis compañeros, hasta cierto punto me divertía. Verlos desesperados no iba con su personalidad o al menos con la cara fruncida por el agotamiento, enojo o desesperación. Aquella escena había sido algo gratificante, solo esperaba que no estuviera así el hospital.


    Cuando llegué me di cuenta de que no debí reírme de ellos, la clínica estaba peor. La gente estaba gritando o intentando entrar. Tuve que entrar por la puerta trasera, llegue con media hora de anticipación, ¿Por qué? Por que estaba aburrida y no tenía nada bueno que hacer. Hasta que llegué.

    -Nadhesco, ¿Qué pasa aquí?- le pregunté.

    -Lo mismo de cada 6 de cada mes.- respondió con toda la naturalidad del mundo.
    -¿El 6 de cada mes?- le pregunté un tanto confundida.
    -Ajamm… si, es cuando viene Orochimaru-sama, la gente se aloca- decía mientras revisaba a un niño.


    -¿Orochimaru-sama?- le pregunté a un mas confundida.
    -Si, es una de las personas que aportan para que esta aldea de funcione, de manera más o menos normal.


    -¿Y por qué lo hace?- le pregunté
    -¿Por qué hace qué?- respondió a mi pregunta
    -¿Por qué los ayuda?- le dije, de verdad que no me cuadraba como una persona como él ayudaba a los aldeanos.


    -Porque creé que ayudándolos lo ayudaremos- me respondió de lo más tranquila.
    -Hoy por mí, mañana por ti- susurré por lo bajo
    -¡Exacto!-dijo dándome la razón.
    -¿Y ayudar a qué?- le pregunté curiosa


    -Es un loco maniático que quiere conquistar el mundo- dijo burlándose, como si fuera un chiste, pero no sabía que no lo era- jaja… de verdad me da risa, pero es una de las principales fuentes de esta aldea.- decía mientras cambiaba su rostro a uno que mostraba seriedad.


    Pensé en lo que había dicho y era lógico, los jóvenes que quedaran “deslumbrados” ante tanto poder irían en busca de él, pensando que él sería el dios que lo sacaría de la aldea y lo convertiría en un gran ninja.



    De repente razone algo que no se me había ocurrido antes, ni siquiera se me había pasado por la cabeza y lo había olvidado completamente, ¿Cómo pude ser tan estúpida?



    -Nadhesco… ¿Me puedes cubrir un rato?- le pregunté apurada.
    -Pero tu turno va a empezar en cinco minutos me dijo.
    -Es urgente- le dije apurada.
    -Pero… es que toda esta gente… hay mucha…- decía mientras se quejaba de tanto trabajo.


    -Me la debes- le recordé
    -¡Pero hasta te hice un favor!, te quedaste sola con ese moreno taaan… guapo y luego cuando salía vi que entraba el de pelo blanco, ¿A caso me vas a decir que no están guapos?- me decía mientras hacía pucheros.


    -¿Crees que me la pasé lindo anoche?- le dije mientras recordaba lo ocurrido.
    -¡SI!- me contestó.
    -Nadhesco, por favor tengo prisa, me vas a cubrir ¿Sí o no?- le pregunté un poco colérica.

    -Si… - dijo derrotada.

    -Gracias- le dije con tono de triunfo mientras salía corriendo de la clínica.


    Corrí lo más rápido que pude hasta la tienda donde trabajaba Temari. Aunque la gente que había en las calles no me dejaba ir tan aprisa como quería. Después de empujones, tropezones e insultos que recibí por parte de las personas a las que también empujaba y hacía tropezar, llegué a la tienda. A un nuevo mar de personas amontonadas.



    Por suerte conocía la puerta por donde entraban los empleados, me metí por ella cuidando no ser vistas, a lo lejos distinguí a una rubia de cuatro soletas y la jalé por la muñeca. Cuando le vi el rostro, no era Temari.



    -Disculpe, la confundí.- Fue lo único que le alcancé a decir a esa muchacha parecida a mi amiga.



    Seguí buscando por el establecimiento, pero no distinguía a nadie, en esos momentos me pasó por la mente una pregunta- si viene Orochimaru… ¿Cuál es la necesidad de comprar ropa interior femenina?-me pregunté. Y luego me vino a la mente la respuesta. –Orochimaru no vendrá solo, vendrá acompañado por sus discípulos, a puesto que ya le echaron el ojo a alguno- me respondí a mí misma, -Seguro que ya vieron a Sasuke y a Kabuto, que siempre va con él- me respondí recordando, las palabras de Nadhesco “te quedaste sola con ese moreno taaan… guapo y luego cuando salía vi que entraba el de pelo blanco, ¿A caso me vas a decir que no están guapos?”.



    Tenía que darle la razón en eso a…



    -Shh- escuché que me decían en el oído mientras me ponían una venda en los ojos y me cubrían la boca con una mano.

    -¡MALDICIÓN!- pensé, me habían atrapado y no le pude decir lo que le tenía que decir, era URGENTE.




    Holaaa.... se que dije "de ahora en adelante solo pondré conti los viernes" pero hoy sali temprano , no vino mi profe de taller Ehhh!!!, bueno dejando a unlado mi felicidad.... espero que les guste la conti. y que comente, aunque algunos post los borran T_T, igual no crean que no los leo, si los leo y me hace feliz que les guste los disparates que escribo, ya saben, si tiene alguna duda, recomendacion, felicitacion (??), amenazas, críticas, quejas, etc. haganmelo saber.
    Bueno,
    Bye, Cuidense,TKM
  7. susie

    susie Usuario iniciado

    Capricornio
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata

    Por qe la dejaste asi,secuestraron a hinata>>,no,no puede ser,por qe.....olvidalo,pzz si,los muchachos de anoche estaban tan guapos,tanto qe io los quiero para mi,jeje,Temari y Neji peleando,o que raro,ia quiero la conti,ponla plis,i algo mas,de seguro no secuestraron a hinata,es de esas bromitas en las qe te llegan por detras i te dicen -quien soi-solo qe esta vez le taparon la boca,jeje,ia quiero conti
  8. lissa

    lissa

    Leo
    Monedas:
    $10
    Re: La mision de hinata

    :) ohhhhh
    Dios mio no lo puedo creer que le pasara ahora a hinata
    hay no Dios que intriga, que pasara ohh
    espero que escribas pronto la conti!!
    vemos :p
  9. Karu

    Karu Usuario iniciado

    Tauro
    Pluma de
    Monedas:
    $25
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La mision de hinata
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2422
    Re: La mision de hinata

    Adivina quien soy… me dijo una voz ronca.

    No-no se le contesté.

    —Mmm… esperaba que me recordaras— dijo como si estuviese triste.

    — ¿Eh? — pregunté un tanto confundida.


    — ¡Ja! — Exclamó — Soy yo, Temari — dijo mientras me quitaba la venda de los ojos, me quitaba su mano de mi boca y hablaba con su tono de voz normal.

    — ¡TEMARI! — Exclamé mientras me volteaba para verla a los ojos — ¡Me has dado un susto de muerte! — le recriminé.


    — Ya pues… Solo era una bromita — decía apenada.

    —Olvídalo, tengo algo que decirte — le dije seria — es sobre…—Sobre que hoy viene Orochimaru y sus discípulos — decía calmada.

    —Si, ¿Cómo sabes? — pregunté un tanto confundida.


    — Es imposible no escucharlo con este montón de personas solo hablando de ello— decía mientras miraba a su alrededor.—Sí creo que si — le respondí mientras imitaba su acción y miraba a mi alrededor, todo ese montón de mujeres comprando como si fuera liquidación.


    — ¿Algún ingenioso plan? — preguntó sacándome de mis pensamientos de un momento a otro.

    — ¿Te gustaría ser mi hermana? — le pregunté.

    — ¿Nani? — respondió con una expresión de horror en su cara.

    —Es… ser mi hermana o la de Neji — dije tranquilamente.

    — Explícame bien — exigió

    —Veras Tsunade-sama me dio otro par de pupilentes de cada color, por si se rompían, o algo así — le expliqué — así que los colores son azules y chocolate — le dije.

    —Pero… pero… ¡No quiero! — se quejaba — voy a parecer una loquita — decía mientras hacía un puchero. Alcé una ceja en señal de incredulidad, Neji y yo llevábamos puesto pupilentes todo el día y no pasaba nada, no se nos quedaban viendo raro o algo así.

    Después de varios minutos convenciendo a Temari para que se los pusiera, tomó la cajita blanca de los ojos color chocolate de Neji, aunque no le agradará era el color que mas le quedaba. Le quité sus cuatro coletas y le hice una sola. Se veía… diferente, pero genial, si me hubiesen dicho que era ella no se los hubiese creído si no fuese por que fui yo quien la peinó y por que conservaba el mismo carácter.

    Me hizo prometer que solo sería mientras que Orochimaru estuviera en la aldea, afirmaba que se veía como fenómeno de circo. “Te acuerdas lo que nos decías cuando a Neji y a mi nos tocó usarlos” le recordé, solo bajo la mirada y soltó una risilla traviesa para luego sonreír de manera abierta.


    —Me voy— le informé mientras salía de nuevo por la parte de atrás.

    Solo hizo una señal con la cabeza y la perdí de vista. Caminé de nuevo hacia el hospital, entre por la parte de atrás ¿Acaso era una ladrona? Hoy se me había dado por entrar por la parte trasera de los establecimientos. El caso es que llegué a la clínica y me encontré con una Nadhesco multiusos, estaba atendiendo nuestra área, la de los niños más pequeños y recibía a los que iban llegado. Me puse el traje de enfermera y fui a auxiliarla.

    —Deberíamos de ser más — le dije mientras revisaba a unos niñitos quienes tenían fiebre.

    —Deberíamos… — recalcó— pero no… la mayoría de los jóvenes prefieren ser ninjas a ser enfermeros, vendedores o lo que sea — decía un poco triste ­— ¿Sabes? Los ninjas también necesitan enfermeros y también necesitan comer, y van al mercado, ¿No es irónico? Hasta Orochimaru-sama necesita de las personas de los escalones bajos — decía con ironía.

    —Cierto— dije, y la verdad es que tenía mucha razón, hasta los ricos necesitan de los pobres — Nadhesco… ¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Por qué decidiste ser enfermera? — le pregunté.
    —Pues veras…—

    o.o.o.o.o.o.o.o Flash back o.o.o.o.o.o.o
    Una niña de largos cabellos morados y bellos ojos color cielo veía divertida a una abuelita de cabellos blancos. La señora se mecía de un lado a otro en la mecedora. Como era su costumbre, se sentaba a ver el atardecer, el cielo siempre se veía igual de hermoso, sus bellos tonos rojizos y azulados pintaban el cielo de una manera que parecía una obra de arte, aunque aquellos hermosos atardeceres eran imposibles de impregnar en simples cuadros.

    —Abuelita…—dijo la voz cantarina y chillona de la niña — ¿Por qué te gusta tanto ver el atardecer? — preguntó con inocencia la pequeña niña.

    —Sabes… por muy lindo, bueno o maravilloso que haya sido el día, éste siempre tendrá que acabar — le explicaba a la impaciente de su nieta.

    —Te quiero abuelita — le decía la niña mientras se sentaba en el regazo de ésta.

    —Y yo a ti… Nadhesco — susurró la señora cerca de los cabellos de ella, provocando que estos se alborotaran.

    Juntas vieron aquel atardecer como el sol se ocultaba para darle paso a su hermana, la luna, aquella que brillaba con la luz blanca que ilumina la noche.

    Pasaron los días, las semanas y los meses después de aquel atardecer.

    — ¡Por favor…! ¡Dígame que se pondrá bien! — lloraba una niña cuyos peculiares cabellos morados le cubrían su cara.

    —Hija, por favor… ten nos paciencia, haremos lo que podamos, pero no nada es seguro — la intentaba calmar el doctor.

    —Es que no entiende— decía entre cortadamente — ella es la única que me queda, mis padres han sido asesinados antes de que pudieran darme un hermanito — dijo mientras intentaba parar sus propias lágrimas— yo vivo sola con ella, ¿con quien me quedaré si ella muere? Ella es quien ha evitado que esté en una completa soledad… ¡Usted la tiene que salvar! — le ordenó prácticamente.

    —Ya he dicho que haremos lo que podamos, pero también tenemos otros pacientes, y el personal no es suficiente, los doctores no dan abasto, con costo y nos podemos arreglar con los pocos enfermeros que tenemos — le decía el hombre de larga bata larga.

    Esto solo provocó que la niña llorara aun más, tanto, que tuvieron que darle un tranquilizante en un té que le dieron. Pero mientras ella dormía en las bancas de madera de aquella clínica, su abuelita murió. No fue hasta después que despertó que se enteró, pero ahora era muy tarde como para hacer algo.

    Regresó a la casa donde habitaba después de haberle dado sepultura a la mujer que la crió, y vivió por un tiempo con una enfermera a quien le habían dado la ‘misión’ de cuidarla hasta que fuera lo suficientemente grande para ser dependiente. Puesto que se había rehusado rotundamente a ir a una casa-hogar. De ahí entonces vivió sola en la casa donde vivía con su abuelita.
    o.o.o.o.o.o.o.o Fin Flash back o.o.o.o.o.o.o
    —Por eso decidí ser enfermera y no ninja, después de todo ellos fueron los que asesinaron a mis padres— me decía Nadhesco con una expresión de tristeza en su delicado rostro.

    —Lo siento, no debí preguntar—me disculpé, ese era un tema realmente delicado.

    —Descuida, de hecho, su recuerdo es lo que me hace trabajar con mas ahínco, por eso quería ser enfermera en el departamento de los mayores de edad, pero dijeron que por el momento era mejor que me quedara en adultos jóvenes — dijo con un repentino brillo es sus ojos celestes.


    —La querías mucho, ¿Verdad? — me aventuré a preguntarle.

    —La verdad es que sí, fue la persona que me crió, la que siempre estuvo junto a mi y me hizo saber que no estaba sola —decía como si estuviese recitando un poema— fue una persona muy importante en mi vida, tal vez la mas importante de ella. Sabía que las cosas no siempre eran fáciles, que la vida se trata de luchar y cosas por el estilo.

    — ¡Guau! Me imagino la dicha que pasaste al tenerla a tu lado, esas personas valen mucho — le dije.
    —La verdad es que sí, tal vez en ese aspecto fui muy afortunada — decía con orgullo.

    Sonreí ante tal confesión, no podía evitarlo, simplemente era algo que nacía, tenía menos de un mes para conocerla, pero no creo que me lleve tanto tiempo conocerla.

    —Niñas… ¿De que tanto hablan?- preguntó una voz grave desde atrás.

    —De cosas de “niñas” le respondió Nadhesco con una sonrisa pícara en su cara.

    —Hinata… él es el doctor Miyazaki, supongo que ayer no me dio tiempo de presentártelo, pero él es nuestro ‘jefe’ — dijo con un cambio de ánimo repentino.

    —Mucho gusto— le dije mientras le daba un apretón de mano.

    —Igualmente…—dijo— bueno niñas me voy a checar a los demás pacientes, hoy es un día muy atareado —decía feliz, como si eso le complaciera. Y desapareció por un pasillo largo que daba a los otros cuartos.


    El doctor Miyazaki era un hombre alto, guapo de cabellera castaña y ojos color miel, se veía que cuidaba su físico. Tenía alrededor de unos 25 años, o al menos eso aparentaba. También tenía un extraño humor, aunque bueno… no podría decir que me cayó mal. Se veía que era buena persona y que le gustaba ayudar.
    Me quedé viendo por donde se fue aquel extraño hombre.



    —Hinata… no me digas que te gustó el doctor Miyazaki— decía con un tono mezcla de picardía y otra emoción que no sabía que era.


    —Para nada, solo me da curiosidad, además ya esta viejo para mi, y yo estoy en la flor de mi juventud —esas palabras me recordaron a Gai-sensei— pero… ¿No será que estas celosa…?— le pregunté, y aunque no me contestó se le pudo ver un sonrojo en su cara, al menos no era la única que se sonrojaba.

    Pasaron las horas, tal vez tres y la gente seguía llegando aunque ya con menos frecuencia.

    ­—Niñas…— oí como la voz del doctor Miyazaki cantaba esas palabras.

    —Mande…— le contestó Nadhesco del mismo modo.


    —Tenemos la visita de alguien especial— dijo mientras se paraba en el umbral de la puerta y hacía señas a alguien de que se aproximara.

    — ¿Quién? — preguntó curiosa Nadhesco.

    —Nosotros…­— dijo una voz que me fastidiaba, ya la reconocía.

    —Uchiha…—susurré

    Holaa... como había dicho...¡conti los viernes! aunque por la noche, jeje... :p bueno, no importa aqui la conti. Gracias por sus posts amm... me hacen feliz. Como siempre... las sugerencias, críticas, recomendaciones, quejas, etc. son bienvenidas.
    Bueno,
    Bye, Cuidense, TKM



  10. Sheska love

    Sheska love Usuario ocasional

    Capricornio
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata

    OMG!!! me va a dar un paro cardiaco!!!
    me encanto el cap....
    pobre Nadhesco... pero el recuerdo de su abuela es lo que la hace seguir adelante...
    me has dejado con una intriga terrible.. ya quiero saber que es lo que va a pasar.. ToT
    eres cruel.. *perverso*
    asi que espero el prox. cap pronto!!

    besos besos y mas besos
    cuidate mucho Nyaaaaaaaaa!!!!
  11. susie

    susie Usuario iniciado

    Capricornio
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La mision de hinata


    Wau,qe cool,jaja ya me imagino a Temari con pupilentes:cool:, y pobre de Nadhesco:(, perdio de una forma horrible a su abue:llorar:. Uchiha:beso:, tenia qe llegar(bueno no me molesta, la historia se pone mas interesante con el:p), ya quiero la conti, me pregunto qe pasara con Sasuke alli, seguira creyendo qe Hinata es Hinata(qe raro se ollo eso:confused:), o ya creera que Hinata no es Hinata(sigue ollendose raro:confused:), y... una queja...
    Yo crei qe a Hinata la iban a secuestrarToT, y luego crei qe era Sasuke:rosa:, y luego qe la descubrian:eek:. Ya habia hecho una novela completa imaginando eso:silbar:(mi tono esta en uno de reclamo ehh), por qe no me dijiste qe era farsa:mad:, qe en realidad era Temari aciendo una bromaxD, bueno aun qe claro la vez anterior qe lo comente dije eso, pero aun asi me tenias qe avisar, no dormi bien esa noche:mareo2:, y asta alli dejo la queja por que abarco un one-shot qejandome*verguenza*, jaja.
    Bueno, bay, cuidate , Tkm.
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página