1. Invitado, ¡por favor ayúdanos con tu opinión! Es muy importante y sólo toma un par de minutos. ¡Muchísimas gracias!

Fanfic - La historia de un chico y una chica

Tema en 'Fanfics sobre CLAMP' iniciado por Satoshi, 30 Agosto 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1. Satoshi

    Satoshi Usuario iniciado

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Título:
    Fanfic - La historia de un chico y una chica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    735
    La historia de un chico y una chica

    Título: La historia de un chico y una chica
    Summary: ¿Acaso uno está preparado para su futuro, a pesar que tan bien planeado tiene su vida? ¿y qué decidido está uno, para aceptar ese gran cambio en su existir? Esta es la historia que trata de que al destino no se lo planea pero se lo puede cambiar.
    Rating: K+
    Género: Romance/Friendship
    Pareja: Sakura&Syaoran



    La historia de un chico y una chica


    ¿Acaso uno está preparado para su futuro, a pesar que tan bien planeado tiene su vida? ¿y qué decidido está uno, para aceptar ese gran cambio en su existir? La historia que contaré a continuación se trata de eso: de que los encuentros no son mera coincidencia porque…

    No existen las coincidencias, solo existe lo inevitable.

    Capítulo 1

    Esta historia se trata de un chico y una chica; bueno, siempre existe un chico y una chica. Un chico rico y una chica pobre, o viceversa, como en toda novela. No será la excepción en este caso, al menos por el lado de chico. Digamos que este joven, la vida le ha sonreído bastante pero por alguna razón misteriosa no ha encontrado la satisfacción completa.

    Syaoran es un joven aventurero y es el protagonista de nuestra historia. Nacido en una prestigiosa familia: el clan Li, reyes del comercio oriental. Este muchacho de ojos cafés y cabello color chocolate, desde muy pequeño fue vestido por los mejores modistas de occidente, alimentado por los mejores cocineros gourmet de toda Asia, y educado con los mejores maestros de China. En otras palabras fue preparado para ser el siguiente amo y señor de la dinastía Li.

    Pero ser el heredero de la familia más poderosa de toda China no está en los planes de aquel entusiasta joven. Syaoran sabía perfectamente que su destino no era el de estar atado por su familia, por el contrario, sentía que su alma era libre como un ave.

    Por eso desde pequeño, le gustaba leer. Dentro de los libros había encontrado un mundo maravilloso, libre de las ataduras que una poderosa familia le imponía. Aventureros recorriendo los confines de la tierra, visionarios que dieron la vuelta al mundo en ochenta días y valientes guerreros que se enfrentaban al bravo mar solo para cumplir una promesa de amor. Esa era la vida que añoraba.

    Y así, cuando cumplió la suficiente edad y pese a la prohibición impuesta por su padre, Syaoran tomó su bolso y se marchó de su hogar con rumbo desconocido. Solo un joven de 18 años caminando hasta donde sus pies lo llevaran y el horizonte como límite. Y mientras observaba numerosos paisajes, encontró lo que para él sería su vocación: empezó a escribir.

    Pasaron dos años desde que había partido y parecía que la escritura llenaba aquel anhelo que tenía desde pequeño: el ser él mismo. Escribió varias aventuras, romances e historias tristes, todo basado a lo que había vivido lejos de su casa. Pero aun no lograba crear la historia perfecta para él. Ese cuento que lograría que su corazón se sintiera satisfecho por ello.

    Hasta que un día recibió una terrible noticia: su padre estaba muy enfermo y deseaba verlo antes de morir. Y a pesar de que Syaoran había discutido terriblemente con ella antes de su partida, aún era su padre y debía cumplir con su último deseo. Así que pensó que era momento de regresar a su hogar.

    Y así lo hizo, regresó a casa, a tiempo para despedirse de su padre. Poco tiempo después de la partida de su progenitor, Syaoran se encontraba a solas en la mansión que poseía la familia en la costa de Japón. Había ido allí para pasar un tiempo y meditar si decidía o no hacerse cargo de los negocios de la familia, como se lo había pedido su padre poco antes de morir.

    Si creen que es toda la historia sobre este chico, se equivocan. Es solo el comienzo y la mitad de la ecuación. Recuerden, que falta hablar de la chica, quién será nuestra joven heroína.
    a abril taison, Nagato Yue y Suee les gusta esto.
  2. Gumi Megpoid

    Gumi Megpoid Usuario ocasional

    Acuario
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: La historia de un chico y una chica

    Holas Satoshi ^-^
    Buen fic, me agrada la narración y casi no noté errores ge ortografía, pero...

    allí estás mal en genero, se supone que es con su padre...nada grave, pero igual confunde un poco..(o al menos a mi xD)

    bueno...nos vemos en el siguiente capítulo, hasta pronto.
  3. Otaru

    Otaru

    Géminis
    Monedas:
    $10
    Re: La historia de un chico y una chica

    Interesante :D ohh ahora falta la historia de la chica(?) jajaja
    Me gusta mucho la narracion etto.. no tengo ganas de escribir mucho *verguenza* jeje asi que espero la conti. bs!
  4. Satoshi

    Satoshi Usuario iniciado

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Título:
    Fanfic - La historia de un chico y una chica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    791
    Re: La historia de un chico y una chica

    Capítulo 2

    Esta historia se trata de un chico y una chica; bueno, siempre existe un chico y una chica. Un chico rico y una chica pobre, o viceversa, como en toda novela. Y ahora le toca el turno de la chica.

    Aunque realmente no hay mucho que contar sobre ella, porque simplemente no se sabe nada sobre ella. No es que sea un fantasma o una persona dibujada en la pared, solamente que su pasado es un misterio hasta ahora. Solo sabemos unos detalles: sus ojos son de color verde esmeralda y su cabello castaño claro.

    Y que vino del mar.

    Se preguntaran ¿cómo es que vino del mar? Solo imaginen la noche y la más brava de las tormentas juntas. Esas como si el mismo Neptuno, señor de los mares, hubiera provocado con su infinita ira. Ahora imaginen la mañana siguiente de la tormenta, donde todo está calmado y un brillante sol iluminando la costa devastada por ese temporal.

    Ahora imaginen a nuestro chico, Syaoran, recorriendo esa playa marcada por el azote de la tempestad. Su casa no se encuentra lejos de allí, y nuestro joven la recorría para ver los daños y si podía echar una mano a los habitantes de la zona que habían sido alcanzados por las olas.

    —¡Linda tormenta la de anoche, Syaoran! —dijo un muchacho moreno al verlo caminar.
    —Sí, parecía que Neptuno se había enojado con nosotros —respondió el joven Li, alegrándose de verlo.

    Aquel muchacho, que abrazaba a nuestro protagonista alegremente, se llama Koichi y es amigo de Syaoran desde pequeño, cuando él y su familia venia a pasar los veranos en esas playas. De piel tostada por el sol y alegre temperamento, Koichi se dedicaba a la pesca artesanal para ganarse la vida y mantener a su pequeño y travieso hermano Takuma.

    —En el pueblo ¿están todos bien? —preguntó Syaoran algo preocupado.
    —Están todos bien —respondió su amigo serenamente—, solo algunas casas y unos botes que resultaron dañados pero nada que no se puede reparar.
    —¡Me alegro mucho!

    No fue mucho el tiempo que se quedaron los dos amigos platicando, ya que el pequeño hermano de Koichi, Takuma, venía corriendo hacia donde se encontraban ellos, como si hubiera visto a un fantasma.

    —¡Hermano, hermano! —gritaba el niño.
    —¿Qué pasa, Takuma?
    —¡Hermano, hay alguien muerto en la playa!

    Ambos muchachos quedaron helados antes las palabras del niño, y sin perder tiempo fueron hasta donde se encontraba el difunto. Y efectivamente, recostada sobre la arena de la playa estaba lo que parecía una persona, la cual creería haber sido arrastrada por las fuertes olas hasta llegar a la costa.

    Syaoran se acerco lentamente donde esa persona para notar que era una joven mujer. Cuidadosamente empieza a examinarla y se da cuenta que aun respiraba, débilmente pero aún lo hacía. Rápidamente la levantó entre sus brazos y la llevó hacia la mansión, mientras Koichi y su hermano corrieron en busca del doctor del pueblo, con la esperanza de que aun pudieran salvar la vida de la hermosa muchacha.

    Como ya habrán adivinado, el destino ya jugó sus cartas y nuestro chico ya se encontró con nuestra chica. Ahora dirán que apenas los ojos de la joven se abran, se enamoraran perdidamente y se casaran como Dios manda. Lamento decir que se han equivocado, las cosas no serán tan fáciles para ellos dos y además la vida sería muy aburrida si todo fuera así de sencillo.

    Pero sigamos adelante ya que hay mucho que ver entre nuestro chico y nuestra chica, la cual ahora recostada en una confortable cama en la mansión de Syaoran. Aunque no recobraba el conocimiento, el doctor del pueblo, un hombre llamado Hiro, la acababa de examinar y ahora la dejaba tomar un merecido descanso.

    —Doctor, ¿Cómo se encuentra ella? —preguntó Syaoran, al verlo salir de la habitación en la que se encontraba la chica.
    —Está bien ahora, tiene una fuerte contusión en la cabeza pero nada que reviste gravedad —dijo el facultativo, mientras se disponía a retirarse del lugar—. Vendré mañana a ver como sigue.
    —Gracias por venir.

    Poco después de despedirse del amable doctor, nuestro chico entra a la habitación para ver a su inesperada visita. La hermosa joven se encontraba aún dormida plácidamente. Syaoran, curioso de saber quién era esa muchacha de cabellos castaños, revisó las prendas aun empapadas pero no encontró nada. No tenía documentación que le dijera sobre la identidad de la chica. Ella solo tenía en su cuello un guardapelo de antigua apariencia, que al examinarlo detenidamente notó que la cerradura estaba trabada, así que no podría ver su interior.

    Lo único que llamó su atención fue un nombre grabado en el reverso del guardapelo: “Sakura”
  5. Satoshi

    Satoshi Usuario iniciado

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Título:
    Fanfic - La historia de un chico y una chica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    933
    Capítulo 3

    Ha pasado un día desde que nuestro chico se encontró con nuestra chica. Ella se encontraba desmayada en la orilla de la playa y él la llevó a su casa para poder ayudarla. Syaoran se encontraba pensativo, mirando al mar desde el balcón de su mansión, pensando en su misteriosa invitada.

    “Sakura” era lo único que sabía de esa muchacha: un nombre grabado en un pendiente. ¿Será su nombre o será el nombre de alguien más? y si lo es ¿de quién sería? Necesitaba saber más de ella si pretendía poder ayudarla a regresar a su hogar.

    En ese momento, y muy lentamente, la joven se acercó a donde estaba él. Se había despertado de su sueño hacia pocos instantes y su cabeza aun estaba completamente confundida. Syaoran la vio envuelta entre las sabanas como única prenda cubriendo su delicada desnudez.

    —Me alegro que despertaras —exclamó el joven—, ¿Cómo te sientes?

    La chica no le respondió, pero su mirada expresaba confusión.

    —¿Estás bien? —volvió a preguntar Syaoran.
    —¿Dónde estoy? —preguntó la joven confundida.
    —Estás en mi casa —respondió gentilmente Li—, te encontré desmayada en la playa ¿recuerdas lo que te pasó?
    —No…
    —Me llamo Syaoran ¿Cómo te llamas?
    —No… no lo recuerdo
    —¿No recuerdas tu nombre?
    —No…

    La muchacha mostraba aun más confusión y tristeza en su rostro, mientras se abrazaba a ella misma con fuerza. Entonces, Syaoran le enseña el pendiente que la misteriosa chica traía cuando la encontró.

    —Esto es tuyo, al menos eso creo —le decía mientras lo depositaba en una de sus delicadas manos—, espero que te ayude a recordar.

    La joven miró el objeto detenidamente, tenía la sensación de que le era familiar pero aun así no le traía recuerdo alguno.

    —¿Sakura? ¿Así me llamo? —se preguntó al ver la inscripción del guardapelo.
    —No lo sé —respondió Syaoran—, pero es lindo nombre ¿verdad?
    —Sí, lo es.

    Cada vez más triste se veía nuestra chica, tanto que nuestro joven no pudo evitar tomarla de los hombros y dulcemente le prometió que haría todo lo posible para ayudarla a recuperar su pasado. La muchacha le agradeció sonriéndole tiernamente y lo abrazó dulcemente, haciendo sonrojar a su salvador.

    Por supuesto, alguien debía interrumpir ese preciso momento: otra joven figura se acercó al balcón alegremente.

    —¡Syaoran, que bueno que regresaste!

    Meiling era la prima de Syaoran, una de las pocas personas que le era muy cercana dentro de su familia. Esta chica de cabellos oscuros fue su amiga desde que eran muy pequeños y la que más sufrió por la partida del joven Li. Al enterarse que había regresado y se hospedaba en la mansión de la playa, no dudó un instante en tomar sus maletas e ir a visitarlo. Por supuesto que jamás se imaginó encontrar a su adorado primo abrazado a una chica en una situación poco normal.

    —Meiling… —murmuró el sorprendido joven.
    —¡AAHH! ¡Syaoran tiene una relación clandestina! —exclamaba la prima del joven desesperadamente.
    —¡¿Qué?! ¡No! —gritaron los dos chicos sonrojados.
    —Syaoran, ¿Por qué? —lloraba Meiling desconsoladamente—, yo que te creía tan serio ¡y tienes una relación prohibida!
    —Meiling, calla y déjame explicarte.

    Por un buen rato, nuestro chico le explicó a su prima la situación de su invitada especial, mientras tanto la joven misteriosa solo se dedicaba a ver el mar, intentado inútilmente encontrar algún recuerdo que la ayudara a saber quién era ella en realidad.

    —¡Vaya! ¡Qué extraña situación! —dijo la joven prima de Li—, ¡esto parece sacado de alguna de tus novelas!
    —Lo sé, y es por eso que necesito de tu ayuda.
    —¿Yo? ¿Qué puedo hacer? ¡No soy una detective para averiguar quién es esa chica!
    —¡Claro que no, tonta! —contestó Syaoran—, pero necesito que le prestes algo de tu ropa. No tiene nada y no puede andar por la casa semidesnuda.
    —Bueno, en eso no hay problema —murmuró la chica—, pero le debes comprar algo porque no traje mucha ropa.
    —Ya me imagino que solo trajiste tus diminutos bikinis
    —¡Syaoran! —reclamó Meiling—, ¡eres un pervertido!

    Ambos primos se rieron alegremente, ellos se llevaban bien, casi como hermanos y eso era lo que más le gustaba a Syaoran.

    —¿Está todo bien? —preguntó la joven misteriosa, al escucharlos reír.
    —Sí, no te preocupes —respondió el chico gentilmente—. Ella es mi prima, Meiling. Se quedará con nosotros un tiempo.
    —Así es, iremos a la playa, de compras y Syaoran nos comprará a las dos un gran vestido —dijo la chica Li alegremente.
    —¡Hey! ¡No recuerdo haberte prometido comprarte un vestido, Meiling! —protestó el chico.
    —¡Me lo debes por no estar en mis dos cumpleaños pasados, Syaoran! —le contestó Meiling antes de acercarse a la chica misteriosa—. Mañana iremos a comprar ropa pero mientras hoy te prestaré uno de mis vestidos.
    —Gracias pero no deberían molestarse.
    —No es molestia, creemé —dijo Syaoran, mientras la tomaba dulcemente por los hombros—. Necesitas ayuda y podemos dártela.

    La chica los vio sonreír a ambos y comprendió, que a pesar de todo lo que le había pasado, había caído en buenas manos. En unas buenas manos amigas.

    —Creo que hay que buscarte un nombre hasta que recuerdes el tuyo —comentó Meiling.
    —Yo quiero que me llamen por el único nombre que parece ser algo mío —afirmó la chica misteriosa—. Quiero que me llamen “Sakura”.

    Los primos estuvieron de acuerdo, además Sakura es un lindo nombre y parecía que era el indicado para ella. Y de ese modo nuestra chica ya había entrado en la vida de nuestro chico. Pero hay mucho que contar en esta historia, muchos problemas en resolver y ver que es lo que el destino les ha preparado.
  6. Quelconque

    Quelconque Usuario iniciado

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Me gustó el UA creado para esta historia, se sentía como La Sirenita (o de alguna manera así se me figuró así).

    Me gustaron las jocosas intervenciones del narrador (nunca pierdas esas chispa humorística) aunque a veces no las encuentro tan atinadas. Por ejemplo, en un momento de tensión como el encuentro de lo que suponen que es un cadáver, ya va el narrador divagando sobre las conveniencias del matrimonio. Aunque bien hecho, se me hizo un tanto fuera de lugar.

    +1 por la aparición de Meiling. Ella siempre fue mi favorita.
    Awww... una vez más, la bateó Syaoran.

    Esperaré la continuación con ansias.
  7. Otaru

    Otaru

    Géminis
    Monedas:
    $10
    Me gusta mucha mas la trama y la manera de narrar la historia
    Y si mas vale tiene razón Miling olvidarse del "cumpleaños de su prima" le debe muchos vestidos:D mmmm e.e al parecer Shaoran es muy muy "buenito" con Sakura
    jajaj bueno, espero la conti y garcias por avisarme :)
  8. Satoshi

    Satoshi Usuario iniciado

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Título:
    Fanfic - La historia de un chico y una chica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    587
    Capítulo 4

    De pronto Sakura se encontraba en un profundo mar tan oscuro como la noche, sentía que cada segundo que pasaba se hundía cada vez más. La desesperada chica veía como todo se oscurecía, observaba como la vida se le escapara lentamente.

    Finalmente, todo quedo en tinieblas…

    —¡No! —gritó la joven desesperadamente.

    Un asustado Syaoran entra rápidamente en la habitación de invitados, donde la joven de ojos verdes dormía. La chica había tenido una pesadilla y ese horrendo sueño había conseguid despertarla violentamente.

    —¿Qué ocurre, Sakura? —preguntó el sorprendido chico, acercándose a la cama.
    —¡Syaoran! —la pobre muchacha solo atinó a abrazarlo fuertemente.

    Aquel joven quedo sorprendido por esa actitud, la verdad nuca una chica lo había abrazado tan fuertemente. Realmente Sakura necesita el apoyo de alguien en que confiara, y sin recuerdos aparentes, solo podía depositarse entre los brazos de Syaoran.

    —¿Qué pasa aquí? —preguntó Meiling, también angustiada por los gritos de la muchacha.
    —Parece que Sakura tuvo una pesadilla —le respondió su primo, sin soltarla.

    La chica de cabello oscuros se acerco donde ambos se encontraban y trató de consolarla tiernamente. Basto poco tiempo para que la jovencita de ojos verde se calmara.

    —Bebe un poco de agua, te hará bien —afirmó Meiling, mientras le ofreció a su nueva amiga un vaso con agua.

    Poco después de haber trascurrido un largo silencio en la habitación, finalmente Sakura volvió a recostarse. Syaoran se quedo sentado en la cama hasta que la pobre chica consiguió conciliar el sueño. Su prima cuidadosamente se le acercó.

    —Dejémosla descansar ¿vale?
    —Vale.

    A la mañana siguiente, Sakura entraba en la cocina tímidamente donde los primos Li tomaban un reconfortante desayuno. Al verla entrar, Syaoran rápidamente se acercó a ella y le preguntó como se sentía. La muchacha le respondió que se sentía bien ahora, sonriendo dulcemente. Entonces, y muy alegremente, Meiling le ofrece algo de comer y mientras la chica se alimentaba, la joven Li le contaba sus planes para esa tarde. Eran tantos que parecía que necesitarían un día de treinta horas para completarlos.

    Y después de tomar el desayuno, los tres jóvenes se subieron al automóvil de Syaoran y tomaron rumbo hacia la ciudad más cercana: Akihabara. Los chicos, guiados por una muy entusiasmada Meiling, recorrieron todo centro comercial que estuviera en su camino. Las chicas se probaron infinidades de vestidos, eligiendo los más bonitos y llevándoselos como si hubieran encontrado los tesoros más preciosos del universo.

    —¡Chicas! ¡Descansemos un rato! —reclamó Syaoran, quien era el único que cargaba los paquetes de sus acompañantes.
    —¿Tan rápido te cansaste, primito? —contestó Meiling con un tono burlón.
    —Solo que no quiero que me arruines financieramente —dijo el joven Li, burlándose también—, además tengo hambre.
    —Yo también tengo algo de hambre… —admitió Sakura, vergonzosamente.
    —OK, comamos entonces —afirmó la muchacha Li—, pero Syaoran paga la comida.
    —¿Acaso viniste sin dinero o eres una mendiga tacaña? —gruñó el joven al escuchar a su tierna prima.
    —¿Acaso dejaras morir de hambre a tu prima adorada? —replicó la chica, haciendo su mejor mirada de cachorro abandonado.
    —No me tientes…
    —Malvado…

    Y así, al final de una serie de bromas inocentes, los tres jóvenes se sentaron en un pequeño restaurante. Pero de lejos, y mientras elegían que platillo comerían, una persona desconocida les observaba detenidamente para luego fotografiarlos.

    ¿Por qué los fotografiaba? ¿Qué ganaría con tal acción? ¿Seria un delincuente tratando de buscar una nueva victima? ¿Seria un recaudador de impuestos o un detective privado? ¿Y porque me hago estas preguntas? Pues lo sabremos muy pronto.
    a angiis daiyonyi, Suee, Shoofy y 3 más les gusta esto.
  9. Satoshi

    Satoshi Usuario iniciado

    Cáncer
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritor
    Título:
    Fanfic - La historia de un chico y una chica
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    971
    Capítulo 5

    Los días pasaron sin mucha novedad para el chico y la chica de nuestra historia, Sakura se sentía a gusto y poco a poco lograba soltarse más con sus nuevos amigos. Se acercó mucho a Meiling pero con Syaoran las cosas eran algo más diferentes. No podía evitar sonrojarse ante la presencia del joven y pasaba largos ratos mirándolo detenidamente. Ella sentía que su corazón quería salirse de su pecho, disparado como tal cañón militar.

    Efectivamente, Sakura se estaba enamorando de Syaoran.

    Pero… ¿Por qué? ¿Por qué se sentía atraída hacia ese muchacho si apenas lo conocía? Ni siquiera sabía quien era ella. Pero aun así, había algo en él que la hacia sentirse muy segura, muy protegida y sobre todo muy querida.

    Sin embargo, no seria una buena historia sin un villano, alguien que le amargué la existencia a nuestros jóvenes protagonistas. Y en este caso será una villana.

    Nos trasladaremos a la ciudad de Hong Kong. Allí, en una elegante mansión en las afueras de la ciudad, nos encontramos con la familia Chen, quienes son una de las más importantes familias de todo Hong Kong. La componen Yang Chen, el patriarca y cabeza de la familia, Lei Tan, su esposa y una afamada actriz. Y por ultimo su joven hija, Run Fang.

    Run Fang es una hermosa chica de 17 años de largos cabellos oscuros y ojos cafés, los cuales por momentos parecían ser de color rojo fuego. Run Fang, tan hermosa como engreída y soberbia. Hija única del clan Chen, le fueron concedidos todos sus caprichos y si ella lo pidiera el mundo le seria entregado en bandeja de plata. Pero ella no deseaba al mundo, solo a una persona.

    Si, adivinaron: a nuestro héroe, galán, y sobre todo buen chico, Syaoran.

    ¿Por qué se preguntaran? Por dos razones principalmente: la primera es que para Run él es el chico más guapo que haya visto sus jóvenes ojos.

    La segunda es que nuestro joven la rechazo.

    Por supuesto que eso no fue motivo para seguir asechando a Syaoran, tratando de conquistarlo ya que ella misma se consideraba ser la “novia oficial” de nuestro pequeño lobo.

    Pero ahora se encontraba al lado de la piscina de su mansión, bronceándose para ser aun más bella. Eso fue hasta que la voz dulce de una chica la interrumpió.

    —¡Run Fang! —gritó una dulce chica de cabellos rojos.
    —¡Que bueno que viniste Len-Len! —dijo la joven cuyo cuerpo seguía descansando sobre la reposeerá.

    Len-Len era su mejor amiga, su compinche, y quizás la única que le aguantaba todos sus caprichos y sus berrinches. De apariencia infantil, cuerpo delgado y ojos verdes, este ángel acababa de llegar a la casa de su “mejor” amiga con noticias frescas y muy interesantes.

    —¡Run! ¡Tengo noticias de Li Syaoran!
    —¡Lo se! Acaba de volver de su viaje al extranjero y ahora debe encargarse de los negocios de su familia ¡como debe ser! —dijo la arrogante chica—. Por eso me estoy poniendo linda ya que debe tener a la mujer más bella acompañándolo.
    —Pero a mi me parece que Li ya tiene a una mujer a su lado —respondió la amiga mostrándole la revista que había traído consigo.

    La joven Chen tomó la revista con un gesto de desagrado y la ojeó rápidamente, para luego devolverla a su dueña con el mismo desprecio con el que la recibió.

    —¡No seas tonta, Len-Len! ¡Esa chica es su prima, Meiling!
    —¡No! ¡Ella no! ¡La chica castaña que esta a su lado!
    —¡¿Qué?! —gritó Run sorprendida.

    Entonces al ver la foto entendió lo que su amiga le quiso mostrar: ¡Había una rival por el amor de su amado Syaoran! ¡Y eso no lo podía permitir!

    —¡¿Quién?! ¿Quién es esa chirusa que osa robar el amor de mi Syaoran? —exclamó la chica furiosamente.
    —No lo se pero lo que me parece que se están llevando muy bien —comentó su amiga alegremente—, ¿no crees que son una linda pareja?
    —¡Claro que no! —gritó Run a su amiga, con una mirada como si quisiera matarla—, ¡la única pareja que puede ser perfecta para Syaoran soy yo, Run Fang Chen! —entonces, se acercó a Len-Len muy amenazante y casi sobre el rostro de la asustada chica le dijo—. Voy a ir a ese lugar y voy a poner a esa chirusa donde pertenece ¡En la basura de donde salió!

    Y así, completamente enfadada, Run Fang se dirigió al interior de su mansión a preparar sus maletas para viajar a donde hoy se encontraba Syaoran. Mientras tanto una muy asustada Len-Len se recuperaba de una terrible experiencia, la había visto antes hacer un berrinche a su amiga pero nunca uno como esté.

    Pero en otro lugar, más precisamente en otro país, se encontraba una dulce chica de cabellos oscuros y ojos color azul marino. Ella se encontraba tomando el té sentada en el balcón de un caserón antiguo situado en una hermosa campiña inglesa. Su largo vestido blanco, al estilo antiguo y su cabello cubierto con un gran sombrero blanco, hacían resaltar su belleza natural que en ese instante marcaba una profunda tristeza.

    En ese momento, el empleado del lugar se acercó a ella gentilmente y le entregó un diario local. Entonces, al ver una foto ubicada en la sección de espectáculos la hizo sobresaltar y llamar insistentemente a su mayordomo, el cual no tardó en responder.

    —¿Qué ocurre señorita? —preguntó el mayordomo sobresaltado.
    —Prepara mi equipaje, Wilson ¡Debo ir a Japón de inmediato! —ordenó la chica levantándose de su silla.
    —Enseguida señorita —respondió el antiguo empleado para inmediatamente salir a cumplir sus deberes—.

    La chica volvió a ver la fotografía, la misma quede apareció Syaoran con su prima y Sakura, y recorriendo el rostro de la muchacha castaña impreso en el papel con la punta de los dedos, susurró

    —Por fin te encontré… prima…
  10. Miss Adidas

    Miss Adidas Spameadora (?)

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Me gusta mucho tu historia es muy interesante , yo también creo que escribes muy bien.
    Espero que escribas la continuación pronto ^^

    Hasta otra!!!

    Att : MariaIsabella
  11. Sere

    Sere Srita. Adorable

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $0
    Escritora
    Mi post será un poco largo, porque es de todos los capítulos, no repetiré las sugerencias que te han dado otros lectores y por el momento me limitare a opinar de tan buen trabajo.
    Al principio el título me sonaba un tanto simple, pero las cosas sencillas tienen su encanto, y ahora una confesión para ti y tu fic: me encantan las cosas de este tipo ;).
    La historia me recordó a la sirenita en la llegada de… bueno digamos la chica. Hasta llegué a creer que seria muda, gracias a dios que eso no ocurrió.
    Lo que más me sorprendió fue que la chica recordara como leer, claro que tampoco habías dicho que tuviera trombosis o algo así, sino simple amnesia. Creo que eso me pasa por soltarle las riendas a mi imaginación.
    La verdad me encantaría tener un primo como Syahoran, sí que se la llevan bien esos dos… además ¿quién más puede decir que pondrá a consideración el dejarte morir de hambre con tanta gracia?
    Me has dejado bastante intrigada, no conozco quién es Tomoyo en este fan fic y la otra chica Run Fang, espero que haga una buena labor de villana y reúna a los chicos al final de la historia. De lo contario te solicitare un permiso para destruirla en otro fic… espero que me lo des si eso pasa ._.
  12. Escritor
    creo que escribes muy bien los dialogos. me gusto mucho el tema y como adaptaste los personajes y como creaste. a mi no se me dan bien los nombre peroa ti si. lo unico sera que t de un consejo pàrta que mejores. los dialogos te salen perfectos, es increhible que tengas esa habilidad que a mi me costo meses en desaroolar xD pero los dialogos deben tener como una descripcion. por ejemplo, cuando esa niña dice que sakura es su prima ppodrias poner : entonses me llamo la atencion la foto de espectaculos, habia un joven y al parecer un familiar suyo, pero quien es ella, que me es tan conocida... es ella, la he encontrado'' asi por decirte una idea :) pero vas muy bien, t aconsejo que describas mas los pensamientos y el lugar en donde se encuentran
  13. ElphabaLii

    ElphabaLii Usuario ocasional

    Libra
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Siempre he sido un poco reacia a las historias en que se adaptn los personajes, puesto que me gustan mas donde se sigue la misma linea o mas bien un miso perfil que en el manga o anime... pero, definitivamente, me conquistó tu historia!! En primer lugar, escribes muy bien, no es aburrida y me rei mucho con las intervenciones del narrador. La manera en que los personajes fueron adaptados tambien es muy buena, y me gustó sobretodo meiling, puesto que, no se si he sido yo la de la mala suerte, que siempre que leo algo la ponen como excesivamente tonta o mala (cuando no es asi). En fin, aps!!.. me paso algo parecido a lo que dice el comentario anterior, que cuando Syaoran encontro a Sakura me recordó a la Sirenita xD... pero son detalles, el resto se me hace muy diferente, y por supuesto! la villana... ahi veremos como se va desenvolviendo la historia.

    Espero la continues pronto!!! esperaré ansiosa el proximo capitulo ^^
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página